Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval






descargar 203.44 Kb.
títuloNaturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval
página1/5
fecha de publicación05.06.2016
tamaño203.44 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5
Escuela de Derecho

Universidad Católica del Norte, Sede Coquimbo.

Cátedra de Historia del Derecho

Ayudante: Daniel Bravo Silva.

Derecho en la España Cristiana Medieval

  1. España Alto Medieval.


La Alta Edad Media en España, que va desde la época de la invasión musulmana hasta fines del siglo XII o principios del siglo XIII, se caracteriza por el pluralismo jurídico (y complejización jurídica), o sea, por la existencia de varios sistemas jurídicos, al menos, el de Derecho Visigodo y el de Derecho Islámico. Sin embargo, asimismo, los diversos reinos cristianos que se fueron formando llegaron a tener sus propios sistemas, aunque éstos eran, en general, similares entre sí.

Por lo anterior, el primer problema que es necesario resolver es la naturaleza jurídica del Derecho de la España Cristiana Alto Medieval (en adelante, Derecho Español Alto Medieval o Derecho Alto Medieval).

    1. Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval.


El objetivo buscado aquí es establecer la naturaleza del Derecho Alto Medieval, es decir, determinar si su origen era germánico, romano u otro.


  1. Teoría Tradicional o Clásica.

Fue la posición dominante hasta mediados del siglo XX (1955). Tuvo variados exponentes, entre ellos, historiadores españoles y autores germanos. Consideraba que el Derecho Alto Medieval era de origen y contenido germánico.

Así, señalaba que durante los siglos V, VI y VII (época del reino visigodo), con independencia de los textos legales dictados por los monarcas visigodos, éstos (los visigodos), en la práctica, se rigieron por su Derecho Consuetudinario (o costumbre) de origen germánico. Existiendo, en el hecho, una contradicción entre la legislación dictada por los monarcas (que era más o menos romanizada) y el Derecho Consuetudinario germánico. En otros términos, se habría aplicado la costumbre, en defecto de la legislación romanizada.

Al producirse la invasión musulmana y crearse los núcleos cristinos de resistencia, emergió o reapareció el Derecho de origen germánico, sin obstáculos, por la falta de un poder político o autoridad fuerte que impusiera la legislación romanizada, y por el hecho que la vida se hace rural y por eso más rústica y popular.

Ramón Menéndez Pidal señalaba que algunos cánticos o poemas que entonaban los cristianos de la reconquista eran producto de tradiciones germánicas.

Asimismo, se indica que algunas instituciones propias de esta época, como por ejemplo, la venganza de la sangre, los cojuradores o conjuradores (medios de prueba1), la prenda extrajudicial (garantía) y el duelo (como medio de prueba), se dieron en el Derecho Germánico, que traían los visigodos.


  1. Teoría Moderna o Revisionista.

Es sostenida por Alfonso García-Gallo en 1955 y, al año siguiente, por Álvaro D’Ors.

D’Ors señala, a propósito de la territorialidad del Derecho Visigodo, que los visigodos habrían perdido sus costumbres tradicionales, de origen germánico, cuando se pusieron en contacto con el Imperio Romano (aproximadamente en el siglo II).

Por lo tanto, no pudieron transmitir esas costumbres en los siglos siguientes (V, VI y VII). Igualmente, indica que las instituciones alto medievales son en gran medida de origen romano, y las que no tienen tal procedencia, son de influencia franca (reino franco).

García-Gallo dice que el Derecho Alto Medieval no es exclusivamente (o necesariamente) de origen germánico. Existirían componentes de Derecho Germánico, Romano (vulgar), Peninsular primitivo2 (o prerromano, como por ejemplo el de los vascos).

Agrega que las instituciones alto medievales, señaladas por la teoría clásica, se han dado en otros pueblos de la antigüedad, como los árabes (en el caso de la prenda extrajudicial) y los peninsulares prerromanos, es decir, no serían exclusivamente de origen germánico.

