1 Concepto del Derecho Civil






descargar 410.81 Kb.
título1 Concepto del Derecho Civil
página1/10
fecha de publicación16.07.2015
tamaño410.81 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10




DERECHO CIVIL
1.1. Concepto del Derecho Civil.
Para saber qué es el Derecho Civil nos remitiremos a la antigua Roma, que, como sabrás, es la cuna del Derecho actual; ya que fueron los romanos los creadores de prácticamente todas las instituciones y figuras jurídicas que hicieron surgir el Derecho, muchas de las cuales, aunque transformadas, aún se conservan.
En Roma se denominaba Jus Civile al Derecho del ciudadano; el vocablo civil proviene de la voz latina civitas, civitatis, que significa ciudad, y al habitante de la ciudad se le denominaba cives, que significa ciudadano, por lo que concluimos que en Roma el Jus Civile era el derecho del ciudadano, es decir, el Derecho Civil tenía una connotación que hacía referencia a determinada categoría de personas (a los ciudadanos), connotación distinta a la actual, ya que el Derecho Civil actual, más que hacer referencia a los ciudadanos, tiene relación, no con personas, sino con una materia.
Según lo anterior, el Jus Civile romano se refería al derecho propio de los ciudadanos romanos, y no era aplicable a quien no cumpliera con esa categoría, como los peregrinos, extranjeros o gentiles.
Dado que el Derecho Civil romano era el derecho del ciudadano, comprendía todo el derecho que a él se le aplicaba, tanto público como privado, sin distingo, inclusive, de materia, tal y como lo detallaremos más adelante.
Para ser ciudadano romano, y determinar a quién se le podía aplicar el Jus Civile, debían cumplir tres estatus, que eran:


  • El status civitatis, es decir, poseer el estado de la ciudad, este status lo tenían quienes eran hijos de padre romano y de madre romana e hijos de justas nupcias. Es evidente que quienes no reunían estas características carecían de este estatus y, por consiguiente, no eran ciudadanos romanos.

  • El status libertatis o estado de libertad que correspondía a quienes eran hombres libres. Es obvio que los esclavos carecían de él.

  • El status familiae, es decir, el estado de familia que correspondía al pater familiae (al padre de familia); pero sólo al padre de familia que era sui iuris, pues si alguien contraía matrimonio y seguía viviendo bajo su hogar paterno se le consideraba alieni iuris, lo que significaba que gozaba de un derecho que le era extraño y veía menoscabada su capacidad jurídica.


En conclusión, podemos afirmar que se consideraba ciudadano romano a quien poseía el status civitatis, el status libertatis y el status familiae.
De conformidad con lo expuesto, podemos afirmar, conforme al jurista Gayo que en su acepción más clásica el Derecho Civil en Roma era:
El derecho que cada pueblo constituye exclusivamente para sí y que es propio de los individuos de cada ciudad.
Es fácil imaginar que a partir de su creación en Roma el Derecho Civil ha sido objeto de innumerables transformaciones y ha ido adquiriendo diversos significados desde la caída de Roma, la Edad Media, el Renacimiento y, especialmente, la etapa posterior a la Revolución Francesa, en la que prácticamente su significado se transformó hasta el que tiene actualmente y que analizaremos posteriormente.
Dentro de estas transformaciones hemos observado, principalmente, que en la actualidad del Derecho Civil se han separado conjuntos importantes de normas, formando así distintas ramas del Derecho independientes del propio Derecho Civil, provocando la emisión de códigos diversos.
Entre tales ramas y códigos, derivados de ellas, podemos mencionar las referentes al Derecho mercantil, Derecho agrario, Derecho laboral, entre otras, muestra de la diversidad de las relaciones humanas y, por supuesto, de la complejidad del Derecho actual.
Afirma el jurista francés Julien Bonnecase que el Derecho Civil “Comprende reglas relativas a la estructura orgánica y al poder de acción de las personas privadas tanto individuales como colectivas, físicas o morales, o a la organización social de la familia y reglas bajo cuyo imperio se desarrollan las relaciones de derecho, derivadas de la vida de la familia, de la apropiación de los bienes y del aprovechamiento de los servicios”.
De acuerdo con lo anterior, y en virtud de que el Derecho Civil se ocupa principalmente de las relaciones jurídicas de las personas, podemos afirmar que podría comprender todo el Derecho; sin embargo, dada la complejidad de las relaciones jurídicas de las personas, afirmamos anteriormente que de él se han separado conjuntos complejos de normas que a su vez han formado otras ramas del Derecho.
En la actualidad el campo del Derecho Civil, ya no es como en la antigua Roma, todo el derecho referido a los ciudadanos, ni tampoco todas las relaciones jurídicas de las personas, sino que su campo como materia jurídica ha quedado delimitado.
En la actualidad entendemos por Derecho Civil, como el conjunto de normas que regulan las relaciones jurídicas de la persona referidas al derecho de la personalidad, los derechos patrimoniales y los derechos familiares.
En otras palabras, el Derecho Civil regula los vínculos jurídicos entre las personas en relación con la misma personalidad, los bienes y la familia. Aunque lo anterior, parece sencillo, si hacemos una reflexión más profunda resulta complejo; imagina en cuántos tipos de relaciones jurídicas asociadas con la personalidad, los derechos patrimoniales o los familiares, puede intervenir una persona, en cuántas relaciones diversas en cantidad y calidad se ve inmersa la actuación humana en lo que a estas materias se refiere.
Por esta complejidad, se desprenden del Derecho Civil lo que podríamos considerar subrayas del mismo, y son:


