Año Internacional de la Comunicación Indígena






descargar 229.69 Kb.
títuloAño Internacional de la Comunicación Indígena
página5/8
fecha de publicación26.06.2016
tamaño229.69 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8

CHIHUAHUA: Continúa la emergencia alimentaria en la tarahumara. (Fuente: Norte Digital). Pese a que los gobiernos enviaron ayuda e implementaron apoyos con programas sociales para controlar la contingencia alimentaria en la Sierra Tarahumara, la hambruna continúa.
El problema de fondo, aseguran activistas y funcionarios municipales de la zona serrana, es la falta de políticas públicas diseñadas para defender a los indígenas que poco a poco han sido despojados de sus tierras.
En el 2010 el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), ubicó entre las 10 localidades de más alto rezago social del país, a los municipios de Batopilas, Guadalupe y Calvo y Chínipas, en la Sierra Tarahumara.
Entidades que día con día ven empeorar su situación en cuanto a rezago social y la falta de alimentación la cual se agudizó a partir del 2008 ante el panorama de la sequía. Además, Chihuahua continúa presentando altos índices de mortalidad de niños menores de cinco años: con el 12.5 por cada mil nacidos vivos, y de ese porcentaje, 8.3 mueren por desnutrición.
El diputado con licencia Víctor Quintana expresó “ante esta vergonzosa realidad, no ha habido una política de Estado para aliviarla, ya no digamos para resolverla”, tras juzgar el asistencialismo del programa Oportunidades como una estrategia que poco ha cubierto a los rarámuris. “Todos los años los diferentes niveles de gobierno vuelven a repartir despensas y cobijas, pero no se invierte en desarrollo de capacidades comunitarias para producir sus propios alimentos, los programas se disparan y cada nivel de gobierno procura sacar tajada electoral, se trata de llenar de asistencialismo los huecos que deja la injusticia social”, dijo.
Uno de los activistas sociales que ha trabajado con los indígenas de la Sierra Tarahumara por años es el sacerdote Javier Ávila, mejor conocido como el padre ‘Pato’, él expone que no hay justicia eficaz para las comunidades indígenas: pues decenas de ellas han sido despojadas de sus tierras sin tener acceso a aquellos privilegios que les permita gozar de los apoyos diseñados para recuperarlas. Tal es el caso del programa especial de la Reforma Agraria para comprar tierras en las regiones consideradas como ‘focos rojos’, en donde el Gobierno federal no ha dirigido recurso alguno para la Sierra Tarahumara.
“Tampoco se combate con eficacia el despojo de los bosques, y las compañías mineras canadienses siguen haciéndoles cuentas alegres a sus accionistas sin invertir un cinco para la infraestructura productiva de las comunidades, cuyo territorio contaminan”, explicó.
“El calentamiento global se ha instalado en la parte de la república al norte del Trópico de Cáncer, donde nos situamos, esto ha afectado la siembra no sólo de los tarahumaras sino de todos lo agricultores del norte del país, y en este inciso tenemos que recordar que después del despojo los rarámuris son pueblos autosuficientes generadores de sus alimentos”, indicó.
Para revertir estos efectos se deben exigir acciones contundentes, políticas de Estado ante la sequía y el hambre exigiendo primero que nada, atención a la emergencia en la Sierra Tarahumara, atacando las causas de fondo, detalló.
Comunidades sedientas
Por su parte Gustavo Arvizo, presidente de Guachochi afirmó que la solidaridad espontánea e inmediata que el pueblo de México demostró ante la contingencia ayudó a paliar en algo el hambre de la Sierra Tarahumara, sin embargo, el problema se resolverá sólo cuando se realicen programas que reviertan los efectos de fondo y se le dé el lugar que les corresponde a los rarámuris.

“Se tiene detectado que por los menos cerca de 307 poblaciones serranas tienen sed, ocasionada por la sequía que desde hace un tiempo azotó a Chihuahua y acabó con manantiales, arroyos, pozos y aguajes”, informó.

El funcionario afirmó que en coordinación con Gobierno del Estado se pudo conocer que al menos 600 mil personas no tienen agua ni siquiera para sus necesidades más elementales, y quienes llegan a beber agua lo hacen después de recorrer horas para llegar a un pozo. “La temporada de estiaje está causando estragos; 14 meses sin lluvias secaron los manantiales y han abatido los pozos profundos de ciudades como Jiménez, en el sur de la entidad, de los que depende el abastecimiento de más de 41 mil habitantes”, dijo.
Rocheachi, poblado del municipio de Guachochi, en el corazón de la Sierra Tarahumara, de unos 900 habitantes, se quedó sin agua esta primavera. Se secaron los arroyos que surtían los manantiales de los que se bombeaba agua a las viviendas.

