Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los






descargar 459.49 Kb.
títuloSirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los
página8/9
fecha de publicación05.06.2016
tamaño459.49 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

"civilista" Oracío H. Urteaga- Es de advertir si que en el curso en que debió tratarse a fondo la doctrina del "Materialimo Histó­rico" en su manifestación económica- o lo que es lo mismo "el marxisf»o"-No se trató jamás bajo el imperio universitario "civi­lista". Nos referimos al curso de Economía Política que por más de treinta años dictó el hoy canciller de la tiranía doctor Matías Manzanilla para quien la ciencia de la economía había en­contrado sus últimas posibilidades en el viejo Leroy Beaulieu-Fuera de la universidad diversos órganos y revistas se han ocupado a menudo del marxismo, recuérdese, entre otros, el mismo órgano de publicidad de la tiranía "civilista", "El Comercio", que produ­jo gran parte de las crónicas que en defensa del marxismo y de la actualidad rusa escribiera el poeta peruano César Vallejo, artículos que posteriormente han constituido el libro "Rusia en 1931", editado en Madrid.

Queda, pues demostrado que ni en el Perú "civilista" fue delito hablar oficialmente del marxismo-Esta circunstancia agrava la oficiosidad del Juez Villa García, al sorprenderse por cosas que él, por haber sido digno discípulo que sus actuales mentores, está obligado a conocer. La cita de Haya de la Torre tiene, pues, una validez y un alcance que escapan a lectores poco enterados de ías realidades peruanas.
El Tnejoramiento material y espiritual del productor es considerado por nosotros como fundamental para el mejoramiento de ja producción en si, y ya sabemos que la producción es la base de la riqueza. Nuestro Partido defiende a las clases trabajadoras insinuando la solución de sus problemas fundamentales, no sólo desde Un punto de vista económico nacional, sino también desde un punto de vista humano. El traba­jador es ciudadano y el ciudadano debe ser el sostén de la democracia y para la mayor capacitación del trabajador carao ciudadano es imperativo hablarle de sus propios problemas e intereses; y para hacerlo, los líderes políticos necesitan conocer, en todos sus aspectos, los problemas sociales y económicos no sólo del país sino del mundo, al que estamos tan ligados en el Perú, a fin de proponer líneas cons­tructivas para la mejor organización política y so­cial del país. Este es el sentido de la polémica contenida en los documentos. En cuanto a las opinio­nes del Partido sobre los puntos sociales que enun­cian en su programa y que contiene su propaganda oficial, el veredicto del electorado en los últimos comicios demuestra que una gran parte déla ciudadanía está de acuerdo con ellos. Este hecho significa la aceptación que, de gran parte de la ciudadanía, tv» merecido el programa aprista".


CONTINUA


ANEXO B-10

"EL APRA Y LA III INTERNACIONAL"

Libro

"DEL BUEN SALVAJE AL BUEN REVOLUCIONARIO"

CARLOS RANGEL (Pag. 158-163-169)

MONTE AVILA EDITORES 10Q EDICIÓN 1977
... El leninismo es la última influencia occi­dental, y la decisiva, en estos hombres y millares más coma ellos, más o menos anónimos, pero igualmente motivados. Unos abrazarán sin reserva el comunismo. 14 Otros guardarán su distancia con respecto a la Terce­ra Internacional, y no admitirán nunca que todo lo que convenga a la URSS debe hacerse ciegamente por más antinacional o inmoral o insensato que sea, y entre estos últimos estará el marxista latinoameri­cano más importante y más influyente antes de Fidel Castro, Che Guevara y Salvador Allende: el peruano Victor Raúl Haya de la Torre. Pero todos serán leni­nistas en el sentido que harán suya la hipótesis de que los países capitalistas avanzados deben la mayor parte de su poder y prosperidad al saqueo de las colonias y países dependientes, y que éstos deben su pobreza y atraso a la misma causa...

... En cambio Haya de la .Torre chocó muy tem­prano con la Tercera Internacional,y desde entonces, tanto él como sus discípulos en toda América Latina han sido victimas de una igualmente magistral campaña de difamación, tal corno sólo saben hacerla, con igual intensidad y perseverancia los mismos sectores pro-soviéticos que han puesto por las nueves a Fidel, Allende y Che Guevara. Y desde luego, los esfuerzos DE Haya y sus seguidores por establecer en América Latina regímenes democráticos, de transición hacia un socialismo libertario, no lian hecho latir más rápido los corazones de los corresponsales de la prensa europea; y mucho manos los de los lectores de esa prensa, quienes lo más seguro es que en los últimos años no hayan sido informados por despacho periodístico alguno ni siquiera de la existencia de Haya de la Torre y su Alianza Popular Revoluciona­ria Americana (APRA).

