Biografía de Confucio






descargar 47.44 Kb.
títuloBiografía de Confucio
fecha de publicación09.07.2015
tamaño47.44 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
Un acercamiento al Confucianismo desde una perspectiva cristiana

"Cuando tenía 15 años, puse mi corazón en el aprendizaje; a los 30, estaba firmemente establecido; a los 40 no tenía más dudas; a los 50 sabía el designio del Cielo; a los 60 estaba dispuesto a escucharlo; a los 70 podía seguir lo que mi corazón me indicaba sin transgredir lo que es correcto"

Confucio.

Pablo Rafael López Martínez

Seminario Teológico John Knox

Asignatura: Introducción a la Teología

Introducción.

La penetración de las ideas religiosas orientales en la sociedad moderna es una realidad ineludible. Para el cristianismo es de vital importancia detener el flujo ideológico que azota las comunidades cristianas en formas variadas, desde la televisión con sus programas que realzan las virtudes obtenidas por estas falsas religiones hasta los innegables logros que sus prosélitos alcanzan en la vida diaria.

El presente ensayo habla sobre el tema del confucianismo, como una arista importante de la penetración de las ideologías orientales en nuestra sociedad, compila un resumen de las enseñanzas de Confucio, parte de su biografía y finaliza con una crítica a este sistema de vida desde una perspectiva cristiana.

Biografía de Confucio.


Confucio fue un pensador, educador, político y fundador de la escuela Ru de pensamiento Chino. Sus enseñanzas, preservadas principalmente en el libro Lunyu o Analectas, conforman el pilar de la especulación China sobre la educación y el comportamiento del hombre ideal, cómo un individuo debería interactuar con los demás y conducirse en su vida diaria, así como las formas, tanto de gobierno como de sociedad, en las que deberían involucrarse y participar. Procedente de una familia noble arruinada, a lo largo de su vida alternó períodos en los que ejerció como maestro con otros en los que sirvió como funcionario del pequeño estado de Lu, en el nordeste de China, durante la época de fragmentación del poder bajo la dinastía Chu. Fracasó en sus intentos por atraerse a los príncipes, limitándose su influjo en vida al que consiguió ejercer directamente sobre algunos discípulos.

El nombre real del filósofo y pensador era Kong Zi o Maestro Kung, nombres que, traducidos al latino por monjes Jesuitas siglos después de su muerte hallaron la forma occidental actual, Confucio.

Las fuentes de información sobre la vida de Confucio son una mezcla de hechos ciertos y ficción. Muchas de las leyendas que rodean la figura de Confucio alrededor del siglo II AC fueron recogidas por el historiador de la corte de la Dinastía Han Sima Qian (145-85 AC) en su conocida obra Shiji. Esta colección de relatos comienza citando a Confucio como descendiente de la familia real del estado de Song, de donde su abuelo tuvo que huir de los disturbios que tuvieron lugar en su ciudad natal Song, afincándose en Lu, cerca del actual pueblo de Qufu en el sureste de la actual estado de Shadong, donde la condición de su familia se vio reducida a la pobreza. Confucio, aparentemente nacido como resultado de las plegarias de sus padres por tener un hijo en la colina de Ni (Qiu), conoció la pobreza desde niño, viviendo una infancia humillante, siendo forzado en su adolescencia a asumir trabajos tan “bajos” para la época como el de cuidar ganado o hacer de contable. Aunque existen ciertas dudas sobre la educación recibida, la tradición indica que estudió los rituales Daoistas con el maestro Lao Dan y música con el maestro Chang Hong.

Es sabido que alrededor de su cincuentena, Confucio estaba rodeado por una serie de discípulos a quienes enseñó, además de involucrarse en asuntos de política en el estado de Lu. El número de discípulos de Confucio está rodeado de cierta incertidumbre debido a las diferencias entre las distintas fuentes que citan hasta 3000 (Sima Quian), siendo el mismo historiador el que en otros textos cita solamente 72. Otros textos citan la cifra de 70. Las cifras en cualquier caso, resultan dudosas, ya que el número 72 (cifra también utilizada para fijar la muerte de Confucio) era un número mágico de gran trascendencia en la antigua China.

