Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual






descargar 92 Kb.
títuloFamosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual
página1/4
fecha de publicación17.07.2015
tamaño92 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4
TZIMISCE

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual del clan. Durante siglos se extendieron por las regiones bálticas estableciendo una gran base de poder, hasta que los Tremere, por entonces, una grupo de magos, llegaron a lo que hoy es Bulgaria. Al final, algunos Tremere capturaron a algunos Tzimisce y pudieron extraerles la esencia de su inmortalidad. Algunos Tzimisce dicen que ese fue el comienzo de los Tremere como clan vampírico. Otro grupo de magos, conocido como Casa Tytalus, trató de destruir a los Tremere. Los Tytalus fueron derrotados y los primeros esfuerzos de la Inquisición limitaron sus actividades más aún. Los Tzimisce también habían sufrido a manos de los Tremere cuando estalló la guerra entre los magos. Entonces, deseando vengarse, ofrecieron su apoyo a los Tytalus a cambio de que ningún mago volviese a invadir el territorio del clan. Esta alianza inestable duró muchos años, incluso después de que pasase la necesidad de conjurarse. Esa alianza nunca llamó la atención y duró mucho. De hecho aún hay contactos con magos, que los Tzimisce mantienen en secreto. Los anarcas del clan se esforzaron mucho en acabar con sus antiguos, pero renunciaron a seguir tratando de destruir a los pocos que quedaron. Estos viven como Inconnu en Bulgaria, Rumanía, Austria y Hungria, sentados en sus mansiones. Han acumulado tanto poder mágico que no temen a su clan y menos a la Camarilla. Tienen muchos aprecio por el aprendizaje y son muy educados. Tratan de comprender la magia tanto como la ciencia, pero no han alcanzado el nivel de los Tremere. Si bien son inhumanos, no lo exteriorizan tanto como los Toreador antitribu. La mayoría son ásperos y serios, conocidos por su falta de sentido del humor(o por su sentido del humor retorcido, en el mejor caso). También son conocidos por lo mucho que valoran su intimidad. Es el segundo clan más poderoso y numeroso del Sabbat, los Lasombra les ganan en las dos categorías. Pero el clan es una fuerza impulsora que está detrás de la ideologías, metas y planificación de la secta. Parecen alegrarse de que los Lasombra tomen la delantera a la hora de ejecutar los planes del Sabbat.

Apodo:Demonios.

Apariencia:Tienden a vestirse de forma anticuada. La mayoría, jóvenes y viejos, se visten con ropas populares hace 100 años. Les gustan las ropas de color negro liso, con algunos detalles en blanco. Tienden a parecerse a los vampiros tradicionales de las leyendas.

Refugio:Mantienen mansiones lujosas,lejos de ojos mortales. Puede que se queden en refugios comunales breves periodos, pero no les gustan. Ser invitado al refugio de un Tzimisce es un gran honor, que sólo se concede a los camaradas más íntimos. Si alguien entra sin ser invitado, incurrirá en la ira del vampiro. Si se es invitado, el Tzimisce asumirá la responsabilidad de mantenerle y protegerle.

Trasfondo:Escogen a reclutas inteligentes y bien educados, de edades entre 30 y 40 años. La mayoría proviene de campos como la medicina, ciencia, universidad y teología, sin embargo algunos son escogidos entre los lunáticos. En tiempos de paz intiman con ellos para asegurarse que serán compañeros interesantes durante siglos. Es importante porque los Sires mantienen una estrecha relación con sus neonatos. Durante la Yihad, suelen escoger estudiantes universitarios y a profesionales como médicos o abogados.

Creación:La mayoría tienen conceptos diletantes o profesionales. Mentales y Conocimientos. Naturaleza y Conducta similares, pero no iguales. Trasfondos habituales son Contactos, Mentor, Posición en el Sabbat y Recursos.

Disciplinas:Animalismo, Auspex, Vicisitud.

Debilidad:Debido a la Vicisitud, están en un estado de cambio físico por ello su corazón ansía estabilidad y cada vez que duermen deben hacerlo rodeados de, al menos, dos puñados de tierra procedente de una región que fuera importante para ellos cuando era mortal (su tierra natal o el cementerio donde pasaron sus Ritos normalmente). Si no lo hacen no podrán descansar y cada 24 horas perderán la mitad de todas sus Reservas hasta que descansen. Muchos tienen varios refugios con la tierra necesaria.

