Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público






descargar 40.85 Kb.
títuloFría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público
fecha de publicación28.06.2016
tamaño40.85 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
PROMETEO NO ENCIENDE LA LLAMA DEL GREC

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público

 

Prometeo dejó frío el Grec. El titán que robó el fuego divino para regalarlo a los mortales no pudo encender anoche, ¡ay!, la llama del entusiasmo. La inauguración del festival de verano barcelonés en el anfiteatro de Montjuïc con Prometeu, de Esquilo, en versión de Heiner Müller y puesto en escena por Carme Portaceli, no consiguió conectar con el público y los comentarios generales a la salida eran de rotunda decepción. "Otra oportunidad perdida", "tenemos la negra con las inauguraciones", "no era un espectáculo para abrir", fueron algunas de las opiniones expresadas mayoritariamente tras la función, junto con la más contundente (y, dado el contexto, oportuna): "Los dioses nos castigan".

Se recrea el remoto Cáucaso de la tragedia con aire de Shutter Island. Hefestos anuncia en un parlamento que el Barça ganará la Liga. Fue en todo caso un fiasco anunciado. No eran pocas las voces que advertían de que la conjunción texto-directora-apertura de Grec no era la más idónea. Contra viento y marea, el director del Grec, Ricardo Szwarcer, ha defendido siempre su opción: coherencia, pero también alguien podría reprocharle un puntito del hybris, el exceso de confianza, que es uno de los pecadillos de Prometo. También es verdad que no siempre es fácil responder a la (¿auto?) exigencia de abrir el festival con un texto en catalán y un director (y no digamos una directora) del país.

Ambientalmente, la velada fue una típica noche de apertura de Grec: algo de fresco, el aire con el anuncio excitante del verano, muchísimas caras conocidas, reencuentros, los mochuelos, el maullido de un gato en celo en plena función y un cohete inesperado que derramó un único y fugaz chorro de estrellas artificiales adelantándose a Sant Joan. La escenografía, que se funde estupendamente con el entorno natural del anfiteatro, es de lo mejor de este Prometeu. Un alto faro metálico cuya luz giratoria creó bonitos instantes de poesía, una especie de puente malecón y un gran estanque que producía hermosos reflejos acuáticos cuando los actores chapoteaban en él.

El espectáculo arranca con un prólogo en el que una actriz explica, para contextualizar, la génesis de los acontecimientos mitológicos que conducen a la condena de Prometeo por Zeus. Es un digest cosmogónico apresurado con episodios tan edificantes como la castración de Urano por su esposa Rea con una hoz de adamantio, doloroso trance cantado por Hesíodo. Llega entonces custodiado a ese escenario, que recrea el remoto Cáucaso de la tragedia con aire de Shutter Island, Guantánamo o Abu Ghraib, Prometeo caracterizado como un preso talibán o iraquí, capucha y grilletes incluidos. Prometeo, el ladrón del fuego, el benefactor de la humanidad, no es él, claro, sino ella: Carme Elias, maquillada como la Novia Cadáver de Tim Burton. Se la encierra en la torre con mucho estrépito y el resto del espectáculo son las visitas que va recibiendo.

Elias tiene momentos muy buenos, como cuando echa el resto en el maravilloso texto que abre el episodio II de la tragedia: "Escuchad las penurias de los hombres y cómo los transformé en seres inteligentes y amos de sus afectos, ellos que antes no tenían entendimiento". Portaceli trata de insuflar ánimo al espectáculo: salen guardaspaldas olímpicos con pistolas, Hefestos anuncia en uno de los varios parlamentos amorcillados que el Barça ganará la Liga (aunque no dio el resultado de las elecciones), Io (la vache qui fuit) va de ternera lujuriosa, Hermes de Hermès, Dani Nel·lo y sus músicos tocan en directo, una actriz sosias de la soldado Lynndie England arrastra a un actor como un perro... Pero la cosa no alza el vuelo. Así que el montaje echa el resto (sin mayor efecto) en un epílogo algo desmadrado y cómico.

Jacinto Antón

El País 14/06/2010

______________________________________________________

El Grec aplaudeix el martiri del rebel

Els déus van ser benèvols i no van aigualir la festa als mortals que ahir van assistir, en la inauguració del Grec, al càstig infringit pel totpoderós Zeus al rebel Prometeu, benefactor de la humanitat. Sí que hi va haver pluja d'aplaudiments i algun «¡bravo!» per al muntatge de Carme Portaceli(la primera dona que obre el festival en les seves 34 edicions) i un gran repartiment encapçalat per una potent Carme Elias, que es va deixar la pell, engabiada i amb grillons, en el far presó de la fi del món.

