Resumenes # 128 y 129






descargar 380.54 Kb.
títuloResumenes # 128 y 129
página1/11
fecha de publicación12.06.2016
tamaño380.54 Kb.
tipoResumen
l.exam-10.com > Derecho > Resumen
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


RESUMENES # 128 y 129

PROF OSWALDO LORENZO PEREZ

Olp1915@intercable.net.ve

ANDAMOS EN BUSCA DE ALGO QUE SE PERDIO EN MI EXPAIS

JUSTICIA-LIBERTAD-PAZ



Rayma

http://cdn.eluniversal.com/2014/07/13/13976786_copia.190.244.jpg

13.07.2014

MANCHETA DEL DIA:

“ESE PATRULLAJE INTELIGENTE SE VOLVIO LOCO”

Rayma

http://www.eluniversal.com/2014/07/14/13976879_copia.jpg

14.07.2014

MANCHETA DEL DIA:

ALEMANIA 1 CRISTINA0

iván lira tinta república 13/07/2014 12:00:00 a.m.

Opinión

fonseca el soberano 14/07/2014 12:00:00 a.m.

La ultima clase de Randy Paush

https://www.youtube.com/watch?v=hlqHivenZuw

E CARABALLO

Musica instrumental suave. Especial para trabajar . Saludos. E.C.V.

TITO RODRIGUEZ - MIX DE BOLEROS.- Grandes Exitos.- (23 Temas)


https://www.youtube.com/watch?v=8O9K02hNnYg

MUSICA INSTRUMENTAL ROMANTICA

https://www.youtube.com/watch?v=mpMLszImI5Y&list=RDmpMLszImI5Y&index=1
EXCEPCIONALMENTE BELLO Y HERMOSO,VIVENCIAL,EL AQUÍ Y AHORA,LASTIMA QUE SEA CORTO

e Caraballo y José M. Grau
http://player.vimeo.com/video/58611141?autoplay=1

MUY IMPORTANTE CONOCER ESTE ARTICULO

Artículo 57. Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones de viva voz, por escrito o mediante cualquier otra forma de expresión, y de hacer uso para ello de cualquier medio de comunicación y difusión, sin que pueda establecer censura. Quien haga uso de este derecho asume plena responsabilidad por todo lo expresado. No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa. Se prohIbe la censura a los funcionarios públicos o funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades. (http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm )

 
Mensajes enviados bajo la protección del Artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos, el cual estipula: Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en París - Francia.


Inflación en Venezuela es 8 veces el promedio de América Latina

la cadena de suministro de insumos se encuentra paralizada por falta de divisas | archivo

Actualmente se necesitan 532 bolívares para comprar lo que en 2008 se adquiría con 100 bolívares, entonces llamados fuertes| Archivo

Las medidas de ajuste que discute el gobierno dispararán los precios a corto plazo

NICOLLE YAPUR 14 de julio 2014 - 12:01 am

No existe una solución mágica para detener la escalada progresiva de los precios en Venezuela. Los ajustes económicos que el gobierno está obligado a hacer para restaurar el orden en sus finanzas, como la muy sonada convergencia cambiaria, dispararán la inflación a corto plazo y si se aplican poco a poco o a medias no lograrán controlarla a futuro, advierten expertos.

No hacer nada o continuar esperando tampoco es una opción. Desde 2003, cuando se implementaron los primeros controles, Venezuela se ha mantenido entre los 16 países con la inflación más alta: ocupó el primer lugar en 2010 y 2013.

El año pasado, sin embargo, marcó la mayor distancia con sus vecinos. Datos del Fondo Monetario Internacional y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe muestran que la inflación en el país representa aproximadamente ocho veces el promedio de la región.

Los países con los que Venezuela tiene más relaciones comerciales, como Estados Unidos, China, Colombia y Brasil, registraron en 2013 una inflación de entre 1,2% y 5,9%, según el FMI.

Henkel García, director de Econométrica, explicó que tener un índice de precios tan superior al de los socios comerciales hace que la sobrevaluación de la moneda sea mayor, lo que acentúa las distorsiones internas. “Si nuestros socios tuviesen una inflación parecida disminuiría la presión sobre el tipo de cambio”, afirmó.

La sobrevaluación abarata las importaciones y, por tanto, hace que producir en Venezuela sea poco rentable, mucho menos exportar. Si se le une el aumento desproporcionado de dinero en la calle, debido al elevado gasto público, se genera un círculo vicioso que continuará presionando al alza los precios.

