Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez






descargar 350.63 Kb.
títuloRosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez
página1/4
fecha de publicación04.06.2016
tamaño350.63 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4


Una adolescencia poco fastidiosa”

De Rodolfo Santana.

Escrita en 2001.Revisada en 2007

…”ellos no son los asesinos
ellos también fueron asesinados
jugando un juego que va en serio”…

Roberto Santana.
 

Una tarde poco fastidiosa”

Personajes:

Javier Mendieta. 18 años

Miguel Cifuentes. 17 años

Rudi Marahona. 18 años

Rosa, madre de Miguel. 41 años

Alfonso Antunez, el fugitivo. 45 años
Escena I
Javier y Miguel despiden a Rudi, con ceremonia. Los ilumina una fuerte luz, de las utilizadas para filmaciones caseras.

Le alisan el impermeable negro a Rudi. Javier le coloca los lentes oscuros.

Miguel se separa y enfoca a través de una cámara de video de aficionados colocada sobre un trípode.

Javier practica leve movimiento de artes marciales con Rudi.

Rudi, tras una pausa leve, responde con otro movimiento. Pero es

evidente que muestra cierto miedo escénico ante la cámara.

Miguel le hace señas a Javier para que se aparte.
MIGUEL -¡Fuera, loco, fuera, !
Javier se aparta con un gruñido. Aumenta el nerviosismo de Rudi.
RUDI - ¡No sé, no sé, no sé, maricas tristes!(Indicando la cámara)Esa cinta la van a ocultar, igual que las otras.
JAVIER -Coño, Rudi, alguna se salva.
MIGUEL -Las verán.
JAVIER -Vamos a repartir copias como arroz.
MIGUEL -Televisoras, diarios, radios, internet….
RUDI -No creo que las trasmitan…
JAVIER - Lo harán…(Viendo a Rudi que baja la cabeza y da un leve giro, como ocultándose de la cámara)¡Para ellos es oro puro!
MIGUEL -Rating, papito, sintonía……
JAVIER -Coño, gra-ba-te-lo, somos la noticia del año.
MIGUEL -El mundo tiene sentido si lo movemos.
JAVIER -Ser inmortales exige la vida, cabrón. Ningún héroe muere de viejo.
Rudi observa la cámara. Se decide.
RUDI -Es miércoles, que cagada…mañana será el cuarto jueves del mes de noviembre….La misma gente caminando en las calles repletas…inundadas de pasos….¡Pas, pas, pas!...Yo caminaré a casa cargando el horror, como si fuera un bebé…Es, es lo único cierto…el horror en mis manos….(Pausa corta) Bueno, y el hoyo….un agujero dentro de mí donde todo se pierde y

me siento como el oso frontino…las ballenas azules y otras jodidas especies que se volverán mierda igual que yo….Yo, con los golpes de Alfredo que siguen provocándome alergias en el cuero…(Muestra en el cuello una mancha roja). Dicen que es mi padre…¡Tremendo lagarto, hijo´e puta !..Que me encierra en el garaje desde los dos años…”¡Te cuesta aprender, basurita, te cuesta aprender, basurita!”- Me repite y repite clavándome la cabeza sobre las armas, que no me gustan. (Pausa corta) Bueno, ahora si me gustan. (Pausa corta)Antes no, ahora sí. Les encontré utilidad, desde lo de Alfonso…(Pausa corta. Se ve los dedos de una mano)¡Que bolas!¿No? Durante años las enseñanzas de Alfredo sobre peleas a cuchillo y manejo de automáticas me erizaban los pelos y me robaban el sueño y…a la final, fue Alfonso quien me mostró…el camino, ¡la luz!. Antes de él todo era pesadilla . Caminaba por pasillos redondos, metálicos y ¡coño!, era el cañón de una escopeta que mi viejo disparaba. Cabeceaba en la escuela y venía Alfredo y me picaba en tiritas, con un machete, frente a toda la clase. El fue militar….¿Fue?...(Risita)¡ Todavía lo es, maldita sea!….De noche, en la cama, pelea, grita. Llama a sus compañeros en las matanzas de Bagdad, Quetta, Karbala, Haditha, My Lay, y se despierta con la mirada asesina….(Indica al exterior) Ahora, voy a encontrarme con él…Y con Viviana, mi dilecta progenitora…santa Viviana….rata de madre, que nunca apareció cuando era niño y le pedía auxilio desde el garaje. Nos servía limonada en las mañanas de sábado y domingo, mientras el viejo me instruía con el cuchillo o el fusil automático….
Pausa.

