Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales






descargar 0.51 Mb.
títuloIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales
página17/20
fecha de publicación17.07.2015
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

Respaldo a mujeres del SME

En el contexto del Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres y las Niñas, el miércoles 25 de noviembre el Sindicato Mexicano de Electricistas realizará una jornada de lucha que se iniciará desde las 8 horas en el campamento de las compañeras electricistas en huelga de hambre frente a las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad, en protesta por el cierre de Luz y Fuerza del Centro, que ha dejado sin sustento a las trabajadoras y a las compañeras de los trabajadores del SME, vulnerando su derecho a la salud, a la educación y a una vida digna en general.

La jornada culminará con un mitin y un gran tendedero de denuncia sobre la violencia que vivimos las mujeres trabajadoras del país, frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ubicada en Pino Suárez 2, Centro Histórico.

Trabajadoras Electricistas del SME, Movimiento al Socialismo, Grupo de Tecnología Alternativa. Angélica García Olivares

Y también más tarde

Echar a la calle a miles de trabajadoras y condenarlas a sobrevivir sin seguridad social es una de las formas más comunes de violencia hacia la mujer. Junto a las mujeres, golpeadas, ultrajadas y asesinadas en el norte del país, principalmente, se muestra que la violencia hacia la mujer no es cosa del pasado. Invitamos a conmemorar este Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres apoyando la huelga de hambre de trabajadoras electricistas, este 25 de noviembre a las 19 horas en el plantón afuera de CFE (Insurgentes y Reforma), con la presentación de la obra de teatro-documental Mujeres de arena, de Humberto Robles. Basta de violencia a las trabajadoras. Visita www.laluzesdelpueblo.blogspot.com
La Jornada, sábado 28 de noviembre de 2009,

México SA

Se destapó la cloaca en CFE, empresa de clase mundial

Los contratos amañados ¡se hicieron multianuales!

Carlos Fernández-Vega

¡Oh!, paradojas de la vida. Prácticamente en el mismo momento en el que Felipe Calderón condecoraba a Alfredo Elías Ayub y destacaba su gran labor en sus diez años al frente de la Comisión Federal de Electricidad, en Estados Unidos el Departamento de Justicia daba cuenta de que procedió judicialmente en contra de dos empresarios (uno mexicano, Fernando Maya Basurto; otro estadunidense, John Joseph O’Shea) acusados de encabezar una red de corrupción en la CFE, cuyo objetivo era amarrar contratos con la paraestatal mexicana.

Aún con la condecoración al pecho, Elías Ayub pintó su raya y se apresuró a declarar lo siguiente: quiero dejar muy claro que tuvimos conocimiento de esto el día de ayer (lunes 23 de noviembre de 2009), y de inmediato presentamos la denuncia ante la Procuraduría General de la República para que se investigue a fondo; pero ese contrato viene desde 1997 y yo entré como director en 1999.

Doble falta declarativa por parte del director de CFE: la primera, porque se supone que parte fundamental de su labor es no sólo combatir, sino evitar actos de corrupción en la paraestatal; la segunda, peor que la primera, que olvidó mencionar que si bien es cierto que los contratos originales (los amañados) fueron firmados en 1997 durante los tiempos de su predecesor en el cargo (Rodolfo Gasca Neri, hoy consejero profesional en el consejo de administración de Petróleos Mexicanos), también lo es que en 2003 la Comisión Federal de Electricidad ratificó tales contratos y les dio continuidad multianual, esto es, cuando Alfredo Elías Ayub cumplía cuatro años en el cargo y Felipe Calderón despachaba en la Secretaría de Energía en el sexenio de Vicente Fox.

Según su propio dicho, el galardonado no registró los primeros contratos amañados ni los actos de corrupción en la paraestatal, por la sencilla razón de que no ocupaba el cargo de director de la CFE, de tal suerte que los ojos de la justicia tendrían que voltear a Rodolfo Gasca Neri y funcionarios que lo acompañaron. Bien, pero ¿qué pasó cuando, en 1999, Elías Ayub tomó las riendas de la Comisión Federal de Electricidad? Todo indica que nada, pues transcurrieron 12 años (que involucran tres gobiernos: Zedillo, Fox y Calderón), y nada registró, de nada se dio cuenta, de nada se enteró. Tan no lo hizo, según su propia versión, que en 2003 la cadena de corrupción y los contratos amañados de nueva cuenta fueron oxigenados, ahora de forma multianual, por funcionarios dependientes del propio Elías Ayub, sin dejar a un lado a los –se supone– estrictos órganos de vigilancia instalados en cada dependencia pública. ¿Y dónde estaba la siempre eficaz Secretaría de la Función Pública?

