Lo propio y lo ajeno






descargar 17.56 Kb.
títuloLo propio y lo ajeno
fecha de publicación10.06.2015
tamaño17.56 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
Lo propio y lo ajeno

Camilo José Cela
Los sabios franceses, ingleses y alemanes, también los norteamericanos, están descubriendo la siesta y sus excelencias y virtudes, o sea, que están descubriendo el Mediterráneo, y es probable que a los españoles, a resultas de estas foráneas y mansas lucubraciones, empiece a no darnos vergüenza el proclamar nuestro apego a la vetusta y no del todo bienquista institución. La siesta es saludable y reconfortadora, ayuda a la digestión y al crecimiento, estimula la serenidad y el amor a la naturaleza y sus deleites, apacigua las iras, enmienda las displasias de la herramienta genitoria y las oscilaciones de la tensión arterial, y da ánimos para insistir en la lucha por la vida con renovados y aun casi virginales arrestos.

Hace ya algún tiempo llamé a la siesta el yoga ibérico y la cosa tuvo cierta buena acogida porque la repitieron y glosaron determinados escritores costumbristas: el barómetro de los usos de cada país son los escritores costumbristas.

También en pretéritas calendas (pido perdón por la redundancia puesto que todas las calendas ya pasaron) dije, creo que en televisión, no recuerdo, que la siesta no podía ser de cualquier manera sino que debía tomarse y dormirse en serio y de pijama, padrenuestro y orinal.

Los extranjeros, poco a poco, nos van enseñando a los españoles lo que ya sabemos y no admitimos hasta que nos lo explican, a ser posible en inglés. Con la dieta mediterránea y la cocina del aceite de oliva y las judías con chorizo pasó lo mismo y ahora hasta nos sienta bien lo que antes nos indigestaba. Yo daría cualquier cosa porque los españoles borrásemos de nuestras cabezas la hortera veneración que no pocos sienten, o sentimos, por lo que nos regalan, nos susurran o nos ordenan los pardillos de esos mundos de Dios. Lo propio no tiene por qué ceder paso a lo ajeno mientras que no se nos convenza de que es mejor.

Diario ABC

I.1.- Nos encontramos ante un texto escrito por el Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela, y que tiene como tema el elogio de las virtudes del modo de vida español y mediterráneo.

En resumen, el autor comienza exponiendo el hecho de la revalorización de la que está empezando a disfrutar la siesta, costumbre propia de la cultura mediterránea, por parte de otras culturas europeas y americanas. A continuación, reafirma las virtudes de la siesta que ya había constatado él mismo en otro momento y situación, y pasa posteriormente a argumentar, mediante otros ejemplos como el de la dieta, que es importante que los españoles dejemos de pensar que es positiva toda costumbre o tradición que llega del exterior, para empezar a valorar realmente lo que de positivo y recomendable tiene nuestro modo de vida.

El texto se estructura formalmente en 24 líneas agrupadas en cuatro párrafos. Desde un punto de vista interno, podemos articularlo con arreglo a las siguientes secuencias:

1.- Planteamiento inicial: se constata que la siesta española empieza a reivindicarse en otros países. Abarca el primer párrafo hasta la línea 5 (“Los sabios franceses (…) no del todo bienquista institución”)

2.- Exposición de los valores de la siesta; argumentos que la convierten en una costumbre positiva (líneas 5-12, “La siesta es (…) Padrenuestro y orinal”)

a.- Virtudes de la siesta. Primer párrafo, líneas 5-9

b.- Concepto de la siesta como “yoga ibérico”. Segundo párrafo.

c.- Experiencia individual del emisor: visión personal de la siesta. Tercer párrafo.

3.- Argumentación final:

a.- Argumento de generalización: lo planteado para la siesta se puede aplicar también a cualquier otro aspecto del modo de vida mediterráneo. Último párrafo, líneas 17-23.

b. Tesis explícita: debemos valorar lo positivo de nuestra cultura, sin esperar a que sean otros los que la reivindiquen. Última frase (líneas 23-24)

Estructuralmente, el texto se dispone desde una perspectiva inductiva, que va desde la anécdota de la siesta hasta la opinión general acerca de nuestro modo de vida, aunque enmarca a su vez una estructura más pequeña(secuencia 2), que responde más bien a un esquema hipotético-deductivo, teorizando sobre la siesta y concretando después con una serie de argumentos de experiencia personal , aunque realmente la visión personal aporta aquí un matiz de autoridad, dada la experiencia y la valoración social del autor. Vista esta estructura podemos deducir además la disposición expositivo-argumentativa de los contenidos presentados, siendo la primera secuencia y la tesis final de tipo expositivo, y el resto del texto la justificación argumentada de las ideas expuestas, en la que, además de los argumentos personales ya mencionados encontramos también el argumento de generalización al principio del cuarto párrafo. Por otra parte, dado que encontramos la tesis de modo explícito en el texto como conclusión del mismo, podemos decir que la estructura sería sintetizante.

