Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual






descargar 276.34 Kb.
títuloImpacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual
página8/8
fecha de publicación10.04.2017
tamaño276.34 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8
¿Cómo es la relación de los jóvenes con la Iglesia?

En esta última década, haciendo una vista y análisis general, por arriba, se puede decir que los jóvenes están cada vez más alejados de la Iglesia. Esto se puede decir ya que, se ve que los propios jóvenes muestran desinterés por la participación en actos cristianos o en la Iglesia. Esto se debe a que están influenciados por una corriente nueva materialista y libertinaje, que hace que estos se vayan alejando cada vez más de la Iglesia y de sus actos cristianos. Pero en un análisis profundo, incluyendo encuestas hacia los jóvenes se puede descubrir que estos verdaderamente se están alejando de la Iglesia, pero no de Dios, sienten una fuerte duda y transformación cuando se les habla sobre esto. Son creyentes sin ir a las “misas de cada sábado”. Entonces se puede decir que los jóvenes sienten como un “miedo interior” con los temas religiosos, ya que confunden lo religioso con lo paranormal, y también porque la ciencia de hoy en día está cada vez más avanzada y tiene pruebas o teorías sobre una creación “más realista” de la tierra, lo que provoca esta duda en los jóvenes, sin embargo estos no dejan de pensar que hay una imagen mayor a ellos, Dios, pero dejan de participar en la Iglesia por esta competencia entre la religión y la ciencia, que los pone de esa forma.
Objetivos:
1. Analizar desde una vista profunda la relación entre los jóvenes con la Iglesia, o con Dios.
2. Poder llegar a conclusiones que puedan explicar esta pregunta.
3. Analizar pensamientos de algunos autores o figuras sobre este tema.
4. Informar a la sociedad sobre lo investigado.
5. Mostrar encuestas sobre las creencias de los jóvenes.

Información, justificación y respuesta a la pregunta:
Ante todo, se puede responder viendo algunos hechos concretos. Si observamos detenidamente los multitudinarios encuentros que ha tenido el Santo Padre con la juventud, y en especial en este año jubilar, nos damos cuenta que la juventud no se aleja de la Iglesia. 

Por otra parte, no podemos olvidar el gran porcentaje de chicos y chicas que en las últimas décadas se han apartado de la Iglesia. Sin embargo, esto no quiere decir que la Iglesia los haya perdido. El materialismo y el libertinaje que se acentúan en nuestra sociedad, son las principales causas de este alejamiento. 

Por otra parte, nos encontramos con un factor curioso, dado que los jóvenes que, en cierta etapa de su existencia dejan de lado la vida en la Iglesia, con el paso del tiempo regresan a ella, al darse cuenta de que no hay otra verdad más que Cristo y su Iglesia.

Podemos decir que el joven, por su dinamismo y vitalidad, responde rápido a la llamada de evangelizar a los que no conocen a Dios. Así, nos encontramos con fuertes y sólidos grupos parroquiales, misioneros jóvenes, catequistas, aquí hay que tener en cuenta, también, la vida de oración. No se puede ir por la vida simplemente con un activismo pragmático. Hay que saber compaginar bien la acción con la oración. Esto depende de la Iglesia, y más concretamente del sacerdote. Allí donde hay un sacerdote santo y celoso, por lógica se encuentra una juventud santa e intrépida, capaz de olvidarse de sí misma para entregarse al prójimo sin medida. Pero por el contrario, allí donde parece que la Iglesia ha perdido a la juventud, quizás la clave para superar esta escasez está en intensificar la unión con Dios, para que una vez que el joven llene su corazón de Dios, sienta un fuego que le queme y le haga transmitir su experiencia a los demás.

La Iglesia no ha perdido a los jóvenes. Sólo habría que recordar personal de tantos jóvenes que, cansados de una vida religiosa promulgada por la Iglesia buscan desesperadamente alguien que les habla de DIOS. Ese alguien, ahora, se llama Benedicto XVI, por eso le siguen. Basta con ver los encuentros del Papa con los jóvenes para darse cuenta de la sed que ellos tienen de seguir ayudando a la Iglesia.