Además, señala que no es posible que una población minoritaria (los visigodos) haya transmitido (e impuesto) sus costumbres a una mayoría (hispanorromanos)3, e incluso en territorios que prácticamente no habitaron o llegaron a habitar (norte peninsular).

Esta teoría revisionista ha sido refutada, señalándose, por ejemplo, que no obstante que los visigodos se hubieran convertido al cristianismo, esto no quiere decir que no hayan mantenido costumbres compatibles con la religión católica.

A partir de la década del ’90 (siglo XX), se sostiene que el Derecho Alto Medieval tiene componentes mixtos, provenientes de Derecho Romano, Germánico y Peninsular. Se discute cual es el que prevalece, realizándose su estudio en los fueros4.

    1. Fuentes del Derecho Español Alto Medieval.


Tres son las fuentes del Derecho de esta época:

  1. El régimen visigótico del Liber Iudiciorum.

  2. Las Fazañas.

  3. Los Fueros.

En un primer momento, cada una de esas fuentes, se dan en distintas zonas, pero con el correr del tiempo, llegan a coexistir dos o tres en un mismo territorio.¡

      1. Liber Iudiciorum.


Tradicionalmente se ha dicho que el Liber Iudiciorum se aplicó (y conservó) en Cataluña, León y Toledo.


  1. Cataluña.

En Catalunya, el Liber se tuvo aplicación antes, durante y después de la invasión musulmana.

Durante la invasión se aplicó con algunas particularidades o modificaciones introducidas por los reyes francos, mediante las llamadas Capitulares.

Las Capitulares eran decretos u ordenanzas que trataban un amplio abanico de asuntos, desde cuestiones jurídicas y militares hasta cuestiones relativas a monasterios, a la educación y a la gestión de los dominios imperiales (francos). Modificaron el régimen jurídico de Cataluña, ya que sus pobladores (conocidos como hispani) eran súbditos de esos reyes (por ejemplo, pagaron tributos y recibieron tierras de estos reyes).

El argumento para decir que el Liber Iudiciorum se aplicó en esta zona está dado porque el códice más antiguo que existe de éste proviene de la localidad de Seo de Urgel (Seu d'Urgell), en Cataluña.

Su aplicación habría durado hasta, aproximadamente, el siglo X. Posteriormente, es reemplazado por un sistema de Derecho Consuetudinario (usos y costumbres feudales).

Si el Liber Iudiciorum se dio en esta zona, ¿en qué medida se aplicó?

Aquilino Iglesia Ferreiros señala que el Liber era aplicado por los pobladores en la vida diaria, aunque no era invocado expresamente.

Otros autores dicen que no se habría aplicado expresamente y la práctica jurídica habría superado su texto (teoría germánica).


  1. León.

Se afirma que el Liber es recibido en León en el siglo X, traído por los mozárabes (que llegan en forma masiva, provenientes del sur5), que propician su aplicación. Ya en el siglo XII, es un texto de uso común.

El Liber Iudiciorum adquiere mayor vigencia a partir del establecimiento en la ciudad de León, para los mozárabes, del Tribunal del Libro, que lo aplica6. En el siglo XI, las partes podían acordar voluntariamente someterse al Liber, situación conocida como Juicio del Libro.

Con anterioridad al Liber, en esta zona, se aplicó un Derecho Consuetudinario. Posteriormente, se aplica el régimen foral (fueros), que coexiste con el sistema del Liber Iudiciorum y con normas o decretos de carácter general dictadas por los reyes, con ayuda de la curia.

Alfonso V concedió a la ciudad un fuero, que tuvo como principal objetivo la atracción de nuevos pobladores. En 1017, el mismo rey insertó los principales decretos generales en aquel fuero, que junto a otras disposiciones, procedentes de privilegios concedidos por sus sucesores, integran el texto conocido como Fuero de la ciudad de León.


  1. Toledo.

En la antigua capital visigoda, recuperada en 1085, el régimen tradicional era el Liber Iudiciorum, ya que existía un importante contingente cristiano.

