Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia






descargar 256.15 Kb.
títuloYunque y Tecos, brazos de la Iglesia
página1/8
fecha de publicación15.06.2015
tamaño256.15 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8
Índice de Forum 169
Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia

Patricio Cortés
La guerrilla desafía a Calderón

Pablo Cabañas Díaz
Calderón provoca la violencia

José Francisco Gallardo Rodríguez
Militares continuarán violando si no acaba el fuero

Hypatia Velasco Ramírez / Cimacnoticias
Pasta de Conchos: sólo mentiras y engaños

Sara Lovera / Cimacnoticias
La reforma del Estado, instrumento

de viabilidad del país: Agustín Basave

José Vilchis Guerrero
La Plaza de Miguel Ángel

José Vilchis Guerrero
PRIAN: la restauración

Joel Ortega Juárez
Comedia y estrategia

Eduardo Ibarra Aguirre
¿Barril de pólvora?

Fausto Fernández Ponte
Infiernillo

Faustófeles
Sentencia cuestionable

Humberto Hernández Haddad
Reforma de tambora

Juan Chávez
“Octavio Paz y la izquierda”

Arnaldo Córdova / La Jornada
El primer round lo ganó Ebrard

Julio Pomar
Valle de la desesperanza

Feliciano Hernández
Acapulco: la matanza de los copreros

Gerardo Peláez Ramos
Calderón: Moctezuma o Cuauhtémoc

Eduardo López Betancourt
Deterioro ambiental

Carlos Cáceres R.
De nuestros lectores

Forumenlinea, vigorosa y atenta. Araceli Zúñiga y César Espinosa

El desempeño de Soberanes. María Esther Navarro

El general y doctor Gallardo enaltece a las FA y la UNAM. Francisco Portillo Ruiz Alán

Comenta textos del número 168. Samuel Lara Villa

Critica el Reglamento Metropolitano. Andrés de la Garza

Toque con grado de excelencia. Dr. Enrique Bonilla Rodríguez.

Espléndido y revelador reportaje. Patricia Barba Ávila
La fe de los cerdos, una realidad bestial que vivimos

Héctor Cortés Martínez
Libros

HCM
En cartelera

HCM

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia
Patricio Cortés

pcortesc@yahoo.com.mx
* Son grupos paramilitares * Girolamo Prigione presenció prácticas militares * Octaviano Márquez (arzobispo poblano) los protegió hasta su muerte y los dejó prosperar * José Garibi Rivera (arzobispo de Guadalajara) apoyó a Los Tecos durante 20 años *  “Éste es un mal menor, es una sociedad secreta, pero es anticomunista”, afirmaba * Rivera Carrera protegió a integrantes del Yunque, de Provida y al pederasta Marcial Maciel * Hay testimonios que involucran a Abascal Carranza en el Yunque * Héctor Larios Córdova reconoció su militancia y la jefatura de Jorge Karfopulos * Los fundadores del PAN, entre ellos Luis Calderón Vega, no eran partidarios de la entrada de sociedades secretas, pero el partido de su hijo está copado por ellas
Las sociedades secretas forman parte del mundo, nos guste o no. Muchas de ellas son violentas y muy cercanas a la Iglesia católica y han impregnado a los partidos políticos. El grito de ¡PAN sí, Yunque no!, se dejó oír en la Asamblea Nacional del Partido Acción Nacional como una prueba de que no es un mito y los panistas lo saben, aunque muchos lo nieguen hacia afuera.

Muchos mitos y versiones periodísticas giran en torno a las sociedades secretas clericales. El doctor Fernando M. González González, especialista en temas de religión y política, actualmente realiza una investigación sobre el tema y adelanta a Forum algunos datos que ha descubierto del Yunque y Los Tecos. Ambos grupos de choque ligados a la Iglesia católica que entre sus filas tienen a prominentes personajes de la vida nacional y no se tientan el corazón para usar la violencia.

El investigador primero que nada aclara que aunque son de raíces similares, el Yunque y Los Tecos no son lo mismo y de hecho han tenido enfrentamientos sangrientos. A través de diversas entrevistas con personajes que en algún momento tuvieron que ver con estas organizaciones ha logrado identificar algunos rasgos de sus interacciones.

“Son grupos antidemocráticos, con juramento secreto que se mueven permanentemente en las sombras. Evidentemente esto en un país que pretende ser democrático, con muchos trabajos pero ahí vamos, esta gente va en una lógica totalmente diferente”, declara.

Reconoce la posibilidad de que hayan operado en la pasada contienda electoral contra el candidato presidencial perredista: “Es casi seguro, deben haber participado, porque en su análisis era comunista, cuando realmente es un populista caudillesco. López Obrador les movió los espectros”.

