¡Amar a una mujer, sentir su aliento






descargar 26.95 Kb.
título¡Amar a una mujer, sentir su aliento
fecha de publicación09.06.2016
tamaño26.95 Kb.
tipoDocumentos
Manuel Acuña
Amor (fragmento)
¡Amar a una mujer, sentir su aliento,

y escuchar a su lado

lo dulce y armonioso de su acento;

tener su boca a nuestra boca unida

y su cuello en el nuestro reclinado,

es el placer mas grato de la vida,

el goce mas profundo

que puede disfrutarse sobre el mundo!

              

Porque el amor al hombre es tan preciso,

como el agua a las flores,

como el querube ardiente al paraíso;

es el prisma de mágicos colores

que transforma y convierte

las espinas en rosas,

y que hace bella hasta la misma muerte

a pesar de sus formas espantosas.

              

Amando a una mujer, olvida el hombre

hasta su misma esencia,

sus deberes mas santos y su nombre;

no cambia por el cielo su existencia;

y con su afán y su delirio, loco,

acaricia sonriendo su creencia,

y el mundo entero le parece poco...

Quitadle al zenzontle la armonía,

y al águila su vuelo,

y al iluminar espléndido del día

el azul pabellón del ancho cielo,

y el mundo seguirá... Más la criatura,

del amor separada

morirá como muere marchitada

la rosa blanca y pura

que el huracán feroz deja tronchada;

como muere la nube y se deshace

en perlas cristalinas

cuando le hace falta un sol que la sostenga

en la etérea región de las ondinas.
http://www.poesiaspoemas.com/manuel-acuna/amor

Gertrudis de Avellaneda.
A las estrellas.
Reina el silencia: fúlgidas en tanto,

luces de amor, purísimas estrellas,

de la noche feliz lámparas bellas,

Bordais con oro su enlutado manto.
El placer duerme y vela mi quebranto,

y rompen el silencio mis querellas,

volviendo el eco, unísono con ellas,

de aves nocturnas el siniesrto canto.
Estrellas, cuya luz modesta y pura,

del mar duplica el azulado espejo,

si a compasión os mueve la amargura.
Del intenso penar, por que me quejo,

¿Cómo para aclarar mi noche oscura

no teneis ¡ay! ni un pálido reflejo?
http://elespejogotico.blogspot.com/2009/03/poema-las-estrellas.html

Crepúsculo.

José Asunción Silva (1865-1896)
En la tarde, en las horas del divino

crepúsculo sereno,

se pueblan de tinieblas los espacios

y las almas de sueños.
Sobre un fondo de tonos nacarados

la silueta del templo

las altas tapias del jardín antiguo

y los árboles negros,

cuyas ramas semejan un encaje

movidas por el viento

se destacan oscuras, melancólicas

como un extraño espectro!
En estas horas de solemne calma

vagan los pensamientos

y buscan a la sombra de lo ignoto

la quietud y el silencio.

Se recuerdan las caras adoradas

de los queridos muertos

que duermen para siempre en el sepulcro

y hace tanto no vemos.
Bajan sobre las cosas de la vida

las sombras de lo eterno

y las almas emprenden su viaje

al país del recuerdo.

También vamos cruzando lentamente

de la vida el desierto

también en el sepulcro helada sima

más tarde dormiremos.
Que en la tarde, en las horas del divino

crepúsculo sereno

se pueblan de tinieblas los espacios

y las almas de sueños!
http://elespejogotico.blogspot.com/2009/05/crepusculo-un-poema.htmlhttp://elespejogotico.blogspot.com/2009/05/crepusculo-un-poema.html

Hojas Marchitas.

Rosalía de Castro (1837-1885)
Las rosas en sus troncos se secaron,

los lirios blancos en su tallo erguidos

secáronse también,

y airado el viento arrebató sus hojas,

arrebató sus hojas perfumadas

que nunca más veré.
Otras rosas después y otros jardines

con lirios blancos en su tallo erguidos

he visto florecer;

más ya cansados de llorar mis ojos,

en vez de llanto en ellos, derramaron

gotas de amarga hiel.

http://elespejogotico.blogspot.com/2008/09/poemas-de-dolor.html

Bonus: Arthur Rimbaud, Simbolismo.
Sensación



Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano, 
herido por el trigo, a pisar la pradera; 


soñador, sentiré su frescor en mis plantas


y dejaré que el viento me bañe la cabeza.


Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:


pero el amor sin límites me crecerá en el alma. Me iré lejos, dichoso, como con una chica, 


por los campos , tan lejos como el gitano vaga.
¡La hemos vuelto a hallar!...



¡La hemos vuelto a hallar!


¿Qué?, la Eternidad.


Es la mar mezclada


con el sol.


Alma mía eterna,


cumple tu promesa


pese a la noche solitaria


y al día en fuego.


Pues tú te desprendes


de los asuntos humanos,


¡De los simples impulsos!


Vuelas según..


Nunca la esperanza,


no hay oriente.


Ciencia y paciencia.


El suplicio es seguro.

Ya no hay mañana,


brasas de satén,


vuestro ardor
es el deber.



¡La hemos vuelto a hallar!


-¿Qué?- -La Eternidad.


Es la mar mezclada


con el sol.
http://amediavoz.com/rimbaud.htm#EL%20BAILE%20DE%20LOS%20AHORCADOS

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconHace aproximadamente una hora soy feliz porque soy mujer y dios me...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconTal vez amar no sea algo diferente a tener novio o a pensar o escoger...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconCirugía. Aliento a ajo puede ser contrarrestada con el perejil de...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento icon64 Al comienzo de un estornudo, cuando sientas pavor, en medio de...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconSolamente aquel que es demasiado fuerte para perdonar, una ofensa sabe "amar"

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconSinopsis Tom es un joven idealista que busca encontrar a la mujer...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconPracticando el poder del ahora
«Quizá solamente una vez cada diez años, incluso una vez cada generación, surge un libro como El Poder del Ahora. Hay en él una energía...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconComo mujer escritora, Pardo Bazán, se enfrentaba contra las costumbres...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconComo mujer escritora, Pardo Bazán, se enfrentaba contra las costumbres...

¡Amar a una mujer, sentir su aliento iconComo mujer escritora, Pardo Bazán, se enfrentaba contra las costumbres...






© 2015
contactos
l.exam-10.com