Sendas preferidas:La mayoría siguen la de la Muerte y el Alma o la de Caín. Se sabe que otros siguen la del Acuerdo Honorable.

Organización:Están muy unidos pero sobre todo son leales al Sabbat. Celebran reuniones anuales. A diferencia de muchos clanes de la secta, respetan mucho a sus antiguos. Sin embargo, los que se muestren inadecuados serán eliminados por el bien de la secta. El líder ostenta el título de Vaivoda y puede promulgar decretos que siguen todos los Tzimisce. Sólo los Vaivodas insensatos abusan de este poder, ya que el clan podría eliminar a cualquier líder que ponga en peligro al Sabbat o comprometa el poder del clan.

Obtención de Prestigio:El protocolo para obtenerlo es extremadamente complejo. Se consigue manteniendo la buena reputación del clan, demostrando controlar a los demás y apoyando el papel conservador y de liderazgo que desempeña el clan en los asuntos de la secta. También debe tenerse en cuanta que esta secta nunca concede Prestigio a los insensatos, rebeldes o desagradables. La sutileza tiene mucha importancia en este clan.

Cita:Los que poseen el verdadero poder rara vez necesitan usarlo. Hay muchos de nosotros que no conoces y nunca conocerás.
DEMONIOS ENTRE NOSOTROS.

Soy viejo, y la masa apergaminada que está a mis pies era más vieja aún. Mi corazón muerto late en crescendo, por el botín de la venganza. Ahora entiendo porque los vampiros antiguos llamaban a este momento el Amaranto, como la roja flor que florece dentro de mi. Tengo que concentrarme para poder recordar, porque la esencia de mi Sire vencido aulla y golpea en mis venas. El cisma de la secta, siglos de odio, todo ello largamente olvidado. Yo soy ella, ella es yo. Somos Tzimisce, y todo lo que voy a escribir ahora es sobre mi clan, mientras panoramas de siglos muertos y lugares largamente olvidados y seres que son polvo revolotean como polillas en mi cráneo. Así lo dicta el camino de Caín. Mi más íntimo ser ronronea de contento mientras miro desde estas alturas los bosques amenazadores, riscos prominentes y arroyos hoscos de mi ancestral linea. Aunque hemos ido lejos, plantando raíces aquí y allá, es en estas tierras, llamadas por los humanos Cárpatos, donde las antiguas semillas de nuestra linea brotaron. Los humanos habían iniciado sus civilizaciones en el, castigado por el sol, sur, en el Valle del Rift, entre el Tigris y el Eúfrates y entre el lodo del Nilo. Pero no somos humanos y nuestra civilización tampoco. Aparecimos en el norte, entre estos valle brumosos cubiertos de pinos y aquí fue Abrazado nuestro progenitor. El Antediluviano Tzimisce fue el más grande de todos los vampiros, más que Caín, porque fue el único que tuvo un don especial:lo que Tytalus llamó un avatar Despertado. Fue esta mezcla lo que hizo que fomentar nuestra Metamorfosis:no sólo Ascender, sino Trascender, no sólo imitar a Caín, sino sobrepasarle. No vivió en las ciudades de Caín, volvió a las tierras al lado de su amado Danubio, donde estableció su Dominio. Los otros crecieron envidiando su don. Viendo su unión con la tierra, pensaron que eso era lo que le daba a él y su progenie la magia, codiciándola y empezaron, celosos, a hablar de sucios pactos y cosas llamadas Comealmas. Pero estas cosas son simples mitos y mentiras de la peor calaña. Incluso el Anciano es un mito lejano, incluso en los recuerdos más tempranos de mi Sire, aunque yo le vi morir...pero ya hablaremos de ellos después. Vivimos, cazamos y lanzamos nuestros conjuros sobre los Ilirios, Tracios y otros habitantes de los Balcanes, el Báltico y Rusia. La tribu llamada Eslavos comenzaron a llamarnos, con temor koldun (magos). Es verdad que apareciamos como magos y deidades para las primeras tribus, ayudándoles a cambio de tributos y sacrificios, y castigando con desfiguraciones a aquellos que considerábamos intrusos, molestos o insolentes. Pero no vivimos entre ellos, ni nos congregamos nosotros. Vivíamos aparte, cada uno en su dominio salvaje. Los límites de nuestras tierras eran marcados con los cráneos, huesos y tendones de nuestras víctimas, como señal de muerte para el que los traspasara sin invitación.

