X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo






descargar 176.47 Kb.
títuloX. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo
página3/6
fecha de publicación31.05.2015
tamaño176.47 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6

4. Método católico para reconvertir Europa y el resto del mundo.

Siendo que Europa se había secularizado y la Iglesia romana había perdido su supremacía, el papado debía reemprender ahora con paciencia su reconquista de Europa y del mundo durante el S. XX. Esto lo haría poco a poco, a medida que la “providencia” le permitiese imponerse mediante el ejercicio pleno de la autoridad política de sus gobernantes clero-fascistas. Aunque lograría de esa manera detener el avance del comunismo en Europa, sus sueños “providenciales” no se iban a cumplir como quería. Perdería su hegemonía sobre todos los países católicos del Este que caerían bajo los gobiernos totalitarios comunistas, y no podría ejercer un control absoluto sobre el resto de Europa.
a) En Ucrania. Ya vimos cómo los católicos intentaron imponerse en forma absoluta en Croacia, bajo un típico liderasgo fascista bajos los ustashis. Por su vínculo con la raza eslava que es mayoritaria en casi todos los países europeos orientales, el papado esperaba conseguir misioneros para poder evangelizar el mundo ortodoxo, aprovechando las oportunidades que se le abrían con la campaña militar nazi a Rusia. Ya había intentado hacerlo a través de la católica Polonia en 1926, logrando que un dictador católico fascista, Pilsudski, hiciese expediciones militares a Ucrania para castigar a los así llamados “ucranianos rebeldes”, especialmente en los lugares que Pilsudski anexaba a Polonia. Entre el polaco y el ucraniano hay una distancia idiomática equivalente a la que existe entre el castellano y el portugués. Por quince años, los sacerdotes católicos acompañaban a los soldados polacos que incursionaban en Ucrania. Las iglesias ortodoxas eran quemadas y “miles y miles” eran ejecutados.
Si hay un país que vivió casi toda su historia sometido, fue Ucrania. Por siglos estuvieron bajo los polacos, los mongoles y los rusos. El régimen comunista ruso los afectó enormemente a comienzos del S. XX, tanto que murieron unos seis millones de campesinos en las famosas purgas soviéticas. Por tal razón, los ucranianos sintieron que con la invasión nazi podía comenzar una nueva era de libertad. Pero a poco de llegar los alemanes, captaron que con esos nuevos invasores no iban a lograr la libertad que anhelaban y que, por el contrario, los nazis eran tanto o más crueles que los comunistas.
Stalin captó el desengaño de la población ucraniana bajo la ocupación alemana, y decidió cambiar de táctica acercándose a los ortodoxos con promesas de apoyo. Los ortodoxos, por otro lado, captaban también que todo era cuestión de política, pero la perspectiva de un reavivamiento de la fe ortodoxa con el apoyo de Moscú no era para desaprovechar. En ese contexto, Hitler se dio cuenta que iba a remar contra corriente innecesariamente, y decidió cambiar de estrategia. Hasta ese momento el fuhrer se había estado oponiendo a la intromisión papal de su campaña, y negándole el pedido de enviar monjes y sacerdotes con sus tropas para evangelizar los países del Este. Si sumaba a los sentimientos nacionalistas ucranianos el apoyo de la población católica y, en especial, el de los católicos de rito oriental pero ligados a Roma, iba a poder atraer con ese apoyo religioso a los mismos ortodoxos y lograr la unión de ambas religiones, la ortodoxa y la católica.
