Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime






descargar 58.56 Kb.
títuloEntre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime
fecha de publicación08.06.2016
tamaño58.56 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
EDUCADORES
Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime Torres Bodet y Jesús Reyes Heroles, de los cuales traté en este escrito, ya que ellos fueron los educadores fundamentales en la conformación de la educación del siglo XX en nuestro país.


  • VASCONCELOS




  • VISIÓN SOBRE EDUCACIÓN

La educación de Vasconcelos buscaba el desarrollo espiritual del hombre, en oposición a la visión pragmática y material de la civilización británica. Por su parte la educación debía de dar al educando una especialización técnica, que le permitiera ganarse la vida, pero debía trascender más allá, es decir, proporcionarle una visión general del mundo invisible a los sentidos, que se aprecia con el intelecto y que está conformado por valores que están más allá de lo práctico y lo empírico.

Planeó otorgar a México un sistema educativo y cultural adaptado a las circunstancias nacionales abierto a todos los mexicanos. El siempre consideró que la cultura es un mecanismo reivindicador de la raza, y creyó en el mexicano que puede conquistar el espíritu, el intelecto y la grandeza. Intenta concretar su proyecto educativo en contraposición a la inducción de Gabino Barreda que excluye toda cuestión estética. Para Vasconcelos no sólo es indispensable, sino que pretende hacer artistas a todo el pueblo con una amplia promoción de artesanías, cantos y danzas populares. Al proponerse rescatar las raíces autóctonas, inicia el sistema de influir y dejarse influir por el arte indígena.


  • ACCIONES PARA LA CREACIÓN DE LA SEP.

La creación de la Secretaría de Educación Pública (SEP.) vino a sustituir a la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes. Ya que la nueva Secretaría sustituyó la vieja fórmula positivista de instrucción por el concepto de educación, realzó el concepto revolucionario de educar, es decir, pretendió moldear el alma del educando para desarrollar en él todas sus potencialidades.

Con Álvaro Obregón en la presidencia se iniciaron las reformas estructurales del gobierno revolucionario. José Vasconcelos fue nombrado rector de la Universidad Nacional de México en 1920 y en octubre de ese mismo año publicó su Proyecto de Ley para la creación de la SEP. Con su respectiva reforma constitucional, con el fin de darle coherencia a la educación en sus distintos niveles.

Inicio la formulación práctica del proyecto, emprendió diversas medidas con el objeto de reunir a los distintos niveles educativos; depuro las direcciones de los planteles, inicio el reparto de desayunos escolares y llevo a cabo su idea fundamental: que la nueva secretaria de educación tuviera una estructura fundamental.

1.-El Departamento Escolar en el cual se integraron todos los niveles educativos, desde el jardín, hasta la universidad.

2.- El Departamento de Bibliotecas, con el objeto de garantizar materiales de lectura, para apoyar la educación en todos los niveles.

3.- El Departamento de Bellas Artes, para coordinar las actividades artísticas complementarias de la educación.

Se crearon otros departamentos como la educación indígena, campañas de alfabetización, etc. Asumió las tareas educativas desde la perspectiva de la vinculación de la escuela con la realidad social; en su discurso de toma de posesión como rector de la universidad afirmo:

“ Al decir educación me refiero a una enseñanza directa de parte de los que saben algo, en favor de los que nada saben; me refiero a una enseñanza que sirva para aumentar la capacidad productiva de cada mano que trabaja, de cada cerebro que piensa (…) Trabajo útil, trabajo productivo, acción noble y pensamiento alto, e allí nuestro propósito (…) Tomemos al campesino bajo nuestra guarda y enseñémosle a multiplicar el monto de su producción mediante el empleo de mejores útiles y de mejores métodos. Esto es más importante que distraerlos en la conjugación de los verbos, pues la cultura es fruto natural de desarrollo económico (…)”

Con estas ideas, y a través de la publicación del decreto en el Diario Oficial de la Federación se creó la SEP. El 3 de octubre de 1921.


  • DETALLAR PROGRAMA EDUCATIVO DE VASCONCELOS




  • LA ALFABETIZACIÓN Y CREACIÓN DE MUCHAS ESCUELAS:

El principal problema de la Educación mexicana en la primera mitad del siglo XX era el analfabetismo. Por ello, el Secretario de Instrucción Pública el educador José Vasconcelos, consideró que su programa más importante debía ser la alfabetización y la creación de escuelas en todos los rincones de México. Por consiguiente un cambio educativo radical en México tenía que ser desde abajo, con las campañas de alfabetización y la creación con profusión de numerosas escuelas industriales, técnicas y agrícolas para la formación práctica de los mexicanos con grandes probabilidades para su empleo.


