Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario






descargar 442.89 Kb.
títuloReport Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario
página7/20
fecha de publicación03.07.2016
tamaño442.89 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   20
El matemático del siglo XIX Henri Poincaré describió así una intuición repentina que le proporcionó la solución a un difícil problema:
     «Una noche, en contra de mis costumbres, bebí café negro y no podía dormirme. Las ideas se amontonaban en mi mente. Las sentía chocar, hasta que empezaron a juntarse por parejas, formando una combinación estable.» (Este extraño fenómeno dio lugar a la intuición que resolvió el problema. Poincaré continuó) «Parece que en estos casos uno puede contemplar el funcionamiento de su subconsciente, que se hace parcialmente perceptible a la conciencia sobreexcitada, sin por ello alterar su naturaleza. Entonces nos damos vagamente cuenta de lo que distingue los dos mecanismos, o si quieren, los métodos de trabajo de los dos egos.»

En otro contexto, muchas veces se dice de alguien «Lo que dice suena bien, pero algo me dice que no me fíe de él»; o bien, «No puedo explicarlo con palabras, pero hay algo que me gusta (o que me disgusta) en esa persona». Estas, declaraciones son observaciones intuitivas de que ambos lados del cerebro están en funcionamiento, procesando la misma información de dos maneras diferentes.

LOS DOS MODOS DE PROCESAR LA INFORMACIÓN

Dentro de nuestra cabeza tenemos un cerebro doble con dos formas de conocimiento. Las características diferentes de cada mitad del cerebro (y del cuerpo), expresadas intuitivamente en nuestro lenguaje, tienen una base real en la fisiología del cerebro humano. Al existir unas fibras de conexión, raramente experimentamos a nivel consciente los conflictos manifestados en los pacientes con cerebro dividido.

No obstante, ambos hemisferios reciben la misma información sensorial, aunque cada uno maneje la información de manera diferente. Es posible que la tarea se divida entre los dos, haciéndose cargo cada uno de la parte más adecuada a su estilo. O puede que un hemisferio -a menudo, el izquierdo o dominante- inhiba la reacción del otro. El hemisferio izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo, planea procedimientos paso a paso, verbaliza, hace declaraciones racionales basadas en la lógica. Por ejemplo, «Dados los números a, b, y c, podemos decir que si a es mayor que b, y b es mayor que c, entonces a es necesariamente mayor que c». Esta afirmación ilustra el modo de proceder del hemisferio izquierdo: un modo analítico, verbal, numérico, secuencial, simbólico, lineal y objetivo.

Por otra parte, tenemos una segunda forma de conocimiento: la del hemisferio derecho. Con él podemos ver cosas que son imaginarias -existen sólo en el «ojo de la mente»- o reconstruir cosas reales (¿puede usted reproducir en su mente la imagen de la puerta de su casa?). Vemos las cosas en el espacio, y cómo se combinan las partes para formar el todo. Gracias al hemisferio derecho, entendemos las metáforas, soñamos, creamos nuevas combinaciones de ideas. Cuando algo es demasiado complicado para describirlo hacemos gestos para comunicar la impresión. El psicólogo David Galin tiene un ejemplo favorito: trate usted de describir una escalera de caracol sin hacer un gesto espiral con la mano. Y usando el hemisferio derecho somos Capaces de dibujar imágenes de nuestras percepciones.
El Dr. J. William Bergquist, matemático y especialista en el lenguaje APL de computadora, declaró en un artículo publicado en Snowmass, Colorado, en 1977, que pronto aparecerán computadoras que combinen en una sola máquina las funciones digitales y analógicas. El Dr. Bergquist llama a este tipo de máquina «La computadora bifurcada», y afirma que dicha computadora funcionaría de manera similar a las dos mitades del cerebro humano.
«El hemisferio izquierdo analiza en el tiempo, mientras que el derecho sintetiza en el espacio.»

Jerre Levy
«Psychobiological Implications of Bilateral Asymmetry»

La respuesta repentina

Con el modo de procesar la información usado por el hemisferio derecho, se producen llamaradas de intuición, momentos en los que «todo parece encajar» sin tener que explicar las cosas en un orden lógico. Cuando esto ocurre, uno suele exclamar espontáneamente «¡Ya lo tengo!» o «¡Ah, sí, ahora lo veo claro!» El ejemplo clásico de este tipo de exclamación es el exultante «Eureka» (¡lo encontré!) atribuido a Arquímedes. Según la historia, Arquímedes experimentó una súbita iluminación mientras se bañaba, que le permitió formular su principio de usar el peso del agua desplazada para deducir el peso de un objeto sólido sumergido.

