[3] Antecedentes históricos






descargar 75.9 Kb.
título[3] Antecedentes históricos
página1/3
fecha de publicación26.06.2016
tamaño75.9 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
LAS DOCTRINAS UNITARISTAS

Autor:Paulo Arieu

http://www.lasreligiones.net/wp-content/uploads/2008/11/ic9-new-full.jpg

El próximo atributo que veremos es la unidad de Dios, o sea que Dios es uno aunque revelado en tres personas pero un solo Dios (Santisima Trinidad). Mientras termino de prepararlo, les comento que también hay una secta que pone énfasis desmedido en este atributo de Dios y termina negando la doctrina de la Santísima Trinidad,convirtiéndose en una secta. Asimismo,su doctrina también  la podemos encontrar en sectas pseudo - cristianas como los Testigos de Jehová.

De ahí que se lea en el mismo Concilio (Concilio de Efeso): Si alguno no confiesa que el Verbo de Dios Padre se unió a la carne según la hipóstasis, y que Cristo es uno con su propia carne, es decir, que él mismo es Dios y hombre a la vez sea anatema.[0]

Este artículo sirve de un modo orientativo para poder saber lo que creen y lo que piensan los unitaristas.En la primer parte de este articulo ud. encontrará una carta escrita por uno de estos sectarios donde explica que es lo que ellos creen.

El unitarismo es una corriente de pensamiento teológico de origen cristiano que afirma la unidad de Dios. En sentido genérico se ha etiquetado así a diversas corrientes que rechazan el dogma de la Trinidad, tales como el adopcionismo, el arrianismo, el servetismo o el socinianismo.[2]

El movimiento Unitario Universalista es un conjunto de grupos, tradiciones y prácticas, cuyos orígenes se remontan al ala más radical de la Reforma y que afirma la libertad de todo ser humano de investigar y decidir sobre sus creencias religiosas. Desde el respeto a todas las culturas y tradiciones, afirma que ninguna religión o filosofía tiene el monopolio de la Verdad y que la respuesta última acerca de Dios, el Universo, la muerte y el sentido de la existencia es un misterio que no puede encerrarse en un credo o unos dogmas que deban creerse de forma ciega o sometiéndose a una autoridad externa.[3]

Antecedentes históricos

Juan Segismundo de Zápolya (en húngaro: Szapolyai János Zsigmond) (7 de julio de 1540 Budapest – Gyulafehérvár, 14 de marzo de 1571) fue un noble húngaro, conde de Szepes e hijo del rey Juan I de Hungría y de Isabela Jagellón de Hungría.El primer Príncipe de Transilvania (1541-1571), luego de que ésta se independizase tras la ocupación turca de Hungría. Tras la muerte de Segismundo, llegó la Contrarreforma a Transilvania.

Aparte de su gran nivel cultural, también era famoso por su extrema paciencia y gran sentido de la justicia. Era capaz de escuchar durante horas las diversas discusiones religiosas entre sacerdotes católicos y protestantes.En 1568, Juan Segismundo, aconsejado por el teólogo Ferenc Dávid, ordenó la sanción del Edicto de Turda, el cual estipulaba que se debían respetar las cuatro tendencias religiosas cristianas principales: (catolicismo, luteranismo, calvinismo y unitarismo).

Ferenc Dávid fue condenado a cadena perpetua y murió en prisión en 1579, sin que se conozcan las causas de su muerte ni el lugar donde fue enterrado su cadáver, pero la Iglesia Unitaria que él fundó ha logrado sobrevivir con grandes dificultades hasta nuestros días en la región de habla húngara de la actual Rumania y extenderse por el resto del mundo con el apelativo de Unitarismo.

En Inglaterra, el impulso religioso radical de la Reforma permaneció entre los Dissenters (inconformistas) nombre que englobaba a las Iglesias Libres opuestas a la hegemonía de la Iglesia Anglicana. El librepensador John Biddle estaba muy influido por el Socinianismo, y la filosofía de John Locke y las corrientes racionalistas de la Ilustración ganaron muchos adeptos tanto entre el clero anglicano como entre pensadores y científicos ingleses de la época.

