Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera






descargar 127.14 Kb.
títuloMachi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera
página1/3
fecha de publicación24.06.2016
tamaño127.14 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
Prologo – Los espíritus
MACHI: Vine a descansar ... a la tierra de la gente guerrera ...

MACHI: ¡Por todos las tierras pasaremos!

MACHI: ¡Nuestros espíritus están aquí! Están con nosotros - ¡siempre!
DIEGO: Es lindo, ¿no?

MARÍA: Si. Es muy lindo. ¿Qué quieres, Diego?

DIEGO: Sólo quiero decirle que es muy tarde. Ya terminamos, profesora.

MARÍA: Disculpa. Estoy un poco distraída. Verdad, es muy tarde.
MARÍA: ¡Gracia a todos! Ha sido un día muy productivo.

MARÍA: Que descansen, y nos vemos mañana. ¡Chau, chau!
< English segment at Bartel Aquapower where Jaime is told to go to Chile to finalize buying a vineyard >
1 - La llegada
MARIO: ¡Para servirlo, señor! ¡El mejor chofer de Chile! ¿Adónde lo llevo, señor?

JAIME: Al Hotel Bonaparte. ¿A cuánto sale?

MARIO: Eh, um, unos 10.000 peso, más o menos. ¿Le parece bien?

JAIME: Si. Vamos.
MARIO: Son 10.000 pesos, señor.

JAIME: Aquí tiene. Gracias.
JAIME: ¡Oiga! ¡Espere!

MARIO: ¿Si, señor? Diga, nomás.

JAIME: ¿Ud. hace viajes fuera de Santiago?

MARIO: Pero, ¡claro que si! Es mi autito, soy mi propio jefe… ¿Qué se le ofrece?

JAIME: Necesito viajar mañana, como a las diez de la mañana.

MARIO: ¡Perfecto! ¿Adónde desea ir?

JAIME: Al… al Valle del Maipo.

MARIO: ¿Valle del Maipo? ¡Fantástico! Muy, muy lindo. A propósito: me llamo Mario Verdejo <> para mis amigos.

JAIME: Yo soy Jaime. Jaime Talavera. Bueno, Mario. Lo veo mañana. Hasta luego.

MARIO: Hasta mañana.
JAIME: Muchas gracias

MOZO: De nada, señor

JAIME: Hasta luego.

MOZO: Hasta luego.
JAIME: ¿Aló, la viña «Sol y viento»?... Don Carlos Sánchez… Ah, con él. Bien. Soy Jaime Talavera, de los Estados Unidos. Compañía Bartel Aquapower… Si, claro que hablo español. Ya estoy aquí… No, en Santiago. Mañana voy a verlo, como a mediodía.

CARLOS: Muy bien, señor Talavera. Lo espero mañana. Hasta entonces. Chau.
2 – El encuentro
JAIME: ¿Tres pesos?

CABRITO: ¡Chis! ¡Tres pesos no, señor! ¡Son trescientos pesos!

JAIME: Ah, espere.

CABRITO: Esa…esa…¡y esa! Ya, trescientos.

JAIME: Ah, y estos cien son para ti.

CABRITO: ¡Gracias, señor!

JAIME: De nada.
JAIME: Oh, sorry! ¡Le pido mil disculpas! Andaba distraído.

CABRITO: El señor estaba leyendo el papelito de la suerte.

MARÍA: Ah. Debe ser una suerte excepcional.

JAIME: Bueno, no sé. «El amor es un torbellino» ¿Torbellino?

CABRITO: ¡Torbellino! ¡Así! ¡Así! ¡Vroom! ¿Cachai? ¡Vroom!

JAIME: Ya…
JAIME: ¡Señorita Sánchez!

MARÍA: ¿Viene a chocarse conmigo otra vez?

JAIME: Eh, no. Creo que esto es suyo.

MARÍA: ¡Ah! Por eso sabe mi nombre. Si quiere, la guarda.

JAIME: Gra–Hey! ¡Espere!
MARIO: Buenos días, don Jaime.

JAIME: Buenos días, Mario.