  • LOS MAESTROS MISIONEROS:

Siguiendo las tradiciones católicas dentro de la mentalidad colectiva de los mexicanos, el Ministro Vasconcelos organizó el programa de los Maestros “Misioneros” que se nombraron en todo el país mexicano, con el fin de localizar los poblados indígenas, estudiar el estado cultural de los habitantes y las necesidades de las comunidades. Estos “misioneros” debe establecer en una zona habitada por indígenas, donde dirigirá y supervisará periódicamente a los profesores residentes; establecerá los programas escolares; por medio de pláticas sencillas y accesibles a los educandos, les inspirará espíritu de previsión, de ahorro, higiene, así como consideraciones sobre los diversos cultivos de la región, con el objeto de considerar la tierra como centro de todo bienestar, agregando enseñanzas sobre virtud de cívicas. Cuando se estudiaba una determinada región, pueblo o lugar importante, con necesidades de educación, se fundaba una escuela en el lugar estudiado. Se buscaba que dicha escuela tuviera una organización y funcionamiento de acuerdo con las necesidades y aspiraciones del lugar, y cuyo maestro, escogido entre los mejores elementos del vecindario, era aleccionado por el misionero sobre la tarea misma de la educación. En su obra “Nacionalismo y Educación en México”, la historiadora Josefina Vásquez informa sobre los “Maestros misioneros”:

En abril de 1922 existían 77 misioneros y 100 maestros rurales residentes, quienes en sus investigaciones tuvieron el conocimiento que los maestros de las diferentes regiones de México tenían muy escasa preparación, pero un vehemente anhelo de trabajar por la comunidad. Por ello, se hizo necesaria la creación de las Escuelas Normales Rurales y las Misiones culturales.


  • LAS ESCUELAS NORMALES RURALES:

Las Escuelas Normales Rurales originalmente planteadas como Escuelas Rurales Regionales o Centrales Agrícolas, forman parte del principal proyecto de reforma educativa propiciado por los gobiernos posrevolucionarios en México cuyo principió sigue siendo la socialización de la educación en el ámbito rural mexicano así como propiciar la concientización y participación social de quienes se forman en estos planteles que desde sus inicios adoptaron el esquema de la defensa de la educación pública como un derecho popular y sobre todo como un derecho de los más pobres, empleando la educación como una herramienta fundamental para el entendimiento de la realidad social y la posibilidad de su transformación. La enseñanza agrícola en la Escuela rural debe ser particularmente práctica para que ella se traduzca en una acción eficaz y provechosa en la realidad de la vida de los futuros agricultores. Por ello, la educación rural debe hacerse sobre parcelas laborables o “granjas agrícolas” o “escuela granja-rural”. Sus experiencias prácticas deben divulgarse a las comunidades campesinas de la región. Se debe buscar el cambio de la rutina agrícola por la técnica.

Se consideró muy importante la fundación de las Escuelas Normales para la formación de los maestros rurales. Su propósito, la enseñanza a los niños de los campos mexicanos; y además, la enseñanza a los adultos en las cosas más elementales para su vida más práctica y cómoda en los campos; y especialmente para la salud y una vida mejor. También se consideró importante ayudar a las comunidades rurales para su mejoramiento económico y social. El objetivo fundamental de la educación rural fue hacer de la escuela una “casa del pueblo”, y del maestro, un líder de comunidades.

La primera Escuela Normal Rural que fundó y organizó en México el Ministro de Instrucción Pública, José Vasconcelos fue la Escuela de Tacámbaro en Michoacán, en el año 1922. Hasta el año 1926 se organizaron en México otras dos Escuelas Normales Rurales del mismo Tipo.


  • LAS MISIONES CULTURALES Y LA CASA DEL PUEBLO:

En los últimos meses de 1923, parte de la opinión pública mexicana comprendió que se debía ir más allá de la fase artesanal de la intervención de urgencia para emprender una acción de alcance nacional fundamentada en los métodos unificados, aplicados por educadores mejor formado. De tan convicción nació la idea de las Misiones culturales, propuesta en septiembre de 1923 al Congreso por José Gálvez diputado agrarista del estado de Puebla; quien recibió en octubre de 1923 el apoyo de Vasconcelos.

