El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en






descargar 22.76 Kb.
títuloEl cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en
fecha de publicación12.06.2016
tamaño22.76 Kb.
tipoLección
l.exam-10.com > Derecho > Lección
COMENTARIO DE TEXTO

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en Tegucigalpa, Honduras, después obtuvo la nacionalidad Guatemalteca pues su padre era oriundo de este país, y Monterroso vivió gran parte de su vida allí. Criado en un ambiente bohemio y de artistas, ingresó al mundo literario desde su niñez, lo cual lo formó como un escritor de clara tendencia crítica, miembro de la reconocida “Generación del Cuarenta”, y con carácter izquierdista. Este último aspecto no se reflejaba solamente en e antiamericanismo de su producción literaria, sino también en su actividad política, cómo la lucha contra la dictadura de Jorge Ubico en Guatemala (1931-1944), y su posterior necesidad de pedir asilo en México al ser perseguido por el régimen derechista del siguiente en el poder; El general Federico Ponce Vaidés. El género por el cual se caracterizó este escritor fue el cuento, específicamente el micro relato, y sus textos, tal y como se ve en primera Dama, generalmente buscaban plasmar las injusticias de la sociedad y juzgarlas indirectamente al ridiculizaras, valiéndose de la ironía, la amargura y la ternura para lograr este propósito

Primera Dama, presenta al lector la idea de que aquellos en poder, utilizan la caridad como un instrumento para obtener popularidad, y a lo largo del texto se presentan temas como la jerarquía social y la pobreza, que se ven en la clara diferencia de estratos entre los dirigentes y los niños de la escuela, así como en los bajos recursos de los últimos. Se encuentran también los temas de la hipocresía y las apariencias, en primer lugar, por que la Primera Dama busca ser vista cómo una persona modesta y generosa cuando esta lejos de serlo, y en segundo lugar, es visto cómo los padres de los niños de la escuela se avergüenzan de su pobreza y sólo son capaces de aceptarla en privado. La falta de conciencia y el egocentrismo son temas que se presentan en la personalidad tanto de la Primera Dama cómo de su esposo, y finalmente, la temática de relaciones de poder es evidenciada en la interacción entre estos dos personajes, así cómo en la conversación del Director General de Educación con el Presidente. Este último es claramente quien posee el poder en ambas relaciones.

Los temas mencionados, junto con el fuerte sarcasmo que Monterroso utiliza, contribuyen a la construcción de la idea principal y a fortalecer el mensaje de crítica hacia la injusticia social y el imperialismo Estadounidense que se desea transmitir al lector.

En cuanto al ámbito, el contexto socio-económico que se ve en el cuento es en si mismo una crítica hacia la injusticia social, pues se presenta un contraste entre el estrato de la Primera Dama y el presidente, quienes son la máxima expresión del poder, y los niños de las escuelas cuyo nivel de pobreza es tal que ni siquiera pueden tener un desayuno modesto diario. Mostrar estas dos caras en el mismo relato, claramente es una técnica utilizada por Monterroso para plasmar una inequidad evidente, y para lograr, de manera indirecta, que el lector juzgue dicha injusticia. El espacio en el cual se desarrolla esto es en Guatemala, y los hechos ocurren en la casa presidencial y la escuela en donde se hizo el evento, que ambos son espacios tópicos. En adición, estos dos espacios representan el contraste entre estratos sociales, ya que la casa representa la clase más alta mientras que la escuela es símbolo de pobreza. Por lo tanto, la utilización del espacio también construye la crítica hacia la injusticia. Finalmente, el tiempo es en los años 50, época en la cual Guatemala vivía una inestabilidad socio-política debido a los frecuentes cambios de régimen y repetidos golpes de estado. En Primera Dama, el personaje del presidente es la representación del dictador Carlos Castillo Armas, quien llegó al poder en 1954, y cuya tendencia era claramente de derecha, tal y como el presidente del cuento. Por otra parte la esposa de Castillo Armas, Berta Singerman, era recitadora y actriz profesional, por lo cual es preciso decir que ella fue la base para la creación de Primera Dama. Gracias a estos hechos resulta acertado afirmar que el cuento se lleva a cabo entre 1954 y 1957, tiempo en el cual Castillo Armas estuvo en poder.

