Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla






descargar 39.13 Kb.
títuloPrimera etapa: poesía becqueriana, sencilla
fecha de publicación29.03.2017
tamaño39.13 Kb.
tipoDocumentos
ANTOLOGÍA POÉTICA DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

PRIMERA ETAPA: POESÍA BECQUERIANA, SENCILLA

Arias Tristes, Jardines lejanos, Baladas de Primavera…

(Hasta 1908)

Entre el velo de la lluvia…

(Arias tristes, 1903)
Entre el velo de la Lluvia

que pone gris el paisaje,

pasan las vacas, volviendo

de la dulzura del valle.

Las tristes esquilas sueñan

alejadas, y la tarde

va cayendo tristemente

sin estrellas ni cantares.

La campiña se ha quedado

fría y sola con sus árboles;

por las perdidas veredas

hoy no volverá ya nadie.

Voy a cerrar mi ventana

porque si pierdo en el valle

mi corazón, quizás quiera

morirse con el paisaje.
¿Quién pasará mientras duermo…?

(Arias tristes, 1903)
¿Quién pasará mientras duermo,

por mi jardín ? A mi alma

llegan en rayos de luna

voces henchidas de lágrimas.

Muchas noches he mirado

desde el balcón, y las ramas

se han movido y por la fuente

he visto quimeras blancas.

Y he bajado silencioso...

y por las finas acacias

he oído una risa, un nombre

lleno de amor y nostalgia.

Y después, calma, silencio,

estrellas, brisa, fragancias...

la luna pálida y triste

dejando luz en el agua...




¿Soy yo quién anda esta noche…?

(Jardines lejanos, 1904)
Soy yo quien anda esta noche
por mi cuarto, o el mendigo
que rondaba mi jardín
al caer la tarde...? Miro

en torno y hallo que todo
es lo mismo y no es lo mismo...
la ventana estaba abierta?
yo no me había dormido?

El jardín no estaba blanco
de luna...? El cielo era limpio
y azul... Y hay nubes y viento
y el jardín está sombrío...

Creo que mi barba era
negra... yo estaba vestido
de gris... y mi barba es blanca
y estoy enlutado... ¿Es mío

este andar? tiene esta voz
que ahora suena en mí, los ritmos
de la voz que yo tenía?
Soy yo...? o soy el mendigo

que rondaba mi jardín
al caer la tarde...? Miro
en torno... Hay nubes y viento...
El jardín está sombrío...

... Y voy y vengo... Es que yo
no me había ya dormido?
Mi barba está blanca... Y todo
es lo mismo y no es lo mismo...

 Viento negro, luna blanca…

(Jardines lejanos, 1904)


Viento negro, luna blanca.


Noche de Todos los Santos.
Frío. Las campanas todas
de la tierra están doblando.
   El cielo, duro. Y su fondo
da un azul iluminado
de abajo, al romanticismo
de los secos campanarios.
   Faroles, flores, coronas
– ¡campanas que están doblando! –
...Viento largo, luna grande,
noche de Todos los Santos.
...Yo voy muerto, por la luz
agria de las calles; llamo
con todo el cuerpo a la vida;
quiero que me quieran; hablo
a todos los que me han hecho
mudo, y hablo sollozando,
roja de amor esta sangre
desdeñosa de mis labios.
   ¡Y quiero ser otro, y quiero
tener corazón, y brazos
infinitos, y sonrisas
inmensas, para los llantos
aquellos que dieron lágrimas
por mi culpa!
                    ...Pero, ¿acaso
puede hablar de sus rosales
un corazón sepulcrado?
   – ¡Corazón, estás bien muerto!
¡Mañana es tu aniversario! –
   Sentimentalismo, frío.
La ciudad está doblando.
Luna blanca, viento negro.
Noche de Todos los Santos.





SEGUNDA ETAPA: POESÍA MODERNISTA, BELLA Y SENSORIAL

Almas de violeta, Ninfeas, Elejías, La soledad sonora, Sonetos espirituales, Poemas májicos y dolientes, Platero y yo…

( Hasta 1915)

Viene una esencia triste, de jazmines con luna…

(La soledad sonora, 1911)
Viene una esencia triste de jazmines con luna

y el llanto de una música romántica y lejana...

De las estrellas baja, dolientemente, una

brisa con los colores nuevos de la mañana...

Espectral, amarillo, doloroso y fragante,

por la niebla de la avenida voy perdido,

mustio de la armonía, roto de lo distante,

muerto entre rosales pálidos del olvido...

Y aún la luna platea las frondas de tibieza

cuando ya el día rosa viene por los jardines,

anegando en sus lumbres esta vaga tristeza

con música, con llanto, con brisa y con jazmines.




Pájaro errante y lírico, que esta floreciente…

(La soledad sonora, 1911)
Pájaro errante y lírico, que en esta floreciente

soledad de domingo, vagas por mis jardines,

del árbol a la yerba, de la yerba a la fuente

llenas de hojas de oro y caídos jazmines...

¿qué es lo que tu voz débil dice al sol de la tarde

que sueña dulcemente en la cristalería?

¿eres, como yo, triste, solitario y cobarde,

hermano del silencio y la melancolía?

¿Tienes una ilusión que cantar al olvido?

¿una nostaljia eterna que mandar al ocaso?

¿un corazón sin nadie, tembloroso, vestido

de hojas secas, de oro, de jazmín y de raso?
El viaje definitivo

(Poemas agrestes, 1910-1911)

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.


Todas las tardes el cielo será azul y plácido,
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.


