Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales






descargar 0.51 Mb.
títuloIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales
página16/20
fecha de publicación17.07.2015
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

La Jornada, martes 24 de noviembre de 2009,

El Correo Ilustrado

En el caso LFC, diputados no deberían sujetarse a actos tiránicos del Ejecutivo, opinan abogados

Con relación a la controversia constitucional contra el decreto que extingue Luz y Fuerza del Centro y la eliminación del SME, cuyo plazo para presentarla vence hoy, manifestamos lo siguiente: el artículo 41 constitucional señala que el pueblo ejerce su soberanía por medio de los poderes de la Unión en los casos de las competencias de éstos y por otra parte, según el artículo 49, no podrán reunirse dos o más poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el Poder Legislativo en un individuo.

Por lo que en nuestro régimen de división de poderes existe la necesidad de que haya un equilibrio entre los mismos, para lo cual se han fijado mecanismos jurídicos, como la controversia constitucional, para el caso de que uno de los poderes mediante sus actos invada la competencia de otro poder ejerciendo atribuciones que no le corresponden, lo cual implica una violación constitucional (artículo 105 fracción 1, Inciso c) y su ley reglamentaria, en relación con los artículos 89 fracción I, 70, 71 y 73 fracciones X y XI, 40, 41, 123 de la Carta Magna.

Ante esta situación resulta contrario al mandato constitucional que el Poder Legislativo esté abdicado de sus atribuciones, al no haber promovido aún la controversia constitucional.

La división de poderes es necesaria para crear una armonía en la República, para evitar abusos de poder o acciones tiránicas. Si uno de los poderes rompe ese equilibrio, hay que restablecerlo, pues cuando el equilibrio para la preservación de la República se rompe, el único camino que se abre frente a nosotros es el caos. El equilibrio se restablece ejerciendo el poder. En este caso el poder que le confiere la propia Constitución al Legislativo. Si el Legislativo abdica de sus funciones, es decir, si permite al Ejecutivo actos que no le corresponden, entonces el Legislativo abdica de su poder y está aceptando la tiranía.

Los diputados no deben permanecer subordinados a los actos tiránicos del Ejecutivo federal. No pueden gozar de sus facultades si no saben hacer uso de ellas. Al momento de rendir protesta como diputados federales, juraron cumplir y hacer cumplir la Constitución, juramento que no es un simple formulismo, sino que conlleva consecuencias jurídicas, las cuales haremos valer si no cumplen con su juramento.

Frente Amplio de Abogados en apoyo al SME y por el restablecimiento del orden constitucional. Manuel Fuentes, Oscar Alzaga, Bárbara Zamora, Santos García y 150 firmas más

Objeta aseveraciones de Arturo Alcalde Justiniani

En relación al artículo Mineros y electricistas, por una solución negociada, que suscribe Arturo Alcalde Justiniani, publicado el domingo 22 de noviembre, me permito responder a sus tendenciosas aseveraciones.

De nuevo el articulista publica su anhelo de que se eviten conflictos para tranquilidad de unos cuantos, pasando por encima de la ley, incluso. Como abogado –al igual que algunos colegas suyos que escriben en este mismo diario– Arturo Alcalde defiende sus intereses y no le importa desestimar las leyes y las razones de Estado. Su perniciosa idea de gobierno no coincide con la democracia, en la que es obligación de Estado preservar en todo momento el respeto a las leyes en favor de la sociedad en su conjunto.

Eso sucedió en el caso Luz y Fuerza del Centro, donde se privilegió el interés público al decretarse su extinción con pleno respeto a los derechos laborales de los trabajadores y jubilados. El proceso de liquidación sigue avanzando y a la postre, los mexicanos tendremos un mejor servicio de electricidad y mayores recursos para el país.

Igualmente, en la negativa de toma de nota al sindicato minero, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social acreditó que no se cumplieron con diversos requisitos exigidos por la ley y los estatutos del propio sindicato. Al revisar dicha resolución el juez sexto de distrito, fundadamente, negó el amparo al ex secretario general del sindicato, Napoleón Gómez Urrutia, porque no cumplió con un requisito esencial previsto en los estatutos sindicales: ser trabajador minero.