Finalmente, el pastor anglicano Theophilus Lindsey fundó la primera iglesia unitaria inglesa en Londres (1774). Su ejemplo fue seguido por otros clérigos ilustrados, como Joseph Priestley, quien además era científico (descubrió el oxígeno y otros gases) y político (apoyaba abiertamente la Revolución Francesa, lo que le acarreó numerosas antipatías hasta el punto que tuvo que emigrar a América tras sufrir un incendio provocado en su casa). Posteriormente, Priestley ayudó a fundar la primera iglesia unitaria de Filadelfia (1796).

Entre los protestantes puritanos que habían emigrado a las colonias de América del Norte se produjo una evolución similar a la ocurrida en Inglaterra. Los pastores puritanos se escindieron en dos grupos, uno conservador y evangélico, de convicciones calvinistas, y otro liberal, racionalista y de ideas arminianas y arrianas. A principios del siglo XIX, los pastores liberales de las iglesias de Nueva Inglaterra reconocían como su líder a William Ellery Channing de Boston, ciudad que se convirtió en el núcleo del Unitarismo norteamericano, hasta el punto que se decía que la fe de los unitarios se basaba en la unidad de Dios, la humanidad de Jesús y la vecindad de Boston.

Los cristianos unitarios de los países anglosajones, que eran en un principio de orientación principalmente arriana, acabaron no sólo negando la Trinidad, sino diciendo que Jesucristo no era más que un hombre, aunque seguían viendo en él al profeta que había sido elegido por Dios para transmitir su revelación a los hombres, como probaban sus numerosos milagros. Los milagros de Jesús eran, pues, la demostración empírica de su elección divina como Salvador. Muchos deístas, como Thomas Jefferson, se manifestaron favorables a la nueva doctrina.

El 15 de julio de 1838, Ralph Waldo Emerson, que había sido ministro unitario en Boston, pronunció un discurso (The Divinity School Address) en la Universidad de Harvard que resultaría decisivo para la historia del Unitarismo estadounidense. Influido por el Romanticismo alemán y el hinduismo, Emerson proponía una vía intuitiva a Dios, basada en la capacidad innata de la conciencia individual, sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni mediaciones. Esta filosofía espiritual recibió el nombre de trascendentalismo. A pesar del talante liberal de Harvard, el escándalo fue considerable en aquellos momentos, pero muchos pastores y teólogos unitarios, particularmente los más jóvenes, descubrieron en la vía trascendentalista de Emerson una forma de superar la rigidez intelectual imperante en el Unitarismo y desarrollar una fe renovada más allá de los límites de la revelación bíblica.

Theodore Parker fue el gran renovador del Unitarismo norteamericano siguiendo las líneas aperturistas definidas por Emerson. El principal defensor del Unitarismo tradicional de base bíblica fue Andrews Norton. La división entre trascendentalistas y unitarios bíblicos se mantuvo hasta finales del siglo XIX. 

El Unitarismo contemporáneo

En 1933 se divulgó en Estados Unidos un documento llamado Manifiesto Humanista, suscrito por un amplio colectivo de científicos e intelectuales, entre ellos varios líderes unitarios, que significó el inicio de una nueva manera de entender la religión de tipo naturalista, en que conceptos como Dios o la vida después de la muerte biológica dejaban de considerarse centrales. Según los humanistas, la religión debía dejar de especular sobre realidades metafísicas y concentrarse exclusivamente en la transformación del mundo y la mejora moral del ser humano. El humanismo tuvo un impacto notable en las iglesias unitarias del ámbito anglosajón, llegando incluso a ser la corriente mayoritaria en el Unitarismo norteamericano. Sin embargo, el Unitarismo cristiano de base bíblica y diversas variantes de trascendentalismo y de Deísmo siguieron coexistiendo en su seno. Así desde mediados del siglo XX, el Unitarismo norteamericano iba dejando de ser una iglesia exclusivamente cristiana y protestante para convertirse progresivamente en una iglesia liberal sin credo y cada vez más multiconfesional, que desde 1961 se denomina Unitarismo universalista, ya que en esa fecha los unitarios norteamericanos se fusionaron con la Iglesia Universalista de América para fundar la Asociación Unitaria Universalista, cuya sede central se encuentra en Boston.