La iglesia católica de los Uniates fue concebida por los jesuitas en el S. XVI, y apoyada por la dinastía católica de los Habsburg en Austria, para contrabalancear la influencia rusa ortodoxa. El papado había aceptado entonces que los sacerdotes que practicaban el rito al estilo oriental pero que querían mantenerse ligados a Roma, pudieran incluso casarse. Hasta hoy esa práctica continúa allí, mientras que en occidente el celibato les es impuesto a los sacerdotes católicos. Los Uniates, considerados por algunos católicos como “híbridos”, operaron como una entidad eclesiástica algo más libre que la de los ortodoxos que dependían del patriarcado de Moscú, y que de los católicos que dependían del papado Romano. Estaban en un punto intermedio y eran más propensos al nacionalismo, ya que habían sufrido en forma especial bajo las dominaciones extranjeras más recientes. Aunque no eran mayoría, constituían un grupo no desconsiderable de cinco millones de adherentes.
Pronto los Uniates se enteraron que los alemanes los iban a apoyar en su nacionalismo ucraniano, y recibían al mismo tiempo el respaldo del Vaticano para entrar en conversaciones con los ortodoxos y explorar la posibilidad de unir ambas iglesias, la católica y la ortodoxa, dentro de la línea intermedia Uniate. La perspectiva era alentadora también para los ortodoxos ucranianos y podía terminar también facilitando un arreglo semejante para que los ortodoxos de toda Rusia, perseguidos implacablemente hasta entonces por el gobierno comunista, terminasen acoplándose al sistema, bajo la orientación y sumisión papales.
Cuando los comunistas rusos vieron cómo se movían las fichas del lado alemán y papal, se dieron cuenta que la única alternativa que les quedaba era dividir a los ortodoxos para que no se unieran al movimiento nacionalista Uniate. Con tal fin lograron infiltrar espías rusos dentro de las iglesias ortodoxas que evitaron tal unión. Muchos ortodoxos no querían saber nada, por otro lado, de someterse al papa de Roma. La herencia ortodoxa rusa no proviene de Pedro, según pretende el Vaticano para el papado, sino de Andrés. Esa división ortodoxa ucraniana promovida por los rusos hace más de medio siglo atrás, continúa hasta el día de hoy.
A pesar de los intentos rusos por dividir también a los Uniates, un ejército nacionalista logró finalmente formarse con el apoyo nazi, que tendría por misión no sólo lograr la independencia ucraniana, sino también llevar capellanes en sus filas para catolizar todo el mundo ortodoxo, incluyendo Rusia. Para 1942, el Vaticano estaba trabajando con los Uniates con este fin, y se enviaron jesuitas disfrazados a la Unión Soviética con el propósito de recoger informes de inteligencia favorables a la unión de las dos iglesias más tradicionales de Europa. Unos 300 “apóstoles” voluntarios se enrolaron con esa misión, de los cuales sólo un puñado logró volver con vida. Rusia había logrado introducir espías dobles dentro de los Uniates que los orientaban en esa campaña, pero que pasaban la información al Kremlin.
