El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer






descargar 20.99 Kb.
títuloEl Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer
fecha de publicación01.09.2015
tamaño20.99 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Derecho > Documentos
El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer (1836- 1870, muere a los 34 años)

El estilo de Bécquer se aleja del Romanticismo pleno. No se dan en él los versos sonoros y grandilocuentes de Espronceda; busca un lenguaje más sencillo, válido para expresar su propia intimidad. La poesía es un “himno gigante y extraño” que él no puede reproducir; se conforma con poder “al oído cantártelo a solas”.

Bécquer tiene una doble fuente de inspiración: la poesía popular alemana de Heine (la idea de una numeroso grupo de poemas formando un artístico conjunto fue tomada de los Lyriches Intermezzo de este autor) y la poesía popular andaluza; en su obra se aúnan lo mejor de la tradición culta y la popular. La teoría poética de Bécquer es muy avanzada, plenamente simbolista.

“La poesía es algo extraño, indescifrable, mezcla de suspiros y risas, colores y notas”. La poesía es la

vivencia ante la realidad, y el poema, por contra, es únicamente el acto creador que traduce esa vivencia (rima IV). El poema se limita a sugerir la verdadera poesía, que se pierde al intentar traducirla a las palabras (el mejor medio de comunicación es el silencio, no porque no haya nada que decir, sino porque las palabras se quedan cortas)

Bécquer se vale a menudo del símbolo:

¿Qué es poesía? dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul;

¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... ¡eres tú!

Bécquer acaba de definir el símbolo. A partir de entonces, cuando haga alusión a la mujer puede, aunque no siempre, que nos esté hablando de la poesía ( mujer – poesía – inalcanzable – misteriosa – fugaz – atrayente …. )

PROCESO CREADOR EN BÉCQUER.

Según se desprende de sus escritos, Bécquer seguía el siguiente método:
Experiencia vital o realidad

//

Sentimiento o estado poético

//

Depósito de lo sentido (memoria)

//

Evocación ( recordar lo experimentado)

//

Verso, palabras sugeridoras
_Se parte de la realidad, de la experiencia inmediata: la naturaleza, la mujer, el amor...

_Todo eso provoca en el poeta un estado especial, confuso, lleno de imágenes inconexas sostenidas por un hilo de luz (la razón)

_El poeta guarda en su memoria ese estado: “cuando siento no escribo”

_Posteriormente, ya sosegado, en un momento distinto y alejado al de la experiencia, el poeta evoca lo ocurrido mediante el sueño o la fantasía: “siento, sí, pero de una manera que podríamos llamar artificial”.

_Por último el poeta escribe el poema, cuando ya no siente.
Este es un proceso despersonalizador: se aleja de la experirncia del acto de la escritura. El poema es una aproximación a la poesía, al “himno”. Sólo es capaz de sugerir: ”las ideas más grandes se

empequeñecen al encerrarlas en el círculo de la palabra”

SIGNIFICACIÓN

Todo lo anterior es tremendamente novedoso. Bécquer, pese a no tener gran éxito en su época, revolucionó la forma de concebir la poesía. Apartir de Bécquer se scribe de otra forma. Los más grandes poetas del siglo XX lo admiraron. Prueba de su grandeza es que sigue siendo uno de los poetas más leídos en la actualidad.


LA REALIDAD Y LAS PERCEPCIONES DE LA REALIDAD. EL SIMBOLISMO

A finales del siglo XIX se pone en cuestión la existencia objetiva de la realidad. Es decir, ¿existe la realidad por sí misma o hay tantas realidades como puntos de vista observando esa realidad?

El subjetivismo se impondrá como nueva vía de experimentación, dando la espalda al objetivismo realista, hasta ese momento, único camino del arte.
EL SIMBOLISMO

La literatura empieza a renovarse por la vía del subjetivismo. Así los poetas simbolistas, igual que

hacían los pintores impresionistas, no pretenden mostrarnos la realidad tal cual es, sino tal y como ellos la perciben.

