Sueño de una noche de otoño






descargar 12.62 Kb.
títuloSueño de una noche de otoño
fecha de publicación04.04.2017
tamaño12.62 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
Sueño de una noche de otoño
Sin duda, la infancia y sus acontecimientos determinan nuestros gustos y disgustos posteriores. Cuando yo era chiquita, no había nada más emocionante para mí que Halloween y el Día de Muertos. Esta maravillosa y escalofriante semana (desde el veintitantos de octubre hasta más o menos el tres de noviembre) representaba la oportunidad de ver el mundo de noche, abrir los ojotes, las fosas nasales y la boca para embriagarse con las luces y colores negros y naranjas, los olores a flor de cempazúchitl y chocolates gringos. Pero, sobre todo, de exhibir orgullosamente la apariencia de proto-Morticia con la que nací. Todo se revestía de una anormalidad apabullante, desde la programación televisiva (que nos dio verdaderas joyas terroríficas personificadas por los ñoños personajes de Disney, la siempre irreverente banda de Bugs Bunny, y, un poco después, los espeluznantes episodios de los Simpsons) hasta las luces tenues de las casas y la mezcla de seres transitadores de las calles. En fin, el ambiente jalogüinesco mexicano de nuestra infancia tenía –me parece- una irresistible mezcla, en la que sangre, muertos, y fantasmas formaban parte, por un rato, de una realidad inofensiva, aunque plagada de múltiples emociones inocentemente hardcoreras.
Hay un universo ficticio con el que pueden identificarse algunas de estas sensaciones agridulces: la obra fílmica del estadounidense Tim Burton. Este señor dientón y cuidadosamente despeinado, comenzó sus andadas en los Estudios Disney, a quienes les exprimió el dinero suficiente para realizar dos magníficos metrajes: Vincent (1982) y Frankenweenie (1984). El primero, narrado por el actor horrorífero Vincent Price, es un poema en stop-motion que versa sobre un niño (igualito a Tim Burton) de imaginación catastrófica y sombría, al más puro estilo Edgar Allan Poe. Frankenweenie cuenta en 29 minutos la historia de un niño que, desolado por la muerte de su perrito, decide regresarlo a la vida, aunque con algunas costuras de hilo cáñamo.
Ambas cintas son bellísimas, el manejo de la fotografía, donde el negro es terciopelo, y de la música, que conduce nuestras emociones sobre suaves olas climáticas, es magistral. Ambas cintas, por supuesto, se quedaron enlatadas porque Disney simplemente no supo qué hacer con ellas. Afortunadamente, la edición especial del DVD (saludos al que me lo prestó) de The Nightmare Before Christmas (1993) –titulada genialmente, como siempre, en español, como El Extraño Mundo de Jack-las incluye como material adicional. Esta película dirigida por Henry Selick, pero imaginada en su totalidad por Burton, es una divertida anécdota protagonizada por Jack Skellington, The Pumpkin King, a quien se le ocurre la puntada de encargarse de la Navidad y darle chance a Santa Claus de tomarse un descanso. La odisea es ingenua y siniestra, y el mundo creado por Burton es dulcemente extraño y mágico. Precisamente, la creación de ese ambiente único es el mayor acierto del cineasta: la triste historia de Edward Scissorhands (1990) nos ubica en un lugar que bien puede ser todos los lugares, o bien puede ser ninguno. Esta cinta contiene una escena ya clásica en la historia del cine: Winona Ryder –rubia- girando bajo los copos de nieve producidos por las tiernosociópatas manos de tijera de Johnny Deep. Y hablando de éste último, nadie mejor para interpretar al miedoso-pero-encantador Ichabod Crane, en la versión que el director realizó de la narración clásica de Washington Irving (y que también Disney animó para erizar nuestros tiernos pelos). Sleepy Hollow o, en mexicano, La Leyenda del Jinete sin Cabeza (1999) es una extraordinaria representación de lo sobrenatural, que se vuelve tangible en un árbol sangrante, la belleza rara de Cristina Ricci, o los dientes filosos de Christopher Walken. Caso aparte son Beetlejuice (1988) y Marcianos al Ataque (1996), en las que el miedo es sustituido por la ironía, aunque sin dejar de inundarnos de imágenes terroríficamente impactantes, como la cabeza de jíbaro de Beetlejuice (una traducción más para su colección: El Superfantasma), o la bella alienígena arrancándole el índice a un libidinoso colaborador del presidente.
Independientemente de “el verdadero significado del Halloween” (emulando a los defensores de una Navidad auténtica), o de los detractores de las mitificaciones consumistas gringas, en pos de la veneración a las antiguas tradiciones prehispánicas, yo creo que las películas horrorosillas de Tim Burton nos aportan una lectura interesante sobre un tema ya muy sobado: serás rechazado eternamente si eres diferente. Los vecindarios que linchan a los freaks como Edward y la familia Frankenstein, la madre desilusionada de Vincent, el fracaso de Jack al tratar de ser el Santa Claus –Sandy Claws- más entusiasta, la oscura personalidad de Lydia, en fin. La diferencia es que Burton ha creado un universo en el que estos personajes se asumen como diferentes con una dulce y nada derrotista resignación, un mundo aún más hermoso que el de los normales (basta profundizar en una análisis estético de las formas que Tim Burton maneja en el mundo real –planas, simples, vacías- y las que nuestros héroes tocan y transforman –exhuberantes, más íntimas y personales-, por ejemplo, en Edward Scissorhands y The Nightmare Before Christmas). Un universo que a veces se mezcla con el nuestro, especialmente en las últimas noches de octubre y las primeras de noviembre… ¡Extraños del mundo, uníos! Como cuando éramos chiquitos, en forma de brujas, marcianos, o revistas Invasión, es hora de celebrar el bendito regalo de La Diferencia.
stop-motion: la técnica de animación que consiste en colocar a las figuras en una posición, fotografiarlas, moverlas, y volver a fotografiarlas, así, cuadro por cuadro.
Fichas de las cintas:

Vincent

Estados Unidos, 1982

Dirigida por Tim Burton

Animación en Blanco y Negro

Frankenweenie


Estados Unidos, 1984

Dirigida por Tim Burton

Blanco y Negro

Beetlejuice


Estados Unidos, 1988

Dirigida por Tim Burton

Música de Danny Elfman

Edward Scissorhands


Estados Unidos, 1990

Dirigida por Tim Burton

Música de Danny Elfman

The Nightmare Before Christmas


Dirigida por Henry Selick

Música de Danny Elfman

Animación

Mars Attaks!


Estados Unidos, 1996

Dirigida por Tim Burton

Música de Danny Elfman

Sleepy Hollow


Estados Unidos, 1999

Dirigida por Tim Burton

Música de Danny Elfman

Fotografía del mexicano Emmanuel Lubezki (el chivo)

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Sueño de una noche de otoño iconWilliam Shakespeare el sueño de una noche de verano

Sueño de una noche de otoño iconBiografía Shakespeare
«Sueño de una noche de verano», «El mercader de Venecia», etc. En 1599, «Romeo y Julieta». En 1ó02, concluyó «Otelo» y, un año después»,...

Sueño de una noche de otoño iconMemorias del Oratorio
«sueño» va dividido en tres partes: La primera es una especie de introducción o ambientación. La segunda, la narración del «sueño»,...

Sueño de una noche de otoño iconEl rey ordenó a su visir que cada noche le llevara una virgen y cuando...

Sueño de una noche de otoño iconActividad: “La vida es sueño” de Calderón de la Barca y “El sueño del rey” de Lewis Carroll

Sueño de una noche de otoño iconUna oscura noche en que los coyotes aullaban y aullaban, aullaban...

Sueño de una noche de otoño iconEntre los apicultores el otoño se denomina el ‘Año Nuevo de los apicultores’,...

Sueño de una noche de otoño icon¡quién estuviera una noche

Sueño de una noche de otoño icon1. En peligro una noche de tormenta 02

Sueño de una noche de otoño icon1. En peligro una noche de tormenta 02






© 2015
contactos
l.exam-10.com