Pese a enarbolar las innegables bondades de la conciliación, Arturo Alcalde sigue defendiendo interesadamente a quien vive lujosamente en Canadá, prófugo de la justicia penal mexicana, al igual que a un grupo de ex trabajadores electricistas, a quienes con algunos colegas de él, los están desorientando con cuestionables argumentos jurídicos y lo que es peor, se les limita para buscar alternativas de reinserción laboral productiva para el verdadero beneficio de los ex trabajadores y sus familias.

Dr. Álvaro Castro Estrada, subsecretario del Trabajo

Respuesta del articulista

Poco hay que decir cuando la secretaría señala que la motivación de su conducta está fundada en razones de Estado. Bajo esta lógica, es comprensible que la concertación no esté contemplada como vía para la solución de éstos u otros conflictos.

Consideramos que esa dependencia o la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje deberían hacer un esfuerzo, atendiendo a sus atribuciones, para lograr una negociación. Es incomprensible que en el caso de LFC no sea posible conciliar un modelo laboral sustentable con un servicio eficiente para la población. No son soluciones el despido masivo, ampliar el plazo para liquidar trabajadores, ni la manipulación pública (tal es el caso del ofrecimiento de $1,500 para cada mexicano, según anuncian los espots televisivos).

Con relación al sindicato minero, es también inexplicable por qué no se busca resolver la huelga por la vía de la negociación. Ni siquiera se convoca a las partes a la mesa de diálogo. Esta posibilidad se redujo cuando se decidió apoyar la iniciativa del Grupo Minera México de despedir masivamente a los huelguistas por supuestas causas de fuerza mayor. La contradicción fue evidente cuando, al día siguiente del laudo de 14 de abril, la empresa ofreció públicamente la reanudación de los trabajos, la recontratación de la mayor parte de los mineros, eso sí, con sindicato y condiciones de trabajo distintos. ¿Dónde quedó la fuerza mayor? ¿Es ésta razón de Estado?

Sobre la toma de nota del líder nacional minero, no es explicable cómo dicha dependencia reconoció su relación laboral con la empresa durante varios años, y repentinamente cambió de opinión en el contexto del conflicto con la empresa. Si esto fuera el motivo real, ¿por qué a líderes, como Joaquín Gamboa Pascoe, de la CTM, que jamás ha sido trabajador, no se le aplica la misma norma? Lo que es claro es que estamos atrapados en razones de Estado.

Arturo Alcalde Justiniani
La Jornada, miércoles 25 de noviembre de 2009,

EDITORIAL

SME: la resistencia continúa

En las poco más de seis semanas transcurridas desde el asalto policiaco ordenado por el gobierno federal a las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro (LFC) y la posterior extinción de ese organismo descentralizado por medio de un decreto presidencial, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ha desarrollado, con el respaldo de distintos sectores de la sociedad organizada –movimientos populares, organizaciones no gubernamentales, izquierdas partidistas, sindicatos independientes e incontables ciudadanos aislados– una intensa campaña de resistencia gremial que, lejos de evidenciar indicios de debilitamiento, tiende a profundizarse.

A las masivas concentraciones que tuvieron lugar en esta capital los pasados 16 de octubre y 11 de noviembre –esta última como colofón del paro cívico nacional que se desarrolló ese mismo día en distintas entidades del país– se suman ahora las huelgas de hambre que 11 mujeres electricistas iniciaron el lunes a las afueras del edificio de la Comisión Federal de Electricidad, así como las que, desde ese mismo día, se llevan a cabo en Pachuca, Hidalgo, y en Toluca, estado de México. Por añadidura, varios cientos de sindicalistas cercaron ayer el Palacio Legislativo de San Lázaro, lo que llevó a la mesa directiva de la Cámara de Diputados a sellar los accesos del inmueble y a pedir el resguardo de la Policía Federal.

Los hechos que se comentan ponen en relieve el fracaso de la apuesta de la administración calderonista por acabar de tajo con el SME; por el contrario, sus agremiados han mantenido la cohesión organizativa y la voluntad de lucha para recuperar su fuente de trabajo, a pesar de las presiones ejercidas por el gobierno federal para que se sometan a un proceso de liquidación que es considerado por múltiples voces injustificado y hasta ilegal –así lo califican diversos jurisconsultos– y a contrapelo de las campañas de hostigamiento y de linchamiento mediático emprendidas por la alianza político-empresarial que detenta el poder en el país.