Este es el estilo del hemisferio derecho: intuitivo, subjetivo, relacionador, holístico, intemporal. Es también el modo desmadejado, débil, izquierdoso, que nuestra cultura ha tendido a ignorar. Por ejemplo, la mayor parte de nuestro sistema educativo está dirigido a cultivar la parte verbal, racional y temporal del hemisferio izquierdo, dejando olvidado medio cerebro de cada estudiante.
Muchas personas creativas parecen tener una conciencia intuitiva de la distinción entre los lados del cerebro. Por ejemplo, Rudyard Kipling escribió el siguiente poema, titulado «Los dos lados del hombre», hace más de cincuenta años:

Mucho debo a la tierra en que crecí
Más aún a las Vidas que me nutrieron
Pero sobre todo a Allah, que me dio dos lados distintos en mi cabeza.

Mucho reflexiono sobre el bien y la Verdad
en las fes que hay bajo el sol Pero sobre todo pienso en Allah, que me dio dos lados en mi cabeza, no uno.
Antes me quedaría sin camisa ni zapatos, sin amigos, tabaco o pan que perder por un minuto los dos lados distintos de mi cabeza.

Rudyard Kipling

«Al acercarme a los cuarenta, tuve un curioso sueño en el que casi capté el significado y comprendí la naturaleza de qué es lo que se pierde en el tiempo perdido.»

Cyril Connolly
The Unquiet Grave:
A word cycle by Palinuris

MEDIO CEREBRO ES MEJOR QUE NADA, PERO UN CEREBRO ENTERO SERIA MEJOR

Con sus clases seriadas, verbales y numéricas, los colegios a los que todos hemos asistido no podían enseñarnos el modo de conocimiento del hemisferio derecho. Después de todo, este hemisferio no tiene muy buen control verbal. No se puede razonar con él. No se le puede hacer que diga algo lógico, tal como «esto es bueno y esto es malo, por las razones a, b y c». Es izquierdoso, siniestro, zurdo, con todo lo que implican estas palabras. No se le dan bien las secuencias: empezar por el principio, dar el siguiente paso, y luego el siguiente. El empieza en cualquier parte o lo hace todo a la vez. Además, el hemisferio derecho no tiene un buen sentido del tiempo y no parece comprender lo que se entiende por «perder el tiempo», como hace el sensato hemisferio izquierdo. El hemisferio derecho no vale para clasificar ni para poner nombres. Parece considerar las cosas tal como son en el momento presente, con toda su fascinante complejidad. No sirve para analizar ni para abstraer las características más salientes.

Aún hoy en día, a pesar de que los educadores son cada vez más conscientes de la importancia del pensamiento intuitivo y creativo, los sistemas escolares en general siguen estructurados al modo del hemisferio izquierdo. La enseñanza es secuencial: los estudiantes progresan ascendiendo grados (cursos) en una dirección lineal. Las principales materias de estudio son verbales y numéricas: lectura, escritura, aritmética. Se siguen horarios estrictos. Los pupitres están ordenados en filas. Se pregunta y se responde. Se entregan diplomas. Y todo el mundo tiene la sensación de que algo anda mal.

El cerebro derecho -el soñador, el artífice, el artista- se pierde casi totalmente en nuestro sistema educativo. Puede que haya unas pocas clases de arte, algún que otro taller, algo llamado «escritura creativa» y quizás cursos de música. Pero es muy improbable que encontremos cursos de imaginación, de visualización, de percepción espacial, de creatividad como tema aparte, de intuición, de inventiva. Sin embargo, los educadores valoran estas cualidades y aparentemente esperan que los estudiantes desarrollen la imaginación, la percepción y la intuición como consecuencia natural del un entrenamiento verbal y analítico.