A la edad de 50, cuando el Duque Ding Lu ostentaba el poder desde el trono, el talento y habilidades de Confucio fueron reconocidos, siendo nombrado Ministro de Obras Públicas en primera instancia, y más adelante Ministro del Crimen. Aparentemente, Confucio ofendió a ciertos miembros de la nobleza de Lu, siendo forzado a dimitir y partir al exilio. Como en otros relatos de la antigua Tradición China, el exilio y el sufrimiento son hechos comunes en las vidas de los héroes de la misma. En compañía de sus discípulos, Confucio dejó Lu y viajó por los estados de Wei, Song, Chen, Cai y Chu, inicialmente buscando un patrono que pudiera darle empleo, pero sólo encontró peligros e indiferencia. Algunos de estos episodios se conservan en el libro de Shiji.

Confucio vuelve a Lu en el 484 AC donde permanecerá el resto de su vida enseñando a sus discípulos, ordenando algunos clásicos antiguos tales como “El Libro de las Canciones” y “El Libro de los Documentos” así como editando los “Anales de la Primavera y el Otoño” la crónica de la corte de Lu.

La importancia de Confucio procede de la difusión de su pensamiento después de su muerte, siendo su pensamiento una respuesta al clima de desorden y de luchas entre señores feudales que impregnaba China en la época.

La doctrina de Confucio se apoya sobre la creencia de que un hombre demuestra su valor desde la práctica de la virtud, la rectitud, el amor, la humanidad, la generosidad y el respeto a los padres y ancestros. No existiendo ningún comentario con respecto a lo que hay "más allá" no es descabellado argumentar que el Confucionismo es más una ética que una religión, no pretendiendo en ningún momento trascender más allá de los estrictamente concerniente a la persona, y en su máxima extensión, a la condición de príncipes y gobernantes.

Desde la exposición derivada de sus viajes, y la percepción generalizada de su respeto a las reglas y buenas costumbres tradicionales Chinas, su fama y conocimientos se extendieron primero por el estado de Lu para más tarde ser conocido y admirado en toda la China Feudal.

Su giro hacia la ética, la moral y la tradición, tuvieron un gran impacto en la época, entre otras razones, debido a que tras largos años de guerras intestinas, la religión se había desvirtuado en gran medida dando paso a creencias mágicas no soportadas por un entramado de pensamiento sólido.

Canonización Póstuma.


No sería hasta muchos años después de la muerte de Confucio, que escritores tales como Sima Tan, Sima Quian y LiuXiang destilarían elementos filosóficos de las enseñanzas del maestro. Del estudio de los textos producidos por los mismos en relación con el Canon confucionista surgieron varias escuelas de pensamiento.

En el año 480 AC, el año después de su muerte, se erigió un templo en honor a Confucio, del cual derivó un culto que más tarde evolucionaría en la adoración de su espíritu. Los sacrificios al espíritu de Confucio formaban parte de un sistema de cultos de sacrificio a otros dioses y espíritus.

En el año 195 AC tiene lugar un importante evento en el proceso de canonización, cuando el emperador fundador de la Dinastía Han (Han Gaozu, reinado 206-195 ac) ofreció un Gran Sacrificio al espíritu de Confucio en su tumba en Qufu. El emperador Han, siguiendo el consejo de Dong Zhongshu (179 104 AC) expulsó de la corte a todos los estudiosos canónicos que predicaban las enseñanzas de libros no Confucianos (llamados Eruditos) estableciendo al Confucianismo de forma tácita como culto único de la corte imperial. El establecimiento del Canon Confucionista como enseñanza única se revelaría más tarde como primordial en la evolución del Confucionismo como ortodoxia, siendo parte integral del sistema de examen de servicio civil como el método más importante de acceso a nombramientos dentro de la burocracia imperial.

Enseñanzas y filosofía confucionistas.