Siguiendo a la composición del cuento, e iniciando por la estructura externa, es evidente que Primera Dama está escrito en prosa y dividido en párrafos. El inicio se introduce al personaje de la Primera Dama, y se presenta su pasión por la poesía, el teatro y la declamación, así cómo su frustración ante el hecho de que a su marido no le agrade que ella tenga dichos gustos. El nudo inicia cuando se introduce el motivo del recital que se llevará a cabo: “Esta vez se trataba de una velada preparada algo a la carrera para el desayuno escolar” (Monterroso, pg 28) pues allí la historia empieza a tomar forma y se comienza a explicar la trama. El nudo cubre la conversación del director general de educación con el presidente, en donde no solo se presentan más personajes sino que se da a conocer el contexto del país y la crítica empieza a construirse, así como se revela la naturaleza oportunista de la primera dama y el tono irónico comiza a tomar fuerza. El nudo desemboca en clímax en el momento en el que la Primera Dama, cuyo nombre de Eulalia Fernández ya ha sido revelado, comienza a declamar: “cruzó las manos y se las contempló durante un momento, esperando que se produjera la atmósfera necesaria’” (Monterroso, pg35). Dicha cita le da inicio al clímax, que dura durante toda la descripción del recital, hasta el momento en que este acaba: “Oyó que la aplaudían. Bajó las manos. El público, después de todo, no era tan bruto.” (Monterroso, pg 37). Allí culmina el clímax, con una frase que pone en evidencia y critica el pensamiento de arrogancia y superioridad de Eulalia Fernández. La historia comienza a concluirse y termina con un final abierto, con la frase “Él dijo que claro, que poco a poco iban a ir saliendo”. Ya que esta cita deja la promesa y la esperanza de muchas más veladas de beneficencia en un futuro, así para la primera dama, esto sólo signifique esperanza de ganar fama como declamadora.

En este cuento se encuentran tanto oraciones simples como compuestas, sin embargo, hay ciertos momentos puntuales en los cuales se genera una repetición de oraciones simples y de muy poca longitud, por ejemplo. “Si pues si no tiene nada de malo. No tenía nada de malo. Terminó de bañarse. Entró en su dormitorio. Mientras se peinaba, vio en el espejo, detrás de ella, los estantes llenos de libros en desorden. Novelas. Libros de poesía.” Esta predominación de oraciones simples crea un efecto e pausa, le quiebra el ritmo a la lectura y por ende produce una atmósfera de lentitud. También crea la sensación de que la acción que esta ocurriendo es mecanizada, rutinaria, y por ende le brinda un tono de monotonía y aburrimiento.

Seguidamente se hablará de los aspectos formales del cuento, empezando por los personajes. En “Primera Dama” el personaje principal como el título lo dice, es la primera dama Eulalia Fernánde. Esta es un personaje plano a lo largo del cuento, cuyo objeto de deseo es alcanzar la fama a través de las personas más necesitadas de la sociedad, propósito que ella logra, convirtiéndose así en una heroína. Mediante este personaje el escritor habla un poco de su contexto histórico, pues el cuento describe una situación de la vida real que se presenta durante la dictadura del general Carlos Castillo Armas en 1945. La señora Berta Singerman era la esposa de Castillo Armas y, al igual que el personaje principal en el cuento, ella también abusaba de la vulnerabilidad de las clases bajas del país para llamar la atención de los medios y llegar a la fama, que es precisamente lo que Monterroso quiere denunciar al escribir el cuento. Los personajes secundarios son el Director General de Educación y el presidente.

En cuanto al narrador, en el cuento se presenta una muda narrativa, pues comienza con un monólogo de la Primera Dama en el cual se evidencia su objeto de deseo al final del párrafo “Además, yo no voy a andar recitando en cualquier parte como una loca sino en actos oficiales o en veladas de beneficencia.” Después del primer párrafo, el narrador cambia y se vuelve heterodiegético extradiegético con focalización cero, puesto que este presenta un conocimiento amplio sobre los personajes en cuanto a los sentimiento y pensamientos de estos, además, le revela al lector lo egocéntrico y superficial que es el personaje principal. El cuento se desarrolla en un espacio abierto, el país de Guatemala, pero más específicamente este se desarrolla en un espacio cerrado y tópico, como lo es el salón donde se da el recital y suceden los hechos más importantes de este. Es preciso deducir que el cuento transcurre en la década de los 50, pues en esa época tuvo lugar la dictadura de Carlos Castillo Armas.Por otra parte, se presenta un tiempo anacrónico pues el cuento empieza justo antes del recital de Eulalia Fernández, y luego se relatan los hechos e la llevaron hasta allí mediante una analépsis.

