Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como






descargar 0.68 Mb.
títuloFundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como
página1/20
fecha de publicación11.09.2015
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20
LA NUEVA ENSEÑANZA

ASUNCIÓN, MAYO DE 1927 Núm. 2

LA NUEVA ENSEÑANZA

FUNDADA EN FEBRERO DE 1927 BOLETIN DEL CONSEJO NACIONAL DE EDUCACIÓN DIRECTOR: PROF. D. RAMÓN CARDOZO EL PSICOANALISIS Y LA EDUCACIÓN O SEA, EL FREUDISMO COMO MÉTODO AUXILIAR DE EDUCACIÓN Pierre Bovet, director del Instituto Rousea de Ginebra, Suiza, ha publicado un librito con el primer título con el fin de vulgarizar el conocimiento de las ideas pedagógicas, y el concretador del método psicoanalítico. Al escribir nosotros la presente síntesis no tenemos la pretensión de dar a conocer algo nuevo, sino llevar a conocimiento de los educadores paraguayos estudiosos la novedad pedagógica que dice el subtítulo. No quisiéramos que se nos atribuyera el deseo de que los maestros profundizasen este método psicológico aún difuso, pues así podríamos ser tachados de pretensiosos y embarulladores de la preocupación mental de los educadores, quienes para el mejor desempeño de sus funciones, deben, ante todo, estar bien interiorizados de lo que deben enseñar y de la técnica, o sea, de la manera de enseñar para que su labor resulte fructífera. Si pretendiésemos que todos los maestros se dedicasen al estudio profundo de este nuevo método psicológico, que más bien corresponde a los médicos dedicados a la cura de los casos de neurosis, nos ocurriría lo que pasó a fines del siglo pasado a los maestros norteamericanos que se entusiasmaron con la psicología del niño y la paidología hasta el extremo de constituir un snobismo insoportable, que les valió de parte de psicólogo William James una crítica burlesca. Hechas estas salvedades, entremos en materia.

1. LA CONCIENCIA
Claro está que aquí nos ocuparemos de la conciencia psicológica que, según algunos, “es el conocimiento inmediato que tenemos de nosotros mismos y de lo que ocurre en nosotros” o sea, el Yo conociéndose a sí mismo como sujeto y objeto a la vez de los fenómenos psíquicos. Los antiguos le llamaban sentido íntimo. La psicología evolucionista la define de un modo más elemental aún, diciendo que es el “conocimiento inmediato” que tienen los seres vivientes de lo que ocurre en sí mismo y de los efectos del medio cósmico sobre su organismo. En el primer concepto, mediante la conciencia me doy cuenta de que existo, vivo, camino, me muevo, sufro, gozo, pienso, quiero, sé que existe un objeto exterior, que pasa un vehículo, que alguien habla, etc. y en el segundo, se generaliza el concepto de la conciencia y su génesis coincide con el de la vida zoológica, se halla en los animales inferiores, que buscan aire, luz y alimento, porque conocen donde los hay.

2. LA SUBCONCIENCIA
El concepto de la subconciencia ha variado a través del tiempo. Según algunos la subconciencia “es el conocimiento casi imperceptible que LA NUEVA ENSEÑANZA

