�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu






descargar 134.7 Kb.
título�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu
página1/3
fecha de publicación20.06.2016
tamaño134.7 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
EL EJERCICIO DEL

AUTOCONOCIMIENTO

SAMAEL AUN WEOR
EL EJERCICIO DEL

AUTOCONOCIMIENTO

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu;

ante todo se necesita COMPRENSIÓN CREADORA...

Lo fundamental en la vida es, realmente, llegar uno a CONOCERSE A SÍ MISMO: ¿De dónde

venimos, para dónde vamos? ¿Cuál es el objeto de la existencia? ¿Para qué vivimos, por qué vivimos?,

etc., etc., etc.

Ciertamente, aquella frase que se puso en el frontispicio del Templo de Delfos es axiomática:

NOSCE TE IPSUM” (“Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”)...

Conocerse a sí mismo es lo fundamental; todos creen que se conocen a sí mismos, y realmente

no se conocen. Así que es necesario llegar al pleno conocimiento de sí mismos; esto requiere

incesante AUTOOBSERVACIÓN, necesitamos vernos tal cual somos...

Desafortunadamente, las gentes admiten fácilmente que tienen un cuerpo físico, mas cuesta

trabajo que comprendan su propia Psicología, que la acepten en forma cruda, real. El cuerpo físico

aceptan que lo tienen porque pueden verlo, tocarlo, palparlo, mas la Psicología es un poco distinta,

un poco diferente.

Ciertamente que, como no pueden ver su propia psiquis, como no pueden tocarla, palparla,

para ellos es algo vago que no entienden.

Cuando alguna persona comienza a observarse a sí misma, es señal inequívoca de que tiene

intenciones de cambiar; cuando alguien se observa a sí mismo, se mira a sí mismo, está indicando

que se está volviendo diferente a los demás...

En las diversas circunstancias de la vida, podemos nosotros AUTODESCUBRIRNOS. Es de los

distintos eventos de la existencia de los que nosotros podemos sacar el “Material Psíquico”, necesario

para el despertar de la Conciencia.

En relación pues, con las personas, ya sea en la casa, ya sea en la calle, en el campo, en la

escuela, en la fábrica, etc., los Defectos que llevamos escondidos afloran espontáneamente, y si

estamos alertas y vigilantes, como el vigía en época de guerra, entonces los vemos; Defecto descubierto,

debe ser comprendido íntegramente, en todos los niveles de la Mente.

Si por ejemplo, pasamos por una escena de ira (supongamos), tendremos que comprender

todo lo que sucedió. Supongamos que tuvimos una pequeña riña; tal vez llegamos a un almacén,

pedimos algo, el empleado nos trajo otra cosa que nosotros no habíamos pedido; entonces nos

irritamos ligeramente:

Señor, le decimos, pero si yo he pedido tal cosa y usted me está trayendo tal otra; ¿no se da

cuenta usted que estoy de afán, no puedo perder mi tiempo?

He ahí una pequeña riña, un pequeño disgusto; es obvio que necesitamos comprender qué

fue lo que pasó...

Si llegamos a casa, debemos de inmediato concentrarnos, profundamente, en el hecho sucedido,

y si ahondamos en los motivos profundos que nos hicieron actuar de esa forma y de esa

manera, y regañar al empleado, o al mozo, porque no nos trajo lo que habíamos pedido, venimos a

descubrir nuestra propia autoimportancia, es decir, nos hemos venido a creer muy importantes.

Obviamente, ha habido en nosotros, eso que se llama “engreimiento”, “orgullo”, “irritabilidad”...

He ahí la impaciencia, he ahí varios Defectos: La impaciencia es un Defecto, el engreimiento

es otro Defecto; la autoimportancia, sentirnos muy importantes, he ahí otro Defecto; el orgullo,

sentirnos muy grandes y ver con desprecio al mozo que nos estaba sirviendo, todos estos motivos

nos hicieron comportarnos en forma inarmónica.

De paso hemos DESCUBIERTO VARIOS YOES que deben ser trabajados, comprendidos; habrá

de estudiarse a fondo lo que es el Yo del engreimiento, habrá que comprendérsele totalmente,

habrá de analizársele; habrá de estudiarse a fondo lo que es el Yo del orgullo; habrá de estudiarse a

fondo lo que es el Yo de la autoimportancia; habrá de estudiarse a fondo lo que es el Yo de la falta

de paciencia, lo que es el Yo de la ira, etc.

