3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela






descargar 32.5 Kb.
título3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela
fecha de publicación30.06.2016
tamaño32.5 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
CBT. LIC. ADOLFO LÓPEZ MATEOS, TLALNEPANTLA, ZONA ESCOLAR 013 BT
OCTUBRE DE 2011.

PRIMER ENCUENTRO ESTATAL DE ORIENTACIÓN EDUCATIVA

3. POR UNA CULTURA DE PAZ: EDUCAR PARA LA PAZ, UNA TAREA PENDIENTE EN LA ESCUELA

MARÍA TERESA AYALA VÁZQUEZ

EDUCAR PARA LA PAZ, UNA TAREA PENDIENTE EN LA ESCUELA

“…estamos aquí para decirnos y decirles que este dolor del alma en los cuerpos no lo convertiremos en odio ni en más violencia, sino en una palanca que nos ayude a restaurar el amor, la paz, la justicia, la dignidad y la balbuciente democracia que estamos perdiendo…”1 En el momento en que se piensa este texto, la marcha por la paz, la justicia y la dignidad2, convocada por el poeta y escritor Javier Sicilia, como forma de protesta y lucha ante la escalada de violencia que se vive en nuestro país, arriba a la Plaza de la Constitución, a ese Zócalo de la Ciudad de México, donde día con día confluyen movimientos sociales de toda índole en busca de una respuesta favorable a sus justas demandas.
Si hablamos de violencia, si en nuestro país, en nuestros estados, en nuestras colonias y barrios, en nuestras calles, en nuestros hogares y en nuestras escuelas vivimos cotidianamente la violencia y nos atemoriza al grado de paralizarnos; cabe entonces plantearnos una serie de cuestionamientos que nos ayuden a reflexionar sobre la necesidad o no de una Cultura de Paz y una Educación para la Paz que le sustente: ¿Qué es la cultura de paz?, ¿Es la educación formal a través de nuestras escuelas un espacio propicio para educar para la paz?, ¿Cuál o cuáles serían los derechos y los valores que inspiren una educación para la paz?, ¿Cuál sería el enfoque pedagógico de la educación para la paz que se constituya en una cultura de paz?, ¿Los maestros estamos formados para educar para la paz?, ¿Qué podemos hacer los educadores ante la escalada de violencia que se vive en nuestras instituciones y tiene manifestaciones como el Bullying o el acoso escolar a diferentes niveles y con diferentes expresiones?, ¿Qué papel juega la mediación escolar al interior de nuestras instituciones?
La cultura de paz tiene su antecedente en la educación para la paz del siglo XIX, a partir de entonces se ha documentado y dividido para su estudio en cuatro vertientes u Olas, según Xesús Jares.3

  • La Escuela Nueva: la primera ola de la Educación para la Paz.

  • La Educación para la Paz en la perspectiva de la UNESCO: la segunde ola.

  • La Educación para la Paz desde la noviolencia: la tercera ola.

  • La Educación para la Paz: la cuarta ola.


Un espacio aparte y motivo de un trabajo extenso es la educación para la paz de los años 90 hasta la actualidad y, aunque mi propósito no es hacer una retrospectiva histórica de la misma, considero importante ubicar al menos algunos aspectos relevantes de cada ola.
Primera ola, supone el nacimiento de la Educación para la Paz en Europa, con un movimiento de renovación pedagógica de principios del siglo XX conocido como Escuela Nueva.

La segunda ola, representa el nacimiento de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, 1945), con dos vertientes, la Educación para los Derechos Humanos y la Educación para la Democracia.

Tercera ola, contribución de la noviolencia en el terreno educativo que aporta una manera distinta de ver y vivir el conflicto.

La cuarta ola que, no nace en el ámbito educativo, sino desde una nueva disciplina: la investigación para la Paz, cuyo énfasis se centra en el concepto de paz, es decir, en una paz positiva.

