Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los






descargar 459.49 Kb.
títuloSirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los
página1/9
fecha de publicación05.06.2016
tamaño459.49 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
ADVERTENCIA


Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los puntos a tratar en el presente ensayo, puesto que sin ellas naufragaría en un ruar de desconcierto; especialmente en lo que a nuestra posición al interno del partido se refiere. Por otro lado, nuestros puntos de vista, errados para muchos compañeros, vendrían a unirnos en una irónica coin­cidencia con quienes piensan de esta manera; basta­ría para ello que se tomaran la molestia de un análi­sis absolutamente libre de todo subjetivismo, lo cuál no es fácil por cierto.

Es importante, por esto, dejar en claro que lo que aquí se escribe es fruto en primar lugar de la propia capacidad intelectual del autor, luego, de un sin número de experiencias vividas en el fragor del trabajo partidario y compartido día a día con determinado grupo de compañeros; los mismos que compartieron - y continúan compartiendo- los ideales de lealtad y consecuencia revolucionaria que encarna el Aforismo. Fueron éstas y no otras razones las que posibilitaron el nacimiento de GENERACIÓN NORTE, el cuál a través de su historia ha sido vilmente injuriado y calumniado, así como han sido también bautizados con un sin fin de "apelativos" sus más visibles miembros, sin que se i conozca, a fondo los fines, objetivos y el por qué de la existencia de GN.

Siendo así, era necesario que, teniendo por vez primera un medio a través del cual llegar a un amplio sector de militantes y/o simpatizantes Apristas (incluso a quienes no son ni una ni otra cosa), aprovechemos la oportunidad para dejar cons­tancia que, concientes de la descomposición por la que atraviesa nuestro partido, hemos llevado a cabo una lucha personal y grupal al interno del mismo con la intención de enmendar rumbos y corregir errores; más los resultados siempre fueron infructuo­sos. Por esto es que decidimos nuclear en torno a este sano deseo, los pensamientos coincidentes, dejando de lado a aquellos que a pesar de contar con el "don de la vista" se esforzaban en ser "cie­gos" para no ver lo que ocurría, ya sea por conve­niencia económica o por la apetencia de figuración personal. Así también, decidimos dejar en el camino a los que Creyéndose listos preferían el "mutismo" como su mejor arma, para luego arrimarse a la mejor sombra capaz de cobijarlos.

Si no fuimos capaces de hacer llegar nuestro llamado a todos los militantes generacionales de nuestro partido, es un error que autocríticamente asumimos; no obstante, dado el tiempo de nuestra existencia, ha habido el tiempo suficiente para conocer nuestra línea, fines y objetivos; sin embargo ha resultado más fácil para muchos el unirse al grupo de comodines que "desde lejos miran los toros" para no correr riesgos y estar a la expectativa para sacar así provecho de la situación.

Generación Norte, de ningún modo significa un movimiento divisionista al interno del Partido como muchas veces han manifestado los esbirros de la derecha enquistada en su interior-sino que consti­tuye el resultado natural de haber comprendido ple­namente los postulados de Haya de la Torre y del derecho que nos asiste a luchar por llevarlos a la práctica.

Esta "comprensión" no debe entenderse como que existen predestinados; no creemos en ellos como algo dado por mandato celestial. Los conducto­res de la lucha popular se hacen en el estudio, en el trabajo constante con las masas, en sus luchas, en la vivencia inmediata de sus problemas; en la búsqueda de alternativas a la realidad humillante bajo la cual viven y que tan acertadamente supo interpretar Haya de la Torre.

En este sentido, es preciso señalar que en nuestra lucha por librar al partido de su descomposi­ción final sólo hemos encontrado infamias y calumnias se nos ha dicho de todo: "personalistas", "divisionistas", "infiltrados comunistas" y poco faltó para que se nos acuse de infiltrados senderistas que buscan la descomposición del Partido para aniquilarlo como proyecto político. A ello respondemos con un trabajo consecuente y leal, tratando de empapar a cada vez mayor número de personas con el pensamien­to preclaro de izquierda del ilustre ce. V.R. Haya de la Torre; a los "lidercillos" autoproclamados, solventados con fondos de la derecha, siempre les hemos hecho frente y nos llevamos el orgullo de nunca haber dado motivo para ser llamados claudican­tes, ladrones, inmorales; menos convivientes o sos­tenes de las clases reaccionarias encasilladas en nuestro partido. Ello es nuestro orgullo y no por ser mejores que el resto de la militancia, sino por ser deber ineludible de todo aprista el trabajar constante y lealmente en pro de la transformación social por la cual tantos mártires dieron su vida.