Estas eran Escuelas Normales ambulantes, encargadas de mejorar profesionalmente a los maestros en servicio y de promover el mejoramiento económico y social de las comunidades. Pero se necesitaba que los maestros fueran permanentes y le dieran estabilidad a la actuación de la misión, para ello se requerían maestros bien preparados y esta necesidad dio nacimiento a la Normal Regional que debía rebasar el papel de instructor y convertirse en fuente de transformación de la comunidad por ellos, la escuela se convirtió en Casa del Pueblo estas fueron creadas para alfabetizar y cultivar a la población india, pero su objetivo también era fijarla en sus lugares de origen ofreciéndole mejores condiciones de vida, impedir el traslado hacia las ciudades y el alejamiento consiguiente en un contexto urbano hostil. La casa del pueblo a menudo fue en origen de cierta movilidad de la población rural mexicana.

La primera misión cultural que se creó fue en Zacualtipán en el Estado de Hidalgo en el año 1923 con el objetivo de promover actividades que contribuyeran a favorecer la economía familiar y comunitaria. Estas Misiones Culturales se convirtieron en un caso único y ejemplo del sistema mexicano a nivel de la educación latinoamericana.


  • LAS ESCUELAS URBANAS, LAS PREPARATORIAS Y LA EDUCACIÓN TÉCNICA E INDUSTRIAL Y COMERCIAL:

Pese algunos obstáculos iniciales, en donde la situación había llegado a un punto de extremado deterioro, la política de federalización dio, fruto en los estados, obviamente tal política exigió del gobierno federal grandes sacrificios financieros, que se dieron compensados por la creación de numerosas instituciones urbanas de enseñanza primaria, por la apertura de escuelas técnicas y profesionales.

Hay que añadir que Vasconcelos impulsó la revolución de los métodos de enseñanza, especialmente alrededor de la escuela activa. En el año de 1923 se promulgó el documento “Bases para la Organización de las Escuelas Primarias Conforme al Principio de la Acción”. Se buscó el cambio de los métodos hacia una educación más renovadora.

Por consiguiente a los estados les dejó, la atención de las escuelas urbanas y en general, la Federación tomó para sí la carga más pesada de la educación rural.

La educación media se dividió en dos niveles: secundaria y preparatoria:

Se crea la preparatoria ante la necesidad de consolidar el sistema, en 1922 se lleva a cabo la realización del Primer Congreso de Escuelas Preparatorias de la República, convocado por Lombardo Toledano, en el cual se propone que la finalidad de la Escuela Preparatoria debería ser la educación intelectual, ética, estética, física y manual para todos. Es a partir de esta etapa que las escuelas preparatorias crecieron en número y se diversificaron. Se realiza una reforma en la cual se organiza por separado el Primer Ciclo de Enseñanza Media, abriéndose cada vez más un mayor número de grupos para la clase media y la trabajadora. El Primer Ciclo se ligó a la enseñanza primaria, cobrando un sentido más universal y práctico de preparación para la vida.

El 1 de febrero de 1922 se firmó un contrato entre el estado de México y la SEP., que disponía en particular la creación y el financiamiento de 4 escuelas primaria superiores, 248 escuelas elementales, 544 escuelas rudimentarias, 11 escuelas nocturnas, 200 escuelas rurales, 13 escuelas primarias industriales, una de las cuales estaría anexa a la escuela normal de Toluca y dos escuelas normales para maestros rurales.

En el año de 1923 se creó la Dirección de Enseñanza Técnica, Industrial y Comercial, esta fue motivada porque en el año de En 1910 se empezó a visualizar como alternativa de educación accesible de promoción y movilidad social para los grupos de población de menores ingresos: los indígenas, los hijos de obreros, campesinos pobres e hijos de militares; y con la administración del presidente Venustiano Carranza se impulsó la expansión de la educación técnica, con la gestión de Vasconcelos se consolidan los primeros avances sustantivos que se esperaban culminar con el proyecto del Instituto Tecnológico de México, de no haber sido por el recorte presupuestario en el último años del Presidente Álvaro Obregón. No obstante, para 1924 había en el país 68 escuelas técnicas que contaban con 1,444 profesores y 37,084 alumnos.


