Transcripción: valencia 1985






descargar 0.57 Mb.
títuloTranscripción: valencia 1985
página1/18
fecha de publicación31.05.2015
tamaño0.57 Mb.
tipoTranscripción
l.exam-10.com > Derecho > Transcripción
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18
HISTORIA DE UN ESPAÑOL

MEMORIAS DE

GONZALO GIRONÉS PLA

Transcripción: VALENCIA 1985.

Por Gonzalo Girones Guillem (hijo del autor)


I MONARQUIA Y REPUBLICA


A finales de octubre de 1930, terminado el servicio militar, con licencia provisional y previo el cambio de uniforme de dragones (caballeros de Montesa) por el vestido de paisano, me despedí de Barcelona, saludando al paso del tren los lugares admirados durante un año, como Tibidabo, Maricel Parc, Montjuich, con las luces y restos de la famosa Exposición Internacional recientemente clausurada, el Hipódromo etcétera. Anochece por las costas de Garraf y, ya en plena oscuridad, se pone el tiempo muy nublado, descarga una tormenta tan aparatosa y con tal cantidad de agua que el mar y la tierra parecían una misma cosa a ambos lados de la vía. Al llegar a Tarragona hubo que detener el convoy por desbordamiento del río Francolí. Como las aguas cubrían el puente, hubo que tantear su integridad y solidez, pasando primero una m quina sola, en plan de tanteo, y después pasó el tren, con pánico bastante general, pues, al ir tan despacio, daba tiempo a que presenciáramos el paso de puertas, ventanas, camas, mesas, árboles y otros objetos y enseres arrastrados por la corriente. Todo parecían gritos de socorro y confusión, quizá aumentados por la temerosa impresión de la catástrofe.

Pasamos al fin aquel mal trago y el convoy continuó con la algarabía natural de unos centenares de jóvenes que licenciados volvíamos a nuestros hogares en busca de una vida ya normal.

Al llegar a Valencia por la mañana, hallamos la ciudad con un aspecto un tanto siniestro; parecía haber sido tomada militarmente, con el clásico manto de arena desparramada sobre el adoquinado de las calles, signo inequívoco de que por ellas había de facilitarse el paso de la caballería. Se mostraban ya algunos piquetes de soldados en puntos estratégicos, como la calle de Colon, Játiva, estación del Norte etcétera. Supimos que por la tarde se iba a celebrar un mitin republicano en la plaza de toros con intervención de los líderes republicanos: Valera, Maura, Lerroux y Alcalá Zamora, y en torno a tal previsto acontecimiento se tornaron tal vez excesivas precauciones, o por lo menos eso pensaba yo, empeñado en no conceder importancia a las bravatas de aquellos grupos de exaltados, que estimaba de escasa entidad por su número y por lo estrafalario y ridículo de sus ideas y actitudes.

Por la noche en el tren de Onteniente y Alcoy volvimos a coincidir algunos de los licenciados de la zona que habíamos salido el día anterior de Barcelona. El tren, casi en el momento de la salida, se vio asaltado por una avalancha de gente que salía del mitin, que había terminado por aquellos momentos. La mayoría eran de Alcira, Játiva y pueblos de la Ribera. Muchos manifestaban su eufórica salud saludándose con la consigna "Salud y República", que por lo visto les habían dado en el acto. Yo me empeñaba en no conceder beligerancia a republicanos y revolucionarios, porque sus bravatas y amenazas se me antojaban ladridos a la luna, a fuerza de parecerme inconmovible el orden social, y tuve que soportar, casi hasta Játiva, la bulla y comentarios de aquellos grupos, con los cuales acabamos enzarzándonos en discusiones violentas y apasionadas (la mayor parte, a juzgar por sus expresiones, debían pertenecer al partido autonomista-radical de Lerroux).Menos mal que se iban quedando por las estaciones, de modo que cuando llegó el tren a Játiva ya todo quedó apaciguado.

Llegado a Onteniente, no se movió ni una sola hoja de árbol: caí como una gota de agua en el mar. ­Oh desencanto! Con lo importante que yo me consideraba.

