La generación de 1927






descargar 7.71 Kb.
títuloLa generación de 1927
fecha de publicación08.04.2017
tamaño7.71 Kb.
tipoManual
LA GENERACIÓN DE 1927
En 1927, un grupo de jóvenes escritores se reunieron para celebrar el tricentenario de la muerte de Góngora. Fue el acto fundacional de la Generación de 1927, integrada por Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Vicente Aleixandre, García Lorca, Dámaso Alonso, Luis Cernuda y Rafael Alberti. Un grupo con diversas actitudes y tendencias estéticas, pero con la pretensión común de renovar el lenguaje literario (siguiendo la teoría del arte deshumanizado de Ortega y Gasset), para lo que armonizó vanguardia (sobre todo el Surrealismo) y tradición (los cancioneros de los siglos XV y XVI, Garcilaso, San Juan de la Cruz, Góngora…). Tal armonización se dejó notar sobre todo en el singular uso de la metáfora (influencia de las vanguardias pero también del Barroco) y en una métrica en la que, junto a formas tradicionales y clásicas, adquirieron gran importancia el verso libre y el versículo.

La Generación del 27 fue evolucionando a lo largo de los años: los años entre 1920 a 1928 estuvieron marcados por la influencia de Bécquer, las vanguardias y Juan Ramón Jiménez, que orientó a muchos hacia la “poesía pura”; en 1929 irrumpió el Surrealismo, que llevó a muchos a un compromiso social y político, a una poesía “impura”; tras la Guerra civil el grupo se dispersó y nunca volvió a reunirse: Lorca había sido asesinado, Alberti, Cernuda, Salinas y Guillén se exiliaron y Aleixandre, Dámaso Alonso y Gerardo Diego se quedaron en España. La poesía de los exiliados transpirará nostalgia, cuando no amargura y desarraigo; y de la poesía de los que se quedaron, destacarán Dámaso Alonso con Hijos de la ira, orientada hacia la angustia y los tonos existenciales; y Aleixandre y su Sombra del Paraíso, que reflejará el destierro interior y la elegía por la juventud y el tiempo arrasados.

A lo largo de estos años los poetas del 27 desarrollaron distintas tendencias poéticas. Al hablar de ellas renunciamos al análisis individual de los autores, por evidente falta de espacio y tiempo.

1) La poesía de vanguardia busca nuevas formas de expresión, basadas en la acumulación ilógica de imágenes, el verso libre o los caligramas. Aquí destaca Gerardo Diego con Imagen o Manual de espumas y Alberti, que conectará con los referentes del mundo moderno (como el cine) en obras como Cal y Canto y Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos.

2) La poesía pura, caracterizada por la búsqueda de lo esencial y la eliminación de lo anecdótico, queda ejemplificada a través de las sucesivas ediciones del Cántico de Guillén y los primeros poemas de Dámaso Alonso (si bien su gran obra, la ya mencionada Hijos de la ira, no puede encuadrarse en ninguna de las tendencias que estamos viendo)

3) La poesía neopopular armonizará lo culto y lo popular. Aquí se eleva, por encima de todos, Lorca y su Romancero gitano (1928), donde el poeta proyecta sobre un mitificado pueblo gitano sus grandes obsesiones (el destino trágico, la frustración, la muerte), en un molde tradicional como es el romance, pero con un complejo simbolismo y un audaz uso de las metáforas. Destacable es también en esta tendencia la aportación de Alberti y su Marinero en tierra (Alberti, como vemos, tocó los más diversos temas, tonos y tendencias).

4) El Surrealismo desplazó la poesía hacia lo onírico y renovó la preocupación de muchos por el hombre y por la denuncia social: ahí están Alberti, Sobre los Ángeles; Cernuda y Los placeres prohibidos; Lorca, Poeta en Nueva York y, por encima de todos ellos, Aleixandre, con sus grandiosas imágenes visionarias y el versículo, solemne; de sus obras destacan Espadas como labios o La destrucción o el amor, que siempre buscaron hacer de la poesía “comunicación”.

5) Uno de los grandes poetas amorosos de la generación es, sin duda, Pedro Salinas, y como tal lo confirman La voz a ti debida, Razón de amor y Largo lamento, trilogía que conforma una especie de cancionero amoroso. Le siguen de cerca Cernuda (Donde habite el olvido), Lorca (en quien los reproches, las quejas y el secretismo que a la voz se imponen darán lugar a los apasionados Sonetos del amor oscuro).

6) La instrumentalización de la poesía y los temas sociales se intensificarán durante la Guerra Civil y después de ella con poetas como Alberti, Cernuda y Miguel Hernández (muchas veces calificado como “epígono del 27”), que dejarán a un lado el verso libre y la imaginería surrealista a favor de la métrica y los tonos populares.

En un corto espacio de tiempo había surgido un grupo de poetas que acabarían por configurar un período estelar, sólo comparable en su brillantez a nuestros Siglos de Oro. Pero como decimos, 1936 se encargó de destruir el grupo a los pocos años de su nacimiento, dando lugar a lo que Jorge Guillén denominó como una “generación perdida”. Nos quedan sus versos.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

La generación de 1927 iconLa generación de 1927

La generación de 1927 iconAntología poética de la generación de 1927

La generación de 1927 iconEl escritor más genial de la generación “vanguardista” de 1927. Su...

La generación de 1927 iconA través del tiempo, a partir de la continuidad de su práctica de...

La generación de 1927 iconPrimera Generación 6 josé maría de heredia 6 fernando calderóN 8...

La generación de 1927 iconNovecentismo o generación del 14. Características de la novela y...
«lo que ya no es ni modernismo ni noventayochismo y no es todavía vanguardia -de difícil delimitación- y confluirá en la generación...

La generación de 1927 icon1927 tricentenario de la muerte de Góngora

La generación de 1927 iconBandoneonista, director y compositor (12 de enero de 1927)

La generación de 1927 iconGuitarra y frutero (1921). Juan gris (1887-1927)

La generación de 1927 iconRené Guénon el rey del mundo (1927) capítulo I






© 2015
contactos
l.exam-10.com