  • LA PUBLICACIÓN DE LIBROS:

La obra de Vasconcelos constituyo una verdadera revolución cultural, que no solo abarcó las áreas científicas de la enseñanza, sino que también promovió las letras y las artes en general. Con el propósito de dar cumplimiento a los ideales Obregonistas, emprendió así una revolución que dejo de ser el teatro de política y de guerra, para convertirse en un espectáculo de cultura. Se fomentó la lectura de autores clásicos mediante una labor editorial a gran escala que puso las grandes obras de la literatura al alcance del pueblo.

José Vasconcelos consideró que para consolidar la cultura en México era necesario fomentar la lectura de buenos libros, para ello fortaleció la libertad de editorial e inició la publicación oficial de millares de libros de los autores clásicos que se distribuyeron por todo el país; las obras que más se divulgaron fueron las de Lope de Vega, Miguel de Cervantes Saavedra, Homero, Eurípides, Virgilio, Aristóteles, Platón, León Tolstoi, Benito Pérez Galdós, Romais Rollan, entre otros.

Vasconcelos inició la publicación de revistas como El libro y el pueblo y El Maestro (1921-1923), primer gran órgano de la cultura oficial que alcanzó a dar 75 mil ejemplares por número ya que esta revista era de fácil lectura. Un poco más tarde, en 1924, fundaría su primera revista política como posición personal al régimen, la llamaría La Antorcha, esta publicación se hicieron presentes las diferencias entre el autor y el gobierno nacional.

Todas estas tareas editoriales daban cuenta de una forma de concebir la producción de libros y publicaciones periódicas, como si se tratara de la difusión masiva de lecturas, obras que fueron distribuidas como “catecismos”, concentrados conjuntos didácticos o instrumentos de una campaña propagandística que tenía como pretensión reformar y transformar la consiencia pública de un país. En la misma forma, se hicieron programas para el fortalecimiento y la divulgación de la cultura y tradición española


  • LAS ARTES:

José Vasconcelos para afirmar la identidad nacional y el orgullo por todo lo mexicano, el Ministro de Instrucción Pública, José Vasconcelos, considerado como un verdadero “Mecenas de la Cultura” en México, auspició y promovió un Nacionalismo Cultural a través de las Artes, por el camino del Modernismo. Vasconcelos dio el primer impulso a la Escuela del Muralismo Mexicano, en la cual señalamos la obra de los pintores Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Siqueiros, entre los más representativos.

El humanista José Vasconcelos estimuló el trabajo de los pintores muralistas en los edificios públicos con temas auténticamente nacionales e hispanoamericanos. El pintor mexicano Diego Rivera (1886-1957), realizó pintura social de hondas raigambres indigenistas. Su pintura se caracteriza por el movimiento de las figuras indígenas y la fuerza de sus formas en las cuales se percibe la vitalidad americana. Le interesaron los problemas de Historia Mexicana, desde los aborígenes hasta la Revolución Mexicana; diversas figuras indígenas y escenas de las costumbres del pueblo azteca; la historia del trabajo, aspectos de la Historia de la Medicina y otros temas. Rivera plasmó su nacionalismo cultural en los murales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó el mural en mosaico para el estadio; escenas de la vida cotidiana en México, la sociabilidad de los aztecas; el rigor y crueldad de los españoles en la Conquista, y la humillación de los indígenas ante la Conquista, con el mensaje social revolucionario de Rivera. Afirmó la identidad del pueblo mexicano en lo indígena, y la inautenticidad en las influencias europeas y norteamericanas.

Los murales del pintor José Clemente Orozco (1883-1949) también reflejan el Nacionalismo cultural que auspició el Ministro Vasconcelos. Se destacan sus murales tremendistas y una obra pletórica de un gran realismo expresionista. Son muy conocidos sus murales con temas revolucionarios como “La Huelga”, “La destrucción del viejo orden”, “La trinidad campesino, obrero y soldado”, “Prometeo”, “Cristo revolucionario” y otros temas diversos alrededor de la Revolución Mexicana y el indigenismo. Una crítica a la sociedad contemporánea la encontramos en la “Catarsis”, uno de los murales en el Palacio de Bellas Artes. Orozco pintó los murales de la Universidad y el Palacio de Gobierno de Guadalajara, los murales de la Corte Suprema de Justicia; y los murales en Nueva York y California.

