Colección Cuadernos para el debate






descargar 258.33 Kb.
títuloColección Cuadernos para el debate
página1/7
fecha de publicación27.06.2015
tamaño258.33 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Derecho > Lección
  1   2   3   4   5   6   7
Colección

Cuadernos para el debate
Edita : Dirección General MSF-E

c. Nou de la Rambla, 26

08001 - BARCELONA -

Diseño Portada : Diego Feijóo

Compaginación : Núria Picallo

Traducción al inglés: Megan Jones, Ulrike Semmelmann,

Tania Pons, Vanessa Kanoui

Imprime :
D.L.:

1ª edición : febrero del 2001

Globalización,

multinacionales
y poblaciones
en peligro


¿Cuáles son las implicaciones para MSF?


Vanessa Kanoui

Presentación
Este documento, que pretende examinar el impacto negativo de algunas empresas multinacionales en las zonas donde MSF trabaja, tiene dos objetivos principales:
· Observar cómo la presencia y la actitud de algunas multinacionales puede afectar directa o indirectamente a las poblaciones con las que MSF trabaja;
· Generar una reflexión y un debate sobre la legitimidad de una posible reacción, por parte de MSF, frente a este problema.
La justificación de este estudio es que, en el contexto de la globa-lización, los actores económicos que son las empresas multinacionales tienen una presencia y un poder cada vez más importante; y muchos países en los que se han implantado son Estados bastante débiles, sobre todo los países nacidos de la descolonización y de la caída del comunismo, incapaces de controlar las actividades de esas firmas. Se ha podido observar que en contextos de conflicto o de vulnerabilidad aguda de la población, las multinacionales pueden incluso estar implicadas en la perpetuación de la violencia y la vulnerabilidad; son precisamente estos casos los que nos interesan, en los que el impacto negativo que pueden tener algunas multinacionales cuestiona el papel de MSF frente a esta problemática.
Para ilustrar qué tipos de situaciones se pueden observar, hemos escogido cuatro países donde MSF está o ha estado presente, que son Colombia, Ecuador, Birmania y Guinea Ecuatorial. Aunque esos casos sean muy diferentes entre sí, se puede notar que la mayoría de las multinacionales implicadas pertenecen al sector de la industria minera y petrolera; esto puede tener una explicación en el hecho que las empresas de extracción tienen que ir adonde están los recursos, ya sean zonas donde hay conflicto, violaciones de Derechos Humanos o inestabilidad política, como es el caso de los países que vamos a estudiar.
Se debe insistir en el hecho de que la investigación ha sido realizada desde Barcelona, y que el presente documento es pues un documento de base, que requiere un estudio más profundo y quizás su posterior corrección. Agradezco particularmente a Eric Stobbaerts, Director de MSF España y a Max Glaser, de la «Context Unit» de MSF Holanda su soporte, sus valiosas sugerencias y su atención a lo largo de esta investigación.
La pregunta esencial que pretende hacer este estudio es entonces ¿Cómo se puede posicionar MSF-E frente a este problema ? ¿ Qué legitimidad de acción tiene con relación a su mandato propio, que engloba a la vez asistencia y testimonio?
Agradeceríamos las reflexiones y comentarios de los miembros de MSF con relación a su experiencia, su conocimiento del tema y su opinión sobre nuestra sugerencia de acción.

Globalización, multinacionales y

estados “frágiles” :

una presión incrementada sobre las poblaciones
La globalización es un fenómeno multidimensional que concierne a la vez los sectores económico, político, social y cultural.
Facilitada por las sucesivas revoluciones tecnológicas, en particular por las de los transportes y de la información, la globalización económica parece ser la última etapa del proceso de integración de los mercados a nivel mundial; gracias a la desaparición de los obstáculos naturales (distancia geográfica), a la consecutiva penetración de las empresas dentro de nuevos mercados y al desarrollo de redes de información cada vez más potentes, la estrategia económica dominante se ha vuelto “global”, es decir, coordinando (o integrando) la economía a escala continental e incluso mundial. Los acuerdos internacionales sobre libertad de movimientos de mercancías y servicios (GATT, OMC), la desregulación de los mercados internacionales de capitales así como los procesos de integración económica entre países (MERCO-SUR en América Latina, ALENA en Norteamérica, Unión Europea, ASEAN en Asia....) también han impulsado esa evolución de la economía mundial.
El cambio más importante que nos permite hablar de “globa-lización” parece ser el papel incrementado de los mercados financieros mundiales, que operan casi en “tiempo real” y sin regulación ninguna. En efecto, cifras del 98 indicaban que más de 3 billones de dólares al día circulaban en transacciones financieras; ya que un movimiento de capital tarda hoy en día 20 segundos, la falta de control sobre los flujos financieros parece ser cada vez más inevitable. Los motores de la globalización financiera en los años 80 se puede resumir a lo que algunos llaman las “tres D” :