Pero no éramos los únicos cazadores de la oscuridad. Entramos en conflicto con un poderoso ser llamada Baba Yaga, posiblemente un vampiro, una maga caníbal u otra cosa. También estaban los negros hombres lobo, autoproclamados Señores de las Sombras. Unos pocos antiguos pródigos renunciaron al camino de la Metamorfosis, viéndolo como una maldición. Estos pocos llamados "Puro Clan" o "Viejo Clan", también lucharon contra nosotros. Pero nuestros peores enemigos fueron los vampiros de otras líneas. No supieron mantenerse en sus extensiones y desearon la nuestras, desde tiempo inmemorial. Pero conocíamos secretos mágicos y éramos poderosos en la guerra. Creamos szlachta de todas formas y tamaños y los enviamos por Europa para hostigar a nuestros enemigos y los humanos hablaron de ogros y goblins. Hicimos grandes vozhd en las llanuras Tracias y los enviamos contra nuestros enemigos vampíricos, y con razón hablaron los Helenos que sus dioses habían sido agredidos por gigantes de cien brazos. No pudiendo resistirnos, volvieron a sus penínsulas con el rabo entre las piernas. Amargo fue su rencor, duradero su recuerdo. Como no les permitimos en nuestras tierras, las codiciaron más, sólo como un vampiro lo puede hacer. Y como estábamos a gusto aquí, fallamos en vigilarles cuando sus ciudades estado se convirtieron en repúblicas e imperios. Las legiones de Trajano hicieron brecha en nuestro territorio y desde entonces una parte de nuestro reino recibió el odioso nombre de Rumanía. Con los ejércitos vinieron sus secretos, nocturnos generales, Ventrue, Malkavian, Lasombra. El Lasombra parecía en particular una de las muchas encarnaciones de Chernobog, un codicioso dios de la oscuridad que intentaba devorarnos a todos. El progenitor Lasombra en si mismo, era temerario y le gustaba la guerra, acompañando a sus armadas y trayendo gran destrucción sobre nuestros rebaños. En nuestra rabia, le maldecimos, y eso le dio un fruto amargo en noches posteriores. Lanzamos otras magias contra Roma y sus vampiros. Conjuros de discordia y dolor que enfrentaron a unos Cainitas con otros. Los Ventrue lucharon contra los Malkavian, los Toreador contra los Lasombra. Habían pasado siglos, pero éramos pacientes y no olvidábamos. Cuando el imperio se debilitó llegamos con los bárbaros del norte, Godos, Vándalos, Hunos. Los bárbaros rugieron por las calles de Roma, y el Tíber bajó rojo con la sangre de la vitæ de los una vez orgullosos invasores. Así se vengó nuestro clan.