Aunque esa campaña nacionalista pro-católica fue brutal en su accionar, contó con el apoyo del Vaticano. Los sueños evangelizadores de corte militar, sin embargo, terminarían para el papa en 1944, cuando el ejército católico fue destruido por los rusos en la Batalla de Brody. Los intentos posteriores de reunirse para conformar un comité de Liberación de los pueblos de Rusia fracasarían igualmente. Medio siglo debía transcurrir hasta que los sueños papales, con Juan Pablo II especialmente, comenzaran a florecer otra vez. Los dos pulmones de Europa, según el papa polaco Wojtila, son la Iglesia Ortodoxa rusa y la Iglesia Católica romana. Pero todo el antecedente dejado por el Vaticano durante la Segunda Guerra Mundial, más los claros intentos papales de lograr por vías diplomáticas lo que no pudo hacer Pío XII mediante los ejércitos nazis y nacionalistas, han endurecido el corazón del patriarcado de Moscú que no confía en las intenciones papales. Los esfuerzos diplomáticos religioso-políticos de la Santa Sede, sin embargo, no han muerto.
En la actualidad (2004), se están llevando a cabo conversaciones positivas entre los ortodoxos rusos y los representantes papales para unir a Ucrania usando como modelo el estilo intermedio de adoración tradicional de los Uniates. El Vaticano está logrando convencer no solamente a los evangélicos y protestantes, sino también a los mismos ortodoxos rusos, que deben unirse para que los gobiernos secularizados de Europa no se salgan con la suya en la redacción de la Constitución Europea. Ha logrado convencer a los cristianos europeos de las iglesias más tradicionales que Europa no tiene derecho a ignorarlas, y que es un atrevimiento por parte de las autoridades seculares pasar por alto el rico patrimonio histórico que legó el cristianismo al continente.
El papado está convenciendo al otro pulmón que es la ortodoxia rusa, que si no se logra frenar el secularismo en este momento fundacional de la nueva Europa, no se lo logrará jamás. De allí es que en mayo del 2004 esperan reunirse todas estas iglesias para insistir en la imperiosa necesidad de que Europa no renuncie a su alma. Esta es una clara iniciativa por recobrar otra vez el poder, ya que en la teología católica, la autoridad religiosa es el alma que está por encima de la autoridad civil que es el cuerpo. Y esto es más significativo si tenemos en cuenta que es en torno a esa época que todos los países católicos del Este ya liberados del comunismo ateo van a ingresar oficialmente a la Comunidad Europea. Todo esto es crucial para el voto definitivo que, en principio, deberá tomarse para la misma ocasión sobre esa Constitución Europea, y en la que el Vaticano tiene tantos intereses puestos.
b) Intentos de confederar los países católicos anticomunistas. Después que terminó la Primera Guerra Mundial, el Vaticano intentó restaurar la monarquía austríaca y fortalecer su presencia en el centro de Europa. Favoreció también un movimiento que se gestó para entonces (en los años 20 y 30), conocido primeramente como los Blancos, para contrastarlo con los Rojos comunistas, y luego como Intermarium. Ese movimiento se proponía constituir un “cordón sanitario” contra el comunismo, equivalente al “cordón sanitario” de los S. XVI al XVIII que España había levantado mediante la Inquisición contra la inmigración protestante y judía en latinoamérica. El propósito era ahora conformar una Confederación Pan-Danubia católica y anticomunista que abarcase 16 naciones en el centro de Europa, “inter”, es decir, entre el Báltico, los mares Negro, Egeo, Jónico y Adriático. Esa organización recibió el apoyo del Vaticano, y pretendía una Europa libre de los alemanes protestantes y rusos comunistas.