Miguel y Javier se adelantan y lo abrazan.

Sube luz general, poco a poco. Nos encontramos en un piso bajo. O quizá un sótano. Es el cuarto de Miguel. Rudi sale del lugar subiendo por unas escaleras.

Sus compañeros lo despiden.

Escena II

MIGUEL -¡Fuerza y cabeza fría, Rudi!
JAVIER -¡Agallas y cojones!
En la pared más grande se observa un gran afiche de Greta Garbo.

De resto, las paredes se muestran vacías, cubiertas con grafitis indescifrables.

Hay un armario grande, moderno, también manchado por grafitis. Una pequeña cama cubierta con una colcha a cuadros, de lana. Una silla y una butaca grande, de cuero, muy gastado.

Libros despedazados, DVDs, consolas de juegos destruidas,

gorras de beisbol, franelas y fragmentos de revistas de todo tipo.

Una computadora instalada sobre una mesa sencilla. Gran monitor.

Miguel se instala ante la computadora. Javier se recuesta en la cama.
JAVIER -¿Crees que pueda hacerlo?
MIGUEL -Es valeroso. Y, como nosotros, llega al final….
JAVIER -Alfredo es un asesino con medallas.
MIGUEL - ¿Y qué?
JAVIER -Puede presentirle la intención. ¿Ves, bacalao?... Se le adelanta y le clava en la garganta el cuchillo que siempre carga.
MIGUEL - (Tecleando) No sabe que su hijo es el enemigo.
Miguel trabaja en la computadora. Gruñe. Javier se incorpora y se acerca al cúmulo de objetos, libros, rotos. Se inclina y toma unas páginas de revista más o menos completas. Las mira. Escucha los gruñidos de Miguel.
JAVIER -Días gruñendo. (Pausa. Aumentan los gruñidos de Miguel)¡Días!...¿Por qué? Atormentas, huevoncete. Revientas el oído.
Miguel grita. Eleva los brazos.
MIGUEL -(Viendo el monitor)¡Ahí estás, puta! (Ve a Javier) ¡La conseguí!
JAVIER -Nadie consigue nada de nada.
MIGUEL -(Indica la pantalla) ¡Mírala!
JAVIER -Todo es negocio.
Javier se acerca a Miguel.
MIGUEL -¡Encontré el código, la Web de los hijos de puta!
JAVIER -Planetaria, esa web…
MIGUEL -Ellos, Javier….(Trabaja sobre la computadora. Comienza a trabajar la impresora.)¡Los agarré por las bolas!….(Teclea rápido)¡ No…te me vas….a escapar, sucia rata!...
JAVIER -Llevas meses en eso. Se supone que nos desprendemos de todo.
MIGUEL -(Se coloca una mano en el cuello, como una garra)Hay cosas que te trancan la garganta, marica. La mano de un monstruo .
Javier observa la pantalla.
JAVIER -Números, números, números….
MIGUEL -Mensajes, mensajes, de acuerdo al código….
JAVIER -No veo ninguna niñita baboseada por viejitos.
MIGUEL -Los que navegan en la salsa entienden.
JAVIER -Pederastas cibernautas.
MIGUEL -Direcciones, teléfonos, e mails, faxes, webs, celulares.
JAVIER -¡Coño!¿Y cómo conseguiste tanta mierda?
MIGUEL -Capturé la contraseña y las claves de un código en medio de los comentarios, en un chat que un filólogo de Bélgica usaba como tapadera…
JAVIER -En Bélgica son civilizados.
MIGUEL -Tienen sus perversones.
JAVIER -¡Pow, pow!
MIGUEL -Llevo meses siguiéndoles la pista.
JAVIER - Ajá!....Y yo y Rudi escuchando tus gruñidos.
MIGUEL -“La venganza es un plato frío”-dijo alguien, feliz como una lombriz, viendo el funeral de un enemigo pasar frente a su puerta.
JAVIER -¿Si, mamita?¿De qué te vengas?
Pausa corta. Miguel observa a Javier. Luego sigue trabajando en la computadora.
MIGUEL -Ya lo sabrás.
JAVIER -¿Qué es, mierdita? Habla. No me jodas.
MIGUEL -Mas tarde, ahora me divierto.
JAVIER -Jodiendo a los pobres pedófilos.
Pausa corta. Miguel ve a Javier.
MIGUEL -(Intenso) Si tienen algún derecho es a la muerte lentísima.
JAVIER -¡Coño, pupú de foca, te pega!
MIGUEL -Los niños son inocentes.
JAVIER -¿Inocentes?...¡Hasta los seis años!.
MIGUEL -¡Estroncio!
JAVIER -¡Ningún estroncio!
MIGUEL -Los escoltan ángeles.
JAVIER -Los ángeles no existen, Miguelito. No vigilan. ¡Los estudiamos, careculo! ¿Olvidaste?
MIGUEL -¿Los padres, entonces, a falta de ángeles?
JAVIER -¡Ese si es un estroncio cagadísimo!
MIGUEL -¡Nos traen a la vida! ¿No?
JAVIER -¿Y qué? A cada día aumentan los orgasmos malos. No hay amor. (Ríe como Santa Claus) Ya hay más abortos que nacimientos.
MIGUEL -¿Si?
JAVIER -Pregúntale a los chinos. ¿Padres? ¿Qué es eso?
MIGUEL -¡Coño, venganza!¡Venganza, entonces!
Pausa corta. Javier se acerca a Miguel y le palmea la espalda. Miguel activa la impresora.
JAVIER -Eso suena mejor, hermanito. Sin ángeles ni padres. Siéntate en tu ladrillo latiendo rabia. Por eso dedicaste tiempo para descifrar el código. (Mira la pantalla repleta de números y letras) No entiendo ni mierda.
