Kubla Kanh o una visión de un sueño






descargar 65.41 Kb.
títuloKubla Kanh o una visión de un sueño
fecha de publicación29.01.2016
tamaño65.41 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
Kubla Kanh o una visión de un sueño

EN Xanadú, Kubla Khan1
mandó que levantaran su cúpula señera2:
allí donde discurre Alfa, el río sagrado,3
por cavernas que nunca ha sondeado el hombre,
hacia una mar que el sol no alcanza nunca4.
Dos veces cinco millas de tierra muy feraz
ciñeron de altas torres y murallas:
y había allí jardines con brillo de arroyuelos,
donde, abundoso, el árbol de incienso florecía,
y bosques viejos como las colinas
cercando los rincones de verde soleado.5

¡Oh sima de misterio, que se abría
bajo la verde loma, cruzando entre los cedros!
Era un lugar salvaje, tan sacro y hechizado
como el que frecuentara, bajo menguante luna,
una mujer, gimiendo de amor por un espíritu6.
Y del abismo hirviente y con fragores
sin fin, cual si la tierra jadeara7,
hízose que brotara un agua caudalosa,
entre cuyo manar veloz e intermitente
se enlazaban fragmentos enormes, a manera
de granizo o de mieses que el trillador separa8:
y en medio de las rocas 9danzantes, para siempre,
lanzóse el sacro río.
Cinco millas de sierpe10, como en un laberinto11,
siguió el sagrado río por valles y collados,
hacia aquellas cavernas que no ha medido el hombre,
y hundióse con fragor en una mar sin vida12:
y en medio del estruendo, oyó Kubla, lejanas,
las voces de otros tiempos, augurio de la guerra13.

La sombra de la cúpula deliciosa flotaba
encima de las ondas,
y allí se oía aquel rumor mezclado
del agua y las cavernas.
¡Oh, singular, maravillosa fábrica:
sobre heladas cavernas la cúpula de sol!14

Un día, en mis ensueños15,
una joven con un salterio aparecía
llegaba de Abisinia 16esa doncella
y pulsaba el salterio;
cantando las montañas de Aboré17.
Si revivir lograra en mis entrañas
su música y su canto,18
tal fuera mi delicia,
que con la melodía potente y sostenida
alzaría en el aire aquella cúpula,
la cúpula de sol y las cuevas de hielo19.
Y cuantos me20 escucharan las verían
y todos clamarían: «¡Deteneos!
¡Ved sus ojos de llama y su cabello loco!21
Tres círculos trazad en torno suyo
y los ojos cerrad con miedo sacro22,
pues se nutrió con néctar de las flores
y la leche probó del Paraíso».23

Versión de Màrie Montand

JOHN KEATS

Oda al ruiseñor

I

Mi corazón pena24, y un sopor doloroso nubla
mis sentidos, como si hubiera bebido la cicuta
o vaciado hasta al fondo un opio 25lento
hace un minuto, y hacia el Leteo26 yo me hundiera;
no por envidia de tu feliz estado
sino por ser feliz en tu felicidad,
cuando tú, leve alada 27Dríade28 del bosque,
en un sector melodioso29
de hayas verdes y sombras incontables30
cantas del verano con garganta plena desatada31.

II

¡Oh! 32¡Por un trago de vino conservado
largamente en lo profundo de la tierra,
con sabor de Flora y verde campo,
de baile y canción provenzal 33y dorada risa!
¡Oh! Por una copa plena del tibio sur,
plena de la fiel Hipocrene34 pudorosa,
con breves burbujas borbotando sobre el borde,
y púrpura la boca;
que pudiera beber, y dejar el mundo sin ser visto35,
y contigo perderme36 en el bosque opaco:

III

Perdeme lejos, disolverme y olvidar 37casi
lo que tú entre las hojas nunca conociste:
la fatiga, la fiebre y la ansiedad38
de aquí,39 donde los hombres se cuentan sus lamentos,
donde el temblor agita unos tristes y últimos cabellos blancos,
donde el joven se vuelve flaco, espectral, y muere40:
donde pensar es rebosar de angustias y tristezas
de párpados de plomo41,
donde la belleza no puede mantener sus ojos
encendidos 42ni el nuevo Amor desearlos más de un día.