En la actual coyuntura en que nuestro gobierno nos da la posibilidad de poder tener un trabajo en cualquiera de sus organismos o programas, es vital la lealtad y el fiel cumplimiento, no servirnos del ejercicio del gobierno, sino, por el contrario cumplir doblemente en nuestras tareas; tal es el deber de todo buen Aprista. Por lo mismo, no propugnamos la abstención del sector juvenil en los diver­sos trabajos que el gobierno crea factible confiarle, sólo que de darse el caso, es necesario desempeñar un trabajo de acuerdo a nuestra capacidad y sobre todo cumplir las tareas que nuestro gobierno nos encomiende. Trabajar si; pero conscientemente, sin usufructuar del partido convirtiendo al APRA en el acciopopulismo "último modelo".

Habiendo dejado constancia de cual es nuestra posición al respecto, tenemos luego que decir lo siguiente: GENERACIÓN NORTE es un movimiento genera­cional, es una corriente de opinión con las natura­les limitaciones de sus conformantes y no busca la división de nuestra militancia generacional al inter­no del partido, sino por el contrario busca en todos ellos su lado más rescatable: en lo moral, ético, político e intelectual, para que a manera de escuela doctrinaria se eduquen unos a otros con el fin de acercar la conciencia del pueblo a la realidad nacio­nal y buscar la solución de los problemas que aquejan a nuestra patria.

Esa es nuestra tarea histórica y en base a ella realizamos todas nuestras acciones; nada, ni nadie nos hará desistir. GENERACIÓN NORTE no constituye por esto un grupo cerrado al cual nadie más puede ingresar, sino, que siendo conscientes del momento de confusión ideológica y doctrinaria que se vive al interno del partido, nos proponemos avanzar como línea en procura de la reconstrucción del Partido del Pueblo; tarea histórica que requiere de la conjución máxima de esfuerzos.

A quienes nos acusan de desviación ideológica cabe preguntarles: aquello que nuestros dirigentes hacen ¿es mayormente bueno?, ¿significa entonces que los postulados de Haya de la Torre se cumplen a cabalidad?, ¿por qué entonces siguen en aumento las conmociones sociales?, ¿por qué sigue activo el terrorismo, que no es sino la expresión armada y violenta de la lucha de clases? ¿por qué este

aparente fracaso?......y por qué ha de ser sino

porque quiénes en verdad se han desviado de los postulados del Aprismo son aquellos que ya conocemos; aquellos que han hecho de la política el más abomina­ble de los negocios, puesto que se levantan sobre la miseria y el sufrimiento de los pueblos1

Quienes se han desviado son oportunistas de toda calaña, los creadores del acciopopulismo "último modelo".

Que no nos percatamos de esta desviación será porque nunca nos prepararon para ello; nunca nos permitieron desarrollar nuestra capacidad de análisis" y discernimiento; siempre tuvieron buen cuidado de hacer de nosotros una masa manejable, una "manada de borregos", efectivamente.

Podernos estar equivocados en nuestras jafirma­ciones, pero quienes así lo crean les invitamos a demostrarlo. Buscamos propiciar el debate, puesto que sólo la discusión alturada y la confrontación de ideas permitirán el avance de la verdad. Por otro lado la experiencia -juez supremo-, la praxis corro­borará en el tiempo si es que anduvimos o no por el camino correcto.

Todo lo anterior resume a grandes rasgos lo que es Generación Norte y Víctor León Alvarez, autor del presente ensayo, es uno de sus miembros. Por la validez de las premisas que constituyen la base existencial de este movimiento generacional, es que sale a luz con la firme convicción que al finalizar su lectura quedarán claramente establecidas dos cosas: Primero, La validez de nuestra existencia; Segundo, La negación del carácter divisionista de nuestro movimiento.

COMISIÓN POLÍTICA DEL

COMITÉ CENTRAL DE G.N.

PROLOGO

El reto que constituyen los puntos de vista puestos de manifiesto en este documento traen consigo el inicio de una etapa nueva y franca en el estudio del desarrollo del movimiento aprista; etapa necesa­ria y fundamental para el fortalecimiento y vigencia plena del movimiento fundado por Haya de la Torre.
El presente ensayo nos sugiere en forma valiente y objetiva las necesidades y tareas que debemos satisfacer y cumplir los apristas para vigo­rizar nuestro partido como instrumento de liberación, protagonista de uno de los grandes acontecimientos de nuestra historia: la liberación económica y polí­tica de nuestras clases explotadas y la creación de un estado antiimperialista como paso previo e ineludible en la construcción del socialismo indoame-ricano.
A lo largo del desarrollo del texto hay un manojo de tesis iniciales que provocarán la ira y la satanización de los sectores más reaccionarios existentes al interior del Partido. Pero para las nuevas juventudes que comprendemos que estamos vivien do un momento crucial y decisivo en la vida política del 'País serán un estimulo para seguir avanzando en nuestra lucha por la revolución social.

Entre las ideas con más filo y posibilidades de un mayor desarrollo en las nuevas hornadas juveni­les merecen resaltarse las siguientes:

1.- El rescate de las tesis primigenias, de Haya de la Torre consignadas en El Antiiiperialismo y el APRA y Proceso Haya de la Torre. Aún más, se avanza en ellas de acuerdo a las nuevas,condiciones que la crisis profunda del País y sus eclosiones sociales señalan.

