Antecedentes






descargar 35.92 Kb.
títuloAntecedentes
fecha de publicación31.05.2015
tamaño35.92 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura
LA LITERATURA DE LAS OTRAS LENGUAS PENINSULARES:

LITERATURA CATALANA, GALLEGA Y VASCA


  1. ANTECEDENTES

Paralela es, en cierto modo, la evolución de las letras catalanas y gallegas; el caso de la literatura en vascuence resulta algo distinto. La literatura en catalán y gallego presenta las siguientes etapas:

    • Un notable esplendor durante la Edad Media. Autores como Ramón Llull, Muntaner, Johanot Martorell, Ausias March, etc. serían honra de cualquier literatura. En cuanto a Galicia se desarrolla la gran escuela de lírica galaico-portuguesa.

    • Sigue un largo período de decadencia (siglos XVI-XVIII). Aunque las lenguas siguen vivas en el pueblo, los escritores las abandonan como vehículo de expresión; de escaso interés es lo poco que se produce en estos siglos.

    • A mediados del siglo XIX, se producen sendos renacimientos (Renaixença, Rexurdimiento), como consecuencia del interés romántico por las culturas regionales y nacionales. A partir de entonces, la poesía sobre todo alcanzará altas cimas, En Galicia, y aparte de Rosalía de Castro, destacan Curros Enríquez y Eduardo Pondal. En Cataluña, Verdaguer, Maragall, etc.

Sensiblemente menor es el desarrollo de las letras vascas en el pasado:

  • De la Edad Media, apenas tenemos más que noticias sobre ciertos relatos épicos y vestigios de poesía religiosa y profana.

  • Durante los siglos XVI-XVIII, se desarrolla, preferentemente, una literatura de tipo religioso, aparte de obras lexicográficas y defensas del vascuence.

  • En el siglo XIX, se produce un rebrote de la poesía vasca en condiciones semejantes a las de Cataluña y Galicia. Destacan José María Iparraguirre y Eusebio María de Azcue.

  • Paralelamente, se desarrolla desde antiguo una rica literatura oral, la de los “bertsolaris” que improvisan en cualquier momento sobre los más variados temas. Su producción, recogida en parte por los investigadores, constituye un tesoro de hondas raíces populares.




  1. LA LITERATURA CATALANA EN EL SIGLO XX


De principios de siglo a la guerra civil, la poesía catalana presenta las tres etapas siguientes:


  • Modernismo. De temprano desarrollo, aunque alterna con tendencias realistas que perviven del siglo XIX. El principal escritor modernista fue Joan Maragall, autor de una obra pletórica de vitalismo. Fue un poeta intimista, con un hondo sentimiento del paisaje, en el que ve la mano de Dios (Cant espiritual).

  • Novecentismo. Nace precisamente en Cataluña, encabezado por el poeta y ensayista Eugeni D’Ors, que fue quien acuñó el término Noucentisme. Fue un movimiento especialmente fecundo en el terreno lírico, donde destacaron los poetas Josep Carner y Carles Riba. J. Carner cultiva una lírica rigurosamente trabajada de temática intimista y honda humanidad (El cor quiet). C. Riba, gran conocedor de los clásicos, escribe una poesía refinadísima y densa. Su influencia ha sido decisiva (Salvatge cor).

  • Vanguardismo. Es muy vivo en Cataluña el influjo de las vanguardias europeas, especialmente el Surrealismo.Los dos autores más relevantes del vanguardismo literario catalán fueron Salvat- Papasseit y Josep Vicenç Foix. El primero supo transformar sus inquietudes sociales revolucionarias en rebeldía estética (Poemes en ondes hertzianes). Josep Vicenç Foix, en coincidencia con los surrealistas, gustó de explorar el espacio de la irrealidad onírica. Uno de sus mejores libros es Les irreals omegues.