Como antecedente nos refiere que la sociedad secreta más importante del siglo XX en México fue la Unión de Cató-licos Mexicanos (UCM, llamada la U), fundada por Adalberto Abascal –abuelo del exsecretario de Gobernación Carlos María Abascal Carranza–, en junio de 1919 junto al rector del Seminario de Morelia Luis María Martínez (15 años después arzobispo primado de México). “Estuvo en el corazón de la Guerra Cristera, sus principales generales eran de la U. Nace en Morelia, pero inmediatamente se va a Jalisco y ahí se consolida; es un grupo realmente secreto y extraordinariamente efectivo. Ahí estuvo metido Anacleto González Flores desde el 21 y Miguel Gómez Loza que son los mártires guerreros de ahora”.

La UCM desaparece con la derrota en la Guerra Cristera, donde según el también autor de Vivir y morir por Cristo rey y Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo, la Iglesia negoció el movimiento permitiendo que fueran masacrados: “Efectivamente la jerarquía de la Iglesia católica, en la Guerra Cristera, exacerbó los ánimos, lanzó a la gente a la lucha armada de alguna manera, pero sacando al mismo tiempo la responsabilidad”.

Los Tecos y luego el Yunque, narra el investigador, surgen como grupos anticomunistas para combatir “la gran conspiración judeo-masónica” de la que habla un libro titulado Los protocolos de los sabios de Sion, también lo leyó Adolfo Hitler y su propagandista Joseph Goebbels.

Los Tecos son fundados por Carlos Cuesta Gallardo en 1933, cuando se estaba dando el debate de la educación socialista, con alumnos y exalumnos de jesuitas del Instituto de Ciencias de la Universidad de Guadalajara. De ahí surge la primera universidad privada del país, la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), dominada hasta la fecha por dicha sociedad secreta a la cual pertenece su rector vitalicio Antonio Leaño (presuntamente implicado en asesinatos de integrantes del Yunque), y sus hijos incluyendo a Gonzalo Leaño, exdirector del diario Ocho Columnas.

El Yunque fue fundado también por un jesuita y teco, Manuel Figueroa Luna, en Puebla (1953), con alumnos de los jesuitas del Colegio Oriente, exalumnos de jesuitas y algunos lazaristas, con el mismo sistema de la sociedad secreta de la UAG. No obstante, los desencuentros no se hacen esperar, pues Los Tecos atacan a mano armada la escuela jesuita Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) con lo que la Iglesia marca su raya.

El siguiente desencuentro se da porque en 1965 Los Tecos, lefebvristas, desconocen al Papa declarando sede vacante bajo el alegato de que la conspiración judeo-masónica llegó al Vaticano. Los yunques se mantienen fieles a Roma y se desata la guerra abierta entre estas sociedades secretas. Fernando González comenta que Manuel Díaz Cid (entonces integrante del Yunque) participó en la reunión entre estas sociedades donde se discutió el tema y se dio el rompimiento.

En las anécdotas de infiltraciones queda implicado el actual coordinador de los diputados panistas. El investigador narra: “Un ex teco me dijo: En 1979, Héctor Larios estuvo estudiando en la UAG, lo detectamos como un infiltrado del Yunque. Entonces el actual periodista que trabaja dando las noticias de Televisa en Guadalajara, José Antonio Fernández Salazar y yo tomamos a Héctor Larios y a un compañero de él. Al compañero le pusimos un casco de los que usábamos para el Pentatlón Deportivo Universitario y le pregunto: ¿Quiénes del Yunque están infiltrados? Como no le respondió, Fernández Salazar agarró una varilla de fierro le rompió el casco y lo sangró. Entonces el tipo dijo yo soy del Yunque, Héctor Larios también y nuestro jefe es Jorge Karfopulos (asesinado en 1979 junto con su hijo de 10 años). Luego fuimos con Héctor Larios, le dijimos tu compañero ya confesó ¿quien es tu jefe aquí? Y Héctor Larios dijo mi jefe es Jorge Karfopulos”

Incluso Fernando González asegura haber contactado a quien tomó las fotos de Jorge Karfopulos y Ramón Plata Moreno (líder del Yunque) antes de ser asesinados por orden de Antonio Leaño. El compadre del fotógrafo fue quien jaló en gatillo contra el primero. ¿Pero por qué al niño? “Las ordenes fueron claras, no dejes testigos”, respondió el homicida.