MIGUEL -Toda esta evidencia la enviaré a la policía, los medios de comunicación, la iglesia….
JAVIER -¿Evidencia?
MIGUEL -Tras los números y letras confusas hay direcciones que indican lugares de encuentro, presupuestos de planes vacacionales, informaciones, catálogos, intercambios, confidencias…
JAVIER -¿Planes vacacionales?
MIGUEL -(Pausa corta)Con niñitos incluidos.
Javier no entiende. Siente que es demasiado. Camina varios pasos, la cabeza baja.
JAVIER -¿Qué?...¿Me vas a venir con esa trácala? (Ríe, incrédulo)¿Un tour con…con niños?
MIGUEL -Traslados aeropuerto-hotel, trago de bienvenida. Frutas en la habitación.
JAVIER -(Con dudas profundas) Y…pues, un…¿Un muchachito?
MIGUEL -O muchachita, esperando en la cama, tras ser elegidos en catálogo.
JAVIER -(Se carcajea, feroz)¡ Con un osito de peluche o una Barbie entre los brazos!.
MIGUEL -(Se sorprende) No sé. Puede ser. ¿No? Supongo que un detalle así excita a esos babosos.
JAVIER -(Se sienta en la cama. Ve a Miguel. Serio) No te creo.
MIGUEL -Todo es muy organizado, Javier. El turismo es una industria seria, muy meticulosa.
JAVIER -¿Por qué te preocupa…tanto?
Pausa. Miguel estudia a Javier. Lee los detalles de la impresora.
MIGUEL - (Se encoge de hombros) No sé…
JAVIER -¡No me vengas con mierdas, tienes que decirme!....
MIGUEL -¡Nada, marico!...(Pausa corta)Es posible…¿Quién sabe?...si alguno de esos niños podía…ser grande…
JAVIER -¡La cagada es que todos terminamos adultos!
MIGUEL -¡Grande de grandeza, rata muerta!...¿No asimilas?...
JAVIER -¡Estroncio!
MIGUEL -Un alma más grande que el mundo…¿Es eso estroncio?...una jodida alma que sane nuestras enfermedades…. (A gritos)¡Un psiquiatra cósmico que limpie las toneladas de mierda que tenemos en la cabeza!…
JAVIER - (Gritando)¡Estroncio!¡Estroncio!
ESCENA III
Asoma Rosa aparece en la escalera con cierta prisa. Viste una bata de casa un poco corta. Se notan sus piernas atractivas. Sobre la cabeza rollos sujetando el cabello y un pañuelo tratando de taparlos. Sandalias altas, de tacón descubierto que permite ver sus bellos pies. Un trago de ginebra en una mano y un cigarrillo en la otra. Cuarenta años bien puestos. Ve a los muchachos desde la escalera.
ROSA -¡No peleen tanto, carajo!¡Cualquiera cree que se están matando!...Por poco se me cae el tazón con la crema chantillí…¿Y qué es lo que les pasa?...¡Nada! Gritan por gritar. Alteran el mundo con tonterías…
Miguel y Javier abandonan su presión. Disimulan.
MIGUEL -No pasa nada, Rosa.
ROSA -No me digas Rosa. Soy tu madre, que te parió y amamantó y te limpió la ñoña.
MIGUEL -Está bien, Rosa.
Rosa bebe un trago. Fuma. Se sienta en la escalera.
ROSA - ¿Por qué discutían, Javier?
Javier niega. Sonríe. Se sienta en la cama, modosito.
JAVIER -El dice, yo digo…así vamos, señora Rosa….una cosa él, yo otra…¿Ve?...No escucha…(Miguel lo mira con enfado) Me explico hasta con mímica y ¡Pow!. Tiene senda falla en las circunvoluciones...
ROSA -¿Circunvoluciones?
JAVIER -Cerebrales...
Rosa escucha. Bebe. No entiende nada.
ROSA - Sean serios. Estudien, que el mundo es un hueso muy duro. (Bebe) Todo el mundo lo quiere entre los dientes. Parecemos lobos…(Se incorpora) Lobos…(Ve a Miguel) Miguelitotó….¿Por qué has cambiado tanto?...Te gustaba la música clásica….
JAVIER -(Nota un aspecto de Miguel que desconoce) ¿Música clásica?
ROSA -¡ Opera!…. (Ve a Miguel)¿Nunca le dijiste a Javier?...
Fastidio en la cara de Miguel.
JAVIER -(Con gran sonrisa)¡No creo esa vaina!
ROSA -“Aida”…”El Barbero de Sevilla”…Leía algunas cosas en latín y griego antiguo…A Homero… “La Ilíada” …y otras cosas…otros poetas…Hablaba y nunca decía una grosería…
JAVIER -(Incrédulo) ¿Sabes latín y griego, marica?
Miguel niega.
ROSA -Ahora habla y seis de cada cinco palabras son coño, mierda, careculo, mamita, marica, puta, rata y chupaubre…¿Es eso lenguaje? Y si así es el habla….¿Cómo le habrá cambiado la cabecita a mi pobre Miguelitotó? …(Se espanta. Se incorpora) ¡Mierda, la salsa se me quema!
Rosa sale. Javier se adelanta en dirección a las escaleras para verle las piernas.
ESCENA IV
MIGUEL -¿Terminaste tu testamento?
JAVIER -(Indica la escalera) Tiene buenas piernas…. (Miguel no hace ningún comentario. Camina hacia el sillón) No lo he terminado.
MIGUEL - Yo tampoco.
JAVIER -¿Sabes griego?
Javier extrae una cinta. La coloca en la grabadora, cerca de la cámara.

