Federico García Lorca






descargar 24.15 Kb.
títuloFederico García Lorca
fecha de publicación01.07.2016
tamaño24.15 Kb.
tipoDocumentos
Federico García Lorca

Balada Interior
El corazón,

Que tenía en la escuela

Donde estuvo pintada

La cartilla primera,

¿Está en ti,

Noche negra?
(Frío, frío,

Como el agua

Del río.)
El primer beso

Que supo a beso y fue

Para mis labios niños

Como la lluvia fresca,

¿Está en ti,

Noche negra?
(Frío, frío

Como el agua

Del río.)
Mi primer verso.

La niña de las trenzas

Que miraba de frente

¿Está en ti,

Noche negra?
(Frío, frío,

Como el agua

Del río,)
Pero mi corazón

Roído de culebras,

El que estuvo colgado

Del árbol de la ciencia,

¿Está en ti,

Noche negra?
(Caliente, caliente,

Como el agua

De la fuente.)
Mi amor errante,

Castillo sin firmeza,

De sombras enmohecidas,

¿Está en ti,

Noche negra?
(Caliente, caliente,

Como el agua

De la fuente.)
¡Oh, gran dolor!

Admites en tu cueva

Nada más que la sombra.

¿Es cierto,

Noche negra?
(Caliente, caliente,

Como el agua

De la fuente.)
¡Oh, corazón perdido!

¡Réquiem aeternam!


El Poeta Pide a Su Amor Que Le Escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte,

en vano espero tu palabra escrita

y pienso, con la flor que se marchita,

que si vivo sin mí quiero perderte.
El aire es inmortal. La piedra inerte

ni conoce la sombra ni la evita.

Corazón interior no necesita

la miel helada que la luna vierte.
Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,

tigre y paloma, sobre tu cintura

en duelo de mordiscos y azucenas.
Llena pues de palabras mi locura

o déjame vivir en mi serena

noche del alma para siempre oscura.

Romance de la Luna
La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.

En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.

Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.

Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.

Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.

¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.

Cuerpo Presente


La piedra es una frente donde los sueños gimen
sin tener agua curva ni cipreses helados,
La piedra es una espalda para llevar al tiempo
con árboles de lágrimas y cintas y planetas.

Yo he visto lluvias grises hacia las olas
levantando sus tiernos brazos acribillados,
para no ser cazadas por la piedra tendida
que desata sus miembros sin empapar la sangre.

Porque la piedra coge simientes y nublados,
esqueletos de alondras y lobos de penumbra;
pero no da sonidos, ni cristales, ni fuego,
sino plazas y plazas y otras plazas sin muros.

Ya está sobre la piedra Ignacio el bien nacido.
Ya se acabó; ¿que pasa? Contemplad su figura:
la muerte le ha cubierto de pálidos azufres
y le ha puesto cabeza de oscuro minotauro.

Ya se acabó. La lluvia penetra por su boca.
El aire como loco deja su pecho hundido,
y el Amor, empapado con lágrimas de nieve,
se calienta en la cumbre de las ganaderías.

¿Qué dicen? Un silencio con hedores reposa.
Estamos con un cuerpo presente que se esfuma,
con una forma clara que tuvo ruiseñores
y la vemos llenarse de agujeros sin fondo.

¿Quién arruga el sudario? ¡No es verdad lo que dice!
Aquí no canta nadie, ni llora en el rincón,
ni pica las espuelas, ni espanta la serpiente:
aquí no quiero más que los ojos redondos
para ver ese cuerpo sin posible descanso.

Yo quiero ver aquí los hombres de voz dura.
Los que doman caballos y dominan los ríos:
los hombres que les suena el esqueleto y cantan
con una boca llena de sol y pedernales.

Aquí quiero yo verlos. Delante de la piedra.
Delante de este cuerpo con las riendas quebradas.
Yo quiero que me enseñen donde está la salida
para este capitán atado por la muerte.

Yo quiero que me enseñen un llanto como un río
que tenga dulces nieblas y profundas orillas,
para llevar el cuerpo de Ignacio y que se pierda
sin escuchar el doble resuello de los toros.

Que se pierda en la plaza redonda de la luna
que finge cuando niña doliente res inmóvil;
que se pierda en la noche sin canto de los peces
y en la maleza blanca del humo congelado.

No quiero que le tapen la cara con pañuelos
para que se acostumbre con la muerte que lleva.
Vete Ignacio: No sientas el caliente bramido.
Duerme, vuela, reposa: ¡También se muere el mar!

Si Mis Manos Pudieran Deshojar


Yo pronuncio tu nombre
En las noches oscuras
Cuando vienen los astros
A beber en la luna
Y duermen los ramajes
De las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
De pasión y de música.
Loco reloj que canta
Muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
En esta noche oscura,
Y tu nombre me suena
Más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
Y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
Alguna vez? ¿Qué culpa
Tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma
¿Qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
Deshojar a la luna!!
Canción de Jinete


En la luna negra
de los bandoleros,
cantan las espuelas.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

...Las duras espuelas
del bandido inmóvil
que perdió las riendas.

Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!

En la luna negra,
sangraba el costado
de Sierra Morena.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

La noche espolea
sus negros ijares
clavándose estrellas.

Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!

En la luna negra,
¡un grito! y el cuerno
largo de la hoguera.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Federico García Lorca iconPor Federico García Lorca es un drama y tragedia que se publicó en...

Federico García Lorca iconRomance de la luna, luna (Federico García Lorca) a conchita García Lorca

Federico García Lorca iconC/ Federico Garcia Lorca, s/n

Federico García Lorca iconFederico García Lorca

Federico García Lorca iconFederico garcía lorca

Federico García Lorca iconFederico García Lorca

Federico García Lorca iconFederico garcía lorca

Federico García Lorca iconFederico garcía lorca

Federico García Lorca iconFederico García Lorca

Federico García Lorca iconFederico García Lorca






© 2015
contactos
l.exam-10.com