Hasta ahora, el empeño de la actual administración por desaparecer a LFC, y dejar de paso a más de 40 mil familias sin fuente de sustento, no sólo no ha tenido el respaldo social deseado por el gobierno federal –como demuestra la masiva asistencia popular a los actos referidos–, sino ha logrado que las distintas oposiciones políticas, sindicales y sociales del país encuentren un punto de convergencia y de unidad en el rechazo a la ofensiva del calderonismo contra los trabajadores y la propiedad pública.

En la circunstancia presente, ante la evidencia de un conflicto que, contra los cálculos y pronósticos del grupo gobernante, va de menos a más, es claro lo costoso que está resultando para el país la decisión tomada por el gobierno federal hace mes y medio: en todo este tiempo se ha profundizado la fractura política existente a escala nacional desde hace por lo menos tres años, se han acentuado los efectos de la crisis económica aún vigente –tanto por el incremento súbito en el número de desempleados como por las afectaciones derivadas de las interrupciones en el servicio eléctrico–, se han extendido las penurias y la zozobra en la población, y se ha abonado, en suma, al desarrollo de un nuevo foco de tensión y desasosiego nacional.

Ante las circunstancias referidas, es necesario que el gobierno federal exhiba prudencia, sensatez y visión de Estado al buscar una salida al conflicto creado por él mismo y que resulta a todas luces riesgoso para la estabilidad del país.
La Jornada, miércoles 25 de noviembre de 2009,

México SA

Canasta de fracasos del gobierno del empleo

Desoyen en Los Pinos exigencia judicial en extinción de LFC

Carlos Fernández-Vega

La buena nueva es que en octubre la tasa oficial de desempleo abierto en el país se redujo un poco menos de medio punto porcentual, indicio de que alrededor de 220 mil mexicanos lograron colarse al mercado laboral, aunque dos de cada tres lo hicieron en el sector informal de la economía; la mala, que a lo largo del calderonato dicho indicador reporta un incremento cercano a 70 por ciento, de tal suerte que cerca de 2 millones 800 mil paisanos esperan turno para darse de baja en el voluminoso ejército de reserva.

Resulta que el Inegi difundió ayer los Indicadores oportunos de ocupación y empleo correspondientes a octubre de 2009, durante el cual la tasa oficial de desempleo abierto se redujo de 6.41 a 5.94 por ciento de la población económicamente activa, lo que se traduce en que en dicho mes cerca de 220 mil mexicanos lograron emplearse. De ellos, sólo 80 mil fueron registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (6 de cada 10 en empleos eventuales). El resto, a la informalidad.

Qué bueno que esos 220 mil mexicanos lograran colarse al mercado laboral, aunque no lo hicieron con el mayor salario ni en las mejores condiciones. El 64 por ciento de ellos (140 mil) encontró un rincón en la informalidad, sin prestaciones de ninguna naturaleza, certeza jurídica ni garantía de permanencia. El otro 36 por ciento (80 mil personas) fue registrado en el IMSS, pero más de la mitad logró plazas eventuales. El organismo público aporta un dato espeluznante: en octubre pasado, 27.2 por ciento de los mexicanos desocupados no completó los estudios de secundaria; el 72.8 por ciento restante corresponde a los de mayor nivel de instrucción.

La tasa oficial de desempleo abierto en el país pasó de 4.32 por ciento de la PEA en diciembre de 2008 a 5.94 por ciento en el décimo mes de 2009, una diferencia porcentual que equivale a casi 800 mil mexicanos incorporados, adicionalmente, al ejército de reserva en esos 10 meses. Si se considera el periodo octubre 2008-octubre 2009, el indicador de desempleo abierto creció de 4.11 a 5.94 por ciento, con lo que en ese lapso el número de nuevos reservistas se aproxima a 900 mil. En las 32 principales ciudades de la República (aquellas con más de 100 mil habitantes), la tasa oficial de desempleo abierto fue de 7.04 por ciento en octubre de 2009, contra 4.86 por ciento un año atrás.

Por lo que toca al subempleo, el Inegi detalla que la población subocupada (la que declaró tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas) representó 8.3 por ciento de la población económicamente activa y 8.8 por ciento de la población ocupada. Estas proporciones son más altas que las del mismo mes de un año antes, cuando se ubicaron en 6.4 y 6.7 por ciento, respectivamente. Más hombres que mujeres presentaron características de subocupación: 10 y 7 por ciento, en cada caso, de la población ocupada.