2.- El momento político y la nueva sociedad que queremos construir requieren de un partido muy diferente al que hoy tiene el aprismo: desligado de las masas organizadas, especialmente de la clase obrera; militantes con una moral en descomposición puestas ahora de manifiesto en los organismos estata­les y con una ideología marcada por los intereses de la derecha. En suma una organización en descompo­sición, por lo mismo incapaz de realizar la revolu­ción antiimperialista en camino hacia el socialismo.

3.- Como" la descomposición del Partido es el mal central, se propone la reconstrución del mismo en todos los niveles. Esa reconstrucción impli­ca hacer un partido con cuadros realmente revolu­cionarios capaces de construir una sólida organiza­ción con sustento de masas organizadas, con solidez ideológica y política. Es decir, una organización política capaz de articular las diversas formas de lucha que las contradicciones sociales imponen? las luchas sociales, la lucha política y la Jincha militar contra el imperialismo norteamericano,la burguesía y la derecha del País. Esto se afirma a partir de la comprensión de que estamos caminando a una situación de confrontación decisiva.

4.- Esta manera de entender al partido y sus perspectivas se nutren ideológicamente del marxismo, de este marxismo por mucho tiempo vilipen­diado, incomprendido y desterrado del Partido. De ese marxismo que constituyó la fuente teórica que hizo posible la concepción Hayatorreana expresada en los libros vertebrales: Por la emancipación de A-mérica Latina y El Antimperialismo y el APRA.

Por todo lo dicho anteriormente es fácil colegir que Víctor León y Generación Norte, del cuál es uno de los principales dirigentes y animado­res, constituyen una tendencia de izquierda dentro del Partido, la cuál se está desarrollando básicamen­te en el sector juvenil y en lucha continua contra la derecha que controla y dirige nuestra organización. Por lo tanto no nos debe llamar la atención si con la publicación de este ensayo los sectores conservadores y defensores del sistema capitalista enquistados en el Partido lanzan el grito al cielo, demandan que se habrá una investigación a los -para ellos- "infiltra­dos comunistas" y se coloque al libro en el índex de las lecturas prohibidas.

Corriendo ese riesgo, la honestidad con su manera de pensar y actuar se acrecienta en Víctor León Alvarez y Generación Norte. Hablar a media voz hoy dentro del partido es una virtud de los que consideran que hacer política es disputarse los cargos y prebendas en el aparato estatal, aprove­chando nuestra condición de gobierno. Y sin la grita estridente de los corifeos de los grupos de poder del. gobierno, hablar claro con valentía, sin temor a las represalias de todo tipo, es una virtud de los que hacen política teniendo en cuenta los altos intereses de la clase obrera, el campesinado y los demás sectores populares; en fin de los que tienen un compromiso con la historia, con sus mártjL res, con las esperanzas populares, con la revolución" antimperialista y el socialismo.

El APRA en el Perú se apresta a iniciar la gran revolución que de siglos reclaman nuestros pueblos; sueño de Bolívar, lucha de Haya de la Torre y hoy posibilidad real bajo la conducción de Alan García Pérez, nuestro joven Presidente. Lo que en épocas pasadas fue sueño,credo e ideal,hoy empieza a querer cristalizar en hermosa realidad; nada más seductor que la posibilidad concreta de integrar y formar el pueblo continente.

Nacimiento, desarrollo y muerte es el ciclo natural en el devenir eterno, dentro de este Universo nuestro de cuatro dimensiones. Pero, bajo deter­minadas circunstancias, el desarrollo puede verse menguado, trabado, detenido; y la muerte puede por consiguiente, ser apurada, forzada y precipitada. Más es seguro que ningún aprista leal y honesto se resignaría a ver morir nuestro gran movimiento sin antes haber alcanzado los objetivos para los cuales fue concebido y creado; de allí la necesidad del partido por reconstruir y nutrir permanentemente sus órganos vitales; de allí la necesidad de fortale­cer y mantener vigorosa una orientación ideológica correcta; ideología y conocimiento que deben ser patrimonio no de una élite privilegiada, sino de

.» iiuirui-.Ui-.iWi1 OUUXftlj I 'KL. Al'KA

las vastas muchedumbres que son, en suma, la esencia de la historia.

Las ideas presentes en este ensayo se ubican en un momento histórico donde la norma moral, aprista debe ser dar y no pedir, 'ser gorriones y no buitres Es la hora de poner en práctica las enseñanzas de Haya de la Torre contenidas en sus libros aurórales, de reivindicar con el testimonio la sangre de nues­tros mártires de Chan Chan, y de los que regaron con su sangre el surco de la nueva vida para el pueblo explotado.