Anabella Abadi, economista de ODH Consultores, señaló que en el cuarto trimestre de 1999 por cada bien o servicio producido existían 18,92 unidades monetarias, para el cierre de 2013 la relación pasó a ser de 40,3. “Es decir, mientras crece la cantidad de bolívares disponibles en la economía, la cantidad de bienes en el mercado se estanca o crece notablemente menos”, dijo.

Ante estas distorsiones, los controles cambiario y de precios han actuado como mecanismos de contención. Abadi y García coinciden en que la inflación actual, tan mala como la percibe el venezolano, tiene varios años de rezago. “Hoy por hoy el gobierno sigue tomando medidas desarticuladas que pueden tener un impacto a corto plazo, pero que perderán efectividad a mediano plazo”, expresó Abadi.

Añadió que si la devaluación producto de la convergencia cambiaria se adopta como una medida aislada, habría un aumento de precios a corto plazo sin que se produzca más adelante una desaceleración en la inflación.

Las aproximaciones sobre el índice de precios, de los analistas venezolanos y de las firmas internacionales, rondan 75% para el cierre de este año, el único resultado de dos dígitos en América Latina, de acuerdo con el FMI. Otros expertos consideran que si se aplican otras medidas de ajuste podría llegar a tres dígitos.

No sería la primera vez. García recordó que en 1996 alcanzó 103,2%. El resultado coincidió con el levantamiento del control de cambio instaurado en el gobierno de Rafael Caldera. Sin embargo, los ajustes económicos que acompañaron la medida condujeron a que al año siguiente el indicador estuviera en 37,6%.

Poder de compra. Actualmente se requieren 532 bolívares para comprar lo que en 2008 se adquiría con los recién impresos billetes de 100 bolívares (entonces denominados fuertes). En 6 años la moneda venezolana ha perdido 83,4% de su valor debido al alza de los precios, según números de Econométrica basados en las cifras del Banco Central de Venezuela.

Entretanto, el poder de compra de los salarios continúa pulverizándose. Contando con un escenario en el que no se tomen mayores ajustes económicos, la caída del poder adquisitivo este año estará entre 10% y 15%, señaló García.

Los controles de precios que contribuyen a mitigar los efectos de la inflación también se ven obligados a experimentar ajustes. Por ejemplo, en 2008 el precio del kilogramo de pollo beneficiado era de 8,39 bolívares. Ahora, de acuerdo con el más reciente ajuste, el precio se elevó a 43 bolívares.

Anabella Abadi indicó que combatir la inflación requiere no de controles sino del fortalecimiento del aparato productivo nacional. “Esto incluye generar condiciones de confianza que atraigan la inversión privada. Y generar confianza pide la credibilidad de las medidas planteadas por el gobierno”.

Bolívar no tan fuerte

Entre 2008, año de la reconversión monetaria, y 2014 la inflación ha sido 445%. El efecto se observa en los productos regulados y en los no regulados

Tinte de cabello

2008: 13 bolívares

2014: 65 bolívares

Yogurt líquido:

2008: 5,6 bolívares

2014: 80,3 bolívares

Detergente:

2008: 6 bolívares

2014: 18,5 bolívares

Pollo (1kilogramo):

2008: 8,39 bolívares

2014: 43 bolívares

Agua mineral (0,25 ml)

2008: 1,5 bolívares

2014: 4,46 bolívares

Queso crema:

2008: 11,2 bolívares

2013: 73 bolívares

nyapur@el-nacional.com

EXCELENTE ARTICULO.NO ES LO QUE PARECE SER EN LA PRIMERA PARTE.LEALO TODO

Mario Vargas Llosa

La careta del gigante

autro image

13 de julio 2014 - 00:01

Me apenó mucho la cataclísmica derrota de Brasil ante Alemania en la semifinal de la Copa del Mundo, pero confieso que no me sorprendió tanto. De un tiempo a esta parte, la famosa “Canarinha” se parecía cada vez menos a lo que había sido la mítica escuadra brasileña que deslumbró mi juventud y esta impresión se confirmó para mí en sus primeras presentaciones en este campeonato mundial, en el que el equipo carioca dio una pobre imagen haciendo esfuerzos desesperados para no ser lo que fue en el pasado sino jugar un fútbol de fría eficiencia, a la manera europea.