Hasta allí el saldo del presidente del empleo, no sin recordar que la OCDE estima que el desempleo en México se mantendrá al alza cuando menos el primer semestre de 2010. A partir de entonces podría descender, siempre y cuando la economía nacional registre algún signo vital; es decir, todo lo contrario de lo sucedido en el último año: un riesgo de baja en la proyección de crecimiento sería igual a un aumento más agudo y prolongado en el índice de desempleo.

Aun así dice no entender el porqué de tanta crítica: reprobado en resultados económicos, capacidad de reacción frente a la crisis, efectividad y oportunidad de políticas anticíclicas, finanzas públicas, política energética, recaudación fiscal, transparencia y combate a la corrupción, generación de empleo, reducción de la pobreza, bienestar social, y un abultado inventario de etcéteras, el gobierno calderonista se retuerce ante los señalamientos y advertencias de organismos internacionales y de uno que otro premio Nobel de Economía.

Pero no nada más por ellos, porque a esa enorme canasta de fracasos la calificadora Fitch Ratings agregó el tema de la deuda pública, que rebasa el promedio de países con calificación similar, de tal suerte que decidió degradar su calificación en este renglón, y todo apunta a que otra de las grandes en esta actividad, Standard and Poor’s, seguirá la misma ruta. Así, degradó las calificaciones de México, dado que la crisis económica y financiera global, así como la caída en la producción petrolera, han acentuado las debilidades en el perfil fiscal del país, incluida la alta dependencia de los ingresos públicos en el petróleo, una estrecha base fiscal no petrolera y una limitada flexibilidad fiscal. Estas debilidades reducen el margen de maniobra fiscal de México ante futuros choques en los ingresos petroleros. La moderada capacidad de México para implementar una sólida política fiscal contracíclica este año (en contraste con lo observado en otros soberanos con calificaciones similares) enfatiza también las debilidades fiscales estructurales subyacentes.

No sorprende la decisión de Fitch, como tampoco la de uno de los jilgueros del inquilino de Los Pinos, Ernesto Cordero, secretario de Desarrollo Social, a quien de plano no le cae el veinte. Ayer consideró necesario revisar con mucho cuidado las opiniones que se han vertido; son contribuciones muy importantes, muy valiosas, hay que ver mucho a detalle las consideraciones que hace la calificadora de riesgos ayer donde tiene ciertas consideraciones, ciertas preocupaciones con el déficit presupuestario, el déficit fiscal del país, hay que ser prudentes, tomarlo con calma y seguir actuando con responsabilidad y prudencia como lo ha hecho la Secretaría de Hacienda... se tiene que hacer un análisis de las causas que llevó a Ficth a tomar esa determinación.

Lo anterior confirma que son el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y los organismos internacionales los que necesitan leer más sobre México (Cordero dixit), sino precisamente los que hoy dicen gobernar al país.

Las rebanadas del pastel

Transparencia, ante todo: amafiadas, las bancadas del PRIAN en San Lázaro cancelaron la posibilidad de presentar una controversia constitucional por la extinción de Luz y Fuerza del Centro, mientras en Los Pinos se niegan a fundamentar la legalidad del decreto del pasado 11 de octubre, o lo que es lo mismo, el certificado de defunción de la paraestatal, como exige la juez federal Guillermina Coutiño. Y en la tienda de enfrente, ¡sorpresa! (por si alguien tuviera dudas): la Comisión Federal de Electricidad tampoco tiene las manos limpias, y sus cochupos se ventilan en Estados Unidos.

cfvmexico_sa@hotmail.com • mexicosa@infinitum.com.mx
1   ...   12   13   14   15   16   17   18   19   20

similar:

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconIteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconX jornadas regionales de investigación en humanidades y ciencias...

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconUniversidad nacional autonoma de honduras, departamento de humanidades...

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconFilosofía y métodos de las ciencias sociales-resumen de la materia

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales icon3. Ciencias Sociales y Humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDivisión de Ciencias Sociales y Humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconCampo disciplinario: ciencias sociales y humanidades

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconEl lugar de la filosofía en la educación. El papel de la filosofía...
«filosofía» y «educación» toma el enunciado titular: «El lugar de la filosofía en la educación»

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDepartamento de ciencias sociales

Iteso – Departamento de Filosofía y Humanidades. Licenciatura en Filosofía y Ciencias Sociales iconDepartamento de ciencias sociales






© 2015
contactos
l.exam-10.com