Finalmente, con el documento de crítica y de las perspectivas que se nos alcanza, se empieza un camino por el cuál otros transitarán y nos da un ejemplo que a todos los jóvenes militantes del Partido nos corresponde seguir.

MIGUEL FACUNDO CHINGUEL
PALABRAS PREVIAS

El presente ensayo es un aporte renovador a la constitución de nuevas generaciones en contra de la ortodoxa forma con que el sistema reacciona­rio (1) ha compelido la auténtica preparación de nuestras fuerzas populares y en especial de nuestras vanguardias revolucionarias juveniles.


  1. Conceptuamos como sistema reaccionarlo al ordenamiento exis­tente en la sociedad, en lo general y del partido en lo particular En lo general se refiere a la clase dominante y sus respectivos instrumentos y/o medios de dominación (alienantes); en lo parti­cular se refiere a la concepción errónea sobre la formación de cuadros apristas. Se ha creldo-y se cree aún-que un buen cuadro aprista es aquel que se sabe de memoria el Antimperialismo y el APRA-en el mejor de los casos-, la biografía de Haya de la torre y el que recuerda a los mártires del 32; todo esto expresa­do a través de una suerte de concurso sobre la mejor exposición oratoria que les lleve a sentirse "grandes líderes" de las masas.


Es el inicio de lo que significa poner a dis­posición de las mantés más perspicases las tesis revolucionarias de Haya de la Torre; el hacerlo " nos permite llegar a ustedes como la concepción reinvindicativa que debe hacer uso correcto de los aportes de la tecnologia moderna de impresión como una nueva forma de propaganda y difusión esencial­mente revolucionaria.

El objetivo fundamental de la presente es ir bosquejando la unidad ideológica en nuestros cuadros juveniles. A esto, indudablemente, la derecha enquistada en el Partido verá con preocupación la linea ideológica que la juventud-en base a su unidad-irá asumiendo como derrotero histórico en pos del tanto tiempo pregonado y esperado cambio social.

Conscientes somos que para terminar con las injusticias, no sólo hay que manifestarse contra todo lo reaccionario; sino que también hay la necesi­dad de combatirlo en la práctica, en todos los luga­res en que se halle; por lo que convencidos estamos de la victoria final. La lucha recién se inicia; avancemos y venceremos. Sobre la ignorancia y la

sensualidad, sobre el oportunismo y la reacción......

VENCEREMOS 1. De allí que sostenemos que la muerte del oportunismo y la inmoralidad es tan necesario como inevitable y su ejecución debe empezar ahora.

Ante ello, es preciso deslindar lo que verdade­ramente es el compromiso doctrinario de nuestra militancia, de lo que es también el transparente afán oportunista de los enemigos del pueblo -los "revolucionarios" de hoy-, de ahí que el presente ensayo es un reto a las nuevas generaciones que esperamos sepan lo que es y debe ser el objetivo de nuestra presencia militante al interno de este gran movimiento revolucionario que creó Haya de la Torre y que fue mistificado con la muerte y sangre de nuestros mártires.

Nuestra acción juvenil, que enmarcamos hoy en este primer ensayo de análisis al interno del Partido lo hacemos dentro de nuestro propio campo de acción y bajo la égida del Maestro Víctor Raúl Haya de la Torre, quién otorgaba libertad a la juven­tud para "estimular los propios impulsos dentro de la gran línea Aprista, aún a costa de juvenilia".

Por eso en estos momentos señalar un comporta­miento nuevo y devolver su original condición revolu­cionaria a nuestro gran partido es lo fundamental, lo cual debemos hacer tomando como elemento principal la capacitación doctrinaria y política de las fuerzas populares en razón de garantizarlos como vértebra fundamental de la revolución.

La ideologización de los cuadros jes'en verdad un derrotero histórico del APRA, así como la reafir­mación práctica del Partido en sus principios revolu­cionarios y antimperialista que en su teoría sostie­ne.

Por eso el carácter popular revolucionario como expresión de praxis política y la solidaridad con los pueblos hermanos-especialmante Centroameri­canos que luchan por su liberación, es deber ineludi­ble del Partido.

Esperamos que el presente ensayo sea el aporte esperado por muchos compañeros que, como nosotros, citarse para el análisis y esclarecimiento antes que aprenderse de memoria la ideología del Partido. El enrurrbarnos tras ésta linea nos permitirá avanzar y así contrarestar la influencia ideológica de la derecha para desarrollar el combate contra las con­cepciones erradas en el seno del Partido. Estos nos exige no sólo saber aplicar la linea, sino procesar­la y desarrollarla creadoramente a la luz de la prác­tica como supremo criterio de verdad.

Exige así mismo, la crítica y la evaluación permanente de las propias tesis, de las propias elaboraciones; mejorándolas, adecuándolas permanente­mente a nuestra cambiante realidad.