Es un grupo de Yoes; cada uno debe ser comprendido, por separado, estudiado, analizado.

Tenemos que aceptar que detrás de ese pequeño e insignificante suceso, se esconden un grupo de

Yoes, y que esos, naturalmente, pues, están activos.

Hay que ESTUDIARLOS A CADA UNO POR SEPARADO; dentro de cada uno de ellos está

embotellada la Esencia, es decir la Conciencia; entonces hay que DESINTEGRARLOS, aniquilarlos,

reducirlos a polvareda cósmica.

Para desintegrarlos, tendremos que concentrarnos en la DIVINA MADRE KUNDALINI, suplicarle,

rogarle que los reduzca a polvo; pero primero hay que comprender el Defecto (supongamos

la ira), y luego, después de haberlo comprendido, entonces, rogarle a la Divina Madre Kundalini la

elimine; después de comprender la impaciencia, suplicarle a ella elimine tal error. Después de

comprender la autoimportancia.

¿Por qué nos creemos importantes? Si nosotros no somos más que míseros gusanos del lodo

de la tierra. ¿En qué basamos nuestra autoimportancia? ¿En qué la fundamentamos? Realmente no

hay un basamento para nuestra autoimportancia, porque nada somos; cada uno de nosotros no es

más que un vil gusano del lodo de la tierra...

¿Qué somos ante el Infinito, ante la Galaxia en que vivimos, ante esos millones de mundos

que pueblan el espacio sin fin? ¿Para qué sentirnos autoimportantes?

Así, analizando cada uno de nuestros defectos, los vamos comprendiendo, y defecto que

vayamos comprendiendo, debe ser eliminado con la ayuda de la Divina Madre Kundalini. Es obvio,

que habrá que suplicarle a ella, habrá que rogarle elimine el Defecto que uno vaya comprendiendo...

En una escena, pues, toman parte varios Yoes.

Pongamos otra escena. Una de celos por ejemplo; incuestionablemente, es grave. En una

escena de celos entran también varios Yoes. Si el hombre se encuentra de pronto, que su mujer está

hablando con otro hombre, que en forma muy quedito; en fin, ¿Qué quiere decir eso? Sentirá celos,

posiblemente que sí, ¿y le formará pelea a la mujer? Es claro.

Pero si observamos esa escena, veremos que allí hubo celos, ira, amor propio, varios Yoes: el

Yo del amor propio se sintió herido, los celos entraron en actividad, ¿la ira? También...

Cualquier escena, pues, cualquier acontecimiento, cualquier evento, debe servirnos de base

para el Autodescubrimiento; en cualquier evento venimos a descubrir que tenemos dentro de nosotros

mismos varios Yoes, eso es obvio, varios Yoes...

Por todos estos motivos, se necesita que nosotros estemos alertas y vigilantes, como el vigía

en época de guerra; es indispensable el estado de ALERTA-PERCEPCIÓN, de ALERTA-NOVEDAD. Si

no procedemos en esa forma, la Consciencia continuará metida dentro de los agregados psíquicos

que en nuestro interior cargamos y no despertaría jamás.

Tenemos que comprender que estamos dormidos; si la gente estuviera despierta, podría ver,

tocar y palpar las grandes realidades de los Mundos Superiores; si las gentes estuvieran despiertas,

recordarían sus vidas pasadas; si las gentes estuvieran despiertas, verían la Tierra tal como es.

Actualmente no están viendo la Tierra tal como es

Las gentes de la Lemuria veían el mundo como es; sabían que el mundo tiene Nueve Dimensiones

por todo, diríamos Siete Fundamentales y veían al mundo pues, en forma multidimensional;

en el Fuego percibían las SALAMANDRAS o criaturas del Fuego; en las Aguas percibían a las criaturas

acuáticas, a las ONDINAS, a las NEREIDAS; en el Aire, eran claros para ellos los SILFOS, y

dentro del Elemento Tierra veían a los GNOMOS.

Cuando levantaban los ojos hacia el Infinito, podían percibir a otras humanidades planetarias;

los planetas del espacio eran visibles para los antiguos, en forma distinta, pues veían el AURA

DE LOS PLANETAS y también podían percibir a los GENIOS PLANETARIOS.