98 tenemos de ciertos actores como es la percepción de las fuerzas parciales que producen el ruido de una ola, etc.“ pues en el ruido de las olas no se recibe la sensación distinta de cada ola, de cada gota de agua. En este caso, los ruidos parciales son del dominio de la subconciencia y el ruido total, de la propia conciencia. Según algunos psicólogos muchos fenómenos conscientes desaparecen del campo de la consciencia y pasan a ocupar un lugar distinto, “subliminal”, o sea, fuera de la conciencia. Otros establecen distinción entre fenómenos “inconscientes” y “subconscientes” para evitar la contradicción existente entre lo “inconsciente psicológico” y lo “inconsciente no psicológico” puesto que lo inconsciente, es decir, lo que está fuera de la conciencia no puede ser psicológico. Por último, la moderna psicología, opta por denominar “subconscientes” a los fenómenos pasados al almacén o depósito común donde “se guardan los millares de imágenes desaparecidos pero susceptibles de volver a ver milagrosamente la luz”. (1) James llama “la franja de la conciencia” a ese conocimiento semiconsciente que queda fuera del círculo o núcleo luminoso, como el caso de las olas parciales. Con el método de Freud la subconciencia “cesó ya de ser el fondo del mar a donde duermen los restos de galeras y armadas; es el subsuelo de un fértil jardín de donde todo cuanto crece y se desarrolla saca su jugo alimenticio”. (Bovet) Algunos ejemplos de fenómenos subconscientes aclararán las definiciones anteriores. Me encuentro en la calle con un amigo a quien necesitaba días atrás para sacarme de cierto apuro que ya pasó, y al verle, aunque era de mañana, le saludo, diciéndole: “buenas tardes”. Aquí mis labios dieron paso libre a lo que yo tenía oculto, cual es la inoportunidad de la aparición del amigo. El saludo de “buenas tardes” es subconsciente. Freud menciona, entre los numerosos ejemplos, los siguientes casos, “Un señor comienza a recitar la conocida poesía “Un pino se alza solitario…” etc. al llegar al verso “Dormita…” etc. se queda atascado sin poder continuar. Ha olvidado por completo las palabras siguientes “envuelto en blanco manto”. Este olvido de un verso tan vulgarizado le pareció extraño e hizo que el sujeto le comunicase todo aquello que se le fuere ocurriendo al fijar su atención en las palabras olvidadas, las cuales se recordó, obteniendo la serie siguiente: “Ante las palabras “envuelto en blanco manto” en lo primero que pienso, le dijo el sujeto, es en un sudario; -un lienzo blanco en el que se envuelve a los muertos- (Pausa). Luego, en un íntimo amigo mío; su hermano ha muerto hace poco de repente; dicen que de una apoplejía; era también corpulento; mi amigo lo es también y varias veces he pensado que podía sucederle lo mismo; hace una vida muy sedentaria; cuando me entere de la muerte de su hermano, me entró el temor de que algún día podía yo correr igual suerte, pues con mi familia tenemos tendencia a la obesidad y mi abuelo murió así mismo de una apoplejía, también yo me encuentro demasiado grueso y he emprendido en estos días una cura para adelgazar”. Causa del olvido: una identificación inconsciente con el pino envuelto en el blanco sudario. Un Presidente de la cámara austriaca abrió las sesiones en un período turbulento, diciendo: “Se levanta la sesión”, en vez de “se abre”. El Presidente quería internamente la clausura de la sesión, y la boca dijo lo que el corazón sentía. Ese deseo estaba delegado en el fondo de la consciencia, con prohibiciones de salir.