La prosa catalana de los años 20 y 30 exhibe una rica pluralidad: la narrativa breve de Joaquim Ruyra, escrita con laboriosa pulcritud; la novela de prosa dinámica y periodística de Josep M.ª de Sagarra; el realismo autobiográfico de Joan Puig i Ferrater; el análisis psicológico de Miquel Llor; el aristocratismo nostálgico de Llorenç Villalonga; el neonaturalismo ruralista de Sebastià Juan Arbó, o la escritura vivaz, coloquial y suelta de Josep Pla, el más importante prosista catalán del siglo XX. Su mejor obra es El quadern gris, libro memorístico basado en sus diarios que revela su prodigiosa aptitud para la evocación del entorno.
A principios de siglo, dos influencias dominan en el panorama teatral: la línea filosófica y social del noruego Ibsen, y el drama simbolista del belga Maeterlinck. De ahí, el teatro social de Ignasi Iglésias y, sobre todo, el teatro modernista de Rusiñol y Adrià Gual. Rusiñol es la figura clave del Modernismo catalán. Adrià Gual fue un gran renovador de la escenificación. Su teatro, poético y simbólico, cuenta como obra maestra el drama rural Misteri de dolor.

El novecentismo y las vanguardias no lograron consolidar nuevas aportaciones teatrales, a pesar de los interesantes intentos de Carner, Soldevila y, sobre todo, Joan Oliver. En cambio, surge por entonces la figura más popular del teatro catalán: J. M.ª Sagarra. Posee todas las condiciones para atraer el teatro a un gran público: comicidad, sentimentalismo, observación costumbrista, etc. (Matrimoni secret)
La Guerra Civil y sus secuelas suponen para la literatura catalana un corte aún más profundo que para la escrita en castellano. Las implicaciones de cultura y política motivan severas restricciones de las publicaciones en catalán entre 1939 y 1950. Pese a ello, las letras han llegado a alcanzar un desarrollo asombroso en cantidad y calidad.
En poesía, el más importante creador de la posguerra fue Salvador Espiru. Fue un poeta obsesionado por la idea de la soledad y la muerte. Su poesía se divide en dos etapas. La primera es de temática existencial (Cementeri de Sinera) y en la segunda de convierte el poeta en conciencia de la comunidad, en poeta social (La pell de brau: un extenso poema sobre la Guerra Civil, su injusticia y miserias). Otros dos poetas, algo más jóvenes, aportan acentos renovadores, Joan Brossa (en el que se unen Surrealismo y lenguaje coloquial) y Gabriel Ferrater (en el que se combinan lo íntimo y lo social).

A partir de 1960 se desarrolla un realismo poético con intención crítica. Es una corriente paralela a la poesía social castellana con la misma preferencia por el verso libre, por lo narrativo y por el lenguaje directo. En esta tendencia deben situarse nombres como Francesc Vallverdú o Nuria Sales.
Hasta la década de los sesenta no se da un verdadero resurgimiento de la novela, en el que es crucial la obra de dos exiliados: Mercè Rodoreda y Per Calders.

Mercè Rodoreda es la más destacada novelista de la posguerra. Su obra maestra es La plaça del Diamant, poético relato de la vida de una mujer inmersa en la historia.

Pere Calders ocupa un lugar eminente entre los autores catalanes de narrativa breve. Sus libros de cuentos se recopilan en Tots els contes. Calders presenta la realidad como si fuera fantástica, desde una óptica enrarecedora que posee una notable fuerza cómica.
En la posguerra, la situación del teatro es difícil. Hasta 1946 no se presentó ninguna obra en catalán. De momento sólo fue posible un teatro menor (sainetes, comedias fáciles...). Sin embargo, las inquietudes fraguaron en algunos grupos, como la escuela dramática “Adrià Gual” que introdujo en España la dramaturgia de Bertolt Brecht.
Con la democracia, la situación de las letras catalanas alcanzó un grado de normalidad plausible. Surgió una nueva generación de escritores que plantearon nuevas fórmulas expresivas y una revisión de la propia tradición literaria.

La poesía cuenta en este período con un conjunto de valiosos poetas, entre los que destacan Miquel Martí i Pol, poeta que observa con irónico pesimismo la realidad circundante. Y Pere Gimferrer: tras haberse dado a conocer como poeta en castellano, adoptó desde 1969 su lengua materna. Su dominio de los resortes del idioma es excepcional.

En novela, se despertó el afán de ensayar nuevas formas y métodos narrativos, así como de asimilar la cultura pop (cómics, cine, música) a la creación literaria. Este empeño la representan bien dos autores: Terenci Moix y Quim Monzó. Terenci ha practicado un costumbrismo satírico lleno de referencias a la mitología creada por los medios de comunicación (las estrellas de Hollywood, el Egipto de cartón-piedra). Entre sus novelas está El dia que va a morir Marilyn.