El Confucianismo tuvo más despegue con la partida de su creador. Durante la dinastía Han, la nobleza gobernante halló gran interés en sus enseñanzas, y así vio el modo de asentarse bien en el poder. El emperador Wu Ti convirtió el confucianismo en un culto estatal. Pronto los confucianos ocuparon gran parte de los puestos públicos, la educación se basó en los principios de esta filosofía, se generaron ritos, surgieron lugares de devoción, etc. En el año 630 AD, durante la dinastía Tang, el emperador TaiTsung ordenó construir un templo en honor a Confucio en cada provincia del imperio, con ceremonias, ritos, sacrificios y toda la pompa pertinente. Así prácticamente el confucianismo y su creador, Confucio, empezaron a ser adorados como dioses, como en algún momento Buda o los taoístas también. Otro dato curioso es que el confucianismo tiene textos. Así los Cuatro Libros, recopilados hacia fines del siglo XII AD., aproximadamante, son:

  • La gran sabiduría o Ta Hsueh, era estudiado por los niños en China, constituyendo así la base de toda la educación.

  • La doctrina del justo medio o ChungTung, un tratado el cual justamente habla de cómo la naturaleza humana debía desarrollarse pero moderadamente, generando un control sobre sí misma desde temprana edad.

  • Analectas o Lun Yu, una colección de dichos confucianos, los cuales generan un rápido acercamiento al pensamiento de este filósofo chino.

  • El libro de Mencio o Meng-tzu, escritos, dichos, referencias y legado de Meng-tsé, más conocido como Mencio, uno de los más distinguidos seguidores y discípulos de Confucio.

Además de estos cuatro libros, también se cuenta con los llamados “Cinco Clásicos” (algunos cuentan un total de seis si se considera también al Libro de la Música):

  • Libro de las odas o Chi-King, recolecta algo más de 300 poemas que hablan acerca del estilo de vida entre el 1000 AC al 600 AD

  • El libro de la historia o Chu-King, habla acerca de la historia de China desde la dinastía Sang (hacia el 1760 AC).

  • Libro de los cambios o Yi King, contiene interpretaciones y adivinaciones.

  • El libro de los ritos o Li Kin, contiene toda una amalgama de ritos y ceremonias, así como su respectivo procedimiento.

  • Anales de la primavera y el otoño (ChuntSiu).

La metafísica de Confucio.


El confucianismo, según enseñó su fundador, no es una religión en el sentido tradicional. Es un código ético. La cultura china estaba imbuida de la religión del animismo, la creencia de que los dioses y espíritus viven en las formaciones naturales. Junto con una cosmovisión animista, existía la creencia en el culto a los ancestros. Los espíritus de los muertos debían ser honrados y cuidados por los familiares vivos.

Sin embargo, en sus enseñanzas Confucio evitó los temas espirituales. Se lo puede clasificar como un agnóstico que creía en los espíritus y lo sobrenatural, pero que no estaba interesado en ellos. Tenía una perspectiva humanista y racionalista. "Su posición en asuntos de fe era ésta: todo lo que parecía contrario al sentido común en la tradición popular y todo lo que no servía a algún propósito social capaz de ser descubierto, lo consideraba fríamente". La respuesta a los problemas culturales y sociales se encontraban en la humanidad misma y no en nada sobrenatural.

Un discípulo de Confucio escribió: "El maestro nunca habló de prodigios, hazañas de fuerza, trastornos o espíritus" (Analectas 7:20). Confucio mismo dijo: "Dedicarse apasionadamente al deber que uno tiene para con la humanidad y respetar a los espíritus mientras se mantiene distante de ellos, puede denominarse sabiduría" (Analectas 6:20). "Los puntos de vista de nuestro maestro con relación a la cultura y la demostración exterior de bondad, se nos permite escuchar; pero acerca de la naturaleza del hombre y los caminos del cielo, no nos dirá absolutamente nada" (Analectas 5:12).

Confucio menciona de vez en vez el "mandato del cielo". Aparentemente interpreta esto como la ley natural o el orden moral dentro de las cosas. Los hombres deben buscar vivir dentro de este orden. Uno debe cuidarse de no violar la ley del cielo. Confucio escribió: "A quien se coloca incorrectamente con relación al cielo no le queda ningún medio de expiación" (Analectas 3:13). En el sistema confucianista, un ser divino no tiene un papel significativo; su filosofía está centrada en el hombre y depende del esfuerzo propio. El hombre es suficiente para alcanzar el carácter ideal a través de la educación, el esfuerzo propio y la autorreflexión. La meta de la vida era vivir una buena vida moral. Luego de su muerte, el confucianismo evolucionó, combinando las religiones chinas tradicionales con el budismo para agregar un componente espiritual.

La naturaleza del hombre.