Afortunadamente, este desarrollo se produce a menudo, casi a pesar del sistema escolar; hay que descubrirse ante la capacidad de supervivencia del cerebro derecho. Pero nuestra cultura tiende de tal modo a recompensar las habilidades, del cerebro izquierdo que sin duda estamos perdiendo una gran proporción de la capacidad potencial del cerebro de nuestros niños. La científica Jerre Levy ha dicho -sólo en parte como broma- que el sistema americano de educación científica puede desfruir por completo el hemisferio derecho. Desde luego, conocemos muy bien los efectos de una educación inadecuada en el aspecto verbal y numérico: el hemisferio izquierdo nunca parece recuperarse del todo, y el estudiante puede quedar retrasado de por vida. ¿Qué le ocurre entonces al hemisferio derecho, que prácticamente no recibe ninguna atención?

Tal vez ahora que los neurofisiólogos han aportado una base teórica podamos empezar a construir un sistema escolar que enseñe a todo el cerebro. Este sistema tendría necesariamente que incluir el dibujo, que es un modo eficaz para ganar acceso a las funciones del hemisferio derecho.

IMAGINANDO CON EL HEMISFERIO DERECHO

Una de las habilidades más maravillosas del lado derecho del cerebro es imaginar: ver una imagen con los ojos de la mente. El cerebro puede conjurar una imagen y después «mirarla» como si realmente estuviera allí. Suele llamarse a esto visualizar, aunque para mí la palabra visualizar lleva consigo la idea de una imagen en movimiento, mientras que imaginar parece referirse a una imagen inmóvil.

Visualizar e imaginar son dos componentes importantes de la capacidad para el dibujo. Para dibujar algo, el artista mira el modelo, lo «fotografía» con la mente, mantiene la imagen en la memoria y después mira al papel y dibuja. Otra mirada, otra imagen fijada, más dibujo, y así sucesivamente.
«Para que la supervivencia biológica sea posible, la Mente en Libertad tiene que canalizarse a través de las válvulas del cerebro y el sistema nervioso. Lo que sale por el otro extremo es un insignificante chorrito de conciencia, de la clase de conciencia que nos ayuda a mantenernos vivos en la superficie de este planeta. Para formular y expresar los contenidos de esta conciencia reducida, el hombre ha inventado y perfeccionado constantemente los sistemas de símbolos e implícitas filosofías que llamamos lenguajes.

Aldous Huxiey
Las puertas de la percepción

Como ilustración de este funcionamiento he dispuesto unos breves ejercicios preliminares para demostrar el poder de la imaginación como herramienta para comprender y recordar una información compleja. Para simplificar la terminología, utilizaré los términos «modo-I» y «modo-D» en el resto del libro. La imaginación hará que estos términos tengan más sentido.

Primero: Tome una «fotografía» mental de estas dos imágenes gráficas:

El modo-I es el diestro, correcto, recto, sensato, directo, sincero, definido, serio, eficaz, del hemisferio izquierdo.     El modo-D es el zurdo, sinuoso, flexible, juguetón, con giros inesperados, más complejo, diagonal, frivolo, del hemisferio derecho.Con estas dos imágenes pretendo designar las dos formas de conciencia, en las que parece predominar uno u otro modo de procesar la información. En todo tipo de actividad, el cerebro utiliza ambos hemisferios, a veces alternándose en el papel director, otras veces encargándose cada uno de parte de la tarea. El modo-I es predominantemente lineal, verbal, simbólico y analítico, como se indica en el recuadro de la izquierda. El modo-R es predominantemente espacial, holístico, no verbal e intuitivo.

Para comprender mejor las instrucciones sobre el dibujo que se dan a continuación, conviene entender bien estos dos modos. Así pues, le proponemos estos ejercicios de imaginación:

1. Imagine la letra I, cuadrada y negra. Véala en su mente, con sus trazos rectos y perpendiculares. Agrande la imagen, añadiendo otra forma para poder comparar los tamaños: imagine la I tan grande como una pirámide o un rascacielos. Ahora véala en color, cualquier color. A continuación, añada a la I, del modo que usted quiera, las características del modo-I: palabras, números, tiempo, ecuaciones matemáticas, esquemas, mapas, libros; tal vez imágenes de matemáticos, juristas, científicos, contables. Las imágenes pueden ser las que usted quiera. Las recordará mejor y más tiempo si las crea usted mismo. Lo más importante de todo es localizar el modo-I en la propia cabeza, colocando la mano (cualquiera de las dos manos) en el lado izquierdo del cráneo: reduzca el tamaño de la imagen, e imagine que está usted metiendo la imagen del modo-I en la mitad izquierda del cerebro.