Quim Monzó ha ejercido una notable influencia, sobre todo con sus cuentos magistrales, en la última generación de narradores. En su estilo se mezcla lirismo, humor y elementos surrealistas, absurdos o fantásticos (El perquè de tot plegat).

Jesús Moncada es el autor con más repercusión en los últimos años (Calaveres atònites)

Teatro: la escuela dramática “Adrià Gual” es el principio de un largo camino que llevó a la renovación de la escena catalana, en la que han contribuido, más tarde, espléndidos grupos de teatro independiente:

  • El grupo Els Joglars, encabezado por Albert Boadella, es creador de un teatro del silencio, que potencia la expresión corporal. A finales de los setenta, el grupo se transformó en compañía profesional e incorporó la palabra.

  • Els Comediants, encabezados por Joan Font, destaca por sus grandiosos espectáculos de animación, desarrollados preferentemente en la calle. Toman como base la fiesta tradicional catalana e incorporan como elementos escénicos zancos, dragones, estandartes, fuegos de artificio y música.

  • La Fura dels Baus monta sus espectáculos en grandes naves e incluyen la violencia, la provocación y la agresividad.

  • El tricicle.




  1. LA LITERATURA GALLEGA EN EL SIGLO XX

De 1900 a 1939, el desarrollo de las letras en Galicia es, en parte, paralelo al de la literatura castellana o catalana. Aunque las etapas se presentan menos marcadas, podemos establecer la siguiente evolución:

- Durante los primeros años, los ecos del Modernismo se conjugan con pervivencias decimonónicas. Seguía muy viva la huella de los dos grandes poetas de la centuria anterior, Curros Enríquez y Rosalía de Castro, autores de una lírica de la interioridad, apegada a la vida rural. A esa influencia vino a sumarse la del simbolismo, con su aprecio por la musicalidad y el refinamiento del lenguaje. En esta conjunción se sitúa la obra de los dos grandes poetas del período: el clasicista Antonio Noriega Varela, cuya obra va de la temática agraria al intimismo y Ramón Cabanillas, poeta modernista con preocupaciones sociales y políticas, que dio en recrear la mitología celta.

- Hacia 1920, hay novedades. Ante todo, una poesía vanguardista. El vanguardismo tuvo un desarrollo tan brillante como breve: sus dos grandes representantes, Manuel Antonio y Amado Carballo, murieron antes de cumplir los treinta años. La influencia de las vanguardias (en especial, Creacionismo y Ultraísmo) provoca en estos autores el rechazo de los temas locales a favor de los cosmopolitas, junto con la revolución de imágenes.

Paralelamente a las vanguardias, se desarrolla otra tendencia: el Neotrovadorismo o retorno a las formas de los Cancioneros medievales.

También la narración busca nuevas formas. La fundación de la revista Nós en 1920 puso fin a la pobreza de la narrativa gallega y la abrió a los vientos de la renovación literaria europea. En torno a la revista se aglutina un grupo de escritores de talante cosmopolita y sólida formación intelectual, que supondrán el auténtico arranque de la literatura gallega moderna. Los escritores más destacados son:

Ramón Otero Pedrayo. Como narrador, comenzó con cuentos y dio la medida de su talento con Os camiños da vida, novela sobre la Galicia señorial del XIX.

Alfonso Rodríguez Castelao. Es sin duda, con Rosalía, una de las cimas más altas de las letras gallegas. Es el escritor que ha calado más hondo en el alma de su pueblo. El amor a su tierra y a los desvalidos se conjuga con un humor crítico de raíz popular (Cousas, Os dous de sempre, Retrincos)

- La guerra y la posguerra supusieron para las letras gallegas una ruptura tal vez más profunda que para las catalanas (desaparición de editoriales y revistas, exilio de autores fundamentales...). Hasta 1950, apenas se publica en España nada en gallego. Sin embargo, el desarrollo cultural y literario continuó en la “quinta provincia gallega” (Buenos Aires), donde viven Castelao, Blanco Amor, Seoane...

- En 1951, se produce un hecho decisivo: se funda la editorial “Galaxia”, empresa fundamental en el nuevo resurgir de la literatura gallega que, desde entonces, ha ido alcanzando un notable nivel en todos los géneros.