Al destaparse –en Estados Unidos– la cadena de corrupción en y los contratos amañados con la Comisión Federal de Electricidad, un funcionario de la paraestatal quiso sortear el problema, pero en el clásico contexto del no me ayudes compadre: hay que tomar en cuenta que entre el nivel donde se ubicaban los presuntos acusados de haber recibido sobornos y la dirección general (de la CFE), hay cuatro escalafones, lo que traducido al castellano simple quiere decir que Elías Ayub no se entera de lo que pasa en la empresa pública de calidad mundial (Calderón dixit) más allá del entorno de su oficina, si bien va. Y como no se entera de nada, de acuerdo con ese funcionario, del segundo escalafón hacia abajo cada quien hace lo que le viene en gana, comenzando por ratificar contratos amañados firmados en otra administración y con otro director.

Es obvio que a Elías Ayub como balde de agua fría le cayó la noticia que llegó del vecino del norte, pero –como es costumbre en el gobierno calderonista– el control de daños fue inexistente, comenzando por las declaraciones del propio director de la CFE, quien apenas alcanzó a decir que este caso se va a investigar; eso es lo que le pedimos a la PGR: que investigue. Pero se supone que él está donde está no sólo para procurar negocios a las trasnacionales españolas (que dominan la generación eléctrica privada en el país, especialmente Iberdrola) y/o al capital privado mexicano y extranjero para que exploten la fibra óptica pagada con recursos públicos, sino para prevenir, vigilar, investigar y combatir la corrupción en la empresa. Y para eso cuenta –se supone, también– con un ejército de contralores, auditores, contadores, abogados, analistas, estudiosos del tema y conexos que dependen de y le reportan al director de la Comisión Federal de Electricidad. Entonces, si no sabía, malo; pero si sabía y nada hizo, más que ratificar los contratos, peor.

De nada sirve la justificación de Elías Ayub cuando asegura que el negocio con los contratos de referencia se trató de una actualización del software, que era algo que se tenía que hacer; pero el origen del contrato fue de 1997, dos años antes de que yo fuera director de la CFE. De nada, si en 2003 los ratificaron y les dieron carácter de multianuales. Y éste tan sólo es un caso que sale a relucir no gracias a la labor vigilante y preventiva de la dirección de la paraestatal, ni al ojo clínico del ejército de contralores, auditores, contadores, abogados, analistas, estudiosos del tema y conexos con el que supuestamente cuenta la comisión, sino por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que una vez tiene la desinteresada cortesía de destapar actos de corrupción en el gobierno mexicano, y proceder en consecuencia. ¿Y en México? Apenas se va investigar (si es que en realidad se investiga), pero eso sí, la CFE anunció que se mantendrá atenta a todo lo relacionado con este asunto, con total disposición a colaborar con las autoridades en las investigaciones que correspondan, a fin de fincar las responsabilidades que procedan, y por si fuera poco iniciará una revisión de todos los contratos que se han asignado en los 12 años recientes, con la finalidad de determinar cualquier irregularidad en los procesos. Qué bueno, pero ¿debió hacerlo antes de asignarlos, o después de que se destapó la cloaca?

Las rebanadas del pastel

¡Qué peligro! En la Junta de Gobierno de la CFE participan prácticamente los mismos funcionarios (Kessel, Carstens, Ruiz Mateos, Cordero, Elías Ayub y Vega Casillas, entre otros) que daban cuerpo, por la parte gubernamental, al mismo órgano pero en Luz y Fuerza del Centro, ex paraestatal en la que tampoco vieron, registraron ni evitaron nada, a pesar de sumar 7 de los 10 votos posibles (los otros 3 eran del SME). Parece que se acostumbraron, porque tratándose de corruptelas en la Comisión Federal de Electricidad, nadie supo, nadie sabe.

cfvmexico_sa@hotmail.com • mexicosa@infinitum.com.mx
La Jornada, sábado 28 de noviembre de 2009,

El Correo Ilustrado

En apoyo a sindicalistas del SME en huelga de hambre

La huelga de hambre-ayuno es un acto de no violencia activa llevada a cabo en diversas partes del mundo y es cuando un corazón le habla a otro para ser escuchado de su situación que considera injusta, con la esperanza de una reflexión pública y social.

