Comentario de texto






descargar 10.03 Kb.
títuloComentario de texto
fecha de publicación31.03.2017
tamaño10.03 Kb.
tipoDocumentos
Comentario de texto. Os presento cuatro poemas, dos de F. de Quevedo y dos de L. de Góngora. Debéis elegir uno y realizar el comentario siguiendo el esquema propuesto en clase.

A/ F. de Quevedo

Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados,
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos;
mi báculo más corvo y menos fuerte;

Vencida de la edad sentí mi espada.
Y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

B/ F. de Quevedo

Represéntase la brevedad de lo que se vive 
y cuán nada parece lo que se vivió


"¡Ah de la vida!" ... ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La Fortuna mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.

¡Que sin poder saber cómo ni adónde,
la salud y la edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.

Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto;
soy un fue, y un será y un es cansado.

En el hoy y mañana y ayer, junto
pañales y mortaja, y he quedado
presentes sucesiones de difunto.

C/ L. de Góngora

Mientras por competir con tu cabello,

oro bruñido al sol relumbra en vano;

mientras con menosprecio en medio el llano

mira tu blanca frente el lilio bello;
mientras a cada labio, por cogello.

siguen más ojos que al clavel temprano;

y mientras triunfa con desdén lozano

del luciente cristal tu gentil cuello:
goza cuello, cabello, labio y frente,

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,
no sólo en plata o vïola troncada

se vuelva, mas tú y ello juntamente

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

D/ L. de Góngora

De pura honestidad templo sagrado,
cuyo bello cimiento y gentil muro
de blanco nácar y alabastro duro
fue por divina mano fabricado;

pequeña puerta de coral preciado,
claras lumbreras de mirar seguro,
que a la esmeralda fina el verde puro
habéis para viriles usurpado;

soberbio techo, cuyas cimbrias de oro
al claro Sol, en cuanto en torno gira,
ornan de luz, coronan de belleza;

ídolo bello, a quien humilde adoro,
oye piadoso al que por ti suspira,
tus himnos canta y tus virtudes reza.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de Texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de Texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de texto

Comentario de texto iconComentario de Texto Lirico






© 2015
contactos
l.exam-10.com