Por lo que respecta al registro, aunque en sociolecto propio del texto escrito suele ser estándar culto, en éste encontramos bastantes oscilaciones desde el registro culto elevado (calendas, vetusta, deleites, bienquista) hasta el coloquial (hortera, pardillos). Esta oscilación podría asociarse con el registro literario, ya que independientemente de que su ámbito de uso es el propio de los medios de comunicación escrita, concede, por otra parte, cierta importancia a los valores y recursos de tipo literario (uso de la ironía, analepsis, narrador en 1ª persona…)

En conclusión, nos enfrentamos a un texto en el que se percibe la presencia del autor y de su opinión, y que trata un hecho que puede resultar interesante al destinatario por la proximidad geográfica y sentimental del tema tratado. Por otra parte, y sin menoscabo del ámbito de uso comunicativo que ya hemos comentado (de hecho, su fuente es un diario), aparecen también características propias de los textos humanísticos tales como la abundancia de adjetivos valorativos, la riqueza del léxico y de las argumentaciones personales y la naturaleza del tema expuesto, mucho menos relacionado con lo noticioso que con lo humano. Por tanto, dado el estilo personal y subjetivo, podríamos situar el texto dentro del género de opinión, como un artículo de fondo, aderezado, eso sí, con matices cercanos al estilo literario que ya hemos destacado a lo largo del comentario. Por todo lo dicho no es difícil considerar que el destinatario del texto debe ser alguien con un nivel de formación medio-alto, que no solo sea capaz de entender la intención primera del texto, sino también la ironía con la que el tema es abordado por el autor, una ironía por otra parte muy característica de Cela y de toda su obra.

I.2.- El mensaje del texto queda expuesto con sencillez, cercanía y riqueza, en un marco estructural elaborado y con un estilo libre y subjetivo, no exento de ironía. Dicho mensaje es, aparentemente, poco polémico: todos hemos podido constatar, en mayor o menor medida, las excelencias de una siesta reparadora o de un plato de lentejas, si bien muchas veces nos dejamos llevar por la tentación de comer una hamburguesa de dudosas ventajas dietéticas. Pero la idea es, realmente, más profunda de lo que parece; con frecuencia nos dejamos llevar por las modas, habitualmente introducidas en nuestra vida cotidiana por multinacionales que han generalizado unas costumbres ajenas a nuestra realidad más cercana; la gaseosa y la zarzaparrilla españolas han sido sustituidas por bebidas cuya elaboración es seguramente idéntica, pero que se han sabido vender con eslóganes como “la chispa de la vida” o con vídeos musicales de la última estrella adolescente. Hasta no hace muchas décadas, platos y productos que hoy valoramos como excepcionales, eran considerados como algo propio de clases sociales bajas o del ámbito estrictamente rural. La situación ha ido cambiando desde que la Organización Mundial de la Salud ha ponderado los valores de estos productos y ha recomendado su consumo.
Ciertamente, hoy en día los españoles valoramos mucho más nuestras costumbres, e incluso las reivindicamos como propias y mejores que las que llegan de fuera. Pero no deja de ser cierto que la invasión del modo de vida americano ha cuajado en nuestra vida, la mayoría de veces de una manera tan profunda que hemos llegado a considerarlo autóctono.
No podemos, por otra parte, adoptar una posición extrema en este sentido: a lo largo de la Historia, España ha cerrado sus fronteras no sólo a usos y costumbres dignas de ser adoptadas como propias, sino también a todo tipo de corrientes culturales y de pensamiento de cuya ausencia seguramente aún estamos pagando las consecuencias. Desde la Enciclopedia francesa a la novela negra norteamericana, muchas han sido las manifestaciones artísticas, filosóficas o políticas que se han introducido en España sólo cuando ya el resto de Europa las había asimilado, e incluso superado. Desdeñar lo que puede aportar a nuestra cultura y modo de vida lo positivo de otras culturas y modos de vida sería, como mínimo, una insensatez, especialmente en una época que nos obliga a ver el mundo como una aldea global, sincrética y mestiza.
Es nuestro reto, por tanto, encontrar el equilibrio: conocer, respetar y valorar nuestro modo de vida, nuestra cultura y tradiciones, que nacen de una larga historia enraizada en el Mediterráneo desde los fenicios a los romanos y árabes; pero debemos ser capaces también de ser críticos: lo propio no ha de ser bueno necesariamente, ni malo lo ajeno; lo importante es saber sintetizar en la vida cotidiana aquello que nos haga progresar realmente, sea cual sea su origen o nacionalidad. Y tal vez deba ser éste el correcto significado de la “globalización”: la universalidad de la cultura, las costumbres y el modo de vida que llegue a hacernos más felices.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Lo propio y lo ajeno iconUn lugar que no es ajeno

Lo propio y lo ajeno iconLa paja en el ojo ajeno

Lo propio y lo ajeno iconCalendario propio

Lo propio y lo ajeno iconCalendario propio

Lo propio y lo ajeno iconMi propio sistema de aprendizaje

Lo propio y lo ajeno iconPrudencia y Dominio propio

Lo propio y lo ajeno iconEl ateísmo humanista propio de la modernidad

Lo propio y lo ajeno iconCinco canciones con nombre propio de mujer

Lo propio y lo ajeno iconTercer borrador de la creación del propio poema

Lo propio y lo ajeno iconColegio San Agustín El Bosque Un Proyecto Educativo Único y Propio






© 2015
contactos
l.exam-10.com