Después de los abrazos y saludos de rigor por parte de la familia y algunos amigos, al primer día de mi estancia en la terrera, y antes de entablar ningún tipo de relación social, fui requerido por mis amigos Rafael y Francisco Gisbert, en cuyo taller de ebanista había trabajado años antes, para que les ayudase a terminar los muebles que tenían que entregar en 48 horas a Gonzalo Casanova, alias "Chambaile", que estaba a punto de casarse; y ya que éste era también amigo mío y me lo rogó con toda vehemencia, no tuve más remedio que retrasar mi incorporación a la empresa de Rafael Oviedo, para dedicarme todo aquel día y toda la noche a sacar del apuro a estos amigos.

Aquella noche la pasamos afanándonos, estimulados por los casaderos, que estuvieron trayendo cafés y animando para que no decayera el ritmo del trabajo. Sin embargo, no pude menos de experimentar una de las mayores contrariedades y berrinches de mi vida, por lo que aquello tenía para mí de nuevo y desconocido, o sea el cambio de situación y orientación política que se había producido durante mi ausencia. Allí me enteré de que se había abierto un casino republicano que suscitaba grandes entusiasmos en alguno de los presentes, sobre todo en el prometido, el tal Gonzalo "Chambaile", que promovió una disputa tan apasionada que faltó poco para que se llegara a las manos. Se pasó la noche exaltando las excelencias y el porvenir de la República, denigrando la Iglesia y hablando mal de curas y frailes "que la República se encargaría de eliminar, igual como las monjas, que serían exclaustradas", etc. Yo no salía de mi asombro al oír todas aquellas lindezas en boca de persona que se había distinguido, igual como sus padres, como carlista fervoroso y apasionado; yo les conocía de la Adoración Nocturna, de donde procedía nuestra amistad, y sabía además que era hermano del cura párroco de Benitachell, D. Vicente Casanova Gil, así que yo no podía comprender de donde le venía la clerofobia. Al objetarle que haríamos, según su teoría, con su hermano y con tantos sacerdotes santos y ejemplares que conocíamos, el hombre afirmaba muy convencido que la República sabría distinguir perfectamente entre los dignos y los indignos, para su conservación o eliminación. (En agosto del 36, al salir un día de la cárcel -Juzgado- de Onteniente, donde me habían impuesto la obligación de presentarme cada día, me crucé con el sacerdote D. Vicente Casanova, párroco de Benitachell, camino del martirio, como casi todos los sacerdotes de Onteniente, y no pude evitar el recuerdo de su hermano. Pero mayor fue la impresión que me llevé al cabo de unos años, después de la guerra, cuando al celebrar la fiesta de los mártires de la Tradición, fuimos al cementerio de Valencia, a colocar unas coronas en las tumbas de los que murieron en la lucha del cuartel de Castellón en los primeros días de la contienda, y leí en una de las l pidas el nombre de Gonzalo Casanova Gil, o sea que aún murió antes que su hermano el sacerdote y en circunstancias bastante más comprometidas seguramente. No pude evitar, ante la gran impresión que me causó leer su nombre entre los caídos voluntarios en los primeros días del Alzamiento, el recuerdo de sus fervores republicanos en la discusión de aquella noche anteriormente relatada).

Reintegrado al trabajo en el taller de Oviedo, y aunque de momento sólo me interesaba la cosa profesional, en la que me voy situando bastante bien, aunque con mucho esfuerzo y no pocas contrariedades, me doy cuenta, ya en los primeros días, de que el panorama sociopolítico ha iniciado un cambio radical y profundo, cuyas consecuencias son insospechadas e imprevisibles, por lo menos para mí, que me fui al servicio militar en plena Dictadura, el año 29, que fue el más alto de la curva de la producción, el de mayor euforia económica, el de las grandes exposiciones internacionales de Barcelona y Sevilla en que España se asomó al exterior, cuando parece que empezamos a ser algo otra vez, en contraste sorprendente, al menos para los pocos entendidos, frente a la crisis americana y europea, de la que aquí no había más que vagas noticias de prensa. Y ahora vuelvo a finales del 30, cuando ya ha desaparecido la Dictadura, y me encuentro en una situación de tránsito y desorientación, con unos gobiernos -Berenguer, Aznar- que parecen no tener más preocupación ni más programa que desmontar todo lo que hizo Primo de Rivera y entregar el Estado, a fuerza de concesiones y claudicaciones, al enemigo, dando una lamentable sensación de debilidad y desgobierno que causaba la desesperación de los llamados elementos de orden

Este panorama, desde mi campo de acción, se abre en una doble vertiente: la profesional y la religiosa, puesto que en realidad nunca he sido político ni me ha hecho gracia la política, sino que he actuado como ciudadano, cuando he sido requerido para ello, en nombre de la conciencia o de la Patria, como ideales superiores.