El pintor muralista David Alfaro Siqueiros plasmó en sus obras el espíritu revolucionario e inconformista de los mexicanos y su gran defensa del sindicalismo. En su obra se mezclan el expresionismo, el surrealismo y el arte proletario en Hispanoamérica. Pintó diversos temas de episodios de la Historia de México, sus guerras civiles y su problemática socio-económica. Entre sus obras más representativas mencionamos: “Apoteosis de Cuauhtémoc”, “Los gigantes”, “La tempestad”, “Nuestra imagen actual” y otros. Siqueiros pintó los murales de la Torre de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Palacio de Bellas Artes y otras obras para los Museos de Nueva York, Filadelfia y otros.

El Muralismo que auspició el humanista mexicano José Vasconcelos, desde la Secretaría de Instrucción Pública, fomentó el Nacionalismo Cultural a través del arte mexicano contemporáneo, con la tendencia nacionalista en la pintura y en la escultura, alrededor de temas indígenas, mestizos, históricos y de afirmación de la identidad nacional mexicana.



  • NARCISO BASSOLS




  • EL PROYECTO DE EDUCACIÓN SOCIALISTA EN MÉXICO


Con una concepción ideológica que iba del liberalismo social y una gran exaltación de los valores nacionalistas y democráticos, así como del indigenismo, hacia su formación como un hombre de izquierda socialista y defensor de la intervención del Estado en la economía, Bassols inicia su trabajo como uno de los principales colaboradores del Presidente Pascual Ortiz Rubio.

Al poco tiempo de haber sido nombrado Secretario, Bassols pretendía abordar los problemas educativos en todos sus aspectos: atendió el problema de la enseñanza normal y la técnica; la educación rural y las Misiones Culturales, el problema escalafonario de los profesores, la educación sexual y la organización del consejo de Educación Primaria. Sin embargo, se puede decir que, su misión como Secretario de Educación se centró en tres objetivos fundamentales:

1.- Que la educación que se impartiera en el país fuera efectivamente laica.

2.- Que la educación rural ayudara a la resolución de uno de los problemas más grandes del país, la situación de atraso y marginación del campesinado.

3.- El impulso a la educación sexual.

Estas intenciones revolucionarias, en su tiempo sustentadas bajo el tenor de una ideología de izquierda muy cercana al marxismo, a la postre, serían las causas de su renuncia al cargo, dados los enfrentamientos que provocara con las fuerzas reaccionarias encabezadas por el clero y los sindicatos de la educación.

El educador pensaba que en vez de una escuela liberal, destinada ante todo a formar unidades individuales vigorosas, aptas para sobrevivir en la lucha y vencer en el proceso de selección y adaptación se debe crear una Escuela Primaria que animada de propósitos y tendencias sociales, haga de la educación personal simplemente un medio de realizar mejor las aspiraciones colectivas, y para ello oprima estrictamente el desenvolvimiento de los instintos, aptitudes y energías de los educandos, a las exigencias nacidas de la moderna aspiración social que se empeña en dar forma a nuevos tipos de sociedades humanas apoyadas en la justicia

Bassols realiza importantes intentos de mejoramiento a la educación, en el marco de un pensamiento socialista, que tenía como ejes la educación laica, la educación rural y la educación sexual para avanzar rápidamente, por el camino de la Revolución, hacia el desarrollo económico y social.

Tal condición ideológica llevó a la continuación del histórico diferendo Iglesia – Estado remanente del siglo anterior. Marxismo y anticlericalismo se habían conformado como premisas inseparables, y con Bassols como el primer marxista mexicano ocupante de una posición de importancia, la lucha anticlerical en la educación arreció, pero con ello, también creció la disputa entre las dos instituciones. El nuevo Secretario de Educación determinó que el Estado debería romper el control que la religión tenía sobre las masas, y la forma la constituía la educación laica. Bassols atacó las vetas que la reforma de 1926 dejó abiertas para la educación religiosa. Así, por un lado, atacó a las escuelas secundarias privadas o colegios a los que el gobierno del General Calles había dejado sin tocar; y por otro, se dirigió a las escuelas primarias privadas donde enseñaban curas y miembros de las órdenes religiosas, que en su mayoría se encontraban bajo el control de la Iglesia.

