I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN






descargar 0.56 Mb.
títuloI. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN
página6/17
fecha de publicación03.04.2017
tamaño0.56 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17
PATRIA. NACIÓN, ESTADO Y RÉGIMEN

I.- LA PATRIA



Después de Dios, los padres y la patria son también principios de nuestro ser y gobierno, pues de ellos y de ella hemos nacido y nos hemos criado. Por lo tanto, después de Dios, a los padres y a la patria es a quienes más debemos.
Sto. Tomás de Aquino, S.T., II-II, q. 101, a.2.

1.- El concepto de patria
El bien común político es el primer principio práctico en el orden temporal. Sobre la verdad de esta proposición no cabe dudar; empero, ella es una formulación abstracta que vale en el campo de la ciencia o del pensamiento racional, pero que no siempre resulta inmediatamente operativa en el pensamiento vivido. Lo abstracto, en tanto tal, no puede ser objeto de amor; y en el hombre el amor -en cuanto acto elícito (o emanado) de la voluntad- es el principio eficiente de la operación. Nadie suele dar la vida por la “comunidad política” en general. En cambio, cuando es necesario, se derrama la sangre por la patria. El bien común se concreta y se torna primariamente real -en primer lugar- en el bien de la patria: de la patria singular y propia de cuyo seno cada uno ha salido para incorporarse en y por ella a la historia y al ámbito de una geografía con sentido espiritual. La doctrina del bien común, por lo tanto, en la medida en que pretenda ser una doctrina inmediatamente práctica, debe concretarse en la doctrina de la unidad, la libertad, la grandeza y la prosperidad de la patria; ella se carga así de la significación inmediata y del contenido afectivo que asegura su eficacia colectiva.

Hay una vinculación lingüística y nocional originaria entre el concepto de patria y la paternidad, que es común a todos los pueblos indoeuropeos. Tanto en griego como en latín, patria en un neutro plural que significa las cosas de los padres. No se trata en este caso de la paternidad en sentido biológico sino social, como cabeza, origen o autoridad de una estirpe o de una casa. El padre de familia encarna la continuidad de ésta, asegurada y simbolizada por el culto familiar. La familia así entendida excede el marco de la carne y de la sangre -aunque lo suponga- y propiamente consiste en el vehículo de inserción social e histórica del hombre en la vida política y religiosa; es a la vez, un elemento fundamental en su formación.

Pues bien, la patria es como la continuación de la familia en el orden perfectivo. En la patria los lazos biológicos y amistosos son menos evidentes e intensos que en el núcleo doméstico; pero, en cambio, su capacidad formativa de la personalidad social e histórica de los hombres es mucho mayor. Ella encarna la vinculación con un pasado e incluye un plexo de posibilidades para el futuro. En ella se verifica y concreta la cultura y la civilización como bienes específicamente humanos. Pero ¿qué es ella principalmente en la realidad? ¿Es la tierra de nuestros padres? ¿Es la tierra donde se ha nacido? ¿Es, acaso, la tradición y su patrimonio cultural?

La patria es algo más que la tierra donde se ha nacido, se vive o nacieron nuestros padres: es, aún, más que la tierra que se vincula como una cierta raíz existencial de nuestra vida. Es también más que el pueblo entendido como totalidad social o étnica. Tampoco puede reducirse al mero pasado de dicho pueblo o de su tierra. Ni es tan sólo la cultura. Es todo ello: pueblo, tierra e historia y cultura vivificados por una tradición que les confiere un sentido espiritual. La tradición vincula las diversas generaciones entre sí de modo que las últimas se reconozcan herederas y copartícipes de una común identidad respecto de las anteriores; ella es la que llena de significación humana un paisaje, el cielo y el mar. Esa tradición, que es el alma viva de la patria, es el patrimonio común de todo un pueblo cuyos miembros se reconocen entre sí como compatriotas; heredad común que no necesita ser dividida, porque se participa a todos sin sufrir mengua alguna en esa comunicación. En ella consiste la riqueza de la patria, que cada hijo de ésta posee, en mayor o en menor medida, como conformación interior. Esa tradición, a su vez, se entronca con el mundo de lo sagrado. La patria tiene así una dimensión religiosa que reclama -so pena de la pérdida de su validez última- la conformidad con el destino sobrenatural del hombre, que es la Patria Celeste.

