El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de






descargar 224.33 Kb.
títuloEl recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de
página4/9
fecha de publicación16.03.2016
tamaño224.33 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9
La obscenidad del sexo femenino es la de cualquier cosa abierta: es un llamado a ser, como por otra parte todos los agujeros; en sí la mujer apetece una carne extraña que debe llenarla plenamente por penetración y dilución. Y, a la inversa, la mujer siente su condición como un llamado, precisamente porque ella está "agujereada" [...] Sin duda el sexo es una boca, boca voraz que engulle el pene -lo que puede conducir a la idea de castración: el acto amoroso es castración del hombre-, pero ante todo el sexo es un agujero.(35)
Esta objetivación inconsciente del inconsciente masculino se extiende al análisis de lo viscoso. Esta sustancia "blanda" que "da primero la impresión de ser lo que se puede poseer", "dócil", es una realidad "inquietante" que "posee", que "se adhiere", "bombea", "aspira":
[...] es una actividad blanda, babosa y femenina en su aspiración, vive de manera oscura bajo mis dedos y siento como un vértigo, me atrae hacia ella, como lo haría el fondo de un precipicio. Existe una fascinación táctil de lo viscoso. Ya no soy dueño de detener el proceso de apropiación. Continúa. En cierto sentido, es como una docilidad suprema del poseído, una fidelidad de perro que se entrega, aun cuando ya no se quiere saber nada de él y, en otro sentido, representa, bajo esta docilidad, una taimada apropiación del posesor sobre el poseído.(36)
La última metáfora, la más reveladora, la de "la avispa que se hunde en la mermelada y se ahoga",(37) símbolo de la muerte dulce del para sí y de la "revancha dulzona y femenina del en sí", cancela de manera maravillosa la evocación de las oposiciones fundamentales de la mitología masculina (masculino/femenino, pene/vagina, puro/manchado, duro/blando, seco/húmedo, lleno/vacío, salado/dulce) y las formas que revisten, después de la transformación, en el discurso filosófico (para sí/en sí, conciencia/materia, etc.). Se puede incluso ver el punto donde el mito colectivo se dobla en fantasma privado (una representación muy singular del acto sexual), directamente sublimado en intuición fundamental del sistema filosófico: "Ahora bien, esta dilución, en sí misma es ya pavorosa, porque ella es absorción del para sí por el en sí, como la tinta por un secante [...] Es horrible en sí volverse viscoso para una conciencia".(38)
La representación de la vagina como falo invertido que Marie-Christine Pouchelle descubre en las mismas oposiciones fundamentales entre lo positivo y lo negativo, el derecho y el revés, que se impone desde el principio masculino, se plantea como medida de todo.(39) Y para convencerse de que la definición social del sexo como órgano, lejos de ser un simple registro de propiedades naturales, directamente confiadas a la percepción, es fruto de una serie de acentuaciones o supresiones de las diferencias o de similitudes operadas en función del estatuto social asignado al hombre y a la mujer y diseñadas para justificar la representación dominante de la naturaleza femenina,(40) bastaría seguir la historia del "descubrimiento" del clítoris, tal como lo informa Thomas Laqueur,(41) prolongándola hasta la teoría freudiana de la migración de la sexualidad femenina del clítoris a la vagina, que podría ser otro ejemplo del efecto Montesquieu, transfiguración de conducta prudente de un mito social.
El cuerpo en su conjunto es también percibido a través de las grandes oposiciones culturales: tiene su parte elevada y su parte baja, cuya frontera está marcada por la cintura, señal de cierre y límite simbólico, al menos entre las mujeres, entre lo puro y lo impuro; tiene su parte delantera, lugar de la diferencia sexual (por tanto privilegiada por un sistema que busque siempre diferenciar), y su parte posterior, sexualmente indiferenciada y potencialmente femenina, es decir, sumisa, como lo recuerda, por el gesto o la palabra, el insulto mediterráneo por excelencia contra la homosexualidad. La combinación de los dos esquemas engendra la oposición entre las partes nobles y públicas, frente, ojos, bigote, boca, órganos de presentación del yo donde se condensa la identidad social, el honor social, el nif, que obliga a hacer frente y a mirar a los otros a la cara, y sus partes privadas, escondidas o vergonzosas, que el honor obliga a disimular.