En las últimas décadas, esta tendencia se ha incrementado con la existencia en las Iglesias Unitarias anglosajonas de personas que, además de como unitarios universalistas, se definen también como judíos, budistas, neopaganos o de otras religiones.

En 1995 se constituyó el Consejo Internacional de Unitarios y Universalistas (ICUU) para coordinar las diversas Iglesias y asociaciones Unitarias y Universalistas del mundo. Actualmente se calcula que hay unos 800.000 unitarios en unos 25 países del mundo, principalmente en Estados Unidos, Rumanía, Hungría, Canadá y Gran Bretaña, y de forma muy minoritaria en otros países.

Otras iglesias cristianas también tienen una teología unitaria, aunque no tienen una conexión histórica directa con el Unitarismo histórico. Entre ellas destacan los Testigos de Jehová, los Cristadelfianos y los Unitarios Bíblicos. Estas iglesias combinan el rechazo de la doctrina de la Trinidad (con distintas variantes) con formas de culto evangélicas o pentecostales y una interpretación literalista y, en ocasiones, incluso fundamentalista de los textos bíblicos, lo que las distingue muy claramente de las Iglesias Unitarias, que siempre han sido proclives al liberalismo teológico. Asimismo, en Inglaterra existe un proyecto de restaurar la Iglesia Arriana.

Por otro lado, otras iglesias liberales de inspiración cristiana, como Unity y otras corrientes del Nuevo Pensamiento, también muestran una inclinación hacia ideas teológicas unitaristas.

Doctrina

 

El unitarismo es un error teológico que sostiene la unidad de Dios, afirmando que es una sola persona: El Padre y no tres personas en una, negando así la Trinidad, la deidad de Jesús y la del Espíritu Santo. Son igualmente significativas sus enseñanzas en la confianza que tiene en la racionalidad y la capacidad moral de las personas en contraste con tradiciones que enfatizan el pecado original y la depravación humana, sosteniendo la redención universal de las personas. Con frecuencia profesan no tener dogmas.[1]

Cuales son los principios que guían al unitarismo mundial a través de todas las décadas? 

Los cristianos unitarios, afirman no pertenecer a ninguna religión organizada o dogma preestablecido, pues ellos afirman apreciar su libertad en Cristo y atesorarla. Estos creyentes, rechazan algunas doctrinas que las mayorías de las iglesia y grupos cristianos enseñamos, como la Trinidad, la inmortalidad del alma y el infierno de fuego, doctrinas que a juicio de ellos, no tiene un sustento sólido en las escrituras. Ellos consideran que estas creencias tienen un fuerte comienzo y apego a enseñanzas paganas mezcladas con enseñanzas bíblicas hebreas, todo esto dando lugar en una especie de doctrinas que parecen bíblicas, pero que no lo son.

Soy amante de las escrituras, y respeto la Biblia por sobre cualquier cosa y deseo que este maravilloso libro sea interpretado en su debida perspectiva y valor. La Biblia dice con astucia: “no creáis a cualquier espíritu” (1 Jn 4:1). Ese es mi deseo que evalúen así como yo, el cuerpo de creencias que profesan, no con el ánimo de yo mostrar que estoy en lo correcto, sino de entender que la verdad está en la Biblia (Jn. 17:17) y que el juicio es de Dios. Espero con esto deje claro, que mi cuerpo de creencias no tiene que ver con las de los Testigos de Jehová, religión a la cual pertenecí por 12 años, algunos de ustedes cuando aún eran chicos.