Más bien sería la juventud la que ha perdido a la Iglesia. Es cierto que en las últimas décadas la sociedad ha sufrido una profunda revolución. Las ideologías materialistas y ateas de principios de siglo, la confusión de los años sesenta y la provocada por algunas interpretaciones erróneas del mensaje del Concilio, etc., han ido dando paso a una sociedad cada vez más secularizada, en la que Dios ha quedado al margen. Los jóvenes de hoy sufren las consecuencias de esta falta de jerarquía de valores, de la pérdida de lo trascendental, y se alejan, efectivamente, de la Iglesia. 

Pero también podemos sentir la nueva primavera de la Iglesia, que viene de la mano precisamente de los jóvenes. Ellos se sienten hastiados de un vacío existencial que no les ha llevado a nada, y se comienzan a volver a la fe en espera de una respuesta más trascendental. No debe dejar de llamar la atención los encuentros masivos del Papa con los jóvenes, el incremento de los misioneros y el todavía tímido pero creciente aumento de las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal. 
Jóvenes sin raíces religiosas 

La mayor parte de las encuestas sobre los jóvenes y la religión confirma cuanto ya sabemos. Los jóvenes son los hijos de aquellos que fueron adolescentes entre 1960 y 1970 y que en su tiempo habían hecho la elección de no transmitir siempre aquello que ellos mismos habían recibido en su educación. Por lo tanto, han dejado que sus hijos se las arreglaran por sí mismos en el ámbito moral y espiritual, sin tener otra preocupación en la educación que cuidar de su realización afectiva. Así en muchos casos han carecido de referencias espirituales, quedándose desamparados. Los querían ver felices, pero sin enseñarles las reglas de la urbanidad, de cómo se emplean las riquezas de un pueblo y de la fe cristiana, que ha sido la fuente de muchas civilizaciones. Hay que reconocerlo, el sentido de la persona humana, el sentido de la propia conciencia, el sentido de la libertad, el sentido de la fraternidad, el sentido del igualitarismo, todo esto se lo debemos al mensaje de Cristo transmitido por la Iglesia. Se han banalizado estos valores separándolos de su fuente, con el riesgo de ya no poderlos transmitir, una vez que se desconoce su origen. Por este planteamiento mental anti-educativo, muchos jóvenes no han sido bautizados ni catequizados. Necesitaban hacer tabula rasa del pasado para liberarse de la tradición, actitud que ha producido ignorantes culturales, privados de una formación y cultura religiosa. Son incapaces de entender períodos enteros de la Historia de nuestra civilización, como también del arte, de la literatura, de la música. No son alérgicos a los dogmas, o sea a las verdades de la fe cristiana, y menos a la Iglesia; ¡la cosa es que no saben nada de ella! Por ello, en las encuestas las encuestas, sus respuestas revelan ignorancia, indiferencia y falta de educación religiosa, pero se puede ver en estas que ellos necesitan la creencia y la fe en Dios, pero no han sido guiados. En pocas palabras, están lejos de la Iglesia, porque al no haber sido educados en ella no se han integrado en la tradición religiosa.
Encuesta:
En una encuesta realizada a la sociedad Argentina (2003 entrevistados), se puede ver que esta no ha perdido su creencias religiosas. Se puede reafirmar que de cada 10 jóvenes 9 son creyentes.
También en otra encuesta realizada, se puede marcar sus creencias en Dios sin participar en cultos religiosos. Un 76% de los jóvenes confirman su inasistencia a cultos o actos religiosos. Pero no deja de ser interesante y sobresaliente el otro 24% que participa frecuentemente en estos actos, y este porcentaje va en aumenta a través de los años.