El APRA fue fundada en México, en 1924, bajo al doble influencia de la Revolución Mexicana y la Revolución Soviética. La primera de ellas (de 1910 en adelante) había sido la más importante cpnvulsión social en Latinoamérica desde las guerras de indepen­dencia y tuvo la particularidad de haberse desenca­denado espontáneamente, sin más ideología que la modes tisima consigna: "Sufragio efectivo, no reelección", lanzada en lo que resultó ser el momento preciso, contra un caudillo (dictador) cuyo dominio había durado demasiado tiempo, hasta desembocar en la ge-rontocracia. La vasta, larga y sangrienta insurree ción campesina que resultó de esas palabras aparente­mente anodinas, demostró que la inmovilidad y estra­tificación de las sociedades latinoamericanas ocul­taba una profunda carga de cólera y violencia, re-primadas, y subrayó que la cuestión agraria (el lati­fundio y el peonaje) seguía sin resolver, o había empeorado en lo ciento y tantos años desde la Inde­pendencia.

En cuanto a la Revolución Soviética, Latino­américa no podía ser indiferente a su visión y entu­siasmo iniciales sobre la posibilidad de un vuelco universal en las relaciones de producción y en los sistemas de propiedad que condujese a la abolición de las desigualdades, las injusticias y los naciona­lismos.
La Revolución estaba, pues, en el orden del dia. Pero ¿qué Revolución? La mexicana, para entonces ya estancada demostraba la insuficiencia de una simple guerra social carente de estrategia y de ideología. La soviética, aún al margen de sus desvia­ciones (o aberraciones) que ya en 1924 podían inquie­tar a quien estuviese bien informado de lo que real­mente estaba ocurriendo en Rusia, era un proceso sui-generis, iniciado, conducido y consumado con olvido, cuando no desprecio, de ciertos postulados muy fundaren tales del marxismo. ¿No sería esa hete­rodoxia voluntarista la explicación de la agravación de la dictadura, de la represión, de la liquidación de las tendencias socialistas distintas al bolchevis­mo, etc? Y por otra parte, en el mejor de los casos, las condiciones de América Latina, o de jlndoamárica, corro decía Haya de la Torre, eran bien distintas de lo que habían sido las condiciones de Rusia antes de 1917. Regresando a las fuentes marxengelianas, Haya llegó a la conclusión de que si bien no era enteramente cierto, corro había pensado Marx, que los países capitalista avanzados mostraban a los países atrasados la imagen de su desarrollo futuro, mucho m^nos podía afirmarse, como había dicho Lenín (y era tesis oficial, según hemos visto, de la Terce­ra Internacional) que el papel de los países atrasa­dos debiese en adelante consistir en ser la carne de cañón de una "Revolución Mundial" con su centro de irradiación indiscutible en la URSS y su Meca en Moscú.

En América Latina, concluyó Haya, existía un sistema capitalista bastardo, deformado, por lo cual no podía esperarse un desarrollo capitalista clásico, conforma a los análisis y las predicciones hechas por Marx y Engels con relación a Gran Bretaña, Fran­cia o Alemania. Junto a una burguesía incipiente, débil, vinculada no a un sector industrial nacional (inexistente), sino al corrercio de importación, coexistía un sector feudal, cuyos beneficiarios, los latifundistas, ejercían en la práctica el poder político, aliados con los ejércitos y con la iglesia. La industria, allí donde superaba, el nivel de las pequeñas manufacturas y artesanías, estaba en manos de capitalistas extranjeros. Lo mismo la infraes­tructura básica, los ferrocarriles, las instalaciones portuarias, etc. Las exportaciones se generaban, sobre todo por la acción de este capitalismo extran­jero, imperialista. El praletariado era poco numero­so y no podía en ningún caso ser el motor único, o siquiera principal, de las transformaciones y re­formas inmediatamente necesarias. El campesinado en cambio, era numeroso, y tal , como la Revolución Mexicana había demostrado, potencialmente combativo. Las clases medias, inclusive los intelectuales y los estudiantes universitarios, enontraban la estruc­tura social y política Iatinoarne.ricaa5t estrecha y asfixiante, y por lo tanto estaban disponibles para la acción revolucionaria nacionalista. Por último, cada país latinoamericano encontraría imposible t modificar y mejorar su situación aisladamente (en esto el ejemplo de la Revolución Mexicana era también demostrativo), por lo cual el APRA sería un movimien­to no nacional pero tampoco internacional, sino un movimiento latinoamericano, que tendría como una de sus metas la unidad política y económica de Hispa­noamérica.

