José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula






descargar 91.16 Kb.
títuloJosé manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula
fecha de publicación29.01.2016
tamaño91.16 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos

IES VALADARES

4º ESO CURSO 2011-2012


ANTOLOGÍA DE POESÍA ESPAÑOLA ACTUAL SOBRE ULISES Y SU MITO

JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD (Jerez de la Frontera, 1926)

Fábula


Nunca serás ya el mismo que una vez
convivió con los dioses.
                                     Tiempo
de benévolas puertas entornadas,
de hospitalarios cuerpos, de excitantes
travesías fluviales y de fabulaciones.

Tiempo magnánimo
compartido también con semidioses
errabundos y hombres de mar que alardeaban
del decoro taimado de los héroes.

Qué ha quedado, oh Ulises, de esa vida.

La historia es indulgente, merecidas las dádivas.
Los dioses son ya pocos y penúltimos.
Justos y pecadores intercambian sus sueños.




FRANCISCA AGUIRRE (Alicante, 1930)
Ítaca
¿Y quién alguna vez no estuvo en Ítaca?
¿Quién no conoce su áspero panorama,
el anillo de mar que la comprime,
la austera intimidad que nos impone,
el silencio de suma que nos traza?
Ítaca nos resume como un libro,
nos acompaña hacia nosotros mismos,
nos descubre el sonido de la espera.
Porque la espera suena:
mantiene el eco de voces que se han ido.
Ítaca nos denuncia el latido de la vida,
nos hace cómplices de la distancia,
ciegos vigías de una senda
que se va haciendo sin nosotros,
que no podremos olvidar porque
no existe olvido para la ignorancia.
Es doloroso despertar un día
y contemplar el mar que nos abraza,
que nos unge de sal y nos bautiza como nuevos hijos.
Recordamos los días del vino compartido,
las palabras, no el eco;
las manos, no el diluido gesto.
Veo el mar que me cerca,
el vago azul por el que te has perdido,
compruebo el horizonte con avidez extenuada,
dejo a los ojos un momento
cumplir su hermoso oficio;
luego, vuelvo la espalda
y encamino mis pasos hacia Ítaca.
El viento en Ítaca
Sentada ante su bastidor, ella fue dueña
del lentamente desastroso Imperio de los días.
Sus manos la pesada tarea asumieron
y una constancia más fuerte que el cansancio
junto a ella se sentó.


(Frente a la terquedad de su dedos fabriles
el mar entonces fue sólo una gota mesurable
y el horizonte un mirador en torno a Ítaca.)


Un viento de regreso silbó una madrugada:
despertar fue asomarse a un campo de batalla asolado.
La luz fue descubriendo la figura sentada
que acariciaba compasivamente la tela dactilar,
su patrimonio de trabajo y de horas,
sus madejas de canas.
(Una costumbre de quietud
y una tristeza como un perro a sus pies
la rodearon de silencio.)


Lejos resonaba la voz, la voz de Ulysses.
Frente a su bastidor, desesperadamente,
ella intentaba recordar un nombre,
sólo un nombre:
el que gritaba Ulysses por las calles de Ítaca.
MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN (Barcelona, 1939 – Bangkok, 2003)
ULISES

El cuerpo de ella se hizo tierra
en mil novecientos cuarenta y seis
antes él hizo la guerra, perdió la guerra,
huyó por las montañas
después la cárcel

volvió al Vallés y se hizo amigo
de un teósofo libertario y de un abogado
retirado y viejo que le escribe con frecuencia
muchos, muchísimos ánimos
de vez en cuando hace gimnasia en el patio,

resuelve complicados problemas de aritmética,
nos habla de violentos safaris de tomillo
y romero, del agua clara junto al camino
o nos increpa por el turbio asunto —nada claro—
del boicot a las comunidades del Bajo Aragón
—hoy se lo han dicho—
le han condenado a cinco años
y ya no caben más canas en sus cabellos blancos
después ha hecho gimnasia
ha resuelto algún problema de aritmética
ha contemplado el vuelo de unos pájaros
hacia el oeste
ha sido entonces
ha sonado la trompeta y se ha echado a llorar.
Nunca desayunaré en Tiffany...