No funcionaba nada bien; había algo forzado, artificioso y antinatural en ese esfuerzo que se traducía en un desangelado rendimiento de todo el cuadro, incluido el de su estrella máxima, Neymar. Todos los jugadores parecían embridados. El viejo estilo –el de un Pelé, Sócrates, Garrincha, Tostao, Zico– seducía porque estimulaba el lucimiento y la creatividad de cada cual, y de ello resultaba que el equipo brasileño, además de meter goles, brindaba un espectáculo soberbio en que el fútbol se trascendía a sí mismo y se convertía en arte: coreografía, danza, circo, ballet.

Los críticos deportivos han abrumado de improperios a Luiz Felipe Scolari, entrenador brasileño, al que responsabilizan de la humillante derrota por haber impuesto a la selección carioca una metodología de juego de conjunto que traicionaba su rica tradición y la privaba de la brillantez y la iniciativa que anteriormente eran inseparables de su eficacia, convirtiendo a los jugadores en meras piezas de una estrategia, casi en autómatas. Sin embargo, yo creo que la culpa de Scolari no es solamente suya sino, tal vez, una manifestación en el ámbito deportivo de un fenómeno que, desde hace algún tiempo, representa todo el Brasil: vivir una ficción que es brutalmente desmentida por una realidad profunda.

Todo nace con el gobierno de Lula da Silva (2003-2010) quien, según el mito universalmente aceptado, dio el impulso decisivo al desarrollo económico de Brasil despertando de este modo a ese gigante dormido y encarrilándolo en la dirección de las grandes potencias. Las formidables estadísticas que difundía el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística eran aceptadas por doquier: de 49 millones los pobres bajaron a ser solamente 16 millones en ese período y la clase media aumentó de 66 millones a 113 millones. No es de extrañar que con estas credenciales Dilma Rousseff, compañera y discípula de Lula, ganara las elecciones con tanta facilidad. Ahora que quiere hacerse reelegir y que la verdad sobre la condición de la economía brasileña parece sustituir al mito, muchos la responsabilizan a ella de esa declinación veloz y piden que se vuelva al “lulismo”, el gobierno que sembró, con sus políticas mercantilistas y corruptas, las semillas de la catástrofe.

La verdad es que no hubo ningún milagro en aquellos años, sino un espejismo que solamente ahora comienza a despejarse, como ha ocurrido con el fútbol brasileño. Una política populista como la que practicó Lula durante sus gobiernos pudo generar la ilusión de un progreso social y económico que era nada más que un fugaz fuego de artificio. El endeudamiento, que financiaba los costosos programas sociales, era a menudo una cortina de humo para tráficos delictuosos que han llevado a muchos ministros y altos funcionarios de aquellos años (y los actuales) a la cárcel o al banquillo de los acusados. Las alianzas mercantilistas entre gobierno y empresas privadas enriquecieron a buen número de funcionarios y empresarios, pero crearon un sistema tan endemoniadamente burocrático que incentivaba la corrupción y ha ido desalentando la inversión. De otro lado, el Estado se embarcó muchas veces en faraónicas e irresponsables operaciones de las que los gastos emprendidos, con motivo de la Copa Mundial de Fútbol, son un formidable ejemplo.

El gobierno brasileño dijo que no habría dineros públicos en los 13 millardos que invertiría en el Mundial de Fútbol. Era mentira. El Banco Brasileño de Desarrollo ha financiado a casi todas las empresas que ganaron la buena pro en las obras de infraestructura y que todas ellas subsidiaban al Partido de los Trabajadores actualmente en el poder. (Se calcula que por cada dólar donado han obtenido entre 15 y 30 dólares en contratos).

Las obras mismas constituían un caso flagrante de delirio mesiánico y fantástica irresponsabilidad. De los 12 estadios acondicionados solamente se necesitaban 8, según advirtió la propia FIFA, y la planificación fue tan chapucera que la mitad de las reformas de la infraestructura urbana y de transportes debieron ser canceladas o solo serán terminadas ¡después del campeonato! No es de extrañar que la protesta popular ante semejante derroche, motivado por razones publicitarias y electoralistas, sacara a miles de miles de brasileños a las calles y remeciera a todo el Brasil.

Las cifras que los organismos internacionales, como el Banco Mundial, dan en la actualidad sobre el futuro inmediato del Brasil son bastante alarmantes. Para este año se calcula que la economía crecerá apenas 1.5%, un descenso de medio punto sobre los últimos dos años en los que solamente raspó 2%. Las perspectivas de inversión privada son muy escasas por la desconfianza que ha surgido ante lo que se creía un modelo original y ha resultado ser nada más que una peligrosa alianza de populismo con mercantilismo y por la telaraña burocrática e intervencionista que asfixia la actividad empresarial y propaga las prácticas mafiosas.

