Lacan y la libertad






descargar 106.88 Kb.
títuloLacan y la libertad
página3/4
fecha de publicación16.04.2016
tamaño106.88 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4

El análisis en los bordes: Apuntes estructurales y clínicos

SILVIA AMIGO

(*) Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis: Buenos Aires; 1995.

Le debo al pasaje por el hospital el haberme puesto en contacto desde el inicio con una clase de pacientes que provocaban no pocos transtornos en la cotidiana rutina de atención.

Molestos, muy riesgosos en su evolución inclasificables, locos sin ser por ello psicóticos, generadores de toda clase transtornos en el cotidiano ajetreo institucional sin ser por ello perversos, demesiado alterados en ciertos parámetros - detallaré cómo más adelante- para poder ser abordados como neuróticos. A falta de un nombre con que distinguirlos se los llamaba -y se los llama aún hoy - "caños".

Bien lejos de "hacerle falta" al Otro que podría encarnar el equipo profesional, resultaban una suerte de sobrante apto como objeto de burlas piadosas o crueles en los pasillos o en el bar. Para los caños no había turnos, disponibilidad ni paciencia.

Pero sucedió que para un grupo de nóveles analistas los enigmas que representaban nos hicieron falta. Comenzamos a ocuparnos de ellos. A atenderlos y a hacernos un tiempo para intercambiar ideas acerca de lo que su clínica nos suscitaba.

Este contacto asiduo forzó el límite de muchos conceptos que guiaban nuestra praxis, llevándonos a reinterrogar lo sabido, a suspender certezas, a la necesidad de construir hipótesis -a inventar pues- a equivocarnos sin dudas, a comenzar a acertar.

Entonces, no me tomó desprevenida la cada vez más frecuente consulta en el consultorio. El suelo cultural de este fin de siglo parece empujar a la producción de patologías de borde.(1)

Cómo se presentan estos pacientes?

Por un lado, con relaciones calificables de "locas" con su propio cuerpo: Comen peligrosamente de más o de menos, ingieren sustancias -alcohol o drogas- en dosis apenas tolerables en términos fisiológicos, padecen enfermedades de causa misteriosa para el orden médico, atentan contra su vida en forma reiterada.

Es frecuente también que hagan de su cuerpo una suerte de letra portátil a utilizar en los escenarios que, de acting out en acting out, montan para mostrar obstinadamente lo que no termina de inscribirse con eficacia para ellos (2).

CONSIDERACIONES ESTRUCTURALES

Para comenzar, una pregunta: el universo que configura la tripartición freudiana neurosis-psicosis-perversión, ¿hace lugar a las formas de manifestación del sujeto en la situación que describo? O acaso descompletan ese universo tripartito?

A diferencia de los psicóticos, su discurso no se ha desamarrado del capitoné que le otorga la direccionalidad significativa que posibilita el lazo social -lazo que a pesar de poder estar afectado- no se ha perdido en ellos.

Pero este discurso que emiten - diagnosticable por lo que antecede como "neurótico"- aparece desligado de sus acciones, separado de ellas por una brecha insalvable, no mostrándose capaz de organizar el cotidiano y el cuerpo con el que se transita por la vida.(3)

Esta brecha impide el diagnóstico de neurosis.

Su presentación doliente, su autofracaso confesado, a veces incluso impúdicamente proclamado, están bien lejos de evocar ese soberbio saber hacer sobre el goce que caracteriza al perverso.

Entonces ¿dónde situar a estos pacientes? No se trata de un prurito de diagnóstico, sino de cruciales consideraciones de estructura (4), de las que depende la adopción de la estrategia clínica.

LA CUESTION DE LA CASTRACION

Estamos acostumbrados a definir a las tres estructuras según el modo en que se tramita en cada una la marca de la operación del Nombre del Padre .

Para la psicosis: forclusión del Nombre del Padre, con su correlato de inadvertibilidad subjetiva de la castración.

Para la perversión: renegación de la marca.

Y para la neurosis: represión fundante.

La represión opera el borramiento- esto es, la transformación significante- de la huella de la pérdida de objeto que impone la función de lo simbólico. Pero para que ésto se torne advertible y para que tome cuerpo para el sujeto, se impone una traducción en términos de castración fálica. Y ésta... se logra en un solo tiempo?