Nuestro ensayo y nuestro movimiento generacio-nal-entonces- no debe ser confundido con el de una organización para el debate, ni una academia de estudios políticos. Nuestro propósito es aportar a la elaboración de la línea política revolucionaria y su traducción en acción concreta a fin de crear y fortalecer nuestras fuerzas revolucionarias para construir y defender el nuevo Estado, que será el Estado de los Trabajadores Manuales e Intelectua­les .
VÍCTOR LEÓN ALVAREZ

CAPITULO I

OPORTUNISMO
O
REVOLUCIÓN


1. Aprismo
Y
Confusionismo

Mucho se ha dicho y manoseado sobre la "po­sición " ideológica del partido, desde posturas radicales de nuestra juventud hasta la interpreta­ción' valedera de nuestros "líderes"; es decir desde la vocación ratón tica por la lucha armada, hasta la evolución dialéctica del pensamiento revoluciona­rio. En ambos casos los vemos sirviendo a la derecha y a la gerontocracia nacional.

De allí que la posición -a secas-ha sido el vestido del cual se han cubierto muchos "pseudo revolucionarios" cuyo objetivo siempre ha sido el electorerismo, creando mecanismos para tales fines, desde círculos de estudios hasta centros de investi­gación, todos de corte aglutinador y grupista, elec­torero y arribista; creando confusionismo en las nuevas generaciones no comprometidas con bajos inte­reses; por eso, citando a Haya de la Torre "somos conscientes que en nuestro partido la leguleyería criolla, la politiquería intrigante y anárquica, hervidero de egoísmos subalternos, ha legado una miserable experiencia de confusionismo" que permite la existencia de compañeros que ven y creen que el partido es sólo una concepción cultural y educati­va par lamen taris ta y electorera; y que por tanto no entienden el verdadero significado de la condición fundamental del partido: ser herramienta teórica y práctica para la instauración del nuevo Estado Antimperialista de los Trabajadores.

Sin embargo, íos comportamientos encontrados de muchos compañeros, que hanj devenido en la fácil forma de convivir, alejan al partido de lo que es su condición revolucionaria. Las convicciones de izquierda se cubren del poder ostentado y de allí aprovechan, ya sea de los centros controlados por el partido,Ministerios, Municipios, etc. o de los fa­vores del que mejor llega y va por arribismo o por una candidatura.

El beneficio económico para unos y el figure-rismo político para otros, son pues los"objetivos" de nuestros "cuadros revolucionarios". Pero, ¿debe­mos ser tolerantes con este comportamiento?... NOÍ; ¿Esperamos encontrarnos en la reorientación de nues­tro partido?... SIÍ.

Es bien sabido que la expresión ingenua y alejada de estas y otras prácticas oportunistas, es la juventud, falange estructural del cambio . La juventud debe ser la vanguardia del partido y por lo tanto factor decisivo en la transformación revolucionarias ; la juventud debe ser también ente fiscalizador de las acciones políticas que el Partido asuma como movimiento de las clases productoras y de las fuerzas populares en su conjunto.

La juventud aprista aspira a realizar la gran revolución finiquitadora de las injusticias sociales que nos impone el sistema; sin embargo, nuestras élites dirígenciales no son capaces de preparar las condiciones objetivas y subjetivas para tal fin. Nosotros pretendemos en este ensayo, dar una orientación en dicho sentido.

Desde este punto de vista, es menester, basados en la necesidad de establecer la orientación del partido, concepturar alcances que esperamos sirva para enrumbarnos de lo que verdaderamente es la razón histórica del APRA. No seremos hijos dignos de Haya de la Torre si no tomamos su obra y su espí­ritu por la transfontHción social; de alli que es necesario empezar por definir lo que tenemos, somos y buscamos.

En este sentido, es necesario remarcar que la construcción de un Estado de Nueva Democracia inplica, como se ha dicho, el compromiso de todos que siendo peruanos quieran llevar adelante la difí­cil tarea de la reconstrucción nacional. 'Por ello cuando hablamos de cual es la tarea futura, tenemos que hablar también de la formación de cuadros, de fuerza dirigente y de vanguardia revolucionaria todos bajo un espíritu delineador de esfuerzos y pasos sistemáticos que deben darse como metodología de lucha y práctica, nacionalista en una primera etapa

Por eso, porque la crisis es nacional,porque la miseria, el hambre y el desempleo no esperan de recetas pasadistas ni de directivas partidarias, es que tenemos y buscamos con este documento analizar y aportar una salida histórica, no novedosa, pero sí de conocimiento y de alcance a las bases, que puedan significar al mismo tiempo ,un paso de descen­tralización del partido y del gobierno, y tanrbién el inicio de una práctica de auténtica democracia interna.

Para esto es necesario la formación de cuadros, cuya preparación y orientación revolucionaria, bajo la unidad ideológica antiijnperialista sea la que nos permita dirimir y aportar en la construcción del nuevo Estado bajo formas de trabajo por comandos preparados y listos, de brigadas juveniles que nues­tro partido debe conducir con el fin de reducir los altos índices de las taras sociales que hereda­mos del sistema, y los efectos recogidos de los regímenes anteriores a fin de plasmar un nuevo tipo de Estado y por ende de sistema.