IV

¡Lejos, lejos! 43Pues volaré hasta ti,
no en el carro de Baco44 tirado por leopardos,
sino en las alas invisibles de la Poesía45,
aunque lenta la mente se anonade y se demore:
¡Al fin contigo! Tierna es la noche
y la Reina Luna46 acaso está en su trono
rodeada por multitudes de hadas luminosas;
Pero aquí no hay luz,
salvo la que viene del cielo soplada por las brisas
a través de la penumbra verde y los sinuosos y húmedos 47caminos.

V

No distingo48 qué flores tengo abajo, a mis pies,
ni el perfume suave que cuelga entre las ramas,
pero en la quieta oscuridad adivino cada aroma
con que el mes propicio dota al pasto,
los matorrales, el silvestre árbol frutal;
el espino blanco y la pastoral eglantina;
las violetas breves49 sepultadas por las hojas;
y la primera de las hijas de Mayo,
la reciente rosa empapada de rociado vino,
refugio inquieto de las moscas en las noches de verano.

VI

En la sombra escucho; y habiendo estado largo tiempo
enamorado a medias de la relajante muerte50, habiéndola
invocado con suaves nombres en versos meditados
para que elevara al aire mi aliento silencioso,
¡ahora, más que nunca, me parece próspero morir,
cesar en la medianoche sin dolor
mientras tú derramas tu alma hacia fuera
en este éxtasis!

Tú aún seguirías cantando, pero mi oreja sería inútil,
convertido yo en tierra para tu alto requiem.

VII

No naciste para la muerte, pájaro inmortal51.
No hubo hambrienta generación que te aplastara;
La voz que escucho en esta noche fugitiva
fue escuchada antiguamente por emperador y campesino52:
Tal vez la misma canción53 que se abrió paso
en el triste corazón de Ruth54, cuando nostálgica
lloraba en medio del trigo extranjero;
la misma que muchas veces encantó
los mágicos postigos que se abren sobre la espuma
de mares peligrosos55, en fantásticas tierras, derruidos.

VIII

¡Derruidos! 56¡El término es como una campana
que tañe para alejarme de ti a mi solitario yo!
¡Adiós! La fantasía, duende engañoso57, no puede
engañar tan bien como asegura su fama.
¡Adiós! ¡Adiós! 58Tu triste elegía se pierde
pasando los prados, sobre las aguas tranquilas,
arriba en el monte, y ahora se hunde hondo59
en el espacio del próximo valle:
¿Fue una visión o fue un sueño en mi vigilia?
Acabada está esa música: ¿desperté o me he dormido60?

Para ello, atiende a las siguientes pautas:

  • Exponga el contenido del fragmento y relaciónelo con la totalidad de la obra (puntuación máxima: 2 puntos).

En la “Oda a un ruiseñor” la eternidad de la belleza se manifiesta en el canto del ruiseñor, al que no pueden afectar la decadencia ni la muerte. El canto se ensalza ya desde el principio cuando manifiesta que tanta felicidad sonora le duele, no por envidia sino por sobreabundancia de gozo. Como romántico, quiere alejarse del mundo y perderse con el ruiseñor por el bosque en penumbra y poder ver a la Luna en su trono rodeada de hadas estelares. El poeta quiere morir escuchando ese canto melodioso porque le haría apacible su muerte. La caducidad humana contrasta con la inmortalidad del ruiseñor, cuyo canto es escuchado desde los tiempos antiguos e incluso en tierras de leyenda ya olvidadas.


