El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas






descargar 4.49 Kb.
títuloEl apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas
fecha de publicación08.03.2016
tamaño4.49 Kb.
tipoDocumentos
Después de recuperarme de una grave pulmonía, fui a casa donde encima de mi escritorio, encontré cinco cartas de amor. Dos eran de Jon: una decía que me iba a llamar y en la otra había poemas. Las otras tres eran de otros chicos diferentes que me pedían que me curase. Después de leer la última carta, empezó a sonar la música de Avril Lavigne en mi móvil. Cogí:

-Si, ¿Quién es?

-Eh…hola…soy Jon. ¿Podemos hablar mañana a las cinco en el cajero de la BBK, frente al parque de Gernika?

-¿No me lo puedes decir ahora?

-No, prefiero a la cara.

-Vale, pues allí estaré. Adiós…

A las cinco, más o menos, me encontraba junto a la salida del metro de Las Viñas, frente a la oficina de la BBK. Me encontraba un poco nerviosa, ya que nunca me había ocurrido nada parecido a esto. Nunca había quedado con un chico y menos siendo él el más guapo de la clase. Aunque más que nerviosa, estaba ansiosa. Seguramente por lo que iba a ocurrir a continuación.

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas.

Llegó hasta mí con una sonrisa perfecta en los labios. Nos quedamos mirándonos, avergonzados de alguna manera, hasta que yo rompí ese silencio bastante incomodo diciendo:

-¿Por qué estamos aquí?

Noté como se iba poniendo rojo por momentos, hasta tal punto que daba la impresión de que echaba humo por las mejillas. Me miró a los ojos y casi susurrando dijo:

-Porque te quiero, y quiero que seas mi novia.

Segundos más tarde nos encontrábamos dándonos nuestro primer beso, uno corto pero muy dulce.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconTan solo llevaba dos días en ese lugar de mala muerte y ya deseaba...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconHe observado atentamente el rostro blanco de Elena. Su palidez ya...
«un nogal matriarcal» le llamaba-, a cuya sombra había jugado de niño y con cuyas nueces se había durante tantos años regalado, pidió...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconDespués de recuperarme de una grave pulmonía, fui a casa donde, encima...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconDespués de recuperarme de una grave pulmonía, fui a casa donde, encima...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconDespués de recuperarme de una grave pulmonía, fuí a casa. Allí, encima...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconDespués de recuperarme de una grave pulmonía, fui a casa donde, encima...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas icon«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo...
«Por supuesto que puedo cazar un reno», había afirmado Ojibwa, respondiendo a las críticas de su abuelo, que lo consideraba demasiado...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconQue también se hizo cargo de escribir la serie después de la muerte...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconBuenas Nuevas sitio
«enriquecidos» con nuevas especulaciones. Los intelectuales del pueblo, que eran los que podían escucharlo, estaban intelectualmente...

El apareció dos o tres minutos después que yo. Parecía que se había arreglado y estaba súper llevaba puesta una camisa de mi color favorito, el verde, y me dio la sensación de que no lo hizo si querer. Jon no era tan cuidadoso para esas cosas iconPrólogo
«hombre justo y piadoso y el Espíritu Santo estaba sobre él». Al parecer había tenido una inspiración sobre la llegada inminente...






© 2015
contactos
l.exam-10.com