Pero la formación de cuadros no lo es todo para asegurar que el gobierno aprista pueda realizar la gran revolución. Sabemos que cuadros y fuerzas antiapristas y antihistóricas buscarán el fracaso (con paros, huelgas, boicots, etc.) de la partici­pación popular en la construcción del nuevo Estado. Esto nos lleva a la conclusión que debemos preparar y anteponer cuadros y fuerzas que luchen por la conducción y dirección de las masas y asumirlo en la participación del Estado.

Ahora ¿tenemos cuadros capaces de luchar por la dirección de las masas?... N01. En la tierra delHaya de la Torre, tenemos experiencias alecciona­doras: sindicatos, federaciones, etc. que se ganan después de muchos años, lo perdemos de noche a la mañana, ya sea debido a la incapacidad, inconsecuen­cia o falta de entrega revolucionaria.

Sin errbargo, muchos son y se llaman "revolucio­narios", porque tiran piedras a la represión y a los micros, otros porque gritan más y creen ser "seguido­res" de Búfalo Barreto, o porque se aprendieron de memoria los históricos sucesos del 32. En ambos casos son los primaros defensores de los candidatos de la derecha, quiénes a la vez son sus principales fuentes de aprovisionamiento y.financiación.

Por consiguiente, la preparación de los cuadros es tarea prioritaria del partido y de los que piensan y están convencidos de la revolución.

Sin embargo debemos cuidar de no convertirnos en un partido exclusivamente de cuadros que controle y manipule a las masas, tal cual es la predilección de la derecha.

Un partido de cuadros revolucionarios destaca­dos necesita de una profunda inserción en las masas y de ib. generaqión de estructuras nuevas y organizadas. Es decir, una masa de cuadros - buscamos ser - como partido revolucionario.

¿Pero qué hay en el partido de hoy?. „ Revolu cionaria y desinteresadamente, nada. Por lo que la Reconstrucción del Partido, es la próxima tarea urgente e inmediata; reconstrucción que devuelva al partido sus masas y su capacidad de ser instrumen­to revolucionario y factor activo en la lucha contra el imperialismo y la forja del nuevo Estado.

Para esto tenemos que entender que el Partido no es una cosa, ni institución, ni estructura formal j sino una relación entre la teoría y la práctica revolucionaria. Es decir, entre la teoría revolucio­naria y la práctica real del movimiento popular. O sea es la expresión de la voluntad colectiva y popular que exterioriza la condensación de la mayo­ría histórica del pueblo, de sus luchas y sus márti­res, de quienes extraemos la mística y fuerza necesa­ria para combatir y vencer y para hacerse, en la lucha, indestructible.

Por lo que, cuando hablamos de reconstrucción del partido, lo hacemos también en el sentido de su redefinición ideológica olvidada y, rescatando el ejemplo de quienes han dado hasta su vida por el partido sin mediar nada a cambio, que no sea el ideal y la fe.

Por eso es urgente retribuirle al partido su orientación revolucionaria antimperialista que, como partido dé izquierda, debe tener por identi­dad popular. Todo esto bajo una nueva'estructura de convocatoria y de participación de todos los estamentos sociales organizados y orientados por el pensamiento de izquierda como conciencia ¡actuante y permanente hasta la constitución del partido como fuerza dirigente capaz de sostener la gran revolución aprista desde sus sindicatos, federaciones, etc., es decir desde sus bases ampliamente organizadas.

Esto nos conlleva a tocar y pofundizar el otro aspecto indesligable de este proceso que estamos analizando, cual es la organización del APRA como fuerza revolucionaria; tarea inmediata del partido 'y de todos sus militantes, más aún hoy que estamos en el gobierno, bajo una nueva estructura que nos facilite al externo, organizar el movimiento obrero, campesino, estudiantil, y esa nueva categoría organi­zada que son los ambulantes. Trasladando los loca­les del partido a los centros de producción y revali­dando el título dirigencial por el de representación sindical o de movimiento organizado alguno.

Así le estaremos dando al partido su composi­ción de -Frente Único organizado, cuya potencialidad se mida en base al aglutinamiento de masas con con­vicciones revolucionarias que aceptan la ideología del partido como el pensamiento guía en la construc­ción del nuevo Estado.

Eso es el APRA como fuerza revolucionaria, es reto de las nuevas generaciones devolverle al partido lo que en años fundacionales tuvo como parti­do de masas, si es que en verdad se piensa en la revolución, porque el partido es el sujeto de la revo lución. Porque surge y se construye en y con las masas al calor de sus combates; nadie puede reem­plazar a las masas en la construcción de su partido, en tal sentido decimos que todo partido auténticamen­te revolucionario es históricamente de masas.