La restitución de la monarquía de los Habsburg no fue posible y, en su lugar, el papado fue dando su bendición a todos los gobiernos fascistas que se fueron levantando en todos los países católicos, que él mismo inspirara a través de sus encíclicas. Aunque la organización Intermarium se volvió impráctica por las rivalidades étnicas de quienes la conformaban al principio, para cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial en 1939, sus líderes terminaron apoyando el nazismo de Hitler y, en general, como lo hizo el papado, a todos los gobiernos fascistas (UT, 63). Esos líderes de Intermarium fueron la fuente informante de Hitler, su mayor instrumento de inteligencia.
Toda Europa, exceptuando Inglaterra, terminó transformándose en un conjunto de estados fascistas o dominados por ellos una vez que Hitler se apoderó de toda la región central del continente. Las posibilidades para que el papado pudiese recuperar el reconocimiento y hegemonía política en Europa, nunca se habían visto tan grandiosas desde que esos dominios le habían sido quitados siglo y medio atrás por los revolucionarios franceses. Pero todo ese sistema fascista pasó a depender demasiado del nazismo alemán, de tal manera que la mayor parte de los países europeos que lo adoptaron como forma de gobierno sucumbieron una vez que terminó la Segunda Guerra Mundial.
¿Qué debía hacer ahora el Vaticano? ¿Debía comenzar de nuevo para reconquistar Europa? ¿Qué sistemas de gobiernos podría ahora inspirar para recuperar otra vez su hegemonía en tantos países católicos que de golpe quedaban a la deriva? ¿No podía tambalear también su autoridad política, por haberse vinculado tan estrechamente a los gobiernos dictatoriales fascistas de la guerra? ¿Cómo podría hacer frente a la amenaza comunista con países y gobiernos divididos y debilitados después de tantos genocidios sangrientos? ¿Qué podría hacer para evitar que los EE.UU., el país de la libertad religiosa y fortaleza de la democracia protestante, terminase dominando sobre todos los países católicos del centro de Europa?
Así como el papado había inspirado los gobiernos fascistas antes y durante la Segunda Guerra Mundial, para evitar el triunfo de la democracia occidental y del comunismo oriental; así también iba a verse al papado, ya antes de terminar la Segunda Guerra Mundial—una vez que captó que Hitler iba a fracasar—intentando formar otra vez una confederación de estados católicos en Europa Central. Su propósito era el mismo. Quería contrabalancear el dominio comunista soviético oriental y el protestantismo norteamericano occidental. Así como había reemplazado el sistema monárquico que había favorecido durante toda la Edad Media, por el fascismo de la primera mitad del S. XX; ahora recurría otra vez al sistema monárquico tratando de resucitar la dinastía austríaca de los Habsburg para que se impusiese sobre todo el centro de Europa, esto es, sobre todos los países con población mayoritariamente católica (UT, 17). Lo mismo esperaba poder hacer con los poderes orientales de Europa y, para ello, intentó juntar los deshechos del nazismo que recurrían hacia Roma en busca de refugio en el mismo Vaticano.
¿Cómo podía el Vaticano lograr la unión de Europa después de la guerra, bajo la bandera de la Iglesia? Un recurso era la resurrección de la organización Intermarium, con todos sus sobrevivientes nazis, ustashis y fascistas. Contaba ahora, además, con el General De Gaulle en Francia, y Adenauer en Alemania, ambos católicos devotos y, por lo tanto, dispuestos a colaborar con el Vaticano en la reconstrucción de Europa. Pero los franceses no tenían dinero para poder reavivar Intermarium. Se enteraron, sin embargo, que Ferenc Vajta, exconsul general de Hungría en Viena, había logrado evacuar la industria húngara junto con la mayoría de la clase dirigente, antes que llegasen los rusos. Recurrieron, pues, a él para obtener su apoyo al plan de reavivar Intermarium. Vajta compartió con ellos ese dinero robado a los húngaros, para fortalecer el proyecto de integración de los pueblos católicos contra el comunismo (UT, 52).
Ya apenas había terminada la guerra, De Gaulle había iniciado una campaña decidida para “ganar la simpatía de los pueblos de Europa Oriental. Quería contrabalancear los planes británicos que también estaban interesados en liderar la reconstrucción de Europa. El general francés creía que debían prepararse para una nueva guerra contra Stalin si Francia iba a recuperar su papel legítimo en esa región. Necesitaba, para ello, el concurso del Vaticano, ya que los franceses habían quedado muy debilitados. La Confederación Europea que se proponía crear con la ayuda del papa, debía juntar a los católicos de España, Francia, Italia, Austria, Alemania, Polonia, Hungría, Eslovaquia, Croacia, Eslovenia y los estados Bálticos, entre otros.