Així ho va disposar la directora, que va condemnar l'actriu al paper del déu encadenat per robar als seus el foc (és a dir, les arts, la consciència) per lliurar-lo a la raça humana, contravenint les ordres de Zeus. La titànica i efectista escenografia de Paco Azorín –un finisterre amb el far de barrots de ferro envoltat d'aigua– donava molt joc (més del que es va veure) i amplificava el seu impacte al projectar-se'n les ombres sobre la roca de Montjuïc.

Va obrir Prometeu, obra de dramatúrgia complexa i densa, un breu pròleg per explicar els antecedents de l'enemistat divina: des del caos primigeni fins a la guerra entre Titans i Olímpics i la traïció de Prometeu. Va aparèixer després aquest, de reu encaputxat, per la passarel·la-corredor de la mort i va ser entregat pel burleta Força (Llorenç González) a Hefest (Albert Pérez), que el va tancar i va descarregar sobre ell la ira de Zeus: picava amb la seva vara els barrots del far i el tità es recargolava de dolor.

Les encertades ràfegues musicals del saxofonista Dani Nel·lo i la seva banda ¿presents en una cantonada de la instal·lació¿ introduïen els personatges que anaven a veure el reu-oracle perquè revelés el futur: Cor (Gabriela Flores), Oceà (caricaturitzada Pepa López), Ió (Lluïsa Castell), Hermes (David Bages). «Jo em vaig apiadar dels éssers humans i ara ningú s'apiada de mi», clamava un Prometeu no exempt d'arrogància i de contradiccions.

L'aigua –un element tan fàcil com vistós–  va animar la plasticitat del muntatge. Els convulsos xipollejos de la mortal Ió, desitjada per Zeus, i les remullades de Cor i altres van alleugerir una posada en escena excessivament estàtica en el seu passatge central, al servei de la poètica d'Esquil (versió de Heiner Müller), que va tenir la seva pinzellada trencadora. Perquè quedés clara l'actualitat del clàssic i com les gasten els poderosos d'avui, Pérez va agafar el micròfon i va citar diversos desastres: el chapapote del golf de Mèxic, el canvi climàtic, els refugiats...

Va acabar amb un triomfal «el Barça va guanyar la Lliga», com per remarcar el que verdaderament preocupa els mortals o, potser, per il·lustrar una de les seves poques alegries. Curiosa coincidència que ahir a la nit, de ben segur, moltes de les ments presents estaven més pendents del nou tità del Barça que del d'Esquil.

FINAL AMB MÚSICA I HUMOR / El batec de la tragèdia grega es va accelerar en el grand finale (epíleg basat en Zement de Müller), quan els mortals prenen la paraula i els fets. L'humor, la música, els efectes de llum... estimulen l'acció. Han passat molts segles i Prometeu, després de ser turmentat per una àguila i alliberat per Heracles, apareix consumit en una cadira de rodes. I la seva cara, estampada com la del Che Guevara en les samarretes dels efímers.

Va valer la pena el seu sacrifici? Amb el foc van arribar les guerres, però també els llibres, les arts... «T'agraïm els teus esforços per fer-nos feliços», conclou Nel·lo, i la cançó Over the rainbow –himne d'esperança–, interpretada per Castell i corejada per la resta, ho resol.

A la sortida de l'amfiteatre, els assistents –entre ells, molts prohoms de la societat catalana i de la política, com ara l'alcalde, Jordi Hereu, l'expresident Pasqual Maragall i el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras– van admirar els jardins, més bells i florits que mai. Senyal que alguna cosa bé fan de tant en tant els mortals.

Imma Fernández

El Periódico 14/06/2010

______________________________________________________

Más soberbio que astuto

En el siglo V a. C., Esquilo escribió una desconcertante tragedia sobre el mito primigenio de un Prometeo que dio el fuego a la humanidad y con él sentó las bases de toda ciencia y cultura. Se trata de un conflicto entre seres trasmundanos; aunque el tema sea la humanidad, en la obra no aparecen los mortales. Cada uno de los personajes se erige en símbolo. En su traducción de la obra al alemán (1969), Heiner Müller quiso volver a la esencia del mito desposeyéndola de toda la tradición de interpretaciones alemanas que los versos de Esquilo había engendrado. Aquí, el grueso de la obra viene precedido de un prólogo procedente de la obra El Universo, los dioses, los hombres, de Jean Pierre Vernant que nos introduce en la lucha entre los dioses olímpicos y los Titanes a partir del caos primigenio. Concluye con un epílogo a partir de Prometeo liberado, de Müller.