Por lo tanto sólo garantizando un partido de masas podemos decir que somos un partido de los trabajadores. Ya no estaremos hablando de agrupa­ciones ni de células de trabajadores apristas enca­silladamente; sino que estaremos hablando de sindica­tos, federaciones, etc. y de su rol a cumplir dentro del gobierno aprista, alos cuales sumaremos las organizaciones populares, sean estas religiosas, culturales, vecinales, comunidades campesinas, etc.

Ahora, cuando se llega al gobierno, como hemos llegado, pidiendo la participación de todos los peruanos en el compromiso histórico de liberar al país de la crisis, el hambre, la miseria, el desem­pleo, etc. recomponiendo lo que hoy llamamos Estado, es que tenemos que hablar de un frente, de una alianza u otro nombre a lo que nosotros denominaremos La Vanguardia Unitaria Antimperialista' que sea la representación más consciente del pueblo y del gobierno en su lucha interna y externa . 'Interna, contra los poderes de la burguesía que espera mante­ner el sistema actual y los sectores recalcitrantes que sólo buscan desgastar al gobierno en el mismo afán de mantener dicho sistema.. Externa, contra los poderes del imperialismo en su afán de so juzga­miento político y económico.

¿Por qué esto?se preguntará compañero lector... Porque hasta el gobierno del señor Belaúnde hemos tenido un Estado que sólo ha sido injusticia y pos­tración, que no sólo ha hundido a este país en mise­ria, inflación y desempleo, sino que también ha profundizado una división de Estado y de poderes; división que se refleja en un Estado de desigualdades e injusticias que-como lo expresa Alan García Pérez-se manifiesta en:

-EL PLANO REGIONAL, donde encontramos un centralismo limeño que absorbe casi todo y donde las decisiones políticas y los medios económicos prevalecen sobre el resto del país.

- EN LA DISTRIBUCIÓN DE INGRESOS, en donde encontra­mos a un 10% de la PEA que percibe más de la mitad del ingreso nacional, un 15% que alcanza a repartirse algo y un 75% que sólo se reparte miseria y necesidad.
- EN LA ECONOMÍA NACIONAL, donde encontramos de un lado a la industria y los sectores administrativos privilegiados; y del otro venios a la agricultura andina abandonada a su pobreza y sus consecuencias, y al sector informal urbano que integra a los desem­pleados, atribulantes, etc.

Si a esto sumamos las consecuencias propias de la inflación, nos daremos cuenta que el gran problema social, económico y político del país no es fruto del desorden monetario internacional sola­mente, sino que es producto-principalmente- de las estructuras sobre las que descansa el sistema impe­rante. De allí que el cambio estructural es el objetivo medular de todo movimiento revolucionario cono el nuestro, y su logro será obra de la entrega revolucionaria de sus participantes, sean apristas o no apristas.

En cuánto a la reactivación económica, esta será posible coyunturalmente en base a un nuevo orden regional, donde la agricultura será el punto de partida no solamente a esta gran tarea sino tam­bién será fuente de empleo y de reordenamiento so­cial; aunque esto signifique romper esquemas para quienes prefieren ser desocupados con tal de vivir en la gran ciudad.

Necesariamente necesitamos entender que a mayor agricultura, mayor alimentación; y por consiguiente, a mayor producción menor será el costo de la canasta familiar.

Manteniendo salarios razonables podemos adqui­rir los alimentos con un saldo favorable que permitirá comprar producto alguno a la grande y pequeña industria, con lo que estaremos abriendo un mercado interno a la comercialización de los productos manu­facturados. Esto implica no sólo de paso la reacti­vación de la industria, sino también de la economía gLobal, dando una fuente de trabajo y estabilidad labo-il, tanto en el campo como en la ciudad.

Es el desorden estructural, pues, lo que genera, into a las implicancias del desorden monetario inter-icional, la crisis que agobia a las grandes mayorías.

Entonces el reordenamiento de las estructuras, »r un lado, el cierre a la libre importación, el au-;nto de aranceles y la anulación de las exoneraciones das a las empresas transnacionales, requerirán de ia posición de lucha y combate de nuestras masas aristas y no apristas. "Por lo tanto el Estado Antim-rialista necesitará de una Vanguardia Unitaria o de Frente de Izquierda a la que Haya de la Torre llamó gran Frente Único Antiimperialista", cuyas convic-ones de entrega y de lucha serán de carácter naciona-sta y revolucionariamente antinperialista.

Esto inplica por otro lado, la recomposición de derecha como maniquí de los poderes transnacionales b buscarán descomponer el nuevo Estado, azuzándolo desgastándolo ante las masas. ¿Cómo?....

En primer lugar, boicoteando el aparato producti-y alimentario, amén de falsas promesas, de abrazos apoyo proclamado al gobierno en diversos eventos o sitas a Palacio.