El sutil camino de la educación
La educación es el instrumento fundamental de las actividades de promoción de una cultura de paz. A través de ella se pueden introducir, en la planificación de sus programas de enseñanza formal y no formal, políticas y principios de acción favorables a la formación de una ciudadanía democrática y a la promoción y defensa de los derechos humanos. Se han concebido a través de la UNESCO, programas especiales de enseñanza, que hacen especial hincapié en la educación para la paz y promueven la vivencia de la tolerancia y la noviolencia. “Una cultura de paz está basada en los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas y en el respeto de los derechos humanos, la democracia y la tolerancia, la promoción del desarrollo, la educación para la paz, la libre circulación de información y la mayor participación de la mujer como enfoque integral para prevenir la violencia y los conflictos… [realizando] actividades encaminadas a crear condiciones propicias para el establecimiento de la paz y su consolidación.”4
La cultura de paz requiere ante todo de un esfuerzo generalizado para modificar formas estereotipadas y conservadoras de pensamiento, así como actitudes rígidas, con ánimo de promover la paz. Encarna la transformación y superación de los conflictos y previene aquellos que puedan engendrar violencia, restaurando la paz y la confianza en la sociedad entera. Su propósito trasciende y se hace extensivo a las escuelas y los lugares de trabajo del mundo entero, los parlamentos y las salas de prensa, los barrios, las familias y los lugares de recreo. Así, la educación para la paz, pretende que los conflictos no se traduzcan en violencia, sino que se resuelvan pacíficamente y con justicia. Se reconoce entonces que la paz no se puede obtener por medio de la educación, sino sólo a través de la acción social, de la participación activa, coherente y congruente de los sujetos que participan en ella, y es el proceso educativo mediante el aprendizaje conjunto de educadores y estudiantes lo que posibilita la acción en pro de la paz a través del currículum, donde el currículum oculto “…es decir lo no explicitado lo que se da como fruto de las relaciones sociales en la institución… [y] nos revela que, ‘hay otros contenidos que si bien no están explicitados en planes y programas de estudio se promueven como aprendizaje dentro de las aulas; se trata de pautas y modelos de relación social que se constituyen en tareas educativas implicitadas.’”5 De este modo y sólo por citar alguna de las diferentes vías para la formación valoral y ética de la sociedad, se propone explorar el terreno de la educación para los derechos humanos. Los derechos humanos son valores que se plantean como modos preferibles de conducta, educar para que las personas los vivan, los protejan, los promuevan y defiendan, supone que deben ser internalizados, de modo tal que las personas se comprometan con ellos. En este sentido la educación en derechos humanos es la organización de la acción formativa a través de las escuelas y donde los educadores somos protagonistas fundamentales.
La formación valoral, o bien la educación para los derechos humanos o la educación para la paz, si se asumen seriamente, comprometen de manera profunda las formas de enseñanza, las relaciones interpersonales en la escuela, y la propia estructura y organización escolares. Implica también disponer de los medios y la voluntad de participar en el desarrollo de la sociedad. Supone la posibilidad de vivir en la vida cotidiana de la escuela los valores en torno a los cuales se pretende formar y detrás de cualquier planteamiento pedagógico han de estar presentes metodologías que sean congruentes y consecuentes con lo que se está enseñando. Privilegiar el diálogo, la democracia, la tolerancia, la justicia, la legalidad, la igualdad, la solidaridad, el respeto, la cooperación, etc. de manera intencional, a través de la educación e incluso a través de la mediación escolar, ha de traer como consecuencia el manejo adecuado de los conflictos y la solución pacífica de los mismos evitando así la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.
La UNESCO, en su calidad de organismo internacional ha impulsado el programa Escuelas incorporadas a la UNESCO, incluyendo el proyecto de cultura de paz, y el fomento del pluralismo cultural y el diálogo entre las culturas. “El Plan de Escuelas Asociadas (PEA) de la UNESCO, creado en 1953, es una red de establecimientos escolares del mundo entero que impulsa la educación de niños y jóvenes para el entendimiento internacional y la tolerancia. El PEA interviene activamente en el proyecto de cultura de paz, con una red de proyectos piloto que prestan apoyo a establecimientos del mundo entero situados en barrios conflictivos. Su objetivo es doble: promover una enseñanza de calidad y contribuir paralelamente al desarrollo de una cultura de paz y no violencia.”6 Formar parte de este programa es un privilegio de no pocas instituciones educativas, es tarea del personal responsable de las mismas aprovecharlo en medida de las posibilidades como recurso educativo para el combate de la violencia escolar a través de la mediación escolar como estrategia de intervención en la solución pacífica de los conflictos. A la par y acompañando el proceso educativo en las escuelas, es fundamental que el personal docente y directivo nos formemos de manera seria en el terreno de los derechos humanos, la formación valoral y la educación para la paz, sólo así podremos incidir en los estudiantes de manera coherente y congruente.
Hace falta también integrar a la formación docente una nueva visión de educación, es decir, romper con la educación tradicional que tiene en la disciplina una forma de coerción y limita el pensamiento crítico de los estudiantes, así como la toma de decisiones. Un modelo educativo activo o bajo el enfoque de la didáctica crítica, serían en todo caso una alternativa favorable ante el conservadurismo y la radicalidad de la escuela tradicional. Involucrar en la tarea educativa de privilegiar la paz como forma de convivencia, ha de pasar también por incluir a todos los sectores de la población, así pues, los padres de familia deben ser integrados a los distintos programas y/o proyectos que se desarrollen en las escuelas en favor de la paz y la noviolencia.
Podremos estar en contra de las manifestaciones de protesta que se hacen en las calles ante la escalada de violencia que se vive en el país y en las escuelas pero no podemos negar su existencia; ellas también forman parte del derecho a decir nuestra palabra, a la libre expresión de nuestras ideas y constituyen una forma de lucha en favor de la paz, la justicia y la dignidad. A la par de éstas están nuestra tolerancia y nuestro respeto hacia lo diferente como valores universales. Ya lo decía Gandhi: No hay camino para la paz, la paz es el camino.