Pese a un horizonte tan preocupante, el Estado sigue creciendo de manera inmoderada –ya gasta 40% del producto bruto– y multiplica los impuestos, a la vez que las “correcciones” del mercado lo que ha hecho que cunda la inseguridad entre empresarios e inversionistas. Pese a ello, según las encuestas, Dilma Rousseff ganará las próximas elecciones de octubre y seguirá gobernando inspirada en las realizaciones y logros de Lula da Silva.

Si es así, no solo el pueblo brasileño estará labrando su propia ruina y más pronto que tarde descubrirá que el mito en el que está fundado el modelo brasileño es una ficción tan poco seria como la del equipo de fútbol al que Alemania aniquiló. Y descubrirá también que es mucho más difícil reconstruir un país que destruirlo. Y que en todos estos años, primero con Lula da Silva y luego con Dilma Rousseff, ha vivido una mentira que irán pagando sus hijos y sus nietos, cuando tengan que empezar a reedificar desde las raíces una sociedad a la que aquellas políticas hundieron todavía más en el subdesarrollo. Es verdad que Brasil había sido un gigante que comenzaba a despertar en los años que lo gobernó Fernando Henrique Cardoso, que ordenó sus finanzas, dio firmeza a su moneda y sentó las bases de una verdadera democracia y una genuina economía de mercado. Pero sus sucesores, en lugar de perseverar y profundizar aquellas reformas, las fueron desnaturalizando y regresando el país a las viejas prácticas malsanas.

No solamente los brasileños han sido víctimas del espejismo fabricado por Lula da Silva, también el resto de los latinoamericanos. Porque la política exterior del Brasil, en todos estos años, ha sido de complicidad y apoyo descarado a la política venezolana del comandante Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, y de una vergonzosa “neutralidad” ante Cuba, negándoles toda forma de apoyo ante los organismos internacionales a los valerosos disidentes que en ambos países luchan por recuperar la democracia y la libertad. Al mismo tiempo, los gobiernos populistas de Evo Morales, en Bolivia, del comandante Ortega, en Nicaragua y de Correa, en el Ecuador –las más imperfectas formas de gobiernos representativos en toda América Latina– han tenido en Brasil su más activo valedor.

Por eso, cuanto más pronto caiga la careta de ese supuesto gigante en el que Lula habría convertido al Brasil, mejor para los brasileños. El mito de la “Canarinha” nos hacía soñar hermosos sueños. Pero en el fútbol, como en la política, es malo vivir soñando y siempre preferible –aunque sea dolorosa– atenerse a la verdad.

Madrid, julio de 2014

ENTREVISTA | Jesús Abreu Anselmi, presidente del diario El Universal

"La imparcialidad nos obliga a ser absolutamente objetivos"

"No solo seremos críticos del Gobierno sino de todo aquello que sea necesario criticar", explica. "Aquí no habrá ni control, ni cortapisas. La libertad de expresión es un valor esencial", agrega.

imagerotate

Abreu saluda la iniciativa de "inversionistas nacionales o extranjeras como un gesto de confianza en uno de los diarios más respetados de América Latina". (Adolfo Acosta)

ROBERTO GIUSTI |  EL UNIVERSAL

domingo 13 de julio de 2014  12:00 AM

El nuevo presidente de El Universal, Jesús Abreu Anselmi, se define como un hombre austero, parco y sencillo, cuya zona de confort, como él mismo lo reconoce, se sitúa en el bajo perfil y en el culto activo de su fe cristiana. Eso no le ha impedido desarrollar una carrera en el sector público como contralor del estado Lara, viceministro de Desarrollo Urbano, senador independiente por AD y profesor universitario, tanto en instituciones venezolanas como de los EEUU. Ingeniero civil egresado de la UCV, cursó estudios de Posgrado en la Universidad de Saint Thomas (Minnesota) y en los últimos tres lustros se ha dedicado a asesorar empresas en materia de reestructuración financiera. La semana pasada se presentó a los empleados del diario y hoy, luego de oficializarse su venta, le da la cara a los lectores.

-¿Cómo llega usted a El Universal?

-De un modo sencillo. Siempre trabajé en la gerencia. En los últimos catorce años he recibido invitaciones de empresas en dificultades para que me sume a los esfuerzos por rescatarlas. A veces el objetivo se logra, a veces no. En este caso unos señores españoles, quienes constituyeron una empresa, hace un año, para concretar la operación de compra de la compañía, me contactaron y luego de varias reuniones de trabajo me pidieron que asumiera una responsabilidad en la conducción de la empresa.