Naturaleza

- En ambos poemas aparece el tema de la naturaleza. En la “Oda a una urna griega” se habla de hojas floreadas, de los valles de la Arcadia, de ramas venturosas y de varones y doncellas labrados junto a hierbas y ramas.

- En la “Oda a un ruiseñor” la importancia de la naturaleza se manifiesta en los frondosos abedules donde se esconde el ruiseñor, en su deseo de beber el vino que conserva el sabor de praderas, o en el arroyo tranquilo donde se va diluyendo el canto del ruiseñor. 

- El protagonismo de la naturaleza se da también en “Kubla Khan” de Coleridge. 

Evasión romántica

En la “Oda a un ruiseñor” aparece el tema de la evasión romántica, ya que el poeta quiere alejarse del mundo, quiere huir de la fiebre, del hastío, de la angustia, de los gemidos de los hombres, de la juventud marchita, donde pensar significa tristeza y la Belleza pierde su esplendor.


  • Analice los aspectos formales del texto (puntuación máxima: 1 punto)

En el texto

  • Comente la producción literaria del autor con especial atención a la obra seleccionada (puntuación máxima: 2 puntos).


Keats pertenece al grupo de los poetas rebeldes o satánicos. El grupo fue llamado así porque sus componentes hicieron de su vida y su obra un acto de rebeldía contra la sociedad y moral de la época. Keats se caracteriza por su llamada “capacidad negativa”, que consiste en experimentar sensaciones misteriosas, dudas e incertidumbres, sin buscar el hecho y la razón. 

Entre sus composiciones destaca “Endimión”, en la que el protagonista busca a su amada Diana (diosa de la luna). Endimión se enamora de una mujer terrenal, cometiendo así una especie de infidelidad hacia la diosa, si bien acaba por descubrir que la diosa y la mujer eran la misma persona. 

También escribió “Hiperión”, que retrata la derrota de los Titanes y la llegada de los dioses Olímpicos. 

Sin embargo, Keats va a destacar por sus odas. En ellas sobresale el tema de la naturaleza, que se considera un medio de expresión de los sentimientos del alma y del sentido trascendente de la vida. El contraste entre la eternidad de la belleza y la fugacidad de la vida humana se convierte en el tema central de sus odas.

“Oda a un ruiseñor”. Confronta el sufrimiento humano con la inmortalidad del canto del ruiseñor. Todo ello expresado desde un estado de letargo, de sueño, que nos hace recordar al poema “Kubla Khan” de Coleridge. El autor no siente envidia del ruiseñor pero sí admite su dolor cuando observa el exceso de alegría que le infunde con su canto. Vemos aquí la relación paradójica entre el placer y el dolor. El poeta quiere huir de la angustia humana, de las canas, de la tristeza. Pretende conseguir el placer abandonando el tiempo presente para buscar la belleza, aquí representada por el canto del ruiseñor. Quiere el vino de Hipocrene para perderse en la floresta con su ruiseñor. Pero Baco no basta, al ruiseñor se va con las alas de la Poesía. Ese ruiseñor es tildado de inmortal, igual que su canción. Por tanto, aparece el contraste entre la belleza del arte y lo efímero de la condición humana. Pensar es caerse en la pena. Keats se sitúa, pues, otra vez en su fiel creencia: el ruiseñor, como la urna, son voces de la eternidad que buscan «arrancamos del pensar». (en http://lituniver.blogspot.com/2011/01/libro-32-oda-un-ruisenor-y-oda-una-urna.html)

  • Sitúe al autor en su contexto histórico-literario (puntuación máxima: 2 puntos).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Oda a una urna griega

Tú, la novia inviolada del reposo61,
hija del lento Tiempo y el Sosiego62,
silvana poeta, cuenta tu frondoso
poema, más dulce que éste que yo alego:
¿qué leyenda 63foliada te rodea,
de hombres o de deidades, de los dos,
en Tempe o en la Arcadia pastoral?
¿De qué huyen las doncellas? ¿Y ese dios?
¿O es mortal? ¿Quién acosa y quién pelea?
¿Y aquellas flautas? ¿Qué éxtasis brutal?