Confucio afirmaba que las virtudes fundamentales del noble son tres: la bondad, que produce alegría y paz interior; la ciencia, que disipa todas las dudas; y la valentía, que ahuyenta todo temor. El pecado original es inconcebible para Confucio, para quien el hombre se encuentra inmerso en un orden meramente natural.

La verdad (es decir, el principio verdadero y racional que se halla en el interior de todos los hombres y en todos por igual) es el camino del cielo, y el principal deber del hombre consiste en meditar sobre ella y descubrirla en todo su contenido y significado. Existe un solo medio para ser sinceros y veraces en todo: alcanzar la virtud, porque sin virtud no existe veracidad ni sinceridad verdadera. Es decir, la virtud en el ser humano es natural y fruto de la propia y precisa voluntad de ser virtuoso. Esto puede conseguirse por medio de la corrección en el trato fraterno, entre otras actitudes y cualidades que son naturales al hombre.

El confucianismo afirma que no basta con cumplir con los deberes personales y familiares, porque cuando alguien puede ser útil en el desempeño de un cargo público, falta a su deber si se aleja de la política.

La filosofía confucianista está edificada sobre la creencia fundamental de que el hombre es básicamente bueno. Las Analectas dicen: "El Maestro dijo: '¿Está la bondad realmente tan lejos? Si realmente quisiéramos la bondad, deberíamos encontrar que está a nuestro lado'" (Analectas 7:29). El discípulo confuciano Mencio desarrolla esto más y dice: "La naturaleza del hombre es naturalmente buena, así como el agua fluye naturalmente hacia abajo" (Chan 52). Esta bondad innata podría ser desarrollada y actualizada mediante la educación, la autorreflexión y la disciplina. El estudio de las seis artes, que incluyen la ceremonia, la música, la arquería, conducir cuádrigas, la escritura y las matemáticas, desarrollaría el carácter de una persona.

Sin embargo, a pesar de la bondad natural del hombre, Confucio enfrentó la realidad sinceramente. Cuestionó el hecho de que fuera posible alguna vez alcanzar el nivel de un verdadero caballero. Confucio dijo: "Yo, por mi parte, aún no he visto a nadie al que le interesara realmente la bondad, ni nadie que realmente aborreciera la maldad" (Analectas 4:6). Se dijo a sí mismo: "En cuanto a ser un sabio divino o un buen hombre, lejos esté de mí hacer atribuirme semejantes cosas" (Analectas 7:33). "El Maestro dijo: 'Los Caminos del verdadero caballero son tres. Yo mismo no he logrado éxito en ninguno de ellos'" (Analectas 14:30).

Para Confucio, la virtud esencial es una fuerza interior innata en el hombre, a la que llamó ren. El ren presenta un aspecto negativo, representado por la máxima "No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti", y un aspecto positivo, representado por la máxima inversa: "Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti".

"No hacer" significa pasividad, y en términos chinos, una actitud negativa.

"Hacer" significa actividad, una actitud positiva.

El ren no tiene un contenido definible al modo occidental, sino que forma parte de la persona, es una fuerza propia y natural de cada uno que le impulsa en la dirección adecuada para el correcto desarrollo y aprovechamiento de la propia vida. Siempre se entiende de un modo positivo y loable, es decir, el ren o es bueno o no se tiene; el ren malo no existe.

Una persona que tiene ren significa que está capacitada para actuar del mejor modo posible según sus propias potencias morales e intelectuales, siempre y cuando escuche su propia conciencia.

Filosofía Política.


La filosofía política de Confucio se asienta sobre la creencia de que el gobernante debería aprender auto-disciplina, debería gobernar a sus súbditos según su propio ejemplo, y debería tratarlos con amor en interés.

Parece aparentemente cierto, que en los días de Confucio, los defensores de métodos en extremo legalistas estaban ganando un amplio número de seguidores entre las clases gobernantes. De esta forma, los avisos de Confucio sobre las consecuencias de una excesiva promulgación de leyes, no deberían ser interpretadas como su no adopción sino como lamento de falta de adopción sobre la rectitud moral del gobernante como eje de la política de estado, lo cual en esas fechas era tremendamente impopular.

