Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable






descargar 309.29 Kb.
títuloEste pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable
página2/7
fecha de publicación13.06.2015
tamaño309.29 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7
PARTE II
MI MISIÓN DE

UNA NUEVA HUMANIDAD
MERITOCRACIA:

EL PODER EN LAS MANOS

DE LA INTELECTUALIDAD
Una cosa es absolutamente cierta: Los días de los políticos están contados. Han hecho demasiado bien su trabajo de ser destructivos y violentos.

Nada favorece al político y cada día que pasa su muerte se acerca, más y más. El mismo es el responsable. Perfeccionó las armas, las que pueden matar al mundo entero, hasta tal punto que no hay modo de volver atrás.

O bien habrá una última guerra –lo que significa muerte para todos- o un cambio total de toda la estructura de la sociedad humana. Llamo a ese cambio “Meritocracia”.

Una cosa: debemos abandonar la idea de que cada hombre, sólo porque cumple veintiún años, es capaz de elegir quién es la persona apropiada para decidir el destino de las naciones. La edad no puede ser un factor decisivo; eso es cambiar los cimientos mismos.

Mi sugerencia es que sólo una persona que sea por lo menos un licenciado, un graduado de escuela superior, pueda votar. Su edad no tiene importancia.

Para el gobierno local, estar inscritos en la universidad será el requerimiento para los votantes. Y una graduación universitaria –al menos una licenciatura- deberá ser un requisito necesario para cualquiera que se presente como candidato en unas elecciones. Una diplomatura debería ser el requisito mínimo para quien se presente para una alcaldía.

Para las elecciones estatales, el requisito mínimo para los votantes deberá ser la licenciatura. Dominar las ciencias, las artes, el comercio, debiera ser el requisito para los candidatos. Para los Ministros del gabinete, una licenciatura en artes con los más altos honores debiera ser el requisito mínimo necesario; cuantos más fueran los honores, más apreciado sería. Y cualquier posible candidato a Ministro de Gabinete, debería conocer algo acerca del puesto. Su preparación debería corresponderse con la materia con la que se fuera a relacionar..

De modo que si alguien tuviera que se Ministro de Educación, entonces sus titulaciones deberían calificarlo para ser Ministro de Educación. Debiera tener al menos una licenciatura en educación con los honores más altos; sin los honores más altos, nadie debiera ser un ministro en el ámbito estatal. Y si alguien tuviera un grado más alto –un doctorado en educación, un doctorado en filosofía de la educación- ¡estupendo!; eso lo calificaría mejor.

El Procurador General debería tener por lo menos un doctorado en leyes; nada inferior a eso, porque va a defender la Ley del estado, los derechos de los ciudadanos. Debería tener el más alto grado posible de manera que conociera todo sobre su cargo.

El Gobernador debería tener el más alto grado posible existente: Licenciatura con los más altos honores, doctorado –el cual debería ser en ciencias políticas- y por lo menos un título honorífico en Letras o en Leyes.

Para el Gobierno Federal, una licenciatura sería el requisito mínimo para los votantes. Una licenciatura con los más altos honores y un doctorado, debiera ser el mínimo requisito para los candidatos que se presentaran a la elección. Y todos los ministros deberían tener los títulos más elevados en las materias en las cales fueran a ser ministros. Si es en educación, entonces el más alto grado en educación disponible en el país. Si va a ser en salud, los más altos grados en salud obtenibles en el país.

El Presidente debería tener por lo menos dos doctorados y uno honorífico en Letras o en Derecho; y lo mismo para el Vicepresidente, porque cualquier día podría convertirse en Presidente.

De esta manera la mediocracia sería destruida.

Así que sólo tener veintiún años, no quiere decir que seas capaz de elegir al gobierno. Elegir al gobierno debería ser un trabajo de gran habilidad e inteligencia. Teniendo veintiún años puedes ser capaz de reproducir niños, no se necesita ni habilidad ni educación; la biología te manda ya preparado. Pero para elegir al gobierno, elegir a la gente que va a tener todos los poderes sobre ti y los demás, y que va a decidir el destino del país y del mundo, tener veintiún años, ciertamente, no es bastante; el modo en que hemos estado eligiendo es simplemente estúpido.