1) Bovet. LA NUEVA ENSEÑANZA

99 Freud empezó examinando la subconciencia de los morbosos, en los casos psicopatológicos, y de las numerosas observaciones hechas en los pacientes, indujo la teoría sobre ella y la generalizó diciendo: “También en individuos sanos, no neuróticos, hallamos indicios abundantes de una resistencia que opone al recuerdo de impresiones penosas y a las representaciones de pensamientos desagradables”. “Más, dice el mismo, para estimar cumplidamente la significación de este fenómeno, es necesario penetrar en la psicología de los neuróticos. Por poco que en ella nos adentremos, se nos impondrá, en efecto, el indicado impulso defensivo elemental contra las representaciones susceptibles de despertar sensaciones desagradables, impulso sólo comparable el reflejo de fuga ante los estímulos dolorosos, como una de las principales bases de sustentación de los síntomas histéricos. Contra la hipótesis de una tal tendencia defensiva, no se puede objetar, que por lo contrario, nos es imposible, muchas veces, escapar a recuerdos penosos que nos persiguen, y a espantar emociones dolorosas, tales como los remordimientos y los reproches de nuestra conciencia, pues no afirmamos que dicha tendencia venza siempre y que no pueda tropezar, en el juego de las fuerzas psíquicas, con factores que persigan, para fines distintos, lo contrario que ella y lo consigan a su pesar” Según Freud, “el principio arquitectónico de aparato psíquico parece ser la estratificación, esto es, la composición por instancia superpuestas unas a otras”. Y en las instancias inferiores mora el subconsciente, pugnando siempre por subir como en los ejemplos anteriores. III- EL PSICOANALISIS El Psicoanálisis es un método de investigación y de cura ideado por el médico austriaco Sigmundo Freud en el tratamiento de los enfermos de histerismo y luego, generalizado en los sanos para la averiguación de los actos subconscientes. Como habíamos dicho más arriba, la conciencia humana compónese de estratificaciones, siendo la capa superior la que está presente en la persona en todos los momentos, a la disposición para su uso cotidiano, y la capa inferior donde está guardado la no actual y necesario en el uso diario para la reserva. El psicoanálisis es el camino para penetrar hasta esa capa inferior do mora el pasado, lo oculto, lo repudiado, lo olvidado, lo subconsciente, basado en ciertos hechos y dichos por el individuo sano o enfermo, manifestados en la conciencia. El primero que inició la exploración de la zona oculta fue le doctor José Breuer, igualmente austriaco, vienés, en 1880, pero quien dio forma concreta al método fue Freud. Como hemos dicho, el doctor Freud ideó su método (el psicoanálisis) para el estudio de enfermos de histerismo, mediante el cual indujo la naturaleza psicológica de la histeria y que ésta era curable con el procedimiento catártico. Según Freud, los hechos y sucesos expulsados de la conciencia sea por terror, miedo, odio, vergüenza u otra causa, van a parar en el substractum de la conciencia y allí viven resistidos e impugnando salir al campo consciente. Admite, pues, en el Yo dos fuerzas psíquicas, una represiva que lucha por repeler los recuerdos penosos, y otra exaltativa que tiende a libertarse de aquella otra fuerza. La represión oculta los sentimientos e ideas. Freud ilustra esta hipótesis del siguiente modo tan práctico. “Quizá pueda presentaros más vivamente el proceso de la represión y su necesaria relación con la resistencia por medio de un sencillo símil que tomaré de las circunstancias en las que en este mismo momento nos hallamos (una conferencia). Suponed que en esta sala y entre el público que me LA NUEVA ENSEÑANZA