Los postulados iniciales del APRA fueron los siguientes: 1: Acción contra .el imperialismo yanqui, 2: Unidad de la América latina. 3: Nacionalización progresiva de tierras e industrias. 4: Internaciona-lización del canal de Panamá, y 5: Solidaridad de todos los pueblos y clases oprimidos.
En el punto Quinto, Haya hizo un gesto amistoso hacia la Tercera Internacional, que de muy poco le habría de valer. La Internacional Comunista no veía peor enemigo en el mundo que los Socialistas no some­tidos a su control, y de inmediato comenzó a difamar a Haya. El primer argumanto que encontraron fue acusarlo de ser,.. un agente del imperialismo britá­nico! . ¿No había Haya reveladoramente excluido ese imperialismo, al restringir la acción revolucio­naria latinoamericana a la lucha contra el imperia-lismo yanqui?.

En posteriores formulaciones, Haya tachó el adjetivo, sin que esa concesión le valiera, claro está, ninguna indulgencia de parte de la tercera Internacional, puesto que lo que estaba en juego no era ese bizantinismo, sino el atrevimiento de no afiliarse el APRA a la tercera Internacional.

En su obra fundamental (El anti-imperialismo y el APRA, escrito en 1928 aunque publicado sólo en 1936), Haya da la siguiente explicación del I asunto: "Este postulado (no duplicaba) que la lucha anti­imperialista del APRA (estuviese) circunscrita o combatir al imperialismo yanqui y no a otros imperia­lismos como el británico, por ejemplo. Ocurre que habiéndose formulado los cinco letras del APRA por primara vez en México en 1924 su inmediata propaga­ción se inicia en el sector de pueblos indoamerica-nos del Caribe, en los que predomina agresivamente el imperialismo de los Estados Unidos.. .Además para la mayoría de nuestros pueblos el imperialismo yanqui es el imperialismo moderno por antonomasia...

En otra parte expone Haya, con candor, sus problemas con la Tercera Internacional: "A principios del otoño europeo de 1926, recibí una amistosa carta de . , Lozowsky, el Presidente de la Internacional Sindical Roja o Prof intern, quien me comunicaba que "daba la bienvenida al (APRA)"...

Respondí a Lozowski extensivamente y le ratifi­qué algunos puntos ya enunciados durante nuestra charla en Moscú: las características muy peculiares de América, social, económica y políticamente; su completa diferencia de la realidad europea; la nece­sidad de enfocar los problemas americanos y especial­mente los indo o latinoamericanos en su total exten­sión y complejidad. Le reiteré mi convicción sin­cera de que no es posible dar desde Europa recetas mágicas para dar la solución de tales problemas, expresándole que así como admiraba el conocimiento que los dirigentes de la nueva Rusia tienen de la realidad de su país, anotaba su palmaria carencia de información científica acerca de la realidad de América. Le advertía, además,, que estas opiniones, ya emitidas personalmente en charlas con Lunatcharsky Frunze, Trostky y otros dirigentes rusos, me deter­minaron, después de una serena y muy minuciosa visita al gran país de los Soviets, a no ingresar al Partido Comunista, por creer, como creo, que no será la III Internacional la que ha de resolver los graves y complicadísimas problemas de Indoamérica".

Es fácil imaginar la cólera con la cual los soviéticos deben haber recibido esta declaración de independencia de un hombre y un movimiento con los cuales habían creído contar para promover las políticas del Comintern en América Latina.. El año siguiente .1927, aprovecharon la ocasión del Primer Congreso Antiimperialista Mundial (Bruselas) para excomulagar al APRA; y de allí en adelante, agentes de la Internacional se encargarían de tomar en mano, allí donde ya existían, o de fundar una red de Parti­dos Comunistas latinoamericanos dóciles a Moscú, según fórmulas y mecanismos demasiado conocidos para que haga falta reiterarlos aquí. Si acaso vale la pena recordar que el Partido Comunista Mexicano se encargó de coordinar y posibilitar la serie de atentados que-culminaron con el asesinato de Trostky.