  • Derecho de personas.

  • Derecho de familia.

  • Derecho de bienes.

  • Derecho de sucesiones.

  • Derecho de obligaciones.

  • Derecho de contratos.


1.2. Evolución histórica e importancia del Derecho Civil.
El Derecho Civil Romano original estaba contenido en la Ley de las Doce Tablas. Sin embargo, durante el desarrollo histórico de Roma fue objeto de interpretaciones por los jurisconsultos, las cuales quedaban incorporadas en las respuestas que proporcionaban a las partes que, para casos concretos, se les solicitaban; estas respuestas constituyeron lo que se conoció como el Derecho honorario jus honorarius.
La evolución del Derecho Romano, se vio truncada por la caída del Imperio, lo que significó no sólo su destrucción, sino también el desmembramiento y descomposición de su sistema jurídico, ya que los pueblos bárbaros fueron estableciendo derechos autónomos en las regiones que dominaron; no obstante, tal Derecho nunca tuvo el desarrollo y grado de perfección que logró el jus civile romano.
A la caída de Roma, el jus civile romano, se vio amenazado y años después se logra compilar con muchas vicisitudes para ser dado a conocer al mundo.
En la época del Cristianismo, después de la caída de Roma, el emperador Justiniano ordena en Bizancio la recopilación que lleva su nombre, Complilación Justiniana, mediante la cual se hace el rescate de lo que los estudiosos conocerán posteriormente como el Corpus Juris Civilis, que consiste en el Derecho Civil romano rescatado de la destrucción. Dicha obra comprendía:


  • Las Instituta.

  • El digesto.

  • El código.

  • Las novelas.


Estas cuatro partes son las que constituyen el Corpus Iuris Civilis. Esta obra de Justiniano será la fuente de conocimiento del Derecho Romano.
Sin embargo, al parecer esta compilación Justiniana se extravió hasta que el monje Irnerio, de la escuela catedralicia de Bolonia, encontró una versión (no se sabe que tan original y completa) alrededor del año 1100, que sirvió para que los compradores y glosadores medievales realizaran su estudio y nos transmitieran posiblemente con alteraciones e interpretaciones lo que como Derecho Romano conocemos en la actualidad.

