Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se






descargar 30.3 Kb.
títuloPoemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se
fecha de publicación28.01.2016
tamaño30.3 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
MIGUEL HERNÁNDEZ

  1. 1.ª ETAPA. Etapa del ELLO

    1. PRIMEROS POEMAS.

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se conviven en armonía frente a la artificialidad de la vida urbana. También se concibe a la naturaleza como una gran obra de Dios.

Tienen un estilo modernista (sensorial), influido por los poetas de los siglos de Oro, Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez (poesía pura) y Pablo Neruda. El vocabulario relacionado con el campo se combina con léxico de nueva creación.

    1. PERITO EN LUNAS.

Tras viajar a Madrid entra en contacto con los escritores del momento. Escribe esta obra donde se aprecia una influencia del neogongorismo. Consta de 42 octavas reales que recrean poéticamente elementos de la naturaleza y escenas cotidianas que adquieren una nueva dimensión, con la Luna como eje central, donde se aprecia el equilibrio entre tradición (lenguaje gongorino, octava real, hipérbatos, sintaxis retorcida) y vanguardia (poesía pura y deshumanizada, metáforas retorcidas, imágenes atrevidas y difíciles, poco sentimentalismo), creacionismo.

  1. 2.ª ETAPA

Etapa del YO del poeta. EL RAYO QUE NO CESA.

Obra publicada en 1935 a partir de dos poemarios (El silbo vulnerado e Imagen de tu huella). Está compuesta de 27 sonetos, dos poemas de metros variados y dos elegías. Es fundamentalmente un libro de amor, en la línea de los cancioneros tradicionales, inspirado en tres mujeres y sus respectivas vivencias amorosas (Josefina Manresa, su novia de Orihuela, Maruja Fenoll, pintora madrileña y La escritora maría Cegarra, su amor platónico). Lo común a las tres es un sentimiento de frustración amorosa, en la línea de la tradición petrarquista amor cortés y de los Cancioneros, una concepción del amor como fatal tormento del que no se puede librar el poeta. Sentimientos que se plasman a través de imágenes y símbolos de objetos punzantes, amenazantes e hirientes (rayo…) que significan la pena amorosa (un intenso erotismo insatisfecho que le lleva al vacío existencial), y otros elementos que se corresponden con el íntimo estado de convulsión en que se encuentra el poeta traspasado por la fatal pasión erótica (choque de los impulsos vitales del amante y el rechazo de la amada). El poeta vive la pena del amor como una muerte.

Esta obra supone un punto de inflexión ideológica del poeta que abandona sus creencias religiosas (más represoras) y vuelve su mirada hacia los oprimidos, lo que anticipa su posterior poesía de combate. También se aprecia un cambio en el estilo, que pasa de un formalismo gongorino al popularismo de una poesía impura, rehumanizada, que da preeminencia al amor, a las inquietudes existenciales (influencia de Salinas y Cernuda), comprometida, cargada de simbología, enmarcada en esquemas estróficos más libres.

  1. 3.ª ETAPA

Etapa del NOSOTROS. El poeta en el campo de batalla. Poesía comprometida y de combate. EL VIENTO DEL PUEBLO y EL HOMBRE ACECHA.

Con la G. Civil el poeta se afilia al partido Comunista y se alista voluntario para combatir por sus ideales. Su poesía se torna bélica y comprometida con lo social, en defensa de los más desfavorecidos (campesinos y obrero), con un estilo y lenguaje más sencillo, y el verso octosílabo del romance (Influencia del neopopularismo).

En Viento del pueblo con un tono encendido, esperanzado y épico proclama el amor a la patria amenazada y la lucha por la libertad, con un lenguaje con intención de propaganda (aceituneros, el niño yuntero). El viento simboliza la fuerza vivificadora, positivo del pueblo y lleva al poeta a erigirse como su voz y su defensor.

Con el final de la guerra, y la derrota de la república, con tono afligido y pesimista que refleja la barbarie, Hernández escribe El hombre acecha, donde surge el hombre y su vil condición humana, con un tono de abatimiento, desolación, con un fuerte pesimismo trágico ante las consecuencias de la guerra (odio, crueldad, opresión). Canción primera, el tren de los heridos, Las cárceles. A pesar de este tono se aprecia en los últimos poemas un ansia de regeneración y de esperanza con la que cierra el libro: Canción última.

Es el estilo de este libro se mezclan símbolos zoomórficos que representan el odio, la crueldad y la injusticia con otros más positivos. Utiliza estrofas de arte menos, así como endecasílabos y alejandrinos.