Sobre las actividades violentas de ambos grupos afirma: “Tengo entrevistas de gente que dice que en el 80-82 se veían y mostraban sus ejercicios militares con monseñor Prigione enfrente. Tienen grupos de choque tanto Los Tecos como el Yunque. Son como grupos paramilitares y tengo entrevistas de gente que estuvo en el MURO (grupo visible del Yunque en la Universidad Nacional Autónoma de México) que dicen que recibía entrenamiento. En el Pentatlón Deportivo Universitario de Los Tecos, les enseñaban artes militares y marciales”.

Narra la relación con la jerarquía católica: “El cardenal Rubén Darío Miranda cuando los yunques y muros atacaron el periódico El Día y a Sergio Méndez Arceo (entonces obispo de Cuernavaca) con pintura roja, lanzó condenaciones a los muros y después les dijo misas a los yunques sabiendo que eran yunques. Octaviano Márquez (arzobispo poblano) los protegió hasta su muerte y los dejo prosperar. Garibi Rivera (arzobispo de Guadalajara) protegió a Los Tecos durante 20 años, porque la lógica era no hay que dividir el campo católico. Este es un mal menor, es una sociedad secreta, pero es anticomunista”.

“La política de la Iglesia en eso es curiosa. Hay condenaciones de los papas desde mil setecientos ochenta y algo, a la masonería. Están condenadas las sociedades secretas, pero si son católicas se llaman discretas. Si yo las controlo o alguien de mi gente importante sabe de ellas, son discretas, por lo tanto no están condenadas. Siempre tienen un doble rasero. Su moral es estratégica”, añade.

¿Y Norberto Rivera que relación tiene?

—Cercana, hasta donde yo sé. Me falta amarrar algunos datos, y de protección a gente del Yunque, de Provida. Cuando era obispo de Tehuacán desmanteló el Seminario del Sureste y sacó a todo lo que tuviera que ver con la teología de la liberación y protegió a Marcial Maciel.

Nos comenta que no es tan sencillo analizar el papel de los miembros de las sociedades secretas que hoy están en el poder: “¿Qué pasa si yo soy Carlos Abascal y mi abuelo fue de la U; mi padre fue uno de los Misioneros de las Legiones, sociedad secreta base del movimiento sinarquista? Hay testimonios de que estuvo en el Yunque. ¿Qué pasa si yo soy secretario de Gobernación, a poco como Yunque voy a tener una estrategia? Me van a hacer cachitos desde diferentes cosas, porque mi actuación será pública y yo estaba educado a actuar desde las sombras: Cuando yo formo parte del poder, el análisis debe cambiar radicalmente”.

Siguiendo la ruta de la infiltración en el poder: el gobernador de Jalisco en 1962-68, Juan Gil Preciado le comentó a nuestro entrevistado que Los Tecos entraron al Partido Revolucionario Institucional en 1962. Los yunques se van hacia la Confederación Patronal de la República Mexicana y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio.

“Los Tecos empezaron a entrar al PAN a principios de los 80 en Chihuahua, Sinaloa, en Guadalajara entraron por la vía DHIAC (Desarrollo Humano Integral Asociación Civil, organización de ultraderecha) y los yunques también. Entonces el partido empieza a ser habitado por estas sociedades secretas aunque están peleados a muerte”, refiere.

No obstante, contrario a lo que pudiera pensarse, la entrada al PAN no era tan obvia, pues de acuerdo con Fernando González los fundadores de dicho partido eran antisociedades secretas; incluyendo a Luis Calderón Vega padre del actual presidente, lo cual a su vez prueba que ni estas organizaciones ni los panistas son homogéneos.

“El drama que trae Calderón es que cuando llega al PAN está habitado por este tipo de gente que tampoco es homogénea. Donde pretenden infiltrar, hay intereses encontrados y me voy a ver en juego complicado”.

Advierte: “Una vez que cae el muro de Berlín en el 89, una de las banderas fundamentales de estos dos grupos, que están peleados entre sí pero que coinciden en el anticomunismo, cae. Se quedan viudos del anticomunismo. Entonces se reciclan en la seguridad pública con Guillermo Velasco Arzac por línea del Yunque-Muro. En toda la gran zona de la bioética, de la moral pública.

“Estos grupos estructuralmente se sienten detergentes sociales que están limpiando a la sociedad que siempre está podrida. Si ya no la podemos limpiar de protestantismo, de masonería, de judaísmo o de comunismo, pues limpiémosla de sus malas costumbres”.

Me llama la atención que estos grupos hayan atacado a la comunidad judía (al grado de tener amedrentados en un tiempo a los de Guadalajara) sin una respuesta fuerte, pues es un grupo muy unido y con poder económico que incluso ha logrado encarcelar a profesores estadunidenses por cuestionar la veracidad de los campos de concentración. El investigador reconoce que es un ángulo que todavía no ha logrado esclarecer.