-Llama la atención que habiendo cerrado una transacción, con notables sumas de dinero en juego, los compradores no hayan dado la cara, no los conozcamos, ni se hayan apersonado en el país para presentarse como los nuevos propietarios.

-En realidad estaba previsto que ellos acudieran. Tanto los compradores como los vendedores. Pero yo no participé en el proceso de negociación y me incorporé posteriormente. Así que no puedo decirte cómo se organizó la presencia conjunta de ellos. Mientras, llegó la fecha para que yo asumiera mi responsabilidad y hubo que hacerla efectiva.

-Usted advirtió que los nuevos propietarios no tienen nada que ver con el oficialismo. Pero persiste el temor, sobre todo entre los lectores, de que el periódico haya cambiado de manos porque se pretende modificar la línea editorial para favorecer al Gobierno.

-Dudo profundamente de que esa sea la intención. No tengo motivos para asumir que haya una negociación de los accionistas actuales con el Gobierno.

-Entonces no hay ninguna vinculación con el Gobierno.

-Absolutamente.

-¿No resulta llamativo que haya unos inversionistas extranjeros dispuestos a arriesgar 90 millones de euros en un país que sufre una severa crisis económica y donde el gobierno ha expresado su voluntad de aplicar la denominada "hegemonía comunicacional", es decir, el control de todos los medios?

-Yo prefiero hablar de El Universal y que los accionistas lo hagan por sí mismos, como lo están haciendo. Hoy (viernes 11 de julio) se dio a conocer un reportaje de Bloomberg, donde se difunde amplia información suministrada directamente por los directivos.

-Según eso, el diario fue vendido por 22 millones de dólares y no por 90 millones de euros.

-Tengo entendido que se refieren a una cifra menor (a los 90 millones de euros).

-¿No tiene usted una idea?

-Yo no participé en el proceso de negociación. Mi trato con los accionistas es posterior.

-¿No resulta incongruente que una compañía, capaz de pagar millones de dólares por la compra de un medio, se haya constituido con 3 mil 500 euros?

-Existe poca relación entre el capital con el cual se constituye la compañía y el monto de la operación porque presumo que se asume las acciones a nombre de una empresa nueva, perfectamente independiente del pasado de los compradores. A esos efectos constituyeron la empresa, en el año 2013, para avanzar en las negociaciones.

-Algunas informaciones señalan que en la sede de la empresa ( Epalisticia) no hay un ambiente de trabajo establecido. Sin personal y con la apariencia de ser una empresa de fachada.

-Las reuniones que sostuve con los directivos de la compañía fueron en Caracas.

-En todo caso, lo más importante para los lectores son las líneas editorial e informativa. ¿Seguirán siendo las mismas?

-Yo expuse a todo el personal que la línea editorial que ha venido manteniendo el diario, desde hace 105 años, caracterizada por la imparcialidad, se mantiene absolutamente. En ese sentido suscribí un postulado establecido, hace muchos años, por el poeta Andrés Mata, que apareció en la presentación de esta nueva etapa del El Universal, el sábado 5 de julio. Allí insistía en que lo importante es la imparcialidad, la inclusión de todas las tendencias políticas, la independencia de cualquier parcialidad partidista o personalidad y asegurarse de que siempre aparezcan las dos caras de la moneda.

-Conservando ese equilibrio que devela diferentes ángulos de la realidad y por tanto de la noticia, este diario se ha caracterizado por su posición crítica frente al Gobierno. ¿Se mantendrá esa actitud?

-La línea de imparcialidad obliga al periódico a ser absolutamente objetivo en el plano de la política. Aquí sostenemos una apertura a la pluralidad de las distintas manifestaciones. No solo seremos críticos del Gobierno, sino de todo aquello que sea necesario criticar. El objetivo del periódico no es hacer actividad política sino suministrar información veraz y objetiva. Siempre con un lenguaje de altura y una intachable posición ética.

-¿Seguirá funcionando, como lo viene haciendo, la unidad investigativa de El Universal?

-Absolutamente.

-¿Sin ningún tipo de control o de cortapisas?

-Aquí no habrá ni control, ni cortapisas. La libertad de expresión es un valor esencial y el periódico es una institución de la República, del país y como tal se mantendrán.

-¿Ha sostenido usted algún tipo de contacto institucional con el Gobierno?

-No señor.

-¿Ni lo piensa hacer?

