Poemas de Amor






descargar 290.19 Kb.
títuloPoemas de Amor
página1/3
fecha de publicación09.09.2015
tamaño290.19 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
Poemas de Amor
María Adela Mena


Poemas de Amor
María Adela Mena

2008




Poemas de Amor



© María Adela Mena Roa

Registro de propiedad intelectual Nr. 171.616

I.S.B.N.: 978 – 956 – 8271 – 52 – 7

© Ediciones Altovolta

Correo electrónico: jqueirolo@yahoo.com

Teléfono: 56 – 9 – 98429732

Primera edición: julio de 2008

Edición a cargo de Jorge Queirolo Bravo

Diseño de portada: María Silvetti

Diseño de interiores: Juan Varas Venegas

Impresión: Libra

Impreso en Chile / Printed in Chile
© Todos los derechos reservados. Tanto el contenido de este texto, como el diseño de la portada, no pueden ser reproducidos, ni en todo ni en parte, ni registrados en o transmitidos por, un sistema de recuperación de la información, en ninguna forma ni por ningún medio, ya sea electrónico, mecánico, magnético, fotoquímico, electroóptico, mediante fotocopia, o cualquier otro existente, sin el permiso por escrito de Ediciones Altovolta o de la autora.

Dedicatorias



Dedico este libro de poemas a toda mi familia, en primer lugar a Carlos, mi esposo por cuarenta y cinco años; a mis hijos y nietos y, a mi familia espiritual, la Obra de Dios.
Al escribir estas líneas quise expresar que he sido iluminada para conocer más a Dios, para amarlo y seguirlo más de cerca.

Prólogo




Por Jorge Queirolo Bravo



Los versos de María Adela Mena se caracterizan, en lo esencial, por estar envueltos en un halo de espiritualidad intensa. Ésta, además de ser muy sincera y nacer del fondo de su alma, posee un estilo propio y muy peculiar, que para el lector resulta agradable y libre de excesos innecesarios. Cuando recorremos las estrofas de su creación lírica, observamos una tendencia mística y rebosante de felicidad genuina, la que de a poco nos impregna positiva y constructivamente. Es por ello, que el fruto de su talento no deja indiferente a nadie que lo haya conocido en profundidad y con rigor.

María Adela es una devota cultora del género poético, pues con el paso del tiempo ha comprendido, que ciertos hechos se expresan mucho mejor mediante la poesía que con la prosa. Nada podría ser más cierto y realista que dicho enunciado. Desde luego es algo que depende de las circunstancias imperantes y de lo que se pretende comunicar. Más allá de todo lo anterior, es digna de resaltar la pasión con que la autora se entrega a la escritura.

Éste es su primer libro publicado y, sin embargo, cada línea ha sido concebida con gracia, con esmero y con un Amor único e infinito, que trasciende, con creces, cualquier falencia que se presente en el camino. Es así como tenemos una obra concebida para deleitar al público de todas las edades y grados de instrucción. Creo firmemente en que el esfuerzo de María Adela valió absolutamente la pena y, que éste no será el único texto forjado por su pluma valiente y cariñosa.
Viña del Mar, Chile, junio de 2008

Poemas

Dios
Primera Parte

REVELACIÓN

Deseo revelar mi alma

y rebalsarla en un verso

de adoración y alabanza,

del equilibrio sereno

y de sed de Amor eterno.

De gratitud y de gozo

por haber sido elegida,

por la gracia así infundida,

por el perdón concedido,

por lo que antes no veía,

por el dar con alegría.

Porque todo es diferente

el amor de la familia,

el trabajo más alegre,

el afecto más fraterno

la entrega de cada día,

el respeto por la vida.

Porque veo claramente

el tránsito de mi vida,

lo efímero de mi mente,

la labilidad de todo

lo que no sea tu reino,

tan deseable y eterno.

Mantenme Señor tu gracia

te lo pido humildemente,

hazme una antorcha encendida

para a otros encenderte

no quiero ser yo quien viva,

hazlo Tú y hasta mi muerte.


CAMINOS

¡Señor!

Muéstrame tus caminos,

entre los muchos que existen ...

pero que al final del tiempo

se enfrentan a su destino.

Cual, los senderos agrestes

que atraviesan por los montes...

a diferentes alturas,

según elijan las gentes.

Sea cual fuere la senda

aunque se empine y se estreche...

no dejes que me detenga,

quien no avanza, permanece.

Si fuese más amplia y fácil

y con paisaje a la vera...

no dejes que me entretenga,

ni me estacione en su berma.

No dejes que me fascine

con nada maravilloso...

ni honorífico, ni hermoso

ni cómodo, ni valioso.