Activa la grabadora.
MIGUEL -Un poco.
JAVIER -Más que testamento es testimonio. Lo grabé.
MIGUEL - Eso está bien…
En pantalla aparece el rostro de Javier. Rostro de pocos amigos.
JAVIER EN

PANTALLA -Soy Javier Mendieta…estoy muerto y a nadie le dejo nada. Primero, porque nada tengo y segundo porque mi único familiar, mi madre, también está muerta. ¿Está claro?...Así que jódanse con mi cadáver, a ver dónde lo ponen, caras de culo….

Rostro serio de Javier. Se va la imagen de pantalla. Javier apaga la grabadora.

MIGUEL -Un poco corto, pero está bien….No dejemos nada colgando. Por cierto. ¿Florbella?
JAVIER -(Oprime los labios, con pesar) Muerta, también.
MIGUEL -(Interesado. Se acerca a su amigo) ¡Coño, Javier! ¿Seguro?
JAVIER -Totalmente, brothercito.
Chocan los puños con tristeza.
MIGUEL -¿Cuando la reventaste?
JAVIER -Anoche, al llegar a casa. (Pausa corta. Ve a Miguel)¡Coño, me dolió!...¡Tres años con ella y nunca me dejó mal!...
MIGUEL -Te acompaño…pues, se como la querías….
Pausa.
JAVIER -Le puse ácido en el motor y en el tanque de la gasolina. Le reventé los cauchos y le deformé los rines a mandarria.
Pausa corta.
MIGUEL -Recibió su hara kiri, la Yamaha 125.
JAVIER -“Florbella” siempre fue una buena moto.
MIGUEL -Javier, en el testamento tenías que mencionar tus marcas. Son importantes.
JAVIER -No para mí.
MIGUEL -¡Careculo, cien metros en once segundos con treinta décimas es algo que tienes que gritar!
JAVIER -¿A quién le interesa?
MIGUEL ¡Mierda, para que sepan!
JAVIER -¿Qué coño?
Pausa corta. Miguel cavila.
MIGUEL -¡Que teníamos cosas, cosas importantes!.
JAVIER -Lo que debes hacer es darle rolo a la computa y dejar de ladillar.
MIGUEL -¡Pow! ¿Ya?
JAVIER -Le llegó la hora.(Hace bocina con las manos) “¡Computa muerta caminando!”
Miguel avanza hacia la computadora.
MIGUEL -Deja que envíe los archivos de los pedófilos a tutili mundachi.
Miguel se sienta ante la pantalla. Teclea rápido.