Al oído las músicas son bellas,
pero más las que no se escuchan64: suenen,
flautas, no las que se oyen, sino aquellas
calladas que a las almas enajenen:
joven del árbol, no podrás dejar
tu canción ni aquel árbol caer sus ramas;
nunca, nunca podrás besar65, amante,
aunque estés cerca; no hay por qué llorar:
que aunque no seas feliz, ella no obstante
será por siempre hermosa 66y tú la amas.


Ah, feliz, feliz árbol, no dirás
adiós ni a hojas ni a la Primavera;
y feliz melodista, que tenaz
tocas siempre tu flauta cancionera;
¡Y el amor, más feliz! ¡Feliz amor!67

Siempre ardiente mas nunca disfrutado
para siempre jovial, siempre68 anhelante;
muy por encima del humano ardor
que deja el corazón de pena hastiado,
la frente en fiebre, el hálito quemante.


¿Quiénes al sacrificio están viniendo?69
Sacerdote, ¿a cuál verde altar orientas
al ternero que al cielo va mugiendo,
ornado con guirnaldas opulentas?
¿Qué aldea, junto al mar o junto al río
o en la falda de un monte en pía calma,
sin gente esta mañana se ha quedado?
Aldea, para siempre habrá un vacío
en tus mudos senderos, y ni un alma
dirá por qué está todo desolado.


Ática pieza, qué hermoso entramado
de elaborados hombres y mujeres,
con ramas y con hierbas matizado;
con tu callada forma nos sugieres
la misma eternidad. Cuando el proceso
de los años agote nuestra edad,
las penas de otros hombres has de ver,
siempre amiga, diciendo: "la verdad
es lo bello, y lo bello, verdad: éso
es todo lo que puedes aprender"70.

Para ello, atiende a las siguientes pautas:

  • Exponga el contenido del fragmento y relaciónelo con la totalidad de la obra (puntuación máxima: 2 puntos).

En la “Oda a una urna griega” esa eternidad de la belleza se manifiesta en las representaciones de la urna. Señala de hecho que las historias que puede plasmar la urna son más dulces que sus propios versos. Indica que las flautas labradas tocan canciones más apreciadas por el espíritu que las que podemos escuchar. Consuela al joven que nunca podrá besar a su amada indicándole que siempre la amará, pues siempre será hermosa. Bendice a las ramas que nunca perderán sus hojas ni dirán adiós a la Primavera. Llama la atención sobre el sacrificio que va a realizar un sacerdote y un pueblo que se vacía de gentes y que siempre estará en silencio. 
Hay finalmente un contraste entre la eternidad de la urna y la mortalidad humana, una contraposición entre la belleza inmortal del arte y la fugacidad de la vida humana. La urna sobrevivirá a las angustias humanas. De hecho, la propia urna dice al final: “la belleza es verdad y la verdad belleza.” 

  • Analice los aspectos formales del texto (puntuación máxima: 1 punto).

  • Comente la producción literaria del autor con especial atención a la obra seleccionada (puntuación máxima: 2 puntos).

“Oda a una urna griega”. Trata sobre el poder inmortalizador de la belleza, manifestado en las producciones artísticas que elaboraron los antiguos griegos. Hay un contraste entre las cenizas de los muertos que contienen las urnas y la estética inmortal de esas urnas. Así, el autor ensalza las figuras labradas sobre el mármol de las urnas: flautas que representan canciones inaudibles, el amado que nunca podrá besar a su amada pero que la amará para siempre pues siempre será hermosa, ramas que nunca perderán sus hojas, el sacrificio llevado a cabo por un sacerdote, varones y doncellas junto a hierbas y ramas… La belleza de estas representaciones contrasta con la vejez que consume al hombre y le hace mortal. La sentencia final del poema es clara: “la belleza es verdad y la verdad belleza”. 