Que si soy un buen actor

no olvide que es sólo un medio...

y que no soy el autor,

sino sólo el instrumento.

Que siempre me maraville...

ante tu inmensa grandeza...

y que agradezca constantemente,

tu bondad y tu largueza.

Que impulsado por tu Amor

recorra raudo el sendero...

que sólo ansíe enfrentar

al origen de mi Credo.

Que siempre tenga presente

que la vida es un camino...

que nunca pierda de vista,

cuál es mi final destino.

RETORNAR

Cuando muera

que nadie esté triste,

que cambien el luto

por tonos alegres,

que sonrían gratos

cuando me recuerden.

Cuando muera

mi alma será libre,

en su humano cuerpo

completó su tiempo,

como el avecilla

que le abren la puerta...

Surcaré los cielos

hacia el infinito...

cruzaré los mares,

las selvas, los montes,

por el amplio espacio

que no tiene límites.

Cuando muera

volveré hacia Aquel

que he amado tanto.

Allí encontraré el Amor eterno

la paz infinita...

con un gozo inmenso.

Pasaré los siglos

contemplando aquello...

allí no habrá tiempo...

ni ansias, ni esperas,

sólo Dios por siempre...

sólo Dios por siempre.

Sólo pensar en Ti, Señor

Quiero olvidarme de todo,

y sólo pensar en Ti...

en cuanto me has otorgado...

y lo poco dado por mí.

Quiero olvidarme de todo

lo mucho que te ofendí,

empezar siempre de nuevo,

y solo pensar en Ti.

Quiero olvidarme de todo,

cuando me ofendan a mí,

para que Tú me perdones,

y sólo pensar en Ti.

Quiero olvidarme de todo,

amarte primero a Ti,

y lograr que en muchas almas

seas Tú su último fin.

Quiero olvidarme de todo,

excepto de tu presencia,

lo presente y lo pasado...

todo el mundo con su ciencia.

Quiero olvidarme de todo

lo que me aparte de Ti,

para bien corresponderte,

y sólo pensar en Ti.

Casa de Papudo

¡Cómo me encanta esta casa!

Rodeada de verdor,

sobre una meseta agreste,

con un valle alrededor.

Suaves cumbres que la enmarcan,

tras las que aparece el sol,

nubes graciosas que marchan,

bajo un celeste esplendor.

Viejos árboles nativos,

lucen follajes frondosos,

con las brisas muy pasivos,

con los vientos muy airosos.

Casa de piedra y cristal...

piedras múltiples se engarzan,

rodeando el ventanal,

y el ventanal se replica, en muchos más.

Flores bellas, enredaderas,

buganvillas y jazmines,

cubriendo cada pared,

ventanales y jardines.

Hay adornos armoniosos,

con interiores marinos,

redes, barcos, caracolas,

y cuadros muy alusivos.

El espíritu reposa...

nos inclina a meditar...

el alma aquí se desposa...

y ensaya a Dios alcanzar.

Oratorio de Papudo

Señor:

Cómo pudiera estar siempre,

muy cerca de tu Sagrario,

aunque fuese sólo piedra,

que decora este oratorio.

Quién pudiera ser madera,

que constituye tu altar,

para estar así muy cerca,

y siempre poderte adorar.

O quizás un candelabro,

o las flores de tu altar,

o tal vez la lamparilla,

que nos dice que Tú estás.

Aunque si bien reflexiono...

no necesito cambiar...

pues cuando te recibo,

estoy cerca, mucho más.

Soy verdadero Sagrario,

que rebalsas con tu Amor,

quiero ser tu relicario,

sea tu trono mi Amor.

¡Oh Señor! Cómo quisiera,

que no te vayas jamás...

concédeme Tú esta gracia:

que te ame cada vez más.

Anhelos de Santidad

Jesús dijo: "Sed perfectos,

como mi Padre lo es.

Amaos unos a otros,

así como yo os amé".

Luego San Josemaría,

invita a la santidad,

en nuestra vida corriente,

por amor, sin vanidad.

Haciendo muy bien las cosas,

con entusiasmo y con paz,

con la convicción gozosa,

de servir a los demás.

Ofreciendo alegremente,

nuestra "cruz de cada día",

el trabajo y el cansancio,

nuestras penas y alegrías.

Conociendo estas verdades,

no las podemos guardar,

cumplamos con el mandato:

al que no sabe, enseñar.

Así concretar la vida,

en pos de la santidad,

marchando al paso de Dios,

y amando su voluntad.

Dones del Espíritu SantO

Ven Espíritu Santo,

envíame tus mociones,

encauza mis pensamientos,

y concédeme tus dones.

Otórgame el entendimiento,

para captar la verdad,

y dame también la ciencia

de ordenar la realidad.

