Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad






descargar 384.93 Kb.
títuloTeología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad
página1/13
fecha de publicación25.06.2015
tamaño384.93 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13




Ignacio Darnaude Rojas-Marcos

TEOLOGÍA ALIENÍGENA




CONCEPTO DE DIOS SEGÚN LOS EXTRATERRESTRES

FÍSICA DE LA DEIDAD



Como vano intento de formular en lenguaje humano lo inexpresable , asimilaremos la Conciencia Universal al modo de una línea isotrópica paralela a sí misma , que vibra ortogonalmente a su propio esquema geométrico. O , en paralela versión metafórica , como un haz de ejes en el que los puntos de intersección de las líneas se sitúan en todas partes simultáneamente. Como efecto de la vibración del Centro de los Centros en el punto infinito del universo , su emanación energética ejerce una irresistible presión sobre el cosmos , e impregna el espacio y las espirales galácticas ( 10 ). [ Véase la referencia número diez en el repertorio final de obras consultadas para la confección de este trabajo].

El Insondable funciona al estilo de un holograma de complejidad infinita , cuyas partes reproducen el conjunto , inmanente en el Todo. Y se manifiesta como el alma infini-dimensional del omniverso , o conglomerado de los inacabables niveles frecuenciales paralelos , coexistentes , habitados y mutuamente interpenetrados ( ocupantes del mismo hiperespacio ). Según tal esquema , el Uno se asimilaría a un campo de fuerzas isotrópico y pluridimensional ; en otras palabras , un sistema ubicuo de ejes del que parten infinitas líneas de fuerza en todas las direcciones espaciales y dimensionales. El corazón de tan sobrecogedor ensamblaje axial goza de omnipresencia y palpita hasta en los más remotos confines de la Realidad , por lo que paradójicamente el núcleo teocrático ocupa toda la inmensidad de la esfera de lo creado , y hasta del arcano sector de Lo No Manifestado. ( 10 ).

Los componentes energéticos del gran objeto cosmogónico no escapan a la ubicuidad del Hipercentro ( situarse en todas partes al mismo tiempo ) , y operan en el eterno presente intramuros de la anatomía divina , la que ha sido felizmente definida como “una hiperesfera multidimensional con el centro en cualquier parte y la superficie en ninguna”. La deidad se nos muestra de esta manera tal una figura inmanente. Y al no desbordar los campos energéticos el hábitat dimensional del Increado , todas las líneas de fuerza vibran sin remisión en el seno del Ser Macrocósmico. ( 10 ).

Pero como en este contexto carecen de sentido los conceptos de “exterior” e “interior” , y al constituir el modelo cósmico una conjunción omnipresente de vectores de energía , las flechas energéticas derivadas del isotropismo de la Matriz Central han de oscilar necesariamente en un recinto único. Nos cabe pues definir a la Unisfera como un punto polidimensional de vibración infinita. ( 10 ).

Por otra parte la confluencia de líneas de fuerza en un área concreta origina la torsión del espacio físico en dicho lugar. La divinosfera sería por consiguiente un inagotable campo de acciones energéticas que vibra en un punto infinito y produce la constante deformación del espacio. Ejerce a la vez su perenne influencia sobre la insondable esfera de Lo No Manifestado , ocasionando la emanación de energía primigenia , que se transmutará de forma descendente en entes vibratorios de menor orden , y al final de la escala en materia sólida. ( 10 ).

De este modo si la Causa Primera no existiese , nada sensorial ni intangible surgiría en el reino de Lo Manifestado. El Generador de la energía universal controla asimismo como hemos dicho Lo Inmanifestado : las infinitas configuraciones ontológicas -de inimaginable diversidad- latentes en potencia , ya proyectadas por la Mente Universal , pero que todavía no gozan del atributo adicional de la existencia fáctica. (10 ).

El Absoluto es el hacedor de las corrientes energéticas que vivifican tanto las infinitas dimensiones habitadas del pluricosmos como los entes potenciales implícitos , ya concebidos y “aparcados” en el ámbito incognoscible de Lo Inmanifestado. En el alba de la creación la Vibración Cósmica puso en juego el poder necesario para la mutación del espacio virgen , dando así nacimiento a la materia , que es espacio deformado. ( 10 ).