No obstante, lo verdaderamente perturbador para Confucio era la percepción de que las instituciones políticas de la época se encontraban en una fase de colapso y total descomposición. Dicho colapso lo atribuía al hecho de que, tanto los que ostentaban el poder en primera persona, como aquellos en cargos subordinados, andaban a la búsqueda constante de títulos y honores de los cuales no se hacían merecedores. De esta forma, se recoge en las Analectas cómo Confucio, interpelado por el gobernante de Qi (estado vecino de Lu) sobre la naturaleza del buen gobierno, este contesto diciendo: “El buen gobierno consiste en que el gobernante sea gobernante, el ministro sea ministro, el padre sea padre, y el hijo sea hijo” (Lunyu – Analectas 12.11). De esta forma, parece claro el hecho de que el sustento principal de la tesis antes mencionada es que el reclamo de un título y el consiguiente intento de participación en el entramado jerárquico al que dicho título confiere acceso, genera la responsabilidad de vivir y obrar tanto para honorar como para dotar de contenido a dicho título. El análisis de Confucio con respecto a la falta de conexión entre los que ostentan o aspiran a un título y la necesidad de corregir dicha circunstancia es comúnmente referido como la teoría zhengming. En las analectas Confucio menciona a su discípulo Zilu, que la primera cosa que el haría, en caso de que tuviera que asumir la gestión de un gobierno, sería la adecuación de todo el estado al zhengming. Existe cierta discrepancia entre varias escuelas de traducción y análisis del Confucionismo sobre la naturaleza del termino zhengming, mientras que para unos sólo hace referencia al nombre o título de las personas o cosas traduciéndolo de hecho en las analectas como “la rectificación de los nombres”, para otros parece evidente que Confucio no se refería únicamente al hecho semántico, sino a la rectificación del comportamiento de las personas, de tal forma que correspondiera al lenguaje y/o palabra o título con el cual se describían a sí mismos. Confucio creía que este tipo de rectificación debía comenzar en la cima del gobierno, ya que era allí donde las discrepancias entre nombre y contenido o naturaleza comenzaban a discrepar. De esta forma, si el comportamiento del gobernante se ve corregido por el mismo, las actitudes de sus subordinados se ajustarían a la realidad de manera casi automática.

Para Confucio, la característica principal de todo buen gobernante era la “virtud”, concebido como un tipo de autoridad moral que permite la captación de adeptos sin ningún uso de la fuerza. Dicha “virtud” adicionalmente autorizaría al gobernante a conservar un buen orden en su reino sin tener que molestarse en demasía debido a la delegación en subordinados leales y efectivos. La manera de mantener y cultivar dicha “virtud real” derivaría de la práctica de los li o rituales, las ceremonias que definían y puntualizaban las vidas de la antigua aristocracia China. Dichas ceremonias incluían; los ritos de sacrificios llevados a cabo en los templos antiguos para expresar gratitud y humildad; las ceremonias de brindis e intercambio de regalos que creaban vínculos entre la nobleza generando una telaraña de obligaciones y deudas; y los actos de educación y decoro, tales como el saludo y el ceder el paso, que identificaban a los que los llevaban a cabo como caballeros.

La ética de Confucio.


Hay tres principios claves que se enfatizan en las enseñanzas de Confucio, los principios de Li, Jen y Chun-Tzu. El término Li tiene varios significados, y suele traducirse como decoro, reverencia, cortesía, ritual o la norma de conducta ideal. Es lo que Confucio consideraba como la norma ideal del comportamiento religioso, moral y social.

El segundo concepto clave es el principio de Jen. Es la virtud fundamental de la enseñanza confucianista. Jen es la virtud de la bondad y la benevolencia. Se expresa mediante el reconocimiento del valor de los demás y la preocupación por ellos, independientemente de su rango o clase. En las Analectas, Confucio resume el principio de Jen en esta afirmación, que suele ser llamada la Regla de Plata: "No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti" (Analectas 15:23). Li brinda la estructura para la interacción moral. Jen lo convierte en un sistema moral.

El tercer concepto importante es el de Chun-Tzu, la idea del verdadero caballero. Es el hombre que vive de acuerdo con las normas éticas más elevadas. El caballero muestra cinco virtudes: autorrespeto, generosidad, sinceridad, persistencia y benevolencia. Sus relaciones se describen de la siguiente forma: como hijo, siempre es leal; como padre, es justo y amable; como oficial, es leal y fiel; como esposo, es recto y justo; y, como amigo, es fiel y discreto.