Los años que siguieron fueron conocidos como la Edad Oscura, y lo fue, pero ¿no somos los vampiros criaturas de la oscuridad?. La orgullosa hegemonía de Roma se convirtió en un mosaico de chozas y empalizadas. Caminamos como quisimos entrando a placer en las casuchas de los campesinos y Besándoles o llevándolos para beber después. Incluso los llamados invasores, Hunos, Magiares, Búlgaros, pasaron por nuestras tierras como el placton por los dientes de una ballena. Nuestras necesidades estaban saciadas así que nos centramos en nuestro destino. Mientras para los Recipientes y los que dependían de ellos fue una época de caos e ignorancia, para nosotros fue una dorada era de progreso e investigación. Algunos de los nuestro vieron las cúpulas bizantinas brotar como hongos en el podrido cadáver romano como una amenaza y fueron al sur a combatirlas, encontrándose con el Inconnu. Nuestros hermanos del norte vieron la amenaza en Carlomagno y sus garrapatas Ventrue. Decidimos crear nuestro propios vasallos. Tomando los séptimos hijos más prometedores de los linajes humanos, creamos nuestra primera familia ghoul. Se mostraron como grandes útiles, y nos permitieron extender la sombra sobre los humanos hasta el mediodía. Nuestra lucha en el Este finalizó con un gran triunfo cuando enredamos a los Lupinos para luchar contra Baba Yaga Acabaron con la bruja y sus secuaces pero ellos mismos fueron diezmados. El año siguiente, 983 en el calendario del Dios Clavado de los recipientes, instigamos la revolución de los Eslavos contra los invasores teutones y la invasión que los Ventrue habían preparado. En venganza, avanzamos nuestras fronteras y los habitantes de Bavaria y Brocken aprendieron a temer a la oscuridad. ¿Y después? ¿Has visto las películas? Los Ventrue y Lasombra fanfarroneaban de su poder, pero ¿quiénes tenían un legado de siglos de terror? Mientras ellos vivían en cuevas y cazaban lecheras y cabreros, nosotros vivíamos en castillos. Los estados estaban gobernados por nuestros Senescales ghoul, aunque la plebe sabía bien a quien servían. Dormíamos en nuestro sepulcros y por la noche cazábamos en los cruces de caminos. Nuestro paso era silencioso, mientras los humanos temblaban hasta la médula, se amontonaban en sus jergones, se colgaban sus ridículos ajos y comenzaban a hacer sus gestos y rezos inútiles esperando que el vampyr no viniera a por ellos esa noche. Los otros comenzaron a llamarnos demonios. Los humanos temerosos,nos enviaban a sus doncellas, y así nuestra linea se complació. Sentados en sus salones, saciados y sin tener que moverse, empezaron a pensar en los desaires y victorias del pasado, pero muchas habían sido olvidadas.

Tan aletargados se volvieron que la mínima tarea de gobernar se les hacía onerosa. empezaron a dejar sus responsabilidades en manos de sus ghouls y empezaron a procrear en demasía. Pronto, las progenies empezaron a luchar por las villas. Inevitablemente, los Dominios fueron violados. Los enfurecidos Antiguos enviaban a sus hijos a la lucha. Los feudos cayeron y los vampiros fueron hechos ceniza. Los Antiguos sabían que tenían atados a sus jóvenes con cadenas más fuertes que el hierro. Lo se bien, porque soy de aquella generación infeliz. Pero la disensión tuvo más costes. Como gotas, los invasores fueron entrando en nuestra tierra. Entre los indeseados inmigrantes llegó un grupo que se convirtió en nuestros peores enemigos. Cuando descubrimos un puñado de magos, llamados Tremere, que robaban la esencia de nuestra tierra nos enfadamos. Cuando supimos que habían secuestrado a uno de nuestro antiguos nos enfurecimos. Cuando descubrimos que su propósito era ser como nosotros, nuestra furia no conoció límites. Comenzó una gran guerra que sólo acabará cuando el último esos brujos sea dolorosamente aplastado por nosotros. Aunque nuestro antiguos podían haberlos aplastado, no lo hicieron porque habían olvidado mucho de su antigua magia. Los Tremere, con el vis robado, eran fuertes. Combatieron nuestros hechizos con conjuros y nuestras formas zulo con unas creaciones monstruosas:Gárgolas. Mientras los Tremere crecían, nuestros ancianos se refugiaron. Aunque luchamos valientemente, nuestras desunidas filas fueron destruidas y nuestro clan fue declinando. Nuestros ancianos se guardaron, abandonándonos. Sólo era el presagio de la tragedia que se avecinaba. Fuimos aplastados por las Gárgolas e invadidos. Enrabietados por los Ventrue, los germanos cruzaron nuestra frontera occidental. Del este vinieron los Mongoles y sus seguidores Gangrel y el gran Kiev fue reducido a una ciudad fantasma con las calles cubiertas de cráneos. Lo pero de todo fue que del norte descendieron los Teutones que aplastaban el paganismo con elpeso de su cruz. Tribu tras tribu renunciaron a Kupala, Svarog y Byelobog, suplicando a los invasores que les libraran de los demonios. Mansión tras mansión fue derruida, Tzimisce tras Tzimisce desenterrado y quemado. Fuimos a nuestros antiguos a pedirles ayuda, pero no lo hicieron. Nuestros poderosos Sires se escondieron en sus refugios mientras sus rebaños e hijos morían en la noche. Seguros de nuestros Vínculos nos enviaron a defender sus posesiones. Y así morimos bajo garras, hechizos, estacas, fuego y cruz. Y poco a poco, la serpiente que nuestros Sires habían envuelto sobre nuestros corazones se fue desenrrollando.