Todo proviene del Espíritu Universal , y tras el desarrollo viviendo experiencias polifacéticas en la cadena de mundos sucesivos , retorna finalmente a Dios en un estado cuasi perfecto de superevolución. (10).

Una fabulosa energía interpenetra los sistemas galácticos y dimensionales y ejerce una gloriosa presión interna sobre la realidad cósmica , resultado de la vibración del campo de fuerzas de la deidad en el punto infinito del hipercosmos. ( 10 ).

En el universo en expansión las galaxias huyen entre sí con movimiento acelerado , debido a una generación continua de energía lumínica en el seno del cosmos. A la par que se aleja una nebulosa , el espacio deformado que en su día se transformó en materia estelar tiende a volver a su estado inicial de espacio primordial , de acuerdo con la ley de rotación de masas en un campo magnético. Así se reconstituye la energía libre que previamente se coaguló en átomos físicos. Semejante metamorfosis se plasma en forma de luz , cuyo poder ondulatorio decrece normalmente hasta diluirse en la situación de entropía máxima. ( 10 ).

El resplandor del sol es en última instancia materia en proceso de reconversión en espacio primigenio no deformado. La luz repele los campos magnéticos , por lo que la energía fotónica de cientos de miles de millones de estrellas produce un inmenso empuje de repulsión en los vastos campos magnéticos asociados a las espirales de soles. Esta lumínica presión interna separa a las nebulosas unas de otras , dando lugar , como una posibilidad , al eventual movimiento periódico de sístole y diástole en un universo oscilante. ( 10 ).

La Matriz Cósmica es el origen de todos los sistemas energéticos de la Creación. Y su esencia es el amor , la heterocéntrica influencia empática que fluye como la Energía Crística contemplada en el Plan Divino y deifica todo cuanto toca. ( 19 ).

Eres sin exageración alguna el Hacedor mismo. El Camino , la Verdad y la Vida habita en tu tabernáculo íntimo , y sus atributos , sabiduría y facultades latentes te las ha adjudicado la Unicidad Suprema por generosa delegación de poder. La libre decisión de cultivar meritocráticamente las cualidades divinas potenciales , o preferir por el contrario que los dones teológicos subyacentes se atrofien por no ejercitarlos , te corresponde sólo a ti y al eventual esfuerzo que estés , o no , dispuesto a aplicar en un avance ganado a pulso hacia las Alturas ; o incluso retroceder en un anticósmico proceso involutivo. ( 4 ).

La Matriz Infinita no es propiamente humana , aunque exprese sus facetas y particularidades a través de los mortales. Tampoco es un ser individual , sino más bien cierta estructura o gestalt de energías , y una masa piramidal de conciencia colectiva. ( 18 ).

La expansión del cosmos nada tiene que ver con nuestro espacio tridimensional , sino con una pirámide psíquica de estados de conciencia , interrelacionada y en perenne crecimiento , que genera universos y seres dotados de inteligencia , comprensión y validez eterna. ( 18 ).

Este conjunto integrado , cuya naturaleza profunda es de carácter mental , y que se desenvuelve en permanente expansión , es a lo que llamamos Dios , principio que se desdobla y proyecta sin cesar en sus creaciones y criaturas , para reconstruirse de nuevo sin pérdida de sustancia teológica. Su inconcebible energía constituye el tejido de los mundos , y palpita en el interior y aún más allá de los universos , sistemas energéticos y campos de fuerza , por lo que el Omnisciente protagoniza por sí mismo -como afirma el evangelio- la muerte de cualquier humilde gorrión , ya que en todos sus términos el Inefable es cada pájaro que se desploma fulminado del cielo. ( 18 ).

La vida o principio animador de los seres posee un componente eléctrico aparejado con otro magnético , al igual que la materia. Lo que entendemos por Dios es este mismo campo primordial de fuerzas electro-magnéticas que interpenetra todo lo que existe. ( 27 ).