El imperialisno.

estadio del capitalisao

Entre las formulaciones teóricas más interesan­tes de Haya de la Torre, está la afirmación de que, contrariamente a las tesis leninistas ( y de la In­ternacional Comunista), en América Latina el Imperia­lismo representa no el último, sino el primer estadio del capitalismo. De hecho, el desarrollo incipiente de un sistema económico que mereciera el calificati­vo de capitalista, había comenzado en Latinoamérica sólo por la penetración de inversiones extranjeras provenientes de países capitalistas avanzados y gene­radoras , con todos sus inconvenientes, del proceso de modernización capitalista de economías que hasta entonces habían sido feudales, pre-capitalistas

El resultado había sido desigual, complejo, con aspectos positivos y aspectos negativos. Entre estos últimos, obviamente, la deformación estructu­ral provocada por inversiones motivadas no por las necesidades y el crecimiento desde adentro de las economías latinoamericanas, sino por la demanda de las metrópolis, capitalistas por productos primarios, minerales o agrícolas, la alianza de los inversionis­tas extranjeros ( y de las Cancillerías de sus países de origen) con las estructuras de poder tradici'na­les, con lo cual, resultaban éstas/reforzadas^^ ;ylel surgimiento de nuevos obstáculos, sobre los muchos y muy graves que ya habíac para el esfuerzo de alcan­zar algún día la unidad política de Latinoamérica.

Pero había también un aspecto positivo funda­mental: de ninguna otra fuente podía provenir el estímulo para la modernización, los capitales para iniciarla, y, lo más importante, la formación de un proletariado moderno, susceptible de ser orga­nizado en sindicatos y movilizado, táctica y estraté­gicamente, en la multiplicidad de matas y tareas que exigía en Latinoamérica el inicio del proceso revoluc ionar io.

Se ha perdido de vista, y los comunistas han hecho lo posible para que se olvide por conpleto, la coincidencia de Haya de la Torre con Marx y Engels en esta materia. De hecho, es obvio que con relación a las vías por las cuales los países atrasados po­drían llegar al socialismo, Haya de la Torre es el marxista ortodoxo, y Lenin y los leninistas los revi­sionistas. Claro que este último adjetivo (o acusa­ción) no puede inquietar sino a quienes discuten, combaten y piensan (o no piensan) a golpes de citas de los textos y códices sagrados. Pero no referencia a ortodoxia alguna sino con relación a los heehqs, el sentido común y el espíritu científico parecen en este caso estar del lado de Marx, Engels y Haya de la Torre; mientras que Lenín y los leninistas y estalinistas han obviamente acomodado a su manera la interpretación del pasado...

La ira y propaganda comunistas contra el APRA estuvo ( y está todavía) en relación ^directa con la influencia notable de las ideas y la capacidad proselitista de Haya de la Torre. Para 1929 existían partidos apristas en Perú (patria de Haya) y además en México, Guatemala, Costa Rica, Puerto Rico, Soli­via, Chile y Argentina. En general el aprismo fue, y sigue siendo, la alternativa socialista latinoame­ricana al marxismo-leninismo, con la circunstancia de que se demostró en la práctica mucho más capaz de influir en la evolución política de Latinoamérica que .los partidos comunistas. Estos últimos permanecieron dondequiera (salvo en Chile) atrofiados por las exigencias de la la fidelidad a Moscú. En cambio los partido aprista pudieron ser flexibles, creativos y democráticos. El aprismo no descartaba la violen­cia revolucionaria, y de hecho partidos apristas pro­tagonizaron diversos intentos de insurrección armada, inclusive una en Cuba en 1933 que tuvo éxito en de­rrocar (con simpatía norteamericana) al dictador Machado. Pero el aprismo no proponía corro meta nin­guna "dictadura del proletariado", sino la abolición de las estructuras de poder opresivas tradicionales en América Latina, y el establecimiento de democra­cias reformistas, respetuosas de los derechos humanos, y a la vez ( y por lo mismo) dedicadas a rescatar al campesinado del peonaje. Las inversiones extran­jeras serian por primera vez reguladas, con la meta ulterior de nacionalizar aquellas que implicaran control de. sectores básicos de la economía. El capi­talismo nacional sería estimulado, puesto que según el aprismo (y según Marx y Engels) ninguna revolución verdaderamente socialista es concebible o ni siquiera deseable hasta que la sociedad esté madura para lo­grar esa mutación a un nivel superior. Desde ahora quiero consignar la afirmación de que el aprismo merece mucha más estima de la que le conceden quienes dentro o fuera de América Latina aceptan, ingenuamen­te o no, la versión comunista de la historia latino­americana contemporánea. Cualquier evolución políti­ca latinoamericana que logre fusionar el progreso social y económico con la libertad y los derechos humanos, deberá mucho al aprismo. Y de hecho entre los regímenes latinoamericanos contemporáneos , lo manos reprobables son los que han adherido básicamen­te a los métodos y a las nietas apristas...