Ilumina mis acciones,

infúndeme sabiduría,

para que crezca en mi alma,

y santifique mi vida.

Cédeme el don de consejo,

que lo sepa administrar,

con una conciencia recta,

sabiamente aconsejar.

Infúndeme la piedad

de amar como padre a Dios,

y ejercer la caridad,

con entrega y con fervor.

Dame el don de fortaleza,

en la fe perseverar,

en una lucha constante,

las virtudes practicar.

Inspírame el temor de Dios,

para no ofenderle más,

que lo sienta por amor,

y lo busque en la humildad.


Amor a Dios

Señor, te amo en la naturaleza,

en toda tu creación,

en medio de mis deberes,

así como en la oración.

Te amo mirando el cielo,

y también mirando el mar,

en toda brisa que siento,

en todo hermoso trinar,

en esas aves que vuelan,

con gracia tan singular,

surcando el aire tan libres,

como libre es el pensar.

Te amo en el cielo estrellado,

y en el blanco amanecer,

en el mediodía claro,

y en el bello atardecer,

con sol cálido y dorado,

que infunde vitalidad,

o con la luna plateada,

invitando a reposar.

Te amo de noche y de día,

despierta como dormida,

en las penas y alegrías,

en todo cambio de vida.

Esté sana o esté enferma,

te amo en cualquier ocasión,

ante el familiar que muere,

o ante aquel que ya nació.

Te amo tanto Señor mío,

que me da temor perder,

esta gracia concedida,

mantenla hasta fallecer.

Buscando a Dios

"Mi alma inquieta está

hasta descansar en Dios",

por eso con amor y afán

te busca siempre Señor.

Como las plantas siguen

afanosamente el sol,

así mi alma persigue

encontrarse con su Dios.

Como el ave migratoria

reconoce su estación,

así mi mente se orienta

para buscarte Señor.

Como el águila surca el aire

y se encumbra a su nidal,

así soñando quisiera

hacia el cielo remontar.

Como el navegante mira

su faro de salvación,

concédeme ver un día

la luz de tu rostro, Señor.

Así como el imán atrae

con fuerza todo metal,

también a mi alma atrae

hacia Dios su amor filial.

Tal como la aurora etérea

anuncia de nuevo el día,

así Dios con su presencia

me enciende con alegría.

Así como la gota de agua

refleja perfecto al sol,

en esa pequeña hostia

allí te encuentro mi Dios.

Gracias a Dios

Gracias te doy Dios mío

por cuanta gracia otorgada,

por conservarme la vida,

y por hacerme cristiana,

por darme una gran familia,

y tantos a quienes amar,

a todos quiero llevarte,

desde hoy al tiempo final.

Gracias por las oportunidades

de servir a los demás,

cubriendo sus necesidades

con afecto y caridad,

por la gracia inmerecida

de darme la vocación,

por haber sido elegida

antes de mi creación,

así se ve que es muy cierto

la enorme bondad de Dios,

dando al instrumento inepto

el apoyo de su Amor.

Gracias te doy cada día

por las cruces que me das,

¿será porque así distingues

a quienes Tú amas más?

Gracias por tanta belleza

que yo puedo contemplar

en la gran naturaleza

¿cuánto más la eternidad?

Manos de sacerdote

Primera Misa solemne

Manos de sacerdote

instrumentos de gracias sois,

pues nos dan todos los dones

que nos ha otorgado Dios.

Ellas nos hacen cristianos

al recibir el Bautismo,

así nunca renunciamos

a anunciar a Jesucristo.

Manos que infunden carácter

en nuestra Confirmación,

para que nunca nos falte

ansias de santificación.

Manos que colman de gracias

al darnos la absolución,

y que al final de la vida

nos bendicen con unción.

Manos que consagran almas,

al Orden Sacerdotal,

pero que también ensalzan

la vida matrimonial.

Manos que en la Eucaristía

tan milagrosas sois,

que sostenéis cada día

el mismo cuerpo de Dios.

En este sacrificio incruento

que el sacerdote vive hoy,

las manos de Jesucristo

he podido besar hoy.

Amar en verso

Señor, así deseo amarte

quiero ser tu trovador,

y cantarte diariamente

las estrofas de mi amor.

Es hermoso amar en verso

haciendo al alma vibrar,

con un inspirado esfuerzo

a tu corazón llegar,

en tus llagas eligiera

dónde poder anidar;

cual golondrina viajera

que desea reposar,

allí estaré por un tiempo,

junto a tu llama de Amor,

cantándote yo mis versos,

para Ti mi Creador.

Así encontraré la paz,

la alegría y el amor,

y todo lo que necesita

este pobre trovador,

y me tornaré más fuerte

para este peregrinar,

que termina solamente

cuando a Ti logre llegar.