La Primera Causa no es un ser personal dotado de morfología concreta , sino un inconcebible complejo de energía espiritual emanada del Hipercentro , influencia que vitaliza eternamente la totalidad de la cosmosfera. El omnipresente campo de fuerzas divino crea continuamente y jamás permanece estático. Si se pudiera definir al Absoluto por sus actitudes , el Inexpresable sería el amor ilimitado e incondicional que el Dispensador infunde a los elementos de la Creación , y es al mismo tiempo el núcleo de atributos teocráticos implícitos que energiza el tabernáculo interno de todos los seres. ( 24 ).
TEODICEA CARTESIANA


Dios simplemente es“. Tan paradójico epigrama expresa la concepción más exacta de la divinidad de que es capaz el espíritu humano , por cuanto implica la comprensión de que nada es excepto el Ser Cosmogónico , y de que todo lo demás tiene el ser en y vive a través de la deidad. “Todo lo que existe no existe , porque en rigor sólo existe Dios”. Nada existe salvo Su existencia. La intrínseca condición de ser del cosmos y sus criaturas representa , por un proceso de reflexión , la propia sustantividad ontológica del Hacedor. ( 2 ).

El Espíritu Universal no ha creado al hombre sólo por el hombre mismo , sino que lo ha lanzado a la existencia con la generosa intención de que el homo sapiens se exprese en los mundos cual instrumento autocrático y dinámico de Sus propios designios divinos. Y que al mismo tiempo manifieste y desarrolle a lo largo de la carrera evolutiva Sus atributos deíficos , insuflados en estado latente en el más hondo abismo espiritual de las criaturas. ( 8 ).

En otro orden de cosas , el hombre sólo logrará entender los fenómenos de la Naturaleza cuando comprenda la genuina naturaleza de su Animador. Nada resulta inalcanzable para la omnipotencia del Intemporal. El Ser Macrodimensional da nacimiento no sólamente al espíritu , la energía y la materia , sino que de igual modo se ha desdoblado a Sí mismo , focalizando sus atributos teológicos en toda una gama de “Hijos” que le asisten , cual ejecutivos adjuntos del Padre , en la creación y gerencia de la exosfera , encumbradas jerarquías subdivinas de facultades y sustancia ontológica comparables a la del Sumo Hacedor , de las que a su vez emergen , mediante su dadivosa delegación de poder , otras formas de vida de inferior rango. ( 10 ).

Todo átomo , roca , vegetal , animal , ser viviente , persona , ángel , arcángel , planeta , estrella , nebulosa , cúmulo de galaxias o universo paralelo , corporeiza y acrecienta mediante el proceso evolutivo un abanico de cualidades , aspectos o particularidades del Punto Central , el mosaico infinito de atributos y características contenidos en el Supremo. ( 7 ).

Del pensamiento contemplativo , que representa el amor de Dios a sí mismo , emergió el proyecto de una multiplicación creativa de su propia naturaleza ontológica. Y esta autotransformación , energizada por el amor ( el parámetro consubstancial con su más intrínseca seña de identidad ) , devino en una descentralización cualitativa de su esencia lóvica más definitoria , lo que significó el enriquecimiento de sí mismo a través de la invención del universo y sus criaturas. ( 9 ).

La compleja reduplicación del ente divino , su desenvolvimiento expansivo en el eterno presente , tiene su raison d´etre en los seres , quienes incorporan en su sima interna un fragmento activo ( y con todas las propiedades de la deidad en “hibernación” temporal ) de la Mente Universal , a través de cuyo poder delegado se plasman en el esquema de las cosas las innumerables facetas ontológicas de la Unicidad. ( 9 ).

El Espíritu Infinito es consciente de sí mismo mediante la identificación con sus chispas divinas individualizadas ( mónadas a las que ha efusionado sus propios atributos en estado de latencia ; poderes que los individuos harán realidad fáctica en su escalada evolutiva ). Pero también se autocontempla a través de algo más. El inefable acervo energético de la esencia teocrática funciona en este sentido y a todos los efectos , en parte y a nuestro modesto nivel , al estilo de una deidad personal. ( 18 ).