ANEXO B-11 "LO QUE EL APRISMO EXIGE"

"POLÍTICA APRISTA" (Págs 78-81)

HAYA DE LA TORRE ac. TOMO V

EDIT. JUAN MEJIA BACA 2da. EDIC.1984

DISCURSO PROGRAMA (23/8/31)
Lo que el aprismo exige de sus miembros es honestidad, sinceridad y firma propósito de sacrifi­cio. Nosotros no somos una fuerza política para re­partir puestos públicos. Nosotros no somos una fuerza política que haga falsas promesas; nosotros estamos lejos de la demagogia; nosotros queremos exigirle al pueblo sus deberes de esta hora; queremos decirle que hay que rescatar lo perdido moral y materialmente para la Nación; y que son las fuerzas que hasta hoy hay permanecido alejadas de la vida política de la República, lo que hay de más puro, de más fuerte, de mayoritario en la vida nacional, las que deben incor­porarse a cumplir esta tarea; pero nosotros somos y seremos fuerzas de izquierda; la derecha ha fracasa­do (Bravos y aplausos).

Vamos nosotros a demostrar que la izquierda ^puede gobernar al país. Vamos a demostrar también que nuestra fuerza no va a extremismos inútiles. Aquellos que nos llamaron fuerza disolvente se han equivocado, porque el aprismo en sí es un organismo perfetamente sistematizado y disciplinado que marcha con los pies sobre la ¡arena y mirando muy de cerca nuestra realidad. Vamos, pues,¡conciudadanos,, cumplien­do una tarea que es verdaderamente grande para todos nosotros. Y desde aquí pido a todos los que no co­mulgan con el ideario del aprismo, que combatan las ideas con las ideas; que no recurran a los métodos inconfesables de la pasión política; que, como he dicho al llegar a Lima, contribuyan todos a elevar y a dignificar la conciencia-nacional. El aprismo que es credo de justicia, que es credo que supone nobleza y sabiduría, no puede caer en la venganza o en el en­cono. Nosotros abrimos los brazos a todos aquellos que quieran discutir nuestras ideas. Estamos dispues­tos a responder a todos aquellos que quieran oponer principios a nuestros principios. Nosotros no somos ni exclusivistas ni oportunistas. Nuestra fuerza justamente por tener un gran arraigo en la conciencia pública, just amen te por ser verdadera tiene que de­mostrar generosidad y tiene que contestar al ataque insidioso sin violencia, darostrando que nosotros no vamos a entrar en ese -terreno, que ha llegado la hora de dar ejemplo ante el pais y ante la América de que es posible en el Perú hallar formas de lucha más dignas, más conscientes. (Grandes aplausos). Esta actitud nuestra no supone ni pesimismo ni debi­lidad. Nosotros tenemos conciencia clara de nuestra posición en la política. Nosotros sabemos muy bien que cada aprista debe responder como yo a la pregunta de si nosotros pagamos algo para aumentar las filas de nuestro Partido. Por eso puedo preguntar, no sólo a los apristas, sino al país todo, si se ha sabido que nuestro Partido haya dado una sola moneda para sobornar una conciencia o para comprar un voto, (mu­chas voces: ¡No, no...!) (Aplausos).

Aquellos que no pueden comprender las grandes manifestaciones del desperatar de la conciencia ciu­dadana de un pueblo, pueden cotizarlo. Pero no es posible que en el Perú se vea germinar la política de cotización,aquella política tendiente a desviar la conciencia del pueblo para impedir que se encamine hacia grandes realizaciones.

Por eso .nosotros tenemos que presentarnos siem­pre ante el país diciendo lo que realmente significa la obra del aprismo, proclamando que puede ser que estemos equivocados -no lo creemos-, pero jamás podrá decirse de nosotros que procedemos insincera­mente y manos que procedemos por interés (Bravos y aplausos).
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconÍndice de materias
«la Violeta de Oro» que recompensa a la mejor película. La región Midi-Pyrénées dota al mejor cortometraje con una beca para que...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconResumen para el desarrollo de esta guía fue de gran comprensión el...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEl Presidente del Directorio de Alfa citado a una reunión a la cuál...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconPropiedad Intelectual (o mejor dicho, derechos de autor) se reserva...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconDedicó casi toda su vida a trabajar para las grandes familias florentinas,...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconTe garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás...
«Las circunstancias no hacen al hombre, lo revelan». Lee estas palabras una y otra vez hasta haberlas guardado en tu memoria. El...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEste repaso esta elaborado con algunos ejercicios de ejemplo para mejor comprensión

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEl Ámbito de Aplicación del Método del Satipatthána
«Camino de la Atención» del Buda (Satipatthána), y proporcionar una guía inicial para la comprensión de estas enseñanzas y su aplicación...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconResumen: Se trata de reflexiones necesarias para todo el proceso...






© 2015
contactos
l.exam-10.com