- des-intermediación (crecimiento de las finanzas directas y fin del papel de los bancos como intermediarios),

- des-regulación de los mercados financieros (desmantelamiento de las trabas con respecto a flujos de capitales y operaciones monetarias)

- de-cerramiento (apertura) de los mercados;
Esas tres evoluciones esenciales demuestran la resignación creciente de los Estados en contemporizar con la masa enorme de capitales especulativos que circula sin parar, intentando crear las condiciones susceptibles de mantener o atraer los capitales en su territorio.
Por otra parte, la globalización está sin duda vinculada a la evolución de las empresas que, por medio de nuevas implantaciones fuera del territorio nacional así como por diferentes fusiones y adquisiciones con otras firmas, se han ido internacionalizando cada vez más desde principios del siglo XX. En el contexto actual, muchas de las filiales actuales constituyen unidades especializadas en la fabricación de un componente dado del producto que propone la empresa, según las ventajas comparativas de producción que presenta el país donde se encuentran; mientras que adaptaban inicialmente su producción al mercado de destino, cada filial provee ahora parte de la producción global de la empresa, que comercializa los mismos productos en todos los mercados. Eso conlleva por lo menos dos consecuencias :

- Los traspasos de tecnologías así como la utilización de las mismas normas de producción a nivel internacional hacen que se “mun-dialicen” los productos hasta dar lugar a un “mercado mundial”, amenazando las particularidades socio-culturales de cada país;

- La organización en redes de las firmas multinacionales hace que una gran parte de la circulación de los bienes, servicios y flujos financieros tiene ahora lugar entre filiales y casa matriz (alrededor del 40% de los flujos), fuera del mercado, escapándose por ejemplo de las tasas que permitirían una mejor repartición del ingreso hacia la población.
De hecho, los actores económicos que son las empresas multinacionales tienen un peso cada vez más importante; su número ha aumentado de 7000 a principios de los años 60 hasta cerca de 40 000 a principios de los 90, las cuales poseen entre todas ellas más de 270. 000 filiales en el extranjero.
Sin embargo, hay que notar que estas cifras y el análisis consecutivo de su poder se refiere a indicadores que pueden variar mucho según la fuente; nos referimos aquí a la definición usada por el Informe Mundial de Inversión anual de la UNCTAD, que llama “multinacional” una empresa que tenga al menos una filial extranjera, definida como empresa en otro país, con más del 10% de acciones poseídas por la casa matriz. No obstante, “si se trata de empresas que practican la integración internacional de la producción, entonces hay probablemente sólo algunas docenas, aunque se le dedica tanto atención que uno llega a pensar que existen muchas más. (...) Si se trata de empresas cuya propiedad, producción y gestión son tan internacionales que no se le puede asignar un solo origen nacional, entonces no creemos que haya ni una sola : habrá que esperar alguna mutación en el futuro para que surgiera una bestia semejante”5 .
Las cifras del Informe Mundial de Inversión para las 100 multinacionales más grandes, clasificadas según el valor de sus activos en el extranjero, sugieren que estas 100 grandes empresas poseen (tanto dentro como fuera del país) aproximadamente el 5% del stock de capital mundial y se puede concluir que producen algo más del 5% del volumen de producción mundial, lo que refuta claramente una gran parte de las afirmaciones exageradas sobre su dominación de la economía mundial. Según B. Sutcliffe y A. Glyn, “estas cifras no son grandes ni pequeñas en si mismas. Son, en efecto, más grandes si nos atenemos a la experiencia reciente, no tan grandes si nos remontamos a épocas más remotas y bastante pequeñas si nos atenemos a lo que se suele suponer cuando se habla de mundialización”7 ; en conclusión, parece que “la mundialización ha significado y sigue significando que un número creciente de empresas tienen intereses mundiales, y no que un número determinado de ellas estén controlando directamente más parcelas de la economía mundial”8 .
Esos “intereses mundiales” de las firmas se pueden claramente observar a través del aumento de las inversiones directas internacionales (IDI) desde el 85. En efecto, esos flujos - cuyo objetivo es la creación, el desarrollo o la toma de control de empresas que ejercen sus actividades fuera del territorio nacional – se aceleraron billones de dólares en 1996; teóricamente, y al contrario que las importaciones de infraestructuras, las inversiones directas generan a la vez divisas, nuevas producciones – pues nuevos empleos – y traspasos de tecnología.
Sin embargo, a lo largo del tiempo, se ha podido observar el impacto negativo que tenían a menudo en los países de destino :