2. Imagine ahora la D sinuosa. Véala en la mente con sus complejas curvas. Agrándela o hágala más pequeña, si quiere. Añada otras formas para poder ver la relación de tamaños. Luego, atribuya a la D las funciones características del estilo del hemisferio derecho: tal vez imágenes de personas pintando, dibujando, tocando música, esculpiendo, soñando sin pensar en el tiempo. Esto puede fatigar sus poderes imaginativos, porque estas funciones son menos claras -como es típico del hemisferio derecho-. ¿Cómo imagina usted la ausencia de tiempo? Tal vez, como Dalí, en forma de reloj sin esfera. ¿Cómo imaginan los análogos, cosas que son equivalentes? ¿Cómo imagina la inspiración instantánea? Tómese algún tiempo, hasta que pueda conjurar una imagen mental del modo-D. Luego coloque la mano sobre el lado derecho de la cabeza e imagine el modo-D entrando en la mitad derecha de su cerebro.

Ahora, cambie las imágenes al lado contrario: el matemático, el científico, etc., pasan a través del Corpus callosum hasta el modo-D, para imaginar y soñar nuevas invenciones; el artista y el músico pasan al modo-I para analizar problemas estéticos.

3. Haga esto varias veces, hasta que pueda sentir el paso de una imagen a la otra, primero al lado izquierdo del cerebro con la imagen-I, luego al lado derecho con la imagen-D. Esta práctica del paso mental de I a D le ayudará durante los ejercicios de dibujo, permitiéndole pasar al modo-R, que es el del dibujo.
El científico ruso Leonid Ponomarev ha descrito elocuentemente las dos formas de conocimiento:
      «Sabemos desde hace mucho que la ciencia no es más que uno de los métodos para estudiar el mundo que nos rodea. Otro método -complementario- es el del arte. La existencia conjunta del arte y la ciencia es en sí misma una buena ilustración del principio de complementación. Uno puede dedicarse completamente a la ciencia o vivir exclusivamente a través del arte. Ambos puntos de vista son igualmente válidos, pero tomados por separado son incompletos. La columna vertebral de la ciencia la constituye la lógica y el experimento. La base del arte es la intuición y la penetración. Pero el arte del ballet requiere una precisión matemática y, tal como escribió Pushkin, «La inspiración es tan necesaria en geometría como en poesía». Ambas se complementan, en lugar de contradecirse. La verdadera ciencia es afín al arte, del mismo modo que el verdadero arte siempre incluye elementos de ciencia. Reflejan aspectos diferentes y complementarios de la experiencia humana, y sólo nos dan una idea completa del mundo cuando se utilizan juntos. Por desgracia, no conocemos la «relación de incertidumbre» para el par conjugado de conceptos «ciencia y arte». Por eso no podemos asegurar el grado de perjuicio que sufrimos a causa de una percepción unilateral de la vida.»

Leonid Ponomarev
En busca del Quantum

IMAGINE LAS CONEXIONES CRUZADAS: CEREBRO Y CUERPO

Los ejercicios de dibujo que le ayudarán a ganar acceso al modo-D resultarán más eficaces si entiende usted claramente el cruce de conexiones entre las mitades del cerebro y las mitades del cuerpo. Realizando estos ejercicios podrá evocar fácilmente una imagen de estas conexiones, sin tener que pensar en ellas con palabras.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   20

similar:

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconExamen Final (100 ptos.)

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconRellene los datos sombreados en gris del siguiente formulario siguiendo...

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconPrincipio del formulario

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconPrincipio del formulario

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario icon2 1Coordinador: Robinson Salazar-Pérez 2horizon report: Educación Superior 2015

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconCultura Principio del formulario Los toros, sin luces ni oropeles

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconEste autoproclamado Illuminati, apreció en el foro Above Top Secrets...

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconEste autoproclamado Illuminati, apreció en el foro Above Top Secrets...

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconWeb sites google com/site/inesactierralta Email ee 22380700198101 @hotmail com

Report Abuse Build a Site µ § µ § «Previous | Top 100 | Next» Final del formulario iconClece, empresa del presidente del Real Madrid, gestiona en España...






© 2015
contactos
l.exam-10.com