100 escucha, cuyo ejemplar silencio y atención nunca elogiaré bastante, se encontrara un individuo que se condujere perturbadoramente y que con sus risas, exclamaciones y movimientos distrajese mi atención del desempeño de mi cometido hasta el punto de verme obligado a manifestar que me era imposible continuar así mi conferencia. Al oírme pónense en pie varios espectadores y tras de corta lucha arrojan del salón al perturbador, el cual queda de este modo expulsado o “reprimido”, pudiendo yo reanudar mi discurso. Más, para que la perturbación no se repita en caso de que el expulsado intente volver a penetrar aquí, varios de los señores, que han ejecutado mis deseos quedan montando guardia junto a la puerta y constitúyense de este modo en una “resistencia” subsiguiente a la represión llevada a cabo. Si denomináis lo “consciente” a esta sala y lo “inconsciente” a lo que tras de sus puertas queda, tendréis una imagen bastante preciosa del proceso de la represión”. Freud, pues, admite, se diría, una doble personalidad y que “en todo individuo se originan conflictos psíquicos y existe un esfuerzo del Yo para defenderse de los recuerdos penosos sin que, generalmente, se produzca el desdoblamiento psíquico”. Este conflicto produce, en la mayor parte de los casos, según la constitución somática del individuo, graves trastornos nerviosos y mentales (histerismo, neurosis, etc.) casos que se curan devolviendo al Yo perturbado la tranquilidad, el equilibrio necesario, ya sea convenciendo a la personalidad del enfermo de que ha rechazado injustificadamente el deseo patógeno y hacerla aceptarlo en todo o en parte; puede también dirigirse este deseo hacia un fin más elevado y por tanto irreprochable, y puede por último, reconocerse totalmente justificada su reprobación pero sustituyendo el mecanismo de la represión, por una condenación ejecutada con ayuda de las más altas funciones espirituales humanas, esto es, conseguir su dominio consciente”. El medio empleado por Freud para penetrar a la región oculta de la conciencia perturbada y buscar la causa de la anormalidad, es el interrogatorio. Averigua con el enfermo las ideas y pensamientos ocultos, le presenta situaciones tales para que, por asociaciones de ideas pueda revivir lo inconsciente, y así, haciendo “descargar” lo penoso, lo resistido, lo reprimido, y los sustituye por otro estado superior o lo incorpora a la masa de la conciencia para que pueda morar allí tranquilamente, evitando la lucha, la penosa resistencia causante del trastorno. Freud transporto su método psicoanalítico al campo de lo normal y con él ha podido explicar la razón de muchas cosas contradictorias que ocurren en la vida diaria de los individuos sanos. Para ilustración vamos a sintetizar algunas explicaciones dadas por él de casos comunes que pasan para la generalidad de los mortales como cosas sin importancia, pero que revelan las existencia de un mundo psíquico ignorado, autos y directos de los actos humanos. 1- Los olvidos. Los olvidos de nombres propios obedecen siempre a resistencia de la subconciencia. Los nombres propios no solo se olvidan sino también se los sustituye por otros que acuden frecuentemente a la memoria con insistencia para ser rechazados como falsos. Cuenta Freud que en cierta ocasión se había esforzado inútilmente para recordar el nombre del artista que pintó los grandiosos frescos de la Catedral de Oviedo. En vez del nombre que buscaba -Signorelli- acudían a su memoria los otros pintores, Botticelli y Boltraffio, que los rechazaba como erróneos. Hecho el análisis psíquico hallo que había olvidado el nombre de Signorelli, que fue sustituido, contra su voluntad; por los de Bollicelli y Boltraffio por que de una conversación anterior le habían quedado los nombres Herr, Signor, Bosnia, Trofoi, cuyos sonidos, puestos en vibración en la mente, se inter- LA NUEVA ENSEÑANZA

101 pusieron en la conciencia y sustituyeron al que quería recordarlo. Además, en el recuerdo de Bosnia y Trofoi tenía deseos de reprimir la narración de ciertas costumbres turcas poco publicables. Se olvidó la existencia de una fonda y eso que había vivido cerca de ella varios años. La causa era el nombre de la fonda era parecido con el de un médico de su misma especialidad. El olvido se debe a razonamiento ocurrido con los intereses profesionales. En cierta ocasión, no pudo recordarse el nombre de una estación de ferrocarril porque tenía idéntico nombre de una hermana en cuya casa había estado, seguramente, mal de su grado. La causa del olvido es el “complejo familiar”. Un joven que se presentó a rendir examen de filosofía fue interrogado sobre las doctrinas de Epicuro, y sobre si sabía quién había resucitado sus teorías en siglos posteriores. Respondió, con todo aplomo, que fue Pierre Gassendi, nombre que había oído al azar en un café. Su aplomo le valió, no sé por qué motivo, una alta nota. Pero más tarde le produjo el olvido del nombre Gassendi motivado por el remordimiento.

1. Las equivocaciones. Las equivocaciones orales o lapsus linguae son también notables por su motivación inconsciente. Veamos los siguientes ejemplos presentados por Freud.
Menciona el caso de una pariente quien, preguntaba por un tío suyo, respondió: “No lo sé. Ahora no lo veo más que infraganti”. Al día siguiente se disculpo por la equivocación, pues había querido decir “en passant”. Causa del error: la paciente había sido sorprendida por el tío en una ocasión, in fraganti, en ciertas cosas, y el mecanismo de lo inconsciente descubrió el secreto. En cierta ocasión se encontró con unas señoras en traje de turismo. Conversando con una de ellas sobre los placeres y molestias de las excursiones salió a decir la señora: “Es cierto que no resulta nada agradable el sentir sobre el cuerpo, después de haber estado andando el día entero, la blusa y la camisa empapados en sudor; pero cuando se llega a “pantalones” y puede uno cambiarse de ropa”… La señora había tenido escrúpulo de pronunciar el nombre de esta última prenda de vestir, pero contra su voluntad, abrió paso la palabra inhibida, cometiendo el error. Los casos de lapsus calami; son igualmente explicables con el psicoanálisis. Veamos. En una hoja de papel de anotaciones profesionales, escribió: “Jueves, 20 de Setiembre” en vez de “Jueves, 20 de Octubre”. Explicación. Después de las vacaciones había vuelto con ánimo de trabajar, pero el número de pacientes era aún poco. Al llegar de su viaje recibió la carta de un cliente que le anunciaba la venida a consultarle, el 20 de Octubre. El anotó 20 de Setiembre, porque había pensado que aquella fecha era muy tarde y que el cliente hubiese venido antes. Expresó un deseo oculto. Todos estos casos de olvido prueban que fueron originados por disgustos y preocupaciones penosas.

