¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…?






descargar 61.09 Kb.
título¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…?
página4/6
fecha de publicación09.07.2015
tamaño61.09 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Literatura > Documentos
1   2   3   4   5   6

3. Los materiales de la construcción del edificio


En la historia de la búsqueda del Jesús histórico, sobre todo en la descripción de la Third Quest ya hemos adelantado los materiales que sirven de base a la construcción de esa investigación. Los detallamos ahora para realizar una valoración puntual de su significación y alcance:

3.1  los textos canónicos «redimensionados por la fe»


Aunque en el estado actual de la investigación no nos encontremos con el escepticismo que convirtió a los evangelios en documentos exclusivos de fe sin significación histórica, no es menos cierto que la investigación sobre el Jesús histórico se ha acercado de un modo crítico a estos textos canónicos. Este dato ahora resulta irrenunciable. Los textos evangélicos canónicos que poseemos, así como los otros documentos bíblicos, han sufrido un proceso de redimensión desde la fe al que no podemos ser ajenos. No olvidemos que las palabras y obras de Jesús se sacaron de su contexto original (el que ocupaban en la trayectoria personal de Jesús) y se metieron en otro contexto, la predicación y la enseñanza de los discípulos. Eso exige acercarnos a ellos con prudencia a la hora de determinar los datos históricos que pueden ofrecernos.

La discusión sobre los criterios de historicidad es una prueba de esto que venimos diciendo. El propio proceso de formación que sufrieron afecta, en mayor o menor medida, a su fiabilidad histórica, sea concebida ésta en el modo que sea. Por su importancia, este aspecto será objeto de una presentación más detallada en la charla marco de hoy y por eso no me extiendo en ella.

3.2  La literatura no cristiana


Las fuentes primarias del conocimiento sobre Jesús son los evangelios canónicos del Nuevo Testamento. Sin embargo, noticias sobre él parecen llegarnos en algunos otros ejemplos de literatura no cristiana que tiene que ver con la vida de Jesús.

Jesús ha llegado a ser un hombre tan importante en la historia universal que a veces resulta difícil creer lo poco importante que fue durante su vida, especialmente fuera de Palestina. La mayor parte de la literatura del siglo I que ha llegado hasta nosotros fue escrita por miembros de la minúscula élite del imperio romano. Para ellos, si es que oyeron hablar de él, fue meramente un agitador problemático y un mago que vivió en una región pequeña y atrasada del mundo. Todas las fuentes romanas que lo mencionaron probablemente dependen de informaciones cristianas. El juicio de Jesús no fue noticia en Roma, ningún archivo lo registró. O, si lo hizo, la destrucción de Jerusalén nos privó de él. Cuando Jesús fue ejecutado, para el mundo exterior no era más importante que los dos bandidos o insurgentes ejecutados con él.

Las fuentes de mención del imperio romano fueron muy fragmentarias. Suetonio, en su Vida de los doce césares nos da noticia de que alguien llamado Chrestus estaba causando alboroto entre los judíos de Roma. Es decir, en la comunidad judía de Roma había conflictos acerca de si Jesús había sido enviado por Dios o no, y sobre si era el Mesías. Es posible, sin embargo, que si los partidarios de Jesús no hubieran iniciado un movimiento que se extendió hasta Roma, Jesús en absoluto se habría introducido en las historias romanas. De tal manera que no contamos con eso que tanto nos hubiera gustado, un comentario de Tácito o de otro escritor gentil que ofreciera una prueba independiente acerca de Jesús, su vida y su muerte.

Otra mención fragmentaria y breve la encontramos en el libro de las Antigüedades Judías de Flavio Josefa. Éste nació en el 37 d.C. tan sólo unos años después de la muerte de Jesús y escribió esta obra en torno al año 90. Ciertamente, el historiador judío conocía algo de Jesús y hay un párrafo sobre él en las Antigüedades. Pero hay una cierta sospecha, porque las obras de Josefo fueron conservadas por escribas cristianos que no pudieron resistirse a la tentación de revisar el texto, y así hacen proclamar a Josefo que Jesús fue el Mesías. A menos que se produzca un descubrimiento afortunado, es posible que nunca sepamos con exactitud cuánto dijo Josefo. Sin embargo, los escribas cristianos probablemente sólo rehicieron el texto. Es sumamente verosímil que Josefo incluyera a Jesús en su relato sobre ese período, lo mismo que hizo con Teudas y el Egipcio.

Como la historiografía de los autores romanos trata de la historia de Roma, y no de las provincias periféricas, cabría pensar que tal historia podría mencionar al único romano nombrado en los evangelios, Pilatos. Ciertamente, Tácito lo menciona, pero incidentalmente y sólo en relación con la persecución desatada por Nerón contra los cristianos: Nerón proporcionó iluminación a una fiesta quemando a seguidores de Cristos, un hombre a quien Pilatos había ejecutado (Tácito, Anales, 15,44).
1   2   3   4   5   6

similar:

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconI: Introducción a Los Cuatro Evangelios

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconLos otros evangelios heterodoxos

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? icon¿De qué nos hablan entonceslos evangelios?

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconLos Evangelios de Tomás, Felipe y la Verdad

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconLa pedagogia de jesus en los equipos docentes de america latina
«¿Qué es esto? Una doctrina nueva, y ¡con qué autoridad! Miren cómo da órdenes a los espíritus malos ¡y le obedecen!»28. Así fue...

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconLa Biblia que leyó Jesús Phillip Yancey
«detrás de la cortina» para especular por qué el autor usó cierta ilustración, escogió una metáfora poco común o comenzó aquí y no...

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconSantiago viajó a Santiago en busca de un trabajo, se alojará en casa...

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconEl Libro De Urantia Página 1997 documento 186
«Judas, se me ha encargado que te pague por la traición de Jesús. Aquí está tu recompensa». Hablando así, el siervo de Caifás le...

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconCastidad
...

¿Leer sólo los evangelios de nuestra Biblia para conocer a Jesús? ¿Por qué no los evangelios de Judas, María Magdalena, Santiago…? iconA ¿Qué representa para el poeta el río Duero y el discurrir de sus...






© 2015
contactos
l.exam-10.com