MARIO: Buenos días, señorita.

MARÍA: Hola.

MARIO: ¡Lo esperaba!

JAIME: Fui a correr un poco.

JAIME: Bueno, hasta aquí llego yo. ¿Quiere que la llevamos a algún sitio?

MARÍA: No, gracias. Mi trabajo está cerca de aquí. Puedo caminar.

JAIME: A la universidad, ¿no?

MARÍA: Sí. Soy antropóloga. Pero también trabajo en un sitio de excavación, cerca de Valle del Maipo.

JAIME: ¡Qué coincidencia! Para allá voy … a Valle del Maipo, como turista, con mi conductor.

MARÍA: ¿Su conductor? ¿Está de vacaciones o tiene negocios en Maipo?

JAIME: Bueno, la verdad es que estoy aquí por placer…y un poco de negocio.

MARÍA: Bueno, feliz Ud., que anda de vacaciones con sólo un poco de trabajo. Pero yo debe seguir, señor … esteee …
JAIME: ¡Perdón! Soy Jaime Talavera. Vengo de los Estados Unidos.

MARÍA: Encantada. Tengo que irme…señor Talavera. ¿O prefiere «Mister Talavera»?

JAIME: Prefiero «Jaime». Y ojalá que nos veamos de nuevo.

MARÍA: ¡Por supuesto! Ud. tiene mi tarjeta. Hasta luego.

JAIME: Hasta luego.

MARÍA: ¡Chau!

MARIO: Bonita la muchacha, don Jaime!

JAIME: Sí, bonita e inteligente. Vayamos a lo nuestro. Vuelvo en dos minutos.

MARIO: «El amor es un torbellino». ¡Don Jaime! Un torbellino…

3 – A la viña
MARIO: Bueno, don Jaime

MARIO: Ya estamos en el Valle del Maipo

MARIO: ¿Quiere visitar algún lugar en particular?

JAIME: Si. Vamos a la viña «Sol y viento» ¿La conoce?

MARIO: ¡Por supuesto! La «Sol y viento» es chiquita, pero produce buen vino.

MARIO: Y créeme don Jaime ¡conozco los vinos!

MARIO: ¿Se siente bien, don Jaime? ¿Eh?

JAIME: Si, Mario. Un recuerdo lejano…

MARIO: Tan serio que está…

JAIME: No es nada. Vamos. No, gracias.
MARIO: Tenemos una cita con el jefe, don Carlos Sánchez.
CARLOS: ¡Ya, ya, ya, vamos! ¡No se me queden dormidos!

CARLOS: Queda poco tiempo para la presentación de la fiesta del vino.

CARLOS: ¡y todo tiene que salir bien! Traimaqueo, mira lo que haces!

CARLOS: Si no fuera por mi madre ¡hace tiempo te hubiera mandado de vuelta a la ruca!

CARLOS: ¡Traimaqueo! Ve qué quiere ese tipo.

TRAIMAQUEO: El caballero viene de los Estados Unidos, Carlos.

TRAIMAQUEO: Y dice que tú lo esperas.
CARLOS: Bienvenido a «Sol y viento» señor Talavera.

CARLOS: O welcome, como se dice en ingles.

JAIME: ¿Habla inglés?

CARLOS: Non, no, casi nada. Sólo un par de palabras.

JAIME: Bonita bodega.

CARLOS: Y muy buen vino. ¿Quisiera hacer un breve recorrido?

CARLOS: ¿Le gusto el vino chileno?

JAIME: Sí, me gusta mucho, pero prefiero esperar.

JAIME: Tenemos negocios importantes. ¿No es cierto?

CARLOS: Bueno, sí. Es cierto.

CARLOS: ¿Por qué no vamos a mi oficina para tener así más privacidad?

CARLOS: Traimaqueo! No se distraigan y sigan trabajando.

CARLOS: ¡Ya vuelvo! Mi oficina está en otro edificio.

CARLOS: Síganme.
CARLOS: ¿Una copita para acompañar los negocios, señor Talavera?

JAIME: Está bien. Gracias.

CARLOS: ¡Salud!