Me gustaría que todas las universidades –dentro de cada estado- convocaran a una convención de todos los vicedecanos y profesores eminentes; de eminente intelectualidad que puede no ser parte de la universidad: pintores, artistas, poetas, escritores, novelistas, bailarines, actores, músicos. Incluyendo todos los talentos en todas sus dimensiones, todo tipo de gente que hubiera mostrado su calibre, excluyendo por completo a los políticos.

Todos los ganadores de premios Nobel deberían ser invitados, excluyendo, de nuevo, a los políticos, porque dentro de estos últimos años se les ha concedido a algunos, y esto ha degradado el valor del Premio Nobel.

Así que en cada estado se debería elegir una delegación para la Asamblea Nacional, que sería la que elaborara los detalles del modo en que la Meritocracia pudiera funcionar.

De entre los candidatos nacionales debería haber una convención internacional de todas las universidades del mundo y la intelectualidad. Esta sería la primera de este tipo, porque nunca se ha reunido la intelectualidad mundial para decidir el destino de la Humanidad.

Ellos deberían escribir la primera Constitución del mundo. Esta no sería americana, ni india, ni china; sería simplemente Constitución de toda la Humanidad. No hay necesidad de diferentes clases de leyes. No hacen falta; todos los seres humanos necesitan el mismo tipo de ley.

Y la Constitución mundial sería la declaración de que las naciones ya no tienen sentido. Podrían existir como unidades funcionales, pero ya no serían independientes. Y si toda la intelectualidad mundial está detrás de esta convención, no será difícil convencer a los generales del mundo de que se alejen de los políticos.

¿Y qué poder tienen los políticos? Todo el que tienen se lo hemos dado nosotros. Podemos recuperarlo de nuevo. No es su poder, es nuestro poder. Sólo tenemos que encontrar la manera de recuperarlo, porque dar es muy fácil, pero quitar es un poco difícil. No serán tan sencillos e inocentes cuando les retires el poder, como eran cuando te lo estaban pidiendo. Es nuestro poder, pero ellos seguirán teniéndolo si la masa continúa dándoselo; la masa puede ser convencida de cualquier cosa.

Esta es la función de la intelectualidad… me gustaría decirte esto ahora: si algo le sucede a la Humanidad, todas las culpas serán para la intelectualidad: “¿Qué estabas haciendo? Si estos idiotas están listos para matar a la Humanidad: ¿Qué estabas haciendo tú? Simplemente estabas quejándote, te lamentabas, pero no hiciste nada más”.

Y el tiempo se está acabando. Una vez que decidamos que el poder de votar no es un derecho de nacimiento de cada ser humano, sino que es un derecho que deberás ganar por tu inteligencia… debes ver la diferencia: a cada cual se le brinda la oportunidad de ganarlo; hay iguales oportunidades para que todos los ganen, pero no es algo que deba darse por nacimiento; tienes que demostrarlo.

Una vez que traslademos el poder de las masas a las manos de gente inteligente, gente que sepa lo que está haciendo, crearemos algo hermoso.

Si el hombre que se ha dedicado toda su vida a pensar sobre la educación y sus problemas, que han hecho todo lo que le era posible hacer para descubrir cada detalle, cada fundamento de la educación, todas las posibles filosofías de la educación, se convierte en Ministro de Educación, hay una posibilidad de que haga algo.

Sugiero abandonar completamente a las masas e ir hacia unos pocos elegidos.

No estoy en contra de la gente. En realidad, en las manos de estos políticos, la gente está en contra de sí misma. Estoy en todo a favor de la gente y lo que estoy expresando puede decirse que es exactamente lo que se ha estado diciendo de la democracia: del pueblo, por el pueblo, para el pueblo; lo único que yo cambiaré es “por el pueblo”. Esta intelectualidad será del pueblo, para el pueblo. Servirá a las masas.

Es una cosa muy simple. No es que tú votes por un médico y que cualquiera pueda ser candidato por ser un derecho de nacimiento y que la gente pueda votar… dos personas compitiendo para ser el médico o el cirujano, ¿qué hay de malo en ello? El pueblo elige por sí mismo: del pueblo, por el pueblo, para el pueblo. ¿Escogen a una persona para ser el cirujano, porque habla mejor y se le ve bien en televisión y hace grandes promesas?

¡Pero no es ni siquiera un carnicero y quiere convertirse en cirujano! Un carnicero hubiese sido mejor; la menos sabría.