Las dos parcelas en que se divide y concreta este campo de actuación son: el taller donde trabajo en un oficio que me entusiasma bastante, en el que hago mi aportación a la sociedad y consigo mi sostenimiento, alcanzando alguna categoría y personalidad, y la Juventud de Acción Católica, que actuaba desde el Centro Parroquial, siguiendo las huellas de aquel insigne Pastor, de aquel gran apóstol de la juventud, que se llamó D. Rafael Juan Vidal.

En el taller, las relaciones y la convivencia entre los compañeros de trabajo, y aún con la misma empresa, son cada vez más tirantes y difíciles, a medida que crece la propaganda republicana y los conatos y acontecimientos revolucionarios se multiplican; crecía la tensión al máximo y la violencia saltaba a flor de piel, estimulada por los periódicos y las emisiones de radio, que por entonces empezaban a funcionar de manera un tanto masiva. Ríos de tinta y de papel se vertían diariamente en la gran disputa política.

Las trifulcas se solían armar por la mañana a las ocho y media, hora del desayuno, en que solíamos ir de pandilla a la Glorieta a comernos el bocadillo, comentando los acontecimientos del día anterior. Otro momento de alboroto se producía al llegar los periódicos, entre las diez y la once, pues debo recordar que en esta época, para 30 o 40 operarios que tenía el taller, se recibían por término medio más de una docena de periódicos. Allí entraba Soler voceando: "El Mercantil", "El Diario de Valencia con las declaraciones de Lucia", "El Pueblo", "Las Provincias", "El Debate".

Sistemáticamente se pasaban todos los días por mi banco para curiosear mi periódico, que era el "Diario de Valencia", cosa que yo no me atrevía a hacer con los otros para que la empresa no me acusara de perder el tiempo. Ni siquiera miraba el mío hasta la salida del trabajo, con lo que todos estaban más enterados porque habían hojeado el suyo y el mío, y venían a picarme y armar gresca a propósito de las noticias y comentarios. Los primeros que esto hacían eran los mismos empresarios, enemigos políticos por entonces tan exaltados como el que más, presumiendo de republicanos históricos y radicales, cuando el entusiasmo político les impedía entrever la perspectiva anárquica que se nos venía encima.

Se suceden los intentos de insurrección cada vez con más frecuencia. Se subleva en Jaca el regimiento de guarnición. Sofocado el movimiento y reducidos rápidamente los sediciosos, son condenados en juicio sumarísimo sus principales cabecillas, los capitanes Gal n y García Hernández, que son fusilados, y el capitán Sediles, condenado a reclusión perpetua. Aunque en el ámbito gubernamental no parece concedérsele gran importancia al hecho, todo el mundo pensamos que es un mal síntoma, especialmente por la repercusión que tuvo en el campo político, después de la campaña desencadenada por todos los medios de comunicación, sobre todo la prensa y radio republicanas.

En el taller todos venían a discutir conmigo las noticias y titulares de prensa, que en cada periódico tenían, naturalmente, un sentido diferente. "Hemos perdido; por esta vez nos han vencido, pero a la próxima ganaremos", decía el "Boniquet", que era uno de los más exaltados.

Algo parecido vino a repetirse, al poco tiempo, con la sublevación de Cuatro Vientos, al frente de la cual figuró el General Queipo de Llano, que, al fracasar, escapó en avión al extranjero con algunos de sus camaradas.

Cada uno de estos acontecimientos producía una verdadera sacudida en los medios de difusión, radio y prensa, que eran prácticamente los únicos que existían por entonces, y esto explica que la repercusión en las masas de población fuese tremenda. Continuamente nos hallábamos agitados y enzarzados unos con otros en discusiones y contiendas cada vez más violentas, sin tener un momento de sosiego, ni en el trabajo ni en la calle.

Esta situación se prolongó durante unos meses, en los que fue cayendo en deterioro acelerado el prestigio y la autoridad de la Monarquía, a fuerza de atentados, huelgas, motines y propagandas subversivas que iban cada día creciendo, con lo que el caos parecía inevitable
Entre tanto, en otro campo de nuestra actuación, la Juventud de Acción Católica seguía a D. Rafael Juan Vidal, desarrollando, bajo su dirección, muy diversas actividades en el Centro Parroquial e iglesia de la Vila. Eran actividades de carácter religioso, docente, cultural, recreativo, artístico. Crecía en edad y en número el "rebañito", como nos llamaban por el pueblo. "Estos son els del Retor"... era frase corriente por aquellos años.