Lo que solemos entender por Dios es la emanación original -o el “Hijo” primigenio- del Ente Supremo. Digamos para entendernos que dicha figura de la deidad actúa al modo de una jerarquía subdivina desgajada de la inconmensurable globalidad del Yo Soy. El Hijo devendría así el representante directo del I Am en la cúspide de la escala vibratoria del espíritu. Se trata de una focalización o desdoble único del Yo Soy que se expresa en múltiples manifestaciones , perpetuamente subordinada a sus propias leyes universales , que se cumplen sin excepción. ( 15 ).
El Increado , empero , se faculta a sí mismo para introducir modificaciones lógicas y necesarias en los mecanismos reguladores del cosmos , en orden a la optimización de la Totalidad Panteísta. La intervención teológica , bien directa o descentralizada a través de la delegación de poder en los oportunos lugartenientes ( la miríada de ejecutivos cosmosféricos que se responsabilizan de la planificación , diseño , creación , gobierno , mantenimiento y control de los mundos y seres ( elohims , avatares , ángeles , extraterrestres , etc. ) ) , se lleva a cabo no mediante el ejercicio de decisiones autocráticas y caprichosas , sino con un exquisito respeto a la racionalidad y al ordenamiento jurídico en sentido amplio vigente en la divinosfera. ( 15 ).

El Dispensador , cuando resulta procedente y mejora el conjunto , incide intencionalmente en su creación. Pero organiza con la máxima eficiencia tanto sus justificadas actuaciones puntuales como las de sus colaboradores subordinados , de tal modo que jamás se violen las normas cósmicas por Él mismo instituidas. Cuidando sobremanera , además , de que no quede en el universo la menor huella tangible de la intromisión de su mano gerencial ( Ley de la Acción Elusiva ) , con ánimo de que siempre parezca , al que prefiera interpretarlo así , que “las cosas marchan por sí mismas espontáneamente” , sin que haya menester autoridad mitológica alguna. De este modo se preserva el libre albedrío del hombre , su posibilidad de elección entre la fe o el nihilismo. ( 15 ).

Los universos alternativos , cúmulos de galaxias , nebulosas , soles , planetas , satélites , planos dimensionales y esferas vibratorias , rebosantes de seres vivos afanados en la evolución que enaltecen el pluriverso , equivalen al cuerpo anatómico del Ser Macrocósmico , a las células en la fisiología del organismo divino. ( 11 ).
Dios es , por llamarlo de algún modo , Todo-Lo-Que-Existe. Y a la par representa también la conciencia del omniverso , o agregado de los innumerables sistemas de realidad que conviven en la unisfera. En el sentido más preciso , All-That-Is es el infiniverso , y a su vez el insondable multicosmos es Dios. ( 20 ).

El Ser Universal consciente de sí mismo es en parte una summa de Todo-Lo-Que-Hay , y por ende la realidad potencial de Lo No Manifestado , el proyecto de los entes ya concebidos por lo Alto que pudieran emerger a la existencia fáctica en la eternidad. Todos los elementos del multicosmos , tanto los animados como aquellos aparentemente inertes , comparten una porción individualizada de la Causa sin Causa ( chispa interna que incorpora los atributos divinos “en hibernación” hasta su gradual despliegue en la aventura evolutiva ) , y participan activamente en la composición íntima y sustantividad propia de la Conciencia Universal , al aportar a ésta la opulencia de su sabiduría acumulada por la experiencia de mundo en mundo , sus actitudes , reacciones ante los eventos de la vida , y aprendizajes privativos , originales y fastuosamente únicos. ( 20 ).
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad icon«Teología cuántica. Implicaciones espirituales de la nueva física», de
«Un error sobre las cosas del mundo, repercute en un error respecto a Dios», así lo repite varias veces Tomás de Aquino a lo largo...

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconEn la presencia de Dios. Elementos de teología de la vida espiritual

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconLa teología bíblica de la sexualidad en El Cantar de los Cantares
«el deleite», Génesis 18. 12) y hasta emplea los mismos términos para el deleite del alma en Dios (Salmos 36. 9; cf vocablos parecidos...

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconLos extraterrestres ya no nos quieren

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconColosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías...

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad icon) Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas,...

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconLa unicidad de Dios en el pensamiento náhuatl según Nezahualcóyotl

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad icon¿ Presumes de llevarte bien con los extraterrestres ?

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad icon¿ Presumes de llevarte bien con los extraterrestres ?

Teología alienígena concepto de dios según los extraterrestres física de la deidad iconEsto significa que tampoco los que se hacen llamar "contactados"se...






© 2015
contactos
l.exam-10.com