En diciembre de 1931, el presidente Ortiz Rubio, firmó el decreto de incorporación para las escuelas secundarias privadas, que extendía el control gubernamental sobre las escuelas incorporadas, prohibiéndoles la dirección y apoyo directo de la Iglesia, así como la instrucción en temas religiosos, la utilización en las escuelas de símbolos ligados a la Iglesia, y especialmente, el establecimiento obligatorio de contar con el reconocimiento oficial por parte de la SEP. en los diplomas otorgados.

Por otro lado, respecto a la educación en áreas rurales, Bassols dedicó un gran esfuerzo a revitalizar lo realizado por Vasconcelos. Revisó la estructura administrativa a fin de observar la competencia de las dependencias al cargo de tales encomiendas. Ahí también, la influencia marxista era bastante fuerte en la manera como entendía los problemas de la educación rural.

El impulso a la educación rural buscaba un desarrollo amplio o una transformación de las masas trabajadoras del campo, en cuatro niveles, como señaló el propio Narciso Bassols:

1) Biológicamente, a través del mejoramiento de la salud.

2) Económicamente, con la introducción de métodos modernos de producción.

3) Culturalmente, con la enseñanza de los métodos contemporáneos en ciencia y tecnología.

4) Socialmente, con la preservación de la vitalidad espiritual de la herencia indígena.

Bassols buscaba modificar los sistemas de producción, distribución y consumo de la riqueza, para hacer a un lado los viejos sistemas y poner en marcha nuevos tipos de actividad agrícola e industrial que tuvieran posibilidades de mejoramiento y así las comunidades indígenas pudieran dejar su ancestral pobreza. En todo ello buscó respetar la cultura indígena, integrando no solo un paquete de respuestas económicas, sino también sociales y culturales. Debería hacerse una síntesis de las dos culturas, lo cual era también una búsqueda de la unidad nacional.

Asociada a la reforma agraria extensa, la educación rural ocupa el centro de la atención gubernamental hasta cerca de fines de los años 1930. Los esfuerzos desarrollados por Bassols, e incluso posteriormente durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, hablan de un intenso compromiso con el proyecto educativo para los campesinos. Pese a los desencuentros con los sindicatos magisteriales, se logra avanzar sucesivamente en el fortalecimiento de las Misiones Culturales que habían iniciado una década antes; se experimenta con las Escuelas Agrícolas Centrales y las Normales Rurales, las que concluyen en la creación de un experimento unificador y que fueron las Escuelas Regionales Campesinas. En éste esfuerzo está la constante de llevar al campo, unidas a las instalaciones físicas y a los maestros, la ideología socialista del proyecto de desarrollo social y económico impulsado por Narciso Bassols.

Por su parte, en la educación urbana, hay un interés profundo por revertir la tendencia del fracaso de la escuela por la deserción de los alumnos que tenían que trabajar. Se crea el Departamento de educación obrera, que aunque de breve existencia, indicó el interés del régimen sobre el punto. En lo referente a la educación técnica, un poco desvinculada de los esfuerzos socialistas, aunque teniendo esta filosofía como fondo, se avanza para construir finalmente un sistema prevocacional, vocacional y profesional que concluye más tarde en el Instituto Tecnológico Nacional.

Otro de los aspectos fundamentales del proyecto educativo de Bassols, y también uno de los más complicados, fue el programa de educación sexual. Este programa pretendía instruir a los jóvenes sobre los fundamentos biológicos de la sexualidad a fin de evitar la incidencia de embarazos indeseados, principalmente en adolescentes, y el crecimiento de enfermedades de transmisión sexual.

Este proyecto encontró una gran oposición. El clero y la Unión Nacional de Padres de Familia promovieron un movimiento de huelga que, aunque con poca respuesta, sumó la inconformidad de líderes magisteriales opuestos a la educación socialista que consideraban que el proyecto de Bassols era parte de una ofensiva comunista de desestabilización de la cultura y la tradición familiar mexicana. Así, los sectores más conservadores del país, constituyeron un verdadero obstáculo para el desarrollo del proyecto propuesto, al grado que lo llevaron a renunciar al cargo de Secretario de Educación en mayo de 1934.

Sin embargo, si bien no todos los propósitos de Bassols, para la educación pública del país fueron convertidos en hechos, o no lograron cristalizarse en la conciencia nacional, como fue el caso de la educación socialista, la gestión de Bassols y su legado a la educación pública para el período inmediato posterior, sí logró romper la inercia que ubicaba en la desorganización y la indefinición a la obra educativa del gobierno revolucionario.