Para responder tomaré apoyo en una frase de Lacan que cierra bellamente su artículo sobre la subversión del sujeto:

"La castración quiere decir que el goce debe ser rechazado para que pueda ser re-alcanzado en la escala invertida de la ley del deseo."(5)

Esta frase parece indicar una eficacia lograda en dos tiempos.

El primero: el rechazo del goce.

El segundo: un re-alcanzar el goce en la escala invertida de la ley del deseo.

Qué del goce debe rechazar la castración fálica si el incesto es imposible por estructura? Qué falta haría la castración si el mero funcionamiento de lo simbólico impone la ausstosung del objeto? Pero resulta que sin la marca- Bejahung- de la pérdida que dona el Nombre del Padre al imponer que la falta que evoca el deseo de la madre deba ser traducida en términos de significación fálica, no habría posibilidad de que el sujeto se oriente en la falta. Dicho de otro modo: que pueda tramitar la demanda de goce de la madre -la pulsión- como no pudiendo ser satisfecha. Valga ésta como una intervención puntual en una controversia que habita el campo lacaniano acerca de la vigencia o no de la necesidad de la introducción de los diferentes modos de presencia paterna que induce el mito edípico para poder situar con eficacia las anotaciones literales de lo perdido.

Estamos especificando entonces que el goce a rechazar de la frase antecitada de Lacan es el pulsional. Y este rechazo se cumple en el tiempo represivo de la pulsión.

LA COMPLICACION NARCISISTA

Pero este destino pulsional -la represión- no es, Freud lo subraya el lógicamente primero, sino que cae sobre una pulsión ya tomada por los dos destinos pre-represivos: la transformación en lo contrario y la vuelta contra sí mismo. Para obtener este "sí mismo" se precisa un nuevo acto psíquico. Éste, el narcisismo, imprimirá al conjunto del cuerpo, fundacionalmente, la impronta de la medida fálica del Otro.

Del Otro llegan formas muy variables de sellamiento de esta primera matriz yoica.

Podemos aceptar al "His majesty the baby" freudiano, como enunciado normativo que diseña el lugar de la primera captación dado que contiene un grado aproximadamente adecuado de engaño amoroso (6), velando necesariamente el hecho de que esa primera matriz yoica está destinada a ser objeto de la pulsión en la "vuelta contra sí mismo". La frase parental -His majesty...- debiera velar, bien-dicha,la cara real, de objeto, que configura en en principio el yo.

Pero hay casos en que esta frase no se dice bien, más bien se dice mal, maldice al niño en una atribución primera injuriante.

Puede serlo levemente, y Massota hya consagrado a su "salame de mamá" como una forma bastante corriente de asunción narsicista.

Pero está también Kafka, quien nos recuerda que "cucaracha" puede configurar con trazos siniestros el destino en que un sujeto se ve reflejado como obscuro objeto a ser aplastado o rechazado -destino de la cucaracha- por el Otro.

El trabajo asiduo con estos pacientes de borde me ha hecho constatar en forma repetida y regular que hayan configurado el acto psíquico del narcisismo según una frase parental que no guarda el adecuado respeto por la necesaria dimensión de engaño amoroso.

En ellos, I'a no parece dibujar en el espejo del Otro el agujero de - (PHI).

Escuchemos un relato clínico.

Susana (7) consulta tras reiterados intentos de suicidio que comete ante su impotencia para ejecutar la decisión de dejar la casa materna. Se alcoholiza, ingiere tranquilizantes, engorda, se siente permanentemente triste.

Trabaja, sin embargo, incansablemente en una profesión de muy alto riesgo, mucho más allá de sus fuerzas. Los beneficios económicos de este esfuerzo van a parar a manos de su madre, mujer voraz que ha logrado un nada desdeñable ascenso social basado en la extenuación de su hija.

Esta joven no es, pese al dramatismo y al riesgo real vital en que se encuentra cuando consulta, psicótica.

Su ordenado discurso, su adecuado capitoné, no extienden sus efectos al cuerpo de Susana ni a los actos que ejecuta... o que no puede ejecutar -tal su mudanza postergada, su postergado encuentro con un hombre.

