Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el






descargar 41.84 Kb.
títuloLos templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el
fecha de publicación02.07.2016
tamaño41.84 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos


Los Templos Egipcios


Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el hogar de un dios. La gente corriente solo podía entrar en el patio exterior. En las instancias oscuras del corazón de los templos, los sacerdotes realizaban los ritos sagrados.
El templo formaba parte de un enorme complejo de granjas, talleres, casas de la vida y casas de los libros. Cada templo poseía grandes extensiones de tierra, donde se cultivaban alimentos para los dioses.
La gente penetraba en el templo a través de una entrada de pilones, a menudo flaqueada por estatuas sentadas y obeliscos. Sólo los faraones podían ser representados en estatuas tan grande como los dioses.


El Templo de Luxor



  • Mitología


Cuando una dinastía pretenecía a una determinada ciudad, conseguía imponer su reinado a todo el país, el poder y el prestigio del dios local también aumentaba, para convertirse en una divinidad nacional.
Amun era el dios local de Luxor y su nombre significaba el El invisible. Para convertir a un dios local en nacional, los sacerdotes tenían que asociar a su dios a dos elementos vitales en la vida del país. Asociaron amun al sol y lo llamaron Amun-Ra, y lo Asociaron al nilo, simbolizado por la fertilidad que representaba el dios men. Como todos los Años, el nilo crece en verano y abandona su cauce para fecundar su amada la tierra de Egipto, Amun que residía en el Templo de karnak salía de su morada, portado a hombros de sus miles de Sacerdotes hasta el río, donde navegaba hacia la morada de su mujer, La diosa Mut, en el templo de Luxor. El resultado de unión es el dios Khonsu, dios de la luna, que tiene su templo detrás del templo de su padre en Karnak, y la prosperidad de las cosechas para la tierra de Egipto. El camino de vuelta era terrestre, por el camino de esfinges de carners.

  • Historia


El nombre de Luxor deriva de la palabra árabe el-Uqsor, plural de el-Qasr que significa campamento o fortificación, haciendo referencia a dos campamentos Militares que aquí

se establecieron en época romana.

Ubicada en Tebas, capital en el

Imperio Nuevo, que se extendía

desde el Eufrates hasta la Alta Nubia,

se veneraba al dios Amón, cuyo centro

de culto se hallaba en el gran templo

de Karnak.

Empezado por Amenofis III, agrandado por Tutmosis III y terminado por Ramsés II, dedicado a Amón-Ra, Mut (esposa de Amón, representada por un buitre) y Khonsu, es el santuario del ka por excelencia.

Está unido al templo de Karnak por una larga avenida adornada de esfinges.


El templo de Luxor comprendía, en origen, una gran columnata con catorce columnas papiriformes de 21 metros de altura (su circunferencia medía casi 10 metros), delimitada al este y al oeste por una muralla adornada con relieves inspirados en momentos de la fiesta de Opet. Por la columnata, que se completó y se decoró en la época de Tutankhamón (1334-1325 a.C.), se entraba en el magnífico patio cerrado por una doble hilera de columnas, delimitado al sur por la sala hipóstila. De ahí se pasaba a la parte interna del templo, que comprende una serie de cuatro antecámaras, unas estancias accesorias y el santuario de la embarcación sagrada y que corresponde a la estancia más interna, cuyo pabellón fue reconstruido por Alejandro Magno.



Posteriormente, Ramsés II amplió el templo dándole la forma actual mediante la construcción del primer pilono que presenta un frente de 65 metros de largo. En él están esculpidos los bajorrelieves que relatan la campaña militar de Ramsés II contra los Hititas y está grabado el famoso “Poema de Pentaur”




También durante el reinado de Ramsés II

se levantaron dos grandes obeliscos que

precedían al primer pilono (palabra que

deriva del vocablo griego pilón y significa

«gran puerta») y que el pachá de Egipto

Mohammed Alí donó a Francia en 1819.

Uno de los dos obeliscos, el occidental de

más de 22 metros de altura y 220

toneladas de peso fue trasladado a París

en 1836 y erigido en la Plaza de la

Concordia, donde actualmente se encuentra.

En lo referente al segundo, se quedó en su

lugar porque Francia renunció

definitivamente a sus derechos de propiedad

en 1980.