JAIME: Hmmm... Delicioso…y un excelente color. Un merlot, si no me equivoco.

CARLOS: Correcto. Una cosecha muy especial, del 88.

CARLOS: ¿Ud. Sabe algo de vinos?

JAIME: Sí, algo. Lástima que pronto se dejará de producir.

CARLOS: Sí, para algunos. Para mí, no. Una viña siempre es mucho trabajo.

CARLOS: Llevo muchos años entre toneles y botellas.

CARLOS: Mi madre ya está muy vieja, y mi hermana no tiene ningún interés en estos asuntos.

CARLOS: Prefiero hacer el negocio con Uds. Y salirme de esto.

JAIME: Por eso vine, para finalizar el negocio.

JAIME: Pero parece que hay problemas.

CARLOS: Bueno, se han demorado un poco las cosas, pero ya pronto…

JAIME: ¿Pronto? «pronto» ya está pasado de moda, don Carlos.

JAIME: La venta tiene que suceder en los próximos días.

JAIME: ¿Y su familia? ¿Aceptan la venta?

CARLOS: Bueno, a mi madre ya casi la tengo convencida.

JAIME: ¿Y su hermana?

CARLOS: Con ella no hay problema.

CARLOS: Si firma mi madre, firma mi hermana.

CARLOS: Como ya le dije, a mi hermana no le interesan los asuntos de la viña.

JAIME: Ajá…¿Están ellas en la casa?

CARLOS: No, Salieron… a Santiago.

CARLOS: Pero vuelven en un par de días.

CARLOS: Tenemos una recepción para degustar un vino muy especial.

CARLOS: Ojalá ande por acá entonces.
JAIME: No me voy sin un contrato firmado.

JAIME: Recuerde: tenemos dos o tres días como máximo. ¿Hmm?

JAIME: Bueno, tengo que volver a Santiago.

JAIME: Le molesta si primero doy un tour por la viña?

CARLOS: No, para nada. Pero yo necesito quedarme aquí en la oficina.

CARLOS: Traimaqueo lo puede guiar. Yo lo voy a llamar a su celular.

CARLOS: ¿Sabe llegar?

JAIME: Creo que si.

JAIME: Hasta luego.

CARLOS: Hasta luego, señor Talavera.


4

JAIME: Muy interesante, señor. Es evidente su pasión por la viña.

TRAIMAQUEO: ¿Pasión? No sé.

TRAIMAQUEO: Pero nací en estos terrenos y me enterrarán en estos terrenos, señor.

TRAIMAQUEO: No es así como debe ser?

JAIME: No sé. A veces la vida… le cambia a uno.

JAIME: Le cambia el destino, ¿no es cierto?

TRAIMAQUEO: Es posible, señor. Pero hay muchos que se equivocan con los cambios.

TRAIMAQUEO: Creen que su vida es mejor, pero no lo es. Así lo veo yo…

TRAIMAQUEO: Pasemos a la viña, ¿le parece?

JAIME: Sí, pasemos a la viña.
TRAIMAQUEO: Todo eso… Así es la tierra. El sol, la lluvia, les cepas…

TRAIMAQUEO: Todo en armonía, todo trabajando junto…

TRAIMAQUEO: ¡El vino es un regalo de los dioses, don Jaime¡

TRAIMAQUEO: ¡Algo maravilloso! Como decía el poeta, don Pablo Neruda.

TRAIMAQUEO: «Vino color de día / vino color de noche, vino con pies de púrpura /

TRAIMAQUEO: o sangre de topacio, / vino…»

JAIME: Ya se lo dije, señor. Su pasión es evidente.

MARIO: ¡Les confieso que mi pasión esta en tomarme el vino!

TRAIMAQUEO: Ella es mi señora, Yolanda.

JAIME: Encantado.

YOLANDA: ¡Mucho gusto. Oye Viejo. Aquí te traigo un almuercito.

YOLANDA: Mira – es cazuelita.

MARIO: Hmmm, ¡qué rico!

YOLANDA: ¿Gusta?

MARIO: No, no, no muchas gracias.