La parte alta, masculina, del cuerpo, y sus usos legítimos, hacer frente, enfrentar (qabel), mirar a la cara, a los ojos, tomar la palabra públicamente, etc., constituyen el monopolio exclusivo de los hombres: es pues mediante la división sexual de los usos legítimos del cuerpo que se establece el vínculo (enunciado por los psicoanalistas) entre el falo y el logos. Prueba de ello es que la mujer que, en Kabilia, está oculta a las miradas, sin estar velada, debe en cierto modo renunciar a hacer uso de su mirada (camina en público con los ojos mirando a los pies) y de su palabra (la única voz que le sienta es wissen, no sé, antítesis de la palabra viril que es afirmación decisiva, clara, al mismo tiempo que reflexiva y mesurada).
¿Cómo no ver que el mismo acto sexual, aunque no deja de funcionar como una suerte de matriz original, a partir de la cual se construyen todas las formas de unión de dos principios opuestos, verja del arado y surco, cielo y tierra, fuego y agua, etc., está pensado en función del principio de primacía de la masculinidad? Al igual que la vagina, debe su carácter funesto, maléfico, al hecho de que es un agujero, vacío, así como inversión en negativo del falo, lo mismo la posición amorosa en la cual la mujer se monta sobre el hombre, invirtiendo la relación considerada como normal, en la que el hombre se "queda debajo", se halla explícitamente condenada en numerosas civilizaciones.(42) Los kabilas, no obstante que son poco dados a los discursos justificadores, apelan a una suerte de mito original para legitimar las posiciones asignadas a los dos sexos en la división del acto sexual y, más ampliamente, a través de la división sexual del acto de producción y de reproducción biológica y sobre todo social, en todo el orden social y, más allá, en el orden cósmico.
Fue en la fuente (tala) donde el primer hombre encontró a la primera mujer. Ella se encontraba sacando agua cuando el hombre, arrogante, se le acercó y exigió beber. Pero ella había llegado primero y tenía sed también. Descontento, el hombre la zarandeó. Ella dio un paso en falso y se cayó. Entonces el hombre vio los muslos de la mujer, que eran diferentes a los de él. Quedó estupefacto. La mujer, más astuta, le enseñó muchas cosas. "Acuéstate, le dijo, te diré para qué sirven tus órganos". El se recostó en el suelo; ella acarició su pene que se volvió dos veces de su tamaño y se acostó encima de él. El hombre experimentó un gran placer. Comenzó a seguir a la mujer por doquier para volver a hacer lo mismo, pues ella sabía más cosas que él, encender la lumbre, etc. Un buen día, el hombre le dijo a la mujer: "Yo también quiero enseñarte; yo sé hacer cosas. Tiéndete y me acostaré sobre ti". La mujer se tendió en el suelo, y el hombre se puso encima de ella. Volvió a sentir el mismo placer y dijo entonces a la mujer: "En la fuente, eres tú quien manda; en la caso, soy yo". En el espíritu del hombre, son siempre los últimos propósitos los que cuentan y desde entonces a los hombres les gusta colocarse encima de las mujeres. De esta suerte, los hombres se convirtieron en los primeros y son ellos quienes deben gobernar.(43)
La intención de sociodicea se afirma aquí sin ambages: el mito fundador instituye, en el origen mismo de un orden social dominado por el principio constitutivo (ya enganchado, de hecho, en los considerandos, la oposición entre la fuente y la casa) entre la naturaleza y la cultura, entre la "sexualidad" de naturaleza y la "sexualidad" de cultura:(44) en el acto anómico, realizado en la fuente, lugar femenino por excelencia, y a iniciativa de la mujer, perversa iniciadora, naturalmente iniciada en las cosas del amor, se opone al acto conforme al nomos, acto doméstico y domesticado, que se ejecuta a petición del hombre y conforme al orden de las cosas, dentro de la jerarquía fundamental del orden social y del orden cósmico, y en la casa, lugar de la naturaleza cultivada, del dominio legítimo del principio masculino sobre el principio femenino, simbolizado por la preeminencia de la viga maestra (asalas alemmas) sobre el pilar vertical (thigejdith), horca abierta hacia el cielo.