En segundo lugar, el sentido de la sobrevivencia

la derecha lo llevará a tocar puertas aliadas, cuyos

;ereses nada nacionales, también son golpeados; en-

ices el militarismo burgués, enajenado a los intere-

; del imperialismo Norteamericano, será el vocero

las intimidaciones y última alternativa de cambio

gobierno, vía Golpe de Estado.
Entonces tenemos que pensar en lo que pasó en Chile, a Allende y su pueblo; tenemos que pensar en una defensa del Estado, organizando para ello un movimiento nacionalista con formación de combate que sea fuerza política y fuerza militar; como una vanguardia de lucha contra el imperialismo Yanqui y sus aliados: el militarismo burgués y la derecha nacional.
su capacidad de llevar a cabo una verdadera política de acumulación de fuerzas ideológicas, políticas, morales, materiales, y militares. Sólo así podremos conquistar el consenso de los explotados y su disposi­ción de lucha contra el enemigo.

No hay en. nuestro país las condiciones para una larga estabilización del cuadro de la democracia burguesa y el enfrentamiento de clase ha de trasla­darse del terreno legal-ideológico-político a la confrontación abierta entre las clases; surgirá enton­ces la necesidad de encarar la forma superior de lucha: la político-militar.

Esto no es una especulación como lo cree la derecha enguistada al interno del partido, que de paso espara. El Imperialismo Yanqui y sus aliados ya están socavando el gobierno en su primar paso, apoyado por los infantilistas, antiapristas y los "apristas" que ya están mirando el 90 en busca de ser la opción candidateable.

Sin embargo, lo ,más evidente es el trabajo de la derecha, y de quienes acaparando y estimulando la escasez, generan una corriente de descontento popular. El esfuerzo internacional de aislamiento a nuestro gobierno, de sus posiciones independistas ante el EMI y de solidaridad con la hermana Repúbli­ca Popular de Nicaragua, se hacen evidentes. Los EE.UU. no perdonarán jamás la posición antimperia-lista de nuestro gobierno y su apertura a los países socialistas: Cuba, R.P.D. de Corea, China, URSS, etc. Este es el memento de llevar adelante una revo-ción, iniciada en sus condiciones objetivas y subje­tivas, por nuestro gobierno Áprista que sabemos espe­ra mucho de sus masas y del partido.
Por ello es de esperar, en la formación revolu­cionaria, asumir con dignidad el mandato de la histo­ria y el futuro.

Luchar con dignidad por la Liberación Nacional de nuestro pueblo contra el imperialismo Yanqui es también compromiso de todos los peruanos. Esa es nuestra apuesta al futuruo, esa es nuestra razón histórica. Por ella estamos y por eso nos diferen­ciamos . '

Es pues de revolucionarios: aceptar la tarea histórica de someternos al espacio y tiempo del movimiento popular garantizándole un partido revolu­cionario que luche por el Estado Antiimperialista y el Socialismo Indoanericano; y rechazar el segui-dismo politico de quienes querrán mantener al partido en el conformismo usando una fraseología revoluciona-rista y sectaria, que en la práctica conduce a des­vincularnos más aún de las masas.

La historia castiga brutalmente el conformismo oportunista y echa por tierra las ilusiones tanto conformistas como "revolucionaristas", pero al mismo tiempo va más lejos, modificando constantemente las condiciones reales y concretas que sirven de marco para la lucha por la Liberación.

De ahí proviene la necesidad de dominar todas sus formas y de adaptar constantemente todos los métodos de lucha y los nonentos de su practica, con arreglo a las circunstancias cambiantes; la nece­sidad de perfeccionar la estrategia y tácticas de la acción revolucionaria, es la tarea de las nuevas generaciones. Y si para ello es necesario la reconstrucción del partido,es imperativo entonces, comenzar ahora.

2. El Apra

Y el

  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconÍndice de materias
«la Violeta de Oro» que recompensa a la mejor película. La región Midi-Pyrénées dota al mejor cortometraje con una beca para que...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconResumen para el desarrollo de esta guía fue de gran comprensión el...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEl Presidente del Directorio de Alfa citado a una reunión a la cuál...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconPropiedad Intelectual (o mejor dicho, derechos de autor) se reserva...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconDedicó casi toda su vida a trabajar para las grandes familias florentinas,...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconTe garantizo que ésta va a ser la disertación más inusitada que habrás...
«Las circunstancias no hacen al hombre, lo revelan». Lee estas palabras una y otra vez hasta haberlas guardado en tu memoria. El...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEste repaso esta elaborado con algunos ejercicios de ejemplo para mejor comprensión

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconEl Ámbito de Aplicación del Método del Satipatthána
«Camino de la Atención» del Buda (Satipatthána), y proporcionar una guía inicial para la comprensión de estas enseñanzas y su aplicación...

Sirvan estas primaras líneas para que el autor-con las disculpas del caso-pueda alcanzar ciertas advertencias, necesarias para una mejor comprensión de los iconResumen: Se trata de reflexiones necesarias para todo el proceso...






© 2015
contactos
l.exam-10.com