Fue en la Noche de Kupala, la noche de la inmemorial santidad, cuando se hizo la proeza. La invitación recorrió las tierras:Velya, Lugoj y los demás convocaron a los jóvenes del clan a una gran festividad. Nuestro sires, quitándole importancia nos lo permitieron. Fui con el resto a un profundo lugar de los Cárpatos. Allí de espalda a una hoguera y con tres altares de sacrificios permanecía Lugoj. Estaba en forma zulo y algo rojo reluciente descansaba sobre sus extendidas garras. Y aunque temía al fuego, me vi impulsado a acercarme. "Esto  gruñó  es la sagrada flor de Kupala. La he buscado durante largo tiempo a través de muchos peligros. Al fin lo encontré en un lugar sagrado de los Lupinos. ¿Alguien recuerda lo que dice la leyenda?" Una voz temblorosa  ¿Ruthven?   habló desde el fondo de la reunión:"Dice que tiene el poder de atar demonios..." "O, esta noche, ¡liberarlos!  finalizó Lugoj  Velya y yo hemos estudiado largamente el Vínculo. Con la ayuda de Kupala podremos romper las cadenas de nuestros Antiguos, permaneced con nosotros o id hacia las piras del Dios Crucificado." Hubo silencio, pero poco a poco una voz tras otra asintieron. Ninguno se sometería a las cadenas de los ancianos. Lugoj se rio y la flor brilló como las estrellas que explotan en la noche. "Primero  gritó  debemos purgarnos del miedo." Se bañó en la sangre de los humanos y saltó el fuego. Todos le seguimos. Esa noche se promulgó el primer Autoris Ritæ y nació el Sabbat. Esa noche nuestros corazones retornaron a nosotros. Se acercó el amanecer, pero no volvimos a las criptas de los antiguos, dormimos en cementerios y cuevas, en el seno de la húmeda madre tierra. Nuestros sires pronto tuvieron noticias de nuestra ausencia y la guerra comenzó pronto. Tomaron mil formas para asustarnos e invocaron mil maldiciones para acobardarnos, pero habíamos saltado el fuego y no teníamos miedo. Acabamos con sus szlachta. Algunos se sometieron y les permitimos unírsenos, pero para que no nos traicionaran les dimos una mezcla de nuestra sangre. En otros sitios, otros vampiros siguieron nuestro ejemplo. Los Brujah, siempre dispuestos a la furia se levantaron en el oeste, llamándose Anarcas. Del Este los Assamitas barrieron las filas de los Antiguos europeos. Y en el sur, la maldición surtió efecto:los glotones Lasombra conocieron la Muerte Final a manos de su progenie. Finalmente, una noche sin luna, con estrellas formando extraños signos y los cometas trazando cifras de mal agüero, acabamos con nuestro progenitor. Sus defensores eran fuertes, pero les vencimos gracias a la sangre que habíamos tomado. Cuando acabamos, estábamos cubiertos hasta los tobillos de carne, sangre y hueso. El poderoso Lugoj desenterró a nuestro Progenitor del Letargo. El Anciano, estaba débil como un niño. Le llevó toda una hora vaciarlo. El legado del clan fue así reclamado, y el mismo Lugoj entró en Letargo prometiéndonos volver en la Ultima Noche. Cuando hablé la última vez de esto con el viejo Ruthven en NY, se mostró reticente y ansioso, siempre fue un canalla débil. Los otros Antediluvianos reaccionaron con rapidez a la destrucción de dos de los suyos. Desplegaron a sus peones y siete de los grandes clanes se unieron en la siete veces maldita Camarilla. Imagina. Vampiros, señores de la tierra, formando un fuero con leyes como una compañía mercantil. Pero esta nunca vista alianza se mostró terriblemente efectiva. Muchos Anarcas fueron metidos en cintura y los Assamitas fueron devueltos al desierto con el rabo entre las piernas.