- falta de re-inversión en el país de los beneficios realizados;

- control integral del capital por las multinacionales;

- falta de participación local a las funciones dirigentes;

- rotación rápida de una mano de obra joven, a menudo femenina y mal pagada;

- influencia de las firmas en la política local;

- en el caso de las IDI mineras, impresión del pillaje de los recursos naturales del país sin contrapartida real para el desarrollo nacional.
Hoy en día, los países en desarrollo intentan vigilar más las actividades de las multinacionales; pero muchos de ellos no están en situación de imponer condiciones a las firmas, y sólo intentan ofrecer las condiciones más atractivas para las IDI, esperando repercusiones positivas en el empleo y la economía en general. Esta actitud parece además impuesta, en muchos casos, por los Programas de Ajuste Estructural (PAE) de las instituciones financieras internacionales y, en particular, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial10; basados sobre todo en la liberalización económica y la apertura externa, estos programas invitan entre otros a la reducción de los gastos públicos (y entre ellos, de los gastos sociales y de salud) la eliminación de restricciones a la inversión extranjera y a la actuación de las corporaciones transnacionales, incorporando de esta manera los países en desarrollo – “en una posición muy vulnerable”11  - a las dinámicas de la globalización económica.
De hecho, el ajuste económico impuesto desde el 82 a los países en desarrollo parece haber acentuado la fragilidad de los Estados ya débiles nacidos de la descolonización y de la caída del comunismo. En el contexto de la globalización, la tendencia a una mayor desigualdad entre países – como en el interior de cada uno de estos – parece incuestionable; por razones históricas o culturales, una mayoría de estos países no pueden competir y se encuentran a la periferia de las redes económicas mundiales, marginados, padeciendo una presión que muchas veces puede llevar a una ruptura de equilibrio interior y desembocar o en una exclusión aguda de ciertos grupos de población, o incluso en la criminalización del Estado12.
En efecto, se puede observar claramente que los conflictos actuales ya no son entre países diferentes, sino entre grupos diferentes dentro de un mismo Estado; y muchas veces, los Estados que padecen tales conflictos son “Estados frágiles”, es decir, “incapaces de proveer a su población el marco mínimo de estabilidad política y social, la protección de la propiedad y libertad política e individual, y garantizar una política económica que articule la búsqueda del beneficio privado, la gestión pública y las necesidades sociales”13 . Además, con el fin de Guerra fría y la desaparición del padrinazgo bipolar, la financiación de los grupos en conflicto ya no se hace gracias a la protección de una de las dos superpotencias, sino por el control de los recursos locales y el acceso a los mercados internacionales; en consecuencia, los intereses de las multinacionales se mezclan necesariamente con los de los grupos en conflicto, y, muchas veces, o para asegurar el funcionamiento de su actividad, o para proteger sus intereses, esas firmas pueden estar implicadas en la perpetuación del conflicto.
En cuanto a los contextos menos conflictivos, también se ha podido observar que la debilidad de muchos Estados autoriza las multinacionales a abusar de su poder para conseguir sus objetivos económicos; las primeras víctimas de este tipo de situación son igualmente las poblaciones menos protegidas, cuya exclusión se puede entonces volver más aguda todavía.
Se pueden destacar varios tipos de implicación de multinacionales en situaciones de conflicto o de exclusión de población, como por ejemplo cuando :

