Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura






descargar 16.42 Kb.
títuloIes norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura
fecha de publicación10.04.2017
tamaño16.42 Kb.
tipoLiteratura
l.exam-10.com > Literatura > Literatura

IES Norba Caesarina. DEPARTAMENTO DE LENGUA Y LITERATURA.

LENGUA Y LITERATURA. 2º de Bachillerato.




TEMA 7. LA POESÍA ESPAÑOLA DESDE LA POSGUERRA HASTA FINALES DE LOS AÑOS 50.

La Guerra Civil y el inicio de la dictadura cortaron la evolución natural de la literatura española en especial de las tendencias vanguardistas. La posguerra, caracterizada por el aislamiento y la censura para los artistas, encaminó a la poesía hacia rutas difíciles. Los poetas de la época solo tienen dos posibles salidas: aprobar y ensalzar la nueva situación o reflejar la desesperanza ante el presente y el futuro. Ambas posturas fueron definidas por Dámaso Alonso como literatura arraigada y literatura desarraigada.

1.La poesía de la inmediata posguerra.

La lírica de los cuarenta presenta dos tendencias poéticas: la poesía arraigada, de carácter neoclasicista y la poesía desarraigada o existencial, de tono trágico y expresión sencilla.

La poesía arraigada. En 1940 Dionisio Ridruejo funda la revista Escorial y en 1943 José García Nieto, la revista Garcilaso. Sus propósitos estaban claros: volver a las formas clásicas desechando la poesía pura y el vanguardismo de la generación del 27, en especial el Surrealismo. Valoran, por el contrario, las formas clásicas, como el soneto. Junto a los temas tradicionales (el amor, la naturaleza, la exaltación patriótica, etc.), predominará dominará́ el tema religioso. Además de Ridruejo y García Nieto, siguen esta línea poetas como Luis Rosales, Leopoldo Panero y Luis Felipe Vivanco.

La poesía desarraigada. En 1944 surge en León la revista Espadaña, cuyos fundadores son Eugenio de Nora, Victoriano Crémer y González de Lama. En Espadaña se defiende una poesía menos blanda, menos tópica, de lenguaje más directo y un tono bronco, casi desesperado.

Por lo que se refiere a los temas, se pretende instaurar una poesía realista, comprometida con la situación existencial e histórica del hombre, invadida por la angustia que producía el mundo deshecho y caótico de la España de la posguerra. El tema religioso adquiere un tono existencial en las abundantes preguntas que el poeta plantea a Dios sobre el sentido del sufrimiento humano.

En el mismo año de 1944, dos libros con esta orientación aparecen escritos por poetas del 27: Hijos de la ira, de Dámaso Alonso, y Sombra del paraíso, de Vicente Aleixandre.

Al lado de estas dos grandes tendencias existen en la época otras minoritarias: por un lado, surge el Postismo (abreviatura de Postsurrealismo), que da nombre a una revista, de un solo número, fundada en 1945 por Carlos Edmundo de Ory, uno de los más curiosos poetas de la posguerra. El Surrealismo resurge con un tono lúdico, antisocial y antiacadémico en poetas como J.E. Cirlot y Ángel Crespo.

De otro lado, en Córdoba aparece en 1947 la revista -y el grupo- Cántico, que propugna una poesía intimista, sensual y neobarroca, tendencia encabezada por poetas como Pablo García Baena, Juan Bernier y Ricardo Molina.

2.La poesía social.

En la década de los cincuenta, muchos poetas desarraigados llegaron a considerar la poesía como un instrumento de denuncia social y abandonaron los sentimientos personales para dar testimonio de la realidad del momento.

Es una literatura de urgencias, y se considera un instrumento para despertar conciencias y transformar la sociedad mediante la denuncia de la injusticia y la solidaridad con los oprimidos. Como la novela de la época, la poesía social se constituye en testimonio sobre las realidades colectivas y de grupo.