Nunca desayunaré en Tiffany
ese licor fresa en ese vaso
Modigliani como tu garganta
                                                nunca
aunque sepa los caminos
                                                llegaré
a ese lugar del que nunca quiera
regresar

                           una fotografía, quizá
una sonrisa enorme como una ciudad
atardecida, malva el asfalto, aire
que viene del mar
                                   y el barman
nos sirve un ángel blanco, aunque
sepa los caminos nunca encontraré
esa barra infinita de Tiffany
                                               el juke-box
donde late el último Modugno ad
un attimo d'amore che mai piu ritornera...

y quizá todo sea mejor así, esperado

porque al llegar no puedes volver
a Itaca, lejana y sola, ya no tan sola,
ya paisaje que habitas y usurpas
                                                          nunca,
nunca quiero desayunar en Tiffany, nunca
quiero llegar a Itaca aunque sepa los caminos

lejana y sola.

CRISTINA PERI ROSSI (Montevideo, 1941)
El regreso de Ulises a la patria

 

Regresar es morir un poco.

Las noches de luna muy clara

- cuando todo tiende a la esfericidad -­

no puede dormir.

La excesiva calma que irradian las cosas

le parece un mensaje a descifrar

cuyo sentido último sería, quizá,

imposible de resistir.

Hunde entonces el remo en la arena

y vitupera a los dioses.

Los médicos de la nave le aconsejan reposo.

En sueños habla de ambiguas seducciones

donde quien arrojó la red fue finalmente

el atrapado y del rumbo de las estrellas fugaces.

Despierta e, inquieto, ordena

despejar la nave.

Sea como sea, está seguro

de que esa luna intensa,

brutal,

lo mira demasiado.
CARLOS CLEMENTSON (Córdoba, 1944)
El viajero
Ha venido esta noche.

El perro había ladrado por un rato en la sombra,

y luego extrañamente se calló en el silencio.
Pobre y casi desnudo, el mar había labrado

hondos surcos de tiempo sobre su enjuto rostro

de marino o pastor, quemado por los soles,

y dejado en sus párpados un rojor de salitre.
Nadie le conocía. Quizá estuviera loco.

En su delirio hablaba de sirenas y monstruos

de un solo ojo enorme, de héroes y de naufragios,

de aventuras horribles en las que él tuvo parte.
Decía que en un tiempo él fue rey de esta isla.
Aquí ni a los más viejos les sonaba su nombre.
Quizá no fuera nadie:

el viento que del mar sopla en las largas noches.
Se ha vuelto con las sombras.

JUANA CASTRO (Córdoba, 1945)

Lotófagos



Amsterdam,1998
A mediodía, por el aire, pasa
el ángel mudo de los inmigrantes. Todo
se alza y es un vaho
de pan recién cocido con aroma
de flores. En los barrios, los tranvías,
las ventanas y el metro, cada inmigrante compra
su flor de cada día y una
ración de pan. Pan moreno, pan alto,
pan blanco, pan rubio, de centeno o del sur.
Cada inmigrante huele
su pan de cada día mientras muerde, una a una
las irisadas migas
de su ración de flor.
ANTONIO TELLO (Villa Dolores, Argentina, 1945)
Odiseo
Escribo.

Anudo palabras para conjurar el olvido.

El mar. El olvido es el mar,

la líquida circunstancia del tiempo,

y la memoria, esa borra de luz que dejan los días,

acaso una isla, Ítaca, por ejemplo.
Navego a Ítaca.

Atado al mástil atravieso el laberinto

de voces que brillan y mudan de sentido.
Odisea bajo las estrellas.