Si todos los hombres vivieran según los principios de Li y de Jen, y se esforzaran por tener el carácter de un verdadero caballero, la justicia y la armonía gobernarían el imperio.

Culto a los antepasados.


Los confucianos eran practicantes de un culto que giraba alrededor de la adoración a los antepasados y de poderes entre los cuales el Cielo era el más claro. El Señor de lo Alto (Shangdi), que es a veces mencionado, era algo más arcaico. Cuando aparece en los textos de los Cuatro Libros, el Cielo es un poder superior, que no está ni personalizado ni tan separado del mundo. No es algo pasivo, pues de él vienen los mandatos y acciones, pero no es un dios del tipo judeocristiano. El Señor de lo Alto aparece como una divinidad suprema en los huesos adivinatorios de la dinastía Zhou. Los textos confucianos, al remontarse a épocas de la Antigüedad, lo mencionan a veces.

El culto a los antepasados tiene una gran importancia. Implica la creencia de que las almas de los difuntos pueden beneficiar o castigar a sus descendientes. Su evolución posterior lo convirtió en un rito cívico simbólico. Sin embargo, ni Confucio ni Mencio hablan de esa forma del culto a los antepasados. Otro elemento de importancia en el confucianismo es el rey o emperador, también llamado el Hijo del Cielo. Él sería quien mediaría entre el Cielo y los hombres. El gobernante chino tiene el mandato y con él la autoridad de celebrar ritos.

Armonía con el cosmos.


Según el confucianismo, el hombre debe armonizarse con el cosmos, es decir, estar de acuerdo a lo ordenado por el Cielo. Para ello, debe autoperfeccionarse mediante la introspección y el estudio. Si el hombre lo logra, tendrá conocimiento de sí mismo y de los deseos del Cielo, lo que le servirá para desarrollar su Li, que significa los ritos, las ceremonias, la rectitud y las buenas formas interiorizadas. El Li es útil para desarrollar el Ren que se podría traducir por «buenos sentimientos hacia los demás hombres». La práctica del Ren supone las virtudes Zhong y Shu, que se traducen aproximadamente como ‘lealtad’ y ‘perdón’, o como ‘fidelidad’ y ‘compasión’. Si el hombre tiene Ren, podrá fácilmente practicar la justicia, los buenos principios, llamados Yi.

El Yi y el Li.


En el confucianismo, Yi se opone a Li, siendo este último de diferente tono y grafía al Li anteriormente citado que significa ritos o ceremonia. El Li opuesto a Yi significa beneficio, ganancia, lo que supone alejamiento de la generosidad que exige Ren. El hombre que practica las anteriores virtudes es un Junzi, un hombre superior. El término viene de las clasificaciones jerárquicas que denotaban a los nobles y caballeros. Se opone a Shunin, los plebeyos. Sin embargo, en el confucianismo el término resalta superioridad moral, sin relación al origen social. El Junzi sería educado y justo, la (virtud) le sería inherente y siempre estaría en el Justo Medio, que indicaba la necesidad de moderación en todo. Además, el Junzi conoce y respeta los mandatos del Cielo, y conoce el propio.

El confucianismo nos sostiene que hay pocos hombres superiores y que la mayoría la conforman los Xiaoren, literalmente hombrecillos. Ellos son hombres vulgares que no se elevan a lo mejor de la humanidad. Debido a esto, el hombre superior tiene la misión de ocupar cargos públicos para poder dirigir a la sociedad. Este punto es importante ya que la burocracia de la China posterior llegó a identificarse mucho con esta idea, dando lugar a gran espíritu de servicio en las buenas épocas. Sin embargo, en los tiempos de decadencia, como pudieron verlo los europeos en el siglo XIX, era mayormente una doctrina seca e hipócrita, muy lejos de los pensamientos del confucianismo.

La sociedad en el confucianismo.


El confucianismo ve solamente al hombre realizado en tanto ser social que ocupa un puesto y desempeña una función, no como un ser aislado. En la idea confuciana de la sociedad utópica, la jerarquía no es sólo social, sino también moral. En la China antigua, la familia no era un núcleo reducido, sino un gran clan, muchos de sus miembros vivían bajo un mismo techo, reconocían un antepasado en común y mantenían vínculos con otros grupos del mismo origen.