Otros aspectos narrativos que se evidencian son en primer lugar la diégesis, a través de esta Monterroso hace que los personajes interactúen usando el diálogo entre el Presidente y el Director general de educación. En el dialogo entre estos dos personajes se ve el autor implícito, pues en este habla sobre temas como el comunismo, cuando el presidente le dice al director “No te estarás volviendo comunista, vos?”, solo porque este último quiere hacer un intento de que los niños no se desmayen de hambre. Con esto, el escritor hace ver que los ojos de la extrema derecha, el simple deseo de que todos tengan derecho a una alimentación hace a alguien comunista, por lo tanto, el régimen de derecha es injusto e inhumano. Posteriormente, Monterroso hace una crítica sarcástica hacia Estados Unidos cuando dice el presidente dice “Quizá la Unicef podría dar un poco más de leche. Los gringos tienen leche como la chingada”. A través del presidente también se presenta una crítica dedicada a las autoridades y clases altas del país pues en el diálogo se evidencia que este personaje no le importa mucho la clase baja y presenta un tono indiferente y sarcástico. El siguiente aspecto es la mímesis Monterroso también hace una denuncia social por este medio a través del narrador que al tener focalización cero describe los sentimientos de los personajes tales como la frialdad y el desinterés por la sociedad, además, hace que el sarcasmo típico del autor se vea reflejado en el texto.

En cuanto al tipo de lenguaje que se maneja en el cuento, a través de los diálogos en especial, se pueden ver muchos regionalismos, tanto en algunas de las palabras en sí como en el acento o la manera en como estas están escritas. Este uso de lenguaje local es un método utilizado por el autor para hacer sentir que el cuento ocurre en Guatemala, para reiterar esa característica esencia Latinoamericana, que tienen los cuentos de Monterroso. En adición estos regionalismos conservan una esencia nacionalista que contrasta fuertemente con la atmósfera de adulación por los Estados Unidos y por el capitalismo que se muestra en el resto de los aspectos del cuento. Algunas de las palabras que brindan la esencia Guatemalteca son “Chingada”, “gringos” “verdá”, que es la manera coloquial de decir “verdad” , “vos” en lugar de “tú” y tenés”. No obstante, algunas de estas palabras como “Chingada”, también llegan a reflejar cómo un mal uso del lenguaje, y son un léxico vulgar. Esto evidencia la poca educación que tiene el presidente y da la idea de que su puesto es el típico ejemplo de poder y riqueza sin educación, lo cual Monterroso esta criticando.

Al analizar el estilo del cuento se encuentran figuras literarias del nivel morfosintáctico tales como epítetos, que por excelencia ayudan a describir el contexto, las situaciones y enriquecen la historia misma brindándole detalles al lector. “Pobres criaturas”, “persona modesta” y “dulce y suave sentimiento de superioridad” son tan sólo unos cuantos ejemplos de los epítetos que se encuentran en este cuento. En especial el último, es claramente irónico, ya que mientras el sentimiento de superioridad es arrogante y altivo, la dulzura es lo opuesto, y Monterroso unió ambas cualidades en un mismo sentimiento para criticar la falsa humildad de la primera dama. En la página 29, el uso del epíteto “noble y generosa nación” para referirse a Estados Unidos cumple una función sarcástica, ya que se sabe que el pensamiento de Monterroso sobre dicha nación es opuesto a esa descripción.

Por otra parte, en la página 31 se encuentra un campo semántico de vergüenza, formado por palabras como “babosada”, “ridículo”y “chistes”. El campo se forma en el parlamento del presidente, cuando este se dirige a su esposa, claramente en actitud de escepticismo y burla hacia la idea de su recital. Gracias a este parlamento se puede ver cómo el Presidente de la nación tampoco siente ninguna simpatía hacia la velada de beneficencia, y así, se presenta el tema de la falta de conciencia y el mal manejo del poder, que forman parte importante de la crítica que se desea realizar.

El climax del cuento es un momento cargado con recursos estilísticos, pues es cuando Eulalia está recitando, y al ser la declamación de un poema, es un fragmento crucial en el análisis de figuras literarias. En primer lugar, la descripción de la declamación se narra de manera simultánea con los hechos que ocurren en el poema, creando la sensación de que el escenario y el mundo de la poesía son dos espacios paralelos, presentes en la obra al mismo tiempo, con hechos desarrollándose de manera simultánea. En este fragmento se hallan figuras del nivel semántico, tales como la hipérbole “hasta transformarse en el ser más humilde de la tierra’” y metáforas cómo “palabras encadenadas”, “sembrando el terror” y “se veía brotar de sus labios una gran tranquilidad”.