La historia nos recuerda la huelga de hambre de 74 días de Terency Mac Swiney, en 1920 en Irlanda; las huelgas ayuno de Gandhi en India en 17 ocasiones; la huelga de hambre de 66 días de Bobby Sands, en Irlanda; la huelga de hambre de 13 días de Antonio Puigjané, en Argentina, de paz y justicia por los desaparecidos; la huelga de hambre de 25 días de César Chávez en California para la unidad del Movimiento Ciudadano no violento; la huelga de hambre de 15 días de Lanzo de Vasto en Larzac, Francia, que evitó la venta de tierras, o la huelga de hambre de sindicalizados bolivianos en 1972 por la amnistía de presos en el periodo de Hugo Bánzer. En 2009, sindicalistas del SME en huelga de hambre desean que sus corazones sean escuchados.

Promotores de derechos humanos del STUNAM: Francisco Castro Meléndez, Alicia Andrade Rodríguez, Oralia Fragoso, Máxima Castro y varias firmas más
La Jornada, domingo 29 de noviembre de 2009,

CFE, patrón sustituto de Luz y Fuerza

Antonio Gershenson

El proceso que se sigue en el juzgado primero de distrito del centro auxiliar de la primera región, que ya ha dado en ocasiones anteriores la razón al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), ahora permite que conozcamos datos muy valiosos para este proceso.

En efecto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tuvo que informar e incluir documentos que antes se habían ocultado. Nos referimos, en este caso, a la copia cotejada por el notario 103, de un convenio entre esta comisión y el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), encargado de la liquidación del organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro (LFC), en liquidación (textual en el encabezado del convenio). El convenio se firmó la madrugada del domingo 11 de octubre, 25 minutos después de la medianoche.

Queremos hacer notar que en las versiones iniciales de la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, en efecto, se calificaba a este organismo y sus antecesores como que estaba en liquidación, en el artículo cuarto transitorio. Pero el Congreso de la Unión modificó este artículo para hablar de un organismo descentralizado, suprimiendo el término liquidación. O sea que el Poder Ejecutivo le dio reversa a un acuerdo del Congreso, volviendo a dejar a LFC en liquidación, lo cual, legalmente, sólo lo puede hacer este mismo Congreso.

En el convenio se cita, como antecedente número IV, que el 11 de octubre de 2009 (el día del decreto liquidador), la subsecretaría de Electricidad de la Secretaría de Energía solicitó al SAE “poner a disposición de CFE los bienes del organismo extinto de Luz y Fuerza del Centro… así como los derechos accesorios y asociados a dichos bienes”.

En la cláusula primera del mismo convenio se dice que “el SAE… pone a disposición de CFE los bienes…, así como sus derechos accesorios y asociados, los cuales están y deberán seguir afectos a la prestación del servicio público de energía eléctrica, en el área geográfica en la que hasta antes de la expedición del decreto venía prestando Luz y Fuerza del Centro”.

En la cláusula segunda se señala que en cuanto a estos bienes, CFE se hará cargo de su operación, mantenimiento y seguridad. Y se agregan otras funciones, como el cobro de las facturas acumuladas y futuras de consumo de electricidad.

Veremos lo que dice la ley para definir cuándo un patrón o empresa es sustituto de otro. La que se ocupa de esto es la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social, en su artículo 290:

“… Se considera que hay sustitución de patrón cuando:

“I. Exista entre el patrón sustituido y el patrón sustituto transmisión, por cualquier título, de los bienes esenciales afectos a la explotación, con ánimo de continuarla. El propósito de continuar la explotación se presumirá en todos los casos, y

II. En los casos en que los socios o accionistas del patrón sustituido sean, mayoritariamente, los mismos del patrón sustituto y se trate del mismo giro mercantil.

El segundo punto se cumple de todos modos, incluso sin considerar el convenio: tanto CFE como LFC eran ya organismos públicos y, por tanto, el dueño es el mismo, la nación, representada por el Estado.