A través de la compilación de Justiniano y transcripción posterior hecha por Irnerio, el Derecho Romano se recuperó y llegó a nosotros con el nombre de Corpus Juris Civilis y a imitación del cual la Iglesia, en plena Edad Medía, creó su propia legislación bajo el nombre de Corpus Juris Canonici (Código de Derecho Canónico).
Sin embargo, el Corpus Juris Civilis, a partir de la caída de Roma, fue perdiendo vigencia, a tal punto que en la Edad Media prácticamente la había perdido; cumplió la función de transmitir la tradición jurídica romana, ya que gozaba de autoridad a pesar de la existencia de derechos regionales que eran impuestos por los bárbaros invasores.
Los glosadores y posglosadores.
En los siglos XII y XIII, a raíz del descubrimiento del Derecho Romano por Irnerio, se produjo un movimiento importante en pro de su estudio encabezado por los que se conocieron como los glosadores y posglosadores; así, podemos afirmar que ellos eran grupos de juristas que hicieron una labor de sistematización, organización y análisis del Corpus Juris Civilis de Justiniano.
Esta labor se realizaba por medio de notas interlineales o marginales llamadas glosas, de ahí el nombre de glosadores, que al sistematizar, organizar y analizar el Corpus Juris Civilis hacían: interpretaciones, explicaciones de significados hasta señalamiento de contradicciones. Hubo tal euforia por el estudio del Derecho Romano que hay autores que afirman que el número de glosadores llegó a ser de diez mil.
A partir de la mitad del siglo XIII, hasta el año 1500 aproximadamente, estuvo presente la escuela de los posglosadores. Algunos de sus representantes fueron Cino de Pistoya, Bártolo de Saxoferrato y Baldo de Ubaldis, quienes partiendo de la gran glosa, trataron de hacer adaptaciones a las necesidades de su época y a la luz y, bajo la orientación del Derecho Romano, analizaron los derechos regionales vigentes en su época.
A partir de los siglos XV y XVI, surgió en Francia la jurisprudencia humanista, que trataba de investigar el Derecho bajo parámetros estrictamente lógico-racionales, dejando al margen las opiniones de las autoridades medievales.
El Derecho Civil Español.
Es para nosotros importante tener una idea general sobre la evolución del Derecho Civil en España, en virtud de que durante la época de la Colonia muchas de sus leyes nos rigieron.
España fue, durante su desarrollo, habitada por iberos y celtas, colonizada por fenicios y griegos, dominada por los romanos y por los árabes, pero aun cuando tuvieron mucha influencia jurídica, predominó el Derecho que recibieron de sus conquistadores romanos, aunque sin duda, después de la conquista romana, siguieron practicando sus propias tradiciones jurídicas.
Principales obras jurídicas españolas.


  1. El Código de Eurico, que eran leyes de Derecho bárbaro.

  2. El Código de Leovigildo y el Código de Alarico, de manifiesta influencia romana.

  3. El Fuero juzgo de mediados del siglo VI, donde se percibe claramente la tendencia romana, pero sobre todo la influencia del Derecho Canónico, especialmente en lo que respecta al matrimonio.

  4. Durante la dominación árabe se impuso el Derecho musulmán como obligatorio, pero no sería sino hasta después de la dominación árabe cuando aparecen y se desarrollan los Fueros municipales, entre los que se pueden mencionar el Fuero viejo de Castilla, el Fuero de Burgos y el Fuero Real.

  5. Leyes importantes pertenecientes a los siglos XIII y XIV fueron las Siete Partidas, que contienen preceptos de Derecho Romano, Derecho Canónico y disposiciones tomadas de algunos de los Fueros regionales.

  6. Bajo el reinado de los Reyes Católicos se redactan las Ordenanzas Reales de Castilla, y se forman las Leyes de Toro, expedidas por las Cortes.

  7. A principio del siglo XIX se realiza una compilación del Derecho español en la denominada Novísima recopilación de las Leyes de España.