· Es uno de los grupos en conflicto que controla los recursos locales, y las empresas multinacionales se los compra para seguir produciendo (caso de De Beers en Angola, comprando los diamantes provenientes de las áreas controladas por la UNITA)

· El control de los recursos locales es un desafío para los grupos en conflicto, y las multinacionales pagan “impuestos de guerra” para protegerse (caso de la multinacional petrolera Oxy en Colombia, pagando una “war tax” a los grupos guerrilleros para que no la ataquen)

· Las multinacionales emplean profesionales militares y fuerzas de seguridad para proteger los campos petrolíferos, lo que muchas veces genera violencia (caso de las fuerzas armadas colombianas reprimiendo con violencia manifestaciones pacíficas de los indígenas contra la invasión de su territorio por Oxy)

· Las multinacionales que son testigos de violaciones de derechos humanos por parte del gobierno hacen la vista gorda o cooperan con el gobierno (caso de Mobil en Aceh, proveyendo excavadoras y logística al ejercito de Indonesia durante el periodo de sus violaciones masivas a los derechos humanos)

· Las multinacionales tienen intereses económicos muy importantes en zonas desprotegidas por el Estado, y abusan de la debilidad de las poblaciones para conseguirlos (caso de la multinacional Oxy intentando invadir el territorio Secoya en Ecuador contra su voluntad).
Son casos de este tipo los que vamos a detallar ahora.


Caso de Colombia
En Colombia, donde el petróleo es un desafío para los grupos en conflicto, algunas multinacionales petroleras pagan impuestos de guerra a las guerrillas. Han contratado al ejército colombiano para proteger sus instalaciones, y han empleado incluso a mercenarios para entrenar a los soldados contra los ataques guerrilleros; se han implicado entonces en el conflicto colombiano, y es la población civil la que padece en primer lugar la militarización de las zonas donde operan.

Colombia padece una guerra civil desde hace 36 años, en la que cerca de 130.000 personas han muerto, 2 millones han sido desplazadas por el uso de la fuerza, y 3000 secuestradas al año. A pesar de que el país tenga una situación política relativamente estable, la democracia colombiana ha sido construida con un “carácter oligárquico, bajo el dominio de las elites políticas y sociales, que proliferaron en la práctica de las relaciones basadas en lealtades personales y clientelistas, además de bloquear cualquier intento de renovación”; eso parece ser el “foco principal de la conflicti-vidad”14 , que opone principalmente el gobierno, diferentes guerrillas izquierdistas (las Fuerzas Armadas Revolucionarias o FARC, que cuenta con 15 000 guerrilleros, y el Ejército de Liberación Nacional o ELN, que cuenta con más de 3000 miembros), organizaciones paramilitares de derecha, y también varios cárteles de narcotráfico.
Hace algunos meses, los Estados Unidos han decidido apoyar el gobierno colombiano a ejecutar el denominado “Plan Colombia”, que tiene como objetivo principal el “Fortalecer la lucha contra el narcotráfico y desmantelar las organizaciones de traficantes mediante esfuerzos integrales dirigidos por las Fuerzas Armadas”15 ; además de un imprescindible apoyo financiero, la administración Clinton ha previsto proveer de un importante apoyo logístico al ejército colombiano16 . El Plan Colombia también pretende resolver el conflicto con los grupos insurgentes, modernizar las instituciones legales y militares del país, y fortalecer la economía.

Una de las prioridades del gobierno colombiano para conseguir este último objetivo parece ser la promoción de la explotación petrolera, que provee el ingreso más importante de las exportaciones colombianas. La producción y consumición de petróleo en Colombia ha evolucionado como sigue17  :


Actualmente, Colombia tendría cerca de 2.6 billones de barriles de petróleo en sus reservas ya exploradas, y posiblemente 10 veces esa cantidad en sus reservas potenciales; su producción fue de 740 000 barriles por día en el 99, y el ingreso de las exportaciones se elevó a 3.7 billones de dólares18 . Su producción actual está situada principalmente en los campos Cusiana y Cupiagua, en las estribaciones orientales de los Andes, y en el campo Caño Limón, en la provincia de Arauca, cerca de la frontera con Venezuela. Cusiana/Cupiagua tanto como Caño Limón pertenecen al 50% a la compañía estatal ECOPE-TROL; por otra parte, el campo Cusiana/Cupiagua está también controlado por BP Amoco (19%), TotalFina (19%) y Triton (12%), mientras que Shell y Occidental Petroleum operan en el campo Caño Limón. Dos compañías españolas también operan en Colombia : Repsol, que explota un bloque en el Norte del país, y CEPSA, que acaba de obtener varios bloques en colaboración con la firma colombiana Tex Star19 .