Estos autores parten de la idea de que la realidad no se puede captar en toda su profundidad a través de los sentidos o de la inteligencia.

Sólo la intuición poética, absolutamente subjetiva, es capaz de descubrir las esencias ocultas de las cosas, y descifrar las misteriosas correspondencias de los elementos animados e inanimados que componen la realidad. Dice Beaudelaire en su poema Correspondencias:

Los perfumes, colores y sonidos se corresponden [...]

Hay perfumes frescos como carnes infntiles,

dulces como oboes, verdes cual pradera.

Y hay otros corrompidos, ricos y triunfantes [...]

Charles Beaudelaire. Las flores del mal.

Desde este punto de vista de las cualidades de las cosas, estas pueden pueden trasladarse de unas a otras por esa íntima correspondencia entre todo lo existente.

El recurso estilístico preferido para esto será la sinestesia.



La sinestesia consiste en dar a unos sentidos cualidades que pertenecen a sentidos

Distintos. Así el olfato puede saborear: “Tudulce olor”, y los colores pueden oírse:

“la música azul” o “la música emite colores ingénuos” (A. Pizarnick).





Y si las cualidades de las cosas pueden intercambiarse entre sí por las misteriosas correspondencias que unen el cosmos, también los objetos materiales pueden ser símbolos de los estados de ánimo de las personas.

Federico García Lorca, en el Romance de la pena negra utiliza a un caballo desbocado como símbolo del corazón dominado por una pasión destructiva, y el mar como símbolo de la muerte a la que conduce inevitablemente ese tipo de pasión.

Soledades de mis pesares,

caballo que se desbocado

al fin encuentra la mar

y se lo tragan las olas.”

Los poetas simbolistas utilizan los símbolos para expresar su visión del mundo:

El símbolo

El poeta utiliza un objeto material (el caballo desbocado)

perceptible por los sentidos, para representar un concepto

inmaterial, de difícil comprensión (la pasión desatada).
Desde muy antiguo, los símbolos han enriquecido la poesía. Jorge Manrique, en el siglo XV utiliza

El río como símbolo de la vida y el mar como símbolo de la muerte.

Sin embargo, estos símbolos tenían una base racionalista, fácilmente comprendida por los lectores.

Los poetas contemporáneos se arriesgan más en la búsqueda de los símbolos que representarán su visión del mundo. El símbolo contemporáneo, muy subjetivo, pretende sobre todo sugerir y evocar

Más que describir, y esto lo intentará hacer en un lenguaje hermoso y musical.
Según Arnold Böcklin (pintor suizo simbolista) el símbolo presenta imágenes opuestas a la realidad visible o científica para demostrar que existe una realidad escondida que, si no es posible conocer, es al menos posible de intuir. Por tanto se hace necesaria la explicación... se despierta, a su vez, la intuición del lector. Los poetas buscan evocar impresiones, más que expresar ideas.

Mallarmé (simbolista francés)buscaba la música de las palabras, deseaba no nombrar sino sugerir.

Según los simbolistas la poesía debe hacer pensar al lector.

El símbolo puede nacer de una asociación lógica, histórica, emotiva o de semejanza.

La metáfora y el símbolo son figuras de sustitución de una palabra por otra, un término que representa o sugiere otra realidad ausente en el texto.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer icon¿Dónde y en qué año nació Gustavo Adolfo Bécquer? ¿De dónde provenía...

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo adolfo bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo Adolfo Bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo Adolfo Bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconDe Gustavo Adolfo Bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo adolfo bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo adolfo bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconDe gustavo adolfo bécquer

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo Adolfo Bécquer Rimas

El Simbolismo. Gustavo Adolfo Bécquer iconGustavo adolfo bécquer (1836-1870)






© 2015
contactos
l.exam-10.com