Opinión y análisis desde la vista de una persona religiosa y participante activo de los actos religiosos, Miguel Andrés Becerra Cifuentes:
[Incluimos esta información porque nos pareció interesante y muy detallada sobre el tema que estamos desarrollando]
La iglesia de hoy cuenta con la enorme bendición de tener grupos juveniles dentro de ella. Esto de una u otra manera impacta, porque lo primero que podemos ver aquí es que hubo una decisión propia de integrarse al cuerpo de Cristo. Muchos de los jóvenes están fuera de ellas, viviendo una vida basada en el relativismo con valores morales que para ellos están sepultados hace mucho tiempo.
Hoy la presión cultural que atrapa a los jóvenes es muy fuerte. Por un lado tenemos las tendencias ideológicas que realzan la comodidad de la vida y el éxito en los planes, cuando en realidad Dios no nos ha llamado para ser exitosos, sino para ser fieles. Por otro lado también tenemos las ideas filosóficas que nos dicen disfruta tanto como puedas de la gran vida que te queda por delante, cuando Dios nos dice que no debemos afanarnos por el mañana, a cada día le basta su propio mal. Estas cosas por más que queramos evitarlas, están en los colegios y en las universidades. Los jóvenes de hoy tienen necesidades físicas (deportivas), emocionales (experiencias explosivas), intelectuales (pensamiento crítico), sociales (relaciones con los demás) y espirituales (identidad). Lo cual nos lleva a preguntarnos ¿Qué es lo que ellos verdaderamente necesitan? Los jóvenes son un campo activo de trabajo que vale la pena invertir tiempo de vida en ellos.
Prejuicios más comunes sobre los jóvenes 
Podemos encontrar ideas erróneas que las personas tienen respecto a los jóvenes:
-       No son lo suficientemente maduros para ser usados por Dios.
-       Son demasiado auto-suficientes.
-       Nunca están dispuestos a escuchar un consejo.
-       Ese joven se viste mal, entonces no puede participar.
-       Ese joven tiene malas conductas, no puede estar dentro de la Iglesia así.
-       Está pasando una etapa difícil. Debe luchar solo.
-       No creer en que Dios puede desarrollar planes con ellos.
 
Estas ideas se contraponen con la mirada de Dios hacia los jóvenes de una manera egoísta.
 Algunos factores que dan lugar a estos prejuicios son: el orgullo, la envidia, las tradiciones y el egoísmo. No permitimos dejar crecer a aquellos que podrían ser el “futuro” cuando en realidad les quitamos el “presente” grandioso y floreciente de sus vidas.
 Algo importante que piensa Dios acerca de los jóvenes
Génesis 8:21 à Dios se da cuenta que el hombre seguirá cometiendo errores, porque debido al pecado que cometió, quedo apartado y Dios muestra una actitud de aceptación. Si Dios muestra un valor de aceptación al hombre, incluso con sus errores, entonces nosotros también debemos dar nuestra aceptación y oportunidades a las vidas más jóvenes de la Iglesia aunque se equivoquen.
 Salmos 25:7 à Dios sabe que los jóvenes no son fáciles de tratar. Nosotros debemos entender que sus mentes están evolucionando y en pleno desarrollo. Es por eso que muchas veces nos encontramos con jóvenes rebeldes y que caen una y otra vez en el mismo error. Son inestables. 
Salmos 71:5 à Dios muestra que Él los ama. Que los jóvenes pueden contar con Él. Que la puerta a la ayuda, al grito de auxilio, está abierta.
 Salmos 71:17 à Dios se encarga de enseñarle al joven. Hoy nosotros debemos dejar que Dios nos use para pastorear a estas ovejas que muchas veces andan sin rumbo. Aquel que sabe enseñar, que les enseñe. Aquel que sabe aconsejar, que les aconseje. Eclesiastés 11:9 à Dios quiere jóvenes agradecidos y felices de lo que El hace en sus vidas. Quiere jóvenes temerosos y rectos. Que no se olviden de Él (Eclesiastés 12)
 Marcos 14:50-52 à Los jóvenes son curiosos. Tienen ansias de saber.
 Muchos pasajes relatan las fuerzas, las ganas de hacer cosas, Zacarías fue un profeta muy ocupado desde joven, labrador de la tierra. David fue un pastor de ovejas desde muchacho. Entonces, ¿que deberíamos hacer nosotros con nuestros jóvenes?  ¿Cómo debemos alcanzarlos? ¿Cuál es nuestro papel? ¿Cuál es nuestra principal misión?
 Nuestra verdadera Misión con los Jóvenes
No por nada Jesús nos dejó una comisión muy importante que no tiene que ver con una elección, más bien como una responsabilidad.
 El enfoque central es hacer discípulos. Quizás los discípulos de Jesús no comprendieron muy bien este mensaje al principio, tuvo que existir una persecución para que el evangelio se extendiera.
 Hoy no debemos esperar a que Dios nos merezca. No hay que preguntarle a Dios si es su voluntad que trabajemos con jóvenes. Simplemente hoy es el día para empezar, si es que aún no lo has hecho.
 Es muy importante que la misión sea discipularlos y que quien los discipule se prepare porque continuamente ellos deben, como dice la Biblia, limpiar su camino guardando su Palabra.
 Considerando a la manera de Dios a los jóvenes de nuestra Iglesia
 Hoy los jóvenes nos necesitan. Eso está más que claro. Necesitan que les aceptemos y les amemos, los escuchemos y les demos respuestas consecuentes con nuestra conducta íntegra y honesta. Necesitan ver que encarnemos el evangelio de amor y servicio de Jesucristo.
 