Una familia así era una prefiguración del Estado. Así, la familia era vista como un pequeño reino con jerarquías, protocolos y métodos de gobierno, y el Estado como una gran familia en la que debe haber afectos, relaciones y obligaciones morales. En la familia, los miembros están jerarquizados mediante un complejo sistema. Para el confucianismo, el aprecio, el amor y las relaciones que había entre los miembros debían estar graduadas según cada persona, su puesto, etc. En consecuencia, había términos para significar el amor por los padres o piedad filial (Xiao), el amor de los padres por sus hijos (Ci), etc.

El aprendizaje del hombre superior se iniciaba en la familia y dificultosamente podrá el hombre gobernar el Estado si no puede gobernar primero su familia.

A pesar de lo dicho anteriormente, para los confucianos todos los hombres son de naturaleza básicamente igual, independiente de su posición o lugar de nacimiento. Pero no pueden mantenerse iguales ya que sería perjudicial para el buen funcionamiento social.

El objetivo del Maestro era la restauración de un gobierno justo y la revivificación de la sociedad a través del cultivo de las virtudes.

Pensaba que la eficacia de su proyecto residía en el ejemplo personal; por esto, la clase gobernante debía cultivar las virtudes de la persona ejemplar. Advirtió las consecuencias sociales de ostentar el poder sólo en beneficio propio, pasando por encima de la piedad y de la justicia.

Confucio creía en la regeneración de las conciencias pública y privada mediante la educación, y en la influencia de ideales culturales unificados. La educación en su conjunto constituía el valor primordial del individuo y de los grupos sociales: la familia, la comunidad y la nación.

Métodos del confucianismo


Los medios para alcanzar la máxima excelencia o Zhishan eran dos: el estudio y la introspección, entendida como un mirar hacia dentro, es decir, el conocimiento pleno de uno mismo.

El estudio de textos antiguos y de las lecciones de los sabios y la naturaleza es la base de la mejora individual. Además, sirve como soporte para la introspección porque el hombre debe ver qué hay de bueno dentro de sí y desarrollarlo. La bondad natural humana, capital en las enseñanzas de Mencio, parte del mismo principio de que lo bueno se encuentra dentro del hombre y que debe ser descubierto usando la introspección. Así, un hombre superior podrá obtener Ren y Li.

También el confucianismo da gran importancia a los ritos. Al ser una forma de conservar el pasado mítico que fue legado, el confucianismo apoya que se los siga practicando y les da nuevos valores. Eran vistos por los confucianos como un símbolo de jerarquía y poder. Además, son un método de autodisciplina y dominio de uno mismo, al hacer que el individuo deba realizar algo de una manera precisa.

Los ritos garantizan que la sociedad y el Estado funcionen correctamente, ya que las acciones del gobierno deben tener orden y jerarquía.

La rectificación de los nombres


Para el confucianismo, la rectificación de los nombres es el principio y la consecuencia de muchas de sus ideas. Su fundamento es el siguiente: las palabras tienen significados precisos y, por eso, si se denomina a una cosa con un significante que no le corresponde, se comete un error.

Esta idea se desarrolla hasta llegar a los temas que más interesan a los confucianos. Por ejemplo, si a un usurpador se le llama rey, se comete un error, ya que no es un verdadero rey. Lo mismo sucede si un rey legítimo no se comporta como tal. También esta idea vale para un padre que no se comporta como padre, un hijo que no se comporta como hijo, etc. Así, la rectificación de los nombres se transforma en una herramienta para corregir a la sociedad y evitar que sea engañada.

El confucianismo desde la cosmovisión bíblica.


La crítica al confucianismo tal y como lo ensenó Confucio debería comenzar basada en que esta enseñanza no es una religión, sino más bien un conjunto de enseñanzas éticas y morales para la vida en sociedad del hombre; sin embargo, la evolución que sufrieron sus enseñanzas hacen más intrincada la práctica del confucianismo y por lo tanto su crítica se hace más extensa.