¿En qué podía contribuir el papado al sueño del general francés? En bendecir un tratado secreto que firmaría Francia con España e Italia, estableciendo así un poderoso “triángulo” al que se sumarían los estados católicos de Sudamérica. Necesitaba también el apoyo del Vaticano para separar la Bavaria, Würtemberg y Baden-Baden de la mayoría protestante en Alemania, y crear así un estado federal católico alemán. Por último, una Confederación Pan-Danubia Católica permitiría la unión de Polonia y los estados Bálticos, así como la separación de los católicos eslavos de sus compatriotas ortodoxos y protestantes. Con semejante unión caerían más fácilmente Yugoeslavia, Checoeslovaquia y grandes regiones de la Unión Soviética. Así podría eliminarse más fácilmente la amenaza del bolchevismo comunista.
Los planes de De Gaulle pronto se vieron confrontados con los planes de Inglaterra, que en varios respectos eran similares. Por ejemplo, tanto los ingleses como los franceses querían tener a los EE.UU. fuera de estos planes clandestinos. Por eso adoptaron un slogan: “Europa para los europeos, sin los rusos y los norteamericanos. Hagamos pelear a los norteamericanos con los rusos, y explotemos la victoria”. La diferencia principal entre Francia e Inglaterra era, sin embargo, que Londres quería un dominio completo de las operaciones. Pero, ¿había necesidad de excluir totalmente a los EE.UU. del plan? ¡No, por supuesto que no! Los EE.UU. podían contribuir con la bomba atómica y la bomba de hidrógeno. La coordinación para el ataque a Rusia junto con las fuerzas militares del resto de Europa, según veremos luego, se daría en el Vaticano mismo. La Santa Sede era el mejor centro para camuflar toda acción clandestina de esa naturaleza.
¿Cuál sería el método para recuperar los países de mayoría católica que habían caído bajo el régimen comunista después de la guerra? ¿De dónde obtendrían los recursos y con qué gente podrían contar para esa guerra que no debía detenerse contra el comunismo bolchevique? Había que tratar de recuperar todos los criminales de guerra posibles, sin importar cuán homicidas los revelaban sus legajos y, en consecuencia, cuán requeridos eran por la justicia internacional. Después de todo, ¿quiénes otros podrían revelar un cometido tan leal e indiscutible para destruir el comunismo? Mediante ellos esperaban “construir centros militares y terroristas” para desestabilizar los gobiernos comunistas del Este. El costo de la empresa podría ser pagado, en parte, por el oro que los fugitivos nazis y ustashis habían logrado llevarse consigo al escapar del ejército comunista.
¿Qué papel jugaría el Vaticano en todo esto, además de ejercer su influencia en unir los países católicos para hacer frente al comunismo? El Vaticano, en realidad, no era una agencia pasiva en todos estos planes, sino que formaba parte de todas las iniciativas y llevaba la delantera en todas ellas. El Vaticano, por su condición geográfica extraterritorial, era el lugar ideal para convertirse en nido de todo ese movimiento clandestino (véase Apoc 18:2-3). Allí se establecería el centro de operaciones de Intermarium, con todos los deshechos del nazismo y del fascismo que quedasen vivos. También se transformaría el Vaticano en el centro de toda operación diplomática, ya que por su influencia ante tantos países católicos, podía aglutinar todos los esfuerzos más fácilmente.
La protección clandestina de todos los criminales de guerra en el Vaticano debía darse, según las directivas del Vaticano, bajo la condición de que todos los criminales “refugiados” fuesen probadamente católicos y anticomunistas. Los jesuitas serían, además—como en las conquistas comerciales, políticas y militares de los españoles, portugueses y franceses durante la Edad Media en el Asia y Latinoamérica—los agentes del Vaticano claves en el “programa de penetración” dentro de las áreas ocupadas por el comunismo. Mientras que los criminales fascistas procurarían destruir los gobiernos comunistas, los jesuitas tendrían la misión de reconstruir esos estados en una unión indivisa con la Iglesia de Roma. ¿De dónde obtendrían los recursos económicos? Del contrabando del oro robado primeramente a las víctimas mayormente judías del nazismo, y del lavado de dinero a través del banco del Vaticano y su transferencia a los bancos secretos suizos.