Javier enciende la cámara. Se sitúa enfrente.
JAVIER -Coño, eso de dejar testamento sin tener herederos, es como borracho sin ron.
MIGUEL -Llámalo último testimonio. Frases finales. Epitafio.
JAVIER -No me gusta epitafio.
MIGUEL -¡Listo! ¿Se jodieron esos malditos!....(Pausa corta. Ve a Javier) Digo yo, montándome una cagada de estroncio en la sesera.
JAVIER - ¿Cuál?
MIGUEL -Creer que alguien va a detener al batallón de pedófilos.
JAVIER -Son demasiados. Aman los pedos, se los tiran por todos lados y los respiran con ansia.
Miguel remeda peos con la boca. Luego abraza la computadora. La besa.
JAVIER -¡Te amo, mami!...¿Cómo se llama el amor a la computadora?
JAVIER - (Piensa)Ciber sexo .Polvo electrónico, Chupachip Mamamouse.Cogeculo.com.
Miguel acaricia a la computadora. La besa.
MIGUEL -A nadie te dejo, belleza. Nadie te hereda. Y si no te destruyo te pican y pican. Te violan tu disco duro, mami.(Toma un CD. Lo muestra a Javier) Este virus es como la peste negra para las computa. (Introduce el CD en la computadora) Ven, para que veas.
Javier se acerca. En la pantalla asoman colores fugaces.

Miguel acaricia a la computadora.
JAVIER -¡Mierda, la coña sufre!
MIGUEL -(Acaricia a la computadora) Así, mi niña, mi linda. (Rayas negras, ramalazos de luz. Una agonía cibernética expresada en el monitor)Mi amiguita…
JAVIER -Malo, ese virus.
MIGUEL -¡Nadie te va a tocar!…ningún sapo, ni hacker, ni psiquiatra….
La computadora se ennegrece, como si estuviera apagada.
MIGUEL -Fallecida.
JAVIER -¿Tus cuentos?¿Los poemas?
MIGUEL -Extinción total es que nadie te ve para siempre, camarada.
JAVIER -¿Y el cine?
MIGUEL -Chaplin, Kubrick, Renoir, Kurosawa, Fellini, derretidos. En el horno.
JAVIER -Marilyn.
MIGUEL -(Ve el afiche) Y Greta.
JAVIER -Me muero sin el cine.
MIGUEL -¿Cómo te puedes morir si estás muerto?
JAVIER -Una nada sin Chaplin es tan siniestra que te mueres de nuevo.
MIGUEL -Una nada sin la Garbo es fea.
JAVIER -¿Y tus poemas?…
MIGUEL -Esos son los primeros en la fila del horno.
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconSoy Alfonso, oyente y enamorado de la rosa, un infarto me ha quitado...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez icon1137 Alfonso VII de Leon y Castilla y Alfonso Enriquez de Portugal...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconMiguel: a lo s nueve años consigo que me admitan en un colegio de...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconGracias a la atención continuada de Albino Suárez, los asturianos...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconMiguel grau seminario 133 AÑos de su inmolación en el combate de angamos

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconDiscurso de Orden con motivo de cumplirse cuatrocientos años de la...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconCrónica de una Muerte Anunciada
«Siempre soñaba con árboles», me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato.”

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconEl nombre de la rosa, de Umberto Eco
«El nombre de la rosa» es más que un libro, es un fenómeno literario y social, convertido en un " best seller " inmediatamente. Publicada...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconTitulo: relacion de la narracion del cuentos y la expresión oral...

Rosa, madre de Miguel. 41 años Alfonso Antunez iconRosa Montero, Manuel Rivas, Rosa Regás, Riszard Kapuscinski, Anna...






© 2015
contactos
l.exam-10.com