-Desde luego. Hay que hacerlo. Primero por razones prácticas de la naturaleza de las operaciones de la compañía, uno de cuyos insumos fundamentales es el papel. Y eso requiere o de unos trámites ante organismos públicos que todos los medios deben cumplir.

-¿Cuál es la situación económica del periódico?

-Es una situación que siempre puede ser mejorada. Naturalmente hay algunas limitaciones que se debe atender y asuntos pendientes que resolver.

-Es inevitable que los lectores tengan reservas ante una compra con características similares a las que tuvieron recientemente otros medios de comunicación.

-La iniciativa de empresas nacionales o extrajeras, de invertir en un medio venezolano, me parece un gesto de la confianza que inspira El Universal, uno de los periódicos más respetados de Latinoamérica. Celebro que haya habido fe en lo que el diario representa, en los valores que detenta y en lo que hace por el país.

-El temor obedece a dos experiencias, consecutivas, de venta de medios, con una metodología similar. Ahora se produce la de El Universal y es inevitable asociarla con las anteriores. Eso hace pensar en un plan fraguado desde el Gobierno.

-Soy un hombre que cree en la buena voluntad de los demás. Creo que debemos construir una estructura de confianza similar a la anglosajona. Hacer un esfuerzo por desconfiar menos los unos de los otros. Soy hombre de familia y así me lo exige mi fe católica. Creo en los valores del espíritu y por eso siento plena tranquilidad al asumir esta responsabilidad.

-Es decir, debemos creer en usted.

-No. No deben creer en mí. Tienen la opción de hacerlo o de no hacerlo. Eso corresponde al libre albedrío. Decía Montaigne que toda palabra tiene dos mitades y la segunda le pertenece a quien la escucha. Aquí haremos un trabajo en equipo. Tanto la compañía como el diario requieren del soporte de la sociedad. La compañía hará el esfuerzo de conseguir rentabilidad y los periodistas, estoy seguro, harán lo que han hecho siempre. Un gran periodismo.

-¿Habrá recorte de personal?

-La estabilidad laboral está garantizada. Eso no significa que no habrá autoridad ni disciplina en el gasto.

-¿Cuánto tiempo se da usted en El Universal?

-Mi objetivo es fortalecer la situación financiera del diario y a eso me dedicaré con el mayor ahínco. Pero tengo razones para pensar que lo lograré. Y esto es así porque encuentro que esta empresa es sensible a los estímulos y si ha respondido admirablemente a su misión en medio de las mayores limitaciones, más lo hará si se le suple con recursos y renovados ánimos de trabajo.

Compromiso con la comunidad

Abreu le sale al paso a señalamientos que salieron a relucir al anunciarse su designación como presidente de El Universal: "Nunca fui directivo, sino cliente del Banco Latino y este no quebró, sino que fue intervenido. En su momento unas 400 personas, entre accionistas, directivos, administradores, secretarias y clientes de unos 13 bancos fueron sometidos a procesos judiciales y al final todos los casos fueron cerrados". A su juicio la crisis financiera de la época, no fue "resultado de un proceso de depuración, trabajo o de la actitud de las instituciones financieras, sino de maniobras políticas originadas en odios personales. Por eso advierte que "la libertad de expresión es un instrumento al servicio de la humanidad para que ésta exprese sus deseos, satisfacciones, insatisfacciones, sus sueños y sus proyectos. No para desahogar odios, venganzas e inquina contra instituciones y personas".

-¿Cómo concibe el compromiso con el lector?

-Teniendo a la comunidad como centro de nuestra atención e impulsando grandes obras sociales como Fe y Alegría. Queremos prestar especial atención a los temas que atañen a niños y jóvenes. La prensa escrita se ha venido adaptando a la dinámica de los tiempos y la incorporación de las plataformas digitales ha creado un desafío que reta nuestra capacidad. Aquí hay un gran apego por la vanguardia y a eso le daremos continuidad.

-Ante la crisis económica y la búsqueda de certezas por parte de los lectores, ¿cómo puede orientar el diario a sus lectores?

-Elevando el nivel informativo en áreas críticas: economía, energía, ambiente.

-¿Es posible mantener el equilibrio sin expresar diferencias con el modelo económico imperante?

-Este diario ha tratado el tema económico con la mayor objetividad y altura académica. Eso se mantendrá.

-El problema es que hay un gobierno socialista.

-El Universal está al servicio de toda iniciativa económica que represente progreso para el país. Sin distinción de ninguna naturaleza.

¿Quo vadis, El Universal?