No obstante, para mantenerla en manos cristianas, y afianzar la reconquista, se traen pobladores de otras zonas (francos y castellanos), que traen su Derecho propio (fueros), que debieron coexistir con el Liber.

Finalmente, en el siglo XII, se impuso en la zona el Liber Iudiciorum.

La investigación moderna señala que existieron otras zonas donde también se habría dado el Liber Iudiciorum. Así, algunos investigadores han encontrados algunos códices (versión vulgata) del Liber, traducidos al romance por prácticos (particulares).

Se ha dicho que el Liber se aplicó, a partir del siglo X y XII, en romance, en “nuevas” zonas: Navarra, Castilla y Aragón (norte). En algunos documentos de aplicación del Derecho (de abogados y notarios) aparecen expresiones del siguiente tenor: “como la ley manda” o “como la ley ordena”, que harían referencia al Liber Iudiciorum.


      1. Las Fazañas


Las Fazañas son simplemente el Derecho Consuetudinario o costumbre que se exterioriza mediante una sentencia judicial (que reconoce tal costumbre).

Corresponde a la etapa del Derecho Judicialista o de creación judicial del Derecho. Operaro donde no existía un texto escrito conocido por todos y aplicable por el juez. Por esto, los jueces debían sujetar sus decisiones a la equidad y a los usos y costumbres del lugar. Este procedimiento se llamó Fuero del albedrío y Fazañas7 a las sentencias dictadas conforme a él.

El sistema de las fazañas, que corresponde a estadios de primitivismo jurídico, se dio en Castilla, hasta comienzos del siglo XIII, ya que en ella no se habría aplicado el Liber Iudiciorum. Castilla resultó ser, en esa época, una zona sin leyes, en que el juez crea el Derecho.

Este régimen fracasó por la época en que se dio (Alta Edad Media), por los abusos de los nobles y la mezcla, por parte de los jueces, de los usos y costumbre con el libre albedrío.


      1. Los Fueros8.


Los Fueros9 consisten en conjuntos de normas, derechos y privilegios reguladores de la vida municipal, otorgados por el rey, el señor de la localidad o el propio municipio.

Fueron la fuente más importante del Derecho Alto Medieval Español (e incluso europeo10).

El origen de la palabra fuero, para García-Gallo proviene de forum, tanto en su acepción de tribunal, como en la postclásica de “modo de actuar o fallar del tribunal”. De ahí que se usara la palabra fuero para indicar la norma jurídica aplicada por el tribunal, en una época en que no había otro Derecho que el Consuetudinario o el fijado por el juez.

La difusión de la palabra fuero coincide con la actividad de los jueces y por eso se emplea en las regiones en que éstos crean el Derecho (como Castilla) y no donde rige el Liber (como Cataluña).

Posteriormente, se da el nombre de fuero a todo derecho, aunque no surja del tribunal, sino del rey, por lo que fuero pasa, así, a ser sinónimo de derecho, privilegio, exención, etc.

Los fueros suponen un sistema más moderno, que los anteriores, y, en la mayoría de los casos, derivado de las fazañas11. Como las fazañas eran sentencias judiciales, terminan reuniéndose en colecciones, que recopilan sólo el precepto abstracto (la parte resolutiva de la sentencia) y no la parte expositiva o considerativa de éstas (el juicio), de manera que podían utilizarse para resolver otros casos.

El régimen foral, que se remonta al sigo IX, se dio fundamentalmente en zonas donde no se aplicó el Liber Iudiciorum, como en Castilla y Galicia, y en otros casos, coexistió con él, como en León.

Los fueros más antiguos (aún conservados) se remontan a la Castila condal: el de Canales de la Sierra12 del año 934, concedido por Fernán González, y el de Melgar de Suso13 de 950, dado por su señor Fernán Armantales y confirmado por el conde García Fernández.

Otro de los fueros más antiguos, y que merece especial mención, es el de Castrojeriz de 974, otorgado por García Fernández. El número de fueros conocidos excede de mil, siendo la mayor parte de la zona de Castilla.