No obstante, me cuenta que hasta los 60, la UAG no recibía estudiantes judíos, pero que al descubrir que muchos estadunidenses buscaban matricularse en medicina un año para luego proseguir su carrera en su país, la política cambió: “Decidieron que su antisemitismo visceral podía ser intercambiable, disminuir, porque eso les traía jugosas cantidades en su banco de San Antonio. Además, en ese momento la Iglesia católica, con Juan XXIII, en el 62 decreta que no se vale decir en la semana santa que el pueblo judío es deicida. Es por primera vez que la Iglesia católica abandona su tradición antijudía”.

Sobre los masones, el otro grupo involucrado, expone que si bien tuvieron mucha fuerza en el siglo XIX y todavía con los presidentes Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas, después de Manuel Ávila Camacho empiezan a declinar, por lo cual estas sociedades secretas se enfrentan con una masonería debilitada.

Hay quien dice que las sociedades secretas son como el coco, pues nadie las ha visto; lo cierto es que hoy nadie es mucha gente. Siguen métodos violentos en las sombras y conocerlas resulta importante para entender a nuestro México.

La guerrilla desafía a Calderón
Pablo Cabañas Díaz

pcabanas@correo.unam.mx
* Los servicios de seguridad e inteligencia absorben 40 por ciento del presupuesto de Gobernación * El Cisen, en restructuración, consume mil 114 millones de pesos al año * Valdés Castellanos no pasó la prueba * Documentados, 30 enfrentamientos del EPR y el Ejército * El Grupo Antiterrorismo tiene identificados a 40 grupos alzados en armas * “El EPR es una extensión armada del PRD”: Gerardo Mosqueda
El supuesto resurgimiento de una guerrilla que permanecía inactiva en México, representa un nuevo desafío para el gobierno federal. Este escenario ejemplifica la creciente vulnerabilidad de los organismos de seguridad nacional. Pero también muestra claros signos de ineficiencia en virtud de que la operación de los servicios de seguridad e inteligencia nacional absorbe cerca de 40 por ciento del presupuesto de la Secretaría de Gobernación (Segob) para este año.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2007, la Segob no sufrió una merma importante, tras la aprobación en la Cámara de Diputados, ya que la reducción fue apenas de 83 millones contra los 5 mil 166 millones delineados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Para las actividades de operación del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) hay una partida de mil 114 millones 398 mil 723 pesos.

El Cisen tiene como objetivo alertar sobre la existencia de amenazas y riesgos internos y externos a la seguridad nacional, al tiempo de sistematizar la información que generan otros grupos de seguridad nacional, adscritos, por ejemplo, al Ejército y la Marina. Guillermo Valdés Castellanos, su actual director general, encabezó la empresa GEA-ISA (Grupo de Economistas y Asociados- Investigaciones Sociales Aplicadas), la encuestadora que en abril de 2006 emitió el primer sondeo que colocó a Felipe Calderón por arriba de Andrés Manuel López Obrador.

En esta misma ruta se condujo GEA-ISA en toda la campaña electoral; incluso fue Valdés el primero que definió al panista como ganador de la contienda a la Presidencia de la República, por una diferencia de dos puntos, cuando el resto de las encuestadoras se referían a un empate técnico entre ambos contendientes.

Valdés Castellanos, exalumno del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), antes de su nombramiento como director general del Cisen se autodefinía como analista político. El exdirectivo de GEA-ISA recibió con su llegada al Cisen, su recompensa por haber apostado, siempre, en favor de Felipe Calderón, desde la etapa de precampaña. Valdés firmó, por ejemplo, junto con otros 134 intelectuales, un desplegado en el que se puntualizaban diversos argumentos para afirmar que en la elección del 2 de julio “no hubo fraude”.

A tres años de que el Senado aprobara la Ley de Seguridad Nacional, ésta quedó definida como: “Un conjunto de normas, valores, personas, instancias y procedimientos, que tienen por objeto inmediato y directo la condición imprescindible de mantener la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano, basada en la preservación de la soberanía e independencia nacionales y la defensa del territorio, mantenimiento del orden constitucional y fortalecimiento de las instituciones, unidad nacional, cohesión social y la protección de la vida y derechos de los mexicanos”.