Señor, inspírame diariamente

para no errar el camino,

y así llegar finalmente

a trascendental destino.

Hágase tu voluntad

Hágase tu voluntad Señor,

cúmplase tu voluntad,

porque sólo Tú conoces

lo que nos conviene más.

Nosotros somos cual niños

nos atraen los peligros,

pero Tú con gran cariño

nos guías según designios.

Al estar encaprichados,

pensamos que es un castigo

no lograr lo deseado,

nos disgustamos contigo.

Gemimos y reclamamos,

por qué a mí me ha de pasar,

te llevas a quien amamos,

me das tal enfermedad.

Lo que quizás olvidamos,

que eso que el Señor nos da,

es lo que necesitamos,

y un medio a la santidad.

Quien revisando el pasado

recuerda ese acontecer,

que aunque pareció tan malo,

se ha convertido en gran bien.

Hágase tu voluntad Señor,

cúmplase tu voluntad,

porque lo que Tú nos mandas,

eso es lo que amamos más.

La Oración Mental

Gracias te doy en conciencia

por conocer la oración,

porque sin pedir audiencia

ahí me esperas Señor.

Es centro de mi jornada

mi reposo y mi energía,

la instancia más esperada,

después de la Eucaristía.

Tú oyes mis confidencias,

por muchos rezo con fervor,

con constancia y reverencia,

con fe te adoro Señor.

Y yo oigo tus mociones

de afectos e inspiración,

así formulo intenciones

de amor y reparación.

Cuando tengo grandes penas

te las llevo a la oración,

se transforman en ofrendas,

es tu voluntad Señor.

Y si una gran alegría

invade mi corazón,

yo te busco agradecida

y te encuentro en la oración.

Gracias San Josemaría

por enseñarnos a orar,

es nuestro camino y guía

para en Dios vivir y amar.

Hijos de Dios

Todos somos importantes,

porque Dios es nuestro Padre,

ser dueña de casa o alcalde,

ser senador o chofer,

somos iguales ante Él,

un campesino de Paine

igual que de Europa un rey,

o un artista en Buenos Aires.

No importa cuánto tenga,

sino el bien que haga

con las obras muy correctas,

sin distinguir a quién lo haga.

Y seré igual muy feliz

de hacer la diaria rutina,

que a los demás va a servir,

que viajando por la China.

Es el gozo así logrado,

al tener el alma en paz,

contenta con lo otorgado,

sin desear siempre más.

Poseo lo más grandioso,

saber que Dios es mi Padre,

¡qué más grande y más honroso!

que lo sepan muchos más,

porque es lo más maravilloso.


Tú lo eres todo, Señor

Tú eres mi fortaleza,

mi refugio y mi alegría,

Tú eres mi gran certeza

para actuar en cada día.

Tú eres mi esperanza,

mi consuelo y mi energía,

Tú me infundes la confianza

para vivir cada día.

Eres médico de mi alma,

curas mis penas y heridas,

Tú me concedes la calma

para trascender la vida.

Eres mi buen confidente,

yo te busco en la oración,

ahí Tú me esperas siempre,

te entrego mi adoración.

También eres mi descanso,

cuando te ofrezco el día,

entonces no hay desencanto,

si hay cuitas y no alegrías.

Tú eres mi fin y el motivo

que da el sentido a mi vida,

mas, si el camino es esquivo,

te encuentro en la Eucaristía.

Tú eres mi premio anhelado,

por el que lucho constante,

el mayor bien deseado:

"sólo poder contemplarte".

Tú eres el Amor eterno

por tanto tiempo esperado,

y eres el goce eterno

que sacia sin ser saciado.


  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Poemas de Amor iconPoemas inéditos por amor / antología bohemia
«rienda suelta a la pasión y al amor, muchas veces ese amor imposible que atormenta el alma»

Poemas de Amor iconPoemas de la soledad en columbia university furia color de amor amor...

Poemas de Amor iconPoemas de la soledad en columbia university furia color de amor amor...

Poemas de Amor iconEl amor nunca deja de amar
El amor nunca falla Lo encontramos ilustrado en los devocionales para niños. Se entrelaza en canciones, relatos y poemas. No recuerdo...

Poemas de Amor iconPoemas de amor y soledad

Poemas de Amor iconPoemas de amor de Pablo Neruda

Poemas de Amor iconPoemas de amor 3º ciclo de primaria

Poemas de Amor iconPoemas de amor de Pablo Neruda

Poemas de Amor iconV certamen de cartas y poemas de amor rumayquiya

Poemas de Amor iconNuevos poemas de amor osvaldo ulloa s






© 2015
contactos
l.exam-10.com