En las primeras etapas de la reconquista, los fueros otorgados contenían pocas disposiciones (entre diez y doce, aproximadamente), que establecían un estatuto mínimo para localidad, denominados por la historiografía como fueros breves.

Al avanzar la reconquista, se buscó el aumento de la población en las localidades, mediante la concesión de nuevos privilegios (reales o señoriales), a éstas, a los cuales se agregan las disposiciones provenientes de las fazañas y de los propios concejos (ordenanzas municipales). Al reunirse todo ello, unas veces por imperativo de la práctica, o para obtener la confirmación del rey, se formaron nuevos cuerpos legales, más amplios que los antiguos fueros, por lo que debieron ser escritos en libros, por lo que recibieron el nombre de libros del fuero o padrón (padrones), aludiendo, en este último caso, a la función de guía o patrón que respecto de los alcaldes (jueces medievales) debían cumplir. En la actualidad a estos textos de los conoce como fueros semibreves o semiextensos.

En el siglo XIII, los libros del fuero comenzaron a ser reelaborados por parte de los juristas (glosadores y comentaristas), actualizando sus textos mediante la incorporación de nuevas normas, completando y aclarando sus preceptos (con comentarios y glosas), eliminando sus contradicciones y realizando una ordenación sistemática de sus leyes, concordándolas y disponiéndolas en títulos y libros. Estos nuevos textos, que fueron conocidos como fueros extensos, por su mayor perfección y amplitud, respecto de los anteriores, gozaron de gran prestigio y de una importante difusión, copiándose fuera de su lugar de origen (con las adaptaciones necesarias a consecuencia de las circunstancias peculiares de cada comunidad) o sirviendo de modelos a otros fueros.

El contenido de los fueros, en general, estuvo compuesto por Derecho Romano, Germánico, Consuetudinario (usos y costumbres del lugar) y Derecho Peninsular prerromano. Mientras las materias tratadas por éstos fueron variadas, entre ellas: las relaciones entre el rey o el señor y sus súbditos, el reconocimiento de derechos individuales14, regulación del derecho de propiedad15 y regulación de la familia16.


        1. Clasificaciones tradicionales de los fueros.


Si bien los fueros, propiamente, no eran documentos escritos, producto de la evolución del término, y de la proceso de fijación por escrito de los Derechos locales (a partir de medidos del siglo XII), estos (los fueros) se hacen sinónimos del documento que contenía los derechos o privilegios y, por tanto, pudo admitir ciertas clasificaciones (algunas ya mencionadas).


  1. Fueros breves y fueros extensos.

Los fueros breves eran aquellos que contenían disposiciones sobre puntos concretos, generalmente de Derecho Público, como el de León de 1017.

Los fueros extensos contenían amplias regulaciones de la vida de la localidad (municipalidad), de todo orden, como el de Cuenca (en Castilla), de fines del siglo XII.
  1   2   3   4   5

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconBibliografía de don Luis Díez-Picazo parte I teoría general. Derecho...
Comentarios a las reformas del Código Civil. El nuevo Título Preliminar y la Ley de 2 de mayo de 1975. VV. Aa. Vol. I, Tecnos, Madrid,...

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconAccesióN: concepto y naturaleza jurídica. Clases accesión discreta...

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconLa posición jurídica del ofendido en el derecho procesal penal latinoamericano...

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval icon1. concepto, caracteres y naturaleza jurídica del contrato de donacióN

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconA Concepto del derecho financiero. Su naturaleza

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconPrograma 2000 la nacionalidad. Concepto y naturaleza jurídica

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval icon1. 1 La Caracterización de la Administración Pública: 2 El Derecho...

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconAcerca de la de responsabilidad penal de las personas juridicas....

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconDerecho procesal 1 El derecho procesal tuvo su antecedente o nacimiento...

Naturaleza jurídica del Derecho Español Alto Medieval iconA lfredo Pérez Alencart (Puerto Maldonado, Perú, 1962). Poeta y ensayista...






© 2015
contactos
l.exam-10.com