Extraño del mundo, su grito crece a la deriva:

¿Dónde está Ítaca?

¿Dónde está la tierra que me nombra?

¿Dónde está la palabra que habito?
Escribo.

Con un hilo de voz coso

la trama que me sustenta:
Odiseo enamorado de las sirenas

y, sin embargo, sujeto

al índice al cual se anudan las palabras,

a su nombre, al tiempo,

tejido y destejido a la distancia.

En Ítaca … [escribo]


FRANCISCO BEJARANO (Jerez de la Frontera, 1945)

Ulises

El peregrino solitario vuelve

después de haber ganado un mundo propio.

Por el camino de albariza llega

hasta su casa, pero ya no es suya,

ni ha salido su perro a recibirlo

hasta morir al verlo de alegría.

Tanto tiempo empleó ganando un reino

que el reino que dejó se fue en el tiempo.

Fue el dueño de estos campos, fueron suyos

los almendros en flor, las amapolas

bajo el aire de marzo, los arroyos

de las lluvias tempranas del otoño.

- ¿Y nada es mío ya? ¿De dónde vienes

buen peregrino? - De ninguna parte,

pues todo estaba aquí. Lentos sus pasos

en silencio desandan el camino.



MIGUEL D’ORS (Santiago, 1946)
Ulises navegando
Distanciada por años y batallas

y estratagemas y navegaciones,

Ítaca se diluye en la memoria

de Ulises, que en la popa, pensativa-

mente mira el efímero recuerdo

de espuma que la nave deja al mar.
Se van desvaneciendo las murallas

de la ciudad, los templos soleados,

aquel dorado olor de la vendimia;

los rostros frecuentados están ya

descompuestos en ojos, y sonrisas

y pómulos confusos, que no logra

agrupar su memoria.

Ítaca apenas

es algo más que un nombre; sólo un nombre

en el que la esperanza se encastilla.
JAVIER SALVAGO (Sevilla, 1950)

Ulises

Como cuando, de niño, volvía al internado

tras el sueño feliz y libre del verano,

se despierta cansado, de mal humor, con ese

viejo regusto a estafa. Desayuna y enciende,

entre molestas toses, el primer cigarrillo

—le hace daño, lo sabe, lo tiene prohibido,

pero se dice de algo hay que morir—. Qué importa

un poco de veneno más, si la vida es corta,

por mucho que se estire, y está ya envenenada.

La vida, este inútil trabajo, esta batalla

a muerte y sin descanso, que le obliga a lanzarse

un día más, sin ganas ni ilusión, a la calle.
Ante sí, otra mañana, calcada, repetida,

agobiante y penosa como una cuesta arriba,

que hay que salvar. Lo mira con desdén la portera.

Un vecino lo esquiva..., mejor. Mientras espera

el autobús o un taxi, le asalta la pregunta

de siempre, inevitable: «¿qué hago aquí?». Sin duda,

nada, o apenas nada que merezca el esfuerzo.

—Por momentos, envidia esa paz de los muertos.—

Se eterniza el camino en múltiples atascos

que son como la imagen a escala del gran caos

de este final de siglo, febril y cambalache,

que oculta sus miserias con elegantes trajes

y juguetes de lujo. Con fingido entusiasmo,

lo recibe un colega al llegar al despacho.

Se acomoda y reanuda el trabajo pendiente.

«A las doce —le anuncian— reunión con el jefe.»

Redactar un proyecto, escribir unas cuñas

para un nuevo producto de belleza, que nunca

podrá lograr que nadie sea más bello por dentro

ni más feliz, por más que nos prometa sueños.

El tedio de mentir, el asco de saberse

cómplice de este burdo rey Midas que convierte

en mercancía todo lo que tocan sus manos.