Con tan ingente material se construye una dramaturgia bien pergeñada pero de difícil digestión, no tanto por la complejidad del mito en sí, sino por el énfasis en una voluntad didáctica que ensombrece más que aclara. También es cierto que la espectacularidad de la escenografía entorpece el ritmo. Se juega con todo el teatro, gradería incluida (la luz tiene aquí un papel determinante), para un texto concentrado, muy denso, invitando al público a la dispersión.

De hecho, este Prometeo es un cúmulo de buenos propósitos que no acaban de encontrar un tono unitario capaz de darles cobijo. También se hace ostensible esta falta de tono en la interpretación. Los actores, todos ellos de gran solvencia, parecen abandonados a su suerte teniendo que lidiar no sólo con las dificultades propias del texto, sino con los elementos escenográficos, el vestuario y el atrezzo frente a un público demasiado amplio y variopinto (gran parte de los asistentes a la función entienden la inauguración del Grec como un mero acto social).

Sorprende así que David Bages sea capaz de dar corporeidad escénica a su complejo personaje de Hermes, cuando el resto del elenco intenta mantener su personaje con desigual fortuna. La inauguración del Grec es siempre un reto para el conjunto de creadores que intervienen en el espectáculo, hay que calibrar las fuerzas y dejar tiempo para asentar una propuesta tan arriesgada como poco adecuada para el inicio del Festival de verano.

Iolanda G. Madariaga

El Mundo 15/06/2010

______________________________________________________

'Prometeu' Multidisperso

Inaugurar el Festival Grec con una obra de texto y además griega no deja, a pesar del carácter festivo de la velada, de ser lo suyo. Carme Portaceli, directora de este Prometeu de Esquilo con añadidos de Heiner Müller, quizá por la presión del contexto inaugural, ha optado por agregar al texto un prólogo y un epílogo, y aderezar el conjunto con un surtido de lenguajes escénicos destinados al recreo del respetable, en vez de dar ese texto a pelo y basar la propuesta en la fuerza de sus versos. El resultado ha sido que, sin ser un montaje largo (una hora y media), se hace largo, y que por culpa de los esfuerzos por amenizar un texto sólido pero denso, la atención del espectador se dispersa para centrarse, de repente, en el maullido de un gato.

El espacio escénico es atractivo. Una pasarela une a los músicos en directo con la atalaya metálica a la que encadenan a Prometeo, aunque solo sea metafóricamente, pues ésta (aquí Prometeo es una mujer) no para de subir y bajar por ella. Gabriela Flores se encarga de servirnos el prólogo sobre cómo se llegó a la guerra de los dioses, muy didáctico, nada que decir. Y empieza la obra de Esquilo.

Y con los primeros personajes, Hefesto (Albert Pérez) plateado de arriba abajo, y Fuerza (Llorenç González), en simbólico traje militar como queriendo extrapolar lo divino a lo humano y contemporáneo, empiezan también los primeros desajustes. ¿Qué pinta el hombre de hojalata del Mago de Oz junto a ese militar grotesco? Las visitas que recibe Prometeo tampoco se quedan cortas. Océano, una impactante Pepa López de pelo blanco a lo manga; Io, una Lluïsa Castell más cómica que sexy; Hermes, un David Bagès en esmoquin, estupendo segundón de Zeus a lo mafioso.

Hay también dos guardaespaldas sin rostro que se mueven como los monigotes de Keith Haring y están también los acordes entre jazzísticos y de banda sonora de serie de televisión de los setenta de Nel·lo y los suyos. Y toca hablar de Prometeo, interpretada por Carme Elias, quizás la apuesta más coherente de Portaceli. Y es que la naturaleza protectora y tutora de Prometeo, por no hablar de su capacidad vidente, no dejan de ser rasgos femeninos. Pero Elias tampoco sigue una línea coherente; pasa de la declamación ampulosa a la exaltación propia de la enajenación mental.

Y cuando el texto de Esquilo llega a su fin, llega el apoteósico y desconcertante final que, puestos a entretener, debería ir precedido del mismísimo Porky con aquello de "no se vayan todavía, que aún hay más": Nel·lo al micrófono dándonos la bienvenida, algo de magia, algo de coreografía coral y una canción, Over the rainbow: ¿de nuevo El mago de Oz?