  • Sitúe al autor en su contexto histórico-literario (puntuación máxima: 2 puntos).




1 Exotismo, evasión, el romántico, sufriendo profundamente, busca alejarse de lo cotidiano doloroso

2 Comienza la descripción de un palacio imposible por hiperbólico (exagerado), muy del gusto romántico

3 Alfeo, río mitológico, convertido en río para unirse con su amada para siempre

4 Lo mágico, lo imposible, la exageración

5 Importancia de lo natural, frente a la grandiosidad de lo artificial, todo es magnífico

6 Gusto morboso por la muerte, espectros, y amor imposible. También exacerbación de sentimientos personales: subjetividad e hipérbole. La tierra jadea por la creación, igual que el poeta al crear su poema

7 Personificación: simbiosis poeta-paisaje

8 Comparación

9 Rocas danzantes: personificación

10 Sierpe: curvas que simbolizan la ruptura de lo edénico, el caos

11 Comparación

12 Mar sin vida: metáfora de la muerte. En realidad están representados ambos momentos: el nacimiento de la vida=río y la muerte de éste en el mar. También puede simbolizar, en lo que se refiere a lo artificial y belleza del edificio, el nacimiento y posible muerte de la obra poética, que avanza sinuosa bajo la superficie (el subconsciente) hasta que sale a la fuente (el consciente)

13 Importancia del pasado, lo antiguo adopta un valor básico, esencial. La guerra puede ser el símbolo de la destrucción de la obra poética. El edén paradisíaco del principio se enfrenta al horror exterior

14 Aquí termina la primera parte, completamente inspirada por el sueño; tras una interrupción, no recordó el poeta cómo seguía su ensoñación, así que esta parte es más “consciente”, que se refiere a la inspiración poética

15 Irracionalismo, el mundo del sueño, de lo onírico, que preludia el surrealismo

16 Mujer exótica, procedente de África, símbolo de belleza, por tanto, símbolo de poesía, incluso de la parte más femenina/sensible del mismo poeta

17 Lugar donde Milton ubicó su paraíso (El paraíso perdido), referencia literaria

18 Armonía

19 Antítesis: el mundo contradictorio del romántico se transmite con este recurso

20 Muy presente el yo poético, subjetividad e individualismo románticos

21 Exclamaciones retóricas, propias del estilo grandilocuente y retórico del romántico. En el caso de este poeta, propio de su lenguaje brillante e intenso

22 Todo lo marcado en azul son adjetivos, que muestran que estamos ante un texto descriptivo, rico en imágenes y en detalles

23 La muchacha cantante está cercana a lo sagrado. La música queda, pues, entendida como lo esencial, lo mágico, que llega de lo sagrado y sale del alma.

24 Metáfora o sinécdoque: la parte por el todo

25 Referencias a drogas, el romántico está aturdido

26 Leteo, referencia clásica, uno de los ríos del Hades, quien lo bebe olvida su vida pasada. Le gustaría poder olvidar, porque sufre, mientras ella canta feliz en el bosque

27 Aliteración: refleja la importancia dada a lo sensorial, a lo musical del poema

28 Dríade: ninfa de los bosques, símbolo del ruiseñor, John oía al ruiseñor en los anocheceres de Hampstead, y su oda nacerá del entresueño como un abrazo a lo circundante, a un mundo que el canto del ave sensibiliza, vuelve acorde total

29 Más música

30 En color verde están todos los adjetivos, que reflejan el estilo recargado del romanticismo

31 La pasión desatada, hasta el un cántico, es un rasgo típicamente romántico

32 Apóstrofe o exclamación

33 Elementos medievales

34 Hipocrene es un río en la mitología griega, que surge del monte de las Musas a causa del canto de éstas y de las Hipérides