Mas el banco no espera —se cobra lo prestado,

con usura y con creces—. La trampa es tan grosera

que sueña echarse al monte, pero ya no es quien era.
Consulta su reloj. Entre una cosa y otra

—reuniones, proyectos— va llegando la hora

de comer. Se despide hasta luego. En un chino,

ante un plato de arroz tres delicias refrito

y una ensalada china, le sigue dando vueltas

al tema de la vida malgastada. Comprueba,

al apurar su taza de té, que es el segundo

paquete el que estrena. Total, la vida es humo.
Le queda tiempo aún para estirar las piernas

antes de proseguir. Un canto de sirenas

lo llama desde un cutre salón recreativo

y entra al trapo, sabiendo de sobra que es un timo.

Sólo para tentar su suerte o sentir algo,

un poco de emoción, como quien bebe un trago,

se deja seducir por una tragaperras

que, al cabo, le confirma que todo es una mierda.

En fin, otra razón de más, otro motivo

para pensar en serio en un remate digno,

pero la vida, astuta, sabe jugar sus cartas;

hacerle eso a su hijo sería una putada.

Hay que seguir. La tarde no ofrece nada nuevo:

proyectos, reuniones... En resumen, el tedio

de mentir, de saberse cómplice del mercado,

Polifemo insaciable que nos va devorando.

Sobre las nueve cierra su ordenador. Acaba,

hoy como ayer, un día idéntico a mañana.
Opta por desandar, paseando, el camino

de regreso. La noche lo tienta con sus brillos,

con sus archisabidas promesas, que desoye

porque, por experiencia, sabe ya lo que esconden.

Una atractiva joven se le acerca y le pide

fuego... Quizás podría..., pero no se decide

a dar el paso. No, no está para esos juegos

que exigen entusiasmo, dedicación y un cierto

grado de confianza en uno y en su hombría

—bastante quebrantada, sin moral, distraída

con otras obsesiones—. Cruza el centro, rumiando,

en soledad ruidosa, lo absurdo de su estado.

Mientras la juventud, en los bares de moda,

se agita y bulle, pasa pensando en otra época,

en noches de aventura y deseo, interminables;

sabía allí la vida a lo que ya no sabe.
Ensimismado y lejos de todo, con su exilio

interior, llega a casa, cansado. Ya su hijo

duerme. Le deja un beso en la frente y se queda

a su lado un instante. En el salón, lo espera

su mujer. Se saludan con frialdad. —Su rostro

presagia la tormenta; se masca mar de fondo.—

Sin apartar los ojos de su labor, pregunta,

seca: «¿Qué has hecho hoy?» En la tele se anuncia

la panacea de todos los males. Le responde:

«Trabajar.» Ella dice que eso ya lo supone,

«pero ¿en qué?». Demasiado... ¿Cómo contar la nada,

el tedio, la rutina, la relación forzada,

forzosa?... «¿No comprendes que me paso los días

sola, que necesito que llegues y me digas

que existo y que te importo?... Estoy sola, ¿lo entiendes?»

Lo entiende, pero ¿y ella? ¿Comprende que la gente

no acompaña?... Se lanzan mutuamente reproches,

como dos enemigos defienden posiciones

encontradas, se dicen lo que tal vez no sienten,

sólo por humillarse, sólo por defenderse.

Sin control, la tormenta va subiendo de tono,

gritan, se desesperan, se amenazan... Y todo

¿por qué?, se lo pregunta más tarde, cuando ella,

llorando, se retira a la cama. ¿No era

esto lo que esperaba todo el día, el momento

de regresar a casa, a su isla, a su centro,

olvidarse del mundo, de sus trampas y pompas,

cerrar la puerta a todo, al menos unas horas?
De mal humor, nervioso, enciende un cigarrillo,

el último. Se lava los dientes, cierra grifos

y cerrojos, se pone el pijama y se acuesta.

Ella nota su roce y se da media vuelta.

Bastaría decir perdona, mas ninguno

de los dos quiere dar por perdido ese pulso

—tendrían que sentirse culpables, para ello,

y no hay culpables, sólo víctimas del enredo—.