No quiero saltar a conclusiones acerca de algo sobre lo que existe la probabilidad de que no ocurra

CAROLINA JAIMES BRANGER |  EL UNIVERSAL

lunes 14 de julio de 2014  12:00 AM

Escribir o no escribir... esa es la pregunta. El jueves pasado se lo preguntaban en sendos artículos Ruth Capriles y Thays Peñalver. El de Ruth lo interpreté como una despedida de estas páginas. El de Thays como una pausa "para ver qué pasa".

Después de tantos años escribiendo semanalmente para este diario, muchos me han hecho la pregunta de rigor: "¿vas a seguir escribiendo?". Otros más aventurados se han atrevido a acusarme: "si sigues escribiendo, eres cómplice". Y no ha faltado la coletilla: "no leo más El Universal".

¿Cómplice de qué? Si han sido -como dicen- lectores de mis artículos durante todos estos años, se habrán dado cuenta de que jamás he tapareado sinvergüenzuras ni he tenido posturas de medias tintas. Siempre he dicho lo que pienso, por la calle del medio.

Respeto las decisiones de Ruth y Thays. Ruth dice: "quizá la mayoría de los escritores de opinión de El Universal no se encuentren todavía ante el dilema; esperan que suceda aquello de lo que todos tenemos una elevada certeza de que sucederá". Yo me cuento entre quienes decidieron esperar.

No me cuento tampoco entre quienes censuran a Andrés y a María Teresa Mata por haber vendido el periódico. Y me sorprende que los primeros en señalarlos sean autoproclamados adalides de la defensa de la propiedad privada. ¿Es que la propiedad privada de unos es menos privada que las de otros? ¿Es que los Mata pueden vender su apartamento, pero no El Universal? ¡Qué falta de coherencia entre lo que se dice y lo que hace! "Ponerse en el lugar del otro" jamás ha sido una práctica usual en Venezuela.

Yo voy a darle un voto de confianza a Jesús Abreu. El que no haya llegado cortando cabezas me resulta buena señal. En la mesa de redacción permanecen Elides Rojas, Taisa Medina y Miguel Sanmartín, periodistas honorables que me merecen el mayor respeto. No ha habido cambios en ningún departamento. Y les garantizo que si me censuran un artículo ustedes, mis lectores, serán los primeros en saberlo.

Entiendo que la suspicacia no es gratuita, sobre todo en los últimos 15 años. Pero no quiero saltar a conclusiones a priori acerca de algo sobre lo que existe la probabilidad de que no ocurra.

¿Quo vadis, El Universal? No tengo una bola de cristal que me lo diga. Mientras tanto, aquí me seguirán encontrando todos los lunes.

carolinajaimesbranger@gmail.com

14 julio 2014

Francisco Miguel Pérez || En Secreto

efeemeperez@yahoo.com

*** MIEDO A LO OSCURO. Miraflores se apuró en anunciar que el presidente Maduro iría a Argentina para asistir a la cena que la Kirchner preparó para su camarada y colega Wladimir Putin, pero luego cambió de parecer, según Caracas, porque el presidente ruso no había incluido en su gira, como era de anteojito, pisar también territorio venezolano, lo que no ocurrió seguramente espantado por la crisis política-económica que afronta el país, y además, temeroso de que las mismas circunstancias iban a ser aprovechadas por el régimen madurista para solicitarle más ayuda financiera a Moscú, pese a los compromisos, un tanto impagables, que arrastra por compras de armamento. Pero también sobran los que piensan que Maduro canceló su viaje a Buenos Aires para no enterarse allá del resultado final del mundial de fútbol, por una parte, y la más expectante, para evitar que los periodistas en Argentina lo acosaran de interrogantes sobre la situación real de la hija de Chávez, María Gabriela, señalada de operaciones millonarias irregulares con las importaciones de arroz argentino. Le corrió a la tormenta.

*** AMBIENTE RECALENTADO. El último discurso que pronunció el mayor/general W. Padrino López le está moviendo el piso al chavismo y sobre todo el gobierno heredado por Maduro. Ocurre que lo dicho por el jefe de la estrategia militar puso en claro la división profunda que sufre el régimen por los intereses que en su seno defienden militares y civiles, por separado. Padrino fue enfático al señalar que en adelante las manifestaciones serán combatidas sin piedad por las fuerzas castrenses por tratarse de actividades insurreccionales, y aprovechó el mismo escenario para recordar que el gobierno actual se mantiene por el apoyo que tiene de las FANB, que son ahora, sobre todas las cosas, chavistas y no agreden el pueblo. El jefe militar, no lo dijo, pero aparentemente se envalentonó más por la decisión del TSJ que los autorizó a tener vida activa en la política, al punto que la situación se vio reflejada hace poco en la AN, cuando la fracción del PSUV tuvo que completar el hemiciclo con activistas bajados de las tribunas y empleados del poder legislativo, para poder llenar el recinto en la sesión especial del 5 de julio, porque los diputados oficialistas, en protesta, no se dieron por invitados, mayoritariamente.