Localización de las áreas petrolíferas en Colombia20 
En la zona del Putumayo, donde trabajan los equipos MSF, se desarrollan igualmente muchas actividades petroleras (sísmica, exploración y explotación) a cargo de las compañías Canadian Occidental Petroleum, Argosy y Alberta Energy Co. (AEC, anteriormente City), que tienen su centro de operaciones en los municipios de San Miguel-La Dorada, Valle del Guamués-La Hormiga y Villagarzón.
Además, Colombia cuenta ya con 4 oleoductos – el Oleoducto Transandino (310 Km), el Oleoducto del Alto Magdalena (398 Km), el Oleoducto Caño Limón-Coveñas (770 Km), y el Oleoducto de Colombia (481 Km), que se reparten así como sigue21  :


VIT significa Vibration Impulsive Technique


Para atraer nuevas inversiones en el sector petrolero, unas reformas legislativas recientes prevén reducir los impuestos a pagar para explotar el petróleo, así como acelerar el proceso de obtención de licencias relativas al medioambiente y reducir la participación de ECOPE-TROL del 50 al 30%; la empresa estatal esperaría de esta manera firmar unos 20 contratos con compañías extranjeras en el futuro22 .
Sin embargo, la explotación petrolera en Colombia parece traer problemas incesantes de seguridad, que padece directamente la población civil. En efecto, en la medida en que el control de los recursos naturales como el petróleo es un desafío para los grupos en conflicto, la violencia en las zonas de extracción de petróleo es incesante ya que ciertas guerrillas izquierdistas como el ELN buscan privar al gobierno colombiano de su fuente principal de recursos, centrándose en el sabotaje; en 1999, el oleoducto Limón – Coveñas fue por sí solo bombardeado unas 79 veces, mientras que el número de secuestros, masacres, persecuciones y desplazamientos de población cerca de las zonas petroleras parece incrementarse de manera más importante en dichas zonas que en el resto del país. Por otra parte, ciertas zonas de gran interés para las multinacionales petroleras pertenecen históricamente a grupos indígenas, que no están dispuestos a dejar a dichas firmas explotar su territorio, lo que también genera situaciones de alta conflictividad.
Se ha podido observar una implicación clara de las multinacionales en la perpetuación de la violencia, por lo menos a través de 3 aspectos :
· Pago de “impuestos de guerra” por algunas multinacionales a las guerrillas, lo que les permite seguir comprando armas y perpetuar la guerra

· Militarización masiva de las zonas petroleras financiada por las mismas multinacionales

· Invasión “ilegal” de territorios indígenas, amenazando la salud e incluso la vida de los pueblos viviendo allí.
Todos estos aspectos están verificados en el caso de la firma Occidental Petroleum que, además de controlar una gran parte del campo Caño Limón, lucha desde más de 10 años para poder explotar petróleo en la región de Samoré, donde viven los U’Wa.
  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Colección Cuadernos para el debate iconCuadernos para el debate

Colección Cuadernos para el debate iconColección Cuadernos de Trabajo Nº 1

Colección Cuadernos para el debate iconColección: a debate

Colección Cuadernos para el debate iconGran colección de cuadernos espantosos recopilacion y edicion

Colección Cuadernos para el debate iconCerrar los cuadernos y libros (a menos que se usen para la oración),...

Colección Cuadernos para el debate iconPerú: Congreso debate mañana moratoria de quince años para el ingreso de alimentos transgénicos

Colección Cuadernos para el debate iconAdjunto Algunos Escritos En Relación a temas Para el debate Desde El Año 2000 En Internet

Colección Cuadernos para el debate iconHe preparado algunas notas ( ) para describir, primero, a grandes...

Colección Cuadernos para el debate iconHe preparado algunas notas ( ) para describir, primero, a grandes...

Colección Cuadernos para el debate iconRecogidos por Sor Genoveva de la Santa Faz (Celina)
...






© 2015
contactos
l.exam-10.com