Chínipas, Témoris, Batopilas, Uruachi y Guadalupe y Calvo, así como otras comunidades grandes de la serranía, padecen también la sequía.
El agua potable sólo llega por espacio de unas horas a los domicilios y ha disminuido drásticamente la presión en las tuberías, debido al bajo nivel de los manantiales de donde se bombea el líquido.
En San Rafael, municipio de Urique, la falta de agua ha generado conflictos comunitarios, debido a que algunas familias tienen sus propios aguajes, protegidos por un registro y bajo llave, y no comparten el agua con los vecinos.
El director de la Junta de Agua y Saneamiento del estado, Raúl Javalera, informó que 600 mil personas carecen de agua y requieren que se les lleve a través de pipas, “pero el problema está creciendo en forma exponencial, a diario se suman poblados con la solicitud de que les enviemos agua”.

Lo más complicado es que muchos son pequeños poblados dispersos en la geografía serrana, de difícil acceso, donde los lugareños no cuentan con depósitos para almacenar el líquido que les proporcionan por tandeo, por lo que además se les debe dotar de tinacos, explicó.
MEXICO: Yerba santa pa' la garganta. Ángeles González Gamio. (Fuente: La Jornada). Muchos recordarán El yerberito, esa pegajosa canción que interpretaba Celia Cruz, en la que hace una descripción de distintas plantas que curan todo mal.
No está alejada de la realidad ya que la utilización de hierbas para fines medicinales, así como para arreglar el alma o... desarreglarla es de uso común en nuestro país desde la época prehispánica. La enorme variedad de suelos y climas ofrecen una rica flora que nuestros antepasados indígenas se preocuparon en conocer y estudiar. Es sabido que el emperador Moctezuma cultivaba plantas curativas en sus jardines reales y las daba a sus súbditos enfermos.
Impresiona conocer que esto sucedía 100 años antes de que se creara el jardín botánico de París y 50 antes que el famoso de Padua. Fue tal el asombro de los conquistadores, que todos los cronistas comentan con admiración la variedad y usos de las hierbas mexicanas. Se consideró de tanta importancia, que a fines del siglo XVI, el rey Felipe II envió a su médico personal, Francisco Hernández, a hacer una compilación de la flora de la Nueva España; el viejo continente se deslumbró con la información sobre mil 200 especies vegetales curativas.
Previamente fray Bernardino de Sahagún, dentro de la magna recopilación que llevó a cabo con informantes indígenas, escribió un amplio capítulo “En que se trata de todas las hierbas”; nos habla “de ciertas hierbas que emborrachan”, “de las hierbas comestibles cocidas”, “de las que se comen crudas” y “de las medicinales”. Éstas últimas son decenas y sus explicaciones son minuciosa. En su vasta antología, el sabio fraile da el remedio para prácticamente cualquier enfermedad.
Resulta sorprendente que gran parte de esos conocimientos continúan vivos, principalmente entre los pueblos indígenas. En el Centro Histórico se encuentra el mercado de Sonora, especializado en la venta de toda clase de hierbas, a las que se le han añadido amuletos y productos para “limpias” y espantar los malos espíritus.
Otro sitio especializado es el Pasaje Catedral; ahí se “campechanean” las tiendas de estos productos con las de artículos religiosos. Extraña mezcla que nos muestra el sincretismo que caracteriza al mexicano.
En los comercios de hierbas hay libros de brujería, amuletos y cuanta ocurrencia esotérica exista. Eso sí, la cuestión de las plantas medicinales guarda mucha seriedad y según su mal, le dan su bolsita de papel estraza con sus hierbitas y la cuidadosa explicación de cómo tomarlas. Hay quien dice que son muy efectivas... es cuestión de probar, aunque existen muchas personas que por si las dudas, pasan después a las tiendas de la parafernalia religiosa y se compran una imagen para ponerle su veladora y que ayude con la curación.
Actualmente acorde con ese movimiento de regresar a lo natural y lo orgánico, es un buen momento para volver los ojos a las hierbas. Hay que recordar que la mayoría de las medicinas se han creado a partir de plantas; nuestros antepasados supieron utilizarlas con gran sabiduría, pero en la medida en que el conocimiento “científico” avanzó y se descubrieron compuestos químicos y preparados sintéticos que hacían el mismo efecto, ese conocimiento ancestral se fue dejando de lado.
Afortunadamente hay mucha información seria, el Instituto Nacional Indigenista (INI) publicó El atlas de las plantas de la medicina tradicional, que brinda una visión completa de lo que existe y sus usos. También editaron un Diccionario Enciclopédico de medicina tradicional y La medicina tradicional de los pueblos indígenas de México.
Para la comida tenemos que ir a comer hierbas, ¿no cree usted? Le propongo Puro Corazón, que se encuentra en el corazón de México o sea el Zócalo. Ahí en Monte de Piedad 11, en el sexto piso, con una vista espectacular desde su terraza, podemos disfrutar una sopa de flor de calabaza con quelites y unas costillitas de cerdo en salsa verde con verdolagas. De postre las empanaditas de plátano.
SAN LUIS POTOSI: Sólo daños en un accidente vial. (Fuente: Pulso). Una camioneta del Gobierno Federal impactó contra un auto compacto en la avenida Industrias y el Eje 118, afortunadamente sólo se registraron daños materiales en el lugar y no hubo necesidad de la intervención de socorristas.
Los hechos se registraron cerca de las 10 hrs de ayer, cuando una camioneta de tres y media toneladas, una Ford 450 con logotipos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas (CDI), con placas de identificación HR-91560 del estado de Hidalgo, se desplazaba sobre el Eje 118.
Cuando el conductor de la unidad, llegó al cruce que se forma con la avenida Industrias, siguió de frente e impactó su ángulo delantero contra el costado derecho de un automóvil Volkswagen Pointer color gris, con matrícula MFL-1119 del Estado de México
MEXICO: Detrás de esas máscaras. (Fuente: El Universal). Las máscaras en México tienen su origen en la época prehispánica. Algunos artesanos coinciden en que los indígenas las usaban como una forma para burlarse de los conquistadores y de sus costumbres. Ahora simbolizan la mezcla de dos culturas para celebrar una fiesta religiosa.
Chiapa de Corzo, Chiapas