Esa chica no ha recibido en la etapa fundacional el engañoso pero normativo "his majesty...", sino una constelación diferente: fea, torpe, de mal carácter, pero muy inteligente, daba justo el perfil para el "burro de carga" con que reconoce su captación yoica.

Del engaño amoroso, sólo algunas hilachas en ese "inteligente" que va a ser proferido para luego ser utilizado en el abuso económico.

La injuria demostrará su devastación de mal-dicción. Desfeminizada y sometida a un ritmo de trabajo extenuante y enloquecedor, quedará reducida a ser instrumento de la provisión perpetua del Otro.

Este tipo de mal-dicción primera nombra gozando un lugar para el sujeto, pero al no guardar respeto por esa dimensión de engaño amoroso se revela como no respetuosa de uno de los nombres-del- padre , deficitario en el campo imaginario del narcisismo.(8)

El "His Majesty.." parece llevar puesto desde el inicio el puntuado por donde ha de pasar luego la línea de corte. La frase injuriosa resulta endemoniadamente inhoradable, resguardando tenazmente su destino oscuro de objeto a gozar.

Un niño dicho bonito, inteligente, encantador -en medio de la ceguera amorosa de la crianza- puede duelar su posición de apósito del Otro, ya que una vez efectuado el corte, puede ilusionarse con llevar puesto algún atributo que le permita un tránsito por la vida.

Pero, qué queda para la cucaracha? Qué la haría interesante más allá del Otro?

Ante esta situación de la deriva en el tiempo lógico anterior a la castración, qué sucederá cuando intente el golpe represivo caer allí?

Este golpe de corte es necesariamente atribuido al padre -sí, aunque baste el automaton simbólico para excluir la satisfacción completa puesto que este automaton no puede conectar al cuerpo con la marca, no puede hacer letra que haga mella en el cuerpo.

Pero en estos pacientes va a converger la descripta configuración narcicista mal-dicha con una peculiar falla de la presencia paterna.

Como es observable en esta grilla (notas de lectura de los desarrollos de Lacan sobre los tiempos de la falta (9)) el objeto que comienza como real identificado al niño-falo a ser frustrado, deberá ser simbolizado -esto es, negativizado en su valencia de goce- por la vía del padre ideal, privador, para recién luego poder ser imaginado y recuperado como "subrogado" en la escena del mundo y más allá del padre.

En el pasaje R S a nivel del objeto se pone a prueba la función del padre en tanto Un Padre en el sentido de si puede o no privar que en el campo del goce se reúnan madre e hijo.(10)

Para poder operar esta privación debe poder asumir él el riesgo del goce del Otro materno, canalizándolo a través del atributo fálico. Este toma su brillo y su prestigio por operar la sustitución de un goce (el que debe ser rechazado) por otro (el que puede ser realcanzado en la escala invertida de la ley de deseo). Así, coordina el objeto a con el hueco de - . Esa coordinación otorga al objeto a brillo agalmático, dignidad.

Que el padre ofreazca o no cuerpo, ponga o no el cuerpo a la vehiculización del rol privador resultará crucial. Se trata de ver si el padre puede abrir paso a la eficacia del corte fálico en el campo imaginario-yoico, haciendo surco en el cuerpo del Otro materno, donde puede alojarse el falo sí y sólo sí un deseo ha hendido en el cuerpo de mujer.

Volvamos a nuestra jóven analizante.

El padre de Susana, honesto, querido y respetado en su trabajo, era considerado un funcionario ejemplar.

El dinero que ganaba así, era pasado sin dilación a manos de su mujer, de quien toleraba -como más tarde lo haría su hija- un indisimulado abuso económico. Murió hastiado a los 18 años de Susana.

Esta mujer sumaba a este cuadro de por sí denigrante para su hombre un ostensible desinterés sexual. Del falo, no quería saber nada. Esta denigración era tolerada por el padre con la ayuda del alcohol -ayuda a la que también acudiría su hija- con el que reducía al sueño la mayor parte del tiempo que pasaba en la casa.

Susana había logrado preferir amorosamente al padre por sobre la madre, y había incorporado sus emblemas éticos. Pero quedaba en la estacada cada vez que le dirijía la vital y feminizante demanda de falo. Así devaluado, no sabría tomar no sabría tomar consistencia como hendidor y ordenador para esta hija.