  • JAIME TORRES BODET


Con el gobierno de Adolfo López Mateos, Torres Bodet regresó a dirigir Educación Pública, cargo que ocupó hasta finalizar el sexenio en 1964. En su segunda gestión impulsó y puso en marcha el Plan para la Expansión y el Mejoramiento de la Educación Primaria, mejor conocido como Plan de Once Años, pues llegaría hasta 1970; instituyó el libro de texto gratuito para la educación primaria, instaló los primeros 30 centros de capacitación para el trabajo industrial y mandó construir los museos de Antropología y de Arte Moderno, emprendió la revisión de los planes y programas de estudio de la primaria, así como de la normal; las reformas obtuvieron la aceptación del magisterio. La evaluación de esta gestión es positiva, cuando se examina de cerca este periodo, sorprende la congruencia de todas las acciones educativas, la unidad que rige el pensamiento rector, la ausencia de proyectos aislados o inadecuados.

Cabe recordar que en el México posrevolucionario no se contaba con la suficiente producción editorial, la importación de libros era muy limitada y sólo para algunos grupos privilegiados, lo que hacía que ésta se considerara una acción estratégica para el avance educativo.

En los años veinte José Vasconcelos involucró a un grupo de jóvenes en un proyecto educativo nacional y sembró en éstos la inquietud por el fortalecimiento de la cultura y la educación, Jaime Torres Bodet es un ejemplo de las semillas que fructifican, pues además de haber sido dos veces secretario de Educación Pública, director de la UNESCO, fue un poeta y ensayista que dejó una gran herencia a la cultura mexicana.
Don Jaime Torres Bodet conforma un equipo de subsecretarios y funcionarios del más alto nivel y de la mayor experiencia en el sistema educativo. Ajusta la estructura y se crean tres Subsecretarías:

  • La General y de Coordinación Administrativa a cargo del profesor Ernesto Enríquez.

  • La de Enseñanza Técnica y Superior con el Ing. Víctor Bravo Ahuja a la cabeza.

  • La de Asuntos Culturales a cargo de la profesora Amalia González Caballero de Castillo.

    El mismo diciembre de 1958 el Ejecutivo envía al Congreso de la Unión una iniciativa para constituir la comisión encargada de realizar las investigaciones necesarias y formular un plan cuyos objetivos serían la expansión y el mejoramiento de la educación primaria. De aquí surge en 1959:




  • El Plan de Once Años. 

Dicho plan contemplaba los siguientes aspectos:

1) Crear Centros regionales de Educación Normal y fortalecer las Normales.

2) Fortalecer el Instituto Nacional de Capacitación del Magisterio.

3) Elaborar, editar, distribuir libros de texto y cuadernos de trabajo para todos los niños de primaria.

4) Revisar los planes y programas de estudio.

La tarea educativa de esta administración tenía muchos logros:

1.- Los libros de texto gratuitos cuya primera edición sale en 1960, con un tiraje de 15.5 millones de ejemplares.

2.- El sistema Educativo Nacional creció en 58 por ciento y el porcentaje del Producto Nacional destinado a educación se aumentó en un 80 por ciento. 

3.- La inscripción en la secundaria se triplicó.

4.- Se impulsó la expansión de Institutos Tecnológicos y se crearon los centros de capacitación para el trabajo

5.- Se creó el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav) y el Centro Nacional de Cálculo del IPN. 

6.- Se establecieron las Brigadas Móviles para el trabajo rural.

La política educativa se orientó para atender a quienes menos tienen y este es el sentido del Plan de Once años y de los libros de texto gratuitos. En una etapa en que la industria adquiría mayor fuerza, se apoyó la educación técnica y se creó el Cinvestav.

A Torres Bodet siempre se le recordará como un gran secretario y a la administración de López Mateos por haber transmitido una gran mística en materia educativa.


  • JESÚS REYES HEROLES




  • EL HUMANISMO DE JESÚS REYES HEROLES


Jesús Reyes Heroles, como humanista, piensa e impulsa un humanismo a partir de su concepción antropológica, lato sensu; es decir de “la idea del hombre, como libertad y como justicia en la sociedad”. De manera más particular, se refiere al mexicano libre, justo y solidario, requisitos éstos para avanzar hacia la igualdad y bienestar de los hombres, fundamento de lo que él llama “humanismo social”, que “no supone el estudio de los clásicos por ser clásicos, sino por ser humanos; que no desprecia, en aras individualistas, los méritos nacionales, la esencial peculiaridad, pero que tampoco subestima la idea de hombre a lo pintoresco y menos al nacionalismo agresivo”.