  • Ceremonia


El templo de Luxor tenía una función compleja una vez al año, la fiesta de Opet, que se celebraba en el segundo y el tercer mes de la estación de las inundaciones, era una solemne procesión donde se trasladaba la embarcación sagrada

desde el templo de Karnak al de

Luxor. En tiempos de Hatshepsut, la

procesión de la fiesta de Opet

seguía un itinerario terrestre,

recorriendo una larga avenida que

unía los dos templos adornada de

esfinges un tiempo con cabeza

de carnero. Durante la XXX

dinastía, en la época de Nectánebo I

(380-362 a.C.), fueron reemplazadas

por esfinges con cabeza humana que

hoy en día son en parte visibles.

En la época de Ramsés II, la entrada de la procesión en el templo no tenía lugar por la entrada principal del primer patio, sino por la puerta occidental que da al Nilo, reservándose la puerta oriental para que entrara el pueblo.
Pero en sus estancias más

secretas, se celebraba el renacimiento

divino del faraón, hijo de Amón, para

reafirmar así su poder.

En la penumbra de la sala del

nacimiento divino, Amón, que

para la ocasión asumía la semblanza

del faraón, iba al encuentro de la

reina a la que Tot, el dios de cabeza

de ibis, predecía su futuro destino de

madre.
Entonces Amón ordenaba a Knum, «el divino alfarero», que modelara en el torno al niño en gestación y su ka, su «doble», que representaría su esencia divina e inmortal. La reina, con la ayuda de Hathor, Isis y Neftis daba a luz a su hijo divino, hijo del rey de los dioses, así reconocido por el padre Amón. Y él presentaba ofrendas de incienso y flores frescas a Amón y recibía a cambio la naturaleza divina, la juventud y promesas de larga vida; luego se le coronaba como soberano legítimo de las Dos Tierras. El faraón así regenerado y reconfirmado en su papel real podía asegurar durante otro año la prosperidad a su pueblo.
El templo de Luxor también tenía la función de templo de culto de la parte divina e inmortal del faraón, el ka real, símbolo de la legitimidad de su poder.

Esta función, que era de tipo universal y no estaba ligada a un único faraón, duró más de diecisiete siglos y explica el hecho de que Alejandro, cuya legitimación como soberano de Egipto dependía de su reconocimiento como hijo de Amón, reconstruyera el santuario de la embarcación del dios.

Los trabajos de excavación en la zona del templo, los inició en 1885 el arqueólogo francés Gastón Maspero, entonces director del Service des Antiquités Égyptiennes, y dieron lugar al aspecto que ahora presenta el edificio.

En este templo, en 1990, tuvo lugar uno de los descubrimientos más importantes de los últimos años: durante el transcurso de unos sondeos para comprobar la estabilidad de las columnas del patio de Amenofis III, se encontró un «escondrijo» que albergaba magníficas estatuas. La más hermosa, de cuarcita roja, representaba al faraón y se ha convertido en la pieza más famosa del Museo de Luxor.


  • Recorrido y Dualidades


El acto de recorrer el templo comienza con la procesión que trasladaba la procesión sagrada desde el templo de Karnak al templo de Luxor, a través de la avenida de esfinges de 2 kilómetros de extensión.
A lo largo de esta ruta sagrada existían 6 pabellones para las paradas de la embarcación de Amón, lo que producía una serie de pausas (espacio pasivo), intercaladas en este hecho de recorrer la avenida (espacio activo).

Reconociendo así la primera dualidad dentro del recorrido lo Activo y Pasivo, dualidad presente también en el interior del templo.
Al llegar al templo de Luxor nos encontramos con una fachada de templo clásica compuesta por 4 estatuas colosales del faraón de pie, además de 2 obeliscos y 4 mástiles de estandarte, tras lo cual se extiende un fondo formado por un gigantesco relieve de la batalla de Kadesh, tallado en la fachada del pilón. Demarcando así, el acceso al templo. Este umbral genera la situación de lo Exterior e Interior (dualidad).

A la vez se presenta la relación entre desierto y templo como lo Inmenso y Medido (dualidad).

Cabe notar que en la época de Ramsés II la entrada de la procesión no era por la entrada principal del primer patio, sino por la puerta occidental que da al Nilo, reservando de esta manera la puerta oriental para que entrara el pueblo. Producto de esto, se infiere otra dualidad del templo que se refiere a los 2 diferentes accesos, lo Privado y Público.
Retomando el acceso principal, se observa que los obeliscos y el pilón demarcan la dualidad de lo Liviano y Pesado.
Ingresando al templo nos encontramos en el patio de Ramsés II, en el cual se yerguen gigantescas estatuas en granito de dicho faraón dispuestas entre los pilares de una columnata perimetral de doble fila.