Es de vital importancia aclarar que Confucio no tuvo la intención de formar un sistema religioso, sino que sólo se circunscribió a la vida cotidiana de las personas y como máxima expresión a los príncipes y gobernantes. La canonización póstuma de Confucio así como la diseminación de las enseñanzas de sus seguidores fueron las causas de la fundación del confucianismo como sistema religioso. La construcción de un templo en su honor un año después de su muerte, así como los sacrificios que de ahí en lo adelante se realizarían a su espíritu son la base de la creencia idolátrica en su persona.

Sin embargo, el resumen de la crítica al confucianismo como sistema de vida y no tanto como sistema religioso, que es por demás la esencia de la penetración en occidente, radica en que no se puede tener práctica confucianistas sin confucianismo como religión.

La penetración exitosa de las ideas morales del confucionismo en la sociedad moderna está en gran parte dada por las tan buenas características de los hombres que practican tales creencias, es de importancia resaltar que estos resultados son los mismos que podría alcanzar un buen hijo de Dios, sin embargo a la sociedad moderna le molesta aceptar que la moralidad sea sólo el fruto de la obediencia al verdadero Dios, por esa razón busca estos resultados en filosofías que “logren” en el hombre estas características sin tener a Dios como causa directa de ellas.

Las enseñanzas como el confucionismo sugieren al hombre moderno que es posible y además saludable separar los patrones de comportamiento del cristianismo y al nombre de Cristo. Sin la autoridad de Cristo la humanidad sólo puede comparar ideas, y la moralidad se vuelve una cuestión de opinión, unos dicen que algo es malo y otros dicen lo contrario, no hay un patrón. La verdad que es obligatoria promulgar y la única en esencia y práctica es que los mandatos divinos son la verdad y lo son debido a que proceden de Dios. Jesús es la autoridad detrás de sus órdenes y las personas deben entender esto o estarán en un estado de falsa realidad. Si se elimina la autoridad explícita de Jesús detrás de sus ordenanzas no existirá base para ordenar el cumplimiento de cualquiera de sus mandatos, por muy humanitarios, lógicos o buenos que estos les parezcan a los hombres. En la actualidad es muy común encontrar la idea de que la enseñanza de la moralidad traerá buenas consecuencias para todos los seres humanos; esta idea pasa por alto el hecho de que Satanás no está contra la moralidad o su enseñanza en alguna forma, sino contra el mismo Jesucristo. Un hombre puede vivir íntegramente toda su vida y sin embargo es conocido que irá al infierno cuando muera; es Jesús lo que se necesita no para una vida moral, sino para la salvación de los hombres. Los hombres realmente regenerados tendrán comportamientos que reflejarán la transformación que el Espíritu Santo ha obrado en ellos y como resultado vivirán vidas moralmente correctas; suponer que existe un camino hacia el mejoramiento humano a través de enseñanzas morales y dejando fuera a Jesucristo es un error humanista común, y obviamente uno de los puntos en contra del confucianismo.

Bibliografía


Cleary, Thomas, Confucio esencial. El corazón de las nseñanzas de Confucio ordenadas según el I Ching, Ed. Planeta, 1996, Buenos Aires.

Morales, José, Teología de las religiones. http://www.conoze.com/doc.php?doc=1441

Analects of Confucius. New York: Harper Collins Publishers, 1992.

Chung, Tsai, Confucius Speaks. New York: Anchor Books 1996.

Harper, Collins, Dictionary of Religion. San Francisco: Harper Collins Publishers, 1995.

Wilson, Epiphanius, The Wisdom of Confucius. New York: Avenel Books, 1982.

Aiken, Charles F, The Catholic Encyclopedia. Vol. 1, Robert Appleton Company, New York, 1907.

Smith, Houston, Las religiones del mundo, Editorial Océano, México, 1999.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Biografía de Confucio iconBiografía

Biografía de Confucio iconBiografía

Biografía de Confucio iconEntrevista biografia

Biografía de Confucio iconIndice biografia

Biografía de Confucio iconBiografía de Maná

Biografía de Confucio iconBiografía Shakira

Biografía de Confucio iconBiografía de Javier Zabala

Biografía de Confucio iconBiografía leonardo da vinci

Biografía de Confucio iconBiografia actualizada de gudiela

Biografía de Confucio icon1. Lee la siguiente biografía






© 2015
contactos
l.exam-10.com