*** LA VERDAD CLARITA. Un estudio que estaría en poder de Cilia Flores daría cuenta de que los organismos públicos que en volumen y valor manejan más dinero en el país, están en manos de militares, lo que deja ver a ciencia cierta que Maduro, un presidente civil, está a merced de lo que digan o hagan hombres de uniforme. La intensa carta de Héctor Navarro, solidario con Giordani, profundiza esa misma realidad al apuntar que también el PSUV controlado por Diosdado Cabello, corre la misma suerte que las finanzas nacionales. La lucha intestina del régimen estaría centrada ahora en el control del Seniat que Cabello no quiere aflojar como lo pretende Maduro, mientras que para Pdvsa ya estará en camino el nombramiento de Nelson Martínez, quien viene de Citgo, en sustitución de Rafael Ramírez a quien ya le habrían aflojado los tornillos del cargo.

*** RUIDOS EN LA CUEVA. Este fin de semana, sin muchos aspavientos, pero seguros de lo que hacían, los militares que Maduro dio de baja, algunos abruptamente, se reunieron en cambote en las instalaciones de Fuerte Tiuna, y allí sin que nadie les impidiera el paso o con permiso ex profeso, tomaron algunas decisiones que en cualquier momento pudieran estremecer al país. Por allí van los tiros.

*** COMIDA DESCOMPUESTA. Al general Félix Osorio lo habrían destituido como ministro de Alimentación, por estar supuestamente incurso en el escándalo de los cereales traídos de Argentina, en el mismo caso en el que se involucra a María Gabriela Chávez, quien por cierto le informó al patriarca de la familia, Fidel Castro, que el régimen de Maduro la está persiguiendo, y por lo cual un buen día de los más recientes, se apareció a Miraflores y allí mismo se le enfrentó directamente al Presidente de la República y le puso los puntos sobre las íes, recordándole, seguramente, que fue su padre quien lo hizo Jefe de Estado.

*** CAMINO CORRECTO. El alcalde de Valencia, Miguel Cocchiola, poco a poco, sin carreras, pero a paso firme, le va tomando el pulso a la administración municipal, por lo que un estudio de hace menos de dos semanas atrás de la empresa Datanálisis, de las de mayor prestigio en Venezuela, determina que la colectividad valenciana sigue confiando mayoritariamente en su gestión, a juzgar por el grado de aceptación y respaldo que han tenido sus ejecutorias. La encuesta reconoce que la labor municipal para atender el problema de la recolección de la basura, el segundo más grave en la ciudad, después de la inseguridad, ha sido positiva progresivamente y tiene el apoyo de 6 de cada 10 valencianos. También ese porcentaje considera que la aproximación que tuvo con Ameliach para enfrentar la situación, fue buena. Asimismo un 60% de los encuestados alabó la posición de Cocchiola frente a las llamadas “guarimbas”. Todo lo anterior indica que ya tiene en sus manos los guarales de la verdadera eficiencia y la efectividad con resultados tangibles..
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Resumenes # 128 y 129 iconBibliografía 129

Resumenes # 128 y 129 iconPoesía 129 – IX, por Roberto Juarroz

Resumenes # 128 y 129 iconRecursos: grupos y sistemas de apoyo 128

Resumenes # 128 y 129 iconRecursos: grupos y sistemas de apoyo 128

Resumenes # 128 y 129 iconAño 3 No. 129 Miami 15 de junio de 2011. Comentarios y correspondencia

Resumenes # 128 y 129 iconD. O. C. M. Núm. 128 Fasc. II 20 de junio de 2008 20271

Resumenes # 128 y 129 iconTristán Bauer – Argentina / Cuba – Documental Histórico – 129 minutos

Resumenes # 128 y 129 iconEl nuevo artículo 129 de la ley hipotecaria. Impresiones y anotaciones apresuradas

Resumenes # 128 y 129 iconPlan Constituyente de la Nación. Programa de Trabajo. Misión Constitucional 128

Resumenes # 128 y 129 iconLista 128. Libros de Etnografía, Antropología, Sociología y otras disciplinas afines






© 2015
contactos
l.exam-10.com