La magnitud de todo lo que implicó el plan de Intermarium, así como su implementación por el Vaticano, merecería una consideración más abarcante que escaparía del propósito de este trabajo. Concluyamos aquí, sin embargo, con la mención del fracaso de semejante complot post-guerra debido al éxito soviético en introducir espías dobles que lograron infiltrarse aún en el mismo Vaticano. Hasta algunos sacerdotes, endurecidos por la guerra, perdieron la fe y se volcaron a favor del comunismo, pasando a ser agentes secretos de Rusia. Por su parte, otros líderes que enfervorizaban y organizaban a los criminales de guerra, con el concenso hipócrita de Francia, Inglaterra y el Vaticano, eran igualmente espías de los rusos y les pasaban toda la planificación. De esta manera, tanto Tito en Yugoeslavia, como otros gobernantes comunistas en los otros países católicos del Este, podían arrestarlos apenas entraban en sus territorios, a menudo en cuestión de horas, y acabar fácilmente con ellos. [La misma táctica la ha seguido Fidel Castro quien tiene espías metidos en el mismo corazón del anticastrismo cubano en los EE.UU].
Toda esta historia, por supuesto, es triste desde antes, luego y después de la guerra. Acostumbrados a ver el mundo comunista como el malo de la película, pasamos por alto a menudo que igualmente malos fueron los gestores de la contraofensiva nazi y fascista aún después de la guerra. ¿Qué hubiera pasado, si los intentos papales de unificar Europa bajo el primado de Pedro hubiesen triunfado bajo los regímenes clero-fascistas que se multiplicaban por doquiera? Indudablemente habría llegado pronto el fin, con el regreso de la intolerancia religiosa medieval que no pudo, gracias a Dios, ser impuesta entonces en forma universal.
Pero ese día final ya se acerca, porque la mayoría de esos estados católicos que el papado intentó unir entonces para reconstruir una nueva Europa, están pasando al comenzar el S. XXI, a formar parte de la Unión Europea gracias a la caída del comunismo. Ahora puede el papado volver a soñar y con ojos más abiertos, en la recuperación de la primacía de Pedro en el viejo continente europeo. Se deleita en informar, a través de Zenit, el órgano informativo por internet del Vaticano, que el porcentaje de católicos es inmensamente mayoritario en la mayoría de todos esos países del centro de Europa. En marzo del 2004 informó, incluso, que el catolicismo en Europa constituye el 80 % de la población. No aclara cómo obtuvo esa estadística, ya que sólo el 10% en el Oeste asiste a la Iglesia, debido al secularismo tan generalizado en esos países. Es probable que haya hecho un balance general de países denominados protestantes y países denominados católicos.
Lo que cuenta para Roma es el número, ya que en regímenes democráticos, la representatividad numérica es sinónimo de poder. Algo equivalente se da con el Concilio Mundial de Iglesias que agrupa a más de 342 iglesias. Se trata de regímenes religiosos que buscan un poderío humano como lo busca siempre todo aquel que procura justificarse por sus obras. A diferencia del papado, el verdadero pueblo de Dios procura reunir un “remanente” de toda la cristiandad y de todos los pueblos de la tierra. Su poder se basa en las promesas divinas, no en la fuerza humana. Esto es lo que buscan todos los que ponen su confianza en Dios (Juec 7:2; 1 Crón 21:1-8; Zac 4:6; Rom 9:27; 1 Cor 1:25-29; 2 Cor 12:9; Apoc 12:17). A esa fe, que se basa en la voluntad divina y cree en lo que Dios puede hacer a través de la debilidad humana, Dios la imputa como justicia (Rom 4:18-25; véase 3:24-28).
1   2   3   4   5   6

similar:

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconAlguien dijo que América Latna es la región donde van a morir los sueños y las locuras de Europa

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconV através de el dadaísmo distorsionados fue / era la muerte el mundo...

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconFolleto: Europa, un mundo para descubrir

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconHe escogido este trabajo porque siempre me ha interesado el mundo...

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconSinopsis: La película describe la extraordinaria vida de Eddie Rosner,...
«Armstrong blanco», es el tema del documental El jazzista del gulag, en la cartelera de Eurochannel para diciembre

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconJ. gaarder: el mundo de sofia
«guerra de los treinta años» Francia empezó a ser la potencia dominante en Europa

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo icon10 trucos increiblemente faciles para convertir tu cerebro

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconQué significa la palabra «odisea»
«inspiran» a los hombres para indicarles cómo deben actuar es a través de los sueños. Busca en este canto (VI) un ejemplo

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconHaz tu mundo más grande: ¡llénalo de palabras, de sueños, de historias!

X. Los sueños papales para convertir y reconvertir Europa y el mundo iconCartas de colaboración para la página Resucitemos los sueños de Ana...






© 2015
contactos
l.exam-10.com