Como dos enemigos, con sus dos soledades

de espaldas, se vigilan por si acaso uno hace

un gesto que propicie el encuentro, el abrazo,

la paz que ambos desean..., pero esperan en vano.

Lo que llega es el sueño, como una dulce tregua

de libertad, el sueño, la muerte por entregas.
TERESA ORTIZ (Madrid, 1950)

Ítaca



Tal como prometió ha vuelto el rey de Ítaca.
Ha sido un largo viaje.
Por ti desafié la ira de los dioses.
Atrás quedaron tierras, caricias de otros brazos.
La música más bella que un mortal escuchara.
Hoy brilla el mismo sol en este hermoso cielo
que iluminó violento los días de mi dicha.
Bajo él vi muchachos que luego fueron hombres.
- Ambición y codicia cambiaron sus miradas
como cambian al mar el viento y las tormentas.-
Y aunque rogué a los dioses no ver esta mañana
de nada me ha servido.

Cumplido he mi destino: de mi astucia y mi fuerza
guardarán fiel recuerdo los hombres y los mares.
Todo valió la pena pues me esperaba Ítaca.
Mas Ítaca eras tú, mi prudente Penélope
que guardaste mi casa, defendiste mi hacienda.
Quien osó despojarnos lo pagó con la vida.
Al igual que esta tierra he sido sólo un sueño.
Demoré cuanto pude tu estancia lejos de ella.
Yo fui Circe, Nausícaa… Ítaca no existió.
Tu vuelta me condena, al reino de las sombras.


Muertos los pretendientes ya todo es como antes.
Nada importa si el tiempo dejó huella en tu rostro.
Para mí serás siempre aquella que me espera,
tejiendo mi regreso.
¿Los pretendientes, dices?… Soy demasiado vieja.
Casi no te recuerdo y nunca esperé a un héroe.
Sí, mi nombre es Penélope.






JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN (Cáceres, 1950)
Odisea
Hay una casa abierta con balcones dorados

y mujeres que venden el placer.

Hay un perro a la puerta de la casa

y hay un hombre que viene de muy lejos.

Pronto será de noche. Ulises, muy cansado

manda callar al perro y sigue su camino.
JUAN ANTONIO OLMEDO (Málaga, 1951)
Arrepentido Ulises
Creyéndolos humanos privados de su imagen

te rogué que les dieras su primitiva forma,

el eco de las risas, el sabor de las lágrimas,

el gozo de la amable conversación nocturna

brillando como hoguera que el temor ahuyentaba.
No quiero haber expuesto tantas veces la vida,

que el dolor hizo larga, para ver en sus ojos

dibujarse la burla o escuchar sus engaños.
Devuélveles, oh Circe, sus figuras de cerdos.

HERME G. DONIS (Valladolid, 1951)

Nadie


Quizá haya sido alto, rubio, libre, 
quizá moreno, torpe y orgulloso como un Cíclope, 
quizá un hombre sin patria, sin edad, 
quizá un sueño, una sombra que desde siempre 
vaga por los puertos en un ir y venir 
más eterno que el mar y mira con tristeza 
el horizonte del que surgen los barcos 
que llegan de otros pueblos, que traen 
costumbres de geografías distintas, 
la luz y la angustia de quien vivió 
por tantos mares luchando por salvar 
y salvarse, por abordar costas 
deseadas, días felices sin retorno. 

Quizá este marinero viejo y cansado 
que en un puerto cualquiera 
se acerca despacio a pedir 
tabaco a los turistas 
sea quien dice cuando al conseguir 
un cigarro enseña una moneda 
de cincuenta dracmas 
con la efigie de Homero, 
y salpicada de jergas balbucea 
la historia increíble 
de que fue ese cabrón quien le hizo 
volver con Penélope: 
Estaba contento cuando me sentía 
más pequeño que un guijarro
 
frente a las tempestades, nadie,
 
mas me subleva ser nada aquí en tierra,
 
ahogarme en el vaso de vino que bebo cada día.
 