2. Extravío de objetos. En la generalidad de los casos significan deseos ocultos. Veamos:
Una señora al sacar un paquete de galletas para comerse unas cuantas, pensó que cuando viniese a darles las buenas noches la señorita S., tendría que ofrecerle algunas, y se propuso no dejar de hacerlo a pesar de que hubiese preferido guardar las galletas para sí sola. Cuando llegó el momento, extendió la mano hacia la mesita para coger el paquete que creía haberlo dejado allí, pero se encontró con que había desaparecido. Se puso a buscarlo y lo halló dentro de un armario, donde, sin darse cuenta, lo había cerrado. Causa: el deseo recién reprimido de no invitar a la visi- LA NUEVA ENSEÑANZA

102 ta con la galleta, se había abierto paso y ejecutádose automáticamente la ocultación de las galletas. H. Sachs, estuvo dudando para ponerse a trabajar o salir de paseo un día domingo. Se resolvió por quedarse a trabajar pero le faltó el papel. Sabía que poseía en un cajón del escritorio y se puso a buscar sin encontrarlo. Convencido, al cabo de largo rato de búsqueda, de la inutilidad de su empeño, dejó de trabajar y salió a la calle. A la vuelta, sus ojos se fijaron en unos cajones y recordó que allí lo tenía guardado el que tanto había embarullado. Cuenta que en una casa, a la que durante seis años seguidos iba dos veces diarias, le sucedió subirse distraídamente un poco más arriba, porque se hallaba en una ocasión perdido en una fantasía ambiciosa de que se elevaba cada día más.

1. Torpezas. Coger una cosa por otra, o cogerla mal obedece siempre a propósitos obscuros, porque en la vida, los actos como los pensamientos y las palabras todas obedecen a causas ocultas, o a una segunda personalidad oculta que se aprovecha de un momento de libertad para obrar libremente.
Dice Freud: “Raras veces rompo algo; soy muy cuidadoso, pero en cierta ocasión rompí la tapa de un tintero con un torpe movimiento”. La explicación de la torpeza es la siguiente. Su hermana, horas antes, le había dicho que todo su escritorio estaba muy bien, pero que el tintero no guardaba armonía con el conjunto. Su torpeza obedeció a intención oculta de cambiar el tintero. De todas estas observaciones deduce que “no hay torpeza inintencionada”. Una muchacha, dice, fue a un museo para copiar, a pesar de su gran deseo de salir a pasear aquel hermoso día. Ante todo tenía que comprar de paso papel. Llegó a la tienda compro lápices y otros útiles, pero olvidado de comprar el papel. Cuando llego al museo y se preparó para trabajar noto el olvido y tuvo que volver a la tienda. Con los elementos completos se puso a trabajar afanosamente. Al poco sintió unas campanadas, y creyó que eran las doce y cuarto hora de retiro. Recogió sus objetos y se dirigió a través de un parque, a casa de una hermana a tomar café. Al llegar a un punto vio, con asombro que todavía no era hora del retiro. La tendencia reprimida del paso, la había engañado.