Primero se cultiva una poesía existencial. Después, y algo más tardíamente que en castellano, se cultiva la poesía social. Su inicio lleva una fecha: 1962. Es el año en que se publica un libro clave en la evolución de la poesía gallega actual: Longa noite de pedra de Celso Emilio Ferreiro. El autor denuncia la miseria crónica de los campesinos, el dramático dasarraigo de la inmigración y la opresión política.

Álvaro Cunqueiro desempeña en la narrativa de posguerra una posición capital, análoga a la de Ferreiro en la poesía. Con la diferencia de que la beligerancia social de Ferreiro queda sustituida en la obra de Cunqueiro por una fantasía desbordante y por la evocación del mundo mitológico celta (Merlín e familia). En los años 60 apareció un grupo de narradores jóvenes, conocidos como A Nova Narrativa, que incorporaron a su obra las innovaciones técnicas de la novela contemporánea, así como el interés por los problemas de la sociedad. Entre ellos destaca Xosé Luis Méndez Ferrín.

- Los años 70 y 80 fueron de espléndido florecimiento para las letras gallegas. Se rompe el sometimiento a formas tradicionales o temas terruñeros y testimoniales y se diversifican las tendencias.

De una abundante nómina de poetas descuella el ya citado Xosé Luis Méndez Ferrín, cuyo libro Con pólvora e magnolias supuso la clausura del prosaísmo propio de la poesía social e inauguró una nueva libertad compositiva. Son también autores destacados Salvador García-Bodaño y Xohana Torres.

Entre los nuevos narradores gallegos debe distinguirse la obra de Carlos Casares. En 1975 publica Xoguetes para un tempo prohibido, obra emblemática de la nueva novela gallega. Otros autores destacados son Víctor F. Freixanes, Alfredo Conde y, sobre todo, dos originales novelistas: Suso de Toro (Land Rover, Tic-tac) y Manuel Rivas, que es en la actualidad el autor con más proyección pública fuera de Galicia. Ha sabido reelaborar la tradición legendaria de la literatura gallega y su fantasía consustancial para incorporarlas a una temática de actualidad (O lapis do carpintero, ¿Que me queredes, amor?)
El teatro: la falta de tradición dramática explica el limitado desarrollo del teatro desde principios de siglo. Es en 1941 cuando se estrena (en Buenos Aires) la obra cumbre de todo el teatro gallego: Os bellos non deben enamorarse de Castelao. Cuenta las historias de tres ancianos a quienes unas pasiones intempestivas llevan a la muerte. En las últimas décadas ha crecido en Galicia el interés por el teatro. Por su difusión trabajan grupos universitarios y hasta de campesinos. Y se celebra anualmente, en diversas ciudades, la Mostra do Teatro Galego, cauce expresivo de nuevas inquietudes.

LA LITERATURA VASCA EN EL SIGLO XX

La literatura vasca no ha contado con un desarrollo comparable al de las letras catalanas y gallegas. Varias circunstancias lo explican. Por un lado, el vasco había quedado reducido a la condición de lengua rústica, a excepción de su cultivo por minorías de eruditos y folkloristas. Por otra, su número de hablantes (menos de un millón) imponía límites a las empresas difusoras de la cultura (editoriales, revistas, etc.), que sólo podían contar con un público reducido. Sólo en fechas recientes ha alcanzado el vascuence una progresiva consideración, como vehículo para afirmar la personalidad cultural de lo vasco, y a conocer un evidente resurgir entre los jóvenes.


  • A principios de siglo (1919) se había creado la Academia de la Lengua Vasca, en la que trabajaron beneméritos estudiosos. Paralelamente, y hasta 1936, aparecen algunos escritores destacables, sobre todo poetas.

En una primera etapa, la producción poética vasca gira en torno a la exaltación de la vida campesina con expresión de la esencia nacional. Esta orientación temática no logró conquistar el interés de la burguesía urbana.