Para nosotros y los Lasombra, rendirse no era una opción. Habíamos cometido en último crimen y además no teníamos estómago para rendirnos a los Tremere. Nos unimos con ellos y los anarcas Malkavian seguidores de Vasantasena. Los lacayos de los ancianos tenían su secta, nosotros tendríamos la nuestra. Atándonos a través de la Vaulderie, juramos aceptar la Muerte Definitiva antes de entrar mansamente en su redil. Nos refugiamos en los bosques y para despistar a las tropas de la Camarilla arrasamos villas enteras y creamos vampiros. La mayoría murieron, pero los más fuertes se unieron a nuestras filas. Nos desfiguramos y a nuestros esclavos, para fortalecer nuestro coraje nos obligamos a cruzar el fuego una y otra vez. Los aterrorizados campesinos, viendo nuestros Ritæ nos llamaron Sabbat, porque creían que éramos un grupo de brujas y demonios divirtiéndose ruidosamente sobre la tierra. La verdad no era muy distinta. Luchamos duramente, pero en el Renacimiento dejaron de luchar honorablemente llamando a los humanos a la guerra por sus "naciones  estado". No temíamos a los humanos, pero si a sus armas. El que llamó a las armas de fuego "el gran igualador" dijo una gran verdad. Nuestros szlachte cayeron bajo los disparos, yo mismo recuerdo mi primera experiencia con un trabuco. Ni en nuestra tierra conocimos la paz, porque otra plaga la había contaminado, los Turcos. Los otomanos encontraron más llevadera la luna que la cruz. Entre ellos venían los ghouls Assamitas. No es necesario añadir que en esta época apareció el azote de nuestro clan:el Dragón, autoproclamado Príncipe de la Oscuridad. Vlad Drácula. ¡Que mil demonios asen su negra alma! Y mientras nosotros nos habíamos concentrado en nuestra apoteosis, la Camarilla trabajo con seguridad entre el mundo de los mortales. Si su Edad Oscura nos trajo nuestro apogeo, s Era de la Iluminación nos trajo la oscuridad. La rastrera lameculos Camarilla potenció su Mascarada, el mejor modo de atraer a nosotros la ira de los rebaños. Los pocos Cainitas que se atrevieron a mostrar con orgullo su linaje, fueron cazados como animales. En el siglo 19 éramos considerados simples mitos supersticiosos. Pero aún controlábamos a nuestros ghouls y a través de ellos a las casas nobles. En nuestras tierras los humanos aún eran nuestros siervos, como era su deber, hasta el año 1850. Nuestras batallas se hicieron más defensivas porque teníamos que luchar contra la Camarilla y con los pocos antiguos de nuestro clan que no habíamos acertado a destruir. Finalmente, los últimos de nuestro clan se rindieron dejando los Balcanes a su destino, cruzando el Atlántico entre hordas de inmigrantes eslavos. Yo mismo actué de enlace entre el Viejo Mundo y el Nuevo.