2. El Sueño. El estudio de los sueños ha proporcionado a Freud, material abundante para dar a conocer el funcionamiento automático de fuerzas íntimas de la conciencia para rebelarse durante el sueño.
Todo sueño expresa la realización disfrazada de un deseo, dice Freud, y hace estudio de unos casos comprobadores de la verdad. ¿Por qué se disfrazan los deseos para que froten a la superficie durante el sueño? Porque la mayor parte son deseos vedados, comprimidos, que solamente disfrazados pueden ser admitidos. He aquí, según Bovet, la forma como se presenta las ideas en el sueño: 1° Antífrasis:- Una imagen esta presentada por la imagen que corresponde a la idea contraria. 2° La muestra:- Un conjunto aparece representado por un detalle. Así una mujer sueña con unos calzados de hombre, los calzados son de su novio, luego; ha disfrazado al novio. 3° El Parecido:- Una señora sueña con un mongol y al hacerse el análisis resulta que el marido, las veces que enfada, da a la cara el aspecto de la de un chino. LA NUEVA ENSEÑANZA

103 4° La Contigüidad:- Dos muebles del mismo cuarto son sustituibles. Envidia vd. la cama de una amiga y sueña con un sofá de la misma.

IV.- DETERMINISMO

Es lo ligeramente sintetizado vemos que todos los actos, los pensamientos, las palabras, los errores y los sueños tienen su causa o su explicación causal. Freud dice: “En lo psíquico no existe nada arbitrario ni indeterminado”. Los números que uno elige al parecer arbitrariamente, responden también a fuerzas y determinaciones ocultas. Nada hay arbitrario ni indeterminado en lo psíquico. Freud dice: “Esta comprensión de la determinación de nombres y números elegidos arbitrariamente en apariencia, puede quiso, contribuir al esclarecimiento de otro problema. Conocido es que un gran número de persona alega, en contra de la afirmación de un absoluto determinismo psíquico, su intenso sentimiento, de convicción de la existencia de una voluntad libre. Esta convicción sentimental no es incompatible con la creencia del determinismo. Como todos los sentimientos normales, tiene que estar justificada por algo. Pero lo que yo he podido observar, no se manifiesta en grandes e importantes decisiones, en las cuales se tienen más bien la sensación de una coacción psíquica y se justifica uno con ella”.

V.- MANIFESTACIONES PORNOGRÁFICAS

Antes de pasar a ocuparnos de la aplicación pedagógica del psicoanálisis, quisiéramos traer a la memoria un aspecto especial de la psicología de niños y adultos paraguayos. Nos referimos a la tendencia de los varones, sobre todo niños, de escribir, palabras y figuras que recuerdan cosas con referencia al sexo. En nuestras ciudades y campaña los maestros conocen la tendencia irresistible de nuestros niños de estampar palabras y figuras de aquella clase en los muebles y paredes donde pueden ser leídas y vistas por todos. Apenas el niño sabe escribir, la primera cosa que estampa es la palabra prohibida por la costumbre social, sin que nadie les haya enseñado. ¿Por qué, de donde nace ese deseo de escribir tales palabras? Hay que pensar en que muchos niños ni saben el significado de ellas, de modo que la escritura es inconsciente y por lo tanto, obedece a la inclinación natural. Creemos que no es más que un instituto exteriorizado, instituto que tiene su existencia en la subconciencia colectiva, transmitida de generación n generación por la herencia. La cultura o la educación que los padres y maestros suministran, reprime a esa fuerza innata, la cual se aprovecha, de un momento de libertad psíquica, para romper el cerco y presentarse en exhibición. Al estudiar la aplicación pedagógica de psicoanálisis, volveremos a ocuparnos de esta manifestación subconsciente del niño paraguayo.