Si el padre no avala, sosteniendo la dignidad del atributo, la formulación de esta demanda- aval percibido subjetivamente como amor del padre- sobreviene el sentimiento de desamparo profundo, de falta de Dios.

Así, el rol privador del padre queda constreñido a la pura interdicción, normativa vacía de cuerpo, impidiendo coordinar al cuerpo con la letra de esta operación. A nivel de lo imaginario se suma la mal-dicción primera constitutiva del un yo ideal inhoradable luego, con la carencia paterna de penetrar y hendir fálicamente ese registro que, congelado en su normativización, detiene en el borde de una escritura inconclusa al sujeto que la reclama.

Bajo estas condiciones, cómo transitar el camino por el cual la pulsión devendrá fantasma? Pasaje de la predominancia del goce hacia el tiempo de prevalencia de la ley fantasmática del deseo,(tiempo de recuperación del goce de la frase da Lacan) que impone entre ambos el tiempo represivo de la pulsión eficazmente logrado en los tres registros. (11)

Tiempo del deseo que permitirá recuperar el goce según su ley. Ley de castración que incluye como paso conclusivo que se pueda recubrir la falta, el agujero de goce, fantasmáticamente.

Si esta cobertura fracasa, no habrá recuperación de goce según ley - habiéndola mediante la ruina impulsiva cuando el retorno de lo reprimido haga emerger al goce que pulsa sin hallar letra que lo encauce.

La letra del objeto pueda deducirse -en el sentido de que tenga ex-sistencia eficaz para el sujeto - como operatorio de la división del sujeto en el fantasma, una vez agujereado con borde a cuenta del sujeto el campo gozoso de lalangue.

Esa letra precisa ser escrita con las tres cuerdas que hacen nudo en el parletre.

De carecerse de la participación del tramado imaginario de la letra del objeto fantasmático, la falta que afecte a ese registro será causada por el mero embate superyoico -a falta del Ideal que haga surco en el yo atenuando su fiereza y su obcenidad - operando un desgarro, una efracción, "boquete abierto en lo imaginario por todo rechazo de los mandamientos de la palabra", herida abierta y dolor crónico intramitable. Hueco sin borde que drena improductivamente la libido.(12)

El cuerpo, nombrado simbólicamente pero partícipe privilegiado de los registros imaginario (en el yo, por ejemplo, proyección de su superficie) y real (en el goce que habita su realidad física) padece electivamente de la falta de trazo que lo agujeree tendiendo a quedar rehén del goce mal-dicho de la atribución de estilo kafkiano que lo ha configurado.

Al carecer de borde de corte, el intento espontáneo del sujeto por vaciarlo de esa pesada carga es eliminado en masa, lo que explica la reiteración de los intentos de suicidio.

Intento de supresión alternado por una suerte de entrega al goce sin letra ni ley: ingestas maníacas - ciclo impotente de salida de la melancolización, ilusorio triunfo "del yo" sobre el objeto- de alimentos, de alcohol, de fármacos, de nada -para no obviar tema específico de la anorexia.

Otras veces el sujeto de borde intenta por la vía de la reiteración "loca" del acting out convocar al Otro, forzando y fracasando, a colocarse de una manera más propicia para dar superficie a la escritura faltante.

EL QUE HACER CLINICO EN LOS CASOS DE BORDE

Estos análisis funcionan en la medida de lograr en su transcurso escribir los trazos faltantes de la letra que aloje al sujeto. Se considera un punto de llegada al logro de la constitución fantasmática(13), como se vé, dissímil del fin del análisis de las neurosis. Allí se espera el atravesamiento fantasmático, haciendo que el deseo del sujeto se pueda sostener en el objeto por fuera de la caja paterna. En las neurosis se espera operar la disyunción del a y del - , mientras que en los casos de borde se intenta lograr que pueda coordinarse el objeto a con el hueco de - .

Sólo el tiempo dirá si esta constitución en medio del análisis muestra una eficacia estructural sostenida en el tiempo. Sería lícito entonces pensar que el análisis opera la finalización del segundo tiempo necesario para la asunción de la castración.

Se sostendría así la hipótesis de que estos pacientes habitan el "costado real de la neurosis"(14).