A cada renovación de la junta, solían caer los cargos directivos de la Juventud más o menos en las mismas personas, pues la casi totalidad de miembros de la asociación éramos obreros de la industria o campesinos, que apenas teníamos más estudios que los cursados en las escuelas y clases nocturnas del Centro Parroquial, aparte de la formación social y religiosa que recibíamos en los círculos de estudio y de las tandas de Ejercicios Espirituales que celebrábamos todos los años.

Los más ilustres de nuestros socios, como D. José Mª García Marcos, médico (y después mártir), D. Luis Mompó Delgado de Molina, abogado; D. Vicente Galbis Gironés, abogado (y después mártir), estaban por entonces estudiando en Valencia y no cabía contar con ellos, por lo que estuvimos varios años siendo presidente Rafael Gisbert y yo secretario o al revés. De la misma condición eran los demás directivos: vicepresidente, tesorero, etc. Sobre nosotros caía el peso de la organización, siempre impulsada por la tenacidad incansable de D. Rafael Juan Vidal. En estos cargos, en que nos turnábamos periódicamente, cabe destacar la actuación de Carlos Díaz (mártir), Juan Micó, Tomás Valls, Manuel Guillem, Joaquín Galiana, Miguel y Vicente Ureña, Salvador Ferrero (mártir), Antonio Montagud (mártir), etc. etc.

El órgano de difusión literaria, cultural y socio-religiosa, verdadero caballo de batalla de todo este movimiento de la parroquia y de su Centro, era "La Paz Cristiana", revista fundada y dirigida por D. Rafael Juan, auxiliado por los presbíteros D. Rafael Valls, como administrador, gacetillero y corrector (siempre en lucha con la imprenta) y D. José Mª Reig (después mártir), encargado de la sección religiosa.

Como "La Paz Cristiana" seguía manteniendo su carácter de semanario religioso y social, reflejando en sus noticias y ecos de sociedad las andanzas de personajes y los hechos más salientes de la población de Onteniente y pueblos del arciprestazgo, el que dedicara a la vuelta del servicio militar "del joven Gonzalo Gironés" unos párrafos de cordial bienvenida, con una cierta dosis de incienso que reconozco inmerecido (porque brotaba de su gran cariño de padre y maestro), me costó mis buenas peleas y disputas con varios de mis compañeros de taller, que al leer la noticia en la revista me la vinieron a comentar, dándose cuenta de que yo no la conocía, por lo cual los mejor intencionados, juzgando que la nota era demasiado comprometedora en aquellas circunstancias, me aconsejaron que me querellara con el "Retor...", por haber publicado la nota sin mi conocimiento.

"La Paz Cristiana" fue, quiérase o no, durante catorce años, el verdadero caballo de batalla de todo el campo de apostolado de Onteniente y su zona de influencia, desplegado por el celo y eficacia de aquel gran apóstol de la juventud que fue el Doctor D. Rafael Juan Vidal.

Insistir en esto de la Juventud es casi inevitable, dado que D. Rafael llegó aquí en su propia juventud y chocó, igual que le había ocurrido en otras partes, con las corrientes liberaloides de una política decadente y unas gentes abúlicas y descreídas que seguían la religión ambiental, practicada apenas en sus manifestaciones oficiales o de rito tradicional y costumbrista.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Transcripción: valencia 1985 iconBibiana Collado Cabrera (Burriana, 1985) es licenciada en Filología...

Transcripción: valencia 1985 iconC/ Valencia, 42 (continuación del Pº de la Pechina, junto al Parque de Cabecera). Valencia

Transcripción: valencia 1985 iconPor Guillermo McGrath- ©1985 usado con permiso

Transcripción: valencia 1985 iconPor Guillermo McGrath- ©1985 usado con permiso

Transcripción: valencia 1985 iconPor Guillermo McGrath- ©1985 usado con permiso

Transcripción: valencia 1985 iconTranscripción Jornadas

Transcripción: valencia 1985 iconTranscripción de la conferencia

Transcripción: valencia 1985 iconTranscripción de entrevista

Transcripción: valencia 1985 iconTranscripción ortográfica

Transcripción: valencia 1985 iconTranscripción Fonética






© 2015
contactos
l.exam-10.com