Se morirán aquellos que me amaron,
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu de hoy errará, nostáljico...


Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido...
Y se quedarán los pájaros cantando.


El pozo

(Platero y yo,
¡El pozo!... Platero, ¡qué palabra tan honda, tan verdinegra, tan fresca, tan sonora! Parece que es la palabra la que taladra, girando, la tierra oscura, hasta llegar al agua fría.

Mira; la higuera adorna y desbarata el brocal. Dentro, al alcance de la mano, ha abierto, entre los ladrillos con verdín, una flor azul de olor penetrante. Una golondrina tiene, más abajo, el nido. Luego, tras un pórtico de sombra yerta, hay un palacio de esmeralda, y un lago, que, al arrojarle una piedra a su quietud, se enfada y gruñe. Y el cielo, al fin.

(La noche entra, y la luna se inflama allá en el fondo, adornada de volubles estrellas. ¡Silencio! Por los caminos se ha ido la vida a lo lejos. Por el pozo se escapa el alma a lo hondo. Se ve por él como el otro lado del crepúsculo. Y parece que va a salir de su boca el gigante de la noche, dueño de todos los secretos del mundo. ¡Oh laberinto quieto y mágico, parque umbrío y fragante, magnético salón encantado!)

Platero, si algún día me echo a este pozo, no será por matarme, créelo, sino por coger más pronto las estrellas.

Platero rebuzna, sediento y anhelante. Del pozo sale, asustada, revuelta y silenciosa, una golondrina.

TERCERA ETAPA: POESÍA PURA, POCO ADORNADA, PERO DE GRAN CONCENTRACIÓN CONCEPTUAL

Diario de un poeta recién casado, Eternidades, Piedra y cielo, Poesía, Belleza, La estación total…

(1916-1936)

Soledad

(Diario de un poeta recién casado, 1916)

En ti estás todo, mar, y sin embargo,
¡qué sin ti estás, qué solo,
qué lejos, siempre, de ti mismo!


Abierto en mil heridas, cada instante,
cual mi frente,
tus olas van, como mis pensamientos,
y vienen, van y vienen,
besándose, apartándose,
en un eterno conocerse,
mar, y desconocerse.


Eres tú, y no lo sabes,
tu corazón te late, y no lo siente...
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!


Qué cerca ya del alma

(Diario de un poeta recién casado, 1916)




¡Qué cerca ya del alma

lo que está tan inmensamente lejos

de las manos aún!
Como una luz de estrella,

como una voz sin nombre

traída por el sueño, como el paso

de algún corcel remoto

que oímos, anhelantes,

el oído en la tierra;

como el mar en teléfono…

Y se hace la vida

por dentro, con la luz inextinguible

de un día deleitoso

que brilla en otra parte.
¡Oh, qué dulce, qué dulce

verdad sin realidad aún, qué dulce!
Yo no soy yo

(Eternidades, 1918)
Yo no soy yo.

Soy este

que va a mi lado sin yo verlo;

que, a veces, olvido.

El que calla, sereno, cuando hablo,

el que perdona, dulce, cuando odio,

el que pasea por donde no estoy,

el que quedará en pie cuando yo muera.
Inteligencia

(Eternidades, 1918)




¡Intelijencia, dame
el nombre exacto de las cosas!
... Que mi palabra sea
la cosa misma,
creada por mi alma nuevamente.

Que por mí vayan todos
los que no las conocen, a las cosas;
que por mí vayan todos
los que ya las olvidan, a las cosas;
que por mí vayan todos
los mismos que las aman, a las cosas...
¡lntelijencia, dame
el nombre exacto, y tuyo,
y suyo, y mío, de las cosas!




ÚLTIMA ETAPA: POESÍA SUFICIENTE, DIFÍCIL Y PROFUNDA

En el otro costado, Dios deseado y deseante

( Desde 1936)

El otoñado

(La estación total, 1946)

Estoy completo de naturaleza,
en plena tarde de áurea madurez,
alto viento en lo verde traspasado.
Rico fruto recóndito, contengo
lo grande elemental en mí (la tierra,
el fuego, el agua, el aire), el infinito.


Chorreo luz: doro el lugar oscuro,
trasmito olor: la sombra huele a dios,
emano son: lo amplio es honda música,
filtro sabor: la mole bebe mi alma,
deleito el tacto de la soledad.


Soy tesoro supremo, desasido,
con densa redondez de limpio iris,
del seno de la acción.  Y lo soy todo.
Lo todo que es el colmo de la nada,
el todo que se basta y que es servido
de lo que todavía es ambición.





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla icon2º. primera etapa: Poesía existencial (ancia)

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconPrograma Primera etapa (Alcossebre y Valencia)

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconEn la primera etapa de la reproducción sexual, 'meiosis', el número de

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconEl siglo XX comienza verdaderamente con la Primera Guerra Mundial....

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconPoesía, ¿qué es poesía? Poesía es más que palabras, oraciones y rimas....

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconPrimera edición del concurso infantil y juvenil de poesíA, cuento corto y texto narrativo

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconLiteratura pasa por una etapa existencial
«La poesía es un arma cargada de futuro» proponen una lírica que sea testimonio de la realidad e instrumento para transformar la...

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconTe me mueres de casta y de sencilla

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconTras una primera lectura, se perciben dos características principales...

Primera etapa: poesía becqueriana, sencilla iconLiteratura finisecular o primera generación del XX / La poesíA en Los primeros años del siglo XX






© 2015
contactos
l.exam-10.com