Pero cuando la Consciencia humana quedó enfrascada dentro de todos esos Yoes o agregados

psíquicos que constituyen el mí mismo, el yo mismo, el Ego, entonces la Conciencia se “durmió”;

ahora se procesa en virtud de su propio embotellamiento.

En tiempo de la Lemuria, cualquier persona podía ver, por lo menos, la mitad de un “HOLTAPAMNAS”;

un HOLTAPAMNAS equivale a cinco millones y medio de tonalidades del color.

Cuando la Consciencia quedó metida entre el Ego, los sentidos se degeneraron; en la Atlántida

ya tan sólo se podía percibir un tercio de las tonalidades del color, y ahora, apenas si se perciben

los siete colores del Espectro Solar y unas pocas tonalidades...

Las gentes de Lemuria eran diferentes: Para ellos las montañas tenían alta vida espiritual; los

ríos, para ellos, eran el cuerpo de los Dioses; la Tierra entera era perceptible para ellos como un

GRAN ORGANISMO VIVIENTE, era otro tipo de gentes, diferentes, distintos.

Ahora, desgraciadamente, la humanidad ha involucionado atrozmente. Por estos tiempos la

humanidad está, pues, en estado de caducidad. Si no nos preocupamos nosotros por autodescubrirnos,

por conocernos mejor, continuaremos con la Consciencia dormida, metida entre todos los Yoes

que llevamos en nuestro interior...

Los psicólogos, normalmente, creen que tenemos un solo Yo, y nada más. En Gnosis se piensa

diferente: En Gnosis sabemos que la ira es un Yo, que la codicia es otro Yo, que la lujuria es otro

Yo, que la envidia es otro Yo, que el orgullo es otro Yo, que la gula es otro Yo, etc., etc., etc.

Virgilio, el poeta de Mantua, el autor de “La Eneida”, decía que “aunque tuviéramos mil

lenguas para hablar y paladar de acero, no alcanzaríamos nosotros a contar nuestros defectos, a

enumerar nuestros defectos cabalmente”... ¡Son tantos!...

¿Y dónde vamos a descubrirlos? Solamente en el terreno de la vida práctica se hace posible

el Autodescubrimiento.

Cualquier escena callejera es suficiente para saber cuántos Yoes entraron en actividad. Cualquier

Yo que entre en acción, hay necesidad de trabajarlo para comprenderlo y desintegrarlo; sólo

por ese camino se hace posible liberar la Conciencia; sólo por ese camino se hace posible el despertar.

A nosotros nos debe interesar, primero que todo, el DESPERTAR, porque mientras continuemos

así como estamos, dormidos, ¿qué podemos saber de los Misterios de la Vida y de la Muerte?

¿Qué podemos saber de lo Real, de la Verdad?

Para poder uno llegar a conocer a fondo los Misterios de la Vida y de la Muerte, se necesita,

indispensablemente, despertar. Es posible despertar si uno se lo propone; más no es posible despertar

si la Conciencia continúa embotellada entre todos esos Yoes...

Vivimos dentro de un mecanismo bastante complicado; la vida se ha vuelto profundamente

mecanicista, en un ciento por ciento; la LEY DE RECURRENCIA es terrible, todo se repite...

La vida podríamos compararla a una rueda que está girando incesantemente sobre sí misma:

Pasan los acontecimientos una y otra vez, siempre repitiéndose; en realidad de verdad, nunca hay

una solución final para los problemas; cada cual carga problemas, pero la solución final en realidad

de verdad no existe, y si hubiera una solución final para los problemas que uno tiene en la vida,

esto significaría que la vida no sería vida, sino muerte. Así pues, la solución final no se conoce.

Gira la RUEDA DE LA VIDA, siempre pasando los mismos acontecimientos, repitiéndolos en

forma más o menos modificada, más o menos alta o baja, pero repitiéndolos. Llegar a la solución

final, impedir que la repetición de eventos o circunstancias prosiga, es algo más que imposible.

Entonces, lo único que tenemos nosotros es que aprender a saber cómo vamos a reaccionar

ante las distintas circunstancias de la vida.

