El problema mente-cuerpo






descargar 18.1 Kb.
títuloEl problema mente-cuerpo
fecha de publicación07.06.2015
tamaño18.1 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
EL PROBLEMA MENTE-CUERPO

EL CASO DE LOS CEREBROS EN UNA CUBETA

"He aquí una posibilidad de ciencia- ficción discutida por los filósofos: imaginemos que un ser humano

(el lector puede imaginar que es él quien sufre el percance) ha sido sometido a una operación por un diabólico científico. El cerebro de tal persona ( su cerebro, querido lector) ha sido extraído del cuerpo y colocado en una cubeta de nutrientes que lo mantienen vivo. Las terminaciones nerviosas han sido conectadas a una computadora supercientífica que provoca en esa persona la ilusión de que todo es perfectamente normal. Parece haber gente, objetos, cielo, etc..; pero en realidad todo lo que la persona ( usted) está experimentando es el resultado de impulsos electrónicos que se desplazan desde la computadora hasta las terminaciones nerviosas. La computadora es tan ingeniosa que si la persona intenta alzar su mano, el "feedback" que procede de la computadora le provocará que "vea" y "sienta" que su mato está alzándose. Por otra parte, mediante una simple modificación del programa, el diabólico científico puede provocar que la víctima experimente ( o alucine) cualquier situación o entorno que él desee. También puede borrar la memoria del funcionamiento del cerebro, de modo que la víctima crea que siempre ha estado en ese entorno. La víctima puede creer incluso que está sentado, leyendo estas mismas palabras, acerca de la suposición, divertida, aunque bastante absurda, de que hay un diabólico científico que extrae cerebros de los cuerpos y los coloca en una cubeta de nutrientes que los mantiene vivos. Las terminaciones nerviosas se suponen conectadas a una computadora supercientífica que provoca en la persona la ilusión de..."

Hilary Putnam: Razón, verdad e historia_ Madrid. Tecnos. 1988 (pág 19)

- ¿Cómo puedes saber si eres o no un cerebro en una cubeta?
"LA RAZA AVANZADA"
"En la mayoría de los aspectos, el lenguaje, la vida, la tecnología y la filosofía de esta raza eran muy semejantes a los nuestros. Pero había una diferencia importante. La neurología y la bioquímica habían sido las primeras disciplinas en que se había conseguido avances tecnológicos; y una gran parte de la conversación de estos hombres hacía referencia al estado de sus nervios. Cuando sus niños se acercaban hacia la estufa las madres gritaban: "Van a estimular sus fibras-C". Cuando se les presentaban ilusiones visuales ingeniosas, decían: "¡ Qué extraño!, hace parpadear el haz neurótico G-14, pero cuando miro desde un lado puedo ver que no es un rectángulo rojo, ni mucho menos". Su conocimiento de la fisiología era tal que cada oración bien construida que se utilizaba podía relacionarse fácilmente con un estado mental fácilmente identificable. Este estado ocurría siempre que alguien pronunciaba, o tenía intención de pronunciar, u oía, la oración. Este estado ocurría también algunas veces en la soledad y hablaban de estas ocasiones con comentarios como: "Me encontré de repente en un estado S-296, y saqué las botellas de leche". Algunas veces dirían cosas como esta: "Parecía un elefante, pero entonces se me ocurrió que los elefantes no viven en este continente, por lo que me di cuenta de que tenía que ser un mastodonte". Pero también dirían algunas veces, en circunstancias idénticas, algo parecido a: " tuve G-412 junto con F-1.1, pero entonces tuve S-:147, por lo que me di cuenta de que tenía que ser un mastodonte". Pensaban en los mastodontes y las botellas de leche como objetos de creencias y deseos, y como causantes de ciertos procesos neuronales. Consideraban estos procesos neuronales en interacción causal con las creencias y deseos --exactamente de la misma matera que los mastodontes y las botellas de leche-. Ciertos procesos neuronales podían ser autoinducidos deliberadamente, y algunas personas eran más hábiles que otras para inducir en sí mismas ciertos estados neuronales. Otras tenían especial habilidad para detectar ciertos estados especiales que la mayoría de las personas no podían reconocer en sí. mismas."
Richard Rorty: La filosofía y el espejo de la naturaleza Madrid. Cátedra. 198.3. (Págs. 74-75)
- ¿Crees que tus deseos, creencias y acciones son fruto de meras sinapsis neuronales?. Si así fiera: ¿Crees que conociendo el actual estado neuronal de una persona, podríamos conocer lo que va a sentir, pensar o hacer en el momento siguiente?.
EL TEST DE TURING
"Propongo que se considere la cuestión "¿Pueden pensar las máquinas?". La discusión debería comenzar por las definiciones sobre el significado de los términos "máquina" y "pensar".. Cabria construir tales definiciones de modo que reflejasen en lo posible el uso normal de :las palabras, pero esta actitud es peligrosa. Si se ha de encontrar el significado de las palabras "máquina" y "pensar" examinando cómo se las usa habitualmente:, es, difícil escapar a la conclusión de que el significado y la respuesta a la pregunta "¿Pueden pensar las máquinas?", han de buscarse mediante una investigación de estadística, como las encuestas Gallup. Pero esto es absurdo..Et lugar de buscar una definición de ese tipo, reemplazaré la pregunta por otra que está muy relacionada con ella y se! expresa mediante palabras relativamente inequívocas.