Si el tiempo demostrara otra eficacia de esta letra escrita en análisis ya prescrito el tiempo estructural de la inscripción normativa, que debiera ser sincrónica con el resto del movimiento estructurante, estaríamos ante la posibilidad de hallazgo de una nueva presentación de la estructura del sujeto (15).

Creo que se necesita tiempo de comprender para poder concluir una afirmación realmente fuerte.

A pesar de estas incertidumbres, todo indica que vale la pena seguir apostando a lo que el análisis se demuestra capaz de hacer allí.

Notas

(1) Fin de siglo y producción de estas patologías pueden ser puestos en relación. Puede consultarse mi artículo "Veinte años después. La práctica del psicoanálisis y sus interrogantes en el fin de siglo". Ficha en biblioteca de la EFBA.

(2) Puede consultarse, de Isidoro Vegh "Apres-coup". Se encuentra la ficha en la biblioteca de la E.F.B.A.

(3) María del Carmen Meroni desarrolla esta cuestión en su artículo "Litura". Ficha en la biblioteca de la E.F.B.A.

(4) Pura Cancina, "...Un pecado, una pizca de locura, o una verdadera pincelada de lo real?" Se encuentra la ficha en la biblioteca de la E.F.B.A.

(5)Jacques Lacan "Subvertion du sujet et dialectique du desir..." Ecrits. Ed. du Seuil.

(6) Haydée Heinrich en su libro "Borders de la neurosis" acentúa lo imprescindible de esta dimensión de engaño amoroso como tiempo fundante para un sujeto.

(7) Podrá seguirse el recorte clínico de este caso en el artículo "Mediaciones narcisistas en la conformación del objeto" hallable en "De la práctica analítica. Escrituras" de SIlvia Amigo. R. Vergara Ediciones.

(8) Pura Cancina desarrolla luminosamente esta divergencia entre el Padre que nombra y el Nombre del Padre en el artículo citado en la nota Nro. 3.

(9) En particular las 10 primeras clases del Seminario V, que reciben la influencia retroactiva de los desarrollos acerca de la función paterna en el Seminario 17, la tematización del objeto en el Seminario X y los señalamientos acerca del registro imaginario de "L'insu...".

(10) Las reflexiones sobre esta aparición de Un padre bajo la égida del padre privador pueden seguirse en el artículo de David Krezes " Algunas consideraciones sobre de la werverfung" en la revista Redes de la letra. Se pueden leer también allí reflexiones sobre la estructura de estos casos de borde.

11) Puede consultarse el artículo "Pulsión urverdrangung fantasma", hallable en "De la práctica analítica. Escrituras" de Silvia Amigo, R. Vergara Ediciones.

(12)Jacques Lacan. Variants de la cure type. Ecrits. Ed du Seuil.

(13) Pura Cancina desarrolla largamente el tema de las maniobras constitutivas en su libro "El dolor de existir...y la melancolía" Ed. Homo Sapiens.

(14) Esta tesis es la sostenida por Haydée Heinrich en su libro "Borders de la Neurosis" Ed. Homo Sapiens.

(15) Esta tesis fué sostenida en varias ponencias presentadas en la riquísima Jornada dedicada a la clínica en los Bordes a la que convocara la Escuela Sigmund Freud de Rosario. Se pueden consultar las actas de ese encuentro.
1   2   3   4

similar:

Lacan y la libertad iconQue reclamaban libertad académica y libertad de opinión y expresión....

Lacan y la libertad iconEducar en libertad y para la libertad

Lacan y la libertad iconLa Estatua de la Libertad fue un regalo a los Estados Unidos de la...

Lacan y la libertad iconLa Estatua de la Libertad fue un regalo a los Estados Unidos de la...

Lacan y la libertad iconSeminario 7 Jacques Lacan

Lacan y la libertad iconLacan y la psicosis en la infancia 1

Lacan y la libertad iconTesis, 1986, $40 3-El concepto de verdad en Lacan

Lacan y la libertad iconSeminario 8: la transferencia jacques Lacan 1960 1961

Lacan y la libertad iconLacan en espanol / trabajos La ciencia: un viejo tributo freudiano

Lacan y la libertad iconPresentación y lectura crítica de “soledad comúN. Políticas en Lacan”






© 2015
contactos
l.exam-10.com