YOLANDA: Oye, viejo. ¿Vas a llegar muy tarde?

TRAIMAQUEO: Un poquito. La señora Isabel me espera en la casa.

JAIME: Creía que la señora Isabel estaba en Santiago.

TRAIMAQUEO: No, no, no. La señora Isabel no hace muchos viajes en estos días.

TRAIMAQUEO: No está de muy buena salud.

JAIME: Ajá. Bueno, tenemos que volver a Santiago. Gracias por el tour.

TRAIMAQUEO: Ah, ya. Don Carlos quiere hacerles un regalito.

TRAIMAQUEO: Sí, Un merlot para Ud….

JAIME: Gracias.

TRAIMAQUEO: Y un cabernet sauvignon para ti.

MARIO: Muchas gracias!

JAIME: Bueno, vámonos. Gracias por todo.

TRAIMAQUEO: Cómo no.

JAIME: Adiós.

TRAIMAQUEO: Adiós.

YOLANDA: Adiós.
MARÍA: Diego sólo tú puedes escoger tu futuro.

MARÍA: Pero te digo que sería una pena si dejaras tus estudios.

MARÍA: Tienes mucho talento.

DIEGO: Gracias, profesora. Es que… bueno… mi familia.

DIEGO: Mi papa sobre todo.

DIEGO: Quiere que trabaje con él, en los negocios de la familia.

MARÍA: Entiendo, Más de lo que imaginas.

MARÍA: la decisión es tuya. No te olvides de eso.

DIEGO: Sí. Yo lo sé.

MARÍA: Mira… Vuelvo a mis dibujos.

MARÍA: Si me necesitas, ya sabes dónde encontrarme.

DIEGO: Sí, profesora. No se preocupe.

MARÍA: No me preocupo, Diego. Por eso te escogí para ser mi ayudante…
MARÍA: ¡Jaime Talavera!
JAIME: Quería hacer unas compras. ¿Me podría recomendar un lugar?

TENDERA: Si, cómo no, señor.
JAIME: ¡Hola!

TENDERA: ¿Desea ver algo, señor?

JAIME: ¿Tiene algún significado esta figura?

TENDERA: Sí, esta figura simboliza un espíritu protector de los mapuches.

JAIME: Los mapuches? Son una cultura indígena, ¿no?

TENDERA: Sí es la cultura originaria más importante de Chile.

JAIME: ¿A cuánto me sale?

TENDERA: Diecinueve mil quinientos pesos.

JAIME: Perfecto. Me la llevo.

TENDERA: Bueno.

JAIME: Aquí tiene diez…aquí tiene veinte…
MARÍA: ¡Gracias!

JAIME: De nada, profesora.

MARÍA: ¡Don Jaime Talavera! ¿Qué hace aquí? ¿Me anda siguiendo?

JAIME: ¿Yo? No, es una feliz casualidad. Bueno, feliz para mí, por lo menos…

JAIME: No sé si lo es para Ud….

MARÍA: A mí también me hace muy feliz verlo de nuevo.

JAIME: ¡Whoo! Me alegra oír eso.

MARÍA: ¿Puedo? Gracias.

MARÍA: Ya volvió de su viaje. ¿Como le fue?

JAIME: Lo pasé muy bien, gracias.

JAIME: «Apoye al pueble mapuche.» ¿Y esto ?

MARÍA: Bueno, además de ser profesora, trabajo por los derechos del pueblo mapuche.

JAIME: ¡Ah! Entonces, a lo mejor le gusta esto. Es para Ud.

MARÍA: ¿Para míííí? ¡Oye! ¡Qué lindo! ¿Cómo sabía…?

JAIME: Su tarjeta.

MARÍA: ¡Ah, por supuesto!

JAIME: Oh, permítame… Aquí. Ya está. Perfect.

MARÍA: Gracias.

JAIME: Le podría invitar a tomar un café?

MARÍA: Ahora no puedo. Tengo una cita muy importante en media hora.

JAIME: ¿Y más tarde?

MARÍA: Esta bien ¿A las cinco más o menos?