El texto traza un control del Ejecutivo mediante el gabinete de seguridad nacional a través del secretario de Gobernación, sobre las actividades del Cisen al que se le da un encuadre jurídico y se delinean puntualmente sus competencias. La presencia de Valdés al frente del Cisen es un ejemplo de que esta institución no funciona como órgano de Estado. Por el contrario, los órganos del Estado en el área de inteligencia se encuentran inermes frente a la creciente inseguridad pública.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros revela que la rama del crimen organizado dedicada al robo de automóviles llega a 400 millones de dólares por año. A ello se añaden más prácticas criminales que producen cientos de millones de dólares como el secuestro, robo de combustibles a Petróleos Mexicanos (Pemex), redes de prostitución y delitos financieros, tráfico de infantes, de órganos, de migrantes y de armas.

Es en este contexto, en el que de nueva cuenta aparece el Ejército Popular Revolucionario –EPR, resultado de un acuerdo de 14 organizaciones, entre ellas, el Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP) y el Partido de los Pobres (Pdlp). El EPR fue concebido por el PROCUP y el Pdlp el 3 de junio de 1994, semanas antes de la elección presidencial, pero apareció de manera activa dos años después. Su ideología se alimenta del “marxismo leninismo”. Sus objetivos son una nueva Constitución, la “restitución de la soberanía popular” y de los “derechos fundamentales del hombre”, la solución a las “necesidades inmediatas del pueblo” y el castigo a los culpables de la “opresión política, la represión, la corrupción, la miseria y el hambre”. Se le atribuyen los secuestros de los empresarios Alfredo Harp Helú, Jorge Sekiguchi y Ángel Losada, con los que habría cobrado varios millones de dólares.

De sus escisiones surgieron el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo, el Ejército Villista Revolucionario del Pueblo y la Tendencia Democrática Revolucionaria.

Se documentan por lo menos 30 enfrentamientos entre el EPR y el Ejército Mexicano. En 1996, Ernesto Zedillo distinguió claramente al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) respecto del EPR, sosteniendo que el segundo, a diferencia del primero, carecía de “base social” y había irrumpido “por la vía del terror” (La Jornada, 30-VIII-96).

De acuerdo con la información sobre grupos armados que ha proporcionado el Cisen, por solicitud de ciudadanos y recursos presentados ante el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), hasta agosto de 2005 el EPR se encontraba entre los cinco grupos armados “que han afirmado públicamente que cuentan con algún tipo de presencia en el Distrito Federal”. Según la información proporcionada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por conducto del IFAI, hasta el primer trimestre de 2004 las fuerzas armadas habían sufrido 11 bajas “en enfrentamientos” con integrantes del EPR, el ERPI y el Ejército Revolucionario de Insurgencia Popular (ERIP). En el reporte entregado hace tres años a un solicitante de información, la Sedena precisa que “las bajas” son dos tenientes de infantería, cuatro sargentos segundos (uno de infantería, un cocinero, uno de sanidad y un conductor), así como tres soldados de infantería y dos de transmisiones.

La periodista Patricia de los Santos señala que las guerrillas conocidas en México están asentadas en el sur del país, principalmente en Guerrero, donde se tiene un registro de 19 grupos armados, seguido del estado de Chiapas con presencia de seis agrupamientos de esta naturaleza, Oaxaca e Hidalgo. Las cifras no coinciden, algunos sólo toman en cuenta a las “organizaciones” con mayor impacto en los medios de comunicación o de acuerdo a sus acciones de “aparición”. De 1995 a la fecha, se tienen contabilizados entre 25 y 32 grupos armados en México.

El 27 de agosto de 2006, aparece un comunicado del EPR en el que manifiesta que la “irresponsabilidad del foxismo no sólo ha sido propiedad de él sino también de Televisa y Tv Azteca quienes sin recato alguno han optado desde el desafuero hasta nuestros días en seguir al pie de la letra los planes de la ultraderecha. Las televisoras le han apostado a defender la imposición de Calderón, inclusive defender la impunidad si existe una represión mayor”.

En 2006 apareció el libro Lucha eperrista, del Centro de Documentación de los Movimientos Armados, de María Luisa Vega y David Pavón Cuéllar. Una de las virtudes del trabajo es el tiempo que toman las entrevistas y la forma como se realizaron. Una parte presencial y otra por vía electrónica, que sirven para ir desentrañando paulatinamente el ideario del EPR.

El 3 de junio de 2007, el EPR envió un mensaje electrónico a una decena de periodistas del Distrito Federal en el que señalaba que “por medio de este conducto solicitamos a todos y cada uno de los directivos de medios de comunicación, a periodistas, apelando a su sensibilidad y solidaridad humana para que difundan el presente comunicado, ya que del conocimiento público de éste depende la vida de nuestros tres militantes secuestrados por el Estado mexicano”. También se mencionaba que “El 25 de mayo de 2007, en la ciudad de Oaxaca, entre las 20 y 22 horas en una acción fortuita de la policía fueron detenidos tres de nuestros militantes: Raymundo Rivera Bravo de 55 años, Edmundo Reyes Amaya de 50 años y un tercero del cual por el momento no tenemos sus datos personales”. Además, denunciaba que sus compañeros militantes estaban siendo “torturados de manera brutal en las oficinas de la PGR por el Ejército, la AFI y agentes estadunidenses que fungen como asesores de la policía y el Ejército”.