Nuestra mirada debe cambiar.
Juan 3:17 à Jesús Vino para Salvar.
 Estamos viendo realmente a las personas
Lucas 7:44 à Como vemos a las personas ¿Pecadores o Seres humanos?
 Los jóvenes si pueden
1 Corintios 7:7 à Los jóvenes deben ser miembros y no solo asistentes de nuestro cuerpo.
 
Más que un problema
La necesidad siempre está presente en los jóvenes.
 
Sus necesidades:
* Sensibilidad de un discipulado juvenil.
* Necesitan un maestro a su lado. Jesús quiso a sus discípulos cerca de El.
* Necesitan un maestro que conozca sus vidas.
* Necesitan un maestro que los enseñe
* Necesitan un maestro que los guíe
* Necesitan un maestro que los acompañe
* Un portador de valores
* Alguien que los haga sentir integrados
* Que tenga relaciones sanas y restaure sus dolores

¿Por qué Juan Pablo II atrae a tantos jóvenes, a pesar de que el mensaje cristiano es exigente, sobre todo en materia de moral sexual? 

A menudo hacen esta pregunta y la respuesta viene por sí sola: es el mensaje de Cristo transmitido por la Iglesia, y siempre ha sido exigente; pero también es fuente de alegría. Es difícil vivir no sólo en el campo sexual sino en todas las realidades de la vida. Nada auténtico, coherente y duradero se construye sin dificultad. Juan Pablo II presenta el camino a seguir para vivir como cristianos en nombre del amor de Dios, y este amor es un modo de buscar el bien y la vida para sí mismo y para los demás. Siempre seremos capaces de este amor que no es un sentimiento, ni tampoco un bienestar afectivo, pero corresponde al deseo de buscar en Dios aquello que nos hace vivir. Los jóvenes son sensibles a este lenguaje y a la persona de Juan Pablo II que lo afirma tranquilamente, a pesar de las críticas y el sarcasmo. Les habla de la vida allí donde no escuchan otra cosa que muerte, droga y suicidio, de fracasos en el campo afectivo con el divorcio, de desempleo, por no citar una sociedad que los descuida.