V.-EL PSICOANALISIS Y LA PEDAGOGÍA

La psicología infantil ha sufrido algunas modificaciones en su concepto fundamental del niño sujeto interesante de ella y de la pedagogía. Esta revolución introducida en el campo educacional por los descubrimientos admirables de Freud no puede pasar indiferente para la cátedra; hay necesidad de dejar constancia de ella con el fin de que los pedagogos encaren los problemas desde los nuevos aspectos. La Psicología Experimental tiene que dirigirse también sus estudios LA NUEVA ENSEÑANZA

104 hacia nuevos rumbos, y los profesores de la materia tendrá que estudiar y enseñar los fenómenos de la nueva personalidad psíquica del hombre, la conciencia y la subconciencia. Nuestros estudiantes del profesorado deben estar al tanto de esta nueva orientación científica para prepararse a comprender los nuevos postulados de la ciencia psíquica y a entender los problemas planteados. Alguien ha dicho que así como el descubrimiento de las ondas hertzianas a evolucionado a la física imprimiéndoles nuevos rumbos, así también el descubrimiento realizado por Freud, de la existencia de un mundo subliminal, y sobre todo, de la influencia que ejerce lo subconsciente sobre la existencia, está llamado a impulsar a la Psicología Experimental y con esta a la infantil y la pedagógica. Piérre Bovet dice lo siguiente: “El niño como se sabe, no es únicamente un pedazo de cera blanca pronto a recibir todas las impresiones del exterior, un pedazo de arcilla para modelar, es también, y sobre todo, un haz de instinto el mismo fin biológico, o sea la afirmación del individuo con vistas a la conservación de la especie”. “Estos instintos naturales se manifiestan desde la infancia, desde mucho antes que las actividades que representan, puedan ser útilmente ejercidas bajo la forma de piezas que tienen un valor de preejercicio”. Los diversos instintos, como se sabe, tienen en el niño el valor hereditario de la especie. Algunos son sociales y otros antisociales; por lo tanto algunos viven estrechamente oprimidos, formando el mundo subliminal de la especie y siempre pugnan por exteriorizarse. Así tenemos los institutos de la lucha y de la reproducción. Los niños aprovechan la menor libertad para darles el escape, para “descargarlos”, por lo que se consideran a muchos actos como catárticos. La pornografía infantil que hemos mencionado más arriba, no es más, que según parece la exteriorización del instituto social comprimido. Hay instintos que deben descargarse y otros, ser reprimidos, de acuerdo con formulas educacionales. De aquí la importancia de la psicología del subconsciente, para guía del educador. Según Freud, la represión de las fuerzas subconscientes, la expulsión violentas de ellas del campo de la conciencia para imperdibles vida común con las demás, ocasiona, en la mayoría de las veces desequilibrios peligrosos en el mundo anímico, causa de las perturbaciones nerviosas llamadas neurosis. El pedagogo necesita conocer esto, como hay que restablecer el equilibrio entre los dos mundos psíquicos, de que hemos hablado para evitar consecuencias fatales en la vida del niño y normalizar las funciones nerviosas del mismo. La mejor regla de educación es conocer esos instintos, cuáles deben ser reprimidos y expulsados, cuales orientados y canalizados y cuales modificados en absoluto. Hay que tener siempre presente, conforme la tesis de Freud, que la tendencia contrariada. “desaparece de la conciencia clara, pero vive en la subconsciente una vida particularmente molesta tales las obsesiones, tics, fobias, etc.” (Bovet) “Contra estas observaciones, y los automativos, dice Bovet, el esfuerzo voluntario es totalmente impotente. Es más perjudicial puesto que conduce repelar aun mas, y por lo tanto a exasperar la tendencia perturbadora “. De aquí, en muchos casos, el educador debe de emplear la ternura como medios de educación puesto que el niño la necesita. Freud denomina “Complejo de Edipo” es una manifestación de afectos apasionados de los niños a los padres y parientes. El “Complejo de Edipo” es una manifestación subconsciente que debe canalizarse para que no se refugie en las profundidades del ser y profundizar la existencia. El niño débil e indefenso necesita ternura en su educación. La ternura en el trato tiene propie- LA NUEVA ENSEÑANZA