Continuando con el nivel semántico, al final de la declamación y, por lo tanto, del poema, se genera una personificación duramente crítica, ya que el lobo es forzado a ser manso a pesar de que sólo buscaba sobrevivir, mientras que sus opresores le recriminan su instinto de supervivencia y ellos si cometen pecados. Esa relación simboliza la de E.E.U.U.A, con muchos de los países Latinoamericanos, pues los oprime, incluso los castiga sin motivo entrometiéndose en sus políticas internas, claman que buscan la paz, mientras que cometen crímenes y artimañas para conseguir más poder así esto le cueste la supervivencia de otros. De esta manera, el lobo personifica a Latinoamérica y el ser humano a Estados Unidos.

En la página 29, el símil “Los gringos tienen leche como la chingada”, además de se una frase cargada de regionalismo, también significa que Estados Unidos tiene exceso de recursos, y por ende, este símil es importante para construir la crítica hacia el imperialismo. Otra frase que ayuda claramente a dicho propósito crítico es “[…] nuestros amigos norteamericanos, esa noble y generosa nación que con justicia podíamos llamar la despensa del mundo había prometido hacer un nuevo sacrificio de latas de leche en polvo.” La metáfora “despensa del mundo” para referirse a E.E.U.U.A no es evidentemente irónica, ya que según la ideología de Monterroso se sabe que el piensa que dicho país es culpable de gran parte de la pobreza y hambruna que hay en muchos de los países tercermundistas, por lo tanto llamarlo de esa manera es una forma irónica de criticar sus excesos y su poder imperialista. El epíteto “noble y generosa nación” cumple la misma función sarcástica pues se sabe que Monterroso piensa exactamente lo opuesto a eso.

En mi opinión, el tono irónico de presentar las ideas es completamente eficiente, pues hace que el lector llegue a la posición crítica por medio de ellos mismos, en lugar de simplemente leer directamente la ideología del autor. Si la crítica fuese directa sería menos probable que el lector adoptara una posición propia pues sólo estaría enfrentándose a una opinión ajena, mientras que la ironía hace reflexionar y hace que el lector mismo se dé cuenta que las ideas de Monterroso tienen razón. Al encubrir el egocentrismo de la primera dama tras una velada de beneficencia, y al alabar sarcásticamente a Norteamérica, en mi causó el efecto de estar de acuerdo con el autor, pues si comparo la situación del cuento con la de la vida real, noto que aún hoy, muchísimo países Latinoamericanos, entre ellos Colombia, aceptan la opresión y sumisión frente a E.E.U.U.A. También hace que compare el egocentrismo de la primera dama con el de muchos políticos y celebridades que se enorgullecen públicamente de sus obras humanitarias, y así apoyo crítica que Monterroso hace hacia la utilización de la caridad como medio para ganar popularidad.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconAugusto Monterroso, el autor del libro titulado Obras Completas y...

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconPublicados por primera vez en español, este libro recoge cuarenta...
«completos» del prodigioso William Faulkner, titánico en su producción, revolucionario en las cotas alcanzadas en tantas ocasiones....

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en icon“El Centenario” por Augusto Monterroso

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconEl cuento que vamos a leer fue escrito por Enrique Anderson Imbert,...

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconLo bello y lo sublime
«Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime» publicó Kant en Komgsbey (1764) este ensayo de vario y atrayente contenido....

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconLo bello y lo sublime: ensayo de estética y moral
«Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime» publicó Kant en Komgsbey (1764) este ensayo de vario y atrayente contenido....

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconTraducido y revisado por: Enrique Rey Arufe y
«No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma...

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconEl poeta Es la persona que crea la obra, ya sea por escrito o en...

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconEsclavitud de por acá (la de ébano y la de los otros) y la historia...

El cuento Primera Dama, es parte de la colección Obras Completas y Otros Cuentos, escrito por el Guatemalteco Augusto Monterroso. Este autor nacido en 1921 en iconLa oveja negra augusto monterroso
«Soy la mano de Ramiro Ruiz, asesinado vilmente por el doctor en el hospital y destrozado con ensañamiento en la sala de disección....






© 2015
contactos
l.exam-10.com