La patria -o, dicho con más precisión, la relación de pertenencia a ella- es, pues, uno de los principios constitutivos de la personalidad concreta de cada hombre en la medida en que es una determinación cultural y política de máxima entidad, susceptible de ser desarrollada en forma casi ilimitada. En tal sentido, un ancho sector de la vida humana encuentra en esta referencia de pertenencia su propio valor, a punto tal que su pérdida, rechazo o abandono implica siempre, por necesidad, una devaluación o corrupción vital: es la contradicción interior, una infidelidad suprema en el orden natural. De ahí que toda persona con integridad moral comprenda que una vida asentada sobre la traición o la desvinculación con su patria no sea digna de ser vivida. Ésa fue, más que la búsqueda del concepto, la gran lección de Sócrates.
2.- Justicia, patriotismo y religión
El deber del hombre para con su patria encuentra fuente rectificativa en dos virtudes. En primer lugar, una general que -en cierto sentido- se confunde con toda la virtud: la justicia legal, cuyo objeto es el bien común (temporal). Sin embargo, la justicia siempre implica alguna medida o proporción; de ahí que ella sola no pueda abarcar todos los deberes del patriotismo; por otra parte, la justicia legal supone el Estado o la comunidad política, los cuales pueden no coincidir con la patria. En segundo lugar, y en forma más especial, una virtud aneja a la justicia: la pietas (piedad), tiene por objeto los deberes que se tienen con los padres y la patria en tanto ambos son principios de nuestra existencia; desde este punto de vista, el objeto de la justicia parece como excedido o desbordado, pues se desvanece toda posible conmensuración real entre lo que cada hombre puede devolver como servicio o como honra a los padres y a la patria, y la medida ilimitada del deber para con ellos. De ahí que la pietas -a la cual se reduce la virtud del patriotismo- guarde cierta similitud con la virtud de religión. Semejanza que no está en aquel que es término del culto, honra o servicio, pues entre Dios y cualquier bien temporal, por alto que sea, toda proporción desfallece, sino en la imposibilidad para el hombre de acercarse en ambos casos a una medida retributiva. La pietas -y dentro de ella el patriotismo- está incluida dentro de la religión, como lo menor dentro de lo mayor, o como el analogado en el analogante, de tal manera que el culto a Dios también exige el culto a los padres y a la patria.

Sea, pues, por justicia, patriotismo (pietas) o religión, el hombre ha de servir y honrar a la patria como a uno de sus principios constitutivos como persona concreta; y ello sin otro límite que el de la verdad del bien y las posibilidades de cada uno; ocurre aquí como en la amistad: la medida de la entrega está determinada por todo lo que se pueda dar. El llamado de la patria es para el hombre algo absolutamente incondicionado. Y si llegare el momento de dar la vida por ella, y eso se hiciere con amor recto, se habrá ganado la gloria de las dos patrias, la terrenal y la Eterna, y a la vez se habrá agregado una porción de belleza moral a la hoy agónica historia del hombre.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconCuba: una patria y unla nación imaginadas por los esclavos poetas del XIX

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconNo basta acumular riquezas para crear una Patria: Cartago no lo fue....

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconRecuerdos de mi Patria

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconQue es de la patria el amor

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconLa Patria invisible

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconAl cantarte patria mia

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconConstruyendo la patria que queremos

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconLoor a la patria y Angelina

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconInvestigacióN: fundación patria soberana

I. la patria el concepto de patria Justicia, patriotismo y religión II. La nacióN iconPatria jacques viau renaud






© 2015
contactos
l.exam-10.com