Juan Pablo II tiene fe en ellos y les da fe en la vida. Les dice que es posible vivir y triunfar en la vida, y les explica incluso cómo se hace. La generación precedente no siempre les ha transmitido convicciones firmes, ni les ha enseñado a vivir con un cierto número de valores, limitándose a repetir hasta la saciedad los valores de la sociedad de consumo. ¿Qué cosa hacen los jóvenes? Se dirigen a los ancianos para obtener aquello que no han tenido: son los ancianos los que, como lo hace el Papa, los enlazan con la Historia y la memoria cultural y religiosa, desbancando así a sus padres. No hay divisiones entre el Papa y los jóvenes. Cuando los jóvenes perciben palabras auténticas, se sienten respetados y valorizados: "Por fin hemos sido tomados en serio, él tiene fe en nosotros".

A la Iglesia se le atribuye una obsesión en cuanto a la moral sexual. Aunque este tema no represente ni el 9% de los discursos y de los escritos del Papa, los medios de comunicación se detienen sólo en este aspecto, silenciando todo el resto. La historia del preservativo[12] es característica de esta desinformación y de la manipulación de la que son objeto sus discursos. Juan Pablo II en cambio dice una cosa diferente: se apoya en el Evangelio y no depende de las ideas ligadas a una moda pasajera. Apela al sentido del amor y de la responsabilidad. Como Cristo, prefiere dirigirse a la conciencia humana, para que cada uno se interrogue sobre el propio comportamiento para saber si se ha vivido en el sentido de un amor auténtico, leal y honesto hacia uno mismo y hacia el otro.

Persigue su misión. La reflexión sobre la sexualidad no puede reducirse a un discurso sobre la salud, sobre todo cuando ésta descuida la responsabilidad moral de las personas. La valoración moral concierne también a la sexualidad y no sólo a la vida social, a no ser que se quiera crear una escisión aberrante. Los cristianos son invitados a inspirarse en este modelo y así su propio comportamiento nazca de una conciencia evangélica iluminada.

Conclusión:
Después de haber analizado diferentes fuentes e información podemos llegar a una simple conclusión:
Los jóvenes están cada vez más alejados de la Iglesia, pero no de Dios. Ellos nacieron sin una educación religiosa, lo cual provocó que estos cada vez estén más alejados de la Iglesia y sean ignorantes en ciertos casos sobre temas religiosos. Pero esto no quiere decir, que ellos no sienten una necesidad interna de conocer esta parte de la vida que puede influir demasiado su futuro. Ellos lo quieren hacer, pero no saben cómo. Pero una gran cantidad de jóvenes ya están en movimiento, comienzan a formar organizaciones religiosas y a transformar el futuro, esto se puede ver en los actos masivos del Papa Benedicto XVI, que forma encuentros con la participación de una gran cantidad de jóvenes.

Bibliografía:
http://es.catholic.net/jovenes/148/2535/articulo.php?id=13865
http://www.culto.gov.ar/encuestareligion.pdf
http://www.naya.org.ar/congreso2002/ponencias/monica_fora.htm
http://es.catholic.net/jovenes/148/2535/articulo.php?id=13865
http://www.encuentra.com/articulos.php?id_art=7168&id_sec=68
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconBre los ojos y escucha: el experimento realizado por los jóvenes...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconDesde la invasión musulmana en el 711, el mundo hispánico medieval...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconResumen: Se narra la perdida de Alhama, fortaleza árabe situada en...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconResumen: Se narra la perdida de Alhama, fortaleza árabe situada en...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconLa preocupación por el descenso -tal vez deberíamos decir declive-...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconEl Estado Actual del Mundo

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual icon“La crisis y la revolución en el mundo actual. Análisis y perspectivas”

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconSinopsis: La película describe la extraordinaria vida de Eddie Rosner,...
«Armstrong blanco», es el tema del documental El jazzista del gulag, en la cartelera de Eurochannel para diciembre

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual iconTributo que pagaban los soberanos musulmanes a los estados cristianos...

Impacto de los jóvenes cristianos en el mundo actual icon3. La formación de los reinos cristianos






© 2015
contactos
l.exam-10.com