JAIME: ¡Sí!

MARÍA: ¿Dónde?

JAIME: En el bar de me hotel.

MARÍA: No, algún lugar especial. Umm… ¡Ah! ¿Por qué no no encontramos

MARÍA: en el Cerro San Cristóbal en la subida de funicular? ¿Hmm?

JAIME: ¡Oiga! ¿Dónde está eso?

MARÍA: ¡Pregunte, pregunte! ¡Es fácil!

JAIME: Cool!

Episodio 5 - Un día perfecto
[ Jaime is on park bench waiting for María. He is reading a newspaper article about Mapuches and hydropower projects. María’s photo is in the article ]
M: Buenos tardes, don Jaime Talavera

J: ¡Señorita Sánchez! ¡Oh! Para Ud.

M: ¡Un remolino! ¡Me encantan los remolinos!

J: Lo compré allí. Me pareció bonito.
[ Jaime is staring at Mariá as she blows the remolino then they both get embarrassed ]
M: ¿Vamos? Ya tengo los boletos. ¡Vamos!

J: ¡Vamos!
[ Riding the lift up the hill, María sees Jaime is holding the newspaper article with her photo ]
M: ¿Qué le pareció?

J: Oh, interesante.

M: ¿Mi foto «interesante»? ¡Qué diplomático!

J: ¡No, el artículo! De verdad me parece muy interesante lo que hace Ud. No es una profesora ... típica.

M: ¿«Típica» cómo? ¿Porque no uso anteojos gruesos y vestidos formales?

J: ¡Exactamente! ¡Nah! No, no es eso, precisamente. Es que Ud. no se limita a su sala de clases, a sus libros.

M: Cierto. Pienso que los profesores debemos trabajar para la comunidad

y no sólo por nuestros propios intereses.

Bueno, resulta que Ud. sabe mucho de mí y yo no sé nada de Ud.

J: Oh, mi vida no es tan fascinante como la suya.

Trabajo con una compañía de exportaciones,

sigo la Bolsa y corro para hacer un poco de ejercicio.

M: Tiene razón. ¡Su vida no es tan fascinante como la mía!

J: Hey!
[ In the garden Carlos approaches Isabelle who has dozed off sitting near a large gravestone ]
I: ¡Hijo! Me quedé dormida. ¿Te pasa algo, hijo?

C: No, nada. ¿Por qué?

I: Sí, algo te pasa. Soy tu mamá y te conozco mejor que nadie.

C: Entonces sabrás que tengo mucho trabajo con la viña, mamá.

I: Cuando murió tu papá, te encargaste de los negocios.

Yo ya estaba vieja y tu hermana tenía otros intereses.

C: Sí. Ella siempre ha tenido otros intereses.

I: ¡Carlos! ¡Estás grande para estar resentido!

Nadie te obligó a que te quedaras a trabajar en la viña.

Fue tu decisión.

C: ¿Y si me arrepiento de esa decisión?

I: Parece que tienes algo más que decirme?

C: Mamá, ¿qué te parecería si vendiéramos la viña?

I: ¿Vender «Sol y viento»?

¿Tú sabes cuánto trabajó tu papá,

cuánto trabajé yo, para tener esta viña?

¡Vinimos a este país sin nada!

C: Acaso me quieres decir que nadie me obligó a quedarme a trabajar acá.
[Carlos departs and Isabelle starts talking to the the grave ]
Viejo, aquí las cosas van mal.
[ Yolanda arrives ]
Y: Doña Isabel, ¿está todo bien?

I: Yolanda, ayúdame a regresar a la casa.

Tengo que hacer una llamada muy importante.

Y: Sí, señora. Lo que guste.
[ Jaime and María run through the fields having a good time. In time they sit down to a table and Jaime brings out his bottle of wine ]
J: «Sol y viento» cabernet, cosecha del 2003.

Descubrí este vinito ayer. Delicioso. ¿Conoce la viña?

M: «Sol y viento» Sí, es muy conocida en la zona.

J: ¡Un brindis!

M: Sí. Pero vamos a tutearnos. Eso de «Ud.» es muy formal.