El artista más importante de la región es el maestro Antonio López Hernández, quien se especializa en las máscaras de parachico, creadas a finales del siglo XX. Son de madera de cedro, llevan una peluca, pestañas grandes, la tez blanca, con una barba que llega abajo del mentón. La danza del parachico surge a principios de 1800, en honor al hijo de la señora María de Angulo, quien alimentó a gente pobre para cumplir la manda prometida a San Sebastián por sanar a su niño.
Los desfiles comienzan a partir del 8 de enero y terminan el 23. En 2011, la fiesta del parachico fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Precio de la máscara: de 3 mil a 10 mil pesos. Pedidos con un año de anticipación al maestro Antonio López. Teléfono: 01 (961) 6 16 0250.
Zitlala, Guerrero

El señor Jaime Tomatzin Tehuitzin, coordinador de la Pinacoteca de la Universidad Autónoma de Guerrero, dice que una de las máscaras más populares es la del Tigre, que en realidad simboliza al jaguar, que representa a Tláloc. Está elaborada con cuero de res curtida o en crudo y decorada con pelo de jabalí.
Se porta durante el ritual del 5 de mayo, cuando luchan los tres barrios de Zitlala (a una hora y 20 minutos de Chilpancingo) con la intención de ofrecer sus golpes en sacrificio. Busca a los mejores artesanos: José Pascualeño y Juan Pablillo. Precio aproximado: 2 mil pesos.

Tancanhuitz, San Luis Potosí

Durante Semana Santa se hacen máscaras para escenificar a Judas. Pueden medir hasta un metro de altura y se caracterizan por ser diablos rojos y negros. Guillermo Aguja, de la Secretaría de Cultura del estado, explica que están hechas con madera de penmuche. Algunas llevan cuernos de toro.
El maestro Federico talla los aspectos antropomorfos y los artesanos David Esau y Chucho La Paca se especializan en acabados. Desde 3 mil 500 pesos. Tel. 01 (482) 107 3139.

Etchojoa, Sonora

Leonardo Valdez Esquer, propietario del museo de máscaras que lleva su nombre, cuenta que el pueblo mayo se dedica principalmente al diseño de máscaras de fariseos y pascolas. Con ellos participa uno de sus mejores artesanos: José Gil Jocobi Verdugo.
En cada festividad religiosa o ceremonia luctuosa se ocupan para complementar el vestuario de los danzantes. Para dar vida a la primera careta se usa piel que se expone al sol; puede ser de chivo, borrego, jabalí, venado o coyote y está pintada con anilina.
La segunda máscara se elabora con raíz de álamo o con dos tipos de madera: chilicote y joso. Se complementa con pintura de aceite industrial policromada y se decora con serpientes, alacranes y otros bichos. Precios: desde 450 hasta mil 500 pesos. Informes: 01 (647) 425 0173.

Villanueva, Zacatecas

Uno de los maestros zacatecanos es Luis Hurtado Huerta, quien utiliza maderas como mostoche, álamo y nogal. Su trabajo resulta ser una sátira del anciano zacatecano. Venta: en el Instituto de Desarrollo Artesanal. Precios: entre 175 y 250 pesos. Teléfono: 01 (492) 925 5199.