Begoña Barrena

El País, 15/06/2010

______________________________________________________

En remull

Diumenge a la nit [13 juny], minuts enllà del punt de les deu, esperàvem encara l'inici de la representació, i és que alguns passavolants no acabaven de decidir-se a entrar, potser, titans sagaços aquests, ja ensumaven alguna cosa de l'avenir. En efecte, el Prometeu de Carme Portaceli, l'espectacle inaugural del Grec 2010, va deixar-nos del tot abaltits, i alguns, cal dir-ho, visiblement desmillorats. I és que fins i tot els més pessimistes hi havien dipositat expectatives millors.

Efecte estrany i desolador perquè l'obra d'Èsquil, versió d'Heiner Müller, és una autèntica delícia estilística, amb certs components que donen al mite una singular proximitat, la distància que normalment comporten les aventures dels déus olímpics aquí es dissipa; tanmateix els personatges siguin divinitats, en el fons, més enllà de l'escena (mai millor dit) hi sentim el batec de la humanitat, com una espectadora muda i impotent, expectant d'un martiri sofert per amor a ella, i que ella a penes comprèn.

I és que Zeus vol destruir la raça dels homes, però Prometeu els dóna els mitjans perquè això no succeeixi. Aquest tità benefactor dels homes els lliure el foc robat al cel amb astúcia, i és llavors que un Zeus furibund se'n venja cruelment, encadenant-lo per a l'eternitat a una columna (aquí far) a l'extrem del món, on dia per altre l'àliga del tirà ve a rosegar-li el fetge, però Hèrades matarà l'àliga amb la fletxa i Prometeu aconseguirà alliberar-se. Prometeu, el déu que estima els homes, representa la reflexió i l'enginy humà, per nosaltres, doncs, ha estat el mestre de totes les arts i el coneixement, perquè no només li devem el foc, sinó més encara: la llum!

Però Carme Portaceli ens ha deixat més aviat a les fosques, composant un Prometeu ineficaç, espès i difícil de seguir, del tot incomprensible per aquells que ignorin el text clàssic. Ni el pròleg ni l'epíleg, ni el grand finale ajuden gaire a una posada en escena del tot insubstancial, amb uns actors que ignoren adequar la pausa, el tempo, respirar, les intencions, la dicció i la pronúncia del català (parla en què suposadament s'interpreta el quadre), i que no es creuen una sola paraula, buidant-se en l'esforç d'una fredor i falsedat absolutes. Han estat dirigits?! Naturalment hi ha vestidures, banda sonora completa i parafernàlia escènica: un far, una passarel·la metàl·lica, faroles, una terrassa enquadrada per la banda, i tot voltat d'oceàniques quantitats d'aigua on rabejar-se (ho fan), també lluminària a dojo, quan potser amb la senzillesa i veritat de quatre túniques i actors dirigits i solvents ja faríem alguna cosa més. Buit total.

És evident que la via escollida per la directora és equivocada i fallida. Potser hi ha la disculpa d'una autèntica ambició fracassada? No m'ho sembla pas... Només Lluïsa Castell i David Bages, mantenen el tipus, donen una mica d'aire i humor, com aquell qui diu, en aquesta fastuosa xipollejada monumental. Dissort doncs pels efímers...

Joaquim Armengol

El Punt 15/06/2010

______________________________________________________

Prometeu enjaulado

Fiel a la joven tradición de las inauguraciones decepcionantes, la apertura del Grec ha ofrecido el Prometeu de Esquilo, en versión de Heiner Müller, encerrado en un paisaje ferruginoso poco propicio a una afortunada degustación del mito. El paisaje, esto es, el espacio escénico, en primer lugar, pero también una dramaturgia atravesada por frivolidades (para mí) poco comprensibles y unas ilustraciones musicales cuya utilidad debería ser objeto de una reflexión, ha hecho de la tragedia clásica un espectáculo frío, presuntuoso y desangelado, recibido con rutinaria cortesía.

Del tratamiento formal de la obra de Esquilo/ Müller nacen probablemente las principales desgracias que han caído sobre el montaje de Portaceli. Hace muchos años, en uno de tantos debates teatrales que se organizaban sobre el festival, se hablaba del anfiteatro de Montjuïccomo uno de los obstáculos naturales que superar. Debemos actuar "contra" el espacio escénico del Grec, decía algún director y confirmaba más de un escenógrafo. El Grec es una "trampa", llegó a afirmarse, tópicamente: la grandiosidad puede engullir las mejores ideas.