El primer punto también se cumple con el convenio, en el que se menciona reiteradamente el asunto y se dice que el SAE (que dispone de los bienes de LFC) pone a disposición de CFE los bienes, así como sus derechos accesorios y asociados, los cuales están y deberán seguir afectos a la prestación del servicio público de energía eléctrica, en el área geográfica en la que hasta antes de la expedición del decreto venía prestando Luz y Fuerza del Centro.

El sustituto hereda las obligaciones del sustituido. La CFE debe, entre otras cosas, reinstalar a los despedidos, reconocer la validez del contrato colectivo de trabajo SME–LFC, y tratar con este sindicato las cuestiones laborales, tanto generales como las de cada centro de trabajo de los que usó LFC. Esto, sin perjuicio de que, como vimos, la liquidación de LFC es ilegal al no haberla aprobado primero el Congreso de la Unión, mediante cambios en la ley.

Hay que tener presente que este convenio y otros documentos relacionados (algunos se reservaban por 12 años) se mantuvieron en secreto hasta que la juez de la instancia mencionada requirió la documentación necesaria para continuar con el proceso. Y los hechos posteriores son muy claros: se mantuvieron esos documentos ocultos para evitar el cumplimiento de las leyes relacionadas, y de las obligaciones que éstas establecen.

gershen@servidor.unam.mx
La Jornada, martes 1 de diciembre de 2009,

México SA

Mil 430 millones de pesos y 338 contratos para una sola empresa, parte de la telaraña que envuelve a la CFE

Carlos Fernández-Vega

En la Comisión Federal de Electricidad viven plácidamente porque, de acuerdo con la versión oficial, nadie sabe, nadie supo de probables actos de corrupción en la empresa pública, y mucho menos de contratos firmados en años lejanos por funcionarios distintos a los actuales, uno de ellos hoy miembro del consejo de administración de Petróleos Mexicanos. Aun así, la paraestatal informó que ya hizo la petición a la Procuraduría General de la República para que investigue lo relativo a presuntos sobornos para la adjudicación de jugosos contratos con la autodenominada empresa de clase mundial.

Menos plácido y, por lo visto, más activo, resultó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que destapó una conspiración de sobornos y corrupción con funcionarios de México en torno a contratos multimillonarios de la Comisión Federal de Electricidad, y de entrada arrestó a dos empresarios (uno mexicano, otro estadunidense) relacionados con esta lucrativa acción, que podría involucrar algo así como 3 mil millones de dólares, de acuerdo con las estimaciones de los fiscales que promueven el caso en los tribunales del vecino del norte.

David Brooks, corresponsal de La Jornada en Estados Unidos, documentó (24 de noviembre) que “la acusación alega que una empresa en Texas administrada por (el empresario estadunidense) John Joseph O’Shea –subsidiaria de una compañía suiza– primero contrató a una firma mexicana para funcionar como su representante de ventas en su trato con la CFE. La empresa en Texas –dedicada a otorgar servicios y productos para administración de redes en la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica– recibió múltiples contratos de la Comisión Federal de Electricidad para ‘bienes y servicios’ relacionados con la red eléctrica… (el empresario mexicano) Fernando Maya Basurto se declaró culpable la semana pasada ante un tribunal federal en Houston, reconociendo su papel en la conspiración para sobornar a funcionarios de la paraestatal mexicana, consistente en manejar, lavar y trasladar los fondos ilícitos, y ahora coopera con el Departamento de Justicia en la investigación… Los pagos a los funcionarios mexicanos tuvieron diversos nombres, entre ellos ‘pagos a los buenos tipos’ (good guys) o ‘impuestos de tercer mundo’, detalla la acusación formal. En algunos casos, los pagos se depositaban en cuentas de familiares de los funcionarios de la CFE”.

En la parte medular de su información, Brooks subraya que “aunque la acusación formal, copia de la cual fue revisada por La Jornada, no identifica por nombre a las empresas privadas involucradas, la compañía matriz en Suiza ha sido identificada como ABB, dedicada a la ingeniería eléctrica en varias partes del mundo, según el Houston Chronicle”. En efecto, ABB Group es una trasnacional suiza, con sede en Zurich, y presencia activa en más de 100 países de los cinco continentes, entre ellos México, obviamente, con oficinas en cuando menos Ciudad del Carmen, Campeche; Coatzacoalcos y el puerto jarocho, Veracruz; Monterrey, Nuevo León; Naucalpan, su cuartel central, estado de México; San Luis Potosí, SLP; Tampico, Tamaulipas; Torreón, Coahuila; Villahermosa, Tabasco, y Zapopan, Jalisco, y opera en el país desde 1928, de acuerdo con su propia información.

