Adulto mayor, familia y comunidad






descargar 14.14 Kb.
títuloAdulto mayor, familia y comunidad
fecha de publicación04.04.2017
tamaño14.14 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
ADULTO MAYOR, FAMILIA Y COMUNIDAD

La tercera edad no supone un pare en la vida de la persona, sino más bien un proceso continuo de crecimiento en el que los mayores siguen ocupando un lugar en la sociedad y desempeñando un nuevo rol.

El equilibrio afectivo en esta etapa pasa por la aceptación de uno mismo, de los fracasos y de los logros conseguidos. Es el momento de seguir planteándose nuevas metas y nuevos intereses. Nunca debemos olvidar que mientras se vive se conserva la capacidad para disfrutar de los placeres que la vida nos ofrece.

Siempre se ha creído que cuando se envejece, hay una desconexión de la sociedad por la ruptura de las relaciones sociales, por el cese de las funciones y por una reducción de la exigencia productiva a la persona. La tercera edad así planteada, puede percibirse como una pérdida, y esa ruptura en lo que respecta a las relaciones sociales, está determinada por la conjunción de una serie de factores tales como el alejamiento de las relaciones personales establecidas en el trabajo (con la pérdida del rol laboral), la carencia afectiva percibida en cuanto a la relación con los hijos (nido vacío), y la escasez en lo que se refiere a las relaciones con parientes y amigos que se van dejando como consecuencia de la distancia o la muerte. Así vista, la vejez implicaría una transición negativa hacia la soledad y el desconcierto, pero nada más alejado de la realidad, para su adecuada adaptación es necesario reestructurar muchas rutinas diarias y reorientar pensamientos y comportamientos para una mejor integración y socialización en la etapa que se está viviendo.

¿Qué pasa con el matrimonio?

En la edad avanzada también se valora el compañerismo y la expresión abierta de los sentimientos, como también el respeto y los intereses comunes. La nueva libertad llega en cuanto es posible apartarse de los roles de sostén de la familia y de la crianza de los hijos, y se puede disfrutar de modo creciente de la compañía del otro. Además, la capacidad de las personas casadas para manejar los altibajos de la edad adulta tardía con relativa serenidad puede resultar de su mutuo apoyo. Esto refleja tres beneficios importantes del matrimonio: intimidad (sexual y emocional), interdependencia (compartir tareas y recursos), y sentido de la pareja de pertenecer uno al otro.

El éxito de un matrimonio en la edad adulta tardía puede depender de la capacidad de la pareja para adaptarse a los cambios de personalidad de la edad, los cuales con frecuencia llevan a hombres y mujeres en direcciones opuestas. Los matrimonios de edad avanzada por lo general se ponen a prueba por las dolencias de salud de uno de los cónyuges. Las personas que deben cuidar de su pareja incapacitada pueden sentirse aisladas, enojadas y frustradas, sobre todo cuando ellos mismos tienen precaria salud. Cuidar a un cónyuge que padece una enfermedad crónica incapacitante, que exige de manera especial, puede dar como resultado un sentido de pérdida. Tanto la personalidad como el desempeño externo influyen en la manera como los responsables del cuidado pueden adaptarse a las exigencias que se les presentan. Aquí es fundamental entender que a pesar de esto es necesario no perder la identidad y actividades propias, dedicar tiempo a uno mismo y distribuir tareas.

La familia

La familia tiene también un papel muy importante, sobre todo en el ámbito de las relaciones socioafectivas ya que es la más idónea para proporcionar sentimientos de arraigo y seguridad, ofrecer sentimientos de capacidad, utilidad, autoestima, confianza y apoyo social.

La vida de la mayoría de los individuos de edad avanzada se enriquece por la presencia de personas que cuidan de ellos y a quienes éstos sienten cercanos. La familia es todavía la fuente primaria de apoyo emocional, y en la edad avanzada tiene sus propias características especiales. Ante todo es probable que sea multigeneracional. La mayoría de las familias de las personas de edad avanzada incluyen por lo menos tres generaciones; muchas alcanzan cuatro o cinco. La presencia de tantas personas es enriquecedora. La larga experiencia de afrontar tensiones puede dar confianza a estas personas en el manejo de cualquier situación que la vida ponga en su camino, y hacen que se conviertan en referentes y brindadores de experiencias. Los abuelos cumplen una función de continuidad y transmisión de tradiciones familiares, culturales y sociales.

En la cultura oriental, a diferencia de la cultura occidental, existe un profundo respeto y veneración por los ancianos, a quienes se respeta por sus consejos. En China, sería una falta de respeto decirle a una persona mayor: ¡qué joven te ves!

Una expresión que, sin embargo, se considera de cortesía en occidente porque el mostrar un físico juvenil resulta un logro que es halagado.

El adulto mayor en la sociedad actual

El adulto mayor –término mejor aceptado, ya que los de “viejo” o “anciano” se consideran humillantes o peyorativos–, ha perdido su lugar central en las sociedades modernas (sobre todo, en las grandes ciudades), perdiendo de vista que los abuelos dentro del ámbito familiar son una gran fuente de conocimientos adquiridos a partir de sus experiencias.

Esta etapa interesó a filósofos como Platón quien en su obra La república donde Céfalos contesta al cuestionamiento de Sócrates sobre si percibe a la vejez como algo doloroso, contestando que todos los problemas generados por la edad, incluidas las quejas de no ser respetados, solo tienen una causa: el carácter del hombre. Afirmando que con una mente contenta y en paz, la vejez no será una carga intolerable.