Y bien, olvidando que los males de las distancias al aire libre no se curan sólo con recursos microfónicos, la escenografía de Prometeu (Paco Azorín) aleja del público el lugar principal de la acción con una jaula campanario de hierro, de la que casi nunca saldrá el héroe (Carme Elias) castigado por Zeus, y a la que se accede por pasadizo y plataformas con sus correspondientes barandillas, todo ello producto de la mejor siderometalurgia del país. Está claro, sin embargo, que un tinglado como este, "escultóricamente" admirable, obliga al grito constante, cuando la mayor parte de los textos de Müller son para ser dichos y no para ser gritados. (Recuérdense los anticipos que del mismo Prometeu se ofrecieron en la Olimpíada Cultural).

El dramaturgo alemán exhibe un humor vitriólico - las grandes humoradas laicistas de esta y de otras versiones clásicas-y un discurso ferozmente racionalista que no puede esconderse en el exceso vocal. Y Carme Portaceli, responsable de uno de los mejores espectáculos Müller (La missió)vistos aquí, tenía que haber atendido este extremo. Con Carme Elias en primer término y sin estar ensombrecida por tantos barrotes carcelarios, su personaje habría alcanzado una cierta emoción. Seguro. Con todo, la actriz, triunfante en el cine y en cuarto creciente escénico, imparable, es la mejor figura de un reparto del que destacan, con papeles mucho más breves, David Bages (Hermes) y LluïsaCastell (Io). A un menor nivel Gabriela Flores, Llorenç González, Pepa López y Albert Pérez.

Insisto: no acabo de entender las bromas de una dramaturgia (Portaceli/ Pablo Ley) que en medio del conflicto entre el Olimpo yel robador del fuego, nos recuerda catástrofes apocalípticas de las que nos consuela la liga del Barça - un chiste hundido en el silencio más sintomático-,nos obsequia con un epílogo dicho en plan guasón, que parece desmentir todo lo anterior, y que invita al director musical, Dani Nel · lo, a despedir la función como si fuera una sesión de circo.

Con la estima y respeto que pide la trayectoria de Carme Portaceli, me permito sugerir a la directora que la próxima vez fiche a un oidor/a para que ponga freno a los caudalosos errores de dicción que afean hasta el horror la traducción.

Joan-Anton Benach

La Vanguardia 15/06/2010

______________________________________________________

Ha volgut la pena, Prometeu?

El gran delicte de Prometeu va ser concedir als humans un miratge d'immortalitat: l'esperança. També els va regalar l'arsenal de la ciència i les arts: el nombre i l'alfabet. Heiner Müller es va apropiar del text d'Èsquil amb una traducció escrupolosament fidedigna, sense ometre les grans contradiccions del personatge alliberador. Sobre aquest exercici revelador ha aixecat Carme Portaceli el seu projecte escènic, i comparteix el mateix dubte de l'autor alemany: ¿valia la pena transformar criatures ínfimes i efímeres en humans conscients de la seva immortalitat finita? Què farien amb les seves noves joguines? Trencar-les. Cantar Over the rainbow.

Müller no creu en els déus –els condueix al suïcidi col·lectiu–, però tampoc creu en la humanitat, convertida en petits ídols, igual de miserables que els seus models olímpics. Portaceli rubrica aquest concepte nihilista i amb aquesta visió desencantada tanca el seu muntatge, els únics minuts amb un missatge dramàtic nítid i atractiu, en un espectacle que no sembla tenir una idea motora clara, ni saber d'on ve ni cap a on va. La peça vaga pel regne d'ombres embolicada en una posada en escena incomprensiblement aparatosa: l'estany d'aigua, passarel·la i una gran torre far, l'ombra deformada de la qual adquireix la torsió d'un projecte utòpic del constructivisme rus.

El repartiment, nerviós, tampoc aclareix el sentit de recuperar el remake de Müller del clàssic grec. Són aparicions que no deixen empremta, que s'esborren en el moment que abandonen l'escenari. Un estar i no estar del qual tampoc no s'escapa el Prometeu de Carme Elias. Flaixos i apagades. Ser i no ser. Tan efímers com aquestes criatures menyspreades pels déus, de l'Olimp i del teatre.