35 Suicidio romántico: ansias de evasión

36 Ansias de evasión, de escape, ante el sufrimiento del yo poético

37 Recoge los temas anteriores: huir y perderse para olvidar la terrible vida, vivida con sufrimiento romántico

38 Enumeración de los tormentos del yo poético, un sufrimiento típico de la época

39 Símbolo de la Tierra, lugar del que hay que escapar: escapismo

40 Angustia existencias, la vida implica muerte

41 Metáfora

42 Vida= muerte del amor porque muerte de la belleza

43 Contraste y antítesis con el aquí de la otra estrofa

44 Elemento clásico, dios del vino, del teatro, del hedonismo. La invocación al vino era una puesta en marcha, primera y sensual invasión de lo pánico. Pero Dionisos no basta, al ruiseñor se va con otras alas

45 Poesía concebida como vehículo para huir y acercarse a la amada, al ideal

46 Los poetas eligen la noche ante el día, y prefieren la luna al sol, lo nocturno es el ambiente preferido

47 Enumeración, excesiva adjetivación

48 Primera persona, visión personal, muy subjetiva, característica del romanticismo

49 Enumeración

50 Muerte concebida como un escape posible, como un fin del dolor. La muerte tiene de pronto un sentido, el de la accesión última

51 el ruiseñor, como la urna, son voces de la eternidad que buscan «arrancamos del

pensar

52 Antítesis: símbolo de que es para todos

53 El poder eterno de una canción y, por extensión, de la poesía

54 Personaje bíblico que, en un momento de necesidad, rebusca entre el trigo que desechan los cosechadores

55 Metáfora símbolo de lo exótico de la literatura

56 Se juntan dos fenómenos: la exclamación o apóstrofe, típicamente romántica, y la presencia de lo pintoresco, las ruinas o apreciación de lo derruido

57 Metáfora

58 Anáfora que incide en la despedida

59 Aliteración: repetición de sonidos similares

60 Antítesis o contraste que expresa el aturdimiento del alma romántica. Entonces el ruiseñor emprende el vuelo, su canto cede, perdiéndose más y más en lo hondo del bosque. El enajenado se siente recaer en sí mismo como un enorme peso presente y pensante, el hombre que abre los ojos, relee su página, empieza a tener conciencia de verbos y ramajes

61 Metáfora

62 Personificación

63 Interrogación retórica, seguida de muchas otras. La palabra leyenda remite al gusto romántico por el pasado, como evasión. También a la incertidumbre, pues no entiende la imágenes de la urna. El siglo XIX vio nacerla arqueología, gracias a este tipo de interés por parte de los intelectuales

64 Es más bello lo que no se escucha que lo que se escucha, el idealismo típico romántico

65 Imposibilidad, lo inasible, tema romántico

66 Belleza y eternidad

67 Apóstrofe típico romántico

68 Antítesis. Siempre-nunca

69 Según se va preguntando, se va describiendo, la interrogación retórica se utiliza pues para este propósito

70 Conclusión final: la urna transmite la belleza y la eternidad del pasado

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconTitulo: ensayo: el poder de una vision (video) para formular mi vision personal

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconSe caracterizan por tener una visión romántica de la vida, haciendo...

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconMemorias del Oratorio
«sueño» va dividido en tres partes: La primera es una especie de introducción o ambientación. La segunda, la narración del «sueño»,...

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconDescripción técnica: da información, tiene una visión objetiva, una...

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconActividad: “La vida es sueño” de Calderón de la Barca y “El sueño del rey” de Lewis Carroll

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconLa vision divina (The Divine Vision, 1927) C. Jinarâjadâsa

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconSueño de una noche de otoño

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconLa textura musical: una visión retrospectiva

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconWilliam Shakespeare el sueño de una noche de verano

Kubla Kanh o una visión de un sueño iconUna visión humanista del dolor y el sufrimiento






© 2015
contactos
l.exam-10.com