David Brooks apunta que “ABB, la empresa matriz suiza, informó en un comunicado que O’Shea fue cesado en 2004. Los fiscales afirman que después de eso trabajó con funcionarios de la CFE en un intento por encubrir todo el negocio ilícito, reportó Forbes.com. La CFE ha sido un ‘cliente lucrativo’ para ABB, informó Forbes, indicando que el caso podría provocar problemas para la casa bursátil Merril Lynch, ahora parte del Bank of America, ya que, según los fiscales, O’Shea y otros trasladaron los fondos ilícitos a través de una cuenta en esa firma. La acusación formal hace referencia a cuatro ‘funcionarios’ de la CFE a quienes sólo se menciona con letras (N, J, C y G) como parte de la conspiración. Además incluye a cinco individuos y empresas en México que tampoco son identificados más allá de una letra, los cuales también son participantes en la conspiración… ABB, la empresa matriz suiza, informó en un comunicado que O’Shea fue cesado en 2004. Los fiscales afirman que después de eso trabajó con funcionarios de la CFE en un intento por encubrir todo el negocio ilícito, reportó Forbes.com”.

Ése es el relato documentado y la enorme telaraña (negocios, casas bursátiles, bancos, empresas fantasma, empresarios, funcionarios, paraestatal, corrupción y, obvio es, recursos de la nación) que hasta el momento han puesto al descubierto las investigaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos, mientras en la CFE sus funcionarios aseguran que nadie sabe, nadie supo –por mucho que estén están obligados a ello–, toda vez que los contratos se firmaron en 1997, dos años antes de la llegada del nuevo director, Alfredo Elías Ayub, quien acumula una década en el puesto, aunque posteriormente se conoció que dichos contratos no sólo se ratificaron, sino que adquirieron carácter de multianuales a partir de 2003.

Pues bien, puede ser casualidad, aunque demasiada para ser coincidencia, pero de acuerdo con información de la propia Comisión Federal de Electricidad (divulgada no por su gracia y espíritu de transparencia, sino por medio del IFAI), sólo del 28 de diciembre de 2005 al 29 de octubre de 2009 la trasnacional ABB (la citada por Forbes y el Houston Chronicle, aquí llamada de México) obtuvo 338 contratos de la paraestatal a cargo de Elías Ayub, de los que 189 (56 por ciento del total) han sido producto de adjudicación directa, es decir, sin mayor estorbo y por decisión unilateral de la directiva de la CFE. Por invitación a tres personas dicha trasnacional se adjudicó 16 más; por licitación (nacional y extranjera) 59, y por la figura de otros, 74 adicionales.

Trescientos treinta y ocho contratos, por un monto global superior a mil 430 millones de pesos, son demasiados, y mucho el dinero implicado, como para decir que nadie sabe, nadie supo, porque en la Comisión Federal de Electricidad tendrían que recordarlo sólo por el trabajo de oficina y las firmas que implican; esos 338 contratos en casi cuatro años arrojan un promedio de uno cada 4.3 días, y si ese ritmo no provoca la memoria en la paraestatal, entonces qué.

Mil 430 millones de pesos y 338 contratos para una sola empresa, ABB, son los que se han documentado, y pueden ser un buen inicio para reactivar la memoria en la CFE.

Las rebanadas del pastel

Un apretado abrazo, con su respectiva felicitación, a todo el equipo de La Jornada Aguascalientes, con Jorge Alvarez Máynez a la cabeza, por su primer aniversario. ¡Salud!

cfvmexico_sa@hotmail.com - mexicosa@infinitum.com.mx
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

similar:

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconX jornadas regionales de investigación en humanidades y ciencias...

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconUniversidad nacional autonoma de honduras, departamento de humanidades...

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconFilosofía y métodos de las ciencias sociales-resumen de la materia

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales icon3. Ciencias Sociales y Humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDivisión de Ciencias Sociales y Humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconCampo disciplinario: ciencias sociales y humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconEl lugar de la filosofía en la educación. El papel de la filosofía...
«filosofía» y «educación» toma el enunciado titular: «El lugar de la filosofía en la educación»

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDepartamento de ciencias sociales

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDepartamento de ciencias sociales






© 2015
contactos
l.exam-10.com