Juan Carlos Olivares

Avui, 15/06/2010

______________________________________________________

Falta carne, sobra cuento

Prometeo, de Esquilo, en versión de Heiner Müller, traducida al catalán por Feliu Formosa. Comparten la dramaturgia Pablo Ley y Carme Portaceli, que afirma haberla dirigido. Si no conoces la obra, puedes llegar a pensar que la merluza de la cena estaba en mal estado. O que sigue las pautas de la vieja receta para el pastel de cerdo propuesta por Ambrose Bierce: se coge un pastel y se le da de estacazos a un cerdo hasta que formen una masa indistinta. Escenografía impresionante y desmesurada de Paco Azorín: altísimo faro metálico con escalera en espiral, malecón guantanamero, estanque para que se resfríen los actores. Gabriela Flores (Coro) trata de resumir el previously on Prometeus, una ensalada de dioses y superhéroes, con tono de maestra de primaria. Tiene sentido, porque el montaje podría llamarse Prometeo para niños. Para niños castigados: dura hora y media, pero parecen seis. Prometeo es Carme Elías, aunque cuesta reconocerla, maquillada de bruja piruja. También cuesta horrores seguir la historia, pese a sus esfuerzos para vocalizar desde lo alto de la torre/faro y exhalar algo de convicción. Otro título posible: Prometeo recibe. Por la leña que le dan al personaje y al texto, y por las visitas que se suceden, como en la consulta del seguro. Un niño (castigado) diría que hay un señor o señora (la distancia, el pelo estropajoso y el tono gutural inducen a error) gritando en un torreón y van llegando personajes vestidos de modo estrafalario que declaman o increpan largamente. Cuando el parloteo se hace insoportable, la banda de Dani Nel·lo toca algo. No busquen más intríngulis porque no lo hay. Llorenç González (Fuerza) viste de Pinochet y hace de malo de serie Z. Albert Pérez (Hefesto) viste como Camps, se le entiende una frase de cada tres, y ha de largar un sermoncito sobre el petróleo del golfo de México, el cambio climático y los refugiados, culminada con una patética morcilla sobre el Barça: cosas de la dramaturgia. A Lluïsa Castells (Io) la han disfrazado de Betty Boop cornúpeta. A Pepa López (Océano), de Lola Herrera. David Bages intenta componer un Hermes cínico, casi una parodia de Mastroianni en La dolce vita. Muy pasado de vueltas, pero con energía: el único. Y una única frase para el recuerdo: "Qué ingrata es la ingratitud", dice el coro en un pronto cantinflista. En el tercio final se amalgaman un fragmento de Zement, de Müller, una despedida circense a cargo del director musical y la interpretación (por razones ignotas, pero no viene de una) de Over the rainbow. Es costumbre reciente de cierto teatro catalán acabar con una canción o bailecito para que el público pueda recomponerse la cara antes de que enciendan las luces. Prometeo ha estado tres días en el Grec. Luego irá a Mérida, y luego al Valle-Inclán. Teatro inútil (sin eco, sin misterio, sin comunicación), antiguo en el peor sentido, pese a sus afeites de seudomodernidad. Sólo deja una pregunta: ¿cuánto nos ha costado este triste bromazo, esta pérdida de tiempo y de dinero?

Marcos Ordóñez, Babelia, El País, 26 juny 2010

______________________________________________________

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconDesde la antigüedad, una lenta etapa experimental precedió al «Cinematógrafo»...
«Cinematógrafo» de los Lumière. Ya fuera por ciencia, curiosidad o espectáculo, se trabajó incansablemente por ofrecer al publico...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconMsc cruceros da el primer paso para duplicar la capacidad de su flota...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconDentro de escasos minutos ocupará con elegancia su lugar ante el...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconResumen federico García Lorca halló su muerte una fría madrugada...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconÚltimo montaje de Calixto Bieito al frente de la dirección artística...
«¿Es un pájaro? ¿Es un avión?» Pues bien. ¿Qué es «Desaparecer»? ¿Un recital poético-musical? ¿Una pieza teatral? El dramaturgo informa...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconDiscurso de inauguración del congreso de antropología Gnóstica

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconPaper La economía del entretenimiento (la civilización del espectáculo...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconLa Dama Desaparece. El viejo artificio, con una presentación moderna,...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconCelebración Eucarística clausura del mes del matrimonio y de la familia...
...

Fría inauguración del festival con un espectáculo que no seduce al público iconLa caída del comunismo y sus consecuencias. Estados Unidos y el fin de la guerra fría






© 2015
contactos
l.exam-10.com