En los años veinte surgieron algunos poetas que pretendieron distanciarse de la lírica bucólica y religiosa precedente por el camino de la depuración verbal y la combinación del canto a la naturaleza con la mesura emocional. Destacaron entre ellos Esteban Urquiaga y José María Aguirre. Este último, conocido por el seudónimo de Lizardi, fue un refinado cantor del paisaje de su tierra en el libro Biotz-Begietan (En el corazón y en los ojos). En 1927 se constituyó la sociedad Euskalzaleak (“Amigos del euskera”) para auspiciar la difusión de esta nueva poesía culta, muy distinta de la que se componía para los juegos florales que venían celebrándose desde finales del s.XIX.

La narrativa anterior a 1936 cuenta con un gran novelista: Domingo Aguirre, inscrito en la línea de un realismo costumbrista. Sus obras más destacadas son: Garoa, de ambiente rural y Kresala de ambiente marinero.


  • Tras la Guerra Civil, el vacío es casi absoluto hasta los años 50. Es sintomático que grandes escritores vascos escojan el castellano (Otero, Celaya). A pesar de todo, algunos poetas mantienen viva la escritura en euskera, unos prosiguiendo el tradicionalismo anterior a la guerra, y otros, como Mikel Lasa o Jon Mirande, trasladando a su poesía el desasosiego existencial que fue característico de toda la lírica peninsular de esa época.




  • Habrá que esperar a la década siguiente para asistir a un mayor desarrollo (editoriales, revistas, autores jóvenes, renovación de temas y formas...). Se produjo un cambio radical del horizonte literario, que supuso la ruptura con la identificación nacionalista entre cultura rural y conciencia vasca. Esta nueva literatura se benefició, además, de los esfuerzos de la Academia por definir una norma lingüística (el euskera batúa) que unificara las múltiples variantes dialectales.

La renovación de la poesía culmina en la obra de Gabriel Aresti, también dramaturgo y novelista, cuya contribución al establecimiento del euskera batúa fue decisiva. Harri eta Herri (Piedra y pueblo) se convirtió rápidamente en un libro popular que marcó un punto de inflexión en la poesía vasca. De temática urbana, enfoque social y convicciones laicas, Aresti abordaba en él su propia intimidad y la existencia común de las gentes con un estilo conversacional, vivo y áspero, sin atarse a condicionamientos métricos.

La influencia de la apertura temática y formal de Aresti en la poesía vasca posterior ha sido muy importante, y es perceptible, por ejemplo, en la obra de Juan Mari Lekuona. En los años setenta opusieron al concepto de poesía como arma de transformación social, el de poesía como una aventura individual. El libro emblemático de este cambio fue Poemagintza (Construcción de poemas) de Ibon Sarasola.

Desde los años 80 empiezan a publicar, desde una concepción vanguardista y lúdica de la escritura Bernardo Atxaga, Joseba Sarrionaindia, Koldo Izaguirre y José Mari Iturralde.

La nueva narrativa tiene su iniciador en José Luis Álvarez Emparanza, alias Txillardegi, que enfoca realidades vascas con enfoques procedentes de la novela europea, especialmente la de corte existencialista. Otros narradores contemporáneos son Jon Etxeide, Urquiaga y Ramón Saizarbitoria, éste último representante de las técnicas de vanguardia.

Otros novelistas destacados son Lertxundi y Bernardo Atxaga, que cultivan una narrativa poderosamente imaginativa. El primero acusa la influencia del realismo mágico hispanoamericano. Atxaga, por su parte, opta por la recreación mítica de un cosmos mágico en los cuentos de Obabakoak.
La producción dramática ha estado siempre en una situación precaria. El grupo independiente Jarrai buscó la sintonía con las últimas experiencia del teatro europeo y norteamericano, y en 1956 apareció Historia triste bat (Una historia triste), un crudo drama de Salvador Garmendia.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Antecedentes iconI. antecedentes

Antecedentes iconI. antecedentes

Antecedentes icon1. Antecedentes

Antecedentes iconAntecedentes

Antecedentes iconAntecedentes

Antecedentes iconAntecedentes

Antecedentes iconAntecedentes

Antecedentes iconAntecedentes Prehispánicos

Antecedentes icon[3] Antecedentes históricos

Antecedentes iconPrograma del curso ' parte primera concepto y estructura de la obligación...
«elementos fofimativos de la obligacióN til. Significado del- término ¡ Antecedentes I i. ■ ¿. lementos de la obligación»4- sujetos...






© 2015
contactos
l.exam-10.com