Pero lo que los discursos míticos profesan de manera bastante ingenua, los ritos institutivos, que de hecho son actos simbólicos de diferenciación, lo cumplen de manera más insidiosa y más eficaz simbólicamente. Baste pensar en la circuncisión, rito de institución de la masculinidad por excelencia, que afirma la diferencia entre aquéllos cuya virilidad consagra al mismo tiempo que los prepara simbólicamente para ejercerla y aquéllas que no están en situación de sufrir la iniciación y que no pueden descubrirse como privadas de lo que constituye la ocasión y el respaldo del ritual de confirmación de la virilidad. El trabajo
psicosomático que se lleva a cabo continuamente, sobre todo mediante el ritual, jamás es tan evidente como en los llamados ritos de "separación", que tienen la función de emancipar al muchacho en relación a su madre y garantizar su masculinización progresiva fomentándola y preparando a aquél a hacer frente al mundo exterior.
Esta "intención" objetiva de negar la parte femenina de lo masculino (la misma que Mélanie Klein exigía al análisis recuperar, mediante una operación inversa de la que realiza el ritual), de abolir los lazos y los afectos con la madre, la tierra, la humedad, la noche, la naturaleza, en una palabra, a lo femenino, se imagina de una manera particularmente asombrosa en los ritos llevados a cabo en el momento de la "separación introductoria" (el aazla gennayer) como el primer corte de cabellos de los muchachos, y en todas las ceremonias que marcan el paso del umbral del mundo masculino y que encuentran su punto culminante en la circuncisión. Estos ritos se sitúan en la larga serie de actos que buscan separar al muchacho de su madre, empleando objetos fabricados al fuego y propios para simbolizar la hendidura, el puñal, la verja del arado. Después del nacimiento, el niño es colocado a la derecha (lado masculino) de su madre, a su vez acostada sobre su lado derecho, y se colocan entre ellos objetos típicamente masculinos tales como una carda, un gran cuchillo, una verja de arado, una de las piedras del hogar. Igualmente, la importancia del primer corte de cabellos está relacionada con el hecho de que la cabellera, femenina, es uno de los lazos simbólicos que atan al muchacho con el mundo materno. Es al padre a quien incumbe realizar este corte inaugural, al atardecer, en la fecha fijada de antemano y poco antes de la primera entrada al mercado, es decir, una fecha entre los seis y los diez años. La tarea de masculinización se sigue con esta introducción en el mundo de los hombres, del pundonor y de las luchas simbólicas, que representa la primera entrada al mercado: el niño, vestido con ropa nueva y peinado con un turbante de seda, recibe un puñal, un candado y un espejo, mientras que su madre coloca un huevo fresco en la capucha de su albornoz. En la puerta del mercado rompe el huevo y abre el candado, actos viriles de desfloración, y se mira al espejo, operador del cambio, una suerte de umbral. Su padre le guía al mercado, mundo exclusivamente masculino, presentándolo a unos y otros. Al regreso, atan una cabeza de res, símbolo fálico -como los cuernos- asociado al nif.
El mismo trabajo psicosomático que, aplicado a los muchachos, trata de virilizarlos, despojándolos de todo lo que puedan mantener de femenino -como entre los "hijos de la viuda"-, adquiere, aplicado a las muchachas, una forma más radical: la mujer, al estar constituida como una entidad negativa, definida sólo en términos de privación, por ausencia, sus virtudes mismas no pueden existir más que por una doble negación, como vicio negado o superado, o como mal menor. Todo el trabajo de socialización, en consecuencia, interioriza los límites, que afectan antes que nada y que se inscriben en el cuerpo -porque lo más sagrado, h'aram, tiene que ver con los usos del cuerpo. La joven kabila aprendía los principios fundamentales del arte de vivir femenino, de la celebración inseparablemente corporal y moral, aprendiendo a vestirse y a llevar las diferentes indumentarias que corresponden a sus estados sucesivos (niña, virgen, núbil, esposa, madre de familia), apropiándose de modo insensible, tanto por mimetismo inconsciente como por obediencia expresa, la forma correcta de anudarse la cintura o los cabellos, mover o mantener inmóvil tal o cual parte de su cuerpo al andar, presentar la cara y manejar la mirada.(45) Este aprendizaje que permanece básicamente tácito, puesto que los ritos mismos de institución tratan sobre todo de aislar a las que los sufren de las que están excluidas, tiende a inscribir en lo más profundo de los inconscientes los principios antagónicos de la identidad masculina y de la identidad femenina, esas costumbres del cuerpo que orientan la elección de vocación, todavía hoy en día, según divisiones semejantes a las de la división sexual del trabajo en la sociedad kabila.