El 7 de julio, el portal electrónico de Proceso publicó un texto en el que Jorge Lofredo, coordinador del Centro de Documentación y Estudios de los Movimientos Armados de América Latina (Cedema), expresaba sus sospechas de que el Estado mexicano estuviera provocando al EPR para que saliera de la clandestinidad y lo aniquilara.

Lofredo explicaba que las desapariciones de dos presuntos miembros del EPR en Oaxaca, las amenazas telefónicas y por correo electrónico que habían recibido los hermanos Cerezo Contreras –hijos del supuesto líder del grupo guerrillero–, así como otras acciones formaban parte de un campaña para que esta organización armada responda por la vía armada y deje huellas que puedan delatarlo.

“Los recientes desaparecidos de Oaxaca tendrían vínculos familiares con la dirigencia del EPR, lo que llevaría a la conclusión de que se trataría, nuevamente, de que el objetivo de mantener en calidad de desaparecidos a Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya tiene por objetivo obligar a actuar al EPR, que estaría integrado, según el Cisen y las distintas corporaciones de seguridad, por el padre de los hermanos Cerezo Contreras. Ello desembocaría, nuevamente, en la estrategia de presos por consigna, o como ha dado en llamar el propio Comité Cerezo, rehenes del Estado mexicano”, apuntó Jorge Lofredo.

Uno de los mensajes electrónicos dice textualmente: “¿Cómo están, calientitos? ¿Qué pedo con los desaparecidos? ¿familia? ¿adorado tío? ¿fabuloso padre? Así son las cosas de la vida otra vez en pedos la family, ni modos los tenemos bien cercas a ustedes tres, a los de La Palma y a tu querida familia, y a tu tiíto cara de culito y a su amiguito habladorcito que no para, y el otro también habla y habla, pero a lo mejor ya no hablan ya se quedan calladitos o ya les cargó la verga. Sólo diosito sabe, y también marxito y leninito culito. Dile a papito y a mamita que no sean cobardes, que hagan sus mamaditas para que vean cómo los vamos a poner a ustedes desnuditos y bien cojiditos. Pobre de tío y zapatito, se creían muy chingoncitos y cayeron como palomitas del sur. Hasta luego amorcitos. Desde la sierra del sur. Sus verdaderos padres.”

La brutal amenaza, contenida en la nota de Proceso, no tuvo mayores repercusiones, pero es relevante para el análisis de lo que sucedió horas después. El 10 de julio de 2007, a través de un comunicado enviado a http://www.cedema.org/ el EPR aseguraba que “Tres pelotones mixtos conformados por unidades urbanas y rurales pertenecientes al destacamento ‘Francisco Javier Mina’ y contando con el apoyo de milicias populares de todo el estado han realizado acciones quirúrgicas de hostigamiento, poniendo 8 cargas explosivas en los ductos de Pemex ubicados en Celaya, Salamanca, Valle de Santiago, Guanajuato, y en la válvula de seccionamiento de Coroneo, activadas simultáneamente a la 1:00 horas de los días 5 y 10 de julio”.

El argumento central señala que las acciones de hostigamiento no se detendrán hasta que les presenten con vida a dos presuntos compañeros detenidos en Oaxaca. “A nuestro pueblo le informamos que las acciones de hostigamiento no pararán hasta que el gobierno de Felipe Calderón y el de Ulises Ruiz presenten con vida a nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz Sánchez, detenidos-desaparecidos desde el 25 de mayo en Oaxaca”.

Ese polémico texto adjudicado al EPR, omite señalar que el Grupo Antiterrorismo del Cisen tiene identificados a alrededor de 40 organismos insurgentes y a sus principales dirigentes. Los datos son precisos y rigurosos. Por ejemplo, con personal de inteligencia del Cisen, el Estado Mayor de la Policía Federal Preventiva y la Secretaría de Marina se conformó un diagnóstico en donde se revela que 36 grupos subversivos tienen representantes en Oaxaca. En esa entidad se ubicó, además del EPR, ERPI y FARC, a la Brigada de Ajusticiamiento 2 de Diciembre, Brigada Popular de Liberación, Colectivo Revolucionario Francisco Javier Mina, Comando Campesino Insurgente, Comando Jaramillista, Comando Magonista de Liberación, Comando Popular Clandestino y Comando Popular Revolucionario La Patria es Primero. También al Comando Revolucionario del Trabajo México Bárbaro, Comité Clandestino Revolucionario de los Pobres-Comando Justiciero 28 de Junio, Comité de Resistencia Popular Viva Villa, Coordinadora Guerrillera Nacional José María Morelos, Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos y Organización Revolucionaria Armada del Pueblo de Oaxaca.