La nueva forma del problema se puede describir en términos de un juego que llamaremos, el juego de imitación. Intervienen en él tres personas, un hombre (A), una mujer (B) y un interrogador (C) que puede ser de cualquier sexo. El interrogador se coloca en una habitación, separado de los otros dos. El objeto del juego para el interrogador consiste en determinar cuál de los otros dos es el hombre y cuál es la mujer. Se refiere a ellos con las letras X e Y, y al final del juego, o bien dirá "X es A e Y es B" o bien "Y es A y X es B". El interrogador puede

formular a A y B preguntas como esta:

C: ¿Podría decirme la longitud de su pelo?

Supongamos que de hecho, X es A; entonces debe ser A quien conteste. La misión de A en el juego consiste en tratar de conseguir que C se equivoque al intentar realizar la identificación. Su respuesta podría, ser: "mi pelo está

escalonado y los más largos miden unos 23 cm.".

Para evitar que el tono de la voz ayude al interrogador, las respuestas deberían darse por escrito, o mejor aún, mecanografiadas. La situación ideal es cuando se dispone de un teletipo que comunique las dos habitaciones. Otra alternativa es que las preguntas y las respuestas sean repetidas por un intermediario. El objeto del juego para el tercer jugador (B) es ayudar al interrogador. Su mejor estrategia consistirá en dar respuestas verdaderas. Puede añadir a sus respuestas cosas tales como "Yo soy la mujer, ¡no le haga caso!", pero sin garantía de seguridad puesto que el hombre

puede hacer observaciones similares.

Ahora preguntamos, "¿Qué ocurrirá cuando una máquina realice el papel de A en este juego?". ¿Se equivocará el interrogador, cuando el juego se haga así con la misma frecuencia que cuando se realiza entre un hombre y una mujer? Estas preguntas reemplazan a la original, "¿Pueden pensar las máquinas?".

A.. Turing: Mentes y máquinas.

Madrid. Tecnos. 1975. (Págs. 17-18)
- ¿Qué resultado crees que tendrá el test de Turing?, ¿Llegará el interrogador a equivocarse y decir que B es la máquina, y por lo tanto que las máquinas pueden pensar?
EL CASO DEL PROGRAMA ELIZA
Un programa informático llamado Eliza logró simular a un psicoterapeuta con tanto éxito que algunos pacientes llegaron a preferirlo a un terapeuta humano, este era su funcionamiento:

"El programa ELIZA se comportaba como un psicoanalizador rogeriano. En este tipo de análisis, el psiquiatra toma un papel pasivo generalmente repitiendo las propias declaraciones del paciente, en vez de llevar el peso de la conversación: justo el tipo de operación que una computadora puede realizar con facilidad. .ELIZA tenía un fundamento técnico muy simple y se limitaba a enlatar preguntas en función de las respuestas realizadas por el paciente. En este sentido plantea una auténtica creación de un diálogo humano rutinario (y, evidentemente reiterativo). En realidad, el programa se limitaba a repetir las afirmaciones del paciente mediante el reconocimiento de palabras clave. Contenía en concreto, respuestas- pregunta relacionadas con palabras como amor, odio o deseo. El

esquema de diálogo podía ser del estilo:

Doctor: ¿Cómo se encuentra hoy?

Paciente: Bien.

D: ¿Es usted feliz?

P: No, odio la vida.

D: ¿Porqué odia su vida?

P: Porque no le gusto a nadie.

D: A mí me gusta.

P: Bueno, puede que a usted sí.

D: Estamos hablando de usted, siga.

P: No quiero.

ELIZA podía continuar hasta que el paciente se cansara. Es capaz de recordar lo que el paciente le ha dicho e incluso, cuando la conversación decae, puede volver a traer a colación algunos de los temas evocados por éste. O bien, como hemos visto, cuando una de las respuestas no encaja en su argumento puede tener programada una respuesta genérica estándar del tipo dígame algo mas. Y eran esas subrutinas las que precisamente le daban un aspecto humano."

J.L.Carrascosa: Quimeras del conocimiento Madrid. Fundesco. 1992. (Pág 132)

¿Irías a la consulta de un psicólogo-computador como ELIZA? ¿Crees que ELIZA ha superado el Test de Turing? ¿Cómo explicarías el éxito entre sus pacientes?

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El problema mente-cuerpo iconKarl popper El cuerpo y la mente

El problema mente-cuerpo iconLa mirada fenomenológica de la corporalidad
«restablecer las raíces de la mente en su cuerpo y en su mundo, en contra de las doctrinas que consideran la percepción como un simple...

El problema mente-cuerpo iconHace un año por estas fechas el poeta Enrique Falcón andaba escribiendo...
«El problema es que quienes se postulan para resolver el problema son el problema.»

El problema mente-cuerpo iconEl problema no fue hallarte, el problema es olvidarte

El problema mente-cuerpo iconLos tanteos exploratorios buscando algún conocimiento cierto respecto...
«soy humano y nada de lo humano me es ajeno». De acuerdo -provisionalmente, claro- pero entonces ¿qué significa ser humano? ¿En qué...

El problema mente-cuerpo iconSócrates se sabía feo y rogaba por «la belleza interna». Creo que...
«no su cuidado; serán ceniza, mas tendrá sentido; polvo serán, mas polvo enamorado». Prever la muerte del cuerpo no lo priva de su...

El problema mente-cuerpo iconLiteratura universal
«Si un cuerpo coge a otro cuerpo, cuando van entre el centeno»? Me gustaría

El problema mente-cuerpo iconMetáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo

El problema mente-cuerpo iconEl cuerpo es nuestro compañero más cercano e íntimo; nacemos envueltos...
«lucha con el cuerpo», sino que éste se convierte en su mejor fruto, en el amigo primero y principal de nuestra alma

El problema mente-cuerpo iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...






© 2015
contactos
l.exam-10.com