¿Cómo puedes escoger a un Presidente por elección? ¿Cómo puedes escoger a un Gobernador por elección? Hay tantas personas que anhelan un puesto, que lo desean. Aquéllos que son más ambiciosos son los que más lucharán, matarán, harán cualquier cosa.

Estás dando demasiado poder a gente hambrienta de poder, ¡con tus propias manos estás ayudándoles a colgarte!

Esto no es una democracia.

Estas personas han estado explotando a las masas en nombre de la democracia.

Así que los políticos y los sacerdotes, ambos deben ser retirados de sus amplias y extensas posiciones establecidas y una clase totalmente nueva de administración debe desarrollarse.

Sólo para hacer una distinción llamo a mi sistema Meritocracia. ¿Pero mérito para qué? El mérito es para servir y compartir. Y una vez que has decidido transferir el poder de los políticos a la intelectualidad, todo es posible, todo se vuelve simple.

La Meritocracia es todo un programa para transformar la estructura de la sociedad, la estructura del gobierno, la estructura de la educación.

Es una tarea difícil, ardua, pero no imposible, particularmente es una situación tal en que la muerte es la única alternativa.
PREPARANDO GENTE PARA

EL PODER
Aquellas personas que van a tener el poder necesitan estar preparadas.

Hasta ahora, durante miles de años, nunca se ha preparado a nadie. Si alguien va a ser boxeador, no lo empujas simplemente dentro del cuadrilátero y le dices: “¡Empieza!”. Tiene que aprender. Si alguien va a ser un espadachín, le llevará años. Si no, ni siquiera sabrá cómo sostener la espada y usarla y pelear con ella, será imposible. Primero tendrá que aprender cómo desenfundarla, cómo sujetarla. Necesita entrenamiento. Tú no das simplemente una guitarra a alguien que nunca ha visto antes el instrumento y esperas de esa persona que sea un Amadeus Mozart o un Ravi Shankar.

Este es tu error.

A esta gente que está en el poder, ¿la has entrenado? ¿Ha pensado alguien que aquéllos que van a tener tanto poder necesitan ciertas cualidades para que no hagan mal uso de ese poder? La culpa no es suya.

Así que propongo dos institutos en cada universidad. Uno de ellos sería para desprogramar. Cualquiera que obtuviera un Certificado de Graduación, tendría primero que conseguir un certificado aprobado por el Instituto de Desprogramación, lo cual quiere decir que habrías sido desprogramado como cristiano, como hindú, como alemán, como americano, como comunista, como musulmán, como judío, o cualquier otra etiqueta que hubieras tenido. Se ha sacado toda la basura, porque ése ha sido nuestro obstáculo.

Y si has creído en algo durante cincuenta o sesenta años y de repente te digo que es un disparate, te vas a enfadar, te vas a resistir, porque eso significa que durante sesenta años de tu vida has sido un estúpido. Pero si tienes agallas e inteligencia, todavía hay tiempo para abandonar el hábito arraigado.

Mi religiosidad no es nada más que la ciencia de desprogramar. Y recuerda, no te confundas con la desprogramación que existe en California. ¡Ellos son reprogramadotes! Alguien que estaba escapando del cristianismo, ellos lo devuelven a él. ¿Y a eso llaman desprogramar?

Desprogramar quiere decir que se te deja sin ningún programa, sin religión, raza, casta, nacionalidad… se te deja sólo para que seas tú mismo, para que seas un individuo.

Y cuatro años es suficiente tiempo. Desprogramarse no lleva tanto tiempo. Sólo unas cuantas horas cada mes durante cuatro años y estarás desprogramado. Y no obtendrás ningún Certificado del Instituto de Educación a menos que el Instituto de Desprogramación certifique que: “Este hombre ya no leva ninguna etiqueta, ahora es simplemente un ser humano”.

El segundo instituto sería para la meditación, porque sólo con desprogramarse no es suficiente. La desprogramación saca la basura que hay en ti y es difícil estar vacío; comenzarás a acumular porquería nuevamente. No te las puedes arreglar por ti mismo para aprender a vivir dichosamente con tu vacío, pero ése es el arte de la meditación.