Nos fue mejor de lo que nos imaginamos. ¿Qué mejor lugar para nuestra Metamorfosis que una gran colmena? En esos edificios sucios por el humo, habitaban multitudes y no se tenían noticias de la llegada de un inmigrante solitario, o la consecuente desaparición de otros. Después la sangre de los niños medio muertos por trabajar 14 horas nos inducía un cierto letargo agradable y si uno no tenía cuidado, las máquinas siempre podían deshacerse de evidencias indeseables. En nuestro orgullo desmesurado hicimos un último intento de recuperar nuestras tierras. El Archiduque cayó y también innumerables más en las Ardenas y Verdun (recuerdo los festines en las trincheras llenas de gas). La represalia fue rápida:las últimas marionetas Tzimisce de Rusia fueron destruidas en una revolución inspirada por los Brujah. En la siguientes décadas la Camarilla volvió a la guerra de guerrillas. En América muchos inocentes fueron colgados acusados de ser anarquistas bolcheviques. Una nueva raza de cazadores de brujas apareció usando la ciencia contra nosotros. Y después el mundo se deleitó con un hombrecito divertido con un divertido mostachito. ¿Quién o qué fue responsable de Der Führer?. Nosotros no y olvida las acusaciones Brujah de que fueron los Ventrue. A falta de otras evidencias creo que fue un siervo de su propia locura o bien una broma Malkavian que se les escapó de las manos. Irónicamente, entre todo aquello, aunque fuimos expulsados de nuestro refugios se encontró la Pax Vampírica. Me refiero a los campos de concentración. Estos Xanadus en la tierra eran una mezcla de refugio y oasis. Las diferencias de clan o secta eran olvidadas. Como un león bebe en el estanque junto al antílope y al ñu, así lo hicimos Ventrue y Tzimisce, Ravnos y Gangrel, Brujah y Nosferatu y el Inconnu, aunque ahora lo nieguen. Yo mismo me cebé en Auschwitz. Que extraño que unas criaturas tan maltratadas tengan aún tanta sangre en su cuerpo. Que irónico que los hornos crematorios sirvieran para ocultar las evidencias de mis comidas con una prestancia y eficiencia igual que cualquier Mascarada. ¡Y que tipos!. Mengele, el cerdo pomposo. Separaba a los deformes para manipularlos genéticamente. Yo también manipulé a algunos tras hipnotizarles para que no chillaran. Grandes avances se alcanzaron. Mi único pesar fue no poder pagar a los nazis con la misma moneda. Ellos que ensuciaron mi tierra con sus botas, mis rebaños con su alambre de espinos y mis oídos con su ignorancia. Personalmente encontré la sangre SS igual de dulce que la de sus prisioneros, y chillaban igual de alto... Pero todo lo bueno se acaba y el Tercer Reich se cayó, las marionetas de los Idealistas Brujah arrollaron mi tierra natal con sus tanques y me vi obligado a buscar climas más apacibles. La tristeza de ver mi tierra viola se alivió en parte al ver que los antiguos de mi clan y los Señores de las Sombras tuvieron que huir ante el avance soviético.

La postguerra fue, para mi mente, un tiempo de consolidación y estancamiento. Pocos Antiguos Tzimisce sobrevivieron a la 2GM y sus consecuencias. Tengo entendido que se han unido en algo que llaman la Liga de Oradea. Bien, tras esta noche la liga tiene un miembro menos. Nuestra secta ha ganado mucho en la era moderna. La ciencia nos ha ayudado y hemos vuelto las armas de la Camarilla contra sus amos. Hemos combinado las viejas artes con la ciencia moderna para producir las armas más virulentas que el mundo ha visto. Ahora somos capaces de crear ghouls especializados a nivel de virus o bacterias. Nuestra Inquisición busca una moratoria en esta investigación, mientras que la Mano Negra esta a favor. Yo ayudo a mis hermanos de este modo. La Gehena se acerca rápidamente y debemos asegurarnos que la Pestilencia se cobre su deuda el día del Apocalipsis. ¿SIDA? ¿Estreptococos come carnes? ¡Simples prototipos!, como dicen mis camaradas americanos:Aún no has visto nada. Estoy cansado de escribir. Se acerca el amanecer. Estoy soñoliento. Al atardecer me levantaré y bajaré desde estas alturas y caminaré entre los caminos de los bosques de mi tierra ancestral. Mañana un humano morirá gritando para el placer de su amo. Mañana un vampyr caminará entre su rebaño.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconSus diversos grados y de quienes lo poseen. Del segundo capítulo del libro primero del
«uno de los más notables genios que haya dado nunca Persia, pues fue a la vez un gran poeta, un gran erudito y un gran místico1»,...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconL lamado, por el New York Times, uno de los compositores más grandes...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconComunicar significa la transmisión de mensajes entre dos o mas personas...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconEl rasgo mas típico del pensamiento griego es sin duda el sentido...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconEl mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconContienen más fructosa que las anteriores y alcalinos Poderosos por...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconEscribir algo a mi padre en sus 80 cumpleaños es difícil para mí....
«más allá», pero reconozco que hay veces que desearía que ese «más allá» fuese «un ven acá»

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconCreo que lo chido empieza por la mitad y lo más chido está ya como...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconPara su mayor comodidad, pida a su proveedor habitual que le reserve...

Famosos por su maldad. Entre sus miembros más notables está Vlad Tepes, que se separó del clan y la secta. Celebre por su crueldad, ese rasgo es el más habitual iconPodemos elegir entre dos modelos, en el modelo 1 (más indicado para...






© 2015
contactos
l.exam-10.com