Jesús Tlatempan, Tlaxcala

Máscaras de Carnaval son el reflejo de los rostros de españoles, franceses e ingleses. Por esta razón tienen un diente de oro, barba, piel blanca, lunar y ojos grandes y de color. Se usan durante la época de carnavales, tres días antes de Semana Santa, con la idea de un desfogue que precede a 40 días de austeridad, como los pasó Jesús en el desierto.
Antonio Corichi, jefe del Departamento de Atención al Turista de SECTURE Tlaxcala, dice que las piezas son hechas madera de cedro. Uno de los mejores artesanos en esta entidad es Pedro Reyes, quien tiene un criadero de perros negros y castaños claro, cuyo pelo es utilizado para dar forma a las pestañas. Costo entre 2 mil 500 a 3 mil 500 pesos.
MEXICO: Manifestantes informan sobre Wirikuta en calles de la Ciudad de México. (Fuente: CNN). Que el pueblo mexicano sepa qué es Wirikuta y las "injusticias" cometidas contra la cultura wixárika fueron los objetivos de una manifestación en la Ciudad de México, que al final se convirtió en una asamblea informativa sobre ese pueblo indígena.
Entre 200 y 250 personas, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, marcharon este domingo para exigir al gobierno federal la defensa del territorio wixárika, además de apertura en los medios de comunicación, para que se informe "oportunamente" sobre la explotación minera "desmedida" en la zona, en San Luis Potosí, en el norte del país.

"Se está cometiendo un atropello, que es quitarles el territorio que legítima y ancestralmente les pertenece a los indígenas. Necesitamos información y que en este país la gente sepa que debemos y podemos defender lo que es nuestro", dijo Eduardo Domínguez, uno de los manifestantes.

La protesta partió de las instalaciones de Televisa Chapultepec y llegó al Zócalo, pero durante la caminata los manifestantes se detuvieron a explicar a peatones, comerciantes y ciudadanos diversos, qué es Wirikuta y qué causa defendían.
"Necesitamos difusión para esta causa, hay gente que todavía no sabe lo que es Wirikuta. Me he parado a explicarle a varias personas, a decirles que defender Wirikuta es defender el territorio mexicano, y que manifestarse pacíficamente ayuda a que el pueblo despierte", dijo Lorena Apatlan, ama de casa y comerciante, que intentó organizar a los manifestantes para avanzar por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México.
Organizaciones civiles y pobladores de la región de Wirikuta exigen el retiro de 72 concesiones mineras en territorio considerado sagrado para la cultura wixárika, y que además es área natural protegida.
Al contingente que marchó para defender la región, se unieron jóvenes integrantes del movimiento estudiantil #YoSoy132, que con pancartas gritaron: "Wirikuta no se vende, se ama y se defiende". "El gobierno federal da la concesión minera para explotar oro y plata, pero es un área que pertenece a los pueblos originarios, y siguen las mineras y sigue el proyecto aunque hayan dicho que ya se retiraron", explicó Carlos, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), a una pareja de turistas nacionales.
"Dígannos, ¿qué es Wirikuta?", preguntaron dos meseros que tomaban un descanso mientras pasaba el contingente.
Hace apenas 10 días, la empresa minera canadiense First Magestic Silvee cedió 35 concesiones que le permitían explotar en la región. Sin embargo, el pueblo indígena asegura que no es suficiente y que todavía hay un alto porcentaje de su territorio en riesgo.
Sin un mensaje central de por medio, la manifestación terminó después de que jóvenes de #YoSoy132 decidieron marchar al monumento de el Ángel de la Independencia, con consignas contra el candidato presidencial Enrique Peña Nieto, y el presidente Felipe Calderón.
Otros decidieron no continuar para "no perder la causa, hoy es por Wirikuta, no contra un candidato o por una elección".
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconAño Internacional de la Comunicación Indígena

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconAño Internacional de la Comunicación Indígena

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconAño Internacional de la Comunicación Indígena

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconAño Internacional de la Comunicación Indígena

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconAño Internacional de la Comunicación Indígena

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconTercer año Cuarto año La música indígena en la región

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconMexico: Ajalpan sede del IV congreso Nacional de Comunicación Indígena....

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconTuvieron lugar en nuestro país en el año 1976. En Trapalco, un lugar...

Año Internacional de la Comunicación Indígena iconSubsector : lenguaje y comunicacióN 4º AÑo basico

Año Internacional de la Comunicación Indígena icon21 de marzo, desde el año 2000 se celebra el Día Internacional de la Poesía






© 2015
contactos
l.exam-10.com