Nosotros sonreímos, le damos más tabaco 
y nos alejamos con la anécdota 
bien anclada a los recuerdos del viaje. 
Pero entre la realidad y los sueños, 
algunos días creo que esa moneda 
con la efigie de un anciano 
que guardo entre mis cosas 
me la dio el propio Ulises. 
Sus ojos eran nostalgia. 
En la orilla, sin la esperanza de otro naufragio, 
un clamor de mar los devoraba. 

JOSÉ LUIS PUERTO (Salamanca, 1953)
Somos Penélope que espera

En Ítaca al Ulises que soñamos.

Tejemos ilusiones en el cénit,

Al ocaso la vida destejemos.

Somos tal vez la mueca de los dioses,

Cualquier siniestra burla del Olympo.

Y ese porquero anónimo, inconsciente,

Lo reconocerá, mientras nosotros

No sabemos que llega.
* * * * * * *
En los andenes, el tumulto,

El tráfago inmediato de las gentes,

Ese ligero pálpito en la sangre,

Anuncia imperceptible

Una llegada próxima.

Tal vez el propio Ulises

Arribe a nuestra casa,

Tras larga, accidentada peripecia,

A habitar entre nosotros.

MARINA AOIZ (Tafalla, 1955)

Penélope y su mudanza

I

¡Ay, Ulises, cómo duelen

los silencios del agua!

Besa el sol una caracola

abandonada en la playa.

En su espiral

se enredan cada tarde

las sombras de tu ausencia.

Cuando otros brazos

te hacen la noche menos larga,

crece mi tela de araña.

Yo bebo una pócima amarga

y las espinas de mis dedos

destejen la distancia.

Ulises, qué dolorosos

los silencios del agua.

II

He representado mi papel con dignidad.

Abandonado entre las matas de ilagas

el vestido de seda salvaje,

el de Mujer Araña. Ahuyento a pedradas

La caterva de sarnosos pretendientes.

¡Al fin libre! Ya no espero nada.

Ni a nadie.

La tarde lame mi piel salada.

Ser sola es mi auténtica Odisea.


AMALIA IGLESIAS SERNA (Palencia, 1962)
ítaca no existe
Tres vueltas de llave y un olor a silencio,
la luz súbitamente estrangulada en el lecho sin fondo
y la humedad de quince o más otoños
y esta locura
y esta oscura gangrena de embriagada penumbra,
tres o cuatro macetas con esquejes de olvido
o esa vela gastada en noche de tormenta.

Las puertas columpian el llanto de sus goznes.
Hace ya tiempo que no hay golondrinas al borde del tejado.
Asciendo lentamente
aquella escalera de los sueños freudianos,
subo a los altares mínimos
de mi propia insuficiencia.
¡Cuánto ayer empozado,
cuánta breve mortaja,
cuánto leve recuerdo!

Sobre la cal de esta pared escribo un verso:

He regresado y nada me esperaba.

Quizá se vuelve como a la patria o al padre
con un algo de herida
y esa ansiedad de no reconocerse en los viejos espejos.
Quizá se vuelve tarde,
se vuelve ya sin tiempo.
Desde el suelo
una muñeca muerta me contempla,
-una muñeca serenamente muerta-
Me alejo
con la desagradable sensación de haber profanado

una tumba.

BEATRIZ HERNANZ (Pontevedra, 1963)
Yo no puedo ver la extraña melancolía de tus manos.

- Quién le pone espuelas a la noche,

quién le roba los sueños al destino,

quién ofrece más heridas a la muerte -.
Penélope

trenza lenta un manantial de esperas,

convida al sueño con la sal de su silencio.

Y la piedra,

arrugada de quietudes,

condenada en la línea del horizonte,

dice aquí estoy, sola,

no me caben más caballos en el pecho.