Así, ese Instituto te daría una simple meditación. No hay necesidad de ninguna complejidad; las universidades, la intelectualidad, tienden a hacer las cosas complejas. El sencillo método de sólo observar tu respiración basta, pero cada día tendrías que ir al Instituto durante una hora. Simplemente, sentarte en silencio y ser testigo del proceso de la mente mientras mantienes tu atención en la respiración. No hace falta hacer nada. Solamente ser un testigo, un observador, un vigilante, mirando al tráfico de la mente: pensamientos que pasan, deseos, recuerdos, sueños, fantasías. Mantente aparte, distante, sin condenar, sin evaluar. Una vez que le encuentras el truco, es la cosa más simple del mundo.

Así que, la meditación tiene unas cuantas cosas esenciales que hay que recordar. La primera es un estado de relajación, sin lucha, sin control, sin concentración. La segundo es la observación; ser testigo de todo lo que sucede dentro de ti. Y la tercera, no tener ningún juicio o evaluación acerca de esto. Sé simplemente un observador.

El cuerpo cambia, la mente cambia, las emociones cambian, sólo el testigo permanece él mismo.

A medida que practiques la observación, te darás cuenta que las nubes de pensamientos y emociones lentamente empiezan a dispersarse y el vasto cielo azul de tu ser interior aparecerá, tendrás una prueba de ir más allá del complejo cuerpo-mente-corazón. Una vez que hayas experimentado este estado habrás probado la meditación. Y meditación es paz, meditación es felicidad, meditación es realización.

Así que por un lado, el Instituto de Desprogramación te limpia, te vacía, e crea el vacío, y por otro lado el Instituto de Meditación sigue ayudándote a gozar con tu nada, tu espacio, tu vacío interior: su limpieza, su frescura. Y a medida que empiezas a disfrutarlo, comienzas a sentir que no está en absoluto vacío; está lleno de felicidad. Parecía vacío porque estabas acostumbrado a tener mucha basura dentro; esa porquería ha sido eliminada y entonces dices que pareces estar vacío.

Es como un cuarto lleno de mobiliario. Lo has visto siempre lleno de muebles y un día encuentras que todos los muebles han sido trasladados y dices: “La habitación parece vacía”. La habitación no está vacía, está simplemente limpia. La habitación, por primera vez, es más habitable. Antes estaba congestionada, sobrecargada, llena de basura; ahora es un espacio puro.

Tienes que aprender meditación para disfrutar tu vacío.

Y ése es uno de los días más grandes en la vida, cando una persona empieza a gozar su vacío, su soledad, su nada, porque entonces será capaz de vivir toda su vida meditativamente.

Y vivir meditativamente quiere decir ser amoroso, estar alerta, ser un testigo. Cualquier cosa que haces, la haces con alegría y totalidad. La haces como si ésta fuera la cosa más grande del mundo en ese momento. Cuando haces una cosa con tal intensidad, con tal amor, con tal respeto, serás transformado por ella.

A menos que algo te transforme, no es meditación.

Pero todas las religiones han orado en el nombre de la meditación; rezos que no son nada más que quejas y deseos. No te llevarán a lo más profundo de tu ser ni a ningún alto estado de consciencia, seguirás siendo la misma persona.

Y en el nombre de la meditación, hay cientos de mal llamados maestros que siguen explotando a la gente. Sus enseñanzas son para disciplinar la mente por medo de la práctica de la concentración. Pero la concentración es un fenómeno de la mente, la fortalece todavía más, y la meditación en pocas palabras, no es nada más que la creación de una brecha entre tú y tu mente.

Por ejemplo, la Meditación Trascendental se ha convertido en la representativa de todas las mal llamadas meditaciones: te concentras en alguna palabra, una palabra sagrada y la repites tan rápido como puedas, sin interrupción. Esto crea una deliberada forma de sueño y dejas de pensar. Es un ejercicio placentero y al acabarlo te sentirás rejuvenecido. No estoy en contra de ello, pero por favor, no hay que llamarlo meditación ni llamarlo trascendental. Esas son palabras equivocadas. Es autosugestión hipnótica, nada más que eso.

La meditación hará de ti un ser nuevo, un hombre nuevo, una nueva consciencia que no conoce ni miedo, ni seriedad, ni avaricia, ni odio; ninguna de esas emociones y sentimientos los cuales conoce sólo aquello que te eleva, que te sigue elevando. Y entonces nadie podrá reprogramarte; nadie en todo el mundo.