J: Me parece muy bien... ¡María!

M: Me alegro...¡Jaime!

J: Brindemos... por la amistad y la informalidad.

M: ¡Salud!

Parece que sabes mucho de vino.

J: Algo. He estado rodeado de uvas, o de jugo de uvas, toda mi vida.

M: ¿Como?

J: Mis padres eran... campesinos. En el Valle Central de California.

M: ¿Tú? ¿Hijo de campesinos? ¡No me lo imaginaba!

Tú eras gente de la tierra, como los mapuches.

J: ¿Por qué como los mapuches?

M: Mapu significa «tierra». Che significa «gente».

«Gente de la tierra», como tu familia.

J: Ah, pues sí. Pero, eso fue hace mucho tiempo.

Después trabajé en una viña.

M: ¿Verdad? ¿En qué trabajabas?

J: ¿En la viña? Varias cosas, pero trabajé mas en la fermentación.

Para mí el vino siempre ha tenido una cierta atracción.

M: ¡Qué sorpresa! Un campesino.

Un campesino con gusto para los vinos.

Salud entonces por... ¡la Pachamama!

J: Por la qué?

M: La Pachamama, la «Madre Tierra», en lengua quechua.

J: Ah, pues, ¡salud! ¡Por la Pachamama!
[ Mariá’s cell phone rings ]
M: ¿Aló? ... ¿Sí?... Hola, Diego...

¡Oh! ... ¡Se me pasó por completo! ...

No, no, no, no. Estoy ahí en unos veinte minutos... ¡Sí! ¡Chau! ¡Ay!

J: ¿Paso algo?

M: Lo siento mucho... se me olvidó otra cita que hice para esta noche.

J: Otra cita. Con un tal Diego....

M: Diego es un estudiante. Es mi ayudante en la excavación.

Lo estaba pasando tan bien contigo que no me fijé en la hora.

J: Pensé que... pues, que...

M: ¿Qué... Diego es mi novio?

¿Qué vine contigo sólo para investigar quien era

este espécimen norteamericano?

J: Pues, sí. Pero me alegro que lo hayas pasado bien.

Hablabas en serio, ¿no? ¿Lo has pasado bien?

M: ¿La verdad? Mira, he conocida a otros norteamericanos,

por mi trabajo. No sé.

Tú eres el primero que conozco como amigo y ...

J: ¿Y ...?
[ *** smacko *** , Jaime gets a surprise kiss from María ]
M: ¡Lo pasé muy bien!

No, no, no, quédate. Aprovecha la puesta del sol.

J: ¿Solo?

M: ¡Llámame!
[ María departs, Jaime’s cell rings ]
J: Aló

A: What do you mean “Allo”? You forgotten English? ....
[ Andy chews out Jaime for not making enough progress and puts the pressure

on. Jaime then pretends the cell connection is bad and cuts him off ]
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconGuerrera celta (Segunda versión)

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera icon"vengan toda la gente" es la adaptación al castellano de la obra...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconLiteratura con espiritualidad
«tierra de nadie», que es tierra de tantos. Y en ella nos movemos, conscientes de que, en su fragilidad y en su fortaleza, la Iglesia,...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconEn pastos delicados Él me hará descansar

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconEl sueño imposible
«¿Cómo sabe la gente lo que quiere si nunca antes lo han visto?» Su junta administrativa alegó que no habría mercado para un computador...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconSu tierra ¿Cómo expresa el dolor que siente su tierra por lo que no puede alcanzar?

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconTimeos: ¡Cuán agradecido estoy, Sócrates, de que he llegado, y, como...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconEstos juegos están pensados para aumentar la velocidad lectora del...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera iconChristian Cameron Sangre guerrera
«matador de hombres». Pero en esta lucha a vida o muerte entre la tiranía y la democracia, la esclavitud y la libertad, a veces no...

Machi: Vine a descansar a la tierra de la gente guerrera icon"diez meses y veintinueve díAS"
«Vete de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostraré.» Marchó pues Abraham como se lo había...






© 2015
contactos
l.exam-10.com