El sistema de las oposiciones fundamentales se ha conservado, transformándose, a través de los cambios que han estado determinados por la revolución industrial y que han afectado a las mujeres de manera diferente según su posición en la división del trabajo. Así, la división entre lo masculino y lo femenino continúa organizándose en torno a la oposición entre el interior y el exterior, entre la casa, con la educación de sus hijos, y el trabajo. Ha hallado su forma canónica en la burguesía, con la división entre el universo de la empresa, orientada hacia la producción y la utilidad, y el universo de la casa, orientado a la reproducción biológica, social y simbólica de la unidad doméstica, por ende a la gratuidad y a la futilidad aparentes de los gastos de dinero y tiempo, destinados a exhibir el capital simbólico y a redoblarlo mediante su manifestación. Huelga señalar que, con la entrada de las mujeres al mercado de trabajo, la frontera se ha desplazado, sin anularse, porque se han constituido al interior del mundo laboral sectores protegidos. Y sobre todo, los principios de visión y de división tradicionales se han visto sometidos a un desafío permanente que conduce a cuestionamientos y revisiones parciales de la distribución entre los atributos y las atribuciones.
El grupo, por considerar que la sexualidad es algo demasiado importante socialmente para ser dejada al azar de las improvisaciones individuales, propone e impone una definición oficial de los usos legítimos del cuerpo, excluyendo, tanto representaciones como prácticas, todo lo que, en especial entre los hombres, puede evocar las propiedades estatutariamente asignadas a otra categoría. El trabajo de construcción simbólica, que se termina en un trabajo de construcción práctica, de bildung, de educación, opera lógicamente por diferenciación en relación al otro sexo socialmente constituido; tiende en consecuencia a excluir del universo de lo pensable y de lo factible todo lo que marque la pertenencia al sexo opuesto -y en particular todas las virtualidades biológicamente inscritas en el "polimorfo perverso" que es, de creer a Freud, todo niño pequeño, para producir este artefacto social que es un hombre viril o una mujer femenina.
El cuerpo biológico socialmente forjado es así un cuerpo politizado, una política incorporada. Los principios fundamentales de la visión del mundo androcéntrico son naturalizados bajo la forma de posiciones y disposiciones elementales del cuerpo que son percibidas como expresiones naturales de tendencias naturales. Toda la moral del honor puede encontrarse así resumida en una palabra, mil veces repetida por los informadores, qabel, plantar cara, mirar a la cara, y en la postura corporal que designa,(46) mientras que la sumisión parece encontrar una traducción natural en el hecho de meterse debajo, someterse, inclinarse, rebajarse, encorvarse, lo derecho asociándose por el contrario a una postura derecha, que es monopolio del hombre, mientras que las posturas curvas, suaves, y la docilidad correlativa, se consideran propias de las mujeres.(47)
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de icon* Este poema fue encontrado después de la muerte de Blake junto con...
«Se puede ver sólo lo que se observa y se observa sólo lo que ya está en la mente.»

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconLibrodot com
«novato» con atuendo pueblerino y de un celador cargado con un gran pupitre. Los que dormitaban se despertaron, y todos se fueron...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconResumen En el plexo que comprende la noción de los Derechos Sexuales...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconObserva atentamente el esquema que hemos elaborado para crear un...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconLos versículos de la Devoción Matutina con selecciones apropiadas...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconGeneralmente son adolescentes entre 10 y 18 años que la adoptan
«elegante» en la época. Ambos sexos tendían a dejarse el cabello largo y algunos hippies caucásicos lo llevaban al estilo afro, imitando...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconNotas sobre algunos efectos positivos de los tiempos de crisis sobre la crítica de arte

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconSobre el amor a los libros
«¿Qué devolveré al Señor por todas las cosas que me ha dado?» (Salmo 115), se pregunta el salmista, invicto rey, excelentísimo entre...

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de icon“Crítica feminista al pensamiento patriarcal”

El recelo, cargado de prejuicios, con que la crítica feminista observa los escritos masculinos sobre el tema de la diferencia entre los sexos no carece de iconProfundizar sobre los factores que provocan las diferencia individuales en la percepción visual






© 2015
contactos
l.exam-10.com