La reflexión de Platón es aplicable en la actualidad donde psicólogos y geriatras hablan de que la aceptación y felicidad durante la etapa de la vejez tiene que ver con la actitud.

A pesar de los deterioros físicos propios de la edad que pueden sufrir las personas adultas mayores, si enfrentan esta etapa siendo positivos, teniendo actividad física y compartiendo con los demás sus vivencias, sin duda, se convertirá en un periodo disfrutable, donde no tendrá cabida la depresión, el deseo de morir o la frustración originada por la incapacidad de aceptar con dignidad esta inevitable etapa de la vida.

Etapas de la vejez

La mayoría de las teorías psicológicas del desarrollo se limitan a la primera mitad de la vida, pero el psicólogo estadounidense Erik Erikson prestó atención a la etapa de la vejez, buscando sus potencialidades.

Según Erickson en la vejez la persona pasa por la crisis final de integridad versus desesperación, la cual finaliza con la virtud de la sabiduría.

La capacidad para valorar la propia experiencia y a uno mismo, sería el antídoto para sobrellevar la desesperación y cuando esta tarea se desarrolla de forma armoniosa, el balance resulta positivo y proporciona sabiduría.

La importancia de los abuelos en la familia

Los adultos mayores pueden prestar una valiosa ayuda dentro del ámbito familiar, funcionando como un apoyo para sus hijos (para el padre principiante es una valiosa fuente de información); pero, sobre todo, tienden a convertirse en educadores y hasta cómplices de los nietos, quienes regularmente perciben a los abuelos como sabios.

Los abuelos tampoco pueden remplazar a los padres de familia, porque daría por resultado que las personas adultas mayores tendrían la responsabilidad absoluta de criar a sus nietos, lo que conlleva a consecuencias como estrés, cansancio, etc., siendo recomendable que los hijos no deleguen sus responsabilidades en terceros y sean conscientes de las limitaciones cuando deseen pedir ayuda a los abuelos.

Vejez y productividad

Es común que la juventud se relacione con la productividad, a pesar de que existen muchos personajes ilustres que durante la etapa de la vejez demostraron sus grandes habilidades cognoscitivas e incluso vitalidad.

Debemos recordar a Miguel Hidalgo y Costilla que, a sus 57 años de edad, llevó a cabo una hazaña de mucho riesgo y en palabras del escritor, poeta y periodista Ignacio Ramírez o "El Nigromante" quien en un discurso con motivo del aniversario de la Independencia de México en 1861, afirmó sobre la edad del Padre de la Patria: “la vejez le había dado sabiduría y majestad sin agostar en su pecho las pasiones de una edad florida y sin apagar las luces de su inteligencia”.

SITUACION EN COLOMBIA

En Colombia la mayoría de los adultos mayores vive en hogares multigeneracionales (53%), lo cual avala el enunciado de la CEPAL (1997), en cuanto a que la familia latinoamericana sigue siendo el principal ente cuidador del adulto mayor, básicamente a causa de la carencia de ingresos y a una falta de tradición institucional y comunitaria del cuidado. Sin embargo es necesario tener en mente que no siempre es por dependencia de los adultos mayores que viven en los hogares, muchas veces por la situación económica, los mas jóvenes se organizan en el núcleo principal, y por tanto la solidaridad intergeneracional puede ser inversa. El Censo general de 2005 encontró que las personas mayores de 65 años convien en un 98.8% con sus familias. Esta situación refleja el contexto sociodemográfico posterior al año 1993 según el cual, al menos en uno de cada 4 hogares colombianos vive un adulto mayor. Mientras una tercera parte de los hombres mayores de 60 años convive en hogares de dos generaciones (con su cónyuge y sus hijos), una tercera parte de mujeres de la misma edad convive en hogares de tres generaciones (por lo general con sus hijos y nietos solamente), debido al mayor porcentaje de viudez para ellas.12 Estado conyugal. El 39% de las personas mayores de 65 años está casada, el 31% son viudos y viudas, el 14,1% son solteros y el 7% estan separados (as) o divorciados (as). Aunque la perdida del cónyuge es más frecuente en las mujeres, es importante destacar la viudez como un factor de riesgo social para los hombres, debido a la dependencia vinculada a la condición masculina, generada por la necesidad de cuidado, especialmente en los aspectos domésticos; como también la obligación femenina de velar por los padres y madres ancianos aun en circunstancia de precariedad.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Adulto mayor, familia y comunidad iconClub adulto mayor

Adulto mayor, familia y comunidad iconLa consideración juridica del adulto mayor y su problemática en el peru

Adulto mayor, familia y comunidad iconAsistir integralmente al adulto mayor sano de acuerdo con sus necesidades...

Adulto mayor, familia y comunidad iconLa mayor Comunidad de difusión del conocimiento

Adulto mayor, familia y comunidad iconLa mayor Comunidad de difusión del conocimiento

Adulto mayor, familia y comunidad iconIii jornada comunidad, escuela y familia

Adulto mayor, familia y comunidad icon1632-1677 procedía de una familia de judíos españoles que emigraron...

Adulto mayor, familia y comunidad iconEl estudiante es capaz de demostrar nociones elementales acerca de...

Adulto mayor, familia y comunidad iconR aúl Soldi nace el 27 de marzo de 1905 en Capital Federal. Proveniente...

Adulto mayor, familia y comunidad iconLibros sobre la Comunidad Valenciana o bien de autores de esta Comunidad,...






© 2015
contactos
l.exam-10.com