Tal vez pronuncie su nombre,

intransigente, la marea.
Penélope,

con el suelo desolado,

inhabitable del reloj,

disfrazada de un galope de latidos,

ha huido.

Se abrió también la noche en sus manos de silencio.

FEDERICO J. SILVA (Las Palmas, 1963)
mensaje en una botella
no regreso penélope

no vuelvo a ti

amada en otro tiempo penélope

a tu fatal hilado

a tu devanar infernal

aquí me trajo el viento

benévolo y el oleaje

de los dioses indulgentes
aquí de nada carezco

lo que te di tuyo es
aquí ungido me veo por aceite

y con perfumadas vestiduras

aquí me dan palabra

de inmortalidad juventud

purpúreo néctar ambrosía

mejor café
ella divina entre las diosas

de elevado espíritu

superior a ti en semblante

y en su talle

me lleva a sus ocultos aposentos

me introduce en la profunda cueva

encontramos en el amor contentamiento

y no padezco soledad de ti.
JOSÉ LUIS PIQUERO (Mieres, 1967)
Fotografía
Me estás robando el alma mientras me haces la foto

y con cada disparo fabricas un cadáver.

¿Dónde estarán mi tiempo

y mi respiración y la inconsciencia

con que se mira el mundo, si miro a un asesino?

Posar para una foto es simular la vida

Y la casualidad.
Quien esté en el papel no seré yo

sino mi fingimiento y tu versión de los hechos.
Tú eres bueno en tu oficio.

Yo engaño al Cíclope y me llamo Nadie.

ILYA U. TOPPER (Almería, 1972)
Mito
Tuve una infancia bajo el sol de las hespérides

donde ningún hércules supo nunca llegar.

Fui príncipe y habitaba un palacio de cristal.

Vigilaban mis pasos las hijas del viejo océano

y con todos los dioses me tuteaba.
A la edad de oro y de la inocencia

aprendí a maldecir y quise conquistar Troya.

Me llamé Ulises y navegaba los mares

en pos de una isla flotante que siempre se desvanecía

y que llevaba el nombre extraño de Penélope.
Hoy me he refugiado en los fangos del oscuro Erídano

y aguardo la llamada del dios de la muerte.

No pagaré a Caronte, siempre he viajado de polizón

y la última moneda me la gasté en echar cara y cruz.

El río del olvido estoy dispuesto a cruzarlo a nado.
SILVIA UGIDOS (Oviedo, 1972)
Circe esgrime un argumento
Si regresas Ulises

encontrarás allí en Ítaca una mujer cobarde:

Penélope ojerosa

que afanosa y sin saberlo

le teje y le desteje una mortaja

al amor. Ella pretende

aferrarse y aferraros a lo eterno.

Si regresas,

hacia un destino más infame aún

que éste que yo te ofrezco

avanzas si vuelves a su encuentro.

Más enemigo del amor y de la vida

que mis venenos

es vuestro matrimonio, vil encierro.

Quédate Ulises: sé un cerdo.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconJosé manuel caballero bonald

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconJosé manuel caballero bonald, premio cervantes 2012

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconLa familia de José María Pemán denunció a la concejala de iu en el...

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconFundación caballero bonald

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconNotas biográficas sobre Pablo Ortega Martín-Rosales
«vii congreso Europeo del Corzo» celebrado en Jerez de la Frontera en marzo de 2005

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconJosé L. Caballero, El espía imperfecto

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconFÉlix de azúa ha sido galardonado con el premio internacional de...
«novísimos», junto a poetas como Pere Gimferrer, Vicente Molina Foix, Leopoldo María Panero, Guillermo Carnero o Ana María Moix,...

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconLa obra de José Arjonilla. Todo un artista en la frontera de lo figurativo...

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconAutor: José Manuel López de Abiada

José manuel caballero bonald (Jerez de la Frontera, 1926) Fábula iconColegio secundario nº 3 “josé manuel estrada






© 2015
contactos
l.exam-10.com