Un humanismo de esta naturaleza requiere de instituciones e instrumentos que lo formen, cultiven e impulsen. Es así como Jesús Reyes Heroles le apuesta a la escuela y a la educación humanista. Ésta, según él, “debe enseñar al hombre a saber y a querer, a saber qué es lo que quiere y a querer aquello que sabe que es bueno para sí y sus semejantes”. No es partidario de un hombre individualista e indiferente, pues a su juicio “Si algo va contra lo humano, si algo es inhumano es la indiferencia”. Por ello, recomienda que frente a ella haya que promover la solidaridad y “relación social”, la integración plena del hombre en la sociedad, para evitar la deshumanización del mismo. En otras palabras, el hombre se humaniza en su interrelación con otros hombres.

Jesús Reyes Heroles se pronuncia a favor de la solidaridad latinoamericana. Argumenta, al hablar de la política internacional de México, que si bien se debe ser respetuoso y no intervenir en los asuntos internos de otros países, “sí debe haber una solidaridad indisoluble entre los pueblos de América Latina, que, por tener una conciencia común, coincidencias históricas fundamentales y metas que también coinciden en lo esencial, deben luchar por aspiraciones comunes.

Una visión humanista latinoamericana de Jesús Reyes Heroles, que lo proyecta como un hombre que promueve la solidaridad, justicia, libertad y democracia en México y demás naciones latinoamericanas.

Al hablar sobre la libertad, Jesús Reyes Heroles lo hace en un sentido amplio y a partir de su doctrina de “liberalismo social”. No concibe la libertad en singular, sino como un conjunto de libertades fundamentales, agrupadas en libertades espirituales y políticas. Estas libertades serán una realidad siempre y cuando exista justicia social; en otras palabras, a todo hombre libre corresponde una sociedad justa; y, a la inversa, a toda sociedad justa corresponden hombres libres y solidarios.

La libertad, para Jesús Reyes Heroles, es resultado o consecuencia del “humanismo social”, puesto que exige el debilitamiento de la desigualdad y el fortalecimiento de la democracia, “para que cada hombre, desenvolviéndose de acuerdo con sus ímpetus interiores, contribuya a encontrar las metas comunes, los ideales generales, y sirviéndose a sí mismo sirva a la colectividad a la que pertenece” por ello, la libertad es un imperativo categórico para el desarrollo a plenitud de todas las facultades del ser humano. Afirma, enfáticamente, que la vida misma es inconcebible sin la libertad, pues únicamente vive lo que es libre.

Es tal la importancia que Jesús Reyes Heroles le otorga a la libertad del hombre que sin ella, el trabajo, de medio de realización del hombre, se convierte en instrumento enajenante, y el hombre, de ser que piensa y actúa, pasa a ser entidad que obedece, al número inerte. Es decir, deja de ser hombre y se convierte en un número frío del censo de población.

El lucha porque la sociedad forme al mexicano y, por extensión, al latinoamericano, así como al hombre en general, con esta axiología humanista, como vía para llegar a lo que denomina humanismo social y revolucionario.

Todos estos proyectos educativos, en nuestro país sirvieron de mucho para tener la educación que ahora tenemos y la cual nunca dejara de reformarse con continuos proyectos que vendrán a lo largo de la historia.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconUno de los temas que han inquietado el interés de los hombres a lo...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconA lo largo del siglo XVI se desarrolló un nuevo género literario,...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconA lo largo de la historia de la humanidad han existido personajes...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconResumen aquí se cuenta la historia de un tigre que se crio entre...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconExamen de historia de la filosofíA 1ª Evaluación
Imagínate ahora que, del otro lado del tabique, pasan hombres que llevan toda clase de utensilios y figurillas de hombres y otros...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconL lamado, por el New York Times, uno de los compositores más grandes...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconEn este trabajo de investigación nos enfocaremos en el avance de...

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconI plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres en la Educación

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconJosé María Albino Vasconcelos Calderón

Entre los hombres que han servido a México a lo largo de la historia de la educacion de nuestro siglo XX resaltan, José Vasconcelos, Narciso Bassols, Jaime iconVasconcelos con Gorostiza: Odisea y muertes del Yo en el México posrevolucionario






© 2015
contactos
l.exam-10.com