A menos que el Instituto de Meditación te licenciara, la universidad no te daría la graduación.

A menos que el Instituto de Meditación te licenciara, la universidad no te daría la graduación.

La graduación universitaria llegaría sólo cuando se te hubiera dado el visto bueno por parte del Instituto de Desprogramación y de que te hubieras graduado en la Universidad de Meditación. Dependería de ti; te podrías graduar en un año, en dos años, en tres años, en cuatro. Pero cuatro años es demasiado. Cualquier imbécil, si se sienta una hora cada día, sin hacer nada, durante cuatro años, está destinado a encontrar lo que Buda o Lao Tse hallaron, lo que yo he encontrado.

No es una cuestión de inteligencia, talento, genio. Es tan sólo una cuestión de paciencia.

Así que, del Instituto de Meditación de la universidad consigues el título de Licenciado en Meditación; es entonces y no antes cuando podrías obtener una licenciatura en artes o en comercio o en ciencias. Y continuarás de la misma forma. Obtienes una licenciatura en meditación y de nuevo se te exigirá que continúes con el Instituto de Desprogramación durante dos años, porque no se te puede dejar solo tan fácilmente.

Estos procesos –desprogramación y meditación- se desarrollarían simultáneamente. Un instituto iría limpiando, vaciándote; el otro seguiría llenándote, no con lo mismo, sino con ciertas cualidades: felicidad, amor, compasión, un enorme sentimiento de dignidad inmotivada. Simplemente porque vives, respiras; eso es suficiente prueba de que la Existencia te cree digno de vivir, de que la Existencia te considera digno de estar aquí.

Tú eres indispensable para la Existencia.

O sea, que si una persona continuara estudiando en la universidad, seguiría yendo al Instituto de Meditación una hora cada día y antes de obtener su Licenciatura obtendrá su Licenciatura en Meditación. Estos serían los requisitos para tu graduación de Licenciado en Artes. Y quiero que esto continúe. Si vas por un Doctorado, entonces harías cuatro años de desprogramación y cuatro años de meditación. Estos serían obligatorios hasta el final; así cuando dejaras la universidad no serías tan sólo una persona inteligente, bien informada. Serías también un meditador, relajado, contento, silencioso, lleno de paz, observador, alerta, intuitivo. Ya no serías un cristiano, ni un hindú, ni un americano, ni un ruso. Todo eso habría sido completamente quemado; nada de ello quedaría.

Esta es la única manera: reemplazar a los políticos por la intelectualidad. Pero tal como está la intelectualidad en este momento, no será de mucha ayuda, porque todavía está bajo el dominio del poder político.

Por eso propongo esas dos condiciones. Si obtienes un doctorado, simultáneamente deberás obtener un doctorado en meditación. Así, mientras te estas educando, estarías, de una manera muy silenciosa y sutil, preparándote para estar en el poder, de tal forma que el poder no pudiera corromperte y tú no pudieras abusar de él.
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconTraducido y revisado por: Enrique Rey Arufe y
«No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconRealice una lectura detenida de este poema e interprete, explicando...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconLa lectura de este libro defraudará a quien espere fáciles enseñanzas...
«tropieza» si tiene suerte? Este libro se basa en la primera premisa, si bien es indudable que la mayoría de la gente de hoy cree...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconSin nadie querido, á quién dedicar éste libro, en éste momento especial;...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconEl peor enemigo del hombre
«Es el mayor problema de la Humanidad», dicen ahora los mandatarios mundiales, dispuestos a subirse a un carro, el de la lucha contra...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconEste libro va dirigido al gran público y, por consiguiente, no se...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconLa versión cibernética de este libro es para poder llegar a los ojos...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconMe he esforzado en este pequeño libro fantasmal

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconTales son los perfiles que adopta, en este momento, la preocupación...

Este pequeño libro está, sin ninguna vergüenza, dirigido a la gente inteligente de este amenazado planeta. Es la visión de un hombre por una humanidad viable iconCapítulo 185 La fe acerca de la Humanidad de Cristo
«Jesucristo vino a este mundo para salvar a los pecadores» (1 Tim 1, 15), es necesario mostrar antes de qué manera el género humano...






© 2015
contactos
l.exam-10.com