Al respecto, la Sedena movilizó a casi la totalidad de los 5 mil elementos del Cuerpo de Fuerzas de Apoyo Federal, tras los ataques a ductos de Pemex. Este grupo de élite fue creado el 9 de mayo y está bajo las órdenes directas del presidente de la República.

De acuerdo con fuentes castrenses, el 10 de julio pasado el titular de la Defensa, general Guillermo Galván Galván, se reunió en la Sala de Juntas de la dependencia con los comandantes de las 12 regiones y 45 zonas militares del país para darles a conocer las directrices de seguridad, tras los estallidos en Guanajuato y Querétaro. En la reunión que duró más de dos horas, Galván recibió informes sobre movimientos y presencia de la guerrilla en el país.

Ordenó triplicar la vigilancia estratégica en la nucleoeléctrica de Laguna Verde, en Veracruz, así como en las plantas de nitrógeno de Atasta y Dos Bocas, en Tabasco. La vigilancia militar en termoeléctricas, hidroeléctricas, presas y plantas industriales se sumó a la que realizan la Semar y elementos de la Policía Federal Preventiva en 142 instalaciones, entre las que se encuentran refinerías, terminales marítimas y de almacenamiento, así como las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad.

En este contexto, llama la atención que el secretario de Gobierno del estado Guanajuato Gerardo Mosqueda, cuyo seudónimo fue Alcázar –otorgado durante su juramentación en honor al general español José Moscardó, según el testimonio de Luciano Ruiz, fundador del Yunque y más recientemente es reivindicado el sobrenombre de Vekemans, en honor a un sacerdote jesuita belga–, haya descartado el 12 de julio la presencia del EPR en Guanajuato. “El secretario fue enfático al afirmar que no hay peligro en el estado, que no hay una célula del EPR en la entidad, que las explosiones en los ductos de Petróleos Mexicanos sí fueron provocadas, pero si fueron del EPR no son del estado, nos dijo que no hay noticias de que haya un grupo guerrillero” (AM, 12-VII-07). “El funcionario estatal dos días después aseguró que el EPR, era una extensión armada del PRD (AM, 14-VII-07).

Ante estos graves hechos, subsisten varias preguntas por hacer a la autoridad si los atentados atribuidos al EPR son probados con evidencias reales: ¿Qué hacen los organismos de inteligencia del Estado responsables de detectar y prevenir amenazas a la seguridad nacional? ¿Qué se hace para proteger la infraestructura estratégica para la seguridad nacional: carreteras, aeropuertos y pasos fronterizos entre otros?


Calderón provoca la violencia
José Francisco Gallardo Rodríguez

generalgallardo@yahoo.com.mx
Históricamente las fuerzas armadas han enfocado su adiestramiento, equipamiento y despliegue de sus efectivos en el territorio nacional para atender asuntos de orden interno y proteger las instalaciones vitales –de agresiones violentas o no–; es decir, de todo aquello que es trascendente para el desarrollo y buen funcionamiento del país.

Esta misión encomendada a las fuerzas armadas se articula en el Plan de Defensa Nacional de Orden Interno, (Plan DN-II); por tanto, a través de este plan estratégico concebido y preparado por la Sección 5ª del Estado Mayor, la Secretaría de la Defensa Nacional ubica al enemigo dentro de las fronteras nacionales, cuando la causa principalísima de la formación de los ejércitos en los Estados democráticos es la defensa exterior de la nación.

Esta situación lleva a que entre Ejército y sociedad se establezca una relación en permanente conflicto, y por ende, se mantenga una disputa para transparentar la actuación del mando y de las tropas, principalmente cuando tiene que ver con violaciones a los derechos humanos.

Al no haber en la norma una definición concreta de qué se entiende por “orden interno”, el Ejecutivo federal hace uso discrecional de las fuerzas armadas para resolver asuntos que van desde los relacionados con la seguridad pública, la lucha contra el narcotráfico hasta dirimir conflictos poselectorales.

Esta práctica ha tomado mayor relevancia a partir de esta administración cuando se utilizó la fuerza del Ejército para dar posesión al presidente Calderón.