Si siempre reaccionamos de la misma forma, si siempre reaccionamos con violencia, si siempre

reaccionamos con lujuria, si siempre reaccionamos con codicia ante los hechos diversos que se

repiten una y otra vez en cada existencia humana, no cambiaríamos nunca, porque los acontecimientos

que ustedes están viviendo actualmente, ya los vivieron en la pasada existencia.

Esto significa que, por ejemplo, si ahora están ustedes sentados escuchándome, en la pasada

existencia también estuvieron sentados escuchándome (no estaban aquí mismo, en esta casa, pero

sí en cualquier lugar de la ciudad). Así también, en la antepasada estuvieron sentados escuchándome,

en la trasantepasada estuvieron también sentados escuchándome y yo estuve hablándoles a

ustedes; es decir, siempre esta Rueda de la Vida está girando y los acontecimientos van pasando,

siempre son los mismos.

Así pues, es imposible impedir que los acontecimientos dejen de repetirse; lo único que podemos

hacer es CAMBIAR NUESTRA ACTITUD hacia los acontecimientos de la vida.

Si nosotros aprendemos a NO REACCIONAR ante ningún impacto proveniente del mundo

exterior; si aprendemos a ser serenos, impasibles, entonces sucederá que podremos evadir, o podremos

evitar que los acontecimientos produzcan en nosotros los mismos resultados.

Supongamos: Vamos a ver, por ejemplo, en una pasada existencia estuve platicando aquí,

con nuestro hermano gnóstico, con el Dr, H. D., sobre un acontecimiento que cité en mi libro

titulado “El Misterio del Áureo Florecer”. Hablábamos de aquella existencia en la cual me llamé yo

Juan Conrado (Tercer Gran Señor de la Provincia de Granada), en la antigua España, en la época

de la Inquisición, cuando el Inquisidor Torquemada hacía desastres en toda Europa: Quemaba viva

a la gente en la hoguera...

Ciertamente, había yo llegado a él con el propósito de pedir una amonestación cristiana para

alguien; tratábase de un Conde que me zahería constantemente con sus palabras, que hacía mofa

de mí, etc.

En aquella época andaba yo de “Bodhisattva caído” y por cierto que no era una mansa oveja;

el Ego estaba bien revivo, pero quería evitar un nuevo duelo, no por temor, sino porque ya estaba

cansado de tantos duelos, pues tenía fama de ser un gran espadachín, claro...

Me llegué muy temprano ante las puertas del Palacio de la Inquisición; un fraile ahí, un

“monje azul” que contestaba a la puerta, me dice:

– ¡Qué milagro de verle a usted, Señor Marqués, por aquí.

Muchas gracias, su Reverencia, vengo a solicitar una audiencia con el Señor Inquisidor, Monseñor

Tomas de Torquemada...

¡Imposible! –dijo–, hoy hay muchas visitas; sin embargo, voy a tratar de conseguir para usted,

la audiencia...

Muchas gracias, su Reverencia –le dije por adaptarme, naturalmente, a todos los convenios

de aquella época–.

En realidad de verdad tenía que adaptarse uno, o de lo contrario se le ponía la cosa grave...

En todo caso, el monje aquel desapareció como por encanto; y aguardé pacientemente que regresara.

Al fin regresó; ya de regreso, me dice:

  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconBueno, chicos, vamos a comenzar, ¡uhy que nervios…!quitad esas cara...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconEn esta parte del blog vamos a mostrarles sobre la cultura árabe...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconLa poesia biblica
«Vamos ahora, te probaré con el placer: gozarás de lo bueno.» Pero he aquí, esto también era vanidad. A la risa dije: «Enloqueces»;...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconEl espíritu de la frontera
Brutalidad de la no­vela, pero desea explicar que su espíritu salvaje correspon­de a la vida de la frontera del Oeste tal como se...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconAquí estamos reunidos para recordar al poeta

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu icon1º-Algo que me agobia un poco es lo verde que estoy en la parte de...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu icon1 voltaire, Nuevas consideraciones sobre la historia; El Siglo de...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconSobre el relativismo cultural en las ciencias del espíritu

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconLas manifestaciones del espiritu I. El Primer Centro Abstracto 6...

�� Bueno, aquí, todos reunidos, vamos a platicar un poco sobre las inquietudes del Espíritu iconLas manifestaciones del espiritu I. El Primer Centro Abstracto 6...






© 2015
contactos
l.exam-10.com