La legislación Civil en la Nueva España.
Con el descubrimiento de América y la inminente conquista y colonización española, la legislación de la Corona Española tuvo, como era de esperarse, vigencia en la Nueva España.
La legislación española estuvo vigente, prácticamente, aun después de la Independencia, hasta que aparecieron los primeros Códigos Civiles.
Dentro de la legislación española vigente en la Nueva España tenemos las Leyes de Toro, la Novísima Recopilación, las Siete Partidas, el Fuero Real y el Fuero Juzgo.
Fue a partir del Virreinato que España pone en vigor, en territorio de la Nueva España, una legislación aplicable en todas las colonias que poseía en América. Esta legislación fue la Recopilación de las Leyes de Indias y la Real Ordenanza de Intendentes en los años 1570 y 1786, respectivamente.
El derecho civil moderno.
A principios del siglo XIX, se presentan a partir de la Revolución Francesa las ideas de los enciclopidistas y la influencia del Derecho natural clásico, así como de las nuevas ideas liberales; inquietud independentista de las colonias americanas.
Se produce, a partir de la mencionada revolución, un movimiento de codificación en Europa, que significa la independización del Derecho Civil del Derecho Romano, surge el liberalismo y el individualismo; se destruyen en forma definitiva las monarquías y se abren paso las naciones estableciéndose la nueva forma de gobierno, que es la República; se gesta el nuevo estado, la división de poderes, y el sufragio.
En efecto, la Asamblea Constituyente crea la Constitución Francesa y surge el Código Civil francés; separando en definitiva el Derecho Público y el Derecho Privado.
El Código Civil francés, también llamado Código de Napoleón, es la obra más importante y significativa del siglo XIX, que servirá de inspiración para muchos códigos europeos, y para prácticamente todos los códigos de los países que recién iniciaban su vida independiente.
El Derecho Civil mexicano después de la Independencia.
Antes de iniciar este punto haremos breve referencia del Derecho encontrado por los españoles antes de la Conquista. La abundancia de tribus y comunidades indígenas hace presumir la existencia de un Derecho fragmentado.
Los antecedentes con que contamos, respecto a la legislación de los aztecas son aportados por historiadores, y sólo se limita a referencias de sus costumbres respecto a esclavos de guerra, usos familiares, rituales para la celebración de matrimonio, parentesco, cuestiones hereditarias, educación y aplicación de penas para algunos delitos, entre otras cosas, sin que podamos afirmar sobre la existencia de una verdadera legislación.
Durante el dominio español mencionamos la legislación aplicable en la nueva España; por lo que a continuación nos centraremos en el propiamente llamado Derecho Civil Mexicano, que no se presenta sino hasta después de la Independencia de México.
En efecto, no fue sino hasta el 13 de diciembre de 1870, cuando se promulga el primer Código Civil para el Distrito y Territorios Federales, antes de este Código hubo algunos proyectos, como el de 1859, que no entró en vigor, aunque es importante decir también que en algunas disposiciones, sobre todo en lo concerniente al Registro Civil, se contenían en las Leyes de Reforma.
Otro Código Civil, anterior al vigente, fue el promulgado el 31 de marzo de 1884 que, entre otras características, regulaba: el otorgamiento de autoridad del marido sobre la mujer; la indisolubilidad del matrimonio la desigualdad de hijos naturales; la propiedad como un Derecho absoluto, entre otros rubros.
Posteriormente, concluida la Revolución Mexicana, se promulga el 30 de agosto de 1928 el Código Civil para el Distrito Federal, que entra en vigor hasta el 10 de octubre de 1932, que se encuentra actualmente en vigor con modificaciones aprobadas por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, del mes de mayo de 2000.
Es importante precisar que este Código, además de las recientes reformas, ha tenido muchas otras. Este Código tiene aplicación para el Distrito Federal, cabe hacer mención que, mediante decreto del 29 de mayo de 2000, cambió la denominación de “Código Civil para el Distrito Federal en materia común y para toda la República en materia federal”, por la de Código Civil Federal, ordenamiento legal, este último cuyas disposiciones regirán en toda la República en asuntos de orden Federal. No obstante que en el presente libro no analizaremos las disposiciones del referido Código Civil Federal, se recomienda que lo consultes a fin de que tengas una visión general de la materia civil.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

1 Concepto del Derecho Civil icon1. Concepto de Derecho Civil. Delimitación

1 Concepto del Derecho Civil iconBibliografía de don Luis Díez-Picazo parte I teoría general. Derecho...
Comentarios a las reformas del Código Civil. El nuevo Título Preliminar y la Ley de 2 de mayo de 1975. VV. Aa. Vol. I, Tecnos, Madrid,...

1 Concepto del Derecho Civil iconTema: cincuenta y dos. Registros. El derecho real de censo: concepto,...

1 Concepto del Derecho Civil iconEl Derecho de la persona es la parte del Derecho civil formada por...

1 Concepto del Derecho Civil iconContenido sistemático del derecho civil

1 Concepto del Derecho Civil iconParte general del derecho civil y personas

1 Concepto del Derecho Civil iconA Concepto del derecho financiero. Su naturaleza

1 Concepto del Derecho Civil iconPrograma de derecho civil VI

1 Concepto del Derecho Civil iconPrograma de especialización en derecho civil

1 Concepto del Derecho Civil iconXxv jornadas nacionales de derecho civil






© 2015
contactos
l.exam-10.com