Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte






descargar 64.21 Kb.
títuloRama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte
página3/3
fecha de publicación18.07.2015
tamaño64.21 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3
10. ARTE Y MORALIDAD

El juicio estético no es un juicio moral; y el valor de una obra de arte en cuanto objeto estético no tiene nada que ver consu valor de edificar a los lectores o mejorar su carácter moral, que pueden ser efectos de la lectura de obras artísticas, pero sin que los tengamos en cuenta al juzgar buena una obra de arte. Se han dado varias posturas históricas diferenciables sobre la relación entre los valores estético y moral y entre las que conviene señalar las siguientes:

  1. La concepción moralista del arte se remonta a la República de Platón. En esta obra se considera que el arte es la criada de la moralidad: admisible e incluso deseable cuando promueve la moralidad, presumiblemente la moralidad verdadera o aceptable, pero inadmisible e indeseable en caso contrario. El arte puede transmitir al pueblo ideas heterodoxas, puede turbarlo e intranquilizarlo y puesto que acentúa la individualidad y el desviacionismo más que la conformidad, puede resultar peligroso y socavar las creencias que sirven de base a una sociedad. En consecuencia, el arte es y debería ser algio que deberían mirar siempre con recelo los guardianes del orden establecido. Cuando el arte no afecta mayormente al pueblo, se considera un placer inocuo, un lujo, una evasión; pero cuando le afecta, se convierte en algo insidioso y hasta subversivo, que perjudica a la infraestructura de nuestras creencias y actitudes sociales más estimables.

  2. El esteticismo considera que es la moralidad quien debe ser la criada del arte y no al revés. Para esta concepción la experiencia del arte es la suprema experiencia accesible a la humanidad, y nada debería interferirla. Si entra en conflicto con la moralidad, tanto peor para la moralidad; y si las masas no saben apreciarlo o no admiten la experiencia que les ofrece, tanto peor para las masas (cuando el yerno de Mussolini se entregaba a exaltaciones líricas en su descripción de la belleza de una bbomba que explota entre una multitud de etíopes inermes, estaba llevando a su último extremo la concepción esteticista del arte). La intensidad vital de la experiencia estética es el supremo objetivo de la vida; por encima de todo. De ahí, si se dan algunos efectos en el arte moralmente indeseables, esto no supone nada en comparación con la suprema experiencia que sólo el arte puede darnos.

Muy pocas personas se arriesgarían a ir tan lejos. Incluso los más ardorosos y entusiastas amantes del arte no se atreverían a decir que el valor del arte es exclusivo, o que tiene el monopolio sobre todos los demás valores. Puede ocurrir que la experiencia de las obras de arte sea la suprema experiencia accesible a los seres humanos; pero no es la única accesible y tenemos que considerar otras. Los valores estéticos, aunque muy superiores a los que la mayoría de la gente piensa, son no obstante unos pocos entre muchos. Siendo así, difícilmente podemos comportarnos como si los demás valores no existiesen. Por eso, debemos considerar la relación de los valores estéticos con los otros valores que nos ofrece la vida.

  1. El interaccionismo considera que los valores estéticos y morales tiene distintas funciones que realizar en el mundo, pero no actúan independientemente unos de otros. De hecho, el arte y la moralidad, están íntimimamente relacionados, pero no actúan independientemente unos de otros: de hecho, el arte y la moralidad están íntimamente relacionados, y ninguno de los dos actúa plenamente sin el otro. Entre los principales ejemplos de interaccionismo podríamos señalar especialmente los siguientes:

  • A veces la literatura da una lección, señala una línea moral o transmite un mensaje que nos es muy importante aprender; y así, puede ponerse al servicio de la moralidad. Incluso el gran arte puede didáctico: Quienes elogian el arte por sus lecciones morales no siemre están equivocados; pero si ésta es la única razón de su elogio, están sacando del arte mucho menos de lo que puede ofrecerles. El arte puede sin duda enseñar, pero generalmente no de forma explícita. El arte enseña como enseñan los amigos y la vida: no con palabras, simplemente siendo. La diversidad de situaciones presentadas, las caracterizaciones humanas, las crisis y luchas por las que atraviesan los personajes, estas solas cosas, cuando se presentan ante nosotros en toda su viveza y complejidad, son suficientes para producir efectos morales.