Historia

Antecedentes: El debate cristológico de los primeros siglos y la controversia arriana

Dado que la palabra y el concepto de Trinidad, tal como se entiende en sentido cristiano, no consta como tal en el Nuevo Testamento, los unitarios arguyen que el unitarismo iniciaría su existencia con el propio Jesús, quien según esta hipótesis era consciente de ser simplemente un hombre enviado por Dios al mundo para transmitir Su voluntad, pero que no es divino ni comparte la naturaleza del Padre. A lo largo de los tres primeros siglos del Cristianismo aparecen diversos autores que afirman la naturaleza “más que humana” del Cristo y le atribuyen un carácter divino o semidivino como Hijo de Dios. Los subordinacionistas afirmaban que el Hijo estaba subordinado al Padre y sometido a su voluntad, entretanto que entre otros pensadores cristianos iniciaba a cuajar la idea del carácter divino de Jesucristo y su identificación con la divinidad. En el otro extremo se situaban los que identificaban totalmente al Padre y al Hijo, entendiendo que el Padre además había sufrido y muerto en la cruz (patripasianismo) y que Padre, Hijo y Espíritu Santo no eran más que modalidades o manifestaciones de una única realidad divina (sabelianismo o modalismo). El primero en utilizar la palabra “Trinidad” fue Tertuliano.

Al llegar el siglo IV y el Edicto de Milán, todas estas discusiones teológicas salieron definitivamente a la superficie y iniciaron a discutirse enconadamente. Se constituyeron dos grandes grupos: los que afirmaban que el Hijo había sido hacedo por Dios en el principio, y que por tanto no podía identificarse con él, que se agruparon alrededor de Arrio y de Eusebio de Nicomedia, y los que afirmaban que el Hijo era consustancial (homoousios) con el Padre, liderados por el obispo Alejandro de Alejandría y especialmente por su sucesor, San Atanasio. En el Concilio de Nicea (325) se aprobó oficialmente el dogma de la Trinidad y se condenó el arrianismo como herético; una decisión que, con distintos vaivenes en los años sucesivos, terminaría siendo confirmada en el Concilio de Constantinopla (381). No obstante, el Arrianismo perduraría en los reinos godos que ocuparon el Imperio Romano de Occidente hasta mediados del siglo VI.

Miguel Servet

Miguel Servet, médico y teólogo heterodoxo aragonés, criticó la Trinidad en su libros De Trinitatis Erroribus (”Sobre los errores de la Trinidad”, 1531), Dialogorum de Trinitate (”Diálogos sobre la Trinidad”, 1532) y Christianismi Restitutio (”Restitución del Cristianismo”, 1553), afirmando que esta doctrina carecía de base bíblica y racional. Por proteger su propia concepción de Dios, fue perseguido por herejía por la Inquisición y por los protestantes. En Ginebra fue apresado por los seguidores del reformador Juan Calvino y condenado a morir en la hoguera, por negar la Trinidad y suspender el bautismo de niños. La sentencia fue ejecutada el 27 de octubre de 1553.

Servet influyó en varios de sus contemporáneos. El reformador liberal Sebastian Castellio reprochó duramente a Calvino su intolerancia y su fanatismo y proclamó la libertad de conciencia en asuntos de fe, un principio que luego ha sido fundamental en la tradición religiosa unitaria.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

[3] Antecedentes históricos icon1 Antecedentes históricos de la televisión

[3] Antecedentes históricos icon1. Antecedentes históricos del computador

[3] Antecedentes históricos icon1. Antecedentes históricos de la Cultura Inca

[3] Antecedentes históricos iconAntecedentes Históricos del Colegio Tabasco

[3] Antecedentes históricos iconAntecedentes históricos de la computadora (1642 1955)

[3] Antecedentes históricos iconDerecho Constitucional Unidad 3 (Primera parte) I antecedentes históricos

[3] Antecedentes históricos iconSumario: I. Antecedentes históricos y potencial energético del subsuelo...

[3] Antecedentes históricos iconTemas históricos

[3] Antecedentes históricos iconTemas históricos y teológicos

[3] Antecedentes históricos iconGÉneros literarios históricos






© 2015
contactos
l.exam-10.com