BIBLIOGRAFÍA


Barba, José Bonifacio.




Educación para los derechos humanos. 2ª reimp. México, F C E, 1999, 256 pp.


Jares, Xesús.




Educación para la Paz. 2ª ed. Madrid, Editorial Popular, s/f. 267 pp.


Pansza, Margarita.




Pedagogía y currículo. 7ª ed. México, Gernika, 1999, p. 107.








La Jornada. Carmen Lira Saade, directora general. Diario, México D. F., año 27, N° 9605., 9 de mayo de 2011, 44 pp.








Proceso: semanario de información y análisis. Rafael Rodríguez Castañeda, director general. México, D. F., 8 de mayo de 2011, núm. 1811, p. 98 pp.





















CIBERGRAFÍA


http://www.unesco.org/cpp/uk/projects/sun-cofp.pdf

http://www.unesco.org/cpp/sp/proyectos/cppinfo.htm


RESUMEN


EDUCAR PARA LA PAZ, UNA TAREA PENDIENTE EN LA ESCUELA

La presente ponencia, plantea una visión general de la Cultura de paz, pretende reflexionar sobre las posibilidades de ésta a través del desarrollo de proyectos en las instituciones educativas, involucrando la Educación para la paz, la Educación para los derechos humanos, así como la Formación valoral del alumnado y el profesorado, con paradigmas educativos nuevos e innovadores.

CURRÍCULUM VITAE

DATOS GENERALES:

Nombre: Ayala Vázquez María Teresa

Edad: 44 años

Domicilio: Av. De las Flores N° 186, Col. Loma Linda, Naucalpan de Juárez, Edo. de Méx. cp 53618.

Correo electrónico: tere_cinad@prodigy.net.mx
Preparación Profesional:

Normal Elemental.

Lic. en Educación Media Básica en el área de Español.

Maestría en Educación para la Paz.
Actividad Laboral:

Orientador Técnico A MS, en el CBT Lic, Adolfo López Mateos, Tlalnepantla, Zona Escolar BT 013, desde septiembre de 1997 a la fecha.

Maestra Titulada frente a grupo, Escuela Primaria Generalísimo Morelos, Turno Matutino, Naucalpan.


1 Sicilia, Javier. “Nuevo pacto o fractura nacional”. Proceso: semanario de información y análisis. (México, D. F. : 8 de mayo de 2011), núm. 1811, p. 7.

2 La marcha por la paz, la justicia y la dignidad; comenzó su caminar el día jueves 5 de mayo en Cuernavaca, Morelos y arribó al Zócalo de la Ciudad de México, el domingo 8 de mayo de 2011. Cfr. La Jornada, lunes 9 de mayo de 2011, pp. 1 a 7.

3 Cfr. Jares, Xesús. Educación para la Paz. 2ª ed. Madrid, Editorial Popular, s/f. 267 pp.

4 (A/RES/52/13, el 15 de enero de 1998, § 2) En http://www.unesco.org/cpp/uk/projects/sun-cofp.pdf


5 Pansza, Margarita. Pedagogía y currículo. 7ª ed. México, Gernika, 1999, p. 13.

6 En: http://www.unesco.org/cpp/sp/proyectos/cppinfo.htm


Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconLa Fundación Cultura de Paz, Movimiento por la Paz y el compositor...

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconMarcha Mundial por La paz y la No Violencia
«proclamado y observado oficialmente como Día Internacional de la Paz, y dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en...

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconMarcha Mundial por La paz y la No Violencia
«proclamado y observado oficialmente como Día Internacional de la Paz, y dedicado a conmemorar y fortalecer los ideales de paz en...

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconPromovemos la defensa de los derechos del niño y del adolescente,...

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconSentarse para hacer la paz
«hombres verdaderos», dos jefes resueltos a hacer la paz con el apoyo de los colombianos de buena voluntad

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconEl derretimiento de los casquetes glaciares conllevó un aumento paulatino...
«cuneiforme», para registrar el flujo de bienes y productos traído por el florecimiento del comercio. Mesopotamia se considera el...

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconPrograma de desarrollo y paz de los montes de maría III laboratorio de paz

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconA todos los voluntarios de Guiding Eyes for the Blind
«Mamá, ayúdame, por favor. Diles que me dejen en paz. ¡Diles que me hacen daño!». Pero fui incapaz de articular una sola palabra....

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconA todos los voluntarios de Guiding Eyes for the Blind
«Mamá, ayúdame, por favor. Diles que me dejen en paz. ¡Diles que me hacen daño!». Pero fui incapaz de articular una sola palabra....

3. por una cultura de paz: educar para la paz, una tarea pendiente en la escuela iconSi las drogas de paz y las de energía se caracterizan por una toxicidad...






© 2015
contactos
l.exam-10.com