Esta poesía nace por unas causas muy concretas: la situación nacional y europea al término de la Segunda Guerra Mundial, las tensiones internas de la Guerra Fría, y el propósito de colaborar en la transformación de esta situación social, a lo que debe unirse el ambiente literario anterior.

Sus presupuestos estéticos son claros: una poesía realista, de orientación narrativa y vocación eminentemente comunicativa, en la que predomina el tema sobre la forma, con tendencia a la sencillez y la repetición de estructuras formales, incluso con una deliberada tendencia hacia el prosaísmo.

Se inscriben en esta tendencia Blas de Otero, Gabriel Celaya y José Hierro.

BLAS DE OTERO (1916-1979) escribe poesía, según él mismo, con el propósito de sacudir las conciencias y de compartir su “tragedia viva”.

A finales de los cuarenta se inclina por la poesía existencial, desarraigada, con Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia, ambos de 1950, fundidos después en un único libro titulado Ancia (1958). Los versos de esta etapa reflejan la angustia del hombre ante la muerte y un mundo hostil. El yo poético se siente solo y dirige a un Dios que no responde a sus preguntas desesperadas.

Con Pido la paz y la palabra (1955) inicia su etapa de poesía social. Le siguen En castellano (1960), Esto no es un libro (1963) y Que trata de España (1964). En estos libros el compromiso político y social del poeta se centra en la carencia de libertades. Son esenciales los conceptos de “palabra”, que permite a todo hombre gritar su protesta, y “paz”, para que el país pueda vivir sin la presencia de la muerte y la injusticia.

GABRIEL CELAYA (1911-1991) está considerado uno de los pilares de la poesía social, si bien su amplia producción abarca distintas orientaciones.

Tras unas experiencias surrealistas antes de la Guerra Civil, se decantó por una poesía de tono existencial, que revela su inseguridad frente al mundo, en el que el individuo busca su afirmación. A esta etapa pertenecen Movimientos elementales (1947) y Objetos poéticos (1948).

Es a partir de Cantos iberos (1955) cuando se define como poeta social, libro en el que defiende su tesis más famosa: la función de la literatura como arma de lucha social.
-Agotada la vertiente social, Celaya reinicia una etapa vanguardista con Mazorca (1962) o La linterna sorda (1964).

JOSÉ HIERRO (1922 -2002) publica sus primeros versos en distintas revistas del frente republicano. Acabada la contienda, padece cuatro años de cárcel, y esta experiencia lo marca definitivamente. Reaparece en el panorama lírico de los años cuarenta, con dos libros que tienen un claro poso autobiográfico: se titula el primero Tierra sin nosotros (1947), un título que resume buena parte de la producción poética surgida de la guerra: la imagen de la patria, que un día fue habitable, aparece en ruinas. Esta reflexión continúa en su siguiente libro, Alegría, del mismo año.

Con Quinta del 42 (1953) comienza la exploración de la vía solidaria y de compromiso. Sin embargo, la suya no es una poesía social al uso, ya que Hierro se preocupa por las formas y desdeña el prosaísmo de otros poetas.

Antirrealistas y lejanos de la poesía social serán sus siguientes libros: Cuanto sé de mí (1957), Libro de las alucinaciones (1964) y otros muchos, hasta concluir con Cuaderno de Nueva York, a finales de los noventa.





Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua y literatura. Ies la madraza

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua española y literatura. Ies drago

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua española y literatura. Ies drago

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua castellana y literatura, ies faro de maspalomas

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento le lengua española y literatura. Ies drago. Curso 2005/06

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua española y literatura. Ies drago. Curso 2007/08

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de lengua castellana y literatura. Ies drago. Curso 2005/06

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconDepartamento de Lengua y Literatura ies nicolás Salmerón y Alonso
Diálogo de un hombre con su tiempo. El tiempo se erige en uno de los grandes temas machadianos; los otros, el sueño y el amor tienen...

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconLengua castellana y literatura ies “los cantos”

Ies norba Caesarina. Departamento de lengua y literatura iconIes severo ochoa lengua castellana y literatura II






© 2015
contactos
l.exam-10.com