105 dad catártica, mientras que la aspereza, la violencia contra el ser del niño, hace que su instinto de ternura se refugie en el fondo y mate la vida moral y orgánica. “Nuestros instintos, hasta los más brutales, dice Bovet, son susceptibles de ser educados, o como dicen los psicoanalistas, sublimados, es decir, alterados de una manera en otra, de modo que resulten no solamente inofensivos, sino hasta útiles desde el punto de vista social”. La educación, pues, no es más que la sublimación de los instintos antisociales. El educador debe proceder siempre con amable exigencia. En la educación, para que no se produzca con frecuencia el olvido, debe hacer agradable, querida la idea porque se escapa fácilmente de la memoria aquélla que nos es desagradable o desfavorable (Ver causa del olvido). Así mismo, no debe repelerse con violencias las tendencias infantiles, sobre todo las afectuosas, porque es una regla de educación, dice Guyau, que en materia de sentimiento, es preciso sugerir más que censurar. Cristo ha dicho: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. La pedagogía moderna ilustrada por la psicología dinámica, dice: “Dejas que los niños se afirmen”. Contrarrestar rudamente una instintiva, dice Bovet, es peligroso. Nos exponemos a detener brutalmente todo el desarrollo del niño y causarle un grave daño”. Los maestros irreflexivos o ignorantes pueden tronchar la vida del niño, convertir aquel valle lleno de encanto en un páramo triste. Pues, “nada nos autoriza a negar el papel de los accidentes afectivos en el origen de la neurosis, nada nos excusa de hacer todo cuanto está en nosotros para evitarlos a los niños que nos han sido confiados” (Bovet). El niño necesita amar y ser amado. Solamente con el amor el educador puede hacer el milagro de la educación. Cuántos niños, señores, se entristecen a los pocos tiempos de estar en la escuela, se desilusionan y pierden el entusiasmo por el estudio, porque no encuentran en la maestra la ternura sustitutiva de la madre, o el cuidado amoroso en el trato de sus pequeñas inclinaciones ¡Hay maestras que tratan a los niños tiernos como adultos. Ay ¡de los niños a su cargo! Nos hemos apartado accidentalmente del tema de esta disertación para acentuar algunos aspectos pedagógicos que resultan de la ignorancia de la naturaleza del niño. Con ello no hemos querido hacer otra cosa que resaltar la necesidad del mejor estudio del niño, y presentar a la vista la importancia del psicoanálisis aplicado a la educación. El maestro conocedor de la existencia de un mundo psicológico misterioso –la subconciencia- que tiene tanta influencia sobre los actos, el desarrollo físico y moral del niño, y del método para penetrar aquel mundo, con toda seguridad, no procedería negativamente en su misión educadora. “Los temores inmotivados, los rubores súbitos (fobías), las imágenes obsesionantes, las pequeñas manías como comerse las uñas, ceñirse a ritos minuciosos a los que se liga una significación supersticiosa desconocida, ya sea sudando, trabajando o acostándose”, la tartamudez, “rebelión frente a sus padres y maestros”; charlatanería, pereza, distracción, robos, etc. nos presentan al subconsciente en plena actividad” (Bovet), y su conocimiento ilumina la conciencia profesional y su análisis facilita el cumplimiento de la misión y puede salvarnos en la inmensa responsabilidad que tenemos ante la sociedad que nos hace depositarios del porvenir de los niños, es decir, de la nacionalidad misma.

Ramón I. Cardozo

Abril de 1927. LA NUEVA ENSEÑANZA

106
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconProf de Educación Secundaria en Lengua y Literatura Didáctica Especial...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconLa educación como industria del deseo la educación es sobre todo educación del deseo

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconAfibrom lleva trabajando algunos años en colaboración con la uned...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconMinisterio de educación pública división de desarrollo curricular...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconTema 12: el juego como actividad de enseñanza aprendizaje en la educación...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconAl colocarse como una de las diez mejores Instituciones de Educación...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconConsejo General de Educación des subdirección de ft

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconLa Educación primaria, de acuerdo con la Ley Orgánica 2/2006, de...

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconEl Consejo de Educación de Adultos de América Latina ceaal

Fundada en febrero de 1927 boletin del consejo nacional de educación director: prof. D. Ramón cardozo el psicoanalisis y la educación o sea, el freudismo como iconPereira domínguez, Mª Carmen. Cine y Educación Social. Revista de...






© 2015
contactos
l.exam-10.com