Pero, ¿cómo puede entonces el arte producir efectos morales si no formula ninguna afirmación moral concreta? Lo hacer presentándonos personajes en situaciones, generalmente de conflicto y de crisis, a menudo más complejas que nuestras propias experiencias cotidianas. Reflexionando sobre los problemas y conflictos de tales personajes, podemos enriquecer nuestras propias perspectivas morales; podemos aprender de ellos sin necesidad de experimentar en nuestra vida personas esos mismos conflictos y sin tener que tomar las mismas decisiones; porque en el arte podemos contemplar sus situaciones con un desprendimiento que raras veces conseguimos en la vida real, cuando nos vemos inmersos en la corriente de la acción. La literatura es a menudo un poderoso estímulo de la reflexión moral, porque presenta la situación ética en su contexto total, sin omitir nada importante, siendo esto de todo punto necesario para tomar las propias decisiones morales.

El principal efecto moral de la literatura radica sin duda en su capacidad única de estimular la imaginación. A través de la literatura nos sentimos transportados más allá de los confines de nuestra vida diaria, a un mundo de pensamientos y sentimientos más profundo y variado que el nuestro, donde podemos participar en las experiencias, reflexiones y sentimientos de personas muy alejadas de nosotros en el tiempo y en el espacio. Mediante el ejercicio de la imaginación comprensiva, el arte, más que predicar o moralizar, tiende a revelar la común naturaleza humana que existe en todos los hombres tras la fachada de doctrinas divisorias, y por este camino tiende a unir a la humanidad más eficazmente que las propias doctrinas. Es lo que se conoce como la influencia fermentadora del arte.

Para que una obra de arte produzca, por tanto, efectos morales, no es necesario que nos presente un sistema de moralidad. No precisa hacerlo en absoluto; de hecho, su fuerza moral es probablemente mayor cuando nos presenta, no sistemas, sino personajes y situaciones caracterizados convincentemente y descritos con viveza, de suerte que a través de la imaginación podamos observar sus ideas y compartir sus experiencias.

  • De acuerdo con la teoría aristotélica de la catarsis, el arte actúa como catarsis emocional, como purga de las emociones. En el transcurso de nuestra vida diaria se generan ciertas emociones contra nuestra voluntad y que desearíamos eliminar; pues bien, el arte es el agente que nos ayuda a lograrlo. Presenciando un drama fuerte o escuchando un concierto coral, podemos deshacernos de esas emociones, en vez de dejarlas enconarse dentro de nosotros o desviarlas hacia nuestros compañeros.

Esta concepción de algo grosera a la luz de la psicología moderna, porque considera el efecto del arte como una liberación de algo indeseable, más que como resultado positivo de algo deseable. Sin embargo, apenas puede negarse que la experiencia de leer, contemplar u oir una obra de arte produce un desahogo y descanso especial, una liberación de internas turbulencias. El gran arte no sólo proporciona al hombre un descanso o interrupción en el curso de su vida trepidante, al término del cual sentirá lo mismo que antes: en el acto mismo de concentrar nuestras energías sobre un objeto estético, nuestro estado espiritual mejora; hay un alivio en la tensión y una especie de iluminación interior que no existía anteriormente. El efecto incluye una agudización de nuestras sensibilidades, un refinamiento de nuestras capacidades de cara a la discriminación perceptiva y emotiva, una facilidad para reaccionar más sensiblemente al mundo que nos rodea.



1   2   3

similar:

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconLa preocupación por el arte es visible en gran parte de los escritos...
«La voluntad de poder como arte», persigue la historia de la estética, con el fin de averiguar su origen y vicisitudes, qué era el...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconLa commedia dell’arte (entendiendo arte como saber hacer, oficio)...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconResumen El acento del trabajo está en el cruce de la filosofía, la...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconE L arte que propone un análisis del concepto del arte que se valora...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconLas matematicas y su relacion con el arte

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconLa Rama Secular del Instituto religioso de los Sagrados Corazones...
«tercera rama» del árbol congregacional. En éste, que es el último número de Com-Union del sexenio, hemos podido reunir las experiencias...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconDichos talleres están siendo impartidos por estudiosos del arte,...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconTextos de las vanguardias y del novecentismo
«pueblo». Habituada a predominar en todo, la masa se siente ofendida en sus «derechos del hombre» por el arte nuevo, que es un arte...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconEl arte puede definirse como las actividades o producciones del ser...

Rama de la Filosofía que se ocupa de las artes y de las experiencias que tienen relación con la obra de arte. La estética, también conocida como filosofía del arte iconLa música (del griego: μουσική [τέχνη] mousikē [téchnē], "el arte...






© 2015
contactos
l.exam-10.com