La decisión unilateral del Ejecutivo federal de utilizar al Ejército en la lucha anticrimen y los nulos resultados, ahora transformados en estadísticas, al dejar intocada la estructura financiera que lo soporta y los actos de “sabotaje” a las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Cadereyta, Salamanca y Querétaro, firmados por el EPR (Ejército Popular Revolucionario), dejan clara la incapacidad de las fuerzas armadas para cumplir con sus misiones constitucionales: tutelar los aspectos que le permiten al Estado conducirse como soberano.

Ya adelantamos en entregas anteriores que una de las pretensiones del Pentágono es involucrar a las fuerzas armadas en la lucha antinarcóticos para debilitar el poder armado del Estado, último bastión de nacionalismo para proteger y defender las fuentes estratégicas vitales del país; sin embargo, el poder político, a pie juntillas, cumple con las políticas del exterior en una supuesta cooperación en la lucha antiterrorista, a riesgo de perder la conducción soberana de la nación.

La falta de seriedad en la comunicación y el ocultamiento de información por parte del gobierno de lo que ha sucedido con las explosiones en Pemex, no dejan otra alternativa más que especular y tener duda de qué es lo que realmente está pasando.

La violencia debe ser repudiada venga de donde venga, una sociedad sana no debe admitir de ninguna manera que se sieguen vidas y se atente contra los bienes de la nación y quedarse callada como si nada sucediera, porque si esa violencia se trivializa puede caer sobre todos nosotros, incluso sobre los mismos que la provocan: el gobierno.

Haciendo historia, recordemos que el EPR se dio a conocer un 28 de junio en un aniversario de la matanza de Aguas Blancas, crimen de lesa humanidad, impune porque fue perpetrado desde las cúpulas de poder. En igual sentido que el EPR, los 46 movimientos armados detectados en el país, como el levantamiento indígena en Chiapas en 1994, tienen como origen el reclamo social, la impunidad y la injusticia.

Así las cosas, si bien es cierta la información, el motivo de los atentados tiene que ver con la presentación de personas que han sido detenidas y desaparecidas arbitrariamente por el Ejército. La seguridad interior de una nación y el orden interno, se sustentan en una auténtica procuración y administración de justicia, no en el control de la población a través del uso de la fuerza; esto es, en la aplicación correcta de la ley sin distinguir a nadie.

En esta lógica, el origen de la inseguridad en México radica en la llegada de gobiernos ilegítimos; en el desgano de los funcionarios públicos para atender la demanda social; la corrupción en los aparatos de justicia; la incompetencia de la autoridad para sancionar a los responsables de los actos de corrupción y violaciones a los derechos humanos; en el abuso de autoridad; es decir, en la impunidad cobijada bajo el manto del poder.

En esta crisis institucional que hoy padecemos en México, que no se va a resolver por una decisión unilateral del presidente, menos utilizando al Ejército, es necesario que haya una convocatoria donde se involucren los poderes públicos, federales y estatales, los actores sociales, la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales, los intelectuales y todos aquellos que puedan aportar en la definición de la política de seguridad que debe seguir el Estado mexicano en este nuevo orden mundial del siglo XXI.

  1   2   3   4   5   6   7   8

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia icon2. el aspecto social del pecado: El pecado como falta contra
«Quien ataca los abusos de la Iglesia, ataca a la Iglesia real, pero no a su esencia»13. Que en la Iglesia existan abusos no dice...

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconBoedo y florida de "la literatura social en la argentina" alvaro yunque

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconEl Papa a Scalfari: asì cambiaré la Iglesia "Jovenes sin trabajo, uno de los males del mundo"
«Cierto, usted tiene razon, pero se refiere tambien a la Iglesia, más bien sobre todo a la Iglesia porque esta situacion no hiere...

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia icon¡Nos alegra que usted quiera saber acerca de nuestra Iglesia! Esta...

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconDentro de lla iglesia se nos enseña que debemos casarnos dentro de...

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconLa Iglesia antigua: Falsificaciones y engaños
«Tal "falsificación" de los hechos se da durante toda la Antigüedad, en especial en la fase israelita y judía previa al cristianismo,...

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconA quién van a engañar ahora tus brazos

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconArte visual y poes’a: Brazos abiertos de Paulina Constancia!

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconMaría, espejo de la Iglesia
«Llena de gracia». María guía a la Iglesia al redescubrimiento de la gracia de Dios 3

Yunque y Tecos, brazos de la Iglesia iconProgramación de aula
«Me llamo Ana y mi animal favorito es… la mariposa», y se va a su sitio agitando los brazos como si volara






© 2015
contactos
l.exam-10.com