En dicho espacio reconocemos nuevamente la dualidad de lo Activo y Pasivo generado esto por la cualidad que presenta el patio de ser un lugar de permanencia, contraponiéndose al eje de circulación.

Continuando el recorrido encontramos

2 monumentales figuras que flanquean la

entrada a un pasadizo con hileras de columnas

de 21 metros de altura a ambos lados. Los

muros de este pasadizo situados atrás de las

columnas están decorados por una sucesión de

relieves que representan vívidamente la

procesión celebratoria entre Karnak y Luxor.

Dicho conjunto de columnas y a la vez

estas, en forma particular generan la dualidad

de lo Horizontal y Vertical.
Detrás de esta columnata se encuentra el patio de Amenhotep III (Amenofis). Las columnas de haz de papiros que rodean tanto el patio como la pronaos adosada a él se alzan al firmamento, convirtiendo los cielos en la cubierta del espacio y transformando este templo hecho por el hombre en una parte del cosmos. Presentándose así una nueva dualidad de este templo, lo Terrenal y Cósmico.

Este patio visto en planta posee la forma de un cuadrado lo que corrobora la intención de generar un espacio neutro, lo cual genera una nueva situación de permanencia.


Internándonos más en el templo nos encontramos en la sala hipóstila, la cual por su condición de espacio altamente configurado por columnas (8 filas), genera una situación de lo Lleno y Vacío. Esto otorgado por lo tupido de la forma en que se encuentran, semejante a la situación espacial presente en un bosque. Esto otorgado por el anhelo de los egipcios por crear un lugar de descanso ante el desierto, evocando la situación de un oasis artificial.

Lo conglomerado de las columnas crea espacios pequeños entre ellas, que contrarrestan a la amplitud del patio, generándose con esto 2 distintas condiciones de luminosidad, la Luz y Sombra.
Ya en la parte más interna del templo encontramos 4 antecámaras, estancias accesorias y el santuario de la embarcación sagrada, que a diferencia del resto del templo se encuentra definido por un plano superior, que acota el espacio por lo trascendente de este.

  • Recorrido en Imágenes



  • Primer Pilón





  • Colosos del Pilón




  • Patio de Ramsés II






  • Columnata




  • Sala Hipóstila



  • Planimetría


Conclusiones
La situación del eje mayor presente en el espacio arquitectónico egipcio es contrarrestada por espacios neutros que generan estancias de permanencia (pasividad), lo cual es reconocible en la arquitectura actual, donde entre los espacios de circulación se encuentran dispuestas instancias de reposo, de permanencia. Es decir, existe una alternancia entre espacios activos y espacios pasivos.
Otro elemento a considerar es la progresiva configuración que existe hacia el interior del templo. Lo que lleva a que se deduzca una intención de configurar el espacio exterior hasta llegar a un espacio interior mucho más acotado.
El eje del templo se ve afectado por un quiebre en su dirección debido a la posterior construcción en manos de Ramsés II. De esto deducimos que la nueva dirección del eje fue dada para conectar el templo con la avenida de las esfinges y a la vez con Karnak.


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconAl hablar de los antecesores de la historieta, es inevitable nombrar...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconTaller de construcción de muros de piedra en seco

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconLos orígenes de la poesía lírica se pierden en el tiempo. No obstante,...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconAl agruparse todos en un destino común nadie preguntó los apellidos...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconCon el valle del Nilo de hace unos cinco mil años, veremos como los...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconEstos guerreros eran jóvenes que protegían al Rector no con armas,...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconLas representaciones teatrales, numerosas en Atenas, eran parte de...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconCierra los ojos, pues sabes
«supervivientes»? Esas mujeres me estaban enseñando qué era vivir, me demostraban que yo no tenía las respuestas, porque no me había...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconCierra los ojos, pues sabes
«supervivientes»? Esas mujeres me estaban enseñando qué era vivir, me demostraban que yo no tenía las respuestas, porque no me había...

Los templos egipcios eran unas estructuras asombrosas de columnatas y muros de piedra maciza grabadas con jeroglíficos e imágenes religiosas. Un templo era el iconImágenes del Espíritu en el cine
«un instrumento sensibilísimo capaz de leer en el tiempo los signos que a veces pueden escapar a un observador apresurado». Nos alienta...






© 2015
contactos
l.exam-10.com