  1. 4.ª ETAPA

Etapa del YO UNIVERSAL. El poeta en la cárcel. CANCIONERO Y ROMANCERO DE AUSENCIAS

ENTRE 1938 Y 1941, MH escribe varios poemas que constituyen un intenso diario íntimo, donde se reflejan tres años trágicos (la muerte de primer hijo, el horrible final de la guerra, la cárcel, la separación de los suyo, la enfermedad. Esta obra recoge breves canciones y romances, en un tono íntimo, llenos de ternura y melancolía, en torno al amor y a la nostalgia de su mujer e hijo, desde una oscura desolación y también se aprecia un tono angustiado. La ausencia es el eje central de la obra: ausencia de justicia, de amor y de libertad, aunque con cierto toque de esperanza.

Los tres grandes temas de MH se hacen patentes en esta obra: El amor, la vida y la muerte (Las tres heridas hernandianas). Nanas de la cebolla, donde se perciben los tres ejes del poema el poeta, su esposa y su hijo ausente (uno muerto y otro vivo), donde el yo íntimo privado del amor de su esposa y de su hijo, ausencia de amor que trasciende lo personal y refleja lo universal o trascendental, que ejemplifica a toda la sociedad humana.

SELECCIÓN DE TEXTOS - ELEGÍA

 

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se

me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,

con quien tanto quería.)

 

Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano.

 

Alimentando lluvias, caracolas

y órganos mi dolor sin instrumento.

a las desalentadas amapolas

 

daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado,

que por doler me duele hasta el aliento.

 

Un manotazo duro, un golpe helado,

un hachazo invisible y homicida,

un empujón brutal te ha derribado.

 

No hay extensión más grande que mi herida,

lloro mi desventura y sus conjuntos

y siento más tu muerte que mi vida.

 Ando sobre rastrojos de difuntos,

y sin calor de nadie y sin consuelo

voy de mi corazón a mis asuntos.

 

Temprano levantó la muerte el vuelo,

temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

 

No perdono a la muerte enamorada,

no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

 

En mis manos levanto una tormenta

de piedras, rayos y hachas estridentes

sedienta de catástrofes y hambrienta.

 

Quiero escarbar la tierra con los dientes,

quiero apartar la tierra parte a parte

a dentelladas secas y calientes.

 

Quiero minar la tierra hasta encontrarte

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte.

 

Volverás a mi huerto y a mi higuera:

por los altos andamios de las flores

pajareará tu alma colmenera

 

de angelicales ceras y labores.

Volverás al arrullo de las rejas

de los enamorados labradores.

 

Alegrarás la sombra de mis cejas,

y tu sangre se irán a cada lado

disputando tu novia y las abejas.

 

Tu corazón, ya terciopelo ajado,

llama a un campo de almendras espumosas

mi avariciosa voz de enamorado.

 

A las aladas almas de las rosas

del almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.


La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre
escarchaba de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.

Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma, al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.

Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.

Rival del sol,
porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
y el niño como nunca
coloreado.

¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.

Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.

¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.

Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.

Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.


Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!

==========================

El hombre no reposa: quien reposa es su traje
cuando, colgado, mece su soledad con viento.
Mas, una vida incógnita como un vago tatuaje
mueve bajo las ropas dejadas un aliento.



El corazón ya cesa de ser flor de oleaje.
La frente ya no rige su potro, el firmamento.
Por más que el cuerpo, ahondando por la quietud, trabaje,
en el central reposo se cierne el movimiento.

No hay muertos. Todo vive: todo late y avanza.
Todo es un soplo extático de actividad moviente.
Piel inferior del hombre, su traje no ha expirado.

Visiblemente inmóvil, el corazón se lanza
a conmover al mundo que recorrió la frente.
Y el universo gira como un pecho pausado.



Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconLa escalera: símbolo central de la obra
«tramo de escalera con dos rellanos». Es en este espacio donde tiene lugar toda la acción; en la escalera se comentan los chismes...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconZamarramala, donde la historia y la leyenda se confunden; dónde la...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconInvestiga la biografía del/de la poeta, incluyendo donde y cuando...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconEn el poema “Inventario” de Jorge Luis Borges, el yo lírico se refiere...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconCanción: Desde el día que al mundo llegamos y nos ciega el brillo...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconTuvieron lugar en nuestro país en el año 1976. En Trapalco, un lugar...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconLiteratura chilena
...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconLlévame donde los hombres necesiten tus palabras, necesiten, mis...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se iconEn un mundo de tinieblas, como en el que vivimos, de inseguridad,...

Poemas que reflejan la naturaleza que rodea al joven-poeta-pastor, detalles de la vida campestre donde se ve al mundo rural